RESOLUCIÓN 5296 DE 2004 

(Diciembre 24)

“Por la cual se modifican y adicionan unos numerales a las partes segunda y cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia”.

El Director General de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil,

en uso de sus facultades legales, y en especial las que le confiere los artículos 1782, 1790 y 1801 del Código de Comercio y los artículos 5º, numerales 8º y 10 y 9º, numeral 4º del Decreto 260 de 2004,

RESUELVE:

ART. 1º—Modifícanse los siguientes numerales de la parte segunda de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, los cuales quedarán así:

2.2.3.5. Idoneidad Aeronáutica - Aviones.

Un aspirante a licencia de piloto privado además de comprobar que ha presentado y aprobado los exámenes periódicos de vuelo para cada fase o período de instrucción de acuerdo con las directivas, debe aprobar un examen práctico final sobre procedimientos y maniobra en forma oral y en vuelo así:

a) Examen oral - operaciones.

1. Reportes de mantenimiento y libro de vuelo del avión.

2. Rendimiento, alcance y operación del avión.

3. Capacidad de carga, incluyendo combustible y aceite.

4. Inspecciones generales del avión.

5. Uso del radio para comunicaciones;

b) Examen práctico-técnico de pilotaje.

1. Inspección pre-vuelo.

2. Arranque, calentamiento y prueba del motor.

3. Carreteo.

4. Despegues y aterrizaje normales y con vientos cruzados.

5. Ascensos, vuelo a nivel, virajes normales, descensos con velocidad normal y con velocidad mínima de control.

6. Pérdida desde cualquier actitud de vuelo.

7. Precisiones de 180º y 360º grados sobre un punto determinado.

8. Despegues, aproximaciones y aterrizajes en campos cortos.

9. Deslizadas.

10. Virajes ascendentes y descendentes.

11. Operación de emergencias simuladas del motor.

12. Recuperación desde actitudes anormales;

c) Examen de vuelo de crucero.

1. Plan de vuelo de crucero.

2. Vuelo de crucero.

3. Emergencias de vuelo de crucero (desorientación, alta temperatura del motor, falla de la potencia, etc.).

4. Análisis de los reportes de tiempo.

5. Uso de las comunicaciones.

6. Uso de radio-ayudas a la navegación (no exigibles para pilotos con habilitación limitada a 750 Kg);

d) Para pilotos con habilitación a vuelo IFR, vuelo instrumental y radionavegación. Durante la fase correspondiente a crucero el examinado debe demostrar en vuelo simulado por instrumentos, su habilidad para operar y conducir normalmente el avión, con la sola referencia a los instrumentos de vuelo y por medio de la radionavegación, así:

1. Recuperación desde aproximaciones a la pérdida.

2. Virajes normales de tiempo con un mínimo de 180 grados a derecha y a izquierda.

3. Virajes ascendentes y descendentes.

4. Vuelo recto y a nivel.

5. Vuelo con velocidad de planeo.

6. Prácticas y procedimientos de radionavegación por ADF, VOR e ILS.

2.2.3.7. Habilitaciones.

Las habilitaciones a la licencia de piloto privado —avión— o para la actividad en aviación privada, serán las siguientes:

a) Piloto de monomotores tierra o agua, con límite de peso hasta 750 Kg (1.654 Lb), por clase de aeronave. Con esta habilitación y dentro de esta clase, se podrá volar cualquier avión monomotor a pistón de categoría ultraliviano II, dentro del límite de peso señalado, siempre y cuando se tenga chequeo anual vigente en una aeronave de esa categoría. La licencia PCA, con esta habilitación, no admite habilitación adicional para vuelo IFR;

b) Piloto de monomotores tierra o agua, con límite de peso hasta 5.700 Kg (12.500 Lb), por clase de aeronave. Con esta habilitación y dentro de ésta clase, se podrá volar cualquier avión monomotor a pistón o turbohélice dentro del límite de peso señalado, de acuerdo a los grupos de aeronaves previstos en el apéndice “B” de este capítulo, siempre y cuando se tenga chequeo anual vigente en una de las aeronaves pertenecientes al respectivo grupo;

c) Piloto de multimotores, tierra o agua, con límite de peso hasta 5.700 Kg. (12.500 Lbs.), por clase de aeronave. Con esta habilitación y dentro de ésta clase, se podrá volar cualquier avión bimotor o multimotor a pistón o turbohélice dentro del límite de peso señalado, de acuerdo a los grupos de aeronaves previstos en el apéndice “B” de este capítulo, siempre y cuando se tenga chequeo anual vigente en una de las aeronaves pertenecientes al respectivo grupo. En aviones multimotores hasta 5.700 Kg, la operación simultánea de monomotores y multimotores podrá efectuarse siempre y cuando se trate de aviones monomotores y multimotores a pistón en los que se tenga chequeo vigente, o simultáneamente aviones monomotores y multimotores turbohélice en los que se tenga chequeo vigente.

Se entiende por multimotores a toda aeronave equipada con dos o más plantas motrices.

2.2.3.7.1. Para obtener las habilitaciones a la licencia de piloto privado, el solicitante debe cumplir con los siguientes requisitos:

a) Piloto de monomotores tierra o agua, con límite de peso hasta 750 Kg (1.654 Lb), por clase de aeronave.

I. Acreditar curso básico de tierra y vuelo, en aeronave ultraliviana clase II (avión monomotor hasta 750 Kg).

II. Comprobar la experiencia mínima requerida en 2.2.3.3, sin incluir las 10 horas de simulador o entrenador de vuelo de que trata el inciso final de dicho numeral.

III. Presentar chequeo de vuelo con instructor calificado de un aeroclub o centro de instrucción;

b) Piloto de monomotores tierra o agua, con límite de peso hasta 5.700 Kg (12.500 Lb), por clase de aeronave.

I. Acreditar curso básico de tierra y vuelo, en aeronaves de la clase requerida (avión monomotor hasta 5.700 Kg).

II. Comprobar la experiencia mínima requerida en 2.2.3.3.

III. Presentar chequeo de vuelo con instructor calificado;

c) Piloto de multimotores, tierra o agua, con límite de peso hasta 5.700 Kg. (12.500 Lbs.), por clase de aeronave.

I. Comprobar que tiene un total de 300 horas de vuelo o 100 horas de vuelo autónomo, excluyendo las horas de piloto alumno.

II. Aprobar curso de tierra y examen teórico sobre el equipo, ante centro de instrucción autorizado por la autoridad aeronáutica.

III. Efectuar dos (2) períodos de dos (2) horas diarias de entrenamiento cada uno en simulador o entrenador de instrumentos de bimotores y tres (3) períodos de dos horas diarias de entrenamiento, cada uno en la silla de piloto, con instructor calificado en el equipo.

Presentar los exámenes prácticos ante un piloto inspector de la UAEAC, o inspector delegado.

Para pilotos con habilitación limitada a aviones de hasta 570 Kg (ultralivianos) el examen será únicamente ante instructor calificado de aeroclub o centro de instrucción.

2.16.1.1.1.2. Directivas de entrenamiento de vuelo.

Instrucción primaria de vuelo - pilotos privados.

El entrenamiento de vuelo para los cursos de piloto privado debe efectuarse de acuerdo con las siguientes directivas:

a) Fase I. Vuelo básico: diez (10) horas.

(Durante presolo).

I. Familiarización con el equipo. Comprobaciones pre-vuelo.

II. Puesta en marcha del motor.

III. Calentamiento y prueba.

IV. Carreteo y sus diferentes técnicas.

V. Despegues y aterrizajes normales y con viento cruzado.

VI. Vuelo recto y a nivel.

VII. Virajes suaves, medio; y escarpados de 90, 180, 270 y 360 grados.

VIII. Virajes ascendentes y descendentes.

IX. Ejercicios elementales de coordinación.

X. Aproximación a la pérdida.

XI. Pérdidas con un motor y sin motor.

XII. Demostración de barrenas.

XIII. Aproximación de 90 grados.

XIV. Procedimiento de sobrepaso.

b) Fase II. Maniobras: quince (15) horas.

(10 doble comando, 5 solo).

I. Virajes en “S” sobre líneas y puntos de referencia.

II. Aproximaciones de 180 y 360 grados.

III. Ochos elementales.

IV. Emergencias después del despegue.

V. Virajes escarpados con 60 grados de banqueo.

VI. Emergencias en campos extraños.

VII. Deslizados de frente y de costado.

VIII. Ocho “8s” en el horizonte.

IX. Medias vueltas y chandelles.

c) Fase III. Cruceros: veinticinco (25) horas.

(15 doble comando, 10 solo).

Duración total del curso: cincuenta (50) horas de vuelo como mínimo.

d) Fase IV Radionavegación: cuarenta (40) horas.

(Durante el entrenamiento de vuelo y/o simulador para habilitación IFR).

