RESOLUCIÓN 3152 DE 2001 

(Septiembre 19)

Pabellones de alta seguridad

“Por la cual se expide el reglamento de régimen interno para los pabellones de alta seguridad”.

El director general del Inpec,

en virtud y uso de sus facultades legales contenidas en el artículo 53 de la Ley 65 de 1993, artículo 48 del Decreto 1890 de 1999 y artículo 3º del Acuerdo 11 de 1995, y

CONSIDERANDO:

Que se hace necesario asegurar el cumplimiento de las normas que rige la privación de la libertad y el cumplimiento de las penas privativas de la misma;

Que se deben adecuar los centros de reclusión de alta seguridad que integran el sistema nacional penitenciario, a unas organizaciones que permitan ajustarse a las circunstancias actuales que vive el país, con determinaciones acordes a los planes de defensa, seguridad y tratamiento penitenciario;

Que para un mayor desarrollo institucional y administrativo de la entidad de acuerdo con sus objetivos, es oportuno contar con una normatividad en los pabellones de alta seguridad que le permita lograr dichos objetivos;

Que al tenor del artículo 3º del Acuerdo 11 de 1995, corresponde al director general del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, expedir, modificar y adicionar los reglamentos de régimen interno de los centros de reclusión;

Que es necesario expedir el reglamento de régimen interno para los pabellones de alta seguridad del sistema nacional penitenciario,

RESUELVE:

TÍTULO I

Principios rectores

ART. 1º—Principios rectores. Los principios consagrados en el título I de la Ley 65 de 1993 regirán las actuaciones y procedimientos que deban adelantar los funcionarios y servidores de los pabellones de alta seguridad.

ART. 2º—Principios de interpretación. Los principios rectores antes señalados y los consagrados en los convenios y tratados internacionales suscritos y ratificados por Colombia, constituyen el marco dogmático para la interpretación de este reglamento de régimen interno.

TÍTULO II

Normas generales

ART. 3º—Reglamento de régimen interno. Sin perjuicio de las reglamentaciones especiales que emita el director general del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, el presente reglamento está sujeto a los parámetros del reglamento general Acuerdo 11 de 1995, y conforme a lo dispuesto en el artículo 53 de la Ley 65 de 1993, teniendo en cuenta que los pabellones corresponden a la clasificación de alta seguridad establecida en los artículos 22 y 25 de la Ley 65 de 1993 inciso 2º.

ART. 4º—Aplicación del reglamento de régimen interno. El presente reglamento de régimen interno, se aplicará a los pabellones de alta seguridad que integran el sistema nacional penitenciario.

ART. 5º—Destinatarios. Este reglamento será cumplido por el personal administrativo, la guardia, miembros de la Policía Nacional destinados a prestar sus servicios, los internos, los visitantes familiares, los visitantes particulares, visitantes especiales, abogados y todo aquel que en razón de su oficio reciba autorización de los directores de los pabellones de alta seguridad que integran el sistema nacional penitenciario.

ART. 6º—(Modificado).* Aprobación y modificaciones. Las modificaciones, adiciones o supresiones a este reglamento de régimen interno, requieren la aprobación del director general del Inpec.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 1º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 7º—Integración. El presente reglamento de régimen interno de los pabellones de alta seguridad estará integrado por el régimen que contiene y el manual de procedimientos adoptado para el mismo.

TÍTULO III

Símbolos penitenciarios

ART. 8º—Símbolos penitenciarios. Los símbolos penitenciarios gozarán del respeto y del acato de todo el personal de la institución, por la causa que encarnan y los ideales de justicia y redención que representan.

Los símbolos más representativos son: La bandera, el escudo y el himno del Inpec, estos serán explicados en su significación y contenido. El uso de la bandera se ceñirá a las siguientes disposiciones:

1. La bandera del Inpec, junto con el pabellón nacional y la bandera del establecimiento será izada diariamente al iniciar servicios y arriada en las horas de la tarde.

2. Se mantendrá en buen estado y presidirá con la bandera nacional las ceremonias especiales.

3. Se mantendrá en custodia junto con el pabellón nacional en las oficinas de la dirección del establecimiento.

4. Se utilizará para resaltar las festividades nacionales o las que se celebren en los pabellones de alta seguridad.

TÍTULO IV

Disposiciones relativas al establecimiento

CAPÍTULO I

ART. 9º—Personal responsable de la seguridad del pabellón. Son responsables de la seguridad, el funcionamiento y el control de los pabellones de alta seguridad, el director de los establecimientos donde se encuentran ubicados, el director del pabellón quien podrá ser oficial del cuerpo de custodia y vigilancia o un oficial de la Policía Nacional en comisión de servicios al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, los oficiales de servicio asignados y los demás funcionarios de seguridad adscritos a los pabellones.

ART. 10.—Funciones del director del establecimiento frente al pabellón de alta seguridad. Son funciones del director del establecimiento frente a los pabellones de alta seguridad las siguientes:

1. Responder ante la dirección general del Inpec, la justicia penal y los entes de control del Estado por el cumplimiento del reglamento interno del pabellón, la aplicación de los procedimientos adoptados por la dirección del establecimiento y demás normas relacionadas.

2. Supervisar, en forma selectiva y periódica, las actividades de redención de penas, recreativas, sociales, de ayuda espiritual y terapéuticas de los internos, para garantizar que se cumplan dentro de las condiciones y requisitos que exige el reglamento, sin perjuicio de los fines que persigue cada una de estas actividades.

3. Realizar revistas periódicas generales a las instalaciones del pabellón, selectivas y permanentes al personal de internos constatando su presencia física, identidad y estado, en presencia del director del pabellón y el oficial de servicio respectivo.

4. Autorizar por escrito el ingreso de abogados, visitantes y funcionarios judiciales, administrativos y diplomáticos, exigiendo el cumplimiento de los requisitos establecidos en este reglamento.

5. Previo concepto de la junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza del pabellón, refrendar o permitir el ingreso de internos a desarrollar la actividad autorizada que implique redención de pena.

6. Ordenar el cumplimiento de los traslados dispuestos por la dirección general, las medidas de seguridad que se dispongan y las coordinaciones que se requieran con los organismos de seguridad del Estado.

7. Autorizar o avalar personalmente las solicitudes de remisión, permisos excepcionales o libertades que dispongan las autoridades judiciales o administrativas según el caso, respecto de los internos cualquiera que sea su causa o motivo.

8. Aprobar con su firma los certificados de estudio o trabajo expedidos a favor de los internos y con destino al juez de ejecución de penas o de conocimiento según el caso.

9. Conocer las investigaciones disciplinarias que se adelantan contra los internos del pabellón de alta seguridad, por faltas graves o leves e imponer las sanciones a que haya lugar, observando el debido proceso, así como de las diferentes entidades que ingresen para desarrollar actividad alguna dentro del pabellón.

10. Cuando por necesidades personales o de servicio o en uso del descanso legal a que tiene derecho deba retirarse del pabellón, informará a la dirección general su retiro, el cual no podrá ejecutarse sin su previa autorización.

11. Exigir que las entregas definitivas o provisionales de las dependencias o puestos de servicio que deban hacerse por renuncia, suspensión, traslado, licencia o vacaciones o cualquier otra circunstancia, se haga mediante acta que contendrá además el inventario, las observaciones que se estimen convenientes por parte del funcionario saliente como de quien recibe el cargo o la función. La diligencia de entrega y recibo deberá ser presenciada por el oficial de servicio que también suscribirá el acta.

12. Excepcionalmente, y sólo por razones de protección a la vida e integridad física, autorizar visita extraordinaria al interno que así lo solicite. En el presente evento, el interno a quien se le autorice la visita a que se hace referencia, deberá permanecer aislado del personal de visitantes y demás internos, durante los días en que se verifica la visita general. De esto informará oportunamente a la dirección general del Inpec. En todo caso, no se podrá autorizar visita extraordinaria en un día de visita ordinaria.

13. Comunicar a las autoridades competentes los hechos que puedan constituir falta disciplinaria o hecho punible, con participación o sin ella de funcionarios adscritos al pabellón, cualquiera que sea su modalidad de servicio, contratista y particulares, que en razón o ejercicio de su cargo o función o por cualquier otro motivo ingresen al pabellón o desarrollen conductas que generen tales acciones.

14. Responder por las acciones u omisiones que contravengan el presente reglamento, la Ley 65 de 1993, el manual de funciones, el manual de procedimientos y requisitos expedidos por la dirección del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, y demás normas relacionadas.

15. Asignar los recursos necesarios para el sostenimiento y mantenimiento de los pabellones de alta seguridad, del presupuesto establecido para los centros de reclusión.

16. Prestar apoyo logístico en el suministro de los recursos necesarios para el cabal cumplimiento del servicio.

17. Autorizar el ingreso de abogados, visitantes y funcionarios judiciales, administrativos y diplomáticos, a los pabellones de alta seguridad previa aprobación del director general.

18. Prestar el apoyo necesario a solicitud del director del pabellón, cuando en el interior del mismo surja alteración del orden interno o cualquier hecho violento, que no puedan ser sometidos o controlados por los funcionarios asignados a los pabellones de alta seguridad.

19. Las demás que le sean asignadas por su superior inmediato, el director general o el manual de funciones

ART. 11.—Funciones del director del pabellón. Son funciones del director del pabellón:

1. Responder ante el director del establecimiento carcelario donde se encuentra ubicado el pabellón de alta seguridad y ante el director general del Inpec, de la seguridad, control y normal funcionamiento interno de los pabellones de alta seguridad.

2. Supervisar el deporte, trabajo, asistencia religiosa, médica, odontológica, jurídica, social e integral dada a los internos para que las mismas se cumplan dentro de las condiciones de máxima seguridad, sin perjuicio de los fines que persigue cada una de estas actividades.

3. Coordinar al interior del pabellón los procedimientos administrativos y operativos que impliquen en el cumplimiento de las órdenes impartidas por la dirección general en materia de traslados, remisiones y cumplimiento del presente reglamento.

4. Verificar y ratificar las solicitudes de remisión, permisos especiales, órdenes de libertad o similares expedidas por las autoridades competentes, cualquiera que sea su causa o motivo, así como la ausencia de requerimientos de autoridad judicial. Las anteriores novedades deben ser reportadas al director del establecimiento y el director general del Inpec inmediatamente que ellas se produzcan.

5. Supervisar diariamente el manejo, funcionamiento y estado de los equipos electrónicos de seguridad y capacitar al personal asignado para su correcto funcionamiento.

6. Prestar la colaboración que requieran las visitas especiales de autoridades judiciales, administrativas, diplomáticas.

7. Informar por escrito al director del establecimiento sobre los hechos o conductas que puedan constituir falta disciplinaria, delito o contravención, por parte de los funcionarios adscritos al pabellón o que por comisión o designación deban cumplir, ya sean del orden directivo, de seguridad o administrativo o de tratamiento, así como de las diferentes entidades que ingresen para desarrollar actividad alguna dentro del pabellón.

8. Instruir permanentemente al personal de seguridad adscrito al pabellón sobre sus deberes y obligaciones en el servicio consagrados en este reglamento, en el Decreto 407 de 1994, Acuerdo 011 de 1995 y la Ley 65 de 1993 y demás normas relacionadas.

9. Es responsabilidad del director del pabellón, que toda entrevista autorizada por escrito por el director del establecimiento, previo cumplimiento de los requisitos exigidos para el efecto, se realice en presencia del oficial del servicio y se dejará constancia en el libro minuta de guardia.

10. Organizar y distribuir los servicios del pabellón en coordinación con los oficiales de servicio de acuerdo al personal disponible, las necesidades existentes y la prioridad que demandan los puestos de trabajo programados en el servicio.

11. En coordinación con los oficiales de servicio y el personal de seguridad del pabellón disponer las requisas en el interior del pabellón, supervisando que en las celdas existan únicamente los elementos autorizados en el presente reglamento.

12. Supervisar y controlar en compañía del oficial de servicio la recolección y salida de basuras.

13. Pasar revistas periódicas a la existencia real del armamento y munición de dotación, constatando su estado y buen funcionamiento.

14. Elaborar y mantener actualizados los planes de defensa, evacuación, incendio y seguridad del pabellón, entrenando el personal de seguridad que debe intervenir en forma activa cuando se presenten hechos internos o externos que atenten contra el orden y la seguridad del pabellón, así como coordinar las actuaciones con los cuerpos de seguridad del Estado.

15. Presidir la formación diaria para la iniciación de servicios, percatándose del estado físico y anímico del personal bajo su mando.

16. Elaborar en coordinación con el oficial de servicio, el instructivo de las funciones asignadas con cada uno de los diferentes puestos de seguridad y servicio dispuestos, de conformidad a las necesidades de cada pabellón de alta seguridad del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec.

17. El director del establecimiento penitenciario donde funciona cada pabellón de alta seguridad, revisará el instructivo de funciones de que trata el numeral anterior, disponiendo los ajustes que estime convenientes, lo aprobará y notificará de su contenido a todos los funcionarios del pabellón, para que a partir de este instante su servicio se regule por lo allí señalado. El instructivo de funciones contendrá además de los deberes y obligaciones que corresponden a los funcionarios de seguridad, la expresa constancia de que su inobservancia será considerada como falta disciplinaria sancionable en los términos del Código Único Disciplinario.

18. Responderá por las acciones u omisiones que contravengan la Ley 65 de 1993, el Acuerdo 11 de 1995, el presente reglamento, el manual de funciones y requisitos expedido por la dirección general y demás normas relacionadas.

19. Las demás que le sean delegadas por el director del establecimiento asignadas por la dirección general del Inpec.

PAR. 1º—El instructivo deberá ser expedido dentro de los tres días siguientes a la vigencia del presente reglamento y el no cumplimiento de esta obligación será sancionada conforme a los dispuesto por la Ley 200 de 1995.

ART. 12.—Funciones del oficial de servicio. Son funciones del oficial de servicio las siguientes:

1. Responder ante los directores del establecimiento y del pabellón de alta seguridad, por el cumplimiento de las funciones inherentes al cargo, del cumplimiento de los servicios establecidos en la orden del día, como de las directivas e instrucciones impartidas por el director del pabellón de alta seguridad y especialmente de las medidas de seguridad contempladas en el presente reglamento y las demás que se impartan para su complemento.

