Instituto Colombiano de Bienestar Familiar Cecilia de la Fuente de Lleras Regional Nariño Dirección Regional

RESOLUCIÓN 6018 DE 2010

(Diciembre 30)

“Por la cual se aprueba e lineamiento técnico para el programa especializado de atención a niños, niñas y adolescentes vinculados a peores formas de trabajo infantil, con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados”.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

La Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cecilia de la Fuente de Lleras,

en uso de las facultades legales y estatutarias establecidas en el artículo 78 de la Ley 489 de 1998, el inciso 2º del artículo 2º del Decreto 117 de 2010 y la Ley 1098 de 2006 —Código de la Infancia y la Adolescencia—, y demás normas concordantes y complementarias, y

CONSIDERANDO:

Que de acuerdo con lo establecido en el artículo 12 del Decreto 2388 de 1979, reglamentario de la Ley 7ª de 1979, las actividades que realicen las entidades del sistema nacional de bienestar familiar con el fin de prestar el servicio público de bienestar familiar “deberán cumplirse con estricta sujeción a las normas del servicio y a los reglamentos dictados por el ICBF”.

Que el artículo 44 Constitucional establece como derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, el nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión; dispone su protección contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos, y les garantiza también el goce de los demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia.

Que la Ley 1098 de 2006, “por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia”, determinó que su objeto es “establecer normas sustantivas y procesales para la protección integral de los niños, las niños y los adolescentes y para garantizar el ejercicio de sus derechos y libertades consagrados en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos, en la Constitución Política y en las leyes, así como su restablecimiento” y su finalidad, “garantizar a los niños, a las niñas y a los adolescentes su pleno y armonioso desarrollo para que crezcan en el seno de la familia y de la comunidad, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”.

Que el parágrafo del artículo 11 de la Ley 1098 de 2006 estableció que el ICBF “como ente coordinador del sistema nacional de bienestar familiar, mantendrá todas las funciones que hoy tiene (L. 75/68 y L. 7ª/79) y definirá los lineamientos técnicos que las entidades deben cumplir para garantizar derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, y para asegurar su restablecimiento (...)”.

Que el artículo 60 de la Ley 1098 de 2006 dispuso que “cuando un niño, una niña o un adolescente sea víctima de cualquier acto que vulnere sus derechos de protección, de su integridad personal, o sea víctima de un delito, (...) deberán vincularse a un programa de atención especializada que asegure el restablecimiento de sus derechos”.

Que el Decreto 117 de 2010, establece que una de las funciones de la dirección de protección del ICBF es “Definir los lineamientos generales en materia de protección que deben ser tenidos en cuenta en todos los procesos relacionados con el reconocimiento de derechos a los niños, niñas y adolescentes”; y que una de las funciones de la subdirección de restablecimiento de derechos es “definir los lineamientos específicos para el proceso administrativo de restablecimiento de derechos que deben ser tenidos en cuenta en todos los centros zonales, regionales y sede de la dirección general”.

Que en mérito de lo expuesto:

RESUELVE:

ART. 1º—Aprobar el lineamiento técnico para el programa especializado de atención a niños, niñas y adolescentes vinculados a peores formas de trabajo infantil, con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

ART. 2º—El lineamiento aprobado por el artículo primero de la presente resolución, es de obligatorio cumplimiento para las áreas, servidores públicos y entidades que prestan el servicio público de bienestar familiar.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

ART. 3º—Los directores regionales, coordinadores de protección, coordinadores de asistencia técnica y demás servidores públicos capacitados en los centros zonales, deberán adoptar las medidas a que haya lugar para el cumplimiento y difusión de esta resolución.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

ART. 4º—El lineamiento aprobado hace parte integral del presente acto administra­tivo, en treinta y seis (36) folios.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

ART. 5º—Vigencia y derogatorias. La presente resolución rige a partir de su publicación y deroga todas aquellas que le sean contrarias.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D. C., a 30 de diciembre de 2010.

(Nota: Derogada por la Resolución 1513 de 2016 artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

Lineamiento técnico para el programa especializado de atención a: niños, niñas y adolescentes Vinculados a peores formas de trabajo infantil con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados

Aprobado mediante Resolución 6018 del 30 de diciembre de 2010

Bogotá, D. C., noviembre de 2010

Nota:

El presente lineamiento corresponde a uno de los programas especializados de atención a niños, niñas y adolescentes con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados, pertenecientes a población vinculada a peores formas de trabajo infantil.

Para garantizar el servicio a esta población, se definieron dos (2) modalidades:

a) Intervención de apoyo.

b) Externado.

A cada modalidad le corresponde el estricto cumplimiento de los siguientes lineamientos:

a) Ruta de actuaciones.

b) Modelo de atención.

Todos los niños, niñas y adolescentes con sus derechos inobservados, amenazados o vulnerados pueden ingresar a las siguientes modalidades, por espacio de máximo ocho (8) días hábiles, mientras el Defensor de Familia o la autoridad competente dictan la medida a que hubiere lugar.

a) Hogar de paso.

b) Centro de emergencia.

