RESOLUCIÓN 35 DE 1991 

(Mayo 8)

“Por la cual se definen unas operaciones de cambio exterior”.

La Junta Monetaria de la República de Colombia,

en ejercicio de sus facultades legales, en especial de las que le confiere el Decreto Extraordinario 444 de 1967,

RESUELVE:

ART. 1º—Defínese como operación de cambio exterior la compra con descuento en el exterior, por parte de residentes en el país, con divisas adquiridas del Banco de la República y para su conversión en deuda interna, de deuda pública externa originada en crédito de proveedores que se encuentren registradas en la oficina de cambios del Banco de la República al amparo de lo previsto en el artículo 139 del Decreto Extraordinario 444 de 1967.

ART. 2º—Alternativamente se podrán mantener los documentos de deuda a que se refiere el artículo anterior en fideicomisos constituidos en bancos de primera categoría en el exterior. El contrato respectivo debera estipular que la totalidad de las sumas derivadas de los títulos serán vendidas al Banco de la República.

ART. 3º—Autorízase a los establecimientos bancarios para adquirir en el exterior y mantener en su portafolio de inversiones, títulos de deuda pública externa colombiana, de propiedad de sus filiales, en las siguientes condiciones:

a) Las divisas requeridas para la compra deberán adquirirse en el Banco de la República;

b) La deuda debera tener origen en contratos de empréstito suscritos con la banca comercial, debiendo ser cumplidas todas sus cláusulas para la adquisición de los títulos, y

c) Cuando la deuda tenga vencimientos posteriores a 1994, subsistira el compromiso de mantener la participación en nuevos créditos que se otorguen a la República de Colombia, hasta el vencimiento del título de deuda, en la proporción que le correspondería a quien venda el título.

ART. 4º—Autorízase a la oficina de cambios del Banco de la República para aprobar licencias de cambio destinadas a girar al exterior el valor de las operaciones de que tratan los artículos anteriores.

ART. 5º—Para la aprobación de licencias de cambio en desarrollo de lo dispuesto en esta resolución, debera constituirse ante la oficina de cambios del Banco de la República una garantía personal con cláusula penal, por medio de la cual los adquirentes de las obligaciones respectivas se obliguen a pagar, en favor del tesoro nacional, una suma equivalente al 100% del valor de la correspondiente licencia en caso que dentro de los tres meses subsiguientes a la fecha del giro respectivo no se hayan presentado, a satisfacción de la mencionada oficina, los documentos que demuestren que se ha comprado la obligación utilizando correctamente las divisas autorizadas.

ART. 6º—A la presentación de los documentos en que conste que las obligaciones externas han sido compradas utilizando correctamente las divisas autorizadas, la oficina de cambios procederá a cancelar la garantía respectiva y el registro total o parcial de los créditos a que se refiere el artículo 1º de esta resolución.

Cuando los documentos de deuda se mantengan en fideicomiso de conformidad con el artículo 2º de esta resolución, para la cancelación de la garantía se deberá acreditar ante la oficina de cambios del Banco de la República la constitución del fideicomiso y la obligación de venta de divisas al Banco de la República, caso en el cual no se cancelará el registro de los créditos.

Si tales documentos no se presentaren oportunamente, a satisfacción de la oficina de cambios, ésta hara efectiva la garantía e informará del hecho a la Superintendencia de Control de Cambios, para lo de su competencia.

ART. 7º—Las operaciones de compra con descuento de obligaciones externas de que trata el artículo 1º de esta resolución implican la renuncia del derecho a giro al exterior y darán derecho al adquirente para exigir al deudor el pago de la obligación en moneda legal liquidada al cambio de venta de divisas por el Banco de la República al día del pago, en las mismas condiciones financieras y de plazo de la obligación externa.

ART. 8º—Los ingresos en moneda extranjera que reciban los establecimientos bancarios en razón de las operaciones a que se refiere el artículo 2º de esta resolución deberán ser reintegrados al Banco de la República de conformidad con las normas generales que regulen la materia y los activos correspondientes no se computarán en el cálculo de la posición propia.

ART. 9º—La presente resolución rige desde la fecha de su publicación.

Comuníquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.E., 8 de mayo de 1991.

__________________________________