2. Pasar revista diariamente al armamento y munición de dotación constatando su estado y funcionamiento informando al director cualquier anomalía que detecte, dejando en la minuta correspondiente las constancias a que haya lugar.

3. Controlar el desplazamiento de los internos de tal manera que no tengan acceso a áreas restringidas o prohibidas, excepto que esté debidamente autorizado por escrito por el director del establecimiento, en cuyo caso la responsabilidad a que hubiere lugar recaerá sobre el mismo.

4. Supervisar diariamente el relevo de los diferentes servicios existentes, en aras de preservar la seguridad, la disciplina y el buen servicio.

5. Tomar las medidas necesarias en caso de riñas, amotinamientos, huelgas, incendios, ataques internos o externos o cualquier otra novedad que altere el orden interno, amenace la seguridad del pabellón, de los internos o funcionarios, dando inmediato aviso a su superior inmediato o al director del pabellón de alta seguridad.

6. Impartir instrucción permanente al personal de seguridad del pabellón, especialmente en lo relacionado con las medidas de seguridad incluyendo las instrucciones necesarias sobre los sistemas electrónicos de éste y el trato al recluso, resaltando la prohibición legal de que no debe existir más trato que el estrictamente necesario para el cumplimiento de sus funciones.

7. Revisar que la apertura y cierre de las puertas de los dormitorios de los internos del pabellón de alta seguridad, se realice conforme a lo dispuesto en este reglamento, verificando en la noche que cada uno repose en su dormitorio.

8. Revisar permanentemente los sistemas electrónicos de seguridad, constatando desde los centros de control, su manejo y buen funcionamiento.

9. Informar al director del pabellón de alta seguridad, cualquier novedad detectada en el sistema electrónico de seguridad instalado, para que este se apersone y tome las medidas tendientes a restablecer el servicio.

10. Ejercer controles efectivos para verificar la asistencia de los internos a los programas de educación y trabajo dentro de los horarios establecidos en este reglamento, revisando su cuantificación diariamente de cada uno de ellos, de lo cual dejará constancia en los libros correspondientes.

11. Cumplir y exigir el cumplimiento del horario de visitas de familiares, amigos y allegados de internos y su abogado, establecido en el presente reglamento.

12. Revisar personalmente la salida de basuras dentro del horario para estos efectos previsto, cerciorándose de lo que la misma transporta.

13. Las demás que le sean asignadas.

PAR.—Responderá por las acciones u omisiones que contravengan la Ley 65 de 1993, el Acuerdo 11 de 1995, los manuales de procedimientos y funciones y el presente reglamento.

ART. 13.—(Modificado).* Orden del día y de servicios. En los pabellones de alta seguridad, existirá un libro que se denominará órdenes del día, que servirá de documento de mando e información de la dirección. El mismo contendrá advertencias, notificaciones y servicios diarios de carácter particular y general para el personal administrativo y/o de custodia y vigilancia, se dará a conocer mediante la lectura del mismo por parte del subdirector o por el oficial de servicio. El personal escuchará la información y su contenido se fijará en lugar visible para la lectura de los interesados. Desfijada la orden del día, se archivará en el libro correspondiente.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 2º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 14.—Relaciones. Para efectos de la comunicación de las directivas de los pabellones de alta seguridad con el personal administrativo y el personal de custodia y vigilancia, existirán tres clases de relaciones:

a) Relación de servicios. Será presidida por el oficial de servicio, quien leerá la orden del día, efectuará la distribución de los servicios entre el personal e impartirá las consignas del caso;

b) Relación general. Será presidida por los directores de los pabellones y, sólo en casos excepcionales, por el oficial de servicio cuando así lo disponga el director, o en la ausencia temporal de este último. La relación servirá para hacer conocer las políticas internas de la dirección, oír al personal en sus diferentes necesidades y solicitudes, así como darles la solución correspondiente, tratar lo concerniente a la corrección de errores y hacer públicas las sanciones cuando a ello hubiere lugar. La relación general se efectuará ordinariamente cada mes y extraordinariamente, cuando las necesidades lo demanden, previa convocatoria del director;

e)(sic) Relación de instrucción. Será coordinada por el oficial de servicio del pabellón y tiene por fin tratar con el personal administrativo y con el cuerpo de custodia y vigilancia, temas relativos a la legislación penitenciaria y carcelaria. Se efectuará a través de charlas dictadas por el director, funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, o por particulares versados en los temas a tratar. Se realizará por lo menos cada tres meses.

ART. 15.—Llamado a lista. El oficial de servicio de cada pabellón de alta seguridad, pasará lista de los internos por lo menos seis (6) veces al día, cerciorándose de la identidad de los reclusos y evitando la rutina. Del anterior procedimiento se dejará constancia en un libro que para tal efecto se llevará.

PAR.—El director de cada pabellón, practicará el anterior procedimiento, de manera sorpresiva, cada dos meses o cuando las circunstancias lo requieran, dejando constancia del mismo en el libro que para tal efecto se llevará.

ART. 16.—Documentación. En los pabellones de alta seguridad existirá información escrita y ordenada, como mínimo de los siguientes asuntos:

a) En relación con cada interno:

1. Datos personales.

2. Determinación de la autoridad judicial por cuenta de quien se encuentra.

3. Situación jurídica actualizada.

4. Modalidad delictiva.

5. Traslados de establecimiento que se le hayan efectuado.

6. Evaluaciones individuales sobre trabajo, estudio y enseñanza.

7. Antecedentes penales y disciplinarios;

b) En relación con el pabellón:

1. Registro cuantitativo actualizado sobre población interna.

2. Libro o planillas de visitas o entrevista.

3. Album fotográfico de los internos.

La totalidad de la información recaudada sobre el interno, debe ser ingresada al sistema de información penitenciaria y carcelaria, Sisipec, por el funcionario encargado de actualizar. El funcionario responsable de la asesoría jurídica de cada pabellón verificará el cumplimiento de lo dispuesto en este artículo.

ART. 17.—Dotaciones. El Inpec velará por que en los pabellones de alta seguridad funcionen en plantas físicas adecuadas a sus fines y a la población de internos que alberga, suministrando para el efecto los medios mínimos materiales para el eficaz cumplimiento de sus fines y objetivos. Para ello el director de cada pabellón de alta seguridad evaluará racional y permanentemente los requerimientos materiales necesarios y lo informará al director del establecimiento quien comunicará lo pertinente al director general.

ART. 18.—(Modificado).* Vestuario. Teniendo en cuenta las asignaciones presupuestales que para este rubro se establezcan, se procurará que los internos condenados vistan uniformes confeccionados en corte y confección que no riñan con las condiciones climáticas y que estén desprovistos de todo elemento que pueda afectar la dignidad humana. Se prohíbe el registro de números visibles en la parte externa de los uniformes y la distinción de color por el tipo de delito.

Los internos sindicados vestirán: pantalones, camiseta, camisa y buso de lana cuando las condiciones climáticas lo amerite. Las prendas de vestir ingresarán a los pabellones de alta seguridad, a través del almacén de intendencia de los establecimientos.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 3º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 19.—Fondo común de peculio. En cada pabellón habrá un fondo común de peculio constituido por las cantidades de dinero que los reclusos tengan en su poder al ingresar al mismo y por las cantidades que por cualquier concepto lícito estos reciban. En dicho fondo existirá una cuenta para cada interno, la cual se abrirá a su ingreso a los pabellones.

A cada interno se le entregará mensualmente un extracto del estado de su cuenta, el que deberá coincidir con las anotaciones que figuren en el libro que para tal fin abrirá la oficina de pagaduría del establecimiento o en su defecto el director de cada pabellón.

Para estos efectos el director del establecimiento, podrá celebrar con cualquier entidad vigilada por la Superintendencia Bancaria, contratos orientados a procurar una adecuada rentabilidad para estos dineros. En forma trimestral, el director rendirá cuentas a la dirección regional correspondiente sobre el estado y movimiento del fondo común de peculio.

ART. 20.—(Modificado).* Espacios destinados a los reclusos. Los espacios y lugares que se destinan al uso de los reclusos, se clasifican en áreas comunes y dormitorios.

Integran las áreas comunes: las zonas de alimentación y comedores, espacios de recreación y ejercicios físicos o patio, el área de visitas y las aulas.

Se denominan celdas los locales destinados como dormitorios de internos.

PAR. 1º—Los dormitorios destinados al uso de los reclusos, contarán con un camarote con dos camas en concreto, un escritorio y silla en el mismo material, un sanitario, un lavamanos, una ducha y un televisor exclusivamente para fines didácticos.

Los dormitorios se entregarán inventariados. En el acta correspondiente se indicará: La fecha y estado en que se entrega, nombre y T.D. del interno que la recibe su firma y la del funcionario que entrega. El almacenista de la penitenciaría es responsable del cumplimiento de lo aquí dispuesto.

PAR. 2º—De lunes a viernes cuando no se tengan previstas capacitaciones educativas, de salud o laborales que prevean el uso de los televisores instalados en los dormitorios, estos deberán permanecer cerrados durante el día, se abrirán para que los internos ingresen a ellos cuando sea la hora de recogida o encerrada, debiendo cerrarse, posteriormente, hasta el día siguiente. Durante el día, los internos no permanecerán dentro de los dormitorios, salvo en caso de enfermedad, previo concepto del médico del establecimiento.

PAR. 3º—En los días de visita, los dormitorios de los internos que no la reciben, permanecerán abiertas. En los festivos, los dormitorios de los internos que participen en actividades culturales, deportivas o recreativas permanecerán cerrados, durante el tiempo en el cual se realice la actividad.

PAR. 4º—Es deber del director de cada pabellón velar por el cumplimiento de lo dispuesto en este artículo.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 4º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 21.—(Modificado).* Elementos de uso permitido en los dormitorios. En los dormitorios se permite exclusivamente la tenencia de los elementos de aseo, ropa de uso personal y de cama dada en dotación, un televisor para actividades educativas, hasta cinco (5) libros de pasta blanda y un (1) lápiz.

Se prohíbe la tenencia de reloj y joyas, el uso de correas, cordones, cuerdas o elementos parecidos en las prendas de vestir.

El oficial de servicio, en cumplimiento de sus funciones, pasará revista a los dormitorios de los internos con el objeto de verificar el cumplimiento a lo previsto en esta disposición, debiendo informar de su resultado al director del pabellón, quien a su vez lo hará a la dirección general.

PAR. 1º—Elementos de dotación al interno. La dotación que se proveerá al interno estará a cargo del Estado, a través del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario. La dotación está Integrada por los siguientes elementos y cantidades:

— Vestido diario para condenados uniformes (dos camisas, dos pantalones).

— Elementos de aseo.

— Elementos de cama.

Las siguientes son las cantidades y elementos que constituyen dotación al interno:

— Dos (2) uniformes para condenados, dos (2) camisas, dos (2) pantalones)

— Un par (1) de zapatos sin cordones

— Cuatro (4) pantaloncillos

— Cuatro (4) pares de medias

— Una (1) colchoneta

— Una (1) almohada

— Dos (2) sábanas

— Dos (2) sobresábanas

— Dos (2) fundas para almohada

— Dos (2) toallas medianas

— Una (1) pasta de jabón de tocador

— Una (1) máquina de afeitar desechable

— Un (1) rollo de papel higiénico

— Un (1) cepillo de dientes

— Un (1) tubo de crema dental

PAR. 2º—El interno recibirá los elementos de dotación por parte del almacenista de la penitenciaría, al recibir el dormitorio a excepción del uniforme para condenados entregado en el pabellón de recepción a su ingreso. Los elementos devolutivos de uso personal serán marcados con tinta indeleble en un lugar no visible, con el nombre y apellido del interno y el número del T.D. asignado.

PAR. 3º—Los elementos de aseo y artículos o elementos que no constituyen dotación, serán adquiridos en los expendios acondicionados en cada pabellón de alta seguridad.

PAR. 4º—El almacenista del establecimiento levantará un acta en la que relacionará los elementos de dotación entregados, señalando cuáles son de carácter devolutivo y cuáles de consumo. Una copia de ella se entregará al interno y el original hará parte de los documentos que respaldan el movimiento de elementos del almacén y sus inventarios.

PAR. 5º—La reposición de la dotación que comprende el vestido diario y la ropa de cama se efectuará cada año, previa devolución de los inicialmente entregados.

La máquina de afeitar es el único elemento devolutivo del equipo de aseo, cuya reposición procederá previa devolución de la anterior.

PAR. 6º—Elementos permitidos al interno en los dormitorios. Los elementos permitidos a los internos en los dormitorios son los siguientes:

— Para condenados dos (2) uniformes compuestos por dos (2) camisas dos (2) pantalones)

— Para sindicados tres (3) camisetas, tres (3) pantalones, tres (3) camisas

— Un par (1) de zapatos sin cordones

— Cuatro (4) pantaloncillos

— Cuatro (4) pares de medias

— Tres (3) busos de lana cuando el clima lo amerite

— Una (1) colchoneta

— Una (1) almohada

— Dos (2) sábanas

— Dos (2) sobresábanas

— Dos (2) fundas para almohada

— Dos (2) toallas medianas

— Una (1) pasta de jabón de tocador

— Una (1) máquina de afeitar desechable

— Un (1) rollo de papel higiénico

— Un (1) cepillo de dientes

— Un (1) peine para cabello en plástico

— Un (1) tubo de crema dental

— Un (1) frasco plástico con talco para pies

— Un (1) desodorante en crema o barra, no se admite otra presentación

— Un (1) champú en envase plástico

— Cinco (5) libros de pasta blanda

— Un (1) block de hojas - Cuaderno sin argollar

— Un (1) lápiz

— Un (1) par de chancletas en plástico

— Un (1) televisor con fines didácticos

— Tres (3) fotografías tamaño postal o inferior.

PAR. 7º—En los dormitorios no se permitirán cuadros, afiches, grafitis, rayaduras, cortinas, persianas y cualquier clase de adornos o decorado.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 5º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 22.—Elementos de uso permitidos en áreas comunes. En las áreas comunes destinadas a los internos, solamente se permitirá el uso de los elementos que suministre la administración de la penitenciaría para el deporte, la recreación, el trabajo o la educación.

