RESOLUCIÓN EXTERNA 27 DE 1992 

(Mayo 4)

“Por la cual se establecen los requisitos que deben cumplir las casas de cambio”.

La Junta Directiva del Banco de la República,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, en particular de las previstas en el artículo 51 transitorio de la Constitución Política y el artículo 8º de la Ley 9ª de 1991,

RESUELVE:

ART. 1º—El Capítulo II, del Título III, del Libro II de la Resolución 57 de 1991 de la Junta Monetaria quedará así:

"CAPÍTULO II

Disposiciones aplicables a las casas de cambio

ART. 2.3.2.01.Casas de cambio. Se entiende por casas de cambio las personas jurídicas organizadas con arreglo a las disposiciones de la presente resolución, que tienen por objeto exclusivo realizar las operaciones de cambio de que tratan los literales a) y b) del artículo 2.3.1.01.

Las casas de cambio adquirirán la condición de intermediarios del mercado cambiario a partir de la autorización que les confiera el Superintendente de Cambios para actuar como tales.

ART. 2.3.2.02.Requisitos. Para operar como intermediarios del mercado cambiario, las casas de cambio deberán acreditar los siguientes requisitos:

a) Deberán organizarse como sociedades colectivas o de responsabilidad limitada, y

b) Su capital pagado no podrá ser inferior a la suma de veinte millones de pesos ($ 20.000.000). Esta cifra se reajustará anualmente en un porcentaje equivalente a la variación del índice de precios al consumidor que certifique el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE.

ART. 2.3.2.03.—Obligaciones. Las casas de cambio están sometidas a las siguientes obligaciones especiales:

a) Realizar exclusivamente las operaciones de cambio que les permita el régimen cambiario, con estricta sujeción a los requisitos y condiciones previstos en las disposiciones pertinentes, y en particular dar cumplimiento a las disposiciones tributarias sobre retención en la fuente;

b) Colaborar activamente con las entidades encargadas de vigilar y controlar el cumplimiento del régimen cambiario. En desarrollo de esta obligación deberán:

1. Informar a la Superintendencia de Cambios sobre las transacciones efectuadas en desarrollo de su empresa, dentro de los términos, forma y condiciones que para el efecto establezca dicha entidad.

2. Permitir y facilitar en cualquier tiempo la inspección de los libros, comprobantes, asientos, soportes, extractos bancarios y, en general, todos los documentos relacionados con su actividad, por parte de la Superintendencia de Cambios.

3. Presentar a la Superintendencia de Cambios los balances de fin de ejercicio, debidamente certificados, en la forma y dentro de los plazos que aquella determine.

c) Llevar contabilidad regular de sus negocios de conformidad con las disposiciones sobre la materia y abrir los libros auxiliares que disponga la Superintendencia de Cambios para mantener un registro actualizado de sus operaciones de intermediación cambiaria;

d) Efectuar la retención en la fuente respecto de las operaciones cambiarias que realicen, cuando sea del caso;

e) Contar con revisor fiscal que certifique sus estados financieros y los comprobantes e informes que requiera periódicamente la Superintendencia de Cambios;

f) Identificar plenamente la persona con la cual se realice toda transacción cuya cuantía sea o exceda de siete mil dólares (US$ 7.000) o su equivalente en otras monedas extranjeras, conservando evidencia documental de la identificación en la forma que establezca la Superintendencia de Cambios. La misma información deberá obtenerse cuando durante un año calendario se realicen transacciones con una misma persona que, conjuntamente, equivalgan o superen este valor.

Dicha información deberá entregarse a la superintendencia y a las demás autoridades que así lo requieran en ejercicio de sus funciones;

g) Sus directivos, administradores, representantes legales, factores de establecimientos de comercio y revisores fiscales, antes de ejercer los cargos respectivos, deberán tomar posesión de los mismos ante la Superintendencia de Cambios, quien la concederá una vez se cerciore, por cualesquiera investigaciones que estime pertinentes, que las personas designadas satisfacen plenamente adecuadas condiciones éticas, de responsabilidad, carácter e idoneidad profesional. Para estos efectos, en todo caso, la superintendencia deberá siempre indagar sobre los antecedentes de los interesados en materias cambiarias y aduaneras y con relación a las Superintendencias Bancaria y de Valores, y

h) Informar de cualquier apertura, traslado o cierre de sus establecimientos de comercio, dentro de la oportunidad y en la forma que disponga la Superintendencia de Cambios.

ART. 2.3.2.04.—Autorización a casas de cambio. Las casas de cambio deberán contar con la autorización previa de la Superintendencia de Cambios. Dicha autorización se otorgará para períodos de tres (3) años, vencidos los cuales deberá renovarse.

La autorización se otorgará mediante resolución motivada del Superintendente de Cambios, previo concepto del consejo asesor del superintendente, una vez verifique el cumplimiento de los requisitos establecidos en la presente resolución y establezca, por cualesquiera medios que juzgue conveniente, que los socios,

directores, administradores y representantes legales de la sociedad, satisfacen adecuadas condiciones éticas, de responsabilidad, carácter e idoneidad profesional.

Para estos efectos, en todo caso, la superintendencia deberá siempre indagar sobre los antecedentes de los interesados en materias cambiarias y aduaneras y con relación a las Superintendencias Bancaria y de Valores.

PAR. 1º—Las indagaciones de que trata el inciso anterior deberán efectuarse igualmente cuando se trate de una cesión de derechos sociales, la cual deberá ser aprobada previamente por la Superintendencia de Cambios.

PAR. 2º—Las casas de cambio autorizadas hasta el 4 de mayo de 1992 contarán con un plazo hasta el 1º de octubre de 1992 para ajustarse a lo dispuesto en la presente resolución y obtener la autorización correspondiente.

ART. 2.3.2.05.Venta de divisas. Los intermediarios del mercado cambiario podrán comprar divisas a las casas de cambio, de conformidad con el artículo 2.3.1.01. Para tal efecto, los intermediarios deberán exigir una certificación del revisor fiscal de la casa de cambios donde se acredite que respecto de las divisas que se enajenan se ha dado cumplimiento a lo dispuesto en los literales d) y f) del artículo 2.3.2.03.

PAR.—Hasta el 1º de octubre de 1992 este requisito podrá cumplirse con la manifestación escrita del representante legal de la casa de cambios.

ART. 2.3.2.06.Cancelación. El Superintendente de Cambios podrá cancelar la autorización a una casa de cambios en cualquiera de los siguientes casos:

a) Por solicitud formulada por el representante legal;

b) En caso de disolución de la sociedad;

c) Cuando no ejerza su objeto durante un período igual o superior a un (1) año;

d) Cuando se establezca que cualquiera de las informaciones o documentos presentados para obtener la autorización de funcionamiento y las restantes aprobaciones de que trata la presente resolución son incompletas, o contrarias a la realidad;

e) Por incumplir cualquiera de las obligaciones de que trata el artículo 2.3.2.03, y

f) Como sanción en los eventos previstos en las normas que rigen la materia”.

ART. 2º—La presente resolución rige desde la fecha de su publicación.

Comuníquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., a 4 de mayo de 1992.

_____________________________________