La organización de las modalidades de atención se realiza sin perjuicio de que al niño, niña o adolescente con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados pueda ser ubicado en otra modalidad diferente, de acuerdo a la determinación tomada por el Defensor de Familia o la autoridad competente, en conjunto con su equipo técnico interdisciplinario.

Lineamiento técnico para el programa especializado de atención a: niños, niñas y adolescentes vinculados a peores formas de trabajo infantil con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados

Contenido

1. Introducción.

1.1. Trabajo infantil.

1.2. Marco normativo

2. Sistema de atención.

2.1. Objetivos.

2.2. Población titular de atención.

2.3. Actores del sistema de atención para la erradicación del trabajo infantil y de manera prioritaria la eliminación de peores formas de trabajo infantil.

2.4. Ruta de atención.

2.5. Enfoque diferencial para atención a niños, niñas y adolescentes en peor forma de trabajo infantil.

2.6. Seguimiento al adolescente trabajador.

3. Servicio esperado.

3.1. Intervención de apoyo.

3.2. Externado.

3.3 Recursos.

4. Bibliografía.

Lineamiento técnico para el programa especializado de atención a niños, niñas y adolescentes con sus derechos vulnerados, amenazados o inobservados y vinculados a peores formas de trabajo infantil y protección al adolescente trabajador

1. Introducción.

1.1. Trabajo infantil.

El trabajo infantil consiste en toda actividad física o mental, remunerada o no, dedicada a la producción, comercialización, transformación, venta o distribución de bienes o servicios, realizada en forma independiente o al servicio de otra persona natural o jurídica por personas menores de 18 años de edad(1). También, se define como aquel realizado por un niño, niña o adolescente que no alcance la edad mínima especificada para el tipo de trabajo de que se trate, según determine la legislación nacional o las normas internacionalmente aceptadas, y que por consiguiente, impida la educación y el pleno desarrollo del niño; o aquel que se ajuste a la definición de trabajo peligroso; o aquel que se incluya dentro de las peores formas de trabajo infantil(2).

Se considera una situación problemática en la medida en que es un obstáculo para que los niños y niñas desarrollen todas sus potencialidades y los lleva a vivir prematuramente una vida de adultos, por tanto, se torna en un factor que atenta severamente contra el pleno goce de sus derechos(3).

El trabajo infantil tiene diferentes factores al ser “... la expresión de un problema estructural de las sociedades ligado a las condiciones de pobreza, desigualdad, exclusión social e inequidad entre otros factores de naturaleza económica, política, cultural y de organización social de la producción, a las cuales, para el contexto colombiano, se debe adicionar las particularidades propias como el conflicto armado interno, el desplazamiento y la concepción socialmente construida de niñez y adolescencia”(4). Existen determinantes comunes a toda forma de trabajo infantil y algunas particulares según la actividad específica y el contexto donde se desarrolle. En general las causas comunes son: situación económica de vulnerabilidad, aspectos sociales y familiares, acceso a la educación, salud y recreación, factores culturales y particularidades institucionales(5).

A partir de las causas surgen los efectos de la vinculación de niños, niñas y adolescentes al trabajo infantil y sus peores formas que son graves y muy dañinos, pues aleja a esta población de los ámbitos adecuados para su desarrollo como la escuela y la familia. De modo que pierden la posibilidad de crecimiento integral, dejando de lado los aprendizajes y vivencias de los niños, niñas y adolescentes, mientras son sometidos a contextos peligrosos y nocivos que los ponen en condiciones de vida desventajosas, siendo abusados y dominados por los adultos que los rodean.

El trabajo infantil alimenta el desempleo al reducir las posibilidades de que los adultos se empleen, y los mantiene en la parte más baja de la escala de remuneración sin la posi­bilidad de incrementar sus ingresos y condiciones de vida. Esto lleva a la imposibilidad de acumular capital, ya que si los ingresos son bajos también es baja la posibilidad de ahorrar o adquirir o ampliar un patrimonio. Además perpetúa el ciclo de la pobreza, “por cuanto la carencia de ingresos induce a los padres a no educar a los hijos y a ponerlos a trabajar desde temprana edad, ya sea en labores del campo o en el sector informal de las ciudades. Ello crea incentivos para aumentar el número de niños del hogar con poca educación, convirtiéndolos en una fuente de sustento de los padres”(6).

De acuerdo a lo anterior, el Plan Nacional de Desarrollo 2006 - 2010 señala que “... uno de los graves problemas que afronta el mercado laboral es la alta participación de niños y adolescentes. En promedio, por cada catorce personas que participan en el mercado laboral una está entre los 5 y 17 años, el trabajo infantil limita el ingreso de los niños, niñas y adolescentes al sistema educativo, lo cual genera la perpetuación del ciclo de pobreza, el deterioro del capital humano y la agudización de la inequidad en la distribución del ingreso, entre otros”.

