RESOLUCIÓN 51 DE 1991 

(Octubre 22)

El Consejo Nacional de Política Económica y Social - Conpes,

en ejercicio de sus facultades legales conferidas por la Ley 9ª de 1991, y

CONSIDERANDO:

Que los artículos 3º y 15 de la Ley 9ª de 1991 otorgan al gobierno funciones de regulación en materia de inversiones internacionales, para ser ejercidas por conducto del Consejo Nacional de Política Económica y Social Conpes;

Que se han expedido decisiones andinas de carácter supranacional de obligatorio cumplimiento sobre la materia;

Que se adoptó el nuevo régimen cambiario;

Que durante la vigencia de la Resolución 49 de 1991 del Conpes se han identificado algunos elementos que pueden hacer más ágil la política de inversiones, y

Que el Consejo Nacional de Política Económica y Social Conpes, en su sesión del 7 de octubre de 1991 recomendó adoptar un estatuto único sobre inversiones internacionales,

RESUELVE:

TÍTULO I

Ámbito de aplicación y definiciones

ART. 1º—Estatuto de inversiones internacionales. Las normas de esta resolución constituyen el estatuto de inversiones internacionales del país, el cual comprende el régimen de inversión de capital del exterior en el país y el régimen de las inversiones colombianas en el exterior.

En consecuencia, todas las disposiciones en materia de inversiones internacionales deberán ceñirse a las prescripciones contenidas en este estatuto, sin perjuicio de lo pactado en los tratados o convenios internacionales vigentes.

ART. 2º—Inversiones internacionales. Se consideran como inversiones internacionales, sujetas al presente estatuto, las inversiones de capital del exterior, entendidas como las inversiones realizadas en territorio colombiano por parte de personas naturales no residentes en Colombia y personas extranjeras; y las inversiones realizadas por un residente del país en el extranjero o en zona franca colombiana.

TÍTULO II

Régimen general de las inversiones de capitales del exterior en el país

CAPÍTULO I

Principio general y definiciones

ART. 3º—Principio de igualdad en el trato. Con sujeción al artículo 100 de la Constitución Política de Colombia, al artículo 15 de la Ley 9ª de 1991, y con excepción de aquellos asuntos referentes a la transferencia de recursos al exterior, la inversión de capital del exterior en Colombia, será tratada para todos los efectos, de igual forma que la inversión de nacionales residentes.

En consecuencia, y sin perjuicio de lo estatuido en regímenes especiales, no se podrán conceder condiciones ni otorgar tratamientos discriminatorios a los inversionistas de capital del exterior frente a los inversionistas privados residentes nacionales, ni tampoco conceder a los inversionistas de capital del exterior ningún tratamiento más favorable que el que se otorga a los inversionistas privados residentes nacionales.

PAR.—Los asuntos tributarios referentes a la transferencia de recursos al exterior continuarán rigiéndose por el estatuto tributario y sus normas complementarias.

ART. 4º—Definiciones sobre inversiones de capital del exterior. Son inversiones de capital del exterior, la inversión directa, la inversión indirecta y la inversión de portafolio:

a) De conformidad con la Decisión 291 del Acuerdo de Cartagena y las Decisiones que la modifiquen, sustituyan o complementen se consideran como inversiones extranjeras directas, los aportes provenientes del exterior de propiedad de personas naturales o jurídicas extranjeras al capital de una empresa.

También se considera como inversión directa, la adquisición con ánimo de permanencia de participaciones, acciones o cuotas en el mercado de valores conforme a lo dispuesto en el artículo 11.

b) Se consideran como inversiones indirectas, todos los actos o contratos por medio de los cuales el inversionista realiza un aporte tangible o intangible a una empresa sin llegar a tener participación accionaria en todo o en parte de ella, siempre y cuando las rentas que la inversión genere para su propietario dependan de las utilidades generadas por la empresa, y

c) Se consideran como inversiones de portafolio, las inversiones en acciones y bonos obligatoriamente convertibles en acciones y otros valores negociables en bolsas de valores, de acuerdo con lo establecido en el título III, capítulo III, de este estatuto.

(Nota: Modificado por el Decreto 2012 de 1994 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 5º—Inversionista. Los términos inversionista nacional, subregional, extranjero, empresa multinacional andina, tendrán el significado que establecen las decisiones 291 y 292 del Acuerdo de Cartagena o las decisiones que las modifiquen, sustituyan o complementen.

PAR.—Inversionista de capital del exterior. La persona natural no residente en Colombia que realice una inversión en territorio colombiano con recursos provenientes del exterior, gozará de los mismos derechos que el presente estatuto concede a inversionistas extranjeros. Para los efectos de este estatuto se entiende por persona natural no residente en Colombia, la persona que pruebe su permanencia en el exterior, al menos por un año de manera ininterrumpida.

Tanto la persona natural no residente en Colombia como el inversionista extranjero, se consideran como inversionistas de capital del exterior.

ART. 6º—Empresa receptora. Los términos empresa nacional, empresa mixta, empresa extranjera y empresa multinacional andina, tendrán el significado que establecen las decisiones 291 y 292 del Acuerdo de Cartagena o las decisiones que las modifiquen, sustituyan o complementen.

PAR. 1º—Las acciones con dividendo preferencial y sin derecho de voto no se computarán para el efecto de determinar el monto y proporción de la participación extranjera en el capital social de las empresas emisoras.

PAR. 2º—Para los efectos de la calificación de la empresa, el organismo nacional competente será el Departamento Nacional de Planeación.

CAPÍTULO II

Modalidades

ART. 7º—Modalidades. Las inversiones de capital del exterior en empresas constituidas o establecidas, o que se constituyan o establezcan en el país, podrán revestir las siguientes modalidades:

a) Importación de maquinaria, equipos u otros bienes físicos o tangibles, aportados al capital de una empresa como importaciones no reembolsables;

b) Importación de divisas libremente convertibles para inversiones en moneda nacional como aporte directo de capital a una empresa o adquisición de derechos, acciones u otros valores, incluidos los títulos de que tratan las resoluciones 70 de 1985, 14 de 1989, 70 de 1989 y 34 de 1990 de la Junta Monetaria;

c) Aportes en especie al capital de una empresa consistentes en intangibles tales como contribuciones tecnológicas, marcas y patentes, en los términos que dispone el Código de Comercio;

d) Recursos en moneda nacional con derecho a ser remitidos al exterior tales como principal e intereses de créditos externos, sumas debidas por concepto de importaciones reembolsables, utilidades con derecho a giro y regalías derivadas de contratos debidamente aprobados y registrados que se destinen a inversiones directas, indirectas o de portafolio;

e) Retención en el patrimonio de utilidades no distribuidas con derecho a giro;

f) Las modalidades señaladas en los literales a), b) y c) del presente artículo, cuando no se computen como aportes de capital a la empresa;

g) Importación de divisas libremente convertibles para realizar inversiones en moneda nacional tendientes a efectuar inversiones de portafolio de conformidad con lo establecido en el título III, capítulo III de este estatuto;

h)(Modificado).* Inversiones suplementarias al capital asignado de las sucursales en los términos de la Resolución 17 de 1972 del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) y las inversiones a un proyecto minero de carbón conforme a las resoluciones 23 y 24 de 1976 y 45 de 1989 del Conpes, e

(Nota: El presente literal fue modificado por el Decreto 241 de 1999 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

i) Importación de divisas libremente convertibles para efectuar inversiones en moneda nacional destinadas a la compra de inmuebles para:

(i) residencia propia o para fines turísticos de personas naturales no residentes, y

(i) vivienda de funcionarios u oficinas de personas jurídicas extranjeras.

(Nota: Modificado por el Decreto 2012 de 1994 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

CAPÍTULO III

Destinación, forma de aprobación y registro

ART. 8º—(Modificado).*Destinación. De conformidad con lo establecido en el artículo 3º del presente estatuto, podrán realizarse inversiones de capital del exterior en cualquier proporción en todos los sectores de la economía.

