RESOLUCIÓN 5315 DE 2003 

(Septiembre 23)

"Por medio de la cual se dictan normas sobre el escrutinio general de la votación sobre el Referendo convocado mediante la Ley 796 de 2003".

El Consejo Nacional Electoral,

en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y legales, en especial las contenidas en los artículos 265 numerales 1º, 5º, 7º y 12 de la Constitución, 106 y 107 la Ley 134 de 1994 y 12 del Código Electoral (D. 2241/1986),

CONSIDERANDO:

Que el próximo 25 de octubre, se llevará a cabo la votación nacional convocada por la Ley 796 de 2003, en la cual los colombianos decidirán si aprueban o no el proyecto de reforma constitucional allí incluido;

Que el artículo 265, numeral 7º, de la Constitución le confiere al Consejo Nacional Electoral la atribución de "efectuar el escrutinio general de toda votación nacional";

Que el artículo 107 de la Ley 134 de 1994, ley estatutaria de mecanismos de participación ciudadana, le confiere al Consejo Nacional Electoral la atribución de declarar "oficialmente el resultado de la votación" en los eventos electorales relacionados con los mecanismos de participación ciudadana, uno de los cuales es el referendo para reformar la Constitución;

Que el artículo 106 de la misma Ley 134 de 1994 remite de modo expreso a la legislación electoral para todo lo relacionado con las votaciones que se realicen en ejercicio de los mecanismos de participación ciudadana, siempre que lo dispuesto en las normas electorales generales no sea incompatible con disposiciones de la Ley 134 de 1994;

Que el Código Electoral, Decreto 2241 de 1986, contiene las normas generales sobre los escrutinios en las votaciones nacionales, pero que por tratarse de una norma expedida con anterioridad a la entrada en vigencia de la Constitución de 1991, no contiene disposiciones específicas para las votaciones de referendo;

Que el Consejo Nacional Electoral tiene la facultad de expedir reglamentaciones generales para el efectivo desarrollo de las funciones que le han sido atribuidas por la Constitución y la ley, tal como lo ha sostenido la jurisprudencia del Consejo de Estado;

Que el artículo 378 de la Constitución dispone que "la aprobación de reformas a la Constitución por vía de referendo requiere el voto afirmativo de más de la mitad de los sufragantes, y que el número de estos exceda de la cuarta parte del total de ciudadanos que integren el censo electoral", con lo cual se establece un umbral, o quórum de participación, en virtud del cual sólo existe resultado válido en la votación, si participa un número de ciudadanos que exceda de la cuarta parte del censo electoral;

Que al momento del escrutinio, a efectos de determinar si se superó el umbral, deben tenerse en cuenta las normas electorales sobre votos nulos y tarjetas no marcadas;

Que la Corte Constitucional, en la Sentencia C-551 de 2003, por medio de la cual decidió sobre la constitucionalidad de la Ley 796 de 2003, estableció los siguientes parámetros sobre la forma ajustada a la Constitución como se debe proceder al momento de hacer el escrutinio de la votación del referendo del próximo 25 de octubre de 2003:

"211. [...] en relación con cada reforma o artículo sometido a la consideración del pueblo, los ciudadanos tienen la posibilidad de votar positivamente o negativamente, o abstenerse. Esto significa entonces que en cada una de las preguntas, en forma independiente, las autoridades electorales, para determinar si la reforma propuesta fue o no aprobada, deberán verificar si esa propuesta (i) obtuvo o no más de la mitad de los votos, y (ii) si el número total de votos supera o no la cuarta parte de los sufragios posibles, conforme al censo electoral. Por ende, el hecho de que un ciudadano concurra a las urnas en un referendo constitucional que consta de varias preguntas no puede ser interpretado como si esa persona hubiera participado automáticamente en todas las preguntas, pues esa tesis desconoce su libertad como sufragante, ya que le impide decidir diferenciadamente cuáles artículos vota en forma negativa o en forma positiva, y frente a cuáles renuncia a votar, como estrategia de abstención destinada a evitar que esa pregunta específica alcance el umbral mínimo de participación [...].

