RESOLUCIÓN 2391 DE 1993 

(Julio 21)

“Por la cual se modifica la Resolución 666 del 24 de febrero de 1992”.

El Superintendente Bancario,

en uso de sus atribuciones legales, en especial de las que le confiere el artículo 177 del estatuto orgánico del sistema financiero, y

CONSIDERANDO:

Que mediante Decreto 1730 del 4 de julio de 1991 se expidió el estatuto orgánico del sistema financiero, actualizado por el Decreto 663 de 1993;

Que en ejercicio de las atribuciones conferidas al superintendente bancario por el artículo 2.1.3.3.7 del estatuto anteriormente mencionado se expidió la Resolución 666 del 24 de febrero de 1992, orgánica de los almacenes generales de depósito;

Que, con ocasión de la expedición de los decretos 1135 y 2179 de 1992, modificatorios de algunos artículos del estatuto orgánico del sistema financiero, entre ellos los relacionados con la actividad de los almacenes generales de depósito, es procedente introducir las modificaciones pertinentes a la Resolución 666 de 1992 antes citada;

Que esta superintendencia dentro de la política de reducción de trámites que se identifica con el actual plan de modernización del Estado, considera conveniente modificar los artículos 18, 69, 85 y 88, y derogar los parágrafos 3º y 4º del artículo 72 de la Resolución 666 de 1992, por cuanto en el momento no se justifican los requisitos exigidos en ellos,

RESUELVE:

ART. 1º—El artículo 18 de la Resolución 666 de 1992 quedará así:

“ART. 18.—Relación de mercancías depositadas frente al patrimonio técnico. Clases de depósito. El monto de las mercancías que los almacenes generales de depósito pueden recibir en depósito no será superior a veinticuatro (24) veces el valor de su patrimonio técnico, el cual se determinará tomando en cuenta lo dispuesto en la Resolución 45 de 1991 de la Junta Monetaria y demás normas que la adicionen o reformen.

La relación de que trata el presente artículo no se aplicará respecto de las mercancías de propiedad del fondo nacional del café o de la Federación Nacional de Cafeteros que reciban en depósito los almacenes.

Para efectos de verificar el cumplimiento de lo previsto en este artículo se entiende que los almacenes generales de depósito sólo pueden recibir mercancías bajo las siguientes modalidades:

1. Depósito provisional. Este se origina con la entrada parcial de mercancías, hasta completar el total anunciado por el cliente, con el cual se constituye el depósito simple.

2. Depósito simple y/o consignación. Se constituye una vez haya entrado la totalidad de la mercancía anunciada. Para estos depósitos se expedirán recibos que no son negociables.

3. Depósito con obligación prendaria. Sobre las mercancías de un depósito simple puede constituirse un depósito con obligación prendaria.

4. Depósito de mercancías sobre las cuales se haya pactado retención a favor de terceros. Cuando haya sido expresamente estipulada la retención en los términos establecidos en el artículo 2417 del Código Civil y por la costumbre mercantil nacional o internacional.

5. Depósitos con certificado. Es el depósito sobre el cual los interesados han solicitado la emisión de certificados de depósito.

6. Depósitos con certificado y bono de prenda. Es el depósito sobre el cual los interesados han solicitado la expedición de certificados de depósito y han emitido bono de prenda para incorporar un crédito”.

ART. 2º—El artículo 69 de la Resolución 666 de 1992 quedará así:

“ART. 69.—Traslado. Para trasladar mercancías de un lugar de depósito a otro, el almacén general deberá obtener el permiso del acreedor prendario, si lo hubiere, y del depositante en caso de no ser éste el interesado en la movilización”.

ART. 3º—El artículo 72 de la Resolución 666 de 1992 quedará así:

“ART. 72.—Expedición de certificados de depósito y bonos de prenda. Registro. Aprobación de modelos. Los almacenes generales de depósito sólo podrán expedir certificados de depósito y bonos de prenda cuando se haya constituido efectivamente el depósito, salvo lo dispuesto en los artículos siguientes.

Los almacenes entregarán el certificado y, en su caso, el formulario del bono de prenda, a requerimiento y costo del depositante.

En ningún caso los almacenes podrán retener estos certificados endosados en blanco a su favor.

PAR. 1º—Los almacenes deberán llevar un libro de registro para el control actualizado, en forma clara y completa, de los títulos emitidos, sin perjuicio de los requisitos propios de la ley de circulación de títulos. Además, dichos títulos deberán contabilizarse en cuentas de orden.

PAR. 2º—Los formularios de certificados de depósito y bonos de prenda deberán ser autorizados por la Superintendencia Bancaria”.

ART. 4º—Adiciónase el artículo 85 de la Resolución 666 de 1992 con el siguiente parágrafo:

“PAR. 2º—Para efectos de la aprobación de inversiones de que trata el numeral 2º del artículo 35 del estatuto orgánico del sistema financiero, el almacén general de depósito deberá presentar en cada caso solicitud previa y por escrito a la Superintendencia Bancaria, anexando copia auténtica del acta de la junta directiva de la entidad en la cual se imparta la autorización respectiva, exponiendo las razones fundamentales que determinaron la decisión adoptada, así como de los estatutos sociales o el proyecto de estatutos de la sociedad receptora de la inversión, a efectos de poder verificar que su objeto se ajuste a las autorizaciones legales.

La superintendencia, si lo estima necesario, podrá solicitar la información adicional o el cumplimiento de los requisitos que estime pertinentes”.

ART. 5º—El inciso primero del artículo 88 de la Resolución 666 de 1992, así como sus ordinales 1º y 3º quedarán así:

“ART. 88.—Préstamos a sus clientes. El crédito directo que los almacenes generales de depósito pueden otorgar o gestionar en beneficio de sus clientes, de conformidad con el numeral 5º del artículo 33 del estatuto orgánico del sistema financiero o las disposiciones que lo modifiquen o adicionen, deberá ajustarse a los siguientes requisitos:

1. Sólo puede tener por objeto suplir los gastos que se produzcan y guarden relación con la prestación de los servicios a cargo del almacén, con exclusión de las tarifas de almacenamiento.

(...).

3. Sólo podrá otorgarse hasta por el treinta por ciento (30%) del valor de la respectiva mercancía que se encuentre depositada, la cual se mantendrá en tal estado, guardando siempre el porcentaje citado anteriormente en relación con el monto o saldo del crédito pendiente.

Las liberaciones de mercancías deberán sujetarse a lo previsto en el inciso anterior y podrán efectuarse cuando se presenten abonos parciales o cancelación total del crédito”.

ART. 6º—Las entidades que a la fecha de expedición de la presente resolución se encuentren excediendo el límite máximo señalado en el artículo primero dispondrán de un plazo de un (1) mes para acordar con la Superintendencia Bancaria un programa de ajuste a dicho límite, cuyo plazo no podrá exceder de un año.

ART. 7º—Derogar los parágrafos 3º y 4º del artículo 72 de la Resolución 666 del 24 de febrero de 1992.

ART. 8º—La presente resolución rige desde la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., 21 de julio de 1993.

_________________________