No obstante lo anterior, queda prohibido todo tipo de inversión de capital del exterior en las siguientes actividades:

a) Defensa y seguridad nacional, y

b) Procesamiento, disposición y desecho de basuras tóxicas, peligrosas o radioactivas no producidas en el país.

PAR.—En todo caso, el Conpes podrá reservar sectores de la actividad económica y determinar si admite en ellos la participación de inversión de capital del exterior.

(Nota: Modificado por el Decreto 2012 de 1994 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 4º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1874 de 1998 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 241 de 1999 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 9º—Autorización. Sin perjuicio de lo establecido en el artículo anterior y los regímenes especiales contemplados en este estatuto, a partir de la vigencia de tal estatuto, quedan autorizadas las inversiones de capital del exterior que se proyecte hacer en el país en todos los demás sectores. En todo caso, las siguientes inversiones requerirán de la autorización del Departamento Nacional de Planeación:

a) Las que se proyecte efectuar para la realización de actividades de prestación de servicios públicos tales como energía eléctrica, aseo, acueducto y alcantarillado, servicios postales, correos, salud pública, comunicaciones en todos los campos y por cualquier medio, incluidas las telecomunicaciones, radioemisoras, estaciones de televisión y periódicos, revistas y demás publicaciones que no tengan carácter de científicas, técnicas o culturales, previo concepto favorable de la entidad competente;

b) Las que se proyecte realizar en el procesamiento, disposición y desecho de basuras, previo concepto favorable de la entidad competente, y

c) Las que se proyecte realizar contando con la cobertura de mecanismos de protección, garantía o seguro, derivados de convenios internacionales vigentes ratificados por Colombia.

(Nota: Modificado por el Decreto 517 de 1995 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 10.—Inversión de capital del exterior en zona franca. Las inversiones de capital del exterior destinadas a las empresas ubicadas en zonas francas, se regirán por el Decreto 2131 de 1991 y las normas que los sustituyan, modifiquen y reglamenten. No obstante lo anterior, les será aplicable el presente estatuto, excepto en lo referente a los derechos cambiarios.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 6º del Departamento Nacional de Planeación)

ART. 11.—Sin perjuicio de la autorización requerida en caso del artículo 9º, los inversionistas de capital del exterior podrán adquirir acciones, participaciones o derechos de inversionistas en el país.

En todo caso las inversiones que se realicen en valores inscritos en el Registro Nacional de Valores deberán adquirirse con ánimo de permanencia y estarán sujetas a todas las normas que rigen el mercado público de valores.

ART. 12.—Criterios de evaluación para la autorización. Para autorizar o negar la realización de una inversión de capital del exterior, cuando ello se requiera, el Departamento Nacional de Planeación tomará en cuenta los siguientes criterios:

a) En el caso del literal a) del artículo 9º del presente estatuto, se tendrá en cuenta el efecto positivo sobre los costos y la eficiencia en la prestación del servicio, y el fomento al bienestar público;

b) En el caso del literal b) del artículo 9º del presente estatuto, se tendrá en cuenta el origen de las basuras, su naturaleza y la naturaleza del proceso de transformación para determinar si uno u otro es tóxico, radioactivo o peligroso, y

c) En el caso del literal c) del artículo 9º del presente estatuto, se deberá establecer la deseabilidad de la inversión para el país.

(Nota: Derogado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 20 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 13.—Condiciones de autorización. En el acto de autorización de una inversión de capital del exterior, cuando ello se requiera, el Departamento Nacional de Planeación determinará las condiciones generales de la inversión, los plazos dentro de los cuales habrá de realizarse y el plazo dentro del cual debe solicitarse su registro ante la entidad competente.

La autorización perderá sus efectos, cuando el Departamento Nacional de Planeación establezca mediante resolución motivada que el inversionista de capital del exterior ha modificado los términos de su inversión, sin previa autorización, o el inversionista ha incumplido cualquiera de las condiciones establecidas en el acto de autorización.

Quedan autorizados los cambios a los términos y condiciones impuestos en autorizaciones otorgadas con anterioridad al 28 de enero de 1991, siempre y cuando no se trate de una inversión de las consagradas en el artículo 9º del presente estatuto.

PAR.—El Departamento Nacional de Planeación podrá realizar el seguimiento de las inversiones de capital del exterior.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 7º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 14.—Silencio administrativo positivo. El Departamento Nacional de Planeación deberá pronunciarse sobre las solicitudes de autorización de inversiones de capital del exterior dentro de los cuarenta y cinco (45) días hábiles siguientes a la fecha de su presentación, siempre que no se haya exigido documentación complementaria dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a tal fecha. Una vez la documentación en poder del Departamento Nacional de Planeación se encuentre completa, empezará a contarse el plazo de decisión aquí previsto.

Cuando para emitir su pronunciamiento el Departamento Nacional de Planeación requiera de conceptos u opiniones de otros organismos o entidades públicas o privadas, deberá formular por escrito a éstos, la correspondiente solicitud concediéndoles un plazo máximo para responder de un (1) mes, y comunicará tal circunstancia al solicitante. Los términos de decisión se suspenderán hasta tanto la entidad consultada, rinda su concepto o venza el plazo que tiene para responder, sin que se haya producido la respuesta.

Las solicitudes que no fueren resueltas dentro del plazo establecido en el presente artículo se considerarán aprobadas.

(Nota: Derogado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 20 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 15.— Registro. Todas las inversiones de capital del exterior, incluido el movimiento de las inversiones adicionales, capitalizaciones, reinversiones de montos de utilidades con derecho a giro, remesas de utilidades y reembolso de capitales, deberán registrarse en el Banco de la República en los siguientes términos:

a) El registro de las inversiones directas e indirectas deberá ser solicitado por el inversionista o quien represente sus intereses, dentro de los tres (3) meses siguientes a la fecha en que se haya autorizado o realizado la inversión, según sea el caso. A solicitud del interesado, debidamente justificado el Banco de la República podrá prorrogar hasta por un término que no exceda de seis (6) meses, el plazo establecido en este artículo. Vencido el término sin que se haya solicitado el registro, no se considerará realizada la inversión y tanto la suma invertida como las utilidades que ella genere carecerán de derecho a ser giradas al exterior.

Cuando la inversión este destinada a la creación de una nueva empresa o a la instalación de una nueva sucursal, deberá obtenerse cuando la ley lo ordene, el permiso de funcionamiento que otorga la Superintendencia que ejerza el control y vigilancia sobre la empresa receptora.

La junta directiva del Banco de la República o la entidad que el legislador determine, establecerá el procedimiento para efectuar el registro de que trata este artículo, y

El registro de las inversiones de portafolio se efectuará de conformidad con lo preceptuado en el artículo 42 del presente estatuto.

(Nota: Modificado el literal a) por la Resolución 57 de 1992 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado el inciso 4º del literal a) por el Decreto 2012 de 1994 artículo 4º del Departamento Nacional de Planeación).

PAR. 1º—Cuando se distribuyan utilidades reinvertidas el valor del registro se disminuirá en la cuantía de lo distribuido.

PAR. 2º—Podrán registrarse como inversiones de capital del exterior las sumas que el inversionista pague a la sociedad receptora por prima en colocación de acciones. Si la sociedad decide hacer reparto de las sumas recibidas como prima en colocación de acciones, el registro correspondiente al inversionista de capital del exterior se disminuirá en igual cuantía.

PAR. 3º—Sustituciones y modificaciones. Sin perjuicio de las autorizaciones requeridas por el presente estatuto también queda autorizada toda sustitución de la inversión original, entendiéndose por tal, cualquier cambio en los titulares, en la destinación o en la empresa receptora de la misma. Los efectos de dicho cambio o sustitución se sujetarán a las normas colombianas. Dicha sustitución requerirá del registro ante el Banco de la República.

PAR. 4º—El Banco de la República se abstendrá de registrar las inversiones que se realicen en contravensión de lo dispuesto en el presente estatuto.