Otros efectos son el aumento de las posibilidades de enfermarse al asumir actividades que requieren esfuerzo cuando el cuerpo no ha logrado el nivel de desarrollo óptimo. También, aumenta las posibilidades de deserción escolar pues el tiempo dedicado al trabajo remplaza el tiempo dedicado a la educación y la recreación. Así mismo, limita las capacidades comunicativas y fragmentan el pensamiento, debilitando las habilidades necesarias para la inserción social. Esto frustra el desarrollo de una generación o dos cuando hay maternidad adolescente.

Por otra parte, se cree que las familias pobres requieren el empleo infantil para subsistir, pero en realidad son terceros quienes, generalmente, reciben el mayor beneficio pues el 52% de los niños y niñas que trabajan no reciben ningún ingreso económico por esta actividad.

Peores formas de trabajo infantil

Se entiende por peores formas de trabajo infantil todas aquellas actividades que degraden la dignidad de los niños, niñas y adolescentes, o que por su naturaleza o condiciones ocasione daño o pongan en peligro su desarrollo físico, psicológico, moral y espiritual, incluyendo aquellas actividades que los separen de su familia o los priven de la oportunidad de asistir y permanecer en el sistema escolar.

Las peores formas de trabajo infantil, se encuentran establecidas en el Convenio 182 de 1999 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que Colombia ratificó a través de la Ley 704 de 2001, y son:

— Todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y el tráfico de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados.

— La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas.

— La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales pertinentes.

— El trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños(7).

Aquí es importante puntualizar, que si bien el Convenio 182 de la OIT, incluye como peores formas de trabajo infantil la explotación sexual y la utilización de niños en el conflicto armado, estas condiciones de vulnerabilidad específicas son atendidas en servicios diferenciados al propuesto por este lineamiento.

Riesgo de vinculación a trabajo infantil o en situación de trabajo

Se considera que un niño, niña o adolescente se encuentra en riesgo de vinculación a trabajo infantil, cuando durante la última semana o mes estuvo buscando empleo porque:

a) El niño o niña no tiene condiciones de acceso a la educación (alto costo educativo, inexistencia de cupos, grandes distancias del centro educativo, no les gusta estudiar).

b) La familia no cuenta con un ingreso económico constante o básico (por ejemplo madres cabeza de familia con hijos pequeños, acudiente en ciclo vital de adulto mayor o acudiente en situación de discapacidad que imposibilite realizar actividades laborales, acudiente carente de formación académica o técnica que permitan la inclusión laboral en nuevos contextos, por ejemplo desplazamiento forzado).

c) La familia que considera que el tiempo libre es un período que debe ser empleado en actividades asociadas a trabajo o que tienen en su imaginario que el trabajo a temprana edad es una forma de forjar la identidad (carácter) del niño.

d) Adolescentes en etapa de gestación, lactancia o maternidad sin apoyo económico.

e) El niño y su familia se encuentra en condiciones de pobreza extrema, desigualdad, exclusión social, inequidad o desplazamiento, que llevan a que la única solución a su condición sea la vinculación del menor en actividades laborales.

La combinación de uno o varios de estos factores pueden considerarse, según el caso, como situaciones de riesgo para la inclusión de niños, niñas y adolescente en peores formas de trabajo infantil.

También puede considerarse en riesgo el niño o niña que se encuentra en situación de trabajo, es decir, no ejerce actividad laboral pero permanece en un lugar de trabajo al acompañar a sus padres o acudientes ante la ausencia de espacios alternos de cuidado, lo que nos lleva a ampliar la mirada para evidenciar el riesgo que puede tener un espacio de trabajo insalubre, de trabajo pesado o en la calle, como por ejemplo: lugares de depósito de basuras, ventas ambulantes, trabajo con químicos y talleres de mecánica, entre otros.

Es importante destacar que si bien el niño, niña o adolescente se encuentra buscando empleo o está en situación de trabajo pero no ha tenido vulneración de derechos asociado a trabajo infantil, debe utilizarse la protección por vulnerabilidad como mecanismo que evite la vinculación a peores formas de trabajo infantil a través de la inclusión en programas de prevención tales como clubes juveniles, comedores comunitarios, jardines y demás según la oferta de servicio de la región.

1.2. Marco normativo.

A continuación se presentan los marcos jurídicos que orientan el accionar de la intervención especializada en la temática de erradicación de peores formas de trabajo infantil:

a) Convenio 138 de la OIT “Sobre la edad mínima de admisión al empleo” aprobado en Colombia mediante Ley 515 de 1999.

b) Convenio 182 de la OIT “Sobre las peores formas de trabajo infantil” aprobado en Colombia mediante Ley 704 de 2001.

c) Ley 1098 de 2006 “Por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia”.

d) Resolución 1677 de 2008 “Por la cual se señalan las actividades consideradas como peores formas de trabajo infantil y se establece la clasificación de actividades peligrosas y condiciones de trabajo nocivas para la salud e integridad física o psicológica de las personas menores de 18 años de edad”.