En el evento de encontrarse o usarse elementos no permitidos al interior del establecimiento, éstos serán decomisados por la guardia, sin perjuicio de las acciones disciplinaras que deban adelantarse.

PAR.—Si al momento de entrar en vigencia el presente reglamento se hallaren elementos distintos a los permitidos, se procederá de manera inmediata a retirarlos y serán entregados a la persona que indique el interno.

El director de cada pabellón de alta seguridad llevará un estricto control de los objetos permitidos y con los funcionarios del cuerpo de custodia y vigilancia responderán por el estricto cumplimiento de esta disposición.

Por su parte los directores del pabellón y del establecimiento deberán informar sobre el cumplimiento de esta medida al director y subdirector general del Inpec, cada quince días, so pena de incurrir en falta grave, considerada como causal de mala conducta.

ART. 23.—(Modificado).* Expendios para adquisición de artículos de primera necesidad. Los internos podrán adquirir por su propia cuenta en expendios ubicados en cada pabellón de alta seguridad, artículos de higiene personal, productos comestibles preelaborados, periódicos, libros, revistas y otros productos autorizados en la cantidad fijada en el presente reglamento.

PAR. 1º—Organización. La dirección de cada pabellón tendrá a su cargo el manejo y administración directa de los expendios que en ellos funcionen. En ningún caso se podrá establecer expendios como negocio propio de los internos o de los empleados.

Queda totalmente prohibido el expendio de bebidas alcohólicas, sustancias psicotrópicas y productos empacados en vidrio, fibra de vidrio o lata.

El expendio deberá observar para efectos de su objetivo, que los productos ofrecidos en venta sean artículos autorizados mediante resolución interna expedida por la dirección de cada pabellón, llevar una contabilidad, liquidación de ingresos y rendición de cuentas.

PAR. 2º—Control a las ventas. La dirección de cada pabellón ejercerá el control de precios de los productos, fijando en un lugar visible del expendio una lista de los mismos, la cual deberá ser actualizada con la periodicidad requerida.

PAR. 3º—Expendios y administración. La adquisición de prendas de uso personal, comestibles, artículos de higiene personal y otros permitidos que vayan a ser vendidos se sufragarán con los fondos de la caja especial y se registrarán en las dos contabilidades, tanto de la caja especial como la del expendio.

El manejo de los fondos de la caja especial de cada pabellón será sometido a aprobación por parte de la dirección regional correspondiente.

La participación a las cajas especiales será el equivalente al 33% de las utilidades obtenidas mensualmente por el expendio, y el excedente se destinará al abastecimiento del mismo. La pagaduría del establecimiento, abrirá una cuenta para controlar los ingresos y egresos del expendio.

PAR. 4º—Expendio general. En los establecimientos deberá organizarse un expendio general, donde se concentrarán todos los productos adquiridos para proveer los expendios de cada pabellón de alta seguridad y los sitios de visita de los mismos.

PAR. 5º—Funcionamiento. Los expendios estarán abiertos a la venta todos los días, en horario que determinará la dirección de cada pabellón. Las ventas se realizarán únicamente en los lugares destinados para tal efecto, sin permitir aglomeraciones que dificulten la atención a los internos o el control de ellas.

La venta de artículos en los expendios, será siempre a través del sistema adoptado por la dirección de cada pabellón, y hasta por dos (2) salarios mínimos diarios no acumulables.

Los expendios y el almacén general, estarán a cargo de un funcionario, auxiliado por otros, si resulta necesario, quienes responderán de todo lo referente al orden interior, abastecimiento, venta de productos autorizados, así como de conservar la documentación correspondiente y los libros requeridos para que el director de cada pabellón pueda rendir la cuenta para la aprobación tratado en el parágrafo 3º del presente artículo la cual deberán firmar conjuntamente.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 5º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

TÍTULO IV(sic)

Disposiciones relativas a los internos

CAPÍTULO I

Ingresos

ART. 24.—Ingreso al pabellón de alta seguridad. El proceso de ingreso de un interno al pabellón de alta seguridad se surtirá a través de las siguientes actuaciones:

1. Una vez se presente a la puerta de ingreso del establecimiento penitenciario donde se encuentra ubicado el pabellón de alta seguridad, el vehículo que transporta los internos remitidos, el comandante de guardia de la misma, procederá a identificar los funcionarios de seguridad del Estado o del cuerpo de custodia y vigilancia responsables de la remisión y a la verificación de la existencia del acto administrativo que así lo ordena, mediante la inspección material del mismo.

2. Acto seguido, el servicio de guardia de la puerta de ingreso del establecimiento realizará una requisa al vehículo en el que se efectúa la remisión.

3. Concluida la requisa anterior, el funcionario de vigilancia responsable de la puerta de acceso a la penitenciaría, solicitará a la dirección la autorización de ingreso para el vehículo de la remisión, informando de su llegada al funcionario encargado de la seguridad del establecimiento y al oficial de servicio.

4. Autorizado el ingreso del vehículo, se desplazará hasta la puerta de acceso de la parte interna donde se procederá a la ubicación de los internos remitidos en la recepción, previa requisa simple, por parte de los funcionarios responsables de la seguridad y control de los puestos de acceso y recepción del pabellón.

5. El funcionario encargado de la remisión hará entrega de la documentación de los internos remitidos en la oficina jurídica del establecimiento, para su revisión y confrontación posterior con el número de personas remitidas y la reseña decadactilar.

6. Ubicados los internos en la recepción, se procede a la recolección de los objetos de valor, dinero y prendas que porte, se realiza requisa visual y se le entrega la correspondiente dotación para los condenados. Se procede a marcar el uniforme con tinta indeleble, a la altura del cuello en su parte interna, indicando el nombre y apellido y el número del T.D. que le corresponda.

7. Surtido lo anterior, se efectúa la reseña decadactilar, alfabética, morfológica y fotográfica de cada interno, en los términos señalados en el procedimiento previsto para ello.

8. Concluida la reseña, a los internos que ingresan se les practicará un examen médico y de laboratorio clínico, de lo cual el médico oficial expedirá una certificación con dos copias, una se le entregará al interno examinado y otra que se anexará a su cartilla biográfica, el original hará parte de su expediente médico.

9. Cumplido el procedimiento anterior, el interno será recluido en un sitio especial de recepción para el proceso de inducción y asignación de patio y dormitorio.

10. La oficina jurídica del establecimiento abrirá el prontuario para los sindicados y la cartilla biográfica para cada condenado, donde se consignarán sus datos personales y su situación jurídica. El prontuario y la cartilla biográfica serán actualizadas en forma permanente e ingresadas al sistema de información penitenciario y carcelario Sisipec de manera inmediata.

11. Producido el ingreso de un sindicado o condenado a los pabellones de alta seguridad, se verificará su plena identidad en coordinación con los organismos competentes. En todo caso, el ingreso de un interno se inscribirá en estricto orden numérico y cronológico en el libro que para tal efecto se llevará.

PAR. 1º—De los elementos entregados por el interno, así como de los recibidos por éste en dotación, se dejará constancia escrita expedida por el almacenista del establecimiento.

PAR. 2º—Al momento del ingreso, el interno indicará la persona a quien serán entregados los objetos que posea. Si pasados 30 días éstos no han sido retirados, se enviarán la dirección postal que para el efecto indique el interno.

PAR. 3º—Inducción. Todo sindicado o condenado que ingrese a los pabellones de alta seguridad recibirá antes de la asignación del patio y dormitorio, la información básica sobre las reglas y normas disciplinarias y de convivencia al interior del pabellón, derechos y deberes, y del procedimiento para formular peticiones y quejas.

ART. 25.—Criterios de clasificación. La junta de distribución de patios y asignación de dormitorios de los pabellones de alta seguridad procederán de conformidad con los criterios establecidos en el artículo 63 de la Ley 65 de 1993.

En cuanto se refiere a la edad, los jóvenes se separarán de los dormitorios de los adultos, atendiéndose en cuanto sea posible, las siguientes edades: de 18 a 25 años de 26 a 35 años, de 36 a 45 años de 46 a 55 años y de 56 años en adelante.

En relación con la situación jurídica, se clasificarán en agrupaciones homogéneas atendiendo la estructura de los delitos en el Código Penal, los antecedentes judiciales del interno y el tiempo efectivo de pena cumplida.

Igualmente, se tendrá cuenta a su estado de salud y las recomendaciones que el médico haga sobre este aspecto. Frente a las características de la personalidad del recluso, se atenderán las sugerencias y observaciones que presenten el trabajador social y el sicólogo del establecimiento, así como las que haga el consejo de evaluación y tratamiento.

Si transcurrido un período prudencial el consejo de evaluación y tratamiento, considera que el interno condenado ha cumplido con los requisitos establecidos por ley para clasificación en fase y su desempeño integral permite conceptuar un avance en el tratamiento, se puede clasificar en la siguiente fase. Igualmente si el desempeño no es satisfactorio la determinación de clasificación puede mantenerlo en la misma y en los casos de la comisión de faltas disciplinarias graves o comisión de delitos dentro de los pabellones, podrá retroceder en la fase hasta tanto se demuestre avances positivos se volvería a clasificar.

ART. 26.—(Modificado).* Horarios. Dentro del presente reglamento de régimen interno, se fijan los horarios de los días lunes a domingo, que regularán por igual las diferentes actividades para los pabellones de alta seguridad, atendiendo los siguientes criterios:

1. De lunes a viernes.

• Levantada y baño 06:15 horas

• Aseo de dependencias 06:45 horas

• Conteo 07:00 horas

• Desayuno TV 07:30 horas

• Iniciación de labores y remisiones 08:00 a 12:00 horas

Conteo 12:00 horas

• Almuerzo y TV 12:00 horas

• Iniciación de labores y remisiones 13:00 horas

• Terminación de labores, revisión de aulas y talleres 17:00 horas

• Conteo 17:00 horas

• Comida y TV 17:30 horas

Encerrada 18:30 horas

• Conteo 18:30 horas

• Silencio 20:00 horas

• Conteo 24:00 horas

• Conteo 03:00 horas

2. Sábados y domingos.

• Levantada y baño 07: 00 horas

• Aseo de dependencias. 07:30 horas

• Conteo, desayuno y TV 08:00 horas

• Iniciación de visitas 08:30 horas

• Actividad espiritual libre y voluntaria 09:30 a 10:00 horas

• Finalización de visitas 11:30 horas

• Conteo 11:30 horas

• Almuerzo y TV 12:00 horas

• Iniciación de visitas 13:30 horas

• Terminación de visitas 16:30 horas

• Conteo y requisa 16:30 horas

• Aseo y limpieza 17:00 a las 17:30 horas

• Comida y TV 18:00 horas

• Conteo 18:30 horas

• Encerrada 18:30 horas

• Silencio 20:00 horas

• Conteo 24:00 horas

• Conteo 03:00 horas

4.(sic) Días feriados

Se desarrollarán los programas culturales y deportivos que presente el director del pabellón, la sección educativa, coordinación de deportes, trabajo social y psicología, todo ello con la debida planeación y con la autorización previa de la dirección del establecimiento.

Del cumplimiento del horario serán responsables, el director de cada pabellón y los oficiales de servicio.

PAR.—Todas las actividades culturales y de recreación que se programen al interior de los pabellones de alta seguridad se desarrollarán en el mismo. Por ningún motivo se autorizará la participación de internos en actividades que de esta índole se desarrollen en pabellones diferentes.

4. Otros horarios.

• Relación de servicios: 06:30 horas todos los días.

• Relación de instrucción: 07:00 primer miércoles de cada mes.

• Relación general: 07:00 el primer y tercer lunes de cada mes.

• Servicio de lavandería de lunes a viernes de las 08:00 a las 11:30 horas y de las 14:00 a las 15:00 p.m.

• Servicio de peluquería de lunes a viernes de las 08:00 a las 11:30 y de las 14:00 a las 15:00 p.m.

• Servicio de recepción de víveres para el rancho los días lunes de las 09:00 a 12:00, previa autorización del director del pabellón.

• Comunicaciones por vía telefónica: Lunes, miércoles y viernes, de las 09:00 a las 11:00 horas y de las 14:00 a las 16:00 horas, previa programación de conformidad con lo establecido en el artículo 26 del presente reglamento.

• Recepción y envío de correspondencia: Los días martes y jueves de las 8:30 a las 10:00 horas.

• Entrega de correspondencia a los internos: Los martes y jueves de las (sic) a las 16:00 horas.

• Visitas íntimas en el turno que le corresponda de acuerdo con la programación.

• Visita de los organismos internacionales: Se programarán de lunes a viernes de las 09:00 a las 11:30 y de las 14:00 a las 17:00 horas.

• Visita de autoridades judiciales y administrativas, representantes diplomáticos, consulares y abogados: De lunes a viernes de 08:00 a 11:30 y de las 14:00 a las 17:00 horas.

• Actividades deportivas y recreativas: Se desarrollarán según cronograma de actividades que presente el director de cada pabellón de alta seguridad previa aprobación del director del establecimiento.

• Servicio de sanidad: Se prestará de lunes a viernes de las 08:00 a las 12:00 y de las 14:00 a las 17:00 horas previa solicitud de los internos y coordinación del pabellón.

• Consejo de disciplina: Trimestralmente el primer jueves del mes a las 14:00 horas.

• Consejo de Seguridad: El primer y tercer viernes de cada mes.

• Consejo de evaluación y tratamiento: Todos los miércoles a las 09:30 horas.

• Consejo de interventoría y seguimiento de alimentación. Primer lunes de cada mes a las 09:00 horas.

• Junta de evaluación de trabajo, de estudio, de enseñanza: Todos los martes a las 08:00 horas.

• Junta de asignación de dormitorios: Ordinariamente cada vez que haya ingreso de internos y extraordinariamente los días viernes de cada semana de las 09:30 a las 11:30 horas.

• Recolección y salida de basuras de lunes a viernes a las 10:00 horas previa supervisión y control del oficial de servicio y el director del pabellón. Los días sábados, domingos y días feriados se hará la actividad a las 08:00 horas.