Tampoco se registrarán las inversiones cuando el interesado no haya informado previamente al Banco de la República o al intermediario respectivo que sus aportes provenientes del exterior serán destinados a realizar una inversión de capital del exterior.

PAR. 5º—El Banco de la República informará mensualmente al Departamento Nacional de Planeación sobre las inversiones que registre, identificando el inversionista, la empresa receptora, el monto y modalidad de la inversión.

PAR. 6º—Moneda de registro. El registro de las inversiones extranjeras o de capital del exterior y de su movimiento se hará en la divisa o divisas que adopte el Banco de la República.

(Nota:La Resolución 57 de 1992 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación, Adiciona parágrafo 7º).

(Nota: El Decreto 1812 de 1994 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación, Modifica el parágrafo 7º)

CAPÍTULO IV

Derechos cambiarios y otras garantías

ART. 16.—Derechos cambiarios. La inversión de capitales del exterior, realizada en cumplimiento de este estatuto, da derecho a su titular para:

a) Remitir al exterior en moneda libremente convertible las utilidades netas comprobadas que generen periódicamente sus inversiones, con base en los balances de fin de cada ejercicio social cuando se trate de inversión directa; con base en éstos y el acto o contrato que rige el aporte cuando se trate de inversión indirecta, o con base en el cierre de cuentas del administrador local cuando se trate de inversión de portafolio.

Para efectos de la compra de divisas y el ejercicio de tal derecho, el inversionista presentará un certificado del revisor fiscal o de quien haga sus veces, en el cual consten el monto de la inversión, las utilidades netas generadas por la inversión y de ser necesario, todos los datos adicionales indispensables para comprobar dichas utilidades netas.

La Superintendencia de Cambios ejercerá un control posterior mediante un sistema selectivo de investigación destinado a verificar la existencia de las utilidades netas, especialmente cuando éstas superen el 25% del capital registrado en el año inmediatamente anterior, teniendo en cuenta el valor de la inversión registrada, el valor del giro, el balance en el cual se certifiquen las utilidades netas comprobadas y los demás documentos que pueda requerir, sin perjuicio de las funciones de control asignadas a tal superintendencia.

b) Reinvertir utilidades, o retener en el superávit las utilidades no distribuidas con derecho a giro;

c) Capitalizar las sumas con derecho a giro, producto de obligaciones derivadas de la inversión, y

d) Remitir al exterior, en moneda libremente convertible, las sumas recibidas producto de la enajenación de la inversión dentro del país, o de la liquidación de la empresa o portafolio o de la reducción de su capital.

Cuando se trate de inversión en acciones y bonos convertibles en acciones y la misma no tenga el carácter de inversión de portafolio, sólo habrá lugar al derecho de giro de las sumas recibidas por la enajenación de la inversión, cuando se demuestre que las acciones o bonos originalmente adquiridos han sido poseidos por un término ininterrumpido no inferior a un año.

ART. 17.—Garantía de derechos cambiarios. Las condiciones de reembolso de la inversión y de la remisión de utilidades legalmente vigentes a la fecha del registro de la inversión del exterior, no podrán ser cambiadas de manera que afecten desfavorablemente al inversionista, salvo temporalmente cuando las reservas internacionales sean inferiores a tres (3) meses de importaciones.

ART. 18.—Ventajas andinas. Gozarán de las ventajas derivadas del programa de liberación del Acuerdo de Cartagena, los bienes producidos por las empresas nacionales, mixtas o extranjeras que cumplan con las normas especiales o requisitos específicos de origen, fijados por la Comisión de la Junta del Acuerdo de Cartagena y por la legislación nacional.

PAR.—Las empresas extranjeras que tengan convenio vigente de transformación, en los términos del capítulo II de la Decisión 220 podrán solicitar al Departamento Nacional de Planeación la suspensión de dicho convenio.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 8º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 19.—Amnistía cambiaria. Sin perjuicio de las normas fiscales, los actuales inversionistas de capital del exterior podrán registrar como inversión directa, hasta el 31 de julio de 1992, sus acciones, cuotas, derechos sociales o capital, así como las utilidades derivadas de las mismas correspondientes a inversiones realizadas y no registradas, antes de la entrada en vigor del presente estatuto, siempre y cuando:

a) Adquieran con capital del exterior bonos del Instituto de Fomento Industrial por un monto igual al 25% del capital a registrar. El registro de la inversión deberá realizarse de acuerdo con los términos dispuestos en el artículo 15 de este estatuto, o

b) Capitalicen con capital del exterior, en una empresa constituida o que se constituya en el país, un monto igual al 25% del capital a registrar.

(Nota: Modificado por el Decreto 1812 de 1994 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

CAPÍTULO V

Calificación de inversionistas y empresas

ART. 20.—Calificación de inversionistas nacionales. Corresponde al Banco de la República, calificar como inversionistas nacionales a las personas naturales extranjeras que así lo soliciten, cuando demuestren su residencia ininterrumpida en Colombia por un período no inferior a un (1) año y renuncien a los derechos cambiarios que tengan o pueda llegar a tener.

PAR.—Se entenderá que el extranjero ha residido en forma ininterrumpida cuando, durante el año inmediatamente anterior al de la solicitud de calificación, no se haya ausentado del país por más de noventa (90) días continuos o discontinuos.

ART. 21.—Inversiones de origen subregional. El Departamento Nacional de Planeación, previa solicitud del interesado, certificará como de inversionistas nacionales, las inversiones de origen subregional cuyos titulares sean inversionistas nacionales de Países Miembros del Acuerdo de Cartagena, siempre que se acredite lo siguiente:

a) El carácter de inversionista nacional en el país de origen, mediante certificación expedida por el organismo nacional competente de dicho país, y

b) La autorización previa del país de origen para realizar la inversión, cuando así lo exijan sus normas internas, autenticada y legalizada del modo que lo ordena la ley procesal para las pruebas documentales producidas en el exterior.

CAPÍTULO VI

De la promoción de la inversión

ART. 22.—El Conpes fijará las directrices para el desarrollo e implementación de un programa de promoción de la inversión extranjera que mediante actividades de generación de inversión y servicio a los inversionistas nacionales y privados, busque consolidar mayores flujos de inversión de capital del exterior en el país.

Se propenderá por la creación de un ente especializado, que identifique oportunidades de inversión y potenciales inversionistas del exterior que tengan la capacidad técnica y financiera para desarrollar tales proyectos.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 9º del Departamento Nacional de Planeación).

CAPÍTULO VII

Solución de controversias, sanciones y controles

ART. 23.—Ley y jurisdicción aplicables. Salvo lo dispuesto en los tratados o convenios internacionales vigentes, en la solución de controversias o conflictos derivados de la aplicación del régimen de las inversiones de capital del exterior, se aplicará lo dispuesto en la legislación colombiana. El arbitraje internacional se regirá por lo estipulado en el Decreto 2279 de 1989 y las normas que lo modifiquen o adicionen.

Con la misma salvedad contemplada en el inciso anterior y sin perjuicio de las acciones que puedan instaurarse ante jurisdicciones extranjeras, todo lo atinente a las inversiones de capital del exterior, también estará sometido a la jurisdicción de los tribunales y normas arbitrales colombianas.

ART. 24.—Representación de inversionistas de capital del exterior. De conformidad con los artículos 48 y 65 del Código de Procedimiento Civil; 28 numeral 1º, 477, 1287 y siguientes del Código de Comercio; artículos 368, 370, 572 y 576 del Estatuto Tributario, las demás normas concordantes y las que las sustituyan o modifiquen, los inversionistas de capital del exterior deberán nombrar un apoderado.

ART. 25.—Sanciones. En los casos de inversiones y actos jurídicos conducentes a la instalación de empresas en sectores prohibidos o en forma no autorizada, cuando ello fuere necesario, y sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 101, 105, 899 del Código de Comercio y demás normas concordantes, la Superintendencia de Cambios de conformidad con las funciones que tiene asignadas, decretará la suspensión y liquidación de la actividad en el primer caso, y en ambos casos, la pérdida de los derechos cambiarios.

