RESOLUCIÓN 2323 DE 1991 

(Mayo 22)

“Por la cual se adoptan las cláusulas comunes y reglamentadas por el Decreto 222 de 1983 en los contratos interadministrativos de prestación de servicios hospitalarios”.

El Director General de la Caja Nacional de Previsión Social,

en uso de sus facultades legales y estatutarias, y

CONSIDERANDO:

Que se hace necesario agilizar la elaboración y suscripción de los contratos interadministrativos de prestación de servicios requeridos tanto a nivel central como seccional;

Que en los contratos referidos se estipulan cláusulas que son comunes en todos ellos y otras que se encuentran reglamentadas por el Decreto 222 de 1983;

Que se hace necesario adoptar un formato de contratación para tal efecto, por lo cual las cláusulas comunes y las reglamentadas por el Decreto 222 de 1983 se plasmarán en esta resolución, la cual hará parte integrante de los contratos interadministrativos de prestación de servicios hospitalarios que celebra la entidad,

RESUELVE:

ART. 1º—Que se estipulan como cláusulas comunes a todos los contratos interadministrativos de prestación de servicios hospitalarios que se suscriban tanto para el nivel central como seccional de la Caja Nacional de Previsión Social, las siguientes:

1. Objeto. El objeto del contrato se refiere a que el hospital con los medios de que dispone, preste a los afiliados y pensionados de la caja los servicios médico-asistenciales en forma integral para los servicios de urgencia y hospitalización excepto consulta externa, con base en las órdenes que expidan los médicos de la caja autorizados para el efecto y teniendo en cuenta las normas del sistema nacional de salud.

2. Forma de pago. La Caja pagará al hospital el valor total del contrato de la siguiente manera: un anticipo del 50% una vez se perfeccione el contrato y el 50% restante, por mensualidades vencidas previa presentación de las correspondientes cuentas de cobro debidamente legalizadas y acompañadas de las respectivas órdenes firmadas por el paciente con el número de su documento de identidad como prueba de haber recibido los servicios, indicando la fecha de ingreso y salida del hospital. Cuando al paciente se le practique alguna intervención quirúrgica se le anexará a la cuenta el memorando quirúrgico; cuando por la naturaleza de la enfermedad del paciente éste no pueda acreditar con su firma los servicios prestados por el hospital, lo hará el médico tratante con el visto bueno del médico de la caja autorizado para tal efecto.

PAR.—La amortización del anticipo aquí previsto se hará mediante la deducción del 50% en cada una de las cuentas de cobro debidamente legalizadas.

3. Garantías. Es requisito indispensable para la entrega del anticipo, el otorgamiento por parte del contratista y la correspondiente aprobación por parte de la caja de una póliza de seguro de una compañía legalmente establecida en Colombia, mediante la cual se garantice el manejo y buena inversión del mismo, en cuantía equivalente al 100% del valor del dinero entregado en tal carácter.

4. Obligaciones de la caja. La caja se obliga a expedir la orden de hospitalización de los afiliados y pensionados que requieran ser atendidos por el hospital, firmadas por el médico de la caja facultado para ello, indicando los nombres y apellidos completos del paciente, dependencia donde trabaja y el cargo que ocupa cuando es empleado oficial y cuando es pensionado la calidad de tal, el número de la historia clínica y su documento de identificación.

5. Tarifas. Para la prestación de los servicios médico asistenciales a que se refiere este contrato, la caja pagará de acuerdo con las tarifas estipuladas en la Resolución número 690 del 14 de febrero de 1990, expedida por la dirección general de la caja, o las que adopte posteriormente.

6. Responsabilidad del hospital. 1. La responsabilidad del hospital se inicia desde la fecha en que el afiliado y/o pensionado sea atendido en él de conformidad con la orden expedida por el médico de la caja o en su defecto, por el médico autorizado para ello. 2. El hospital, no se hará responsable por la seguridad de los enfermos en detención preventiva o incomunicados, en los casos en que esto suceda las autoridades de policía deberán proporcionar la vigilancia necesaria. El pago que implica esta vigilancia será a cargo de la autoridad respectiva. 3. El hospital no se hará responsable de los resultados del tratamiento aplicado a un afiliado o pensionado, cuando uno o varios de sus familiares, legalmente autorizados, decidan retirarlo de él por considerar injustificada la hospitalización o por cualquier otra causa el hospital tramitará dicha solicitud, siempre y cuando el familiar o los familiares que estén facultados para ello, firmen una constancia al respecto y el paciente afiliado o pensionado certifiquen los servicios recibidos hasta el momento de la salida; en su defecto tal certificación se dará por medio del médico de la caja autorizado para ello. 4. El hospital será responsable por el resultado de los servicios prestados a un afiliado o pensionado y de los daños y perjuicios que pueda causar cuando no se hayan utilizado los medios humanos, científicos y sociales requeridos para la debida atención al paciente o por errados procedimientos médico intrahospitalarios o ambulatorios, incluso de ayuda diagnóstica y formulación de medicamentos. Si la caja es demandada por cualquiera de estos hechos, dará traslado de inmediato al hospital para que se haga parte en el proceso y asuma la defensa.

PAR.—Si por cualquiera de las circunstancias a que se refiere este contrato la caja es condenada judicialmente a reconocer y pagar indemnizaciones, el hospital expresamente acepta la condena como propia y la autoriza para que deduzca su monto de las sumas que le adeude la caja, si esto no fuere posible, cancelará de inmediato los valores en la tesorería de la caja, sin perjuicio de las demás sanciones a que hubiere lugar.

8. La hospitalización en habitaciones de mayor valor no implica para la caja, ni para el paciente reajuste en los servicios médicos o en la ayuda diagnóstica que requiera.

9. Supervisión e informes. La caja controlará a través de la oficina de control de servicios de salud o de la que designe para tales efectos el cumplimiento oportuno y eficiente de los servicios que el hospital se compromete a prestar a los afiliados y pensionados de la caja, realizando en coordinación con el hospital evaluaciones periódicas sobre la marcha de los servicios objeto del contrato y formulando las observaciones que considere pertinentes, las cuales deben ser atendidas.

PAR.—Para facilitar este control el hospital se compromete a llevar un registro diario de los pacientes atendidos y de los servicios prestados.

10. Cesión. El hospital no podrá ceder el presente contrato, ni total ni parcialmente a persona alguna natural o jurídica, sin aceptación de la caja pudiendo ésta reservarse las razones que tenga para su negativa.

11. Adición en el plazo y/o en el valor. En la eventualidad de tener que ampliar el plazo y/o el valor de este contrato, las partes acuerdan suscribir contratos adicionales con tal fin, de conformidad con lo previsto en el artículo 58 del Decreto 222 de 1983.

12. Perfeccionamiento. Por ser este un contrato entre entidades de derecho público, sólo requiere por parte de la caja suscripción, apropiación, registro presupuestal y aprobación de la póliza de buen manejo del anticipo y por parte del hospital suscripción, publicación de su texto en el Diario Oficial (art. 226 D. 222/83), y otorgamiento de la póliza de buen manejo del anticipo.

ART. 2º—Las cláusulas aquí referidas harán parte integrante de los contratos interadministrativos de prestación de servicios hospitalarios que se suscriban con posterioridad a la fecha de esta resolución.

ART. 3º—La presente resolución rige a partir de la fecha de su expedición.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.E., a 22 de mayo de 1991.

________________________