PAR.—Se prohíbe que internos de otros pabellones o patios del establecimiento laboren como ordenanzas de los pabellones de alta seguridad. Éstos deben ser designados por la junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza acorde con las solicitudes de los internos recluidos en el mismo pabellón.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 7º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 27.—Manejo de dinero. Atendiendo lo establecido en el artículo 89 de la Ley 65 de 1993, los internos por ningún motivo, podrán tener dinero en su poder. Éste será sustituido por cuentas de manejo interno sistematizadas.

Al ingreso del interno al establecimiento se dispondrá la apertura de una cuenta oficial donde se consignará el dinero que porte en ese momento, el que sus familiares o allegados deseen proporcionarle y el correspondiente a la remuneración que perciba por concepto de trabajo.

Para los efectos anteriores, el director de la penitenciaría dispondrá la apertura de una cuenta de ahorros en establecimientos vigilados por la Superintendencia Bancaria, a nombre del pabellón denominada cuenta matriz, la cual se subdividirá en cuenta asignadas a cada interno, identificables con el número del TD determinado al momento de su ingreso.

La subcuenta asignada al interno sólo puede ser alimentada por las transferencias que indique el director de cada pabellón o la persona que él delegue previamente autorizada y registrada en la entidad bancaria correspondiente.

Los familiares y allegados de internos, podrán hacer donaciones en dinero, para lo cual, consignarán la suma en la cuenta matriz del establecimiento y comunicarán de ello por correo certificado al director del pabellón, anexando copia original o fotocopia autenticada de la consignación o en su defecto efectuar giro bancario.

La comunicación a que se refiere el inciso anterior, deberá ser suscrita por el donante, so pena de no efectuarse la transferencia hasta que no se conozca plenamente la identidad de la persona que realiza la consignación o el giro.

Cuando existan dudas acerca de la lícita procedencia del dinero que posea el interno, o que le sea consignado, se efectuará la transferencia de éste a la cuenta del interno, y se dará inmediato aviso a la autoridad competente sobre esta presunción para que si lo estima pertinente ordene su retención o bloqueo. Cuando la autoridad judicial disponga la intervención de todo o parte del dinero, se dará aviso en forma inmediata al interesado.

Los internos recibirán trimestralmente, extractos del movimiento de su subcuenta. Esta labor estará a cargo de persona designada por la dirección del establecimiento para el manejo de la cuenta matriz.

PAR. 1º—Con el dinero depositado en la subcuenta de cada interno, este podrá:

1. Atender los gastos que estén permitidos dentro del establecimiento.

2. Autorizar transferencias a su familia o a otras personas, mediante escrito que indicará el monto y la identidad de quien debe recibir o el número de la cuenta a donde deba realizarse la consignación o giro bancario y la entidad bancaria respectiva. La persona designada por el director del establecimiento para el manejo de la cuenta matriz, hará la entrega del dinero a la persona autorizada, o la consignación en la cuenta del beneficiario indicado o el giro bancario correspondiente.

PAR. 2º—Cuando el interno salga en libertad, se liquidará en forma inmediata la subcuenta asignada y se procederá a la entrega de los fondos.

En caso de traslado del interno a otro establecimiento, se le solicitará que indique, mediante escrito dirigido a la dirección de cada pabellón, el nombre de la persona a quien se le deban entregar sus fondos, por consignación o giro bancario. En caso de no obtenerse esta información, los fondos existentes en la subcuenta serán puestos a disposición de la dirección del establecimiento a donde se traslada, para lo de su cargo. Será responsable del cumplimiento de lo aquí dispuesto la persona designada por la dirección del establecimiento para el manejo de la cuenta matriz.

Cualquier reclamación por parte del interno respecto del movimiento de la subcuenta asignada, deberá presentarse por escrito dirigido al director del pabellón, quien resolverá las inquietudes a través de la persona designada para el manejo de la cuenta matriz.

PAR. 3º—Mientras se sistematiza el manejo del dinero, se hará en forma manual a través de la apertura de libros de cuentas en cada pabellón, donde se identificarán los internos con el número de cédula, y el T.D. asignado al momento de su ingreso, denominándose cada planilla como subcuenta.

CAPÍTULO II

Contacto con el mundo exterior

ART. 28.—(Modificado).* Información externa. Todo interno tiene derecho a la información, en los términos, restricciones y prohibiciones consagradas para el efecto y contenidas en el artículo 110 de la Ley 65 de 1993, a cargo del director del pabellón, mediante la disponibilidad reglada del uso de mecanismos, a saber:

Audiovisual. Con la instalación de un televisor en áreas comunes acondicionadas para recibir visitas.

Escrito. A través de autorización de la dirección del pabellón en la cual se permita el ingreso de periódicos, revistas, publicaciones y similares, siempre y cuando no atenten contra la ley, la moral o las buenas costumbres.

Estos medios escritos, deberán permanecer exclusivamente en las áreas comunes, y será responsable del cumplimiento de ésta disposición, el oficial de servicio designado por el director del pabellón de alta seguridad, para cumplir esta función.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 8º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 29.—Requisas. Se denomina requisa el acto de registrar las cosas y las áreas o inspeccionar las personas en aras a garantizar la seguridad y el orden interno del establecimiento, la vida e integridad de las personas que prestan sus servicios, los visitantes y los internos.

De conformidad con lo establecido en el artículo 55 de la Ley 65 de 1993, sin excepción, toda persona, vehículo, objeto, elemento, paquete, documento o carga que ingrese o salga del pabellón serán sometidos al procedimiento de la requisa apoyada con los equipos electrónicos de seguridad.

Los internos, después de cada visita general, particular o íntima cuando salgan o ingresen al pabellón aulas, talleres, o sanidad, serán sometidos a los procedimientos de requisa simple o visual, según el caso.

El personal del cuerpo de custodia y vigilancia y de la Policía Nacional, deberán practicar requisas de rutina a los internos de acuerdo a la responsabilidad interna o externa, respectivamente, y a las áreas destinadas para su uso, con el fin de garantizar el orden y la disciplina y cuando circunstancias especiales lo aconsejen.

ART. 30.—(Modificado).* Recepción de víveres. Por ningún motivo podrán ingresar a los pabellones de alta seguridad los vehículos que transporte víveres para el rancho. El descargue de dichos elementos se realizará en la puerta de entrada del citado pabellón, desde donde serán trasladados al interior del mismo en medio de transporte manual una vez se haya realizado una verificación rigurosa del contenido, con el apoyo de los medios electrónicos de seguridad.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 9º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

CAPÍTULO III

Comunicaciones y visitas

ART. 31.—Comunicaciones escritas. Los internos de los pabellones de alta seguridad podrán comunicarse por escrito con el exterior. La correspondencia que reciban o envíen se ajustará a las siguientes disposiciones:

1. No se establecerán limitaciones en cuanto al número de cartas que puedan escribir, remitir y recibir los internos.

2. De toda correspondencia que llegue a los pabellones de alta seguridad para internos, se efectuará su registro en un libro que para este efecto se llevará y será entregada a los destinatarios por el funcionario encargado. Se podrá ordenar al interno su apertura, con el fin de constatar que no contiene elementos prohibidos.

En la correspondencia que los internos envíen deberá constar el nombre y apellido del remitente, se depositará cerrada en un buzón que se ubicará en el área común del patio correspondiente, de donde será recogida por el funcionario encargado quien deberá radicarla en el respectivo libro para su trámite posterior.

ART. 32.—Comunicaciones por vía telefónica. Sin perjuicio de las disposiciones contenidas en el reglamento de régimen interno sobre el horario, la modalidad y la duración de las llamadas, todo interno tendrá derecho a la comunicación telefónica para casos especiales, a través de teléfonos ubicados en áreas donde sean controlados por los funcionarios encargados de la seguridad, en igualdad de condiciones debidamente vigiladas y por el término de cinco (5) minutos.

Además de los casos anteriores, podrá tener acceso a comunicaciones telefónicas en los siguientes eventos:

1. Cuando haga ingreso por primera vez a la penitenciaria, para comunicar a sus familiares su nueva ubicación.

2. Cuando deba comunicar algún asunto urgente a los familiares o a su abogado, previa comprobación por parte del director del pabellón o en su defecto, del oficial de servicio, de las razones de urgencia aducidas.

3. Cuando la administración penitenciaria y carcelaria haya tenido conocimiento de la muerte, enfermedad o accidente grave de un familiar.

Está prohibida la posesión o utilización de medios de comunicación tales como, buscapersonas, beeper, celulares, radios de comunicación, y todos aquellos medios diferentes a los proveídos por la dirección del establecimiento para tal fin.

ART. 33.—(Modificado).* Visitas.Parámetros para recibir visitas. Los parámetros para recibir visitas son los siguientes:

1. Dentro de los cinco (5) primeros días de cada mes el interno mediante escrito, solicitará autorización a la dirección del pabellón, para recibir visitas de las personas que en ella relacione.

2. El interno sólo podrá recibir visita en el turno que se le haya establecido, en un número de personas no superior a dos (2) y hasta por un término de tres (3) horas.

3. Los días sábados se llevará a cabo las visitas masculinas y los días domingos las visitas femeninas.

4. Los internos podrán recibir visita general cada quince (15) días.

5. La visita de menores se realizará cada 45 días en domingo. Los hijos menores del interno no tendrán restricción numérica para ingresar a la visita. Los demás familiares menores (hermanos, hijastros, nietos, sobrinos, primos y cuñados) sólo podrán ingresar en número máximo de dos (2).

6. Los visitantes no podrán ingresar vehículos, paquetes, joyas, objetos, armas, equipos de comunicación, bebidas, medicinas, cigarrillos y/o tabacos, sustancias alucinógenas psicotrópicas o alimentos ni dinero.

7. No se permitirá el ingreso de personas en estado de embriaguez, bajo los efectos de sustancias psicotrópicas o que presenten síntomas visibles de padecer enfermedades infectocontagiosas.

PAR. 1º—Para efectos de este artículo se entenderá como menor de edad la persona que no haya cumplido los dieciocho (18) años al momento de la visita.

PAR. 2º—Lugar, turno y horario para recibir visitas generales. Las visitas se producirán en los patios y áreas comunes acondicionadas para recibir visitas en cada pabellón. En ningún caso los visitantes ingresarán a los dormitorios ni a las áreas restringidas.

Podrán recibir visita el primer y tercer sábado y domingo del mes. Los internos de los primeros pisos en el horario comprendido entre las 08:30 y las 11:30 horas y los internos de los segundos pisos lo harán el segundo y cuarto sábado y domingo del mes en el horario comprendido entre las 13:30 y las 16:30 horas del día de acuerdo a lo reglamentado según los patios que integran el pabellón de alta seguridad.

El horario de ingreso de los visitantes del turno de la mañana será entre las 8:30 y 10:00 horas; la salida, será desde las 11:00 hasta las 11:30 horas.

Los visitantes del turno de la tarde podrán ingresar a partir de las 13:30 hasta las 15:00 horas y deberán salir a partir de las 16:00 hasta las 16:30 horas.

PAR.—Cuando la infraestructura física de los pabellones de alta seguridad tengan más de dos pisos, o de dos (2) patios, las visitas se programarán así:

Los internos de los pisos 1 y 3 y los patios 1, 3, la recibirán en el horario comprendido entre las 08:30 a las 11:30 horas.

Los internos de los pisos 2 y 4 y los patios 2, 4, la recibirán en el horario comprendido entre las 13:30 a las 16:30 horas.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 10º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 34.—Comunicaciones con abogados. Las comunicaciones de los internos con sus abogados defensores, se celebrará en los locutorios destinados para tal efecto.

Estas comunicaciones podrán ser objeto de interceptación por orden de autoridad judicial.

El abogado que ingrese a los pabellones de alta seguridad se someterá a las normas sobre ingreso, identificación, requisa y demás medidas tendientes a la seguridad de los internos del mismo y a la suya propia. Igualmente, se someterá al horario que determina el presente reglamento y deberá mediar autorización del interno a quien visita.

A su ingreso, el abogado deberá presentar la siguiente documentación:

1. Cédula de ciudadanía.

2. Tarjeta profesional, licencia provisional o temporal vigente o certificación del consultorio jurídico de la respectiva facultad de derecho.

3. Autorización del interno.

ART. 35.—Visitas a internos extranjeros. Los internos extranjeros tendrán los mismos derechos y obligaciones de los internos colombianos; en consecuencia, están sujetos al régimen común de visitas. Además, tendrán la posibilidad de comunicarse con los representantes diplomáticos y consulares de su Estado o de las autoridades internacionales.

El director del pabellón de alta seguridad dará aviso de la reclusión, a la embajada o consulado respectivo.

ART. 36.—(Modificado).* Visitas íntimas. El director de cada pabellón previa solicitud del interno podrá conceder una visita íntima cada sesenta (60) días siempre que se den los siguientes requisitos:

1. Solicitud escrita al director del pabellón donde se encuentra recluido, en la cual se indique el nombre, número de cédula de ciudadanía y domicilio permanente del visitante.

2. El pabellón llevará un registro con la información suministrada por el interno acerca de la identidad del visitante a efectos de controlar que la visita se efectúe por la persona autorizada.

3. Los visitantes y los visitados se someterán a las condiciones de seguridad que regulan las visitas íntimas en el pabellón.

4. Antes y después de practicarse la visita tanto el interno como el visitante serán objeto de una requisa que se practicará de conformidad con lo establecido en el artículo 55 de la Ley 65 de 1993 y el manual de procedimientos.

5. Los visitantes no podrán ingresar elemento alguno a la visita, tales como ropas, alimentos, medicinas, cigarrillos y/o tabacos, sustancias alucinógenas o sicotrópicas, armas o dinero.

PAR.—La visita íntima se efectuará en el sitio especialmente acondicionado para tal fin y el tiempo disponible estará sujeto al turno y cantidad de solicitudes elevadas a la dirección de cada pabellón.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 11º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 37.—Visitas de inspección. Para los efectos de las visitas de inspección de la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación, fiscales, personeros municipales y jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad a que se refiere al artículo 169 de la Ley 65 de 1993, por seguridad de los pabellones, se deberán reunir los siguiente requisitos:

1. Identificación: Cédula de ciudadanía y carné de la entidad correspondiente.

2. Documento escrito del director de la entidad donde conste la identificación de las personas que practicarán la visita y finalidad de la misma o en su defecto acreditar la calidad que ostenta.