Al respecto, es importante destacar que el artículo 35 del Código de la Infancia y la Adolescencia establece los quince (15) años de edad como edad mínima de admisión al trabajo y derecho a la protección laboral de los adolescentes. Para los adolescentes entre los 15 y 17 años de edad se requiere la respectiva autorización expedida por el Inspector del trabajo o en su defecto, por el ente territorial local y gozarán de las protecciones laborales consagradas en el régimen laboral colombiano, las normas que lo complementan, los tratados y convenios internacionales ratificados por Colombia (Convenios 138 y 182 de la OIT), la Constitución Política y los derechos y garantías consagrados en la Ley 1098 de 2006.

Los adolescentes autorizados para trabajar tienen derecho a la formación y especialización que los habilite para ejercer libremente una ocupación, arte, oficio o profesión y a recibirla durante el ejercicio de su actividad laboral.

Excepcionalmente, los niños y niñas menores de quince (15) años de edad podrán recibir autorización de la inspección de trabajo, o en su defecto, del ente territorial local para desempeñar actividades remuneradas de tipo artístico, cultural, recreativo y deportivo. La autorización establecerá el número de horas máximas de trabajo y prescribirá las condiciones en que esta actividad debe llevarse a cabo. En ningún caso el permiso excederá las catorce (14) horas semanales.

El Código de la Infancia y la Adolescencia instituye en su artículo 114, que la duración de la jornada laboral de los adolescentes mayores de 15 y menores de 17 años de edad será jornada diurna máxima de seis (6) horas diarias, 30 horas a la semana hasta las 6:00 p. m. y los adolescentes mayores de 17 años de edad, sólo podrán trabajar en una jornada máxima de ocho horas diarias, 40 horas a la semana hasta las 8:00 p. m.

No obstante, la misma ley en el artículo 117 dispone que “ninguna persona menor de 18 años podrá ser empleada o realizar trabajos que impliquen peligro o que sean nocivos para su salud e integridad física o psicológica o los considerados como peores formas de trabajo infantil” en el Convenio 182 de la OIT. El Ministerio de la Protección Social (MPS), en colaboración con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), establecieron la clasificación de las actividades nocivas y peligrosas para los adolescentes autorizados para trabajar en la Resolución 1677 de 2008, donde el artículo 2º dispone que ningún niño, niña o adolescente, podrá trabajar en:

1. Agricultura, ganadería, caza y silvicultura.

2. Sector de pesca.

3. Explotación de minas y canteras.

4. Industria manufacturera.

5. Suministro de electricidad, agua y gas.

6. Trabajo en construcción.

7. Transporte y almacenamiento.

8. Trabajo de salud.

9. Trabajos de defensa.

10. Trabajos no calificados.

11. Otros oficios no calificados que no se encuentran en las tablas estandarizadas(8).

Tal resolución también establece en su artículo 3º que las condiciones de trabajo prohibidas para niños, niñas y adolescentes son:

1. Ambientes de trabajo con exposición a riesgos físicos.

2. Ambiente de trabajo con exposición a riesgos biológicos.

3. Ambientes de trabajo con exposición a riesgos químicos.

4. Ambientes de trabajo con exposición a riesgos de seguridad.

5. Riesgos por posturas y esfuerzos en la realización de la tarea.

6. Condiciones de trabajo con presencia de riesgo psicosocial.

Cabe anotar que los adolescentes entre 15 y 17 años de edad que hayan obtenido título de formación técnica o tecnológica expedido por el SENA o por instituciones acreditadas por este, podrán ser autorizados para trabajar en la actividad para la cual fueron capacitados y podrán ejercer libremente la respectiva ocupación siempre y cuando el contratante cumpla con lo establecido en la ley. Esa autorización se expedirá previo estudio del puesto de trabajo y el panorama de riesgos de la actividad que el menor va a realizar.

Es importante resaltar que los numerales 2º, 12 y 13 del artículo 20 del Código de Infancia y Adolescencia ordena que “los niños, las niñas y los adolescentes serán protegidos contra la explotación económica por parte de sus padres, representantes legales, quienes vivan con ellos, o cualquier otra persona. Serán especialmente protegidos contra su utilización en la mendicidad; el trabajo que por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo es probable que pueda afectar la salud, la integridad y la seguridad o impedir el derecho a la educación; y las peores formas de trabajo infantil, conforme al Convenio 182 de la OIT.

La misma ley determina en su artículo 41 que el Estado “es el contexto institucional en el desarrollo integral de los niños, las niñas y los adolescentes. En cumplimiento de sus funciones en los niveles nacional, departamental, distrital y municipal deberá garantizar el ejercicio de todos los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, y asegurar la protección y el efectivo restablecimiento de los derechos que han sido vulnerados. Además debe asegurar que no sean expuestos a ninguna forma de explotación económica o a la mendicidad y abstenerse de utilizarlos en actividades militares, operaciones psicológicas, campañas cívico-militares y similares; de manera puntual, erradicar las peores formas de trabajo infantil, el trabajo de los niños y las niñas menores de 15 años, proteger a los adolescentes autorizados para trabajar, y garantizar su acceso y la permanencia en el sistema educativo”.