ART. 2º—Modifícanse los siguientes numerales al capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, los cuales quedarán así:

4.25.1.4.4. Nombre del aeroclub y designación de su regional. El nombre del club al cual esté vinculada la correspondiente aeronave —o su sigla o nombre abreviado previamente informado a la regional correspondiente— irá en la parte inferior del plano derecho y en cuanto sea posible a los lados del aparato.

Para los ultralivianos clase I, a continuación del nombre del club, separado por un guión, se agregará la regional a la cual pertenece dicho club, así: regional 1 - R1, regional 2 - R2, regional 3 - R3, etc.

Las mencionadas marcas en el plano derecho, tendrán una altura mínima de treinta centímetros y ancho equivalente a los dos tercios de la altura, sus demás características serán las mismas de las marcas de nacionalidad y matrícula.

Si las dimensiones o características exteriores del aparato no permitieran estampar las marcas descritas en la forma señalada, podrá hacerse de otro modo, previo concepto escrito de la unidad de control técnico de la regional respectiva, buscando en todo caso que resulten visibles a distancia.

4.25.1.4.5. Características de las marcas.

Las marcas de nacionalidad, matrícula y categoría así como el nombre del club, estarán pintadas de manera permanente en el cuerpo de la respectiva aeronave, en forma clara, nítida, sin adornos y en color que haga contraste con el de la superficie en que se encuentren. Su ubicación y dimensiones serán las indicadas en los numerales 3.5.6. a 3.5.8. no obstante, estas podrán ser de menor tamaño, si los planos o áreas disponibles son inferiores a las medidas estipuladas en la norma.

4.25.1.4.6. Requisitos para la matrícula y registro de aeronaves deportivas y/o recreativas.

Para la matrícula de planeadores, aerostatos y vehículos aéreos ultralivianos, se deberá aportar lo siguiente:

a) Título de propiedad y/o explotación, consistente en declaración de constructor protocolizada en escritura pública, para aeronaves construidas o ensambladas en el país; o contrato de compraventa elevado a escritura pública, o factura de compra para adquisición en el exterior (si aplica) para aeronaves adquiridas de un dueño anterior. En el caso de construcción o de ensamblaje, factura de compra del kit y/o de la planta motriz, y de los elementos estructurales y demás partes principales, según aplique;

b) Dos fotografías (una frontal y otra lateral) de la aeronave;

c) Para la matrícula de aeronaves importadas, certificado de carencia de informes por subversión (no exigible a aeronaves sin motor);

d) Certificado de carencia de informes por tráfico de estupefacientes, para la inscripción en el registro (no exigible a aeronaves sin motor);

e) Registro y declaración de importación (del aparato armado, del kit, o de sus partes principales según aplique);

f) Descripción del ultraliviano, hecha por el propietario, indicando: marca, modelo, y número de serie dados al aparato por su fabricante (si aplica), colores o características exteriores; marca, modelo y número de serie de la planta motriz; peso bruto máximo de operación y Clase de ultraliviano (I o II) entre otros, de acuerdo a los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa expedida al efecto;

g) Copia de la cédula de ciudadanía para personas naturales, o del certificado de existencia y representación legal, conforme corresponda, para personas jurídicas;

h) El interesado deberá encontrarse a paz y salvo con la UAEAC por todo concepto, lo cual será constatado internamente;

i) Para el caso de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU o de aeronaves recreativas livianas ARL, deberá darse aplicación a lo previsto al apéndice A de este capítulo.

4.25.1.5. Aptitud técnica.

La aptitud técnica de las aeronaves convencionales, utilizadas en aviación deportiva se acreditará con el correspondiente certificado de aeronavegabilidad estándar, emitido con fundamento en un certificado tipo, de conformidad con lo previsto en el numeral 4.4.1.9. de estos reglamentos, o con un certificado especial experimental emitido en aplicación del numeral 4.4.1.12.2.

Los aerostatos, los planeadores, los ultralivianos y demás aerodinos utilizados en aviación deportiva, no necesitarán contar con un certificado de aeronavegabilidad emitido por la autoridad aeronáutica, pero su aptitud técnica deberá estar acreditada con una constancia emitida por el correspondiente aeroclub, de conformidad con lo previsto en éste capítulo.

4.25.1.7.5.1. Organización respecto del entrenamiento, operación y mantenimiento. Independientemente de la organización que para fines deportivos o de administración, deban tener los clubes de actividades aéreas deportivas, para fines aeronáuticos, además del respectivo representante legal y junta directiva, cada club deberá tener:

a) Jefe o responsable de operaciones, el cual deberá tener idoneidad y conocimientos para el desempeño de las siguientes funciones:

— Velar por la idoneidad de cada tripulante u operador (piloto, parapentista, cometista, paracaidista, etc.) para poder ejecutar actividades de las permitidas al club. Al efecto, esta persona llevará una relación de la instrucción recibida por cada uno de dichos tripulantes u operadores.

— Firmar los certificados de idoneidad expedidos por el club a tripulantes y operadores cuando estos no deban ser licenciados por la autoridad aeronáutica, de acuerdo a los requisitos exigidos en este reglamento y llevar una relación de los certificados de idoneidad expedidos a cada piloto.

— Velar por que cada tripulante u operador afiliado mantenga un certificado de aptitud médica, conforme se ha requerido.

— Tomar medidas para impedir cualquier operación por parte de sus afiliados que no se encuentren aptos para ejecutarlas (por haber dejado de operar demasiado tiempo y/o no haber recibido entrenamientos recurrentes o falta de aptitud médica, etc.) e informar cualquier irregularidad a la unidad de control técnico de su regional.

Cuando en un club se operen una o más aeronaves convencionales, o se operen uno o más planeadores o ultralivianos clase II, el jefe o responsable de operaciones será titular al menos de la correspondiente licencia de piloto privado, de planeador, o deportivo/recreativo. En los demás casos, dicho responsable será titular de un certificado de idoneidad emitido por el club correspondiente, con el aval de la Federación Colombiana de Deportes Aéreos o la institución que asuma sus funciones cuando se trate de actividades aerodeportivas;

b) Responsable de mantenimiento, el cual deberá tener idoneidad y conocimientos para el desempeño de las siguientes funciones:

— Velar por el perfecto estado de funcionamiento de las aeronaves o equipos vinculados al club (propios o afiliados) verificando que se ejecuten las actividades de mantenimiento recomendadas por los fabricantes.

— Llevar el registro sobre el mantenimiento y horas de vuelo de cada ultraliviano y/o motor, efectuando sobre las mismas el control necesario para que este se efectúe dentro de los intervalos que sean necesarios.

— Firmar certificaciones de aptitud técnica expedidas por el club (para aquellos aparatos que no requieran de un certificado de aeronavegabilidad emitido por la UAEAC) y llevar una relación de los certificados de aptitud técnica emitidos por el club a cada aparato.

— Velar por la idoneidad del personal de mantenimiento.

— Tomar medidas para impedir, la operación de cualquier aeronave o equipo no apto y notificar cualquier irregularidad a la unidad de control técnico de su regional.

Cuando en un club se operen una o más aeronaves convencionales, el jefe o responsable de mantenimiento será titular de al menos una licencia de inspector técnico autorizado, AIT, y los trabajos deberán ser efectuados por técnicos licenciados, a menos que en este reglamento se disponga otra cosa.

Cuando en un club se operen ultralivianos, aerostatos o planeadores, el jefe o responsable de mantenimiento será titular de al menos una certificación sobre su idoneidad, emitida por el mismo. Si el interesado fuera titular de una licencia de técnico de mantenimiento, no sería necesaria la certificación; pero en ambos casos, este deberá haber recibido la capacitación pertinente a los equipos de vuelo en cuestión. La UAEAC, se reserva la facultad de verificar en cualquier tiempo, la idoneidad del responsable de mantenimiento, titular de la mencionada certificación o licencia.

En el caso de otros equipos tripulados para vuelo o para salto (cometa, parapente, paramotor, paracaídas, etc.) el responsable de mantenimiento y/o personas que lo ejecuten, deberán tener la idoneidad y los conocimientos necesarios y además las certificaciones de los cursos de entrenamiento correspondientes a los equipos operados y será titular de un certificado de idoneidad emitido por el aeroclub correspondiente, con el aval de una Federación de Deportes Aéreos reconocida por Coldeportes;

c) Responsable de entrenamiento.

En los clubes autorizados para impartir entrenamiento habrá un responsable de entrenamiento con las siguientes funciones.

— Desarrollar y verificar que se ejecuten los programas autorizados.

— Firmar certificados de entrenamiento.

— Velar por el adecuado entrenamiento de los tripulantes u operadores afiliados y del personal a cargo del mantenimiento. En los clubes que no impartan entrenamiento, esta función será ejercida por el responsable de operaciones;

d) Responsable por el campo o campos de aterrizaje, el cual deberá:

— Velar por el buen estado, y correcta utilización de los campos de aterrizaje que se le autorice si corresponde.