3. Cumplimiento exclusivo de las funciones objeto de la diligencia.

4. Sometimiento a los controles de seguridad del establecimiento, que incluye requisa y no ingreso de elementos u objetos prohibidos al interior del centro.

ART. 38.—Visitas de autoridades judiciales y administrativas. Las autoridades judiciales y administrativas no tendrán restricción de días ni horas, para practicar visitas a los pabellones de alta seguridad, siempre y cuando sea con fines estrictamente oficiales y por ejercicio de su función o cargo.

Requisitos para su ingreso:

1. Presentación de la cédula de ciudadanía.

2. Carné de la entidad a la que se pertenece.

3. Documento escrito del jefe o director de la entidad, donde conste la identificación de las personas que la practicarán y finalidad de la visita.

Estas autoridades se limitarán a cumplir las funciones objeto de la diligencia y se someterán a los controles y normas de seguridad de los pabellones de alta seguridad.

Los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, que no trabajen en estos centros y deban ingresar para el cumplimiento de labores propias de sus funciones, deberán cumplir con el procedimiento aquí descrito, previa autorización del director.

ART. 39.—Visitas de los organismos internacionales. Los organismos internacionales como la cruz roja, Amnistía Internacional y similares que tengan convenios con el Gobierno Nacional o autorización de éste, para ingresar a los pabellones de alta seguridad contarán con la colaboración de los funcionarios del establecimiento para el exclusivo fin de su misión.

Estas personas a su vez deberán ajustarse a los reglamentos y no podrán rehusar las medidas de seguridad que se consideren prudentes para la salvaguardia de su integridad.

PAR.—El director del pabellón de alta seguridad podrá abstenerse de conceder autorización para el ingreso de los organismos mencionados en el presente artículo, cuando las condiciones de seguridad así lo aconsejen. De ello informará a los organismos internacionales.

ART. 40.—Procedimiento general para el ingreso de visitas. Al ingreso a los pabellones de alta seguridad, en general todos los visitantes deberán:

1. Presentar la cédula de ciudadanía y la documentación exigida de acuerdo con la calidad del visitante y someterse a la requisa de rigor.

2. Permitir la colocación de los sellos y la toma de fotografía ordenados por el establecimiento, hasta que se implante un sistema de identificación a través de códigos de barras o similares.

3. Pasar el control dactilar que efectuará el dactiloscopista del pabellón de alta seguridad u otro organismo de seguridad del Estado y la confrontación de ésta con la que aparece en su documento de identidad.

4. Recibir la ficha correspondiente que será devuelta a la salida, para devolución del respectivo documento. En caso de pérdida deberán cancelar el equivalente a tres (3) salarios mínimos diarios.

5. Mostrar los sellos colocados cuando el personal de seguridad lo requiera.

6. Someterse en general a las disposiciones de seguridad y correcta compostura, ordenada en este reglamento y la dirección del pabellón.

7. No ingresar en estado de embriaguez o bajo el efecto de sustancias alucinógenas o estupefacientes o que produzcan dependencia física o psíquica.

8. Ningún visitante podrá ingresar cartas, escritos, grabaciones videos cassettes o similares, electrodomésticos, gafas o anteojos; objetos que puedan deformar la identidad física de la persona; herramientas de trabajo, estudio o enseñanza, ni material para las mismas actividades; prendas de vestir diferentes a las que porta; lápices o lapiceros, ni paquetes.

9. Los visitantes que intenten ingresar o que logren ingresar elementos prohibidos se les expulsarán del pabellón y de la penitenciaría.

10. Terminado el tiempo para la visita, los visitantes serán ubicados en un espacio común del pabellón, separados de los internos hasta que se haya realizado el conteo y requisa de internos dispuestos en el manual de procedimientos. Cumplido lo anterior se ordenará la salida de los visitantes.

11. Ordenada la salida, los visitantes deberán someterse a todos los controles dispuestos en este reglamento y el manual de procedimientos adoptado.

12. Ningún visitante podrá abandonar el pabellón de alta seguridad, sin que previamente se haya realizado la confrontación dactilar que garantice la identidad de quien egrese.

Los internos no podrán conceder entrevistas a los medios de comunicación, salvo que medie autorización de la autoridad judicial de conocimiento o de la dirección general del Inpec, conforme a las previsiones del artículo 115 de la Ley 65 de 1993.

ART. 41.—Suspensión inmediata de visitas. Para los efectos del artículo 114 de la Ley 65 de 1993, la visita podrá suspenderse de manera inmediata en los siguientes eventos:

1. Cuando al interior de los pabellones, el visitante sea sorprendido o se le demuestre posesión, circulación o tráfico de sustancias psicotrópicas, estupefacientes, armas, sumas de dinero o elementos de prohibido ingreso personal, sin perjuicio, de la suspensión definitiva de la visita y la acción penal correspondiente (L. 65/93, art. 112, inc. 5º).

2. Cuando el visitante observe conductas indebidas al interior de los pabellones de alta seguridad; participe u organice mítines, manifestaciones, protestas o incurra en comportamientos que contravengan las normas del régimen interno. En este caso se podrá incluso prohibir nuevas visitas, de acuerdo con la gravedad de la falta.

3. Cuando el visitante decida voluntariamente o bajo presión del interno, permanecer en el interior del pabellón, por más tiempo del permitido o del que se haya estipulado para la visita. Se podrá en este caso, prohibir nuevas visitas por el tiempo que el director del pabellón de alta seguridad estime conveniente atendiendo la gravedad de la falta.

4. Cuando se presenten o prevean circunstancias de alteración del orden interno o razones de seguridad que hagan aconsejable tal decisión. En este caso, la visita podrá reanudarse en los días autorizados para el efecto, siempre que se haya restablecido la normalidad.

ART. 42.—Suspensión de visitas íntimas. La visita íntima se suspenderá en los siguientes eventos:

1. Por incumplimiento en los requisitos de salubridad e higiene, previo concepto del médico oficial o del médico del establecimiento.

2. Cuando a juicio de médico oficial o legista, sobreviniere enfermedad que haga prever contagio en la población de internos.

3. Cuando el interno cometa falta grave que dé lugar a sanción de supresión de visita o aislamiento.

4. Cuando para obtener este beneficio se utilicen engaños comprobados, sin perjuicio de la acción disciplinaria o penal a que haya lugar.

5. Cuando aprovechando la circunstancia de visita íntima, el interno retenga bajo cualquier pretexto al visitante por más tiempo del permitido, o de manera voluntaria el visitante decida permanecer en el interior del centro.

Una vez desaparecida la causa de la suspensión, se restablecerá la visita.

Antes y después de practicarse la visita, tanto el interno como el visitante serán objeto de requisa, la que se realizará de conformidad con lo dispuesto en el artículo 55 de la Ley 65 de 1993 y el manual de procedimientos.

PAR.—Lo anterior no obsta para el cabal cumplimiento de los requisitos de ingreso de visitas consignados en el presente reglamento.

ART. 43.—Sanciones por la suspensión de visita. El interno que dé motivos para que se suspenda una visita, no podrá gozar de este beneficio durante uno (1) a seis (6) meses, la primera vez; de seis (6) meses a doce (12) meses la segunda vez y doce (12) a (18) meses en la tercera ocasión.

CAPÍTULO IV

Aseo e higiene

ART. 44.—Higiene personal. Es deber de todo interno bañarse y afeitarse diariamente. Sin excepción, no está permitido el uso de barba ni el cabello largo.

ART. 45.—Peluquería. En los pabellones de alta seguridad, existirá el servicio de peluquería atendida por un funcionario asignado a cada pabellón de alta seguridad.

Los elementos que se requieren para realizar la labor serán suministrados por cada pabellón al momento de iniciar la actividad diariamente y recogidos al terminar la misma. Cada director de pabellón de alta seguridad, determinará el espacio que se destinará para este servicio, el oficial de servicio del mismo, supervisará la labor y será el responsable de la entrega y guarda de la herramienta de trabajo.

PAR.—Los internos que laboren en la sección de lavandería, responderán por el uso de los elementos confiados para tal actividad, así como retornar en buen estado las prendas de vestir o de cama y toallas que les sean confiadas para el lavado. El servicio se prestará en el horario y turno establecidos en el presente reglamento. El cabello acumulado de la actividad en la peluquería, será retirado, únicamente, por el funcionario designado para ejercer dicha actividad, quien lo incinerará debiendo ser verificado por el oficial de servicio.

ART. 46.—Lavandería. En los pabellones de alta seguridad, existirán lavanderías destinadas al lavado de los uniformes, prendas de vestir, toallas y ropa de cama de los internos. Este servicio será prestado por un grupo de ellos, seleccionados por la dirección del pabellón, teniendo en cuenta la modalidad del delito, la cuantía de la pena impuesta, la conducta del interno y el tiempo efectivo de pena cumplida.

PAR. 1º—Prestación del servicio de lavandería. El director designará en cada patio del pabellón, un interno para que una vez se haya efectuado el encierro vespertino, recoja las prendas que requieran del servicio de lavado. La devolución de las mismas se efectuará al día siguiente en horario similar.

El funcionario del cuerpo de custodia y vigilancia que sea designado por el oficial de servicio, vigilará el cumplimiento de esta labor.

CAPÍTULO V

Alimentación

ART. 47.—Suministro de alimentación a los internos. La alimentación se distribuirá en las horas establecidas en el horario señalado en el presente reglamento, propendiendo porque sea balanceada, para efectos de una adecuada nutrición.

La preparación y suministro de alimentos está a cargo exclusivamente del Inpec, en las dependencias acondicionadas en cada pabellón para tal fin. Queda prohibido el ingreso, la tenencia preparación y/o cocción de alimentos en los dormitorios o sitios diferentes al rancho o dependencias oficiales acondicionadas.

PAR. 1º—La prescripción médica se tendrá en cuenta para casos especiales en el suministro de alimentación al interno. El médico oficial asignado a cada pabellón de alta seguridad verificará el cumplimiento de las dietas prescritas.

PAR. 2º—Los internos que laboren en el rancho, deben portar el uniforme con las prendas requeridas, tales como botas, delantal, gorro, tapabocas, guantes entre otros, de acuerdo a lo estipulado en el respectivo contrato de suministro de alimentación.

Responderán por el buen uso y estado de los elementos a su cargo. En el caso de presentarse daño que no corresponda al normal uso de los mismos, el director del pabellón ordenará la investigación correspondiente para establecer responsabilidades y/o las acciones legales a que haya lugar.

PAR. 3º—La vigilancia y control de alimentación estará a cargo de la junta de interventoría de alimentación de cada pabellón.

CAPÍTULO VI

Recreación integral al interno

*(Nota: Modificado el título del presente capítulo por la Resolución 4328 de 2001 artículo 12º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 48.—Actividades deportivas y recreativas. Toda la población reclusa deberá beneficiarse de los programas deportivos y recreativos organizados y planeados por los docentes asignados para cada pabellón de alta seguridad encargados del centro educativo o quien haga sus veces, que deberán ser permanentes y en beneficio de los internos.

CAPÍTULO VII

Servicios de salud

ART. 49.—Definición. Se entiende por atención y tratamiento integral, la prestación de los servicios sociales básicos que se ofrecen al interno a través de un conjunto de acciones coordinadas e integradas para lograr condiciones de vida digna que posibiliten el proceso de desarrollo humano y la intervención de la problemática de disfunción social, con miras a la reinserción social.

Este conjunto de acciones será responsabilidad del grupo de atención y tratamiento, conformada por el equipo interdisciplinario de profesionales, técnicos y personal del cuerpo de custodia y vigilancia, que se organiza para la programación, ejecución y evaluación de los procesos y procedimientos de atención e intervención.

El responsable del grupo ejercerá el control del equipo a su cargo, manteniendo interlocución constante con el director del pabellón. Adicionalmente, deberá informar a la subdirección de tratamiento y desarrollo la evolución de los programas de acuerdo con lo estipulado por ésta.

ART. 50.—Servicios de atención en salud. En los pabellones de alta seguridad, se prestará el servicio de sanidad, médico y odontológico, con profesionales asignados exclusivamente a cada pabellón de alta seguridad, en el nivel uno de complejidad orientado a la prevención, protección específica, diagnóstico precoz, tratamiento y remisión de patologías y/o alteraciones que afecten la salud de los internos.

El servicio de hospitalización se prestará sólo en aquellos casos en los que el médico tenga la necesidad de establecer un período de observación con el objeto de determinar la viabilidad de aplicar el tratamiento al interior de cada pabellón, o en su defecto, la remisión a una institución de salud externa, previa coordinación con el director del pabellón, las autoridades de conocimiento (cuando son sindicados) y la división salud del Inpec.

El servicio de sanidad tendrá una cobertura de 4 horas presenciales diarias y con una disponibilidad hasta completar 24 horas del médico asignado a cada pabellón. La atención médica y odontológica se prestará dentro del horario establecido para los efectos en este reglamento. Si llegare a requerirse la atención de sanidad, por fuera del horario establecido, será atendida por el galeno u odontólogo que se encuentre en disponibilidad, a quienes se deberá llamar mediante el medio de comunicación previsto para tal evento.

PAR. 1º—Excepcionalmente la asistencia médica por parte de médicos particulares puede ser asumida por parte de los internos, de conformidad con el artículo 106 de la Ley 65 de 1993 y determinando las condiciones y medidas de seguridad correspondientes. En el evento que el interno o sus familiares estén en capacidad de asumir los costos que genere la atención médica, hospitalaria o quirúrgica y todos aquellos tratamientos que se deriven del estado de salud, en institución diferente a donde se encuentra recluido, deberán comunicarlo a la dirección general del Inpec para que decida sobre la legalidad, conveniencia y oportunidad del traslado, quedando exonerado el Inpec de cualquier responsabilidad patrimonial.

PAR. 2º—En el evento de presentarse un ataque externo, alteración del orden interno, o existan graves indicios de tales circunstancias, todos los funcionarios y contratistas del área de sanidad de los pabellones de alta seguridad, deberán permanecer en las instalaciones de los establecimientos hasta que la situación de emergencia sea superada, previa autorización de retiro del mismo.