Dentro de este marco basado en los derechos de niños, niñas y adolescentes y el desarrollo de actividades que transformen positivamente su realidad, la Ley 1098 en el artículo 11 establece que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar como una institución de servicio público comprometida con la protección integral de la familia y en especial de la niñez, tiene la función de definir unos lineamientos técnicos que las entidades deben cumplir para garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes, y para asegurar su restablecimiento. En el presente caso enfocándose a los niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil y adolescente trabajador.

De esta forma frente a los adelantos jurídicos, se determina a nivel político la necesidad de consolidar la voluntad del Estado para articular y dar respuesta de carácter integral a la problemática de trabajo infantil a través de la creación del comité nacional interinstitucional para la erradicación del trabajo infantil y la protección del trabajo juvenil, como instancia encargada de abordar la problemática a nivel nacional, de movilizar los niveles locales (D. 859/95) y garantizar la ejecución de la política nacional de prevención y erradicación del trabajo infantil.

Para proyectar acciones que impacten los fundamentos del trabajo infantil en Colombia se ha creado la política intersectorial, denominada estrategia nacional para prevenir y erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger al joven trabajador que tendrá como vigencia el período 2008 a 2015.

2. Sistema de atención.

Este sistema de atención especializado pretende realizar procesos de atención directa e integral para el restablecimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil a través de los elementos de intervención basados en el enfoque sistémico, lo que posibilita realizar una mirada integral del contexto de exclusión o ausencia de garantías del cual proviene el niño, niña o adolescente y el contexto al cual retornará una vez finalice su proceso de restablecimiento de derechos. Se espera entonces que se realicen acciones encaminadas a impulsar las potencialidades de desarrollo humano con las cuales debe contar el niño, niña o adolescente en el momento de su egreso, y que garantice la sostenibilidad del proceso evitando que sea integrado nuevamente a trabajo infantil.

2.1. Objetivos.

Objetivo general

Realizar el proceso de atención especializada que permita el restablecimiento efectivo de derechos y el fortalecimiento de los elementos de generatividad de la red vincular en los entornos inmediatos de los niños, niñas y adolescentes vinculados a peores formas de trabajo infantil.

Objetivos específicos

a) Emprender acciones que permitan la inclusión de los niños y niñas al sistema educativo, el refuerzo y nivelación escolar de manera sostenible y el redireccionamiento del uso del tiempo libre hacia actividades de interacción entre pares en ámbitos culturales, deportivos, lúdicos y recreativos.

b) Fortalecer a la familia o red vincular en acciones de cuidado, promoción, desarrollo integral y equitativo de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en peores formas de trabajo infantil a partir de la sensibilización, orientación y transformación de patrones de crianza.

c) Garantizar que las familias cuenten con elementos de la identificación de acciones para el mejoramiento de las condiciones de satisfacción de necesidades distintas a la inclusión de los niños, niñas y adolescentes en ámbitos laborales.

d) Adelantar acciones de gestión necesarias para garantizar que los adolescentes trabajadores (15 a 17 años de edad) cuenten con las condiciones de protección establecidas por la ley y sean incluidos en procesos de cualificación de su trabajo, de acuerdo con sus potencialidades y a la oferta del mercado.

2.2. Población titular de atención.

a) Niños, niñas y adolescentes vinculados a trabajo infantil y de manera prioritaria aquellos que se encuentran en peores formas de trabajo infantil según lo establece la Resolución 1677 de 2008 del Ministerio de la Protección Social.

b) Familias o redes vinculares de pertenencia de los niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil.

c) Adolescentes trabajadores entre 15 y 17 años con permiso laboral del Inspector de Trabajo del Ministerio de la Protección Social.

2.3. Actores del sistema de atención para la erradicación del trabajo infantil y de manera prioritaria la eliminación de peores formas de trabajo infantil.

Actores directos

Funcionarios del ICBF: Es responsabilidad del equipo de la defensoría de familia en conjunto con el niño, niña o adolescente y su familia determinar las acciones para la gestión urgente de medidas de restablecimiento de derechos y la implementación de la ruta de atención según las orientaciones establecidas por este lineamiento para el restablecimiento de derechos y la sostenibilidad del mismo.

Comisarías de familia e inspectores de policía: es responsabilidad del comisario de familia y su equipo, al conocer el caso, realizar la gestión urgente de medidas de restitución de derechos a través de la inclusión en servicios del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF) y garantizar la intervención biopsicosocial que requiera el caso.

Funcionarios de las entidades operadoras de servicio: Según la orientación de intervención dada por los funcionarios del ICBF, las entidades operadoras en trabajo conjunto y participativo del niño y la familia, implementarán la ruta de atención establecida por este lineamiento, en cumplimiento de los estándares.

Actores de soporte o gestión

Sistema nacional de bienestar familiar: Reducir las barreras de accesibilidad a servicios sociales y garantizar la permanencia en el mismo, de manera tal que la familia del niño, niña o adolescente en peor forma de trabajo infantil cuente con una red de apoyo y tenga acceso a oportunidades para el mejoramiento de las condiciones de satisfacción de necesidades que hace sostenible la función de protección y cuidado.