— Velar porque no se efectúen operaciones indebidas desde o hacia el campo de aterrizaje, e informar a la Dirección Aeronáutica Regional correspondiente y a las autoridades policivas sobre cualquier irregularidad. Esta exigencia solo aplica para los clubes que operen aeronaves convencionales, ultralivianos y planeadores.

Una o más de las anteriores funciones relativas a operación, mantenimiento, entrenamiento, y campos de aterrizaje, podrán ser desarrolladas por una misma persona, siempre que cumpla los requisitos inherentes a cada una de ellas. La designación hecha por el club, deberá constar por escrito.

4.25.1.7.5.2. Registros de los clubes.

Cada club deberá llevar la siguiente información en relación con sus tripulantes u operadores afiliados, con los equipos que opere, y con los campos de aterrizaje que utilice, de la siguiente manera:

a) Con respecto a los tripulantes u operadores afiliados, el aeroclub llevará una relación indicando nombres y apellidos, fecha y número de la inscripción, documento de identidad, licencia o certificado de aptitud, fecha del último curso de entrenamiento con su respectivo chequeo y un registro de sus actividades;

b) Con respecto a los equipos, cada club deberá mantener una relación actualizada de los que estén inscritos o vinculados a él ya sean propios o afiliados, indicando, marca, modelo, número de serie del aparato y/o motor (si aplica) matrícula o número de identificación dado por el club y nombre del propietario y registros de mantenimiento;

c) Con respecto a los campos de aterrizaje, cada club deberá tener una relación indicando nombre del campo, ubicación (coordenadas geográficas y municipio) longitud total y orientación, discriminando los que explota en propiedad o a otro título y los que opera siendo explotados por otros aeroclubes, mediante convenio o autorización de los mismos y los que opera siendo públicos con autorización de la UAEAC.

La relación de tripulantes, aeronaves y campos de aterrizaje, se pondrá a disposición de la Dirección Aeronáutica Regional ante la cual esté registrado el club y será actualizada cada seis meses, reportando las novedades durante la última semana de los meses de junio y diciembre de cada año (la actualización podrá hacerse por correo postal, por coreo electrónico, o vía fax). La inobservancia de esta obligación o la inexactitud de la información darán lugar a la suspensión de las licencias o certificado de idoneidad de tripulantes, así como a la suspensión de operaciones de las aeronaves o campos de aterrizaje, respecto de los cuales se omita la información, hasta tanto haya sido recibida satisfactoriamente. En caso de reincidencia tendrá lugar también la suspensión de actividades del aeroclub en los mismos términos.

La información anterior, se mantendrá actualizada y disponible para consulta de los afiliados o para inspección de la autoridad aeronáutica.

4.25.1.7.7. Documentos de los clubes.

Todo club de actividades aéreas deportivas o recreativas deberá disponer de los siguientes documentos para uso y consulta de su personal directivo, tripulantes, operadores y personal de mantenimiento y entrenamiento, o para inspección de la autoridad aeronáutica:

a) Acto de constitución;

b) Comunicación de una dirección regional aeronáutica en la que conste su inscripción en dicha regional;

c) Vinculación a una federación de deportes aéreos reconocida por Coldeportes, cuando se dedique a actividades deportivas;

d) Estatutos del aeroclub;

e) Relación de tripulantes u operadores afiliados y copia de sus licencias o de los certificados de idoneidad emitidos a los mismos y al personal de mantenimiento;

f) Relación de equipos propios o afiliados que se operan en el club y copia de los certificados de aptitud técnica emitidos a los mismos;

g) Relación de los aeropuertos, campos de aterrizaje o lugares donde opere habitualmente;

h) Documento donde conste la designación del responsable o responsables de operación, mantenimiento, entrenamiento y campos de aterrizaje conforme aplique, suscrito por el representante legal;

i) Información sobre seguros de responsabilidad y su vigencia y copia de las pólizas respectivas, según corresponda;

j) Copias de los certificados de aptitud técnica expedidos a cada aeronave o equipo propio o afiliado.

4.25.1.7.9. Clubes escuela.

Para que un club de actividades aéreas deportivas o recreativas pueda impartir instrucción de vuelo en aeróstato, planeador, o ultraliviano deberá contar con una autorización de club escuela otorgada por la correspondiente dirección aeronáutica regional.

Para la instrucción de vuelo en parapente, cometa o paramotor o de salto en paracaídas, dicha autorización como club escuela será otorgada por una federación de deportes aéreos, reconocida por Coldeportes.

Los clubes escuela, además de los requisitos anteriores, deberán contar con al menos un responsable de entrenamiento, uno o más instructores debidamente autorizados o licenciados cuando corresponda y un programa de entrenamiento. Las anteriores funciones puede ejercerlas una misma persona.

4.25.1.7.9.1. Instructores. Los instructores de vuelo en aeróstato, planeador deberán acreditar licencia para instrucción de vuelo en globo, planeador (IVG o IVP) según el caso, emitida por la UAEAC.

Los instructores de ultraliviano clase II deberán acreditar licencia para instructor de vuelo en avión, IVA. Dicha licencia podrán obtenerla o adicionarla sin ninguna limitación los pilotos comerciales de avión o instructores de vuelo avión, que cumplan sus requisitos ordinariamente; o con limitación a ultraliviano únicamente, y sin necesidad de una licencia de piloto comercial, quienes sean titulares de una licencia de piloto privado con habilitación limitada a monomotores hasta 750 kg y tengan una experiencia mínima de 200 horas de vuelo (la mitad de las cuales en ultralivianos clase II), dando cumplimiento a los demás requisitos pertinentes previstos en los numerales 2.6.2.1 y siguientes de estos reglamentos.

Para las aeronaves mencionadas en los dos párrafos anteriores, los instructores de tierra que no sean instructores de vuelo, acreditarán licencia de instructor de tierra en las materias que lo requieran, IET.

Los instructores para vuelo en ultraliviano clase I, deberán contar con una certificación o autorización de instructor, otorgada por un aeroclub, siempre y cuando sean titulares de un certificado de idoneidad como ultralivianista, tengan una experiencia no inferior a 150 horas de vuelo (la mitad de las cuales en ultralivianos clase I) y algún entrenamiento sobre técnicas de enseñanza, con intensidad no inferior a 20 horas. La UAEAC, se reserva la facultad de verificar, en cualquier tiempo, la idoneidad de estos instructores.

Los instructores de vuelo en cometa, parapente o paramotor y los de paracaidismo, contarán con una autorización de instructor o licencia otorgada por una federación de deportes aéreos, reconocida por Coldeportes.

Los clubes de vuelo deportivo o recreativo, que deseen impartir instrucción a pilotos o técnicos de mantenimiento, para aeronaves convencionales deberán ser titulares de un permiso de operación o funcionamiento como centro de instrucción aeronáutica, de acuerdo con lo previsto en las partes segunda, tercera y cuarta de estos reglamentos. Si se tratase de instrucción avanzada y de repaso para su propio personal, contarán con un programa de entrenamiento aprobado.

En todos los casos, los centros de instrucción aeronáutica, debidamente autorizados podrán obtener autorización adicional de la regional aeronáutica correspondiente, para impartir instrucción en actividades aéreas deportivas o recreativas, siempre que tengan capacidad técnica para hacerlo y cumplan los demás requisitos aquí previstos.

4.25.1.7.10 Responsabilidad.

Los clubes de actividades aéreas deportivas serán responsables ante la autoridad aeronáutica:

a) Por mantenimiento y operación de las aeronaves o equipos que operen (propios o afiliados) en concurrencia con el respectivo explotador o propietario;

b) Por la idoneidad de sus tripulantes, en concurrencia con el propio tripulante;

c) Por el buen uso u operación de los campos de aterrizaje que explote directamente, en concurrencia con el operador de cada aeronave o equipo. Por el uso de otros campos de aterrizaje responderán su explotador y quien opere la aeronave respectiva en cada caso.

Del mismo modo, los clubes de actividades aéreas velarán por el buen uso del espacio aéreo y por el cumplimiento del reglamento del aire y demás normas pertinentes, que hagan sus equipos de vuelo (primos o afiliados) y sus tripulantes; correspondiendo la responsabilidad final por estos aspectos a cada tripulante en particular.

Además de los aspectos señalados anteriormente, el explotador de una aeronave empleada en actividades aéreas deportivas responderá por daños a terceros en la superficie y por abordaje a otras aeronaves, de acuerdo con lo indicado en el Código de Comercio.

Para los efectos del presente capítulo, se considera como explotador de una aeronave (convencional, aeróstato, planeador o ultraliviano) a la persona que figure inscrita como tal en el registro aeronáutico nacional. En relación con los demás equipos empleados en actividades aéreas deportivas, lo será su propietario.

4.25.1.9. Precedencia de los trámites.

Para el otorgamiento del certificado o constancia de aptitud técnica, los aeróstatos, planeadores y ultralivianos, estarán previamente inscritos en el correspondiente aeroclub y para la inscripción, deberán estar matriculados e inscritos en el registro aeronáutico, siendo claro que la sola matrícula e inscripción en el registro no autorizan el vuelo, sin el agotamiento de los otros dos trámites.

