RESOLUCIÓN EXTERNA 54 DE 1992 

(Diciembre 11)

“Por la cual se reglamenta el comercio de oro”.

La Junta Directiva del Banco de la República,

en uso de sus atribuciones constitucionales y legales, conforme a lo dispuesto por la Ley 6ª de 1992 y en desarrollo de lo previsto en el artículo 13 de la Ley 9ª de 1991,

(Nota: La Resolución Externa 21 de 1993 artículo 100 del Banco de la República, Cesa la aplicabilidad de las disposiciones contenidas en esta Resolución sobre el comercio de oro)

RESUELVE:

ART. 1º—Definición. La compra, venta, tenencia, importación y exportación de oro, en cualquiera de sus presentaciones, podrá efectuarse en forma libre en Colombia, con sujeción a los requisitos establecidos en la presente resolución.

Así mismo, podrán emitirse títulos valores representativos de oro e inscribirse en el mercado público de valores de acuerdo con las normas que regulan la materia.

ART. 2º—Exportación de oro. Quien pretenda realizar una exportación de oro, además de cumplir con los requisitos exigidos para la exportación le mercancías, deberá:

a) Adjuntar un certificado de análisis del oro, expedido por el Banco de la República o por los Laboratorios de fundición y ensaye que éste autorice para tal fin, donde conste el peso bruto del material y la cantidad de oro fino contenido a exportar. Tratándose de tierras y concentrados auríferos el certificado reconocerá que efectivamente se trata de material de estas características e indicará su peso bruto y la imposibilidad de determinar en Colombia su contenido de oro fino;

b) Indicar como precio de exportación, por el equivalente al oro fino a exportar, el señalado por el Banco de la República para el día de la exportación, con una variación máxima del 5%;

c) Efectuar la exportación a compradores, comerciantes o industriales reconocidos en el mercado internacional de oro, para lo cual el Banco de la República publicará y actualizará periódicamente el listado correspondiente. Cuando los compradores del exterior no figuren en dicho listado, se requerirá de autorización previa del Banco de la República, y

d) Acreditar el pago del impuesto de que trata el artículo 122 de la Ley 6ª de 1992 y demás disposiciones concordantes.

PAR.—Los requisitos previstos en el presente artículo deberán acreditarse ante la administración de aduana en el momento del despacho de la mercancía hacia el exterior y el recibo original del pago del impuesto deberá ser anulado, indicando la fecha de la operación, número del documento único de exportación o de la declaración de exportación correspondiente.

Tratándose de tierras y concentrados auríferos que se exporten no se requerirá acreditar el pago del impuesto mencionado en el literal d), cuyo recibo original se presentará en el momento del reintegro de las divisas ante el intermediario asignado. El impuesto se determinará con base en la cantidad de oro fino certificado por el industrial internacional al que se remitió el mineral para el proceso de refinación, liquidado al precio establecido por el Banco de la República para el día en que se despachó al exterior, con una variación máxima del 5%.

ART. 3º—Importaciones de oro. El precio de importación, por el equivalente al oro fino importado, será el señalado por el Banco de la República para la fecha de presentación de la declaración de importación, con una variación máxima del 5%.

ART. 4º—Compra, venta y exportación de oro por el Banco de la República. El Banco de la República podrá comprar, vender, importar y exportar oro de acuerdo con el precio y demás directrices que señale la junta directiva de la entidad.

Cuando el Banco de la República exporte oro no se aplicará lo establecido en el artículo 2º de esta resolución.

ART. 5º—Derogatorias. Deróganse las resoluciones externas 13 y 18 de 1991.

ART. 6º—Vigencia. La presente resolución rige desde la fecha de su publicación y surte efectos a partir del 12 de enero de 1993.

(Nota: La Resolución Externa 21 de 1993 artículo 100 del Banco de la República, Cesa la aplicabilidad de las disposiciones contenidas en esta Resolución sobre el comercio de oro)

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., 11 de diciembre de 1992.