RESOLUCIÓN 60 DE 1998 

(Febrero 24)

“Criterios y procedimientos para los diferimientos al arancel externo común destinados a atender situaciones de emergencia nacional”.

La Secretaría General de la Comunidad Andina,

Vistos: El artículo 5º de la Decisión 370, las decisiones 282, 371 y 425 y las resoluciones 364 y 410 de la Junta del Acuerdo de Cartagena, y

CONSIDERANDO:

Que mediante la Decisión 370 que aprueba el arancel externo común, se permite a los países miembros, previa calificación de la secretaría general de la Comunidad Andina, efectuar diferimientos por razones de emergencia nacional;

Que conforme a lo dispuesto por la indicada decisión, la secretaría general de la Comunidad Andina puede establecer los criterios y procedimientos para calificar las situaciones de emergencia nacional,

RESUELVE:

ART. 1º—A efectos de lo dispuesto por el artículo 5º de la Decisión 370, se consideran casos de emergencia nacional los siguientes:

a) Los desastres y situaciones de grave perturbación nacional, ocasionados por fenómenos naturales tales como sismos, terremotos, deslaves, deslizamientos, erupciones volcánicas, lluvias, fenómenos climáticos y otros similares.

Se encuentran comprendidos, así mismo, los desastres naturales o situaciones de grave perturbación del medio ambiente o del ecosistema, resultantes de fallas o imprevisiones humanas, tales como derrames contaminantes y otros escapes de efectos nocivos;

b) Las situaciones de grave perturbación del orden público interno en el territorio nacional de un país miembro, que atenten de manera inmediata contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado o la convivencia ciudadana, que no puedan ser conjuradas mediante el uso de las atribuciones ordinarias de policía.

Se encuentran comprendidos en el presente literal los casos de guerra civil, terrorismo, conmoción civil, rebeliones, revueltas, levantamientos y similares;

c) Las situaciones de grave perturbación de la paz de la Nación ocasionadas por estados de guerra, conflictos armados y similares, con países de fuera de la subregión;

d) Las situaciones de naturaleza económica, no comprendidas en los literales anteriores, que afecten gravemente a un país miembro y que se deban al caso fortuito o la fuerza mayor, que tengan carácter extraordinario e imprevisible y sean ajenas a la voluntad y control de las autoridades nacionales.

ART. 2º—No se consideran situaciones de emergencia nacional, aquellas que sean implícitas al desenvolvimiento de las operaciones comerciales o que se derive de su propia naturaleza, ni aquellas ocasionadas por el incumplimiento de lo compromisos previstos en el ordenamiento jurídico andino.

ART. 3º—El país miembro afectado solicitará a la secretaría general la calificación de la situación de emergencia nacional, conforme a lo establecido en el artículo 1º.

A tal efecto, deberá:

a) Señalar claramente la causal del artículo 1º que se invoca y los efectos que ocasiona;

b) Identificar, al nivel de subpartida Nandina, los productos objeto de la solicitud de diferimiento;

c) Indicar los niveles arancelarios que propone fijar a los productos objeto de la solicitud de diferimiento, fundamentando las razones del nivel solicitado;

d) Señalar la vinculación entre la causal alegada y los productos cuyo arancel se solicita diferir;

e) En el caso de reducciones arancelarias, indicar la cantidad que se desea importar, fundamentando las razones de la cantidad solicitada;

f) Señalar la contribución de la medida a la solución de la emergencia; y,

g) Señalar el plazo de duración del diferimiento, el cual no podrá exceder de tres meses.

ART. 4º—La secretaría general informará a los demás países miembros de la medida solicitada, evaluará la solicitud dentro de los 13 días siguientes a su presentación y emitirá su pronunciamiento dentro de los 2 días subsiguientes, aprobando, modificando o denegando el diferimiento.

ART. 5º—Los productos objeto de diferimiento deberán estar directamente vinculados con la naturaleza y alcances de la situación de emergencia nacional y las medidas solicitadas deberán contribuir a solucionarla.

Los niveles arancelarios a los que hace referencia el literal c) y las cantidades a que se refiere el literal e) del artículo 3º, deberán corresponder a lo estrictamente necesario para superar la emergencia o evitar su agravamiento.

ART. 6º—Los países miembros que aplican el sistema andino de franjas de precios, no podrán alegar fluctuaciones extraordinarias en los precios internacionales de los productos marcadores de dicho sistema, a menos que las mismas hubiesen rebasado su capacidad estabilizadora. Los diferimientos se aplicarán únicamente sobre el arancel externo común.

ART. 7º—Para su pronunciamiento con respecto a solicitudes de diferimiento o de prórrogas para los mismos, la secretaría general tomará en cuenta las eventuales distorsiones en la competencia que pudieran generarse por la medida, así como la disponibilidad de oferta subregional.

ART. 8º—A solicitud del país miembro interesado, la secretaría podrá conferir nuevamente el diferimiento hasta por tres meses adicionales si a su juicio persistiesen los motivos que dieron origen al diferimiento inicial.

En caso de prórroga, la solicitud deberá presentarse con por lo menos 8 días de anticipación al vencimiento del diferimiento inicialmente conferido. La misma se acompañará de evidencias que acrediten la persistencia de la causa. La secretaría general comunicará este hecho a los demás países miembros y se pronunciará antes del vencimiento del plazo original. No precede la prórroga tácita.

Las solicitudes de diferimiento presentadas fuera del plazo previsto en el párrafo anterior se tramitarán conforme al procedimiento contenido en los artículos 3º y 4º de la presente resolución.

ART. 9º—De subsistir aun la situación que dio origen al diferimiento, la secretaría general, de manera inmediata y previa opinión del consejo de coordinación arancelaria, propondrá a la comisión las medidas que considere más apropiadas para resolverla.

En tanto se adopta la decisión correspondiente, la secretaría general, a solicitud del país miembro interesado, podrá autorizar un último diferimiento si a su juicio hubiere motivos atendibles para ello, por un período máximo de dos meses.

ART. 10.—El país solicitante informará a la secretaría general las cantidades importadas al amparo del diferimiento concedido, discriminadas por país de origen.

ART. 11.—Deróguense las resoluciones 364 y 410 de la Junta del Acuerdo de Cartagena.

Dada en la ciudad de Lima, Perú, a los veinticuatro días del mes de febrero de mil novecientos noventa y ocho.

____________________________________