Sin detrimento de lo previsto en el numeral siguiente y de lo que pueda determinar la autoridad aeronáutica en ciertos casos, el documento que definitivamente autoriza la ejecución de actividades de vuelo, a las aeronaves arriba mencionadas, es el certificado de aptitud técnica emitido por el aeroclub al cual estén vinculadas.

4.25.1.9.1. A solicitud del constructor o ensamblador y bajo su responsabilidad, los globos, planeadores o ultralivianos construidos o ensamblados en Colombia, debidamente matriculados, e inscritos a nombre de dicho constructor o de su adquirente; podrán obtener una autorización de las dependencias competentes de tránsito aéreo, previo concepto favorable de la unidad de control técnico correspondiente; para efectuar vuelos locales de prueba, de manera provisional y por un período limitado, antes de obtener la correspondiente constancia de aptitud técnica por parte de un aeroclub. Durante las pruebas de vuelo no podrán sobrevolarse áreas pobladas. Estos vuelos preferiblemente no se efectuarán desde aeródromos públicos. En estos casos la aeronave no podrá llevar persona alguna distinta al piloto —quien estará familiarizado con el proceso surtido de construcción o ensamble— ni podrá efectuar operaciones diferentes a las de prueba.

4.25.5.2. Construcción y ensamblaje de ultralivianos.

Las aeronaves ultralivianas pueden ser construidas por constructores u operadores aficionados bajo su responsabilidad y su utilización se restringe a fines recreativos o deportivos y al entrenamiento de vuelo con el mismo propósito en este tipo de aeronave. Cuando se trata de vehículos aéreos ultralivianos (clase II), el constructor podrá acogerse a las normas ASTM F2245-04, F2279-03 y F2295-03, ajustándose a lo prescrito en el apéndice “A” de este capítulo y en este caso, tales vehículos aéreos ultralivianos (clase II) se denominarán “aeronaves recreativas livianas, ARL”.

4.25.5.2.1. Cumplimiento de instrucciones y manuales.

Cuando se construya o ensamble un ultraliviano a partir de un kit o empleando partes adquiridas de otro fabricante, deberá darse cumplimiento a lo s manuales e instrucciones de dicho fabricante y a lo previsto en el apéndice A de este capítulo.

4.25.5.2.2. Certificado.

Todo establecimiento o persona que construya o ensamble un vehículo aéreo ultraliviano, deberá emitir un documento en el que conste tal hecho, indicando nombre del establecimiento, del aeroclub o de la persona que efectuó los trabajos, fecha de la fabricación o ensamblaje (determinación de los trabajos) lugar de ejecución, descripción del kit o de las partes adquiridas de otro fabricante con indicación de los datos relativos a su adquisición e importación en cuanto aplique, marca, modelo y número de serie dados del aparato y su planta motriz y demás datos relativos a su identificación en cuanto aplique, personas que intervinieron en los trabajos principales, declaración de que el ultraliviano ha sido construido con las técnicas que le atañen o ensamblado de acuerdo con las instrucciones dadas por su fabricante (informando el nombre de este) indicación de su peso vacío, capacidad de combustible y velocidades de crucero y de pérdida, número de asientos y firma responsable.

El anterior documento, además de contener la información técnica básica y de servir como soporte para la identificación del aparato, se constituirá como primer título de propiedad sobre el mismo, una vez elevado a escritura pública con la declaración jurada del constructor, sobre tal construcción.

A cada aparato de un mismo modelo, construido por un mismo fabricante, este le asignará un número o placa de identificación, consecutivos.

Si se tratara de un vehículo aéreo ultraliviano (clase II) VAU o de una aeronave recreativa liviana, ARL, el certificado deberá cumplir con lo previsto en el apéndice A de este capítulo.

4.25.5.3.1. Equipo a bordo.

Los ultralivianos, según su clasificación, deberán llevar a bordo y/o tener instalados según corresponda, como mínimo los siguientes instrumentos y equipos, los cuales se encontrarán operativos y en perfecto estado de funcionamiento; para toda operación en el espacio aéreo nacional:

— Ultralivianos clase I.

Todo ultraliviano clase I estará equipado al menos con lo siguiente:

Velocímetro, altímetro, compás magnético y reloj.

Radio para escucha en las frecuencias de uso aeronáutico.

Transponder con modo “C” —si el aparato es tipo hidroavión o está equipado con flotadores—.

Teléfono móvil con registro de los números telefónicos de los servicios de tránsito aéreo, ATS, y de búsqueda y salvamento, SAR, más cercanos para ser contactados en caso de emergencia o en caso de requerirse algún tipo de coordinación urgente, en cuanto sea posible.

a) Indicador de temperatura de motor (de gases del exosto o de cabezas de cilindro, o de agua del radiador si es enfriado por agua) y medidor visual de cantidad de combustible;

b) Silla o sillas (máximo 2) con cinturón de seguridad de al menos tres puntos;

c) Casco y gafas para cada ocupante, si el aparato es de cabina abierta;

d) Transponder en modo C, cuando hayan de ser autorizados para cruceros a otras regionales;

e) Cualquier otro instrumento o equipo determinado por el fabricante.

Si el ultraliviano es para dos ocupantes deberá tener además:

Indicador de banqueo o de giro y banqueo, tacómetro y extintor manual de incendios de halón ubicado en un lugar accesible, del tamaño y capacidad que resulte factible.

— Ultralivianos clase II.

Todo ultraliviano clase II estará equipado al menos con lo siguiente:

a) Velocímetro, altímetro, variómetro, compás magnético, indicador de banqueo o de giro y banqueo y reloj con segundero;

b) Radio apropiado para transmisión y recepción en las frecuencias de uso aeronáutico;

c) Transponder con modo “C”;

d) Indicadores de temperatura de motor (de gases del exosto, y de cabezas de cilindros, o de agua de radiador si es enfriado por agua), presión de aceite (para motores de 4 tiempos), tacómetro, medidor de cantidad de combustible (legible en vuelo) y horómetro;

e) Sillas (máximo 2) con cinturón de seguridad de al menos tres puntos para cada ocupante;

f) Extintor manual de incendios de halón ubicado en un lugar accesible, del tamaño y capacidad que resulte factible. (Para volar a alturas superiores a 10.000 pies, este será de tipo aprobado);

g) Luces de aterrizaje;

h) Casco y gafas para cada ocupante, si el aparato es de cabina abierta;

i) Para vuelo a alturas superiores a 10.000 pies, provisión de oxígeno de tipo aprobado, para ambos ocupantes;

j) Cualquier otro instrumento o equipo determinado por el fabricante.

Además de los anteriores requisitos los aparatos clase II deberán dar cumplimiento a lo establecido en el apéndice A de este capítulo.

4.25.5.5.2. Los establecimientos o clubes que de manera permanente o con carácter comercial se dediquen al diseño, construcción, ensamblaje, mantenimiento, reparación, o alteración de vehículos aéreos ultralivianos o sus plantas motrices, en favor de terceros, deberán tener capacidad técnica al efecto y registrarse ante la regional aeronáutica de su jurisdicción.

Para el registro se indicará:

— Nombre del interesado, o del establecimiento, o razón social si fuera una sociedad, anexando fotocopia de la cédula de ciudadanía, o del certificado de cámara de comercio sobre existencia y representación legal, según el caso.

— Nombre del representante legal.

— Nombre de la persona responsable de dirigir los trabajos.

— Indicación de si se trata de diseño, construcción, ensamblaje o mantenimiento de los aparatos.

— Tipo de aeronave o equipos que se construirán, ensamblarán o mantendrán y tipo de trabajos en el caso de mantenimiento.

A la solicitud de registro se anexará:

— Certificados, sobre carencia de informes por tráfico de estupefacientes y sobre carencia de informes por actividades subversivas, de la Dirección Nacional de Estupefacientes y de la Brigada Militar con jurisdicción en el domicilio del interesado, respectivamente.

Cuando se trate de ultralivianos clase II, el registro se realizará ante el grupo de certificación de productos aeronáuticos, dirección estándares de vuelo, secretaría de seguridad aérea, de acuerdo con los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto. Los trabajos de mantenimiento de estos aparatos deberán ser dirigidos por técnicos capacitados e idóneos certificados por el correspondiente aeroclub. El responsable de mantenimiento del respectivo establecimiento y/o aeroclub, deberá avalar con su firma tales trabajos.

Para los efectos del presente numeral, se entiende que un establecimiento o un aeroclub se dedica de manera permanente a las mencionadas actividades, cuando realiza mantenimiento, reparación o alteración a más de dos (2) ultra livianos en un año, o cuando en igual cantidad y período efectúe cualquier trabajo sobre equipos ajenos o sus partes.