Cualquier inversión de capital del exterior que se realice en contravención a lo dispuesto en este estatuto, perderá todos los derechos y garantías cambiarias establecidas en el capítulo IV del presente título.

El incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 33 del presente estatuto, será sancionado pecuniariamente por la Superintendencia de Cambios.

ART. 26.—Control y vigilancia. Las personas naturales y las empresas receptoras de capitales del exterior deberán suministrar al Departamento Nacional de Planeación, el Banco de la República y la Superintendencia de Cambios, los datos e informaciones que se requieran para verificar el movimiento de los capitales del exterior y el cumplimiento de este estatuto. Igualmente, en los casos que señale la ley estarán sujetos al control y vigilancia de la Superintendencia de Sociedades, la Superintendencia Bancaria y de la Comisión Nacional de Valores.

TÍTULO III

Regímenes especiales de las inversiones de capital del exterior

CAPÍTULO I

Sector financiero

ART. 27.—Participación extranjera. Los inversionistas del exterior podrán participar en el capital de las instituciones financieras, suscribiendo o adquiriendo acciones, bonos obligatoriamente convertibles en acciones o aportes sociales de carácter cooperativo, en cualquier proporción.

El Banco de la República, informará mensualmente a la Superintendencia Bancaria sobre el registro de las inversiones de capital del exterior en las instituciones financieras. Igualmente, los inversionistas del exterior estarán obligados en todo tiempo a suministrar la información que sea requerida por la Superintendencia Bancaria.

PAR.—Para efectos del presente estatuto se entiende por instituciones financieras las definidas en el estatuto orgánico del sistema financiero, la Ley 45 de 1990 y sus normas complementarias.

ART. 28.—Aprobación. Toda transacción de inversionistas del exterior, que tenga por objeto la adquisición del 10% o más de las acciones suscritas de cualquier entidad financiera sometida a la vigilancia de la Superintendencia Bancaria, ya se realice mediante una o varias operaciones de cualquier naturaleza, simultáneas o sucesivas o aquéllas por medio de las cuales se incremente dicho porcentaje, requerirá so pena de ineficacia y sin perjuicio de lo establecido en el artículo 25 del presente estatuto, la aprobación previa del superintendente bancario, la cual se impartirá cuando se considere:

a) Que con la operación se fomenta el bienestar público, y

b) Que se ha acreditado la solvencia patrimonial, profesional y moral del inversionista del exterior y de las personas que intervienen en la operación, lo cual presupone analizar tanto su capacidad técnica y financiera como su idoneidad y trayectoria.

PAR.—La constitución u organización de cualquier institución financiera con capital del exterior requerirá la aprobación de la Superintendencia Bancaria, en los términos del estatuto orgánico del sistema financiero, la Ley 45 de 1990 y demás normas pertinentes.

ART. 29.—Régimen general aplicable. La inversión del exterior en instituciones financieras se regirá por las disposiciones generales sobre la materia en todo aquello que no haya sido regulado por el presente título.

CAPÍTULO II

Sector de hidrocarburos y minería

ART. 30.—Normas especiales. El régimen general de inversión de capitales del exterior referente al sector de hidrocarburos y minería estará sujeto a las normas de este capítulo, las que en consecuencia prevalecerán, cuando sea del caso, sobre las establecidas por otras normas de este estatuto.

ART. 31.—Exploración y explotación de recursos de propiedad nacional. De conformidad con el artículo 332 de la Constitución Política, el Estado es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no renovables, sin perjuicio de los derechos adquiridos y perfeccionados con arreglo a las leyes preexistentes a la misma. En ejercicio de ese derecho podrá explorarlos y explotarlos directamente, a través de organismos descentralizados, o conferir a los particulares el derecho de hacerlo, o reservarlos temporalmente, todo de conformidad con lo dispuesto en los códigos de petróleos y de minas, y demás normas pertinentes sobre la materia, incluyendo este estatuto.

La exploración y explotación de recursos continuará rigiéndose por el Código de Minas y demás normas pertinentes.

ART. 32.—Autorización. Corresponde al Ministerio de Minas y Energía autorizar en forma global los proyectos de inversión de capitales del exterior para la exploración y explotación de petróleo y gas natural, una vez negociado el contrato respectivo entre Ecopetrol y el inversionista del exterior. También autorizará la cesión de intereses totales o parciales previo pronunciamiento de Ecopetrol, cuando ello fuere necesario. Así mismo corresponde al Ministerio de Minas y Energía autorizar las inversiones de capital del exterior para proyectos de refinación, transporte y distribución de hidrocarburos teniendo en cuenta, si es del caso, el acto administrativo que permite la realización de estas actividades.

Los proyectos de inversión de capitales del exterior para exploración, explotación, beneficio y transformación de minerales, deberán ser aprobados igualmente por el Ministerio de Minas y Energía en forma global, previa solicitud del interesado, una vez el respectivo título minero o acto que lo modifique se encuentre inscrito en el registro minero.

Sin perjuicio de lo anterior y exceptuando los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos, cuando la inversión de capital del exterior globalmente considerada supere los cien millones de dólares de los Estados Unidos de América (US$ 100.000.000) o su equivalente en otras monedas, requiere la autorización del Departamento Nacional de Planeación, previo concepto favorable del Ministerio de Minas y Energía.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 10 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 33.—Registro. Los inversionistas del exterior deberán registrar su inversión de acuerdo con lo estipulado en el artículo 15 de este estatuto. El no cumplimiento de lo dispuesto en este artículo se considerará como una infracción cambiaria y por tanto la Superintendencia de Cambios impondrá la multa pecuniaria correspondiente.

El Banco de la República informará mensualmente al Ministerio de Minas y Energía sobre los movimientos de capital del exterior, identificando los inversionistas del exterior, la empresa receptora, los montos y modalidades de inversión registrados.

ART. 34.—Plazos. El Ministerio de Minas y Energía deberá pronunciarse sobre la autorización de una solicitud de inversión en los términos establecidos en el artículo 14 de este estatuto.

En los casos en que el ministerio deba emitir concepto previo lo deberá hacer en los treinta (30) días hábiles siguientes a la fecha en que se le formule la correspondiente solicitud. Si no se pronuncia dentro del plazo establecido en el presente artículo se considerará que el concepto fue favorable.

Los plazos de decisión para el Departamento Nacional de Planeación empezarán a contarse a partir del día en que reciba el concepto favorable del Ministerio de Minas y Energía o en los casos en que opere el silencio administrativo positivo de que trata el inciso precedente, desde la fecha en que el interesado presente la solicitud al Departamento Nacional de Planeación, acompañada de la prueba de que se configuro tal silencio administrativo de conformidad con lo preceptuado en el artículo 42 del Código Contencioso Administrativo.

(Nota: Derogado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 20 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 35.—Derechos cambiarios para el sector de petróleo, carbón y gas natural. De conformidad con la Ley 9ª de 1991 y con las normas cambiarias, las empresas con capital del exterior que realicen actividades de exploración y explotación de petróleo, no estarán obligadas a reintegrar al país las divisas provenientes de sus ventas en moneda extranjera, sin perjuicio de la obligación de reintegro para atender sus gastos en moneda nacional, según lo determinen dichas normas.

Las empresas de que trata este artículo no podrán adquirir divisas en el mercado cambiario para atender ninguna clase de gastos en el exterior, tales como importaciones, servicios de deuda o servicios prestados por residentes en el exterior. Las importaciones de bienes de capital, repuestos y otros elementos para el empleo exclusivo de estas empresas tendrán el carácter de no reembolsables.

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 16 de la Ley 9ª de 1991, el Decreto 2058 de 1991 y demás normas pertinentes, las empresas que se dediquen exclusivamente a la prestación de servicios técnicos para la exploración y explotación de petróleo y que realicen contratos pagaderos en moneda extranjera, estarán sujetas al mismo régimen dispuesto por este artículo.