ART. 51.—Urgencias. Las urgencias que se les presente a los internos de los pabellones de alta seguridad serán atendidas en el área de sanidad de cada pabellón. Si es necesario, previo concepto médico, el director ordenará su inmediato traslado al centro hospitalario de la red de prestadores del servicio de salud con quien el Inpec tenga contrato, con las debidas medidas de seguridad en la remisión y permanencia en dicho centro.

ART. 52.—Control de los medicamentos. Por razones de seguridad el servicio de enfermería para cada pabellón de alta seguridad es exclusivo para cada uno y su prestación será responsabilidad del médico asignado al mismo pabellón. El control del consumo y posología de los medicamentos prescritos por el médico a los internos, estará a cargo del grupo de enfermería asignado para cada pabellón de alta seguridad, bajo ninguna circunstancia se permitirá la tenencia en sitios diferentes a la enfermería o área de sanidad de medicamentos que produzcan adicción, dependencia o somnolencia.

ART. 53.—Suministro de medicamentos. La auxiliar de enfermería, suministrará al interno, en el pabellón de alta seguridad y dentro del horario establecido en la fórmula correspondiente, el medicamento que se le haya prescrito.

ART. 54.—Programas de salud preventiva y ambiental. El equipo médico del área de sanidad de cada pabellón, diseñará, ejecutará y controlará periódicamente los diferentes programas dirigidos a hacer promoción y prevención de la salud, vigilancia epidemiológica de las enfermedades de transmisión sexual Sida y demás enfermedades infectocontagiosas que puedan presentarse en la población de internos de los pabellones de alta seguridad. Igualmente, se encargará de hacer la vigilancia respectiva de las condiciones higiénicas de las diferentes áreas del pabellón. Estas actividades se llevarán a cabo en coordinación con el personal administrativo, el cuerpo de custodia y vigilancia, autoridades del Ministerio de Salud, Ministerio del Medio Ambiente, secretarías departamentales y municipales de salud, hospitales locales y con entidades que hagan parte de la red de apoyo.

De este cronograma y su ejecución deberá informarse a la subdirección de tratamiento y desarrollo del Inpec.

ART. 55.—Salud ocupacional. La dirección de cada pabellón en coordinación con las áreas de trabajo y sanidad procurará el desarrollo de actividades tendientes a propender por la salud ocupacional de los internos de los pabellones de alta seguridad, a través de un programa que contemple los siguientes aspectos:

1. Subprogramas de medicina del trabajo, orientados a mantener el más alto grado de bienestar físico, mental y social de los internos que desarrollan alguna labor como parte de su proceso de reinserción. Mediante estos subprogramas se tendrán como objetivos primordiales, de acuerdo con la capacidad y condiciones del establecimiento, ubicar a los internos en una de las actividades existentes dentro del pabellón, que resulte acorde con sus experiencias, conocimientos, capacidad, intereses y prospección laboral. En lo posible, previo al desempeño de cada labor, el interno se someterá a un proceso de capacitación e inducción que le permita trabajar correctamente en la labor asignada.

2. Subprogramas de higiene y salud ocupacional, dirigidos a establecer aceptables condiciones de saneamiento básico ambiental y seguridad industrial, que conlleven a prevenir, eliminar y controlar los factores de riesgo que puedan originar en los internos enfermedades o accidentes como consecuencia del desempeño de la labor dentro del pabellón.

3. Subprograma educativo, encaminado a formar a los internos principalmente en cuanto a lo que es la salud ocupacional, la prevención de accidentes y enfermedades y otros aspectos que se desprendan de la labor particular desarrollada.

PAR.—En caso de accidente o enfermedad de un interno durante o con ocasión del desempeño de su labor en los pabellones de alta seguridad, deberá recibir la atención médica necesaria y oportuna.

ART. 56.—Visitas de inspección al rancho. El médico asignado a cada pabellón efectuará visitas ... al rancho del mismo, para verificar si la alimentación de los ... a la dieta balanceada sugerida; comprobará la calidad, las condiciones de almacenamiento de los productos adquiridos para la preparación de la alimentación y ... higiene de los empleados y del rancho.

El médico oficial del pabellón dispondrá a cargo del contratista, de alimentación, la práctica mensual a los internos que allí laboran, de un examen médico general que incluya serología, frotis faríngeo, coprológico y BK de esputo.

ART. 57.—Defunciones. Cuando ocurra el deceso de un interno, el director del pabellón de alta seguridad informará de ello a la dirección del establecimiento, quien a su vez reportará la novedad al director general del Inpec, a las autoridades locales competentes y a los parientes que figuren en el registro, cartilla biográfica o prontuario del interno.

Cuando la causa del deceso sea violenta, luego de practicada la diligencia de levantamiento, el cadáver será trasladado a medicina legal para efectos de la diligencia de necropsia, donde permanecerá hasta por tres días en espera de ser reclamado por sus familiares; si la causa de la muerte es natural, el cadáver será trasladado a la morgue local, para ser entregado a los familiares o deudos que lo reclamen, donde permanecerá por un término igual al anterior. Vencido el mismo, sin que hubiese sido reclamado el cadáver, el establecimiento procederá a hacerlo para su inhumación.

PAR.—Los bienes y valores del interno fallecido, serán entregados a los familiares en un tiempo prudencial, para lo cual se deberán efectuar las oportunas diligencias por parte del Inpec.

CAPÍTULO VIII

Disciplina, sanciones y medios de coerción

ART. 58.—Faltas disciplinarias. Constituye falta y por lo tanto da lugar a la imposición de la sanción correspondiente, el incumplimiento de los deberes, el abuso o extralimitación de los derechos y la violación de las prohibiciones y las conductas tipificadas en el artículo 121 de la Ley 65 de 1993.

ART. 59.—Derechos. Son derechos de los internos, los siguientes:

1. El reconocimiento y respecto de su dignidad humana.

2. El reconocimiento y respeto de sus derechos fundamentales.

3. E ejercicio de sus derechos fundamentales dentro de los límites que exigen la guarda de la seguridad, del orden interno, la disciplina condiciones de moralidad, convivencia pacífica y salubridad, en aras de cumplir los fines de la pena para los condenados y la detención preventiva en el caso de los sindicados.

4. Recibir un tratamiento cortés, con arreglo a los principios de las relaciones humanas.

5. Presentar sus solicitudes y ser contestadas dentro de los términos de ley.

ART. 60.—Deberes. Son deberes de los internos:

1. Cumplir las normas y reglas de convivencia, cotidianidad y visitas establecidas en el régimen interno del pabellón.

2. Obedecer las órdenes impartidas por las autoridades penitenciarias.

3. Mantener su presentación personal en condiciones higiénicas y sus dormitorios en orden y aseado.

4. Ser diligente en el trabajo, estudio y enseñanza y cumplir los horarios establecidos.

5. Guardar el debido respeto a sus compañeros, funcionarios, colaboradores del establecimiento y visitantes, evitando la agresión verbal y burlas o ridiculizarlos, así como el debido respeto por la justicia y las instituciones del Estado.

6. Cuidar y mantener en buen estado el vestuario, los objetos de uso personal, las herramientas de trabajo, los materiales de estudio o enseñanza y los demás que se le hayan facilitado o entregado para su uso en forma temporal, provisional o permanente que sean de propiedad del establecimiento.

7. Respetar la privacidad y correspondencia de sus compañeros.

8. Asistir a los actos solemnes o colectivos preparados por la dirección del establecimiento o pabellón.

9. Hacer entrega oportuna de los bienes o herramientas que se le hayan confiado para su cuidado o la realización de la actividad que se le ha asignado.

10. Las demás que establezca la ley, el reglamento general del Inpec y el presente reglamento.

ART. 61.—Prohibiciones. Constituyen prohibiciones expresas sin excepción ninguna para todos los internos entre otras las siguientes:

1. Consumir cigarrillo o tabaco o pipa en los dormitorios.

2. La tenencia de armas de fuego, cortopunsantes y/o contundentes.

3. Posesión, consumo o comercialización de sustancias alucinógenas o que produzcan dependencia física, psíquica o de bebidas embriagantes.

4. Agredir, amenazar o asumir grave actitud irrespetuosa contra personas que presten sus servicios en el pabellón, a funcionarios judiciales, administrativos, los visitantes y los compañeros.

5. Propiciar tumultos, motines, lanzar gritos sediciosos para incitar a los compañeros a la rebelión, u oponer resistencia para someterse a las sanciones impuestas.

6. Falsificar documentos públicos o privados que pueda servir de prueba o consignar en él una falsedad.

7. Hacer uso, dañar con dolo o disponer abusivamente de los bienes de la institución.

8. Lanzar consignas o lemas subversivos.

9. Hacer proselitismo político.

10. Evadir las sanciones impuestas.

11. Dañar los alimentos destinados al consumo del pabellón.

12. Tener una actitud negligente, habitual en el trabajo, en el estudio o en la enseñanza.

13. Presentar conductas obscenas.

14. Intentar, facilitar o consumar la fuga.

15. Participar o promover y/o incitar protestas colectivas.

16. Modificar, alterar o suprimir la señalización o información fijada en el establecimiento por autoridad competente.

17. Participar en juegos de suerte o azar.

18. Facilitar, promover, permitir o realizar comunicaciones o correspondencia clandestina con otros internos y/o con extraños.

19. Uso de dinero.

20. Organizar expendios clandestinos o prohibidos.

21. Entrar, permanecer o ingresar en áreas de acceso prohibido o no contar con autorización para ello en lugares cuyo acceso está restringido.

22. Incumplir gravemente el régimen interno y/o las medidas de seguridad del pabellón.

23. Realizar conductas dirigidas a menoscabar la seguridad y/o tranquilidad del establecimiento o pabellón.

24. Realizar actividades diferentes a las autorizadas por la dirección del pabellón, para la redención de pena en sus sitios de estudio, trabajo o enseñanza.

25. Hurtar, ocultar o sustraer objetos de propiedad o de uso de la institución, de los internos o del personal de la misma.

ART. 62.—Sanciones. Las sanciones tienen por finalidad encauzar la conducta de quien ha infringido las normas de convivencia penitenciaria o carcelaria y podrán ser calificadas como leves o graves.

Las faltas leves tendrán las siguientes sanciones:

1. Amonestación con anotación en su prontuario si es un detenido, o en su cartilla biográfica si es un condenado.

2. Privación del derecho a participar en actividades de recreación hasta por ocho días.

3. Supresión hasta de cinco visitas sucesivas.

Las(sic) tendrán las siguientes sanciones:

1. Pérdida del derecho de redención de la pena hasta por sesenta (60) días.

2. Suspensión hasta de diez visitas sucesivas.

3. Aislamiento en dormitorios hasta por sesenta (60) días tratándose de condenados y treinta (30) días de sindicados.

ART. 63.—Estímulos. Los directores de los pabellones de alta seguridad, podrán otorgar estímulos observando lo establecido en los artículos 129 a 132 de la Ley 65 de 1993.

ART. 64.—Aislamiento. Cuando el aislamiento se imponga como medio de coerción, el interno pasará a ocupar un sitio del pabellón destinado para tal fin, será reconocido por el médico y visitado exclusivamente por el funcionario encargado.

El médico visitará con cierta regularidad al interno aislado e informará al director si considera necesario poner término o modificar la medida por razones de salud física o mental.

ART. 65.—Medios de coerción. Para los efectos señalados en el artículo 125 de la Ley 65 de 1993 se consideran medios coercitivos: El aislamiento provisional, la fuerza física personal, el empleo de los bastones de mando, los gases antimotines y las esposas. Su aplicación no podrá prolongarse más allá del tiempo estrictamente necesario, para la situación de anormalidad presentada.

ART. 66.—Uso de fuerza física y empleo de las armas. Contra los internos solo se usará la fuerza necesaria para contener su resistencia a una orden legal o reglamentaria impartida por una autoridad penitenciaria o para conjurar una evasión o fuga. Los miembros de la guardia o de la policía que tengan que recurrir al empleo de la fuerza, o de las armas lo harán en la medida estricta y racionalmente necesaria, iniciándose el interactuar con el interno desde el nivel de solicitud verbal de cooperación hasta el uso de las armas, si fuera necesario, para proteger la vida y la integridad de los funcionarios, e internos y la propiedad estatal. El desarrollo de los niveles de la fuerza están orientados por los procedimientos operativos contemplados en el manual respectivo.

ART. 67.—Informe de la comisión de delitos al interior del pabellón. Cada vez que se presente la comisión de un delito al interior de los pabellones, el director de cada uno de ellos o en su defecto podrá hacerlo cualquier funcionario, formulará sin dilación la denuncia penal correspondiente, informará de ello al juez de ejecución de penas y medidas de seguridad o a la autoridad judicial por cuenta de la cual se encuentre el presunto infractor; pondrá igualmente el hecho en conocimiento del director regional correspondiente y del director general del Inpec, y abrirá de manera inmediata la investigación disciplinaria, si es del caso.

En el evento de fuga, el director del pabellón la comunicará al establecimiento, la dirección general, la Fiscalía General de Nación, al Departamento Administrativo de Seguridad, DAS y la Policía Nacional, suministrando los datos de identificación física y jurídica del fugitivo y desplegará la actividad indispensable para conseguir la recaptura. El director regional correspondiente verificará el cumplimiento de las disposiciones aquí señaladas y abocará la investigación cuando sea de su competencia.

CAPÍTULO IX

Trabajo, educación y enseñanza

ART. 68.—Disposiciones de pena relativas a redención de pena por trabajo, estudio y enseñanza. Son actividades de redención de pena, el trabajo, el estudio y la enseñanza, previamente diligenciadas y avaladas por la junta de trabajo, estudio y enseñanza, cuya ejecución estará a cargo de profesionales previamente seleccionados y aprobados por la dirección de la penitenciaría y la labor en general será coordinada y dirigida por funcionarios de las respectivas áreas de tratamiento y desarrollo de la misma. Las actividades válidas para estos efectos judiciales se encuentran reguladas por la resoluciones 2376 y 3889 de 1997, expedidas por la dirección general del Inpec.

PAR. 1º—Son actividades de redención por trabajo al interior de los pabellones de alta seguridad, la artesanales, mantenimiento y servicios, así:

Artesanales. Actividades individuales desarrolladas por los internos que posean habilidades en algún arte u oficio.