Estado en el nivel municipal y departamental: Es responsabilidad de alcaldías y gobernaciones iniciar la medición de la problemática a través de la inclusión de indicadores de trabajo infantil como elemento transversal que afecta la situación económica, educativa, sanitaria, cultural y familiar de su localidad, con el fin de determinar acciones desde el comité municipal o departamental para la eliminación del trabajo infantil.

Estado en el nivel nacional: a través del comité interinstitucional para la erradicación del trabajo infantil y protección del trabajo juvenil, se determina la respuesta institucional e integral para garantizar el restablecimiento de derechos a los niños y niñas en peores formas de trabajo infantil, mediante acciones lógicas y coordinadas.

2.4. Ruta de atención.

La ruta aquí propuesta pretende brindarle al niño, niña o adolescente identificado y diagnosticado en peor forma de trabajo infantil un proceso de acogida, intervención, preparación para el egreso y seguimiento, de manera tal que se garantice que el niño, niña y adolescente pueda realizar ejercicio pleno de sus derechos y no retorne a actividades laborales hasta la edad permitida.

Si el operador identifica por medio de la búsqueda activa a niños, niñas y adolescen­tes vinculados a peores formas de trabajo infantil, debe poner en conocimiento el caso al Defensor de Familia asignado para el seguimiento institucional y surtir el proceso general de Fase I de identificación, diagnóstico y acogida. Es importante aclarar que si durante el proceso de atención se identifica que el niño, niña o adolescente en peor forma de trabajo infantil presenta problemáticas asociadas tales como situación de vida en calle, consumo de sustancias psicoactivas, víctima de violencia sexual, entre otros, este debe ser remitido de manera urgente a los procesos de atención destinados para tal fin, en tanto requieren una atención diferencial que esta ruta no podría garantizar.

El restablecimiento de derechos en el caso de niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil debe considerar que fueron sometidos a condiciones indignas (servidumbre, actividades no acordes a su edad y en muchos casos no remunerada) y degradantes (daño físico, daño psicológico, limitantes del desarrollo) ante la ausencia de protección de su familia, de su entorno y del Estado mismo. Por tanto, el sistema de atención ha sido diseñado para niños, niñas y adolescentes que conviven con sus familias o red vincular y que tienen un lugar de residencia donde pernoctar. Esta atención se ofrecerá a través de los servicios de intervención de apoyo y externado.

Veamos a continuación el desarrollo de cada una de las fases del sistema de atención:

Fase I: Identificación, diagnóstico y acogida de niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil

Servicio esperado:

a) Se ha recibido la denuncia o notificación sobre niño, niña y adolescente en peor forma de trabajo infantil.

b) Se ha identificado y diagnosticado al niño, niña y adolescente en peor forma de trabajo infantil y se determina a través de medida de protección el proceso de atención.

Estrategias:

a) Ruta de denuncia de niños, niñas y adolescentes en trabajo infantil.

b) Búsqueda activa de los niños, niñas y adolescentes de los operadores.

Fase II: Intervención y proyección en niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil

A. Acercamiento y contacto.

Servicio esperado:

a) Se ha informado al niño, niña o adolescente y a su familia sobre las acciones que comprenderá el proceso a atención, los objetivos a los cuales se espera llevar y las condiciones de participación.

b) Se han establecido los compromisos de corresponsabilidad en la intervención del niño y la familia con el equipo de acompañamiento.

c) Se han identificado, desde la observación y la pregunta, los ritos, mitos y epistemes que tiene la familia y la red vincular sobre el trabajo y sobre la infancia.

Estrategias:

a) Realizar una reconstrucción pedagógica de los hábitos y rutinas del niño(a) o adolescente y de cada miembro del grupo familiar para identificar el lugar de la enseñanza y el lugar del trabajo dentro de la cotidianidad.

b) Identificar las condiciones de la familia con base en el perfil de vulnerabilidad y generatividad, a través de trabajo domiciliario.

c) Construir, mediante procesos lúdicos, la narrativa familiar y la visión de proyecto familiar futuro.

d) Pacto familiar.

B. Intervención individual y plan de atención integral familiar.

Servicio esperado:

a) Se ha realizado construcción conjunta —equipo profesional del operador y familia— del plan de atención integral (Platin) que permita plantear y ejecutar según los acuerdos de corresponsabilidad establecidos con anterioridad.

b) Se han identificado los derechos no garantizados o vulnerados (existencia, desarrollo, ciudadanía y protección), y se ha realizado la inclusión en servicios sociales básicos existentes en las zonas de intervención.

c) Se han identificado los daños físicos, mentales y emocionales que ha tenido producto de su vinculación en peores formas de trabajo infantil sobre el niño y a partir de ello se iniciaron sesiones que garanticen las potencialidades de desarrollo humano (ético, afectivo, congnitivo y participativo).

d) Se ha realizado intervención con la familia o red vincular del niño que permita a partir de la reconstrucción de la historia familiar la modificación de los patrones culturales que han llevado a que se valide la inclusión de los niños en peores formas de trabajo infantil y construcción de opciones alternas de subsistencia a la inclusión de los niños en ámbitos laborales.

e) Se ha sensibilizado a centros educativos que permitan la sostenibilidad del niño, niña o adolescente en el proceso educativo.

