RESOLUCIÓN 600 DE 2002

 

RESOLUCIÓN 600 DE 2002 

(Febrero 26)

Pronunciamiento sobre el cumplimiento de Normas de Origen de "máquinas tragamonedas", producidas en Colombia

La Secretaría General de la Comunidad Andina,

Vistos.

El artículo 30, literal a), y el capítulo X del Acuerdo de Cartagena y la Decisión 416 de la Comisión de la Comunidad Andina que contiene las normas especiales para la calificación y certificación del origen de las mercancías; y,

CONSIDERANDO:

Que, con fecha 3 de octubre de 2001, mediante comunicación 797-2001-MITINCI/VMINCI/DNINCI, el gobierno peruano informó a la secretaría general que, en revisión posterior al despacho, Aduanas del Perú objetó la operación de importación de “máquinas tragamonedas” de la subpartida Nandina 9504.30.00, amparada en el certificado de origen Nº CO3700255-1021649 de fecha 23 de agosto de 2001 emitido por el Ministerio de Comercio Exterior de Colombia (Mincomex), debido a que dicha mercancía contendría partes fácilmente identificables como componentes originarios de países no miembros de la Comunidad Andina. Del mismo modo, el gobierno peruano manifestó que había solicitado al gobierno colombiano la debida aclaración;

Que, con fecha 26 de noviembre de 2001, mediante comunicación 258-2001-MITINCI/VMINCI/DNINCI, el gobierno peruano informó a la secretaría general que el Gobierno de Colombia les había remitido un documento titulado "Proceso de producción" de la empresa R. Franco América S.A., por el cual se buscaba justificar el cumplimiento de las normas de origen andinas para la fabricación de las máquinas tragamonedas, adjuntando copia del referido documento. En dicha comunicación, el Gobierno de Perú señaló que en su criterio el documento no sustentaba un proceso de producción, sino un proceso de ensamble, por lo que solicitó el pronunciamiento de la secretaría general de conformidad con lo previsto en el artículo 16 de la Decisión 416;

Que, conforme al documento titulado “Proceso de producción” de la empresa R. Franco América S.A., en la descripción de dicho proceso se señala que la producción de las máquinas comprende dos partes, una parte física que contiene la estructura, el cableado y los componentes electrónicos que incluyen las placas, y la otra parte que es el software, el que se constituye en la esencia del producto;

Que el documento indicado señala que las máquinas se componen substancialmente de placas electrónicas (once), de las cuales nueve son diseñadas y fabricadas en la planta de la empresa R. Franco América S.A., al igual que las “formas” (mazos de cables que interconectan las placas). La parte frontal de las máquinas, de cristal o acrílico translúcido, también es diseñada y fabricada por la empresa. El documento incluye una descripción más detallada por sección, la de metalmecánica, de pintura, de carpintería, de formas, de serigrafía, de placas electrónicas y finalmente la de ensamble;

Que, con fecha 14 de diciembre de 2001, mediante comunicación SG-F/4.1.5/ 02416/2001, la secretaría general solicitó al Mincomex de Colombia mayor información sobre el proceso de producción de las máquinas tragamonedas y sobre los costos de producción de las mismas;

Que, en fecha 28 de enero de 2002, la secretaría general recibió la comunicación 2-2002-000508, con la que el gobierno colombiano remitió a la secretaría general una serie de documentos donde se explica el proceso de producción de las “máquinas de juegos activadas con monedas o fichas, de rodillo” de la subpartida Nandina 9504.30.00. De igual manera, el gobierno colombiano adjuntó una descripción y costos de los materiales importados y de los materiales nacionales utilizados en la fabricación de las máquinas, solicitando mantener esta información como confidencial;

Que, en fecha 11 de febrero de 2002, un funcionario de la secretaría general realizó una visita a la planta de producción de la empresa R. Franco América S.A. en la ciudad de Bogotá – Colombia, donde verificó el proceso y recibió mayor información sobre la producción y los costos;

Que de dicha visita es importante resaltar que se pudo observar (respecto a las partes más importantes de las máquinas) lo siguiente:

• La empresa fabrica las cajas de las máquinas a partir de láminas cold-rolled de origen venezolano o madera ecuatoriana, dependiendo del pedido de los clientes;

• Los mazos de cables son elaborados a partir de cables colombianos y diseño de formas de la empresa;

• Los frontales de cristal o acrílico son realizados con base en diseños de la propia empresa;

• El software que utilizan las máquinas es elaborado enteramente por personal de la empresa;

• La fuente de alimentación es colombiana;

• La base de la máquina es fabricada por la empresa y, con excepción de la placa madre, las demás placas también son diseñadas y fabricadas por la empresa en cooperación con otras empresas colombianas;

• El “hopper” (monedero) es importado de terceros países, pero el desarrollo del control del mismo es de la empresa;

• El aceptador de billetes (que llevan algunos modelos) es importado de terceros países; y

• El borde plástico de la puerta y la palanca son importados de terceros países;

Que, con base en la información recabada en la secretaría general, se puede apreciar que la empresa realiza diversos agregados propios a las máquinas que exporta, utilizando materiales locales, así como de los demás países andinos y también materiales no originarios;

Que, en opinión de la secretaría general, se considera que la fabricación de las máquinas corresponde al criterio de ensamblaje o montaje con las características propias de este tipo de productos;

Que, con base en la estructura de costos de fabricación de las máquinas, se puede determinar que el valor CIF de los materiales no originarios no excede el 50 por ciento del valor FOB de exportación de las máquinas;

Que, conforme a lo establecido en el literal a) del artículo 30 del Acuerdo de Cartagena, es función de la secretaría general “Velar por la aplicación de este acuerdo y por el cumplimiento de las normas que conforman el ordenamiento jurídico de la Comunidad Andina”. El artículo 115 del mismo acuerdo dispone que “La secretaría general velará por el cumplimiento de las normas y requisitos de origen dentro del comercio subregional”;

Que, conforme a lo dispuesto en el último párrafo del artículo 16 de la Decisión 416, que contiene las normas especiales para la calificación y certificación del origen de las mercancías, la secretaría general deberá pronunciarse mediante resolución sobre el cumplimiento de las normas de la indicada decisión o, en su defecto, sobre las medidas a ser adoptadas para solucionar el caso;

Que, por lo anteriormente expuesto, la secretaría general ha podido reunir la información necesaria para emitir su pronunciamiento; y,

Que, de conformidad con lo establecido en el artículo 17 de la Decisión 425, se informa que contra la presente resolución cabe recurso de reconsideración, dentro de los 45 días siguientes a su publicación en la Gaceta Oficial del Acuerdo de Cartagena, así como acción de nulidad por ante el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, dentro de los dos años siguientes a la fecha de su entrada en vigencia;

RESUELVE:

ART. 1º—Determinar que la mercancía “máquinas tragamonedas” de la subpartida Nandina 9504.30.00, producida por la empresa R. Franco América S.A., de Colombia, califica como originaria de la Comunidad Andina, conforme al criterio establecido en el inciso d) del artículo 2º de la Decisión 416.

ART. 2º—Comuníquese a los países miembros la presente resolución, la cual entrará en vigencia a partir de la fecha de su publicación en la Gaceta Oficial del Acuerdo de Cartagena.

Dada en la ciudad de Lima, Perú, a 26 de febrero de 2002.

______________________________________