Mantenimiento. Corresponde a las actividades de embellecimiento y conservación de la parte interna de los pabellones, a excepción de las labores de aseo y conservación de los dormitorios que es deber y responsabilidad del interno que las ocupa.

Servicios. Corresponde a las actividades desarrolladas en beneficio general de la población reclusa de los pabellones, tales como rancho o cocina y lavandería.

Por cada dos días de trabajo se redimirá un día de reclusión. Constituye un día de trabajo ocho horas.

PAR. 2º—Son actividades de redención por estudio: La educación formal, no formal, informal y superior.

Educación formal. Es aquella que se imparte por establecimientos educativos aprobados en una secuencia regular de ciclos lectivos con sujeción a pauta curriculares progresivas y conducentes a grados y títulos.

Educación no formal. Es toda instrucción cuyo objeto es complementar, actualizar, suplir conocimientos y formar en aspectos académicos o laborales, sin sujeción al sistema de niveles y grados.

Educación informal. Es todo conocimiento libre y espontáneamente adquirido proveniente de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios impresos, tradiciones, costumbres, comportamientos sociales y otros no estructurados.

Son actividades de educación no formal los cursos, talleres, seminarios, u otro tipo de evento educativo que se realiza en varias sesiones con el fin de promover la formación humana ciudadana, el crecimiento personal y la capacitación en artes u oficios.

Las actividades de educación informal tienen el mismo propósito de las actividades de educación no formal, pero se diferencian de ellas, en que son actividades puntuales que se realizan a través de un evento único, por ejemplo conferencias, charlas, seminarios, talleres, video-foros y otros.

Dado que las actividades de educación no formal e informal, no están sujetas al sistema de niveles y grados para que puedan ser tenidas en cuenta como válidas para redención de pena, deben estar inscritas dentro de un programa debidamente estructurado y previa presentación y aprobación por parte de los responsables de la sección educativa en el que se establezca con claridad el objetivo, la intensidad horaria requerida, el tiempo y las etapas fijadas dentro del proceso general, el contenido temático y los parámetros para la evaluación del rendimiento en las cuales pueda verificarse su seguimiento y evaluación de quienes se benefician de ellas.

El acceso de los internos de los pabellones de alta seguridad a los programas de educación no formal e informal deberá ser aprobado por la junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza.

Por cada dos días de estudio se redimirá un día de reclusión. Constituye un día de estudio, la dedicación a esta actividad durante seis (6) horas que pueden realizarlas en días diferentes.

PAR. 3º—Son actividades de redención por enseñanza: Las actividades que cumpla el interno como instructor o educador en cursos de alfabetización, enseñanza primaria, secundaria, artesanal, técnica y de educación superior. El interno aspirante deberá demostrar su idoneidad mediante la presentación de los correspondientes títulos universitarios, técnicos o tecnológicos expedidos por centros de educación debidamente aprobados por las autoridades competentes, cuyas copias deberán reposar en la hoja de vida del interno.

Constituye un día de enseñanza la dedicación a esta actividad durante cuatro (4) horas. Por cada dos días de enseñanza se le abonará un día de reclusión.

ART. 69.—Control de gestión. La junta de evaluación trabajo, estudio y enseñanza en coordinación con el consejo de evaluación y tratamiento de cada pabellón, rendirá un informe semestral a la subdirección de tratamiento y desarrollo, para lo de su cargo, de todos y cada uno de los frentes de trabajo que se tenga al interior de los pabellones de alta seguridad y su impacto en la población reclusa.

ART. 70.—Servicio social. Para garantizar la libertad religiosa y de cultos, la dirección de cada pabellón elaborará un censo en la población reclusa de los mismos con el propósito de identificar la religión o culto a la que pertenece, sin perjuicio de respetar el derecho que le asiste de no divulgar su credo religioso y de establecer si desea o no el interno asistencia de su parte.

Los ministros de culto, iglesia o confesión religiosa que ingresen a los pabellones de alta seguridad para brindar asistencia espiritual a un interno o grupo de ellos, deberá acreditar dicha calidad de conformidad con lo dispuesto en la Ley 133 de 1994; serán sometidos al mismo tratamiento dado a la capellanía del establecimiento.

PAR.—Todos los colaboradores externos que presten el servicio social en los pabellones de alta seguridad, se someterán al estudio de seguridad correspondiente, de cuyo resultado dependerá la autorización de ingreso por parte de la dirección del pabellón.

ART. 71.—Modalidades de trabajo. Para la promoción y fortalecimiento de los frentes de trabajo de los pabellones de alta seguridad, sólo se adopta la modalidad de administración directa.

Administración directa: Cuando la administración del Inpec pone a disposición de los internos de los pabellones de alta seguridad, los recursos del Estado, necesarios para el desarrollo de actividades industriales, de servicios y artesanales, con carácter empresarial y controla directamente el desarrollo económico y social de las mismas.

ART. 72.—Adquisición de materias primas. En la adquisición de materias primas, equipos, máquinas, herramientas y demás elementos que puedan ser necesarios para el funcionamiento de los talleres el instructor o jefe de talleres, debe dar bajo su responsabilidad el concepto sobre la calidad de los recursos a adquirir. Es también responsable de la conservación de herramientas, muebles y utensilios.

ART. 73.—Control de herramientas. En los pabellones de alta seguridad para efectos del desarrollo de las actividades industriales y de servicios, existirá un estricto control sobre los elementos necesarios para ejecución de cada una de estas actividades que estará a cargo del jefe de taller o instructor de áreas.

Los controles diseñados para los elementos utilizados en actividades de redención, también serán aplicados a todas las actividades de servicio al interno tales como las médicas, el rancho, lavandería, odontológica y de laboratorio clínico.

Los controles de herramientas y demás elementos señalados en esta norma, contendrán los procedimientos de clasificación que permita minimizar los riesgos de uso por parte del interno en las actividades que desarrolle.

Para los efectos anteriores, se denomina herramienta todo elemento utilizado para facilitar la realización de actividades en las áreas industriales, educativas, de alimentación, lavandería, sanidad y mantenimiento.

El manual de procedimientos adoptado para los pabellones de alta seguridad contendrá el control sobre herramientas, su manejo, almacenamiento y responsables y las clasificará conforme a los siguientes criterios:

1. Clase AA. Grupo de herramientas que ofrecen riesgos para la seguridad de los pabellones al ser usada como arma por parte de los internos, que exige mantener una vigilancia constante sobre la persona que las usa, reserva sobre el lugar de su almacenamiento. Se catalogan como peligrosas.

2. Clase A. Grupo de herramientas que pueden ser usadas para la fabricación de herramientas o elementos peligrosos para ser usados como armas. Se incluye como parte de este grupo los elementos posibles de ser afilados, los que al romperlos proveen medios de agresión y/o que sirvan para producir afilados, puntas o similares. Se catalogan como de alto riesgo.

3. Clase B. Grupo de herramientas que no ofrece riesgos para la seguridad del establecimiento o las personas. Son catalogadas como de bajo riesgo.

PAR.—Al término de cada actividad, el responsable de la guarda de herramientas deberá verificar la existencia de todas y cada una de ellas. En caso de extravío o pérdida de una herramienta, el funcionario responsable dará aviso inmediato al oficial de seguridad, para que en coordinación con el oficial de servicio, dispongan los operativos necesarios para la recuperación de la misma y el reporte de la novedad dirigida al director del establecimiento.

Cada vez que un funcionario solicite la compra de un elemento que pueda ser catalogado como herramienta, debe verificar la existencia de éste en el listado de clasificación de herramientas, con el propósito de identificar la clase asignada al mismo, según el nivel de riesgo que ofrezca.

ART. 74.—Ahorro y descuento. De la remuneración mensual del interno en los diferentes frentes de trabajo de los pabellones, se descontará un diez por ciento (10%) con destino a la caja especial de este centro, un diez por ciento (10%) para ahorro y el excedente será de libre disposición.

El dinero de libre disposición y el destinado a ahorro obligatorio pasarán a la cuenta del interno a que hace referencia el presente reglamento.

TÍTULO V

Órganos penitenciarios y carcelarios

CAPÍTULO I

Órganos colegiados

ART. 75.—Órganos colegiados. En los pabellones de alta seguridad funcionarán los siguientes órganos colegiados:

1. Consejo de disciplina.

2. Consejo de seguridad.

3. Consejo de evaluación y tratamiento.

4. Junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza.

5. Junta de asignación de dormitorios.

6. Consejo de interventoría y seguimiento de alimentación.

PAR.—El director del pabellón de alta seguridad podrá crear otros órganos colegiados que se consideren necesarios para la buena marcha del mismo, para lo cual adicionará el presente reglamento lo que deberá ser aprobado por el director general del Inpec.

ART. 76.—Consejo de disciplina. Es el órgano encargado de evaluar y calificar la conducta de los internos. Está integrado por:

— El director del establecimiento o su delegado quien los presidirá.

— El director del pabellón.

— El oficial de servicio.

— El asesor jurídico.

— El jefe de talleres.

— El jefe de la sección educativa.

— El trabajador social.

— El médico.

— El personero municipal o su delegado y

— Un representante elegido por la población reclusa del pabellón, de acuerdo a lo consagrado en el artículo 118 de la Ley 65 de 1993.

PAR. 1º—Sesiones. El consejo de disciplina se debe reunir ordinariamente cada noventa (90) días y evaluará la conducta de los internos de cada patio por separado con la asistencia del representante de la población de internos correspondiente al mismo.

Sesionará extraordinariamente cuando sea convocado por el director del pabellón o a petición justificada de uno de sus miembros.

PAR. 2º—Elección del representante de los internos ante el consejo de disciplina. Cada patio, tendrá ante el consejo de disciplina un representante de la población de internos que alberga, con su respectivo suplente, quien asistirá a las sesiones del consejo, donde se trate asuntos relacionados con internos de su respectivo patio.

Para efectos de la designación del representante de los internos ante el consejo de disciplina, cada patio presentará ante el director del pabellón una lista compuesta como mínimo de un (1) interno con su suplente por cada piso.

Todo candidato que integre la lista presentada a la dirección del pabellón, debe registrar una calificación mínima de conducta buena por un tiempo de un año o más.

El director del pabellón, de la lista presentada por los internos, autorizará al recluso que llevará la representación de los internos del patio respectivo, previa consideración del delito y conducta observada por los candidatos propuestos.

La elección de los representantes de los internos ante el consejo de disciplina se efectuará cada seis meses y en ningún caso podrán ser reelegidos.

Los miembros tendrán voz y voto, excepto el representante de los internos, quien solo voz.

Las decisiones se tomarán por mayoría simple de los asistentes. De cada sesión se levantará un acta, debidamente numerada y fechada, a cargo del secretario del consejo quien será designado por el presidente.

ART. 77.—Funciones del consejo de disciplina. El consejo de disciplina tendrá como funciones:

1. Estudiar y calificar la conducta de los internos cada tres (3) meses, y excepcional de este término cuando se presenten los siguientes eventos:

— Cuando el interno sea trasladado a otro establecimiento penitenciario o carcelario.

— Cuando proceda el trámite jurídico de subrogados penales.

2. Dar concepto previo al director sobre el otorgamiento de estímulos a los internos merecedores de ellos.

3. Expedir certificaciones de conducta de los internos.

4. Recaudar los informes del personal del establecimiento que le sea indispensable para el mejor desempeño de su cometido.

5. Proponer los internos instructores o monitores a solicitud del coordinador del área respectiva.

6. Las demás funciones que le sean asignadas por vía legal.

ART. 78.—Calificación de la conducta. La conducta de los internos será calificada como ejemplar, buena, regular o mala, de acuerdo a los siguientes parámetros:

Observancia del reglamento para los pabellones de alta seguridad y de los que rijan el trabajo, el estudio o la enseñanza, relaciones con los superiores y compañeros, cumplimiento de las disposiciones internas disciplinarias, cooperación en las actividades programadas en el pabellón e informaciones que permitan prevenir hechos que afecten el orden y la seguridad del pabellón.

Será calificada como ejemplar la conducta del interno que observe de manera absoluta lo establecido en el inciso anterior, que no haya sido sancionado disciplinariamente dentro del período a calificarse y que haya obtenido tres (3) calificaciones previas y consecutivas de “buena”.

Para calificar la conducta como buena, se requiere que el interno haya cumplido a cabalidad lo establecido en el inciso 2º de este artículo y no haya sido sancionado disciplinariamente dentro del período a calificarse.

La conducta será regular si dentro del período objeto de calificación, el interno ha sido sancionado por la comisión de máximo dos (2) faltas leves.

Se calificará como mala la conducta del interno que durante el período a evaluar ha sido sancionado por la comisión de más de dos (2) faltas leves o una o más faltas graves.

ART. 79.—(Modificado).* Consejo de seguridad. En los pabellones de alta seguridad habrá un consejo de seguridad, integrado por:

— El director del pabellón quien lo preside.

— El director del establecimiento.

— El oficial de servicio.

— El comandante de vigilancia del establecimiento.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 13º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 80.—Funciones del consejo de seguridad. El consejo de seguridad tendrá las siguientes funciones:

1. Determinar el espacio carcelario de cada pabellón de alta seguridad, de acuerdo con lo señalado en el parágrafo 2º del artículo 31 y el inciso 3º del artículo 33 de la Ley 65 de 1993.

2. Preparar con los cuadros de mando los planes operativos, estratégicos, tácticos y logísticos de seguridad y contra incendios o calamidades en general, los cuales serán comunicados al director regional correspondiente para su conocimiento, evaluación y aprobación.

3. Verificar que el personal de guardia penitenciaria y Policía Nacional de servicio en los pabellones, reciban entrenamiento quincenal sobre ejercicios de seguridad y equivalentes, de acuerdo con la respectiva orden de operaciones.

4. Impartir las instrucciones para que la guardia penitenciaria y la Policía Nacional anote en los libros respectivos, las revistas que deben pasar regular y diariamente.

5. Reunirse ordinariamente cada quince (15) días para evaluar la seguridad de cada pabellón de alta seguridad, verificar la ejecución de los planes de seguridad y de defensa ordenados y practicar constantes y pormenorizadas visitas de inspección al interior y exterior del pabellón, dejando constancia de ello. Extraordinariamente se reunirá en cualquier momento a petición de uno de los miembros que lo integran.