Los pilotos propietarios de las aeronaves podrán efectuar aquellos trabajos de mantenimiento elementales, normalmente permitidos a los pilotos privados sobre aeronaves privadas, cuando acrediten la idoneidad, conocimientos, experiencia y pericia necesarios, mediante certificaciones de los cursos recibidos en relación con las aeronaves correspondientes.

4.25.5.9.2. Restricciones de operación.

Durante la operación de aeronaves ultralivianas, se tendrá en cuenta las siguientes restricciones:

a) No podrá operarse una aeronave ultraliviana de manera que cree una condición peligrosa a aeronaves, personas o propiedades;

b) Ninguna persona a bordo de una aeronave ultraliviana podrá arrojar objeto alguno estando en vuelo;

c) Ningún ultraliviano podrá ser empleado para transportar cargas a bordo (excepto equipaje de sus ocupantes) ni cargas externas;

d) Ningún ultraliviano podrá equiparse con tanques adicionales de combustible, ni se incrementará su capacidad o autonomía de vuelo de ningún otro modo;

e) Ningún ultraliviano podrá equiparse o cargarse de modo que exceda su peso de decolaje;

f) Ningún ultraliviano (incluso hidroplanos) podrá volar sobre agua a una distancia de tierra superior a la de planeo;

g) Ningún ultraliviano clase I podrá operar en aeródromos o espacios aéreos controlados, salvo permiso especial de la dirección de servicios a la navegación aérea, o que dicho aeródromo haya sido designado para la operación de ultralivianos clase I por dicha autoridad, habida consideración de su bajo volumen de operación y condiciones topográficas y climáticas favorables;

h) Los ultralivianos clase II podrán operar en aeródromos y espacios aéreos controlados en que no esté prohibida tal operación, cumpliendo los requisitos propios de una aeronave convencional;

i) Ningún ultraliviano clase I podrá efectuar cruceros sin escala, de más de dos horas (2:00) de duración a velocidad normal de crucero o de más de 100 millas náuticas desde el lugar de despegue, lo que resulte menor;

j) Ningún ultraliviano clase II podrá efectuar cruceros sin escala de más de 2:30 horas de duración a velocidad normal de crucero o de más de 250 millas náuticas desde el lugar de despegue, lo que resulte menor;

k) Ningún ultraliviano puede efectuar operaciones nocturnas, ni en condiciones de vuelo por instrumentos, IMC, ni volar bajo reglas de vuelo por instrumentos, IFR;

l) Los aparatos clase I no podrán volar a más de 3.500 pies sobre el terreno;

m) Los aparatos clase II no podrán volar por encima de 17.500 pies sobre el nivel del mar;

n) No podrá operarse una aeronave ultraliviana, directamente sobre áreas pobladas o conglomerados de personas, excepto durante las maniobras correspondientes al aterrizaje y despegue;

ñ) Una aeronave ultraliviana podrá operar sobre áreas no pobladas a una altura no inferior a 500 pies;

o) Ningún vehículo aéreo ultraliviano podrá aterrizar en carreteras o vías públicas o fuera de las zonas o campos autorizados, salvo casos de emergencia debidamente comprobables, ni aprovisionar combustible fuera de las instalaciones autorizadas al efecto en los aeródromos o en los campos de aterrizaje;

p) Los ultralivianos hidroaviones o equipados con flotadores, solo podrán efectuar operaciones acuáticas en lugares previamente autorizados por la dirección de servicios a la navegación aérea, e informando en cada caso a la autoridad ATS competente en dicho lugar;

q) Todo ultraliviano hidroavión o equipado con flotadores —cualquiera que sea su categoría— deberá estar equipado con transponder en modo “C” y radio apropiado para transmisión y recepción en las frecuencias de uso aeronáutico, los cuales operará, conforme corresponda;

r) Los ultralivianos clase I solo pueden operar al interior de la regional en la que estén inscritos y dentro de la zona de operación asignada al aeroclub correspondiente, pero se podrá proceder hacia otra zona aprobada en su regional, o hacia zona de regional diferente, siempre y cuando exista permiso de tránsito aéreo al efecto, y previa autorización de la dirección aeronáutica regional competente en lugar de aterrizaje previsto;

s) Los ultralivianos clase II podrán volar a otras regionales o zonas de operación previa presentación del plan de vuelo correspondiente y cumpliendo en su totalidad los requisitos exigibles a una aeronave convencional;

t) Los aparatos clase I solamente podrán ser operados por personas que cuenten con el correspondiente certificado de aptitud para tripulante de ultraliviano clase I emitido por un aeroclub autorizado para actividades de aviación deportiva, o con una licencia de piloto en otra modalidad;

u) Los ultralivianos clase II solamente podrán ser operados por personas que cuenten con licencia de piloto privado de avión, PCA, con habilitación para monomotores hasta 750 kg de PBMO u otra clase de licencia de piloto, emitida por la UAEAC, y se encuentren habilitados para el equipo ultraliviano, por parte de un aeroclub autorizado;

v) Ningún ultraliviano podrá sobrevolar instalaciones carcelarias, militares, ni policiales.

4.25.5.9.3. Documentos de a bordo.

Todo ultraliviano llevará a bordo los siguientes documentos:

— Un libro de vuelo, donde se consignarán los datos relativos a la operación y mantenimiento del aparato. Este podrá tener tamaño y características que faciliten portarlo a bordo.

— Certificado de matrícula (emitido por la oficina de registro aeronáutico nacional).

— Certificado de aptitud técnica (emitido por el aeroclub correspondiente).

— Constancia de afiliación a un aeroclub.

— Licencia o certificado de idoneidad del piloto, según el caso.

4.25.5.11.1. Certificados de idoneidad y licencias.

Los tripulantes de vehículos aéreos ultralivianos clase I no requieren de una licencia de piloto otorgada por la UAEAC en la forma prevista en la parte segunda de estos reglamentos, mientras dicha operación se someta a las limitaciones previstas en el presente capítulo, pero deberán obtener un certificado de idoneidad otorgado por la oficina o persona responsable de operaciones de vuelo de un aeroclub debidamente autorizado. La UAEAC, se reserva en todo tiempo, la facultad de verificar la idoneidad de los titulares de dicho certificado.

Los tripulantes de vehículos aéreos ultralivianos clase II deberán ser titulares de al menos una licencia vigente de piloto privado, con habilitación para aeronaves monomotores a pistón hasta 750 kg (1.640 lb) expedida por la UAEAC, de conformidad con la parte segunda de estos reglamentos, para poder operarlos.

Quien sea titular de una licencia de piloto diferente, podrá actuar como tripulante de ultralivianos, siempre que tenga curso de la aeronave y chequeo de vuelo efectuado por un aeroclub escuela o un centro de instrucción aeronáutica autorizado.

4.25.5.11.1.1. Certificado de idoneidad, para tripulante de ultraliviano clase I.

Para la obtención del certificado de idoneidad para tripular ultralivianos clase I, el aspirante habrá recibido en un aeroclub, escuela o en un centro de instrucción aeronáutica debidamente autorizados, un curso de instrucción que incluya al menos:

a) Entrenamiento teórico de tierra sobre:

— Las regulaciones aéreas en relación con ultralivianos contenidas en esta parte y el reglamento del aire contenido en la parte quinta de los RAC.

— Nociones de aerodinámica.

— Nociones de meteorología.

— Navegación visual y a estima.

— Teoría de vuelo y procedimientos operacionales de los ultralivianos.

— Procedimientos radiotelefónicos.

— Nociones de fisiología de vuelo.

— Procedimientos de interceptación de aeronaves.

— La intensidad del entrenamiento teórico de tierra mencionado precedentemente, no será inferior a 40 horas.

— Entrenamiento teórico y práctico sobre conocimiento del modelo de ultraliviano a tripular; sus especificaciones técnicas y características de vuelo y operación; sus limitaciones y procedimientos operacionales normales y de emergencia;

b) Entrenamiento práctico de vuelo, con una intensidad mínima de treinta (30) horas, de las cuales al menos 15 habrán sido con instructor.

— Las fases de instrucción de tierra y la de vuelo con instructor, son obligatorias para el tripulante antes de su primer vuelo solo.

Surtido el entrenamiento anterior, el interesado deberá presentar ante instructor del aeroclub un examen teórico en relación con los conocimientos indicados y examen práctico de vuelo.

Para mantener vigente el certificado de idoneidad se debe efectuar al menos cada dos años un repaso de la instrucción teórica y un chequeo de vuelo ante el respectivo aeroclub.

Ningún tripulante podrá llevar a bordo de la aeronave, pasajero u ocupante diferente a su instructor, mientras no cuente con el correspondiente certificado de idoneidad y este se encuentre vigente.

4.25.5.11.1.2. Licencia de piloto para tripulante de ultraliviano clase II.

Los pilotos de ultraliviano clase II serán titulares de al menos una licencia de piloto privado de avión, PPA, con habilitación a monomotores pistón con límite de peso hasta 750 kg (1.640 Lb), sin habilitación a instrumentos. Dicha licencia estará sometida a los requisitos generales y específicos de que trata la parte segunda de estos reglamentos.