"212. La contabilización independiente de la participación y de los votos favorables por cada pregunta o reforma propuesta es entonces necesaria a fin de proteger adecuadamente la libertad de los ciudadanos, pues permite a cada persona decidir si se abstiene o no frente a cada artículo sometido a consideración del pueblo. [...] Por ende, si el referendo consta de varias disposiciones, es posible que algunas obtengan más de la mitad de votos positivos, con lo cual podrían ser aprobadas si además sobrepasan el umbral de participación, mientras que otras reformas podrían ser masivamente rechazadas por el electorado. En ese orden de ideas, si de conformidad al artículo 378 superior, es necesario verificar en cada pregunta si los votos afirmativos superan la mitad del total de votos, es obvio que igualmente es necesario verificar si frente a cada pregunta el umbral mínimo de participación fue o no superado";

Que en el tarjetón para el referendo convocado para el próximo 25 de octubre de 2003, no se incluirán casillas para el voto en bloque, ni para voto en blanco de las distintas preguntas, por cuanto esas posibilidades fueron declaradas inconstitucionales por la sentencia de la Corte Constitucional C-551 de 2003,

RESUELVE:

CAPÍTULO I

Censo electoral

ART. 1º—Conformación del censo electoral para el referendo. El censo electoral para la votación del referendo convocado para el 25 de octubre de 2003, será el que suministre la Registraduría Nacional del Estado Civil, consolidado al 24 de octubre de 2003. En esa fecha, la Registraduría Nacional del Estado Civil informará y publicará en el Diario Oficial el número de ciudadanos que conforman el censo electoral y, en consecuencia, el número de sufragantes que deben concurrir a la votación, para que el referendo cumpla con los requisitos señalados en el artículo 378 de la Constitución Política.

CAPÍTULO II

Preconteo de votos y escrutinio del referendo

ART. 2º—Tarjetas sobrantes. Concluida la votación del referendo convocado para el próximo 25 de octubre de 2003, y antes de abrir la urna respectiva, los jurados de votación destruirán manualmente las tarjetas electorales que no se hubieren utilizado, de tal modo que se las inutilice, y dejarán constancia en el acta del número de tarjetas destruidas. Estas se depositarán en bolsas destinadas a tal efecto por la Registraduría. Dichas bolsas estarán rotuladas con los datos de la mesa y deberán ser firmadas por dos, al menos, de los jurados de votación. Luego se cerrarán después de introducir las tarjetas inutilizadas y se remitirán a la registraduría zonal o municipal respectiva.

ART. 3º—Apertura de las urnas. De conformidad con lo dispuesto en los artículos 134 y 135 del Código Electoral, después de cerrada la votación y una vez destruidas las tarjetas no utilizadas, uno de los miembros del jurado de votación leerá en voz alta el número total de ciudadanos que comparecieron ante la mesa electoral, y a continuación se abrirá la urna y se contarán, sin abrirlas, las tarjetas depositadas. Si hubiere un número mayor de tarjetas que el de ciudadanos que concurrieron a la votación, se introducirán de nuevo todas las tarjetas en la urna, y después de moverlas para alterar su colocación, se sacarán a la suerte tantas cuantas sean las excedentes y, sin abrirlas, se quemarán inmediatamente. En el acta de escrutinio se hará constar esta circunstancia.

ART. 4º—Votos nulos. El voto será nulo respecto de aquellas preguntas en las que se hubiere marcado simultáneamente el "sí" y el "no", o cuando por otra circunstancia objetiva, sea imposible deducir una voluntad clara del sufragante a favor o en contra de la respectiva pregunta. Las leyendas o frases adicionales, no anularán el voto siempre y cuando de manera inequívoca se deduzca cuál fue la voluntad del sufragante. Los votos nulos se contabilizarán a efectos de determinar el número de sufragantes, o quórum de participación, que concurrió a la respectiva pregunta.

ART. 5º—Escrutinio de mesa. De conformidad con lo dispuesto por el artículo 378 de la Constitución y el artículo 33 de la Ley 134 de 1994, a continuación, se abrirán las tarjetas depositadas y se determinará, pregunta por pregunta, cuántos ciudadanos sufragaron respecto de cada una de ellas, por el sí, por el no, y el número de votos nulos.

Las preguntas no marcadas no se computarán para la determinación del umbral de participación. De todo ello se dejará constancia en el acta respectiva.

