RESOLUCIÓN 500 DE 1995 

(Marzo 15)

Publicada en el Boletín Nº 186 de marzo 16 de 1995

“Por la cual se modifica la Resolución 200 de 1995 ”.

El Superintendente Bancario,

en uso de sus facultades legales y en especial de las que le confieren los literales a) y b) del numeral 3º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, y

CONSIDERANDO:

1. Que de conformidad con el literal a) del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, la Superintendencia Bancaria tiene la facultad de instruir a las instituciones vigiladas sobre la manera como deben cumplirse las disposiciones que regulan su actividad, fijar los criterios técnicos y jurídicos que faciliten el cumplimiento de tales normas y señalar los procedimientos para su cabal aplicación;

2. Que de conformidad con el literal b) del numeral 3º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, la Superintendencia Bancaria tiene la función de fijar las reglas generales que deben seguir las instituciones vigiladas en su contabilidad;

3. Que resulta necesario introducir algunas modificaciones a la resolución 200 de 1995 sobre evaluación y valoración de inversiones, con el fin de facilitar su implantación y ejecución por parte de las entidades vigiladas en aras de que la medida sea debidamente aplicada,

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Bancaria).

RESUELVE:

ART. 1º—El artículo 13 de la Resolución 200 de 1995 quedará así:

“ART. 13.—Determinación del margen de las inversiones de renta fija. El margen que calculen las entidades para adicionar o deducir a las tasas básicas en cada valoración deberá ser superior o igual al margen inicial del título. Para establecer el margen inicial las entidades podrán optar por alguno de los siguientes métodos: el margen existente a la fecha de colocación del título en el mercado primario o el margen existente a la fecha de adquisición del título. En todo caso, método que escoja la entidad para la determinación del margen deberá aplicarse en la valoración de todas las inversiones de renta fija de su portafolio y no podrá ser modificado por el término de un año fiscal. Las entidades deberán informar previamente a la Superintendencia el método escogido.

El margen inicial será la diferencia entre la tasa interna de retorno y la tasa básica de valoración aceptada por la Superintendencia Bancaria, correspondientes a la fecha utilizada para la determinación inicial del margen. Para efectos de calcular la tasa interna de retorno deberá seguirse el procedimiento descrito en el artículo 11 de la presente resolución.

El margen deberá incrementarse cuando se advierta deterioro en las condiciones de solvencia del emisor o riesgos jurídicos o de liquidez que reduzcan el valor del título y debe ser el reflejo constante de las condiciones intrínsecas al emisor y al título que lo diferencian del conjunto de títulos de la misma especie, cuyas características se reflejan en la tasa básica.

Para la determinación del margen de las inversiones, las entidades deberán considerar adicionalmente los factores de evaluación contemplados en los artículos 22 y 25 de la presente resolución. Los incrementos en los márgenes observados en otras emisiones de títulos por parte del mismo emisor que reflejen un aumento en el nivel de riesgo podrán ser incluidos para la determinación del margen.

Las inversiones de renta fija en moneda legal emitidas o garantizadas por la Nación o por el Banco de la República y las inversiones forzosas no se evaluarán por riesgo de solvencia. No obstante, en la determinación del margen deberán considerarse otros factores que afecten negativamente el valor del título, tales como riesgos jurídicos o de liquidez, en adición a los ya incluidos en la tasa básica del emisor. Cuando se trate de inversiones en moneda extranjera el margen deberá calcularse con base en las reglas antes señaladas.

PAR. 1º—Los certificados de depósito a término y demás títulos de deuda adquiridos con anterioridad a la fecha de entrada en vigencia de la presente resolución, que no tengan una referencia explícita a un margen en el título, tendrán un margen mínimo de cero.

PAR. 2º—Tratándose de inversiones en títulos de apoyo cafetero, en aceptaciones financieras y en bonos agrarios Ley 30 de 1988, la entidad podrá calcular el margen correspondiente a la fecha en que se adquirió la inversión, con independencia de que el método escogido por la entidad para las demás inversiones sea el margen de la fecha de emisión”.

ART. 2º—El artículo 16, numeral 1º, literal a), subliteral i) de la Resolución 200 de 1995 quedará así:

“i Cuando se registren negociaciones en por lo menos diez (10) días durante los últimos noventa (90) días comunes, las entidades podrán escoger el número de días con base en los cuales se calculará el precio promedio ponderado de las cotizaciones en las bolsas. Este número debe ser como mínimo de diez (10) días y como máximo, el total de días en los cuales se hayan presentado cotizaciones en los últimos noventa (90) días. El parámetro escogido por la entidad deberá utililizarse en la valoración de todas las inversiones de renta variable que se encuentren en esta categoría y no podrá modificarse en el transcurso de un año fiscal. Las entidades deberán infomar previamente a la Superintendencia el parámetro escogido”.

ART. 3º—Modifícanse los numerales 1º, literal b) y 2º del artículo 33 de la Resolución 200 de 1995 así:

“1. b) Dicho resultado neto —el diferido— se podrá amortizar linealmente en forma diaria en un período de hasta seis (6) meses a partir de la fecha de la primera valoración.

2. Entidades vigiladas. Las pérdidas o ganancias netas que se generen en la primera valoración podrán amortizarse linealmente en un plazo no superior a seis (6) meses a partir de la fecha de la primera valoración. En el caso que las ganancias que resulten de la primera valoración se vayan a capitalizar, las entidades podrán acordar con la Superintendencia Bancaria un plazo mayor para el diferimiento de las mismas”.

ART. 4º—El artículo 34 de la Resolución 200 de 1995 quedará así:

“ART. 34.—Planes de ajuste por dificultades técnicas y operativas. Las entidades vigiladas que por razones de índole técnico u operativo no puedan dar aplicación a la presente norma en la fecha establecida, podrán convenir con la Superintendencia Bancaria un plan de ajuste que deberá presentarse a más tardar el 24 de abril de 1995”.

ART. 4º(sic)—El artículo 35 de la Resolución 200 de 1995 quedará así:

“ART. 35.—Derogatorias y vigencia. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación y deroga la Resolución 2524 de 1990, con excepción del artículo 11, y demás disposiciones que le sean contrarias.

PAR.—La primera evaluación de las inversiones, así como los controles trimestrales de que trata la presente resolución, deberán efectuarse a más tardar el 28 de abril de 1995 y sus resultados registrarse en la misma fecha. Los siguientes controles trimestrales se deberán efectuar con base en los trimestres calendario de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Cuando la primera valoración se efectúe con anterioridad a la fecha límite antes señalada, el diferido de que trata el artículo 33 de la presente resolución se podrá amortizar a partir de la fecha de la valoración y hasta el 30 de octubre de 1995".

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Bancaria).

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., a 15 de marzo de 1995.

_________________________