4.25.5.11.2. Aptitud psicofísica.

Los tripulantes de ultralivianos clase I, no requieren de un certificado médico de aptitud psicofísica, otorgado con intervención de la UAEAC o sus médicos delegados, pero los aeroclubes a los cuales deberán estar vinculados tales tripulantes, velarán por que estos no padezcan enfermedades, limitaciones o lesiones orgánicas permanentes o temporales de tal magnitud que ostensiblemente los inhabiliten para el vuelo, lo cual será constatado mediante valoración de un médico general de manera inicial y subsiguientemente, al menos cada dos años.

La certificación médica correspondiente indicará al menos el nombre e identificación de su titular, fecha de expedición, indicación de su estado general, nombre, firma y registro del médico que certifica.

Los tripulantes de ultralivianos clase II deberán contar con un certificado médico de 2ª clase vigente, expedido de conformidad con la parte segunda de estos reglamentos.

4.25.5.11.4. Entrenamiento de los tripulantes.

Los aeroclubes debidamente autorizados podrán desarrollar, para sus tripulantes de aparatos clase I, los programas de entrenamiento inicial o de repasos en la medida en que lo soliciten y demuestren su capacidad técnica y didáctica para hacerlo. Del mismo modo, los centros de instrucción aeronáutica debidamente autorizados podrán desarrollar tales cursos, adicionando dichos programas a sus respectivos permisos de funcionamiento. En todo caso la evaluación final y certificación del tripulante deberá ser efectuada por el aeroclub en el cual haya de desempeñarse.

En caso de impartirse instrucción para el mantenimiento, deberán observarse las prescripciones anteriores.

Para la instrucción deberá contarse con los manuales y demás material requerido para la instrucción teórica y con el equipo de vuelo adecuado.

El entrenamiento de tripulantes para clase II podrá ser impartido en centros de instrucción aeronáutica debidamente aprobados por la UAEAC, por instructores de tierra y de vuelo licenciados y habilitados al efecto.

Sin perjuicio de lo anterior, los aeroclubes clasificados como aeroclub escuela podrán desarrollar el entrenamiento tanto básico inicial como recurrente, para pilotos de ultralivianos clase II, previo el cumplimiento de todos los requisitos técnicos exigibles a los centros de instrucción aeronáutica. En estos casos el capital mínimo será el equivalente a 50 salarios mínimos legales mensuales vigentes. En su defecto, el establecimiento tendrá activos iguales o superiores a dicho valor, o será propietario de al menos un ultraliviano apto para la instrucción propuesta.

Los aeroclubes verificarán que cada tripulante efectúe entrenamiento recurrente o de repaso y chequeo de vuelo al menos cada dos años, conforme a las directivas que ellos determinen. El mismo procedimiento se observará cuando un tripulante haya dejado de volar por más de 180 días.

Los programas de entrenamiento inicial y recurrente para pilotos deportivos se efectuarán de conformidad con lo previsto en la parte segunda de los RAC a través de los aeroclubes escuela o centros de instrucción autorizados.

4.25.5.12.1. Características de los campos de aterrizaje.

Para la construcción o adecuación y operación de campos de aterrizaje para ultralivianos, deberá observarse lo siguiente:

a) El campo de aterrizaje estará orientado preferiblemente en la dirección del viento predominante en la zona;

b) Las prolongaciones del campo de aterrizaje deben estar libres de obstáculos (cables, antenas, plantaciones, edificaciones, elevaciones del terreno, etc.) que puedan interferir las aproximaciones y despegues;

c) La ubicación de los campos de aterrizaje para la operación de ultralivianos deberá ser previamente aprobada por la dependencia competente de la autoridad aeronáutica. La distancia de dichos campos con respecto a otros campos de aterrizaje o a cualquier otro aeródromo será al menos la que se exige a los aeródromos clase “G” prevista en los numerales 6.1.18. y 6.1.18.1. de los reglamentos aeronáuticos. (10 Km con respecto a los de clase A, B o C y 3 Km con respecto a los demás. En este último caso si la diferencia entre los rumbos magnéticos de sus ejes es menor a 10 grados y sus superficies de aproximación no se interceptan, la distancia mínima podrá ser de 2 Km);

d) El campo de aterrizaje deberá tener una longitud mínima de pista de ciento setenta (170) metros y máxima de trescientos cuarenta (340) y un ancho mínimo de pista de doce (12) metros y máximo de quince (15), en consideración a los requerimientos de los ultralivianos que hayan de operar en él. No obstante, a las longitudes señaladas, se les podrá aplicar la corrección por elevación de que trata el numeral 6.2.2.1. — a) previa justificación técnica, por parte del interesado;

e) En la prolongación de cada cabecera tendrá una zona de seguridad no menor de veinte (20) ni mayor de veinticinco (25) metros a lo largo del eje longitudinal y a cada lado de la misma, una franja de seguridad no menor de cinco (5.0) ni mayor de siete (7.0) metros;

f) En ninguno de los casos la longitud máxima de la pista, incluyendo las zonas de seguridad, podrá exceder de trescientos ochenta (380) metros en tanto que el ancho, incluyendo zonas de seguridad, no podrá exceder de veintiocho (28) metros;

g) En las prolongaciones inmediatas de las cabeceras y zonas de seguridad no deberá haber ningún tipo de obstáculos como cables, construcciones o plantaciones;

h) El campo de aterrizaje debe estar convenientemente señalizado para su fácil y rápida identificación y llevará en cada cabecera en carácteres visibles desde el aire, la marca “UL”. Además, en cada cabecera, debajo de las letras UL y en carácteres igualmente visibles desde el aire estará indicada su identificación en números de dos cifras que correspondan al entero más próximo a la décima parte del azimut magnético del eje de la pista, medido en el sentido de las agujas del reloj, a partir del norte magnético, visto en la dirección de aproximación; cuando en aplicación de esta regla el número sea de una sola cifra irá precedida de un cero (Ej: 18-36, 12-30, 09-27, etc.);

i) El campo de aterrizaje estará dispuesto de tal modo que los aparatos ultralivianos parqueados en la zona destinada al efecto, u otros vehículos, no obstruyan o interfieran las maniobras de aterrizaje y despegue. Del mismo modo, cuando en ese lugar se efectúen trabajos de mantenimiento o aprovisionamiento de combustible deberán existir áreas o instalaciones adecuadas a tal propósito que tampoco interfieran los despegues y aterrizajes, ni constituyan un peligro para la operación;

j) En caso de haber obstáculos permitidos estarán señalizados con banderas de color rojo;

k) El campo estará equipado con una manga veleta o señal indicadora de dirección del viento, sobre el costado izquierdo en cada una de sus cabeceras, fuera de su zona de seguridad;

l) Los campos de aterrizaje para ultralivianos deberán reunir los requisitos sanitarios y ambientales que fueren exigibles por las respectivas autoridades competentes.

ART. 3º—Aclárase la nomenclatura a los siguientes numerales contenidos en el capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, así:

Numeral 5.25.5.3.1.1. Se renumera como 4.25.5.3.1.1.

Numeral 5.25.5.10.3. Se renumera como 4.25.5.10.3.

Numeral 5.25.6.5.7. Se renumera como 4.25.6.5.7.

Numeral 2.25.6.6.3. Se renumera como 4.25.6.6.3.

El texto correspondiente a cada uno de los mencionados numerales continúa vigente conforme a su actual redacción.

ART. 4º—Modifícanse y adiciónanse las siguientes disposiciones transitorias, contenidas en capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, adoptado mediante Resolución 5545 de 2003, así:

2. Los propietarios de ultralivianos (clase I y clase II) que a la fecha entrada en vigencia de las presentes disposiciones se encuentren inscritos en las direcciones regionales, deberán reunir requisitos, matricularlos (con marcas HJ) e inscribirlos en el registro aeronáutico nacional, conforme se indica en esta resolución; para lo cual disponen de un plazo de seis (6) meses a contar desde dicha fecha. Durante dicho período, podrán continuar operando conforme a su inscripción y requisitos preexistentes, pero una vez vencido este, las marcas “UL” quedarán sin efecto y suspendidos dichos aparatos de toda actividad de vuelo, no pudiendo ejecutar ninguna operación, hasta tanto adelanten el trámite señalado. No se podrán inscribir nuevas aeronaves con dichas marcas “UL” a partir de la vigencia de estas disposiciones.

Para estas aeronaves, como en todos los casos, serán necesarias la afiliación a un aeroclub y la certificación de aptitud técnica que el mismo le expida, conforme se indica en esta parte.

Como soporte del trámite requerido para la matrícula y registro, en aplicación de los principios de economía, celeridad y eficacia previstos en el Código Contencioso Administrativo (art. 3º), la documentación vigente que hubiere sido aportada en debida forma a las direcciones regionales, respecto de cualquier ultraliviano, podrá ser trasladada a la oficina de registro aeronáutico nacional, a petición del interesado, debiendo este aportar los requisitos y/o documentos faltantes. Lo anterior, siempre y cuando se trate de solicitudes radicadas dentro de los 6 meses siguientes a la entrada en vigencia de la presente norma.