Estrategias generales:

a) Genograma.

b) Ecomapa.

c) Visita domiciliaria.

d) Observación participativa.

e) Acompañamiento de los profesionales a los padres o acudientes para la gestión de servicios.

f) Intervención psicosocial basada en el desarrollo de habilidades sostenibles de las familias y del niño.

g) Ampliación y fortalecimiento de la red de servicios y la red social de apoyo a la familia (redes de mujeres, redes juveniles, familia extensa, redes de arraigo).

Estrategias de obligatorio conocimiento del equipo operador(9)

a) Modelo solidario.

b) Metodología traviesa travesía.

c) Metodología transformando sentires.

d) Metodología fortalecimiento a familias con niños, niñas y jóvenes trabajadores: Un camino para la prevención y erradicación del trabajo infantil en Colombia.

Fase III: Preparación para el egreso en niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil

Servicio esperado:

a) Se ha realizado evaluación periódica de los compromisos establecidos en el Platin.

b) Se ha logrado la inclusión a la red de servicios a través de la gestión realizada por la familia.

c) Se ha realizado retroalimentación bidireccional del proceso desarrollado (equipo a la familia y familia a equipo) y cierre conversacional del proceso.

d) Se ha verificado el compromiso de la familia o acudientes en el cuidado de los niños, niñas y adolescentes (no solo del niño que ingresa por protección sino de la totalidad de los niños, niñas y adolescentes que conforman la familia).

Estrategias:

a) Entrega de materiales visibles que muestren los avances de la familia; por ejemplo, mapa de pertenencia previo y final (ver modelo solidario).

b) Entrega de materiales visibles que muestren los avances de la familia; por ejemplo, perfil de vulnerabilidad previo y final (ver modelo solidario).

c) Entrega símbolos que materializan el compromiso de la familia o red significativa en el cuidado de los niños y de manera particular el compromiso a la no vinculación de los niños o adolescentes a ámbitos labores.

Fase IV: Seguimiento del egreso en niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil

Servicio esperado:

a) Se han realizado encuentros de familias que permitan la identificación de las rutinas creadas a partir del proceso de atención y actos cotidianos de protección.

b) Se ha hecho seguimiento a la permanencia en servicios sociales y ejercicio activo de derechos.

Estrategias:

a) Documentación de las rutinas (nuevos hábitos cotidianos de protección) emergentes de la intervención.

b) Encuentros de familias (grupos de familias) para la socialización de los mecanismos que han desarrollado para garantizar que los niños y niñas no sean vinculados a ámbitos labores y tengan permanencia en ámbitos educativos y recreativos.

2.5. Enfoque diferencial para atención a niños, niñas y adolescentes en peor forma de trabajo infantil.

Es importante considerar que buena parte de los beneficiarios que requieren atención especializada por peores formas de trabajo infantil hacen parte de familias o red vincular y se ubican en zonas rurales o en zonas periféricas (en condiciones de pobreza o miseria) de ciudades intermedias o grandes ciudades, lo que de presente nos marca en la ruta de atención el requisito de atención diferencial.

Por eso, es conveniente que el equipo profesional de la defensoría y del equipo profesional del operador encargado de realizar la fase de intervención y proyección comprenda los siguientes enfoques diferenciales:

Enfoque de género

De manera general, las actividades laborales a las cuales son vinculados los niños y las niñas están asociadas a su género de forma tal que son reportados por trabajo agrícola, minero, construcción, industria y comercio están asociados entre un 70 y 100% al género masculino y el trabajo correspondiente a servicios y labores domésticas está asociado a género femenino.

Se espera que la atención que implementa el enfoque de género permita que los niños, niñas, adolescentes y sus familias tengan herramientas para entender los siguientes aspectos:

a) Los roles dependen de las capacidades, artes o conocimientos de la persona y no del género.

b) Que la identidad de género es amplia y no solamente se limita a la condición fisiológica de ser hombre o ser mujer.

c) La integridad física implica que las personas respeten el cuerpo y las características particulares de este y de manera especial a las mujeres en lo que refiere a ciclos menstruales, gestación, lactancia, puesto que el trabajo infantil afecta y vulnera directamente la corporalidad del ser humano.

d) La remuneración no depende del género sino de la actividad y esfuerzo desempeñado, ya que todos los trabajadores(as) tienen derecho a un salario digno.

e) El género es una característica de la identidad. Por tanto, no se debe comercializar o ser empleada para venta de un servicio.

f) La masculinidad implica pensar, sentir y actuar, y no hace referencia al ejercicio de la fuerza física.

Enfoque de grupo étnico

Para implementar este enfoque en el proceso de atención, el equipo que realiza la intervención debe comprender que existen derechos de especial respeto a los grupos étnicos (Convenio 169 de la OIT) tales como la autonomía, el autogobierno y el territorio, lo que les permitirá entender y respetar los usos y costumbres de los afrocolombianos, raizales, pueblos indígenas y romani-gitano.