Las empresas con capital del exterior que desarrollen nuevos proyectos de inversión para la exploración y explotación de gas natural y carbón, gozarán del tratamiento previsto en los incisos anteriores, de conformidad con lo que para efectos de reintegro determinen las normas cambiarias.

Las empresas con capital del exterior que realicen inversiones en proyectos de refinación, transporte y distribución de hidrocarburos, se les aplicará el régimen general dispuesto en el título II, capítulo IV de este estatuto, por lo tanto, podrán girar la totalidad de las utilidades netas comprobadas.

PAR. ÚNICO.—Para todos los efectos de este artículo se entienden como nuevos proyectos de inversión, aquéllos que se realicen con base en contratos suscritos a partir de la vigencia de este estatuto. Con todo, las partes de común acuerdo podrán acogerse al régimen especial consagrado en este artículo para las expansiones de proyectos.

ART. 36.—Derechos cambiarios para sector minero. Sin perjuicio de los contratos mineros vigentes y lo dispuesto en el artículo anterior, las empresas con capital del exterior que inviertan en nuevos proyectos de exploración, explotación, beneficio y transformación de minerales, así como la inversión de empresas de servicios técnicos dedicadas exclusivamente al sector minero, se les aplicará el régimen dispuesto en el título II, capítulo IV de este estatuto.

ART. 37.—Seguimiento. Con el objeto de evaluar los efectos cambiarios y fiscales de las inversiones de capitales del exterior en los sectores de hidrocarburos y de minería, el Ministerio de Minas y Energía, en coordinación con el Banco de la República, y el Ministerio de Hacienda y Crédito Público adelantarán los estudios pertinentes.

ART. 38.—Inversiones en diferentes actividades. Cuando una misma empresa, con inversión de capital del exterior en el sector de hidrocarburos y minería, desarrolle varias actividades económicas dentro del sector, a las cuales deban aplicarse normas cambiarias diferentes, deberá demostrar ante el Banco de la República, en forma exacta, las utilidades generadas en cada período contable por cada una de sus actividades, mediante el empleo de procedimientos de contabilidad aprobados que permitan identificar plenamente los activos y pasivos y la inversión de cada una de esas actividades. En estos casos no se aceptarán activos ni pasivos comunes a las distintas actividades.

CAPÍTULO III

Régimen general de la inversión de capital del exterior de portafolio

Sección primera

Requisitos generales

ART. 39.—(Modificado).* Ámbito de aplicación. Toda inversión de portafolio de capital del exterior se hará por medio de un fondo de inversión de capital extranjero que tendrá por único objeto realizar transacciones en el mercado público de valores, de acuerdo con las disposiciones del presente estatuto y las normas que rigen la materia.

*(Nota: Modificado por el Decreto 241 de 1998 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 40.—Definición de fondo. Para efectos de este estatuto se entiende por fondo de inversión de capital extranjero, el patrimonio organizado bajo cualquier modalidad, en Colombia o en el extranjero, con recursos aportados por una o más entidades o personas naturales o jurídicas extranjeras, con el propósito de realizar inversiones en el mercado público de valores.

Los fondos de capital del exterior pueden ser de dos clases: fondos individuales y fondos institucionales.

Los fondos institucionales son aquellos que se constituyen en Colombia o en el exterior por parte de una pluralidad de personas o entidades extranjeras, o aquellos constituidos por una sola persona o entidad extranjera cuyos recursos provienen de colocaciones privadas o públicas de cuotas o unidades de participación en el exterior con el propósito de realizar inversiones.

Los demás fondos tendrán el carácter de fondos individuales. Corresponderá a la Comisión Nacional de Valores determinar si un fondo tiene el carácter de fondo individual o de fondo institucional.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 11 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 41.—Permanencia. Toda inversión de portafolio deberá permanecer por un período mínimo de un año, contado a partir de la fecha de la venta de las divisas.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 12 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 42.—Registro. El registro de la inversión de portafolio deberá realizarse dentro de los 30 días siguientes a la venta de divisas en el mercado cambiario, señalando el tipo de fondo, el monto de la inversión, el administrador local y el objeto exclusivo de dicha inversión. Dicho registro se realizará en cabeza de la persona extranjera, en el caso de fondos individuales, y en cabeza del fondo mismo, en el caso de fondos institucionales.

ART. 43.—Limitaciones. Ningún fondo de inversión de capital del exterior podrá poseer el diez por ciento o más del número de acciones con derecho a voto en circulación de una sociedad.

Cuando una misma sociedad administre varios fondos de inversión de capital extranjero, el conjunto de dichos fondos no podrá poseer directa o indirectamente el 10% o más del número de acciones con derecho a voto en circulación de una sociedad.

(Nota: Modificado por el Decreto 98 de 1994 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 44.—Administrador. La administración en Colombia de los fondos de capital del exterior será ejercida por sociedades fiduciarias o comisionistas de bolsa, con sujeción a las normas que las rigen. Dichas sociedades responderán hasta la culpa leve en el ejercicio de sus funciones.

El administrador de cada fondo lo representará en todos los asuntos derivados de la inversión, siendo solidariamente responsable con éste por el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias que le sean aplicables.

Las operaciones de los fondos en el mercado público de valores estarán sujetas a la vigilancia de la Comisión Nacional de Valores.

El administrador de cada fondo mantendrá actualizado un estado de cuentas de las inversiones que se realicen por cuenta del fondo, en el que se consigne claramente la fecha, nombre, título y valor de cada operación.

Si el fondo se organiza en el país, la sociedad administradora podrá recibir los aportes de las personas extranjeras, con el fin de constituirlo y administrarlo.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 13 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 45.—Operaciones no autorizadas. En la realización de las operaciones por cuenta de los fondos, los administradores locales no podrán realizar las operaciones prohibidas por normas legales especiales. Así mismo se abstendrán de adquirir bienes por cuenta del fondo con recursos distintos de los entregados por los suscriptores o participantes y por consiguiente, de obtener créditos para la realización de las operaciones del fondo que administran, salvo que, tratándose de títulos, adquiridos en el mercado primario ello corresponda a las condiciones de la respectiva emisión y siempre que el crédito sea otorgado por el emisor o el colocador del título, o cuando se otorgue en desarrollo de un programa de privatización, siempre que la financiación la conceda la entidad pública que enajena su participación.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 14 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 46.—Pasivos de los fondos. Los fondos solo podrán tener pasivos en Colombia provenientes de la liquidación de operaciones dentro de los plazos habituales en el mercado, comisiones y gastos, remuneración por administración, pago a plazos de valores de conformidad con el artículo 45 de este estatuto, y otros similares relacionados con su operación y su correcta administración financiera, que autorice la Comisión Nacional de Valores.

ART. 47.—Derechos cambiarios. Los reembolsos de capitales y las transferencias de utilidades correspondientes a las inversiones de portafolio se harán con arreglo al régimen general de inversiones de capital del exterior.

La transferencia al exterior de las utilidades netas correspondientes a las inversiones de portafolio podrá hacerse por períodos inferiores a un año.

Las utilidades netas generadas por la inversión se determinarán con base en el estado de cuentas que debidamente certificado por su revisor fiscal presente el administrador local, con la constancia del pago de los impuestos correspondientes.

ART. 48.—Cuando se trate de fondos individuales los mismos sólo podrán invertir en acciones o bonos convertibles en acciones emitidos por toda clase de sociedades y en otros títulos de contenido crediticio con plazo igual o superior a un año emitidos por sociedades vigiladas por la Superintendencia de Sociedades.

Igualmente podrán mantener sus recursos en cuentas corrientes y cuentas de ahorro, siempre y cuando dicha inversión tenga carácter temporal.

Para estos efectos se entiende que la inversión tiene carácter temporal cuando el término durante el cual la misma se mantiene no excede de sesenta días calendario en cada oportunidad, ni supera en su conjunto ciento veinte días comunes durante el respectivo año calendario.