6. Atender y comunicar los planes de seguridad propios e incorporar a ellos las medidas tomadas por las fuerzas militares o la policía. El consejo reunirá en el establecimiento a las personas interesadas en estos aspectos, para su examen y operación.

7. Expedir directivas periódicas sobre la vigilancia interna y externa del pabellón, de acuerdo con el artículo 31 de la Ley 65 de 1993, y

8. Vigilar que se cumplan los distintos grados de alistamiento del personal de la guardia y la Policía Nacional.

9. Conocer y coordinar de acuerdo con el artículo 32 de la Ley 65 de 1993 la conducción de operaciones para la asistencia militar y el control operacional según las atribuciones definidas por el Ministerio de Defensa.

10. Disponer, recibir y evaluar las informaciones de inteligencia y contra-inteligencia interna y externa, adoptando las medidas y tomando las decisiones necesarias para neutralizar, controlar o superar las situaciones que afecten o puedan afectar la seguridad o el orden en los pabellones.

11. Las demás funciones que le sean asignadas.

De las sesiones celebradas, los puntos tratados y las actividades realizadas se deberá enviar un informe a la respectiva dirección regional, los cinco (5) primeros días de cada mes. En el evento de tenerse noticia de una situación inminente que pueda perturbar la seguridad del pabellón, de la penitenciaría o de otros establecimientos, se pondrá en conocimiento inmediato de la dirección general del Inpec.

ART. 81.—Consejo de evaluación y tratamiento. Es el grupo interdisciplinario encargado de realizar el tratamiento penitenciario de los condenados, conforme a la dignidad humana y las necesidades particulares de cada sujeto. Se realiza a través de la educación, instrucción, el trabajo, la actividad cultural, recreativa y el deporte como las relaciones familiares, de acuerdo con el artículo 143 del Código Penitenciario y Carcelario.

PAR.—Entiéndese por equipo interdisciplinario el conjunto de profesionales, técnicos y cuerpo de custodia y vigilancia asignados a cada pabellón de alta seguridad para brindar atención básica integral a toda la población de internos.

ART. 82.—(Modificado).*Integración del consejo de evaluación y tratamiento. El consejo de evaluación y tratamiento de cada pabellón de alta seguridad estará conformado por profesionales de las siguientes disciplinas:

— Director del pabellón.

— Derecho.

— Sicología.

— Pedagogía.

— Trabajo social.

— Medicina.

— El oficial de servicio.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 14º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 83.—Funciones del consejo de evaluación y tratamiento. Son funciones del consejo de evaluación y tratamiento las siguientes:

1. Expedir su propio reglamento.

2. Hacer seguimiento individual al interno desde el momento de su ingreso, mediante el estudio de la cartilla biográfica, documentos, entrevistas personales y familiares y a través de la observación de su comportamiento en general, dejando la respectivas constancias en la hoja de vida correspondiente.

3. Estudiar desde el punto de vista de las diferentes disciplinas al condenado e indicar el proceso de intervención que requiere, el término durante el cual se realiza el proceso de intervención y los mecanismos de comprobación de respuesta o resultado del proceso de intervención del interno.

4. Formular observaciones y sugerencias ante la junta de evaluación de trabajo estudio y enseñanza respecto de las actividades de redención que realizan los reclusos bajo tratamiento, observando las disposiciones que rigen la materia.

5. Asesorar al juez de ejecución de penas y medidas de seguridad en las decisiones que debe adoptar en relación con la ejecución de las penas.

6. Las demás que le sean asignadas por ley o reglamento, acordes con su naturaleza.

El consejo de evaluación y tratamiento actuará bajo la responsabilidad y coordinación del director del pabellón.

ART. 84.—(Modificado).* Junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza. En cada pabellón de alta seguridad existirá una junta de evaluación de trabajo, estudio y enseñanza constituida por:

— El director del pabellón quien lo presidirá.

— El oficial de servicio.

— El funcionario coordinador de tratamiento progresivo.

— Un psicólogo o trabajador social.

*(Nota: Modificado por la Resolución 4328 de 2001 artículo 15º del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario)

ART. 85.—Funciones de la junta de trabajo, estudio y enseñanza. Son funciones de la junta de trabajo, estudio y enseñanza, las siguientes:

1. Evaluar el trabajo de cada interno, previa verificación de los instrumentos de control y seguimiento de asistencia al lugar de trabajo, conducta, rendimiento, calidad e intensidad de labores y conducta observada por el interno, diseñados para cada recluso.

2. Evaluar el estudio y enseñanza realizado por cada interno, previa verificación de los instrumentos de control y seguimiento de asistencia, conducta y sistemas de logros mediante exámenes de las materias que integran el estudio y la enseñanza, diseñados para cada recluso y conforme a la actividad a evaluar.

3. Conceptuar ante la dirección del pabellón sobre el ingreso de los internos a las actividades laborales o educativas, de acuerdo con su aptitud y vocación, la disponibilidad del establecimiento y las actividades generadoras de redención, señaladas por la dirección general del Inpec.

PAR. 1º—La evaluación y el concepto de que trata el presente artículo, se extenderán por escrito y constituirá la base para la expedición de los certificados por parte del director del pabellón, para efectos de la redención de pena y la amortización de la multa mediante trabajo no remunerado, copia de este certificado reposará en la cartilla biográfica o prontuario del interno.

PAR. 2º—La evaluación del trabajo, estudio y enseñanza se efectuará mensualmente.

En la dirección de cada pabellón se llevará un registro de las evaluaciones individuales del interno, relacionadas con las actividades de redención de conformidad con lo previsto en la resoluciones 2376 y 3839 de 1997.

La evaluación que la junta realiza sobre la actividad de redención autorizada, deberá ser remitida a la autoridad competente, anexando certificado de tiempo de labores expedido por la dirección del pabellón para que proceda el reconocimiento judicial de tiempo de redención.

ART. 86.—Junta de asignación de dormitorios. Existirá una junta de asignación de dormitorios encargada de clasificar los dormitorios donde se ubicaran los internos por categorías atendiendo los criterios de clasificación determinados en la ley y el presente reglamento.

PAR.—La junta de dormitorios, sesionará ordinariamente los días en que haya ingreso de internos a los pabellones de alta seguridad; y extraordinariamente para estudiar las reubicaciones de las solicitudes hecha por los internos los días viernes de cada semana. Su reunión se efectuará en el lugar de recepción.

ART. 87.—Integración de la junta de asignación de dormitorios. La junta de asignación de dormitorios, estará conformada por los siguientes funcionarios:

— El director del pabellón quien lo preside.

— El asesor jurídico.

— El jefe de sanidad.

— El oficial de servicio.

— Un trabajador social o psicólogo.

ART. 88.—Funciones de la junta de distribución de patios y asignación de dormitorios. Son funciones de la junta de distribución de patios y asignación de celdas, las siguientes:

1. Entrevistar a las personas que por orden administrativa de traslado o fijación, ingresen a los pabellones, una vez haya concluido el proceso de ingreso.

2. Evaluar al interno respecto de sus condiciones personales, familiares, laborales, sico-sociales, educativas, médicas, jurídicas y antecedentes que registre, tomando como base para ello, los datos que reposen en su hoja de vida.

3. Ubicar y clasificar a los internos por categorías, en los diferentes patios y dormitorios de acuerdo con los siguientes parámetros: edad, separando los jóvenes de los adultos, los condenados de los sindicados; naturaleza del hecho punible; antecedentes; estado de salud y conducta observada en su tiempo de reclusión, si lo tuviere, teniendo en cuenta las condiciones de cada pabellón.

4. Estudiar y aprobar las solicitudes de traslado de dormitorios al interior del mismo pabellón, mediante el análisis de la hoja de vida del respectivo interno y de los motivos de la solicitud, previa consideración del diagnóstico que sobre el recluso presente el consejo de evaluación y tratamiento.

PAR.—La junta de distribución de patios y asignación de dormitorios, por cada sesión levantará un acta donde se consignará la distribución de la población reclusa en los diferentes patios y dormitorios, el traslado de un interno de su dormitorio, así como de los motivos en que se fundamenta su decisión. El traslado de dormitorio de los internos, sin excepción, sólo procede por autorización de la misma junta.

ART. 89.—Consejo de interventoría y seguimiento de alimentación. Es el órgano encargado de efectuar la inspección, control y seguimiento del cumplimiento de los contratos de alimentación de cada centro de reclusión.

ART. 90.—Integración del consejo de interventoría y seguimiento de alimentación. El consejo de interventoría y seguimiento de alimentación de cada pabellón de alta seguridad estará compuesto por:

— El director del pabellón quien lo preside.

— El funcionario del área jurídica.

— El funcionario del área de sanidad.

— El trabajador social.

— El oficial de servicio.

— El administrador del contrato.

— Un representante de los internos de cada pabellón.

ART. 91.—Funciones del consejo de interventoría y seguimiento de alimentación. Son funciones del consejo de interventoría y seguimiento de la alimentación, las siguientes:

1. Inspeccionar semanalmente el estado de conservación y almacenamiento de los alimentos en el lugar y dependencia determinada para estos efectos.

2. Verificar periódicamente la calidad de la alimentación a suministrar para los internos.

3. Verificar las condiciones higiénicas en el suministro de la alimentación a los internos.

4. Pasar revista permanente y selectiva a las zonas de alimentación del pabellón con el objeto de verificar y controlar el proceso de distribución de los alimentos dentro de su calidad y cantidad.

5. Controlar y exigir el cumplimiento de las obligaciones del contratista en el suministro de la alimentación de internos, en los términos pactados en el contrato respectivo.

PAR.—El consejo de interventoría y seguimiento levantará un acta donde consignará las actividades que desarrolle en el cumplimiento de sus funciones, lo que observare y las medidas adoptadas para subsanar las irregularidades que revistan la ejecución del contrato de alimentación.

Copia del acta se remitirá a la división de servicios administrativos del Inpec, para los trámites que estime necesarios en pro de la protección de los intereses de la institución y el bienestar de los internos. Así mismo, enviará un informe semestral al director regional correspondiente, sobre el cumplimiento de los contratos de alimentación.

ART. 92.—Designación del representante de cada patio ante el consejo de interventoría y seguimiento de alimentación. El director de cada pabellón designará de la población reclusa del patio respectivo, el interno que los representará durante el procedimiento de verificación, control e inspección de la alimentación que adelante el consejo de interventoría y seguimiento en el pabellón.

TÍTULO VI

Seguridad y defensa penitenciaria y carcelaria

CAPÍTULO I

Plan permanente de seguridad y defensa

ART. 93.—Plan de seguridad. La seguridad es condición esencial de los pabellones de alta seguridad, lo que exige de la policía, ejército y demás organismos de seguridad su colaboración y apoyo.

ART. 94.—Criterios para elaboración del plan de seguridad. Serán criterios para la elaboración del plan de seguridad de los pabellones de alta seguridad las características de su infraestructura física, su ubicación geográfica, área de terreno, espacio penitenciario, cantidad y calidad de los reclusos y el recurso humano que en ella labora.

ART. 95.—Medidas adoptadas. Hacen parte del plan de seguridad:

— El proceso de ingreso del interno.

— Las requisas simples, visuales y de área.

— Las requisas sorpresivas, colectivas y las rutinarias.

— Custodia y control interno y externo de los reclusos.

— La categorización de los pabellones.

— Autorización y prohibición de elementos.

— Regulación del ejercicio de derechos.

— Todas la demás que se adopten.

ART. 96.—Tácticas de prevención. Son todos los controles y acciones contenidas en los manuales de procedimientos adoptados para los pabellones tendientes a minimizar los riesgos sobre la integridad física de los funcionarios, visitantes e incluso los mismos internos y la propiedad del Estado.

ART. 97.—El sistema de seguridad. El sistema de seguridad y defensa que constituye el apéndice reservado del presente reglamento contendrá:

1. Sistema de control y seguridad:

a) Del área interior.

a.1) Control de movimiento de personal.

a.2) Inspección sobre el área de personal y zonas vulnerables;

b) Del área exterior:

b.1) Control de espacios penitenciarios.

b.2) Censo de habitante, propietarios y establecimientos de comercio;

c) Control de entrada al establecimiento;

d) Identificación de personal y requisas;

e) Identificación de vehículos;

f) Desarrollo de actividades y desplazamientos al interior del pabellón bajo custodia o escolta;

g) Identificación y señalización de áreas restringidas y/o prohibidas;

h) Determinación clara de las áreas de visita;

i) Planes de contingencias;

j) Identificación de los medios que se utilizan en la seguridad física de las instalaciones;

k) Consignas permanentes para la comprobación de la seguridad física de las instalaciones del pabellón;

l) Determinación clara y conocida por el personal sobre su ubicación y responsabilidad en caso de ataque sorpresivo;

m) Reglas y modalidades del alistamiento y la disponibilidad;

n) Reglas de seguridad en la remisión y traslado de internos:

n.1) Indicación de los elementos a utilizar en una remisión o traslado, su uso y el responsable de ello;

n.2) Medios de transporte a utilizar en remisión o traslado;

n.3) Requisas a efectuarse en el transcurso de una remisión y/o traslado;

n.4) Criterios para la elección de ruta;

n.5) Porte, uso de armas de fuego y la fuerza física;

n.6) Comportamientos que debe asumir el custodio en el transcurso de la remisión y/o traslado;

n.7) Determinación de las conductas de prohibida observación en el transporte de internos;

n.8) Coordinación de cada plan específico de remisión o traslado de internos con los comandantes de brigada, batallón o comando de policía.

ART. 98.—Derogatoria. La presente resolución deroga en todas sus partes la Resolución 2959 del 10 de septiembre de 2001 y demás disposiciones que le sean contrarias.

ART. 99.—Publicación. El presente reglamento de régimen interno será publicado en los términos que señala la Ley 57 de 1985, e insertado en una cartelera de información general en cada pabellón de alta seguridad que integran el sistema nacional penitenciario, para garantizar su eficacia.

ART. 100.—Vigencia. El presente reglamento rige a partir de su expedición.

Dado en Bogotá, D.C., a 19 de septiembre de 2001.

_______________________________________