RESOLUCIÓN 4 DE 1991 

(Enero 25)

“Por la cual se dictan medidas en materia cambiaria”.

La Junta Monetaria de la República de Colombia,

en ejercicio de sus facultades legales, en especial de las que le confiere la Ley 9ª de 1991,

RESUELVE:

ART. 1º—Conforme a lo dispuesto por el artículo 7º de la Ley 9ª de 1991, será libre la tenencia y negociación de las divisas que reciban los residentes en el país de residentes en el exterior en desarrollo de las siguientes clases de operaciones:

a) Contratos o convenios de prestación de servicios personales de cualquier naturaleza, incluyendo los laborales;

b) Venta de bienes y servicios a turistas extranjeros, y

c) Donaciones y, en general, cualquier clase de ingreso de divisas que no exceda de US$ 20.000, siempre y cuando la transferencia no implique ni pueda implicar ningún tipo de contraprestación o el cumplimiento de cualquier clase de obligación por parte del receptor.

ART. 2º—Las divisas a que se refiere el artículo 1º podrán utilizarse libremente por parte del receptor para gastos personales en el exterior o mantenerse en depósitos en entidades financieras del exterior, al igual que los rendimientos que generen estos depósitos; también podrán utilizarse para otros gastos en el exterior, con sujeción a las normas correspondientes.

En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 6º de la Ley 9ª de 1991, los mecanismos de negociación de las divisas respectivas dentro del país serán los previstos en los artículos siguientes de la presente resolución.

ART. 3º—Las divisas recibidas en desarrollo de las operaciones de que trata el artículo 1º de esta resolución podrán ser vendidas libremente dentro del país a otros residentes, quienes a su vez también podrán utilizarlas para los mismos fines autorizados en el artículo anterior.

ART. 4º—Salvo lo dispuesto en el artículo anterior y mientras no se disponga lo contrario, no se autoriza la realización en el país de depósitos o de cualquier otra operación de carácter financiero en moneda extranjera o, en general, de cualquier contrato o convenio entre residentes en el país en dicha moneda mediante la utilización de las divisas de que trata el artículo 1º de esta resolución.

ART. 5º—Los establecimientos bancarios y las corporaciones financieras podrán adquirir las divisas de que trata el artículo 1º de esta resolución. Las compras que efectúen estas entidades deberán registrarse en una cuenta especial. Estas divisas sólo podrán utilizarse para los siguientes fines:

a) Venderlas a residentes en el país, para los fines autorizados en el artículo 2º de esta resolución, y

b) Venderlas en forma definitiva a otro banco o corporación financiera.

Cada entidad debera liquidar la cuenta especial de divisas libres el último día hábil de cada semana. El saldo debera venderse al Banco de la República el día hábil inmediatamente siguiente.

ART. 6º—Los establecimientos bancarios y las corporaciones financieras sólo podrán efectuar las operaciones contempladas en el artículo anterior con sujeción a las tasas de cambio mínima de compra y máxima de venta que ofrezcan diariamente al público, según corresponda. La Superintendencia Bancaria establecera la forma en que la tasa de cambio de compra y venta de cada entidad debe ser publicada.

ART. 7º—Las casas de cambio debidamente autorizadas por la Superintendencia de Control de Cambios también podrán adquirir divisas que correspondan a las operaciones contempladas en el artículo 1º de esta resolución. Sin embargo, estarán obligadas a venderlas al Banco de la República dentro de un término máximo de cinco (5) días hábiles contados desde la fecha de realización de cada operación. Antes del vencimiento de este término, las casas de cambio podrán vender las divisas respectivas en forma definitiva a cualquier banco o corporación financiera.

ART. 8º—Con las excepciones señaladas en los artículos 5º y 7º de esta resolución, no esta autorizada la compra, venta o transferencia de divisas dentro del país de manera profesional o con la utilización de medios de publicidad.

ART. 9º—El Banco de la República continuará adquiriendo o vendiendo divisas conforme a las disposiciones vigentes sobre el particular y las compras de divisas contempladas en los artículos 5º y 7º de esta resolución, a la tasa de cambio fijada para el efecto por dicha entidad.

ART. 10.—Respecto de las operaciones de compra y venta de divisas por un monto igual o superior a US$ 10.000 o su equivalente en otras monedas, que realicen los bancos, corporaciones financieras y casas de cambio, debera obtenerse previamente la identificación completa de la persona que realiza la operación, en los términos que exige para el efecto el Banco de la República.

ART. 11.—La presente resolución rige desde el 1º de febrero de 1991.

Dada en Bogotá, D.E., 25 de enero de 1991.

_____________________________________