ART. 6º—Cierre de mesa y firma del acta. De conformidad con lo establecido en los artículos 142 y 143 del Código Electoral, los resultados del cómputo que realicen los jurados de votación, una vez verificado el conteo, tal como se establece en el artículo anterior, se leerán en voz alta y se harán constar en el acta respectiva, de la cual se extenderán tres copias del formulario E-14, que serán firmadas por los miembros del jurado y distribuidas así: (i) un ejemplar del acta para el arca triclave, (ii) otra para los delegados del Registrador Nacional del Estado Civil y, (iii) una tercera copia para la Registraduría Nacional del Estado Civil, con destino al Consejo Nacional Electoral. A continuación se les colocará la cinta adhesiva de seguridad y se depositarán en un sobre las tarjetas y demás documentos electorales.

ART. 7º—Arca triclave y claveros. Los documentos electorales se introducirán y guardarán en un (1) arca de tres (3) cerraduras o candados denominada arca triclave, de acuerdo con los artículos 145 a 147 del Código Electoral.

Actuarán como claveros los mismos funcionarios a que se refieren los artículos 148 a 155 del Código Electoral, inclusive.

ART. 8º—Escrutinios municipales, distritales y zonales. Los escrutinios se realizarán por las comisiones escrutadoras en sesiones permanentes a partir de las 11:00 a.m. del lunes 27 de octubre de 2003.

ART. 9º—Escrutinios departamentales. Los escrutinios que realicen los delegados del Consejo Nacional Electoral, se iniciarán a las 8:00 a.m. del martes 28 de octubre de 2003, y tomarán como base los resultados de las actas de los escrutinios municipales o auxiliares del Distrito Capital y demás distritos hasta consolidar el escrutinio departamental o del Distrito Capital.

PAR.—La Registraduría Nacional del Estado Civil, con base en el artículo 26, numeral 12, del Código Electoral, expedirá la respectiva resolución, que fije los términos para la entrega de los pliegos electorales de los corregimientos e inspecciones de policía al respectivo registrador del estado civil.

ART. 10.—Escrutinios nacionales. El Consejo Nacional Electoral declarará oficialmente el resultado de la votación, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 107 de la Ley 134 de 1994.

Los boletines informativos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, no constituyen documentos electorales oficiales sobre el resultado de la votación.

PAR.—Los ciudadanos que residan en el exterior, incluidos en el censo electoral, podrán sufragar en las elecciones para referendo. El Consejo Nacional Electoral, practicará el escrutinio de los votos depositados por los ciudadanos colombianos residentes en el exterior.

ART. 11.—(Modificado).* Resultado del referendo. El Consejo Nacional Electoral declarará los resultados de la votación del referendo, luego de efectuado el escrutinio, respecto de aquellas preguntas que hayan superado el umbral de participación y que hubieren obtenido un número de votos por el "sí" que corresponda a la mitad más uno, al menos, de los sufragantes que concurrieron a aprobar la pregunta respectiva. En caso contrario, de conformidad con los resultados, hará la declaratoria de no aprobación. El resultado será comunicado al Presidente de la República.

PAR.—Los documentos electorales, luego de la declaratoria del resultado, se conservarán por el término de dos años.

*(Nota: Modificado por la Resolución 5373 de 2003 artículo 1º del Consejo Nacional Electoral).

CAPÍTULO III

Jurados de votación y comisiones escrutadoras

ART. 12.—Jurados de votación. Los jurados de votación para el referendo se designarán y regirán de conformidad con lo dispuesto para el efecto en los artículos 101 a 110 del Código Electoral y en el artículo 5º de la Ley 163 de 1994.

ART. 13.—Comisiones escrutadoras y delegados del Consejo Nacional Electoral. A más tardar el 13 de octubre de 2003, los Tribunales Superiores de Distrito Judicial designarán, en sala plena, las comisiones escrutadoras distritales, municipales y zonales, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 157 y 158 del Código Electoral.

El Consejo Nacional Electoral designará a dos (2) ciudadanos para que sean sus delegados en los escrutinios departamentales, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 175 del Código Electoral.

CAPÍTULO IV

Testigos electorales

ART. 14.—Postulación. Los partidos y movimientos políticos, los promotores a favor o en contra del referendo, los promotores de la abstención activa y el Gobierno Nacional, podrán presentar ante los Registradores del Estado Civil listas de personas de reconocida honorabilidad para que actúen como testigos electorales ante las distintas instancias de los escrutinios.