La asignación de matrícula y el trámite de registro no generarán pago alguno de derechos, siempre y cuando la solicitud se radique dentro de los 6 meses señalados.

A los ultralivianos clase II que a la fecha de entrada en vigencia de esta resolución hayan estado inscritos en una regional aeronáutica como UL, o en el registro aeronáutico nacional como HJ, no les será aplicable lo dispuesto en el apéndice A del capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia.

3. Los tripulantes de ultralivianos clase II que a la fecha de entrada en vigencia de las presentes disposiciones se encuentren certificados por un club inscritos en una dirección regional deberán reunir requisitos y obtener la correspondiente licencia de piloto privado PCA, con habilitación a monomotores pistón hasta 750 Kg, expedida por la división de licencias de la UAEAC para lo cual disponen de un plazo de nueve (9) meses a contar desde dicha fecha. Durante dicho período, podrán continuar operando conforme a su certificación y requisitos preexistentes, pero una vez vencido éste, tales certificaciones quedarán sin efecto y suspendidos dichos tripulantes de toda actividad de vuelo en ultralivianos clase II, no pudiendo ejecutar ninguna operación hasta tanto adelanten el trámite señalado.

Para obtener la correspondiente licencia, se cumplirán en su totalidad los requisitos previstos en la parte segunda de los reglamentos aeronáuticos.

No obstante lo anterior, los tripulantes ultralivianistas que antes de la entrada en vigencia de las presentes disposiciones hayan obtenido un certificado de idoneidad emitido por un club de ultralivianos, registrado —también antes de dicha entrada en vigencia— ante una regional aeronáutica y hayan logrado una experiencia de vuelo no inferior a 100 horas en aparatos con características propias de la clase II, podrán obtener una licencia como piloto privado PCA dando cumplimiento a lo siguiente:

a) Cursar las materias de tierra y las fases de entrenamiento de vuelo que llegasen a resultar faltantes, respecto de las exigidas para la licencia PCA;

b) Aprobar examen teórico y chequeo de vuelo ante inspector de la UAEAC;

c) Presentar una solicitud acompañada de:

i) Copia del correspondiente certificado de idoneidad emitido por un club debidamente registrado conforme al párrafo anterior;

ii) Constancias emitidas por el mismo aeroclub, sobre las materias de tierra vistas y aprobadas y sobre experiencia de vuelo no inferior a 100 horas en ultralivianos con características correspondientes a la clase II;

iii) Recibo de pago de derechos de expedición, en cuantía equivalente a la mitad de lo que corresponde a una licencia de piloto privado;

iv) Certificado sobre carencia de informes por narcotráfico expedido por la Dirección Nacional de Estupefacientes.

d) Acreditar el correspondiente certificado médico de 2ª clase.

4. Durante los primeros seis (6) meses contados a partir de la entrada en vigencia de esta resolución los tripulantes de ultraliviano —correspondiente a clase II— que hayan ejercido los privilegios de un certificado de idoneidad otorgado por un aeroclub, durante más de 300 horas como autónomos y que con autorización de un aeroclub hayan impartido más de 100 horas de instrucción de vuelo (sin incluir las 300 de autónomo) podrán obtener una licencia de instructor de vuelo, IVA, limitada a ultralivianos, para lo cual obtendrán su licencia de piloto recreativo deportivo y tramitarán su licencia de instructor cumpliendo lo previsto en 4.25.1.7.9.1., sin tiempo adicional de vuelo.

6. El registro de los ultralivianos que con anterioridad a la vigencia de esta resolución hubieran estado debidamente inscritos ante una dirección regional aeronáutica, con distintivos UL, podrá efectuarse tomando como título de propiedad el documento que hubiere servido como soporte a dicha inscripción, protocolizado en escritura pública, siempre y cuando se radique la respectiva solicitud dentro de los 6 meses siguientes a la vigencia de esta resolución.

Las demás disposiciones transitorias contenidas en el capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia continúan vigentes con su texto original.

ART. 5º—Adiciónase, al artículo 3º de la Resolución 5545 de diciembre 26 de 2003, un parágrafo del siguiente tenor:

“PAR.—Los ultralivianos cuya solicitud de matrícula y/o registro sea radicada en la oficina de registro aeronáutico nacional, dentro de los 6 meses siguientes a la vigencia de la presente resolución, estarán exentos del pago de derechos de que trata el inciso tercero del presente artículo”.

ART. 6º—Adiciónase un apéndice “A” al capítulo XXV de la parte cuarta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, así:

“Apéndice A

CAPÍTULO XXV

Requisitos especiales para la fabricación, ensamble, producción, registro y aeronavegabilidad continuada para vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU o de aeronaves recreativas livianas, ARL

1. Requisitos especiales para registro de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU o de aeronaves recreativas livianas, ARL:

El propietario de un vehículo aéreo ultraliviano (clase II) VAU o de una aeronave recreativa liviana, ARL deberá inscribirlo en el registro aeronáutico nacional, de acuerdo con los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto.

Una aeronave será elegible para su inscripción como vehículo aéreo ultraliviano (clase II) VAU o de una aeronave recreativa liviana, ARL, en el registro aeronáutico nacional, cuando:

1.1. No hubiere poseído previamente un certificado de aeronavegabilidad estándar, un certificado de aeronavegabilidad especial o un certificado de aeronavegabilidad estándar emitido por la UAEAC o cualquier autoridad de aviación civil extranjera.

1.2. El fabricante o ensamblador se encuentre registrado ante el grupo de certificación de productos aeronáuticos, dirección estándares de vuelo, secretaría de seguridad aérea, de acuerdo a los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto.

1.3. Fue inspeccionada por el aeroclub y se ha encontrado en condición de operación segura.

1.4. El propietario declare que posee, de acuerdo a los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto,

a) Instrucciones de operación de la aeronave, en la forma de un manual de vuelo o documento equivalente que como mínimo indique:

• Descripción de la aeronave y sus sistemas

• Procedimientos normales de operación

• Procedimientos de emergencia

• Rendimiento demostrado

• Limitaciones de operación

b) Procedimientos de mantenimiento e inspección de la aeronave, en la forma de un manual de mantenimiento o instrucciones de aeronavegabilidad continuada que como mínimo indique:

• Descripción de la aeronave y sus sistemas

• Programa de inspecciones

• Procedimientos de ensamble y desensamble de sistemas para ejecución de mantenimiento

• Lista de partes (esto puede suministrarse en la forma de un catálogo ilustrado de partes)

• Inspecciones y servicios a la planta motriz

• Diagrama de cableado eléctrico

c) Identificación de componentes con vida límite, si los hubiere

d) Pruebas de tierra y en vuelo realizadas y certificadas por el fabricante para la aeronave identificada como se indica en 1.5.a).

1.5. El propietario anexe formato de declaración de cumplimiento del fabricante de acuerdo a los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto, donde constará,

a) Identificación de la aeronave por:

• Marca

• Modelo

• Número de serie

• Fecha de fabricación

• Para el caso de las ARL indicar las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1.

b) Que la aeronave indicada, identificada como se indica en 1.5. a) cumple con los requerimientos y está conforme con el diseño, para el caso de las ARL se considerarán las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1;

c) Que se utilizó, para el caso de las ARL, un sistema de gestión de calidad en la producción, como se indica en el numeral 4.2;

d) Que el fabricante tendrá disponible a cualquier persona la siguiente documentación:

• Instrucciones de operación de la aeronave.

• Procedimientos de mantenimiento e inspección de la aeronave.

• Suplemento del curso de entrenamiento de vuelo;

e) Que el fabricante monitoreará y corregirá fallas a la seguridad de vuelo a través de la emisión de boletines de seguridad aérea y de un sistema de aeronavegabilidad continuada, de acuerdo con lo estipulado en el numeral 5º, que reúna los requerimientos del diseño, para el caso de las ARL se considerarán las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1;

f) Que a requerimiento de la UAEAC el fabricante permitirá el ingreso a sus instalaciones y a su documentación técnica;

g) Que el fabricante de acuerdo con un procedimiento de aceptación de producción certifica que el VAU reúne los requerimientos de su diseño. Para el caso de las ARL se considerarán las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1;

h) Que ha encontrado que la aeronave:

• Está en condición para una operación segura, y

• Ha establecido sus limitaciones de operación incluyendo las de la planta motriz.

2. Requisitos especiales para el registro de fabricantes y ensambladores de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes.

2.1. El fabricante, o ensamblador de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes, deberá registrarse y someterse a una auditoría en el grupo de certificación de productos aeronáuticos dirección estándares de vuelo secretaría de seguridad aérea, de acuerdo a los procedimientos definidos por la UAEAC, en circular informativa emitida a tal efecto.