En todo caso los títulos en los cuales invierta el fondo deberán estar inscritos en el Registro Nacional de Valores y negociarse a través de mecanismos bursátiles u otros que autorice la Comisión Nacional de Valores.

(Nota: Derogado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 20 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 49.—La constitución y administración por parte de las sociedades fiduciarias o comisionistas de bolsa de fondos individuales de personas naturales no residentes en Colombia o de personas o entidades extranjeras, estará sujeta a los límites y condiciones previstos para el efecto por este estatuto y a las normas que regulan la administración por parte de dichas sociedades de recursos de terceros con el propósito de realizar inversiones en el mercado de valores.

Salvo las autorizaciones exigidas por las normas que rigen las sociedades fiduciarias o las sociedades comisionistas, la constitución de los fondos individuales no requerirá autorización especial.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 15 del Departamento Nacional de Planeación).

Sección segunda

Fondos institucionales

ART. 50.—Sin perjuicio de la autorización que para realizar determinadas inversiones exigen el artículo 9º del presente estatuto y demás disposiciones especiales, los fondos institucionales podrán realizar inversiones en Colombia previo concepto favorable de la Comisión Nacional de Valores.

Para tal efecto la Comisión Nacional de Valores verificará la idoneidad y trayectoria de los administradores o representantes del exterior y los demás requisitos que se establecen en este título y estará sujeta a lo dispuesto en el artículo 11 del presente estatuto.

PAR.—La Comisión Nacional de Valores, al emitir su concepto previo, favorable, deberá impartir también la aprobación del reglamento de operación del fondo en Colombia.

ART. 51.—Solicitud. Con anterioridad al ingreso al país de los recursos de cada fondo, deberán presentarse ante la Comisión Nacional de Valores, por parte de su representante legal o apoderado, los siguientes documentos e informaciones:

a) Solicitud de concepto sobre la inversión proyectada;

b) Documento de constitución del fondo, así como también los que acreditan la existencia y vigencia del mismo. En el caso de fondos constituidos para administrar los recursos de una sola persona o entidad que coloca participaciones o cuotas con el fin de efectuar inversiones, deberá acreditarse también la existencia de dicha entidad, acompañando su documento de constitución y los que acrediten su existencia y representación;

c) Certificado de existencia y representación legal del representante legal del fondo y si es del caso del administrador fiduciario extranjero, acompañado de los documentos que acrediten la idoneidad y trayectoria de los mismos. Para este efecto se entiende que tiene el carácter de administrador toda persona que de acuerdo con los reglamentos del fondo tiene la facultad de decidir sobre el manejo del mismo o sobre su política de inversiones;

d) Individualización del administrador local, es decir, de la sociedad colombiana encargada de la administración de las inversiones en el país de conformidad con el artículo 44 del presente estatuto, acompañada de una comunicación de la misma manifestando su voluntad en tal sentido, así como el certificado que acredite su existencia y representación legal y el proyecto de contrato respectivo;

e) Indicación del capital mínimo del fondo a ingresar al país y su forma de ingreso, y

f) Reglamento interno de operación en Colombia.

Los documentos enumerados en los ordinales anteriores que hayan sido otorgados en el extranjero o en idioma extranjero deberán presentarse debidamente autenticados y traducidos de conformidad con lo dispuesto por los artículos 259 y 260 del Código de Procedimiento Civil.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 16 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 52.—Reglamento interno de operación en Colombia. Cada fondo tendrá un reglamento interno relativo a sus operaciones en el país, el cual deberá contar con la aprobación de la Comisión Nacional de Valores en lo relativo a las normas sobre operación, inversiones, diversificación e información en Colombia.

PAR.—Cualquier modificación al reglamento de operación en Colombia deberá ser aprobado por la Comisión Nacional de Valores.

ART. 53.—Inversiones autorizadas. Las inversiones del fondo, sin perjuicio de lo previsto en el parágrafo segundo de este artículo, deberán realizarse en:

a) Acciones o bonos obligatoriamente convertibles emitidos por sociedades colombianas o por entidades en las que participe la Nación o el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras;

b) Bonos y otros títulos de contenido crediticio emitidos por la Nación, los departamentos, los municipios, el distrito capital, los distritos especiales, las entidades descentralizadas; el Fondo Nacional del Café, y las sociedades colombianas. Quedan excluidos los títulos emitidos o garantizados por el Banco de la República y cualquier otro título que se emita con el propósito de desarrollar operaciones en el mercado monetario.

Cuando se trate de inversiones en documentos o valores emitidos o garantizados por instituciones financieras vigiladas por la Superintendencia Bancaria, que no tengan el carácter de acciones o bonos obligatoriamente convertibles en acciones, dichas inversiones no podrán exceder el 20% del total de la inversión registrada, y

c) Otros documentos o valores, distintos de los anteriores, que autorice la Comisión Nacional de Valores conforme a la Ley 32 de 1979 y demás disposiciones complementarias.

PAR. 1º—En todo caso los títulos en los cuales invierta el fondo deberán estar inscritos en el Registro Nacional de Valores y negociarse a través de mecanismos bursátiles u otros que autorice la Comisión Nacional de Valores.

PAR. 2º—Los fondos institucionales podrán mantener sus recursos en cuentas corrientes o en cuenta de ahorros en entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 17 del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1874 de 1998 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 54.—Gastos de los fondos. Sin perjuicio de lo dispuesto en los contratos y reglamentos de administración, serán de cargo de los fondos institucionales los siguientes gastos que se causen dentro del país:

a) El costo de custodia de los activos que integran el fondo;

b) La remuneración del administrador;

c) Los honorarios y gastos en que haya de incurrirse para la defensa de los intereses del fondo cuando las circunstancias así lo exijan;

d) Los gastos que ocasione el suministro de información a los participantes, y

e) Los demás que ocasione la operación normal del fondo, incluidos los de la auditoría externa si es del caso, en los términos del reglamento interno.

ART. 55.—Derechos de los suscriptores o participantes en fondos institucionales. Los suscriptores o participantes de los fondos organizados en el país tendrán los derechos que les otorgue el respectivo contrato, los que les corresponden como inversionistas de capital del exterior, así como los siguientes:

a) Participar en la utilidad comercial generada por el fondo, sea que ella se derive de intereses causados, dividendos decretados, utilidades en venta de acciones y valores o cualquier otro ingreso que corresponda al giro ordinario de sus operaciones, de conformidad con lo dispuesto en el contrato y en el reglamento interno respectivo;

b) Examinar los documentos relacionados con el fondo. Los documentos sujetos a examen deberán ponerse a disposición de los suscriptores o participantes en la forma y términos previstos en el reglamento, y

c) Ceder en el exterior sus derechos en el fondo a otro inversionista de capital del exterior, siempre que no haya pactado algo en contrario.

ART. 56.—Controles. Los administradores enviarán a la Comisión Nacional de Valores y al Banco de la República, en la forma y fechas en que cada organismo determine, los estados financieros del fondo. Así mismo, los administradores enviarán a la Comisión Nacional de Valores una lista de los valores que integran el fondo, de sus cotizaciones y valorizaciones, en la forma y fechas en que ésta lo determine.

ART. 57.—Sin perjuicio de las demás prohibiciones previstas por el presente estatuto y por normas especiales, los administradores de los fondos institucionales se abstendrán de:

a) Invertir los recursos del fondo en títulos emitidos, colocados o garantizados en cualquier otra forma por el administrador local. No obstante lo anterior, con sujeción a lo dispuesto en el respectivo reglamento, el administrador podrá comprar por cuenta del fondo valores de la misma especie que aquéllos que se obliga a colocar;

b) Realizar cualquier operación que pueda dar lugar a conflictos de interés entre el administrador y los suscriptores del fondo, previa calificación del conflicto por parte de la Comisión Nacional de Valores;

c) Llevar a cabo prácticas inseguras, inequitativas o discriminatorias con los suscriptores del fondo;

d) Conceder créditos a cualquier título con dineros del fondo;

e) Cumplir sus funciones respecto de varios fondos, salvo que exista previo consentimiento del administrador o representante legal del exterior y autorización por parte de la Comisión Nacional de Valores, y

f) Dar en prenda los valores que integran el fondo salvo para garantizar los créditos a que se refiere el inciso anterior, así mismo se abstendrán de dar en prenda los valores que integran el fondo, salvo para garantizar créditos que se obtengan conforme a lo establecido en el literal del presente artículo.

Sección tercera

Disposiciones finales

ART. 58.—Ley y jurisdicción aplicables. Las operaciones de un fondo en Colombia se someterán a la legislación colombiana y la jurisdicción de los tribunales establecidos en el país. En consecuencia, las operaciones del fondo institucional en el exterior no estarán sujetas a la ley colombiana.

PAR.—Las inversiones en Colombia de los fondos se regirán por las disposiciones generales sobre inversiones de capital del exterior en todo aquello que no haya sido regulado por el presente capítulo y que no se oponga al mismo.

Sección cuarta

Otros instrumentos de inversión de portafolio y requisitos

ART. 59.—Otros instrumentos. Queda autorizada la adquisición por parte de inversionistas de capital del exterior de unidades o certificados de participación de fondos constituidos por fiducia mercantil, encargo fiduciario, y otros contratos análogos, cuyo patrimonio este representado por acciones o bonos. La admisión de dichas unidades o certificados de participación podrá realizarla la entidad administradora con el concepto previo favorable de la Comisión Nacional de Valores.

Dichos certificados de particpación podrán ser adquiridos directamente por inversionistas de capital del exterior en el mercado de valores colombiano o por entidades financieras del exterior, por cuenta propia o de terceros. Dichas entidades podrán recibir los certificados en depósito, administración fiduciaria o en condiciones equivalentes, para el efecto de emitir nuevos títulos valores representativos de tales certificados a fin de colocarlos en el mercado financiero internacional.

PAR.—De conformidad con la Ley 9ª de 1991, mediante reglamentaciones de carácter general acordes con el presente estatuto, se podrán establecer instrumentos o mecanismos especiales diferentes a los previstos en este artículo, orientados a captar y canalizar inversiones de capital del exterior de cartera o de portafolio, hacia el mercado de valores colombiano.

(Nota: Modificado el parágrafo 1º por el Decreto 2012 de 1994 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por la Resolución 56 de 1992 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

TÍTULO IV

Régimen general de las inversiones colombianas en el exterior

CAPÍTULO I

Definición y modalidades

ART. 60.—Inversión de capital colombiano en el exterior. Se entiende por inversión de capital colombiano en el exterior la vinculación a empresas en el extranjero de activos generados por actividades productivas en Colombia, que no tengan derecho de giro; la inversión indirecta definida en los términos del literal b) del artículo 4º del presente estatuto; y la reinversión o capitalización en el exterior de sumas con obligación de reintegro provenientes de utilidades, intereses, comisiones, amortización de préstamos, regalías y otros pagos de servicios técnicos y reembolsos de capital, cuando se haya autorizado dicha reinversión o capitalización.

(Nota: Modificado por el Decreto 1295 de 1996 artículo 18 del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 61.—Modalidades. Las inversiones de capital colombiano en el exterior en empresas constituidas o establecidas o que se proyecte constituir en el exterior, podrán revestir las siguientes modalidades:

a) Exportación de maquinaria, equipos u otros bienes físicos o tangibles aportados al capital cuyo valor en moneda extranjera no se reintegra al país, conforme a los reglamentos que al efecto expidan los respectivos organismos competentes;

b) Exportación de divisas como aporte directo de capital;

c) Aportes mediante exportación de servicios, asistencia técnica, contribuciones tecnológicas o activos intangibles aportados al capital, cuyo valor en moneda extranjera no se reintegra al país, conforme a las reglamentaciones aplicables;

d) Reinversión o capitalización de sumas con obligación de reintegro provenientes de utilidades, intereses, comisiones, amortización de préstamos, regalías y otros pagos de servicios técnicos y reembolsos de capital;

e) Aportes en divisas provenientes de créditos externos contratados para tal efecto, de acuerdo con las reglamentaciones expedidas por la junta directiva del Banco de la República;

f) La vinculación de recursos en el exterior, aunque ello no implique desplazamiento de recursos físicos hacia el extranjero, y

g) Las modalidades señaladas en los literales a), b) y c) del presente artículo, cuando no se computen como aportes al capital de la empresa.

PAR. 1º—Se entiende por reembolso de capital, las remesas provenientes del exterior que constituyen una disminución del monto de capital colombiano vinculado a actividades económicas en el exterior.

PAR. 2º—Las inversiones de capital colombiano en el exterior cubren el aporte directo o indirecto en empresas constituidas o que se constituyan en el extranjero, la adquisición con ánimo de permanencia de acciones, cuotas o derechos de propiedad de personas residentes en el exterior y el establecimiento de sucursales o agencias en el exterior.

CAPÍTULO II

Autorización y registro

ART. 62.—Autorización de la inversión. Toda inversión de capital colombiano que se efectúe en el extranjero a partir de la vigencia del presente estatuto, ya se trate de inversión inicial o adicional, deberá ser autorizada previamente por el Departamento Nacional de Planeación, salvo las excepciones enumeradas en los artículos siguientes.

No obstante, cuando se trate de inversiones en empresas establecidas o que se establezcan en zonas francas y no se requiera de divisas del mercado cambiario, la inversión solo requerirá del registro ante el Banco de la República una vez obtenidos los permisos necesarios para todo inversionista en tal zona.

PAR.—Autorización provisional. Sin perjuicio de las condiciones que puedan establecerse conforme a lo dispuesto en el artículo 66, con el objeto de flexibilizar el procedimiento de autorización para inversiones que impliquen procesos de negociación, el DNP podrá expedir una autorización provisional para las inversiones que impliquen proceso de negociación, concesión o adjudicación. En tales casos, el interesado deberá dentro de los 15 días siguientes al cierre de tal negociación, concesión o adjudicación, solicitar la autorización definitiva conforme al citado artículo.

(Nota: Modificado por la Resolución 60 de 1993 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 63.—Automaticidad. Queda autorizada toda inversión de capital colombiano en el exterior que realice una persona natural o jurídica cuando no supere un monto acumulado de US$ 200.000, y siempre y cuando se efectúe bajo alguna de las modalidades consagradas en el presente título.

También queda autorizada toda inversión de capital proveniente de, o destinada a cualquier país miembro del Pacto Andino en una Empresa Multinacional Andina, cuando la calidad de la misma así sea certificada por el Departamento Nacional de Planeación.

PAR.—Lo preceptuado en este artículo debe entenderse sin perjuicio de la obligación de registro de la inversión ante el Banco de la República, el cual deberá realizarse dentro de los 3 meses siguientes a la adquisición de las divisas.

(Nota: Modificado por la Resolución 57 de 1992 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Derogado por la Resolución 60 de 1993 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 64.—Solicitud. Para efectos de la autorización previa que debe impartir el Departamento Nacional de Planeación, los interesados deberán presentar ante este departamento la correspondiente solicitud acompañada del formulario elaborado y proporcionado por dicho organismo, debidamente diligenciado, en el cual conste la información completa sobre la inversión, la empresa receptora y sobre las características de ésta, incluyendo la descripción de los acuerdos de reciprocidad a través de inversiones del exterior en el país, si ellos existen.

(Nota: Derogado por la Resolución 60 de 1993 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 65.—Criterios de autorización de la inversión. Para la autorización de la inversión el Departamento Nacional de Planeación tomará en cuenta, en su orden, los siguientes criterios:

a) La contribución de la inversión al proceso de internacionalización de la economía colombiana;

b) El efecto neto en la balanza de pagos;

c) La contribución al comercio exterior colombiano, en especial a la financiación de las importaciones y a la apertura de nuevos mercados externos para bienes y servicios nacionales o a la consolidación de los mercados existentes;

d) El apoyo que para sus actividades en el país pueda tener el inversionista colombiano del receptor de la inversión;

e) La contribución al proceso de integración latinoamericana, y

f) La destinación de los recursos de la empresa receptora a la financiación del comercio exterior colombiano.