Las listas presentadas deben indicar los puestos de votación, o en cada caso la instancia ante la cual solicitan actuar los testigos electorales.

ART. 15.—Acreditación. Los Registradores del Estado Civil expedirán credenciales a los testigos electorales acreditados. La designación se efectuará tomando como base las listas presentadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo anterior.

ART. 16.—Funciones. Los testigos electorales acreditados para la votación del referendo del próximo 25 de octubre de 2003, podrán vigilar el proceso de la votación y presentar reclamaciones escritas ante los jurados de votación con fundamento en lo dispuesto por el artículo 122 del Código Electoral.

ART. 17.—Causales de reclamación. Los testigos electorales, legalmente constituidos también podrán presentar reclamaciones escritas ante el Consejo Nacional Electoral o ante las comisiones escrutadoras, por las causales establecidas en los numerales 1º, 3º, 4º, 5º, 6º, 7º, 8º y 11 del artículo 192 del Código Electoral.

PAR.—El Procurador General de la Nación o su delegado o los personeros municipales podrán presentar las reclamaciones a las que se refieren los artículos 122 y 192 del Código Electoral.

CAPÍTULO V

Tribunales de garantías

ART. 18.—Designación. El Consejo Nacional Electoral designará un Tribunal Nacional y Tribunales Seccionales de Garantías o de Vigilancia para asegurar el normal proceso de la votación y la imparcialidad de los funcionarios que actúen en la jornada de votación del 25 de octubre de 2003. Dichos tribunales se integrarán por un mínimo de tres (3) y un máximo de siete (7) miembros, quienes ejercerán sus funciones ad honorem y serán de libre nombramiento y remoción, de acuerdo al Decreto 2547 de 1989 y la Resolución 146 de 2000 del Consejo Nacional Electoral.

ART. 19.—Funciones. Son funciones de los Tribunales Seccionales de Garantías y Vigilancia Electoral:

1. Recibir y dar traslado con recomendaciones, al Consejo Nacional Electoral de los reclamos y quejas que les presenten los partidos y movimientos políticos, los grupos de ciudadanos o cualquier ciudadano, sobre conductas que atenten contra el desarrollo de los procesos electorales en condiciones de plenas garantías.

2. Formular recomendaciones a otras autoridades, con el fin de garantizar el normal desarrollo de los comicios electorales y la pureza del sufragio.

3. Poner en conocimiento de la Procuraduría General de la Nación las conductas eventualmente violatorias de garantías electorales, la pureza del sufragio y la imparcialidad política, aportando las pruebas a su disposición.

4. Denunciar ante la Fiscalía General de la Nación las conductas que presuntamente puedan constituir delitos tipificados en el Código Penal o en las normas que lo adicionan y complementan, para asegurar la vigencia de los derechos políticos, el libre ejercicio del sufragio y el respeto de las normas electorales.

5. Vigilar el estricto cumplimiento de las resoluciones y demás disposiciones del Consejo Nacional Electoral sobre financiación de campañas políticas, propaganda electoral y en general las que dicte esta corporación en ejercicio de las atribuciones que le confieren la Constitución Política y la ley.

6. Recaudar pruebas sobre hechos violatorios de las normas electorales, como por ejemplo, fotografías, grabaciones en casetes de audio o video, material impreso, para los casos de infracción a las disposiciones sobre propaganda electoral.

PAR.—Los miembros de los tribunales de garantías o vigilancia electoral, a que se refiere el artículo 18 anterior, ejercerán las mismas funciones en las elecciones del 25 y 26 de octubre próximo.

ART. 20.—Quórum decisorio. Las decisiones de los tribunales de garantías o de vigilancia se adoptarán por mayoría absoluta de los miembros del tribunal.

PAR.—A los tribunales de garantías le serán aplicables las disposiciones del Decreto 2547 de 1989 y de la Resolución 146 de 2000, del Consejo Nacional Electoral.

ART. 21.—Remisión. En todo lo no previsto en la presente resolución se aplicarán las disposiciones electorales y las resoluciones del Consejo Nacional Electoral, que no sean incompatibles.

ART. 22.—Publicación y vigencia. La presente resolución rige a partir de su publicación en el Diario Oficial.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

_______________________