2.2. El grupo de certificación de productos aeronáuticos:

• Auditará lo indicado en los numerales 3º al 8º de este apéndice.

• Coordinará el registro de fabricantes.

3. Requisitos especiales para la fabricación, exigibles al fabricante de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes.

3.1. Estándar de diseño, para el caso de ARL.

• Se deberá adoptar como base de diseño el estándar de diseño norma ASTM F2245-04, y

• Se deberá disponer de herramientas de análisis de evaluación y rendimiento.

3.2. Documentación técnica

El fabricante de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes, como aplique, deberá disponer de la siguiente información para:

a) El diseño

1. Planos en tres vistas de la aeronave que incluya la siguiente información:

• Geometría general de la aeronave.

• Perfiles aerodinámicos.

• Dimensiones generales.

• Recorridos de las superficies de control.

• Radio de giro mínimo en tierra.

2. Planos de perfiles y piezas detalladas.

3. Sistema para la administración de la documentación de ingeniería.

NOTA: Se deberá emplear un sistema de dibujo estándar de acuerdo a normas reconocidas (SAE, DIN o ISO). Esto aplica para los planos de conjunto como para los planos de despiece.

4. Cálculos estructurales.

• Análisis dinámico.

• Análisis estático.

5. Especificaciones técnicas.

• Aerodinámica.

• Estabilidad y control.

b) Las especificaciones de operación.

1. Rendimiento.

2. Limitaciones de operación.

c) Registros.

Se deberán generar registros, por modelos, para todas las pruebas realizadas en esta etapa, incluyendo los ensayos a los prototipos y en particular los indicados en los numerales 3.2. a) 4 y 5; y 3.2 b);

d) Mantenimiento de los registros

Los registros de conformidad con el diseño utilizado deberán ser mantenidos por el fabricante durante toda la vida útil del VAU o ARL y deberán permanecer disponibles para verificación.

3.3. Personal.

a) Director de proyecto, perfil:

• Título profesional: Ingeniero matriculado, en la especialidad de aeronáutica, electrónica, mecánica o metalúrgica.

• Experiencia: no menor a cinco años en el medio aeronáutico y que lo acredite en las labores a realizar;

b) Para el caso de ARL, director de sistema de aseguramiento de la calidad.

• Título profesional: Ingeniero matriculado, preferentemente en la especialidad de aeronáutica, electrónica, mecánica metalúrgica, o industrial.

• Experiencia: no menor a tres años en sistemas de aseguramiento de la calidad y que lo acredite en las labores a realizar, particularmente en áreas de manufactura o producción;

c) Personal técnico.

• Título técnico preferentemente en la especialidad de aeronáutica, electrónica, mecánica o metalúrgica, o

• Experiencia demostrable en la construcción de VAU de al menos tres años.

3.4. Instalaciones.

Se deberá disponer de instalaciones adecuadas, en función de la complejidad del diseño, que permitan la construcción bajo procesos estandarizados.

4. Requisitos especiales para la producción, exigibles al fabricante de vehículos aéreos ultralivianos (clase II) VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes con fines comerciales.

Se deberá disponer de procesos estandarizados que aseguren la repetitividad de todas las partes de las aeronaves producidas.

Para el caso de ARL, los aspectos de producción deberán basarse en la norma ASTM F2279-03 y se deberá disponer de un sistema de gestión de calidad certificado por un organismo acreditado ante la Superintendencia de Industria y Comercio de acuerdo con la clasificación industrial internacional uniforme de todas las actividades económicas, adaptada para Colombia código CIIU rev. 3 a.c. número 3530 liderado por un profesional con el perfil indicado en el numeral 3.3.b), con autonomía para evaluar y certificar la calidad del producto terminado, garantizando que:

• Se han empleado procesos de manufactura que están conformes a las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1.

• Se han empleado las herramientas especiales, diseñadas por el fabricante, y que estas se encuentran calibradas y garantizan la repetitividad de las partes en ellas fabricadas o ensambladas.

• Se han inspeccionado todas y cada una de las piezas que conforman la aeronave y se han encontrado conformes a las bases de diseño dispuestas en el numeral 3.1.

• Se ha comprobado que la aeronave posee características de vuelo conformes a su diseño, mediante el empleo de un piloto de prueba asignado que hace parte del sistema de gestión de calidad.

5. Aeronavegabilidad continuada, exigible al fabricante de vehículos aéreos ultralivianos VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes con fines comerciales.

Deberá existir un servicio postventa que a través de comunicaciones frecuentes con los usuarios, el fabricante asegure el monitoreo y corrección de fallas a la seguridad del vuelo a través de la emisión de boletines de seguridad aérea y de un sistema de aeronavegabilidad continuada que garantice una operación segura y la conformidad con el diseño. Para el caso de las ARL se considerarán las bases de diseño dispuestas en la norma ASTM F 2295-03.

La aprobación de esta información es responsabilidad directa del fabricante y será él quien deberá establecer el carácter de la publicación que emitirá.

Deberá existir una declaración por parte del fabricante asegurando el compromiso a mantener un sistema de actualización de sus publicaciones técnicas con destino al usuario final.

Para el caso de aeronaves recreativas livianas los aspectos de aeronavegabilidad continuada deberán basarse en la norma ASTM F2295-03.

6. Aspectos de ensamble, exigibles al ensamblador de vehículos aéreos ultralivianos VAU de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes.

6.1. Estándar de diseño, para el caso de Aras

• El ensamblador deberá acreditar la aprobación del kit bajo un estándar de diseño en el país de origen como la norma ASTM F2279-03 y F2245-04 o equivalente, y

• Declaración del fabricante del kit de que el diseño ha sido probado y que si es ensamblado de acuerdo a las instrucciones del fabricante se encuentra en condiciones para una operación segura.

6.2 Documentación técnica.

El ensamblador de un VAU, ARL o sus partes, deberá disponer de la siguiente información para:

a) El ensamble

1. Planos en tres vistas de la aeronave que incluya la siguiente información

• Geometría general de la aeronave.

• Perfiles aerodinámicos.

• Dimensiones generales.

• Recorridos de las superficies de control.

• Radio de giro mínimo en tierra.

2. Planos de conjuntos o subconjuntos que conformen la aeronave a ensamblar.

3. Sistema para administración de los planos de ensamblaje e información de soporte.

4. Especificaciones técnicas.

• Geometría.

• Aerodinámica.

• Estabilidad y control.

b) Las especificaciones de operación.

1. Rendimiento.

2. Limitaciones de operación.

c) Registros.

Se deberán generar registros, por modelos, para todas las pruebas realizadas en esta etapa, incluyendo los ensayos a los modelos ensamblados;

d) Mantenimiento de los registros.

Los registros de conformidad con el ensamble realizado deberán ser mantenidos por el ensamblador durante toda la vida útil de la aeronave y deberán permanecer disponibles para verificación.

6.3. Personal, para el caso de ensambles con fines comerciales.

a) Director de proyecto, perfil.

• Título profesional: Ingeniero matriculado, en la especialidad de aeronáutica, electrónica, mecánica o metalúrgica.

• Experiencia: no menor a tres años en el medio aeronáutico y que lo acredite en las labores a realizar;

b) Personal técnico.

• Título técnico preferentemente en las especialidades de aeronáutica, electrónica, mecánica o metalúrgica, o

• Experiencia demostrable en el ensamble de VAU de al menos tres años.

6.4. Instalaciones.

Se deberá disponer de instalaciones adecuadas, en función de la complejidad del proyecto, que permitan el ensamble de acuerdo a los procesos establecidos por el fabricante del kit.

7. Aspectos de producción, exigibles al ensamblador de vehículos aéreos ultralivianos VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes, con fines comerciales.

• Se deberá disponer de procesos estandarizados que aseguren la repetitividad de todas las partes de las aeronaves ensambladas.

8. Aeronavegabilidad continuada, exigible al ensamblador de vehículos aéreos ultralivianos VAU, de aeronaves recreativas livianas ARL o sus partes con fines comerciales.

Deberá existir un servicio postventa que a través de comunicaciones frecuentes con los usuarios permita al ensamblador notificar al fabricante del kit quien deberá asegurar el monitoreo y corrección de fallas a la seguridad del vuelo a través de la emisión de boletines de seguridad aérea y de un sistema de aeronavegabilidad continuada que garantice una operación segura y la conformidad con el diseño.

La aprobación de esta información es responsabilidad directa del fabricante y será él quien deberá establecer el carácter de la publicación que emitirá.

El ensamblador deberá garantizar que exista una declaración por parte del fabricante asegurando el compromiso a mantener un sistema de actualización de sus publicaciones técnicas con destino al usuario final”.

ART. 7º—La presente resolución rige a partir de su publicación en el Diario Oficial y deroga las disposiciones que le sean contrarias, en especial el numeral 2.2.11. de los reglamentos aeronáuticos.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a 24 de diciembre de 2004.

_______________________________