(Nota: Derogado por la Resolución 60 de 1993 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 66.—Realización y registro de la inversión. En el acto de autorización de la inversión, el Departamento Nacional de Planeación fijará los plazos y condiciones bajo las cuales deberá realizarse la inversión y el registro ante el Banco de la República. Vencidos los plazos sin que se hubiere realizado la inversión o el registro según el caso, la autorización del Departamento Nacional de Planeación perderá sus efectos.

Las inversiones de capital colombiano en el exterior y su movimiento deberán registrarse en el Banco de la República, conforme a los reglamentos que la junta directiva de dicho banco expida. Cuando se trate de inversiones diferentes a acciones y aportes en compañías subordinadas, deberán remitirse, para efectos del registro de la inversión, documentos autenticados que demuestren la propiedad de la inversión en cabeza del inversionista colombiano.

PAR.—Las autorizaciones que adopte el Departamento Nacional de Planeación en desarrollo del presente artículo, deberán contener, en cada caso, las condiciones bajo las cuales se cumplirán y el plazo señalado para su vigencia.

(Nota: Modificado por la Resolución 60 de 1993 artículo 2º del Departamento Nacional de Planeación).

CAPÍTULO III

Obligaciones del inversionista y controles

ART. 67.—Obligaciones del inversionista colombiano. A partir de la vigencia del presente estatuto, las inversiones colombianas en el exterior en empresas nuevas o existentes, estarán condicionadas a que el inversionista beneficiario cumpla, además, las siguientes obligaciones:

a) Abstenerse de realizar transacciones, en el interior o en el exterior, referentes a las acciones o participaciones que adquiera con la inversión u otros derechos derivados de ella, sin autorización previa y expresa del Departamento Nacional de Planeación;

b) Cuando se trate de inversionistas no calificados como instituciones financieras en el país receptor, el inversionista deberá abstenerse de otorgar crédito a terceros partes sin autorización previa y expresa del DNP;

c) Reintegrar al país, dentro de los dos (2) meses siguientes a la fecha de su declaración, las divisas provenientes de la inversión, salvo que su reinversión o capitalización sea previamente autorizada por el Departamento Nacional de Planeación, y

d) Impedir que la empresa receptora constituya otras sociedades de cualquier naturaleza, o participe en ellas, o abra oficinas en país distinto del de su domicilio, sin la previa autorización del Departamento Nacional de Planeación.

PAR. 1º—Cuando el inversionista no posea en la entidad receptora la influencia real o poder decisorio necesario para cumplir con alguna o algunas de las obligaciones establecidas en el presente artículo, el Departamento Nacional de Planeación podrá eximirlo de su cumplimiento.

PAR. 2º—En casos excepcionales, el Departamento Nacional de Planeación podrá autorizar que se produzca un reintegro gradual de las sumas provenientes de la liquidación de una inversión colombiana en el exterior, siempre que el inversionista demuestre satisfactoriamente que recibio o tiene que recibir activos que no son convertibles en divisas dentro del plazo establecido en el literal c) de este artículo.

(Nota: Modificado por la Resolución 57 de 1992 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por la Resolución 60 de 1993 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 68.—Control de la inversión. El Banco de la República, con el fin de constatar la efectividad de la inversión colombiana en el exterior y la repatriación de sus rendimientos, exigirá anualmente los balances y los estados de pérdida y ganancias, debidamente autenticados por los funcionarios consulares de Colombia en el exterior. Adicionalmente, el Banco de la República, podrá exigir garantías suficientes que aseguren la efectividad de la inversión y el reintegro de sus rendimientos, en los términos que señale la junta directiva del Banco de la República.

(Nota: Derogado por la Resolución 60 de 1993 artículo 5º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 69.—Pérdida de efectos de la autorización. Sin perjuicio de las sanciones previstas en el régimen cambiario, la autorización de la inversión perderá sus efectos, cuando el Departamento Nacional de Planeación establezca mediante resolución motivada que el inversionista ha modificado o incumplido cualquiera de las condiciones de aprobación o incumplido cualquiera de las obligaciones mencionadas en este título.

El Banco de la República o el Departamento Nacional de Planeación informarán a la Superintendencia de Cambios sobre el incumplimiento en que incurran los beneficiarios de la autorización de inversión colombiana en el exterior, a fin de que se tomen las medidas pertinentes.

En la resolución que declare la pérdida de efectos de la autorización, se determinará el plazo que tiene el inversionista para repatriar el capital y las sumas no reintegradas provenientes de la inversión.

(Nota: Modificado por la Resolución 60 de 1993 artículo 4º del Departamento Nacional de Planeación).

CAPÍTULO IV

Inversiones con régimen especial

ART. 70.—Inversiones de instituciones financieras en el sector financiero y de seguros del exterior. Solamente los bancos y las corporaciones financieras podrán efectuar inversiones de capital en entidades financieras del exterior; únicamente las compañías de seguros de vida, de seguros generales y de reaseguros podrán realizar este tipo de inversiones en entidades de similar naturaleza del exterior.

En uno y otro caso deberán contar con la autorización del Departamento Nacional de Planeación, una vez obtenida la aprobación de la Superintendencia Bancaria.

La Superintendencia Bancaria, en ejercicio de sus competencias legales deberá evaluar la situación de las inversiones a que se refiere el presente artículo. Deberá emitir concepto previo respecto de todas las autorizaciones de que trata el artículo 28 del presente estatuto, relativas a las inversiones en el sector financiero y de seguros del exterior, para lo cual tendrá en cuenta los criterios propios de la supervisión bancaria.

(Nota: Modificado por la Resolución 55 de 1992 artículo 1º del Departamento Nacional de Planeación).

(Nota: Modificado por el Decreto 1812 de 1994 artículo 3º del Departamento Nacional de Planeación).

ART. 71.—Inversiones no sujetas al presente estatuto. No estarán sujetas al presente estatuto las inversiones y activos en el exterior de que trata el artículo 17 de la Ley 9ª de 1991, ni la tenencia de divisas por residentes en el país en los términos del artículo 7º de la misma ley.

Tampoco estarán sujetas al presente estatuto las inversiones temporales realizadas en el exterior por residentes en el país, ni la tenencia y posesión en el exterior, por residentes en el país, de las divisas que deban ser transferidas o negociadas por medio del mercado cambiario, las cuales estarán reguladas por las normas generales sobre la materia que adopte la junta directiva del Banco de la República conforme al artículo 10 y demás normas pertinentes de la Ley 9ª de 1991.

TÍTULO V

Disposiciones finales. Vigencias y derogatorias

ART. 72.—Negociaciones internacionales. El Departamento Nacional de Planeación a través de la división especial de inversión extranjera, deberá conceptuar y participar en la negociación de acuerdos internacionales que afecten o puedan afectar la política o legislación referente a inversiones internacionales en Colombia.

ART. 73.—Procedimientos operativos. La junta directiva del Banco de la República según lo preceptúe el legislador, podrá establecer procedimientos operativos, en los temas que sean de su competencia, a fin de velar por el estricto cumplimiento de lo dispuesto en este estatuto.

ART. 74.—Vigencia en el tiempo. A partir de la vigencia del presente estatuto, las autorizaciones se otorgarán de conformidad con las regulaciones aquí previstas, sin perjuicio de las situaciones de carácter particular ya definidas.

ART. 75.—Impuestos. Todo lo establecido en el presente estatuto, debe entenderse sin perjuicio del pago previo de impuestos según lo ordenen las normas fiscales.

ART. 76.—Vigencia, derogatorias y comunicación a la Junta del Acuerdo de Cartagena. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación, deroga la Resolución 49 de 1991 del Conpes y demás normas que le sean contrarias, y será comunicada a la Junta del Acuerdo de Cartagena.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., a 22 de octubre de 1991.

_________________________________