La mirada étnica implica:

a) Consultar a las autoridades del grupo étnico antes de realizar cualquier tipo de intervención(10).

b) En caso de autorizarse la atención, debe articularse el proceso a la orientación de la autoridad tradicional.

c) El abordaje, obligatoriamente, debe incluir a la familia y a la comunidad, en tanto la recuperación o el restablecimiento es colectivo.

d) Los grupos étnicos tienen formas propias de comprender el significado de la infancia, la adultez y el trabajo, y puede que no exista el concepto de trabajo infantil o explotación laboral, al ser los valores morales y sociales distintos a los que conoce la sociedad occidental.

e) Se debe compatibilizar la atención occidental con la atención espiritual y cultural del grupo étnico para que la atención no pierda el horizonte de restablecimiento de derechos y se puedan llevar a cabo actividades coordinadas como aplicación de la medicina tradicional y la garantía de la particularidad cultural (permitir el uso de la lengua propia, porte de prendas, artefactos propios, alimentos y hábitos).

Enfoque de ciclo vital

El empleo de este enfoque permite que el equipo de intervención realice una proyección del niño, niña o adolescente acorde a su edad, para que comprenda que está viviendo un ciclo vital que se denomina infancia y que vivirlo de manera plena aportará de forma posterior unas herramientas para su vida adolescente y adulta.

Para la proyección de egreso y de seguimiento posterior al egreso, el niño y su familia deben mostrar que comprenden e implementan en su cotidianidad los siguientes parámetros:

a) Los niños, niñas y adolescentes son titulares de derechos y que estos son imprescriptibles e irrenunciables independiente del ciclo vital en el cual se encuentra.

b) Los niños y niñas deben estar y permanecer en los ámbitos dispuestos para su desarrollo (escuela, familia, juego).

c) Al desarrollar las capacidades y aprendizajes en la etapa de infancia y adolescencia permitirán que de forma posterior el adulto se convierta en un ciudadano, padre, madre y ser humano responsable de sí mismo y de los otros.

d) El incluir a un ser humano en ámbitos laborales a temprana edad, aumenta la proximidad a situaciones tales como embarazos no deseados, abandono de la escuela para ganar dinero propio y limitación del proyecto de vida.

2.6. Seguimiento al adolescente trabajador

Como se observó en la introducción, por condiciones de contexto (embarazos, necesidad de aportar en el grupo familiar, concepto cultural de la adolescente como inicio de la edad productiva, bachillerato no gratuito o finalización de la básica media y bachillerato a temprana edad) se ha determinado a través de la norma que los adolescentes de 15 a 17 años de edad tendrán autorización para trabajar según el artículo 35 de la Ley 1098 de 2006.

Por tanto, es labor del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en conjunto con el sistema nacional de bienestar familiar (SNBF) garantizar que los adolescentes mantengan íntegros sus derechos y que estos no sean afectados por su inclusión en el ámbito laboral.

Para realizar seguimiento al adolescente trabajador se pueden proponer los siguientes elementos:

1. Solicitar que ante la ausencia de acudiente al Defensor de Familia, comisario o inspector, el acompañamiento en el trámite de expedición de la autorización de trabajo, previa verificación de las condiciones en las cuales el adolescente lo realizará.

2. Verificar que el inspector de trabajo expida de manera escrita la autorización conforme a los términos de ley, para que el adolescente pueda trabajar.

3. Si el adolescente lo requiere, le sea garantizado su derecho a la formación y especialización que le habilite realizar libremente su ocupación, arte, oficio o profesión y recibirla durante su actividad laboral.

4. En caso de no tener el nivel de formación básica primaria, verificar que el adolescente esté inscrito y esté asistiendo de manera regular al centro educativo, contando con el tiempo para dicha actividad.

5. Verificar que las condiciones de salud que fueron certificadas al momento de expedir la autorización, persistan y que se brinden las condiciones para la inclusión en el sistema de salud en el período que determina la autorización.

6. Verificar que el tiempo de vigencia y vencimiento de la autorización sea acorde con los documentos que soportan la contratación del adolescente.

7. Verificar que el adolescente de 15 a 16 años esté trabajando como máximo seis horas diarias (30 horas por semana) y que no sean realizadas entre las 6:00 p. m. y las 6:00 a. m.

8. Verificar que el adolescente mayor de 17 años solamente esté trabajando 40 horas semanales (8 horas por día máximo) y que no sean realizadas en un horario de 8:00 p. m. a 6:00 a. m.

9. Verificar que el salario no sea inferior a un salario mínimo o acorde a la actividad realizada.

10. Que le sean garantizados a los adolescentes los derechos en caso de maternidad según el artículo 116 de la Ley 1098 de 2006 y paternidad según la Ley 755 o Ley María.

11. Que en caso de ser un adolescente indígena, cuente con la autorización de las autoridades del respectivo pueblo.

El responsable de este seguimiento será el Defensor de Familia en apoyo de su equipo psicosocial.

3. Servicio esperado

Existen dos modalidades de atención especializada para niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil, las cuales son atendidas mediante servicio intervención de apoyo y externado.

3.1. Intervención de apoyo

Definición:
La intervención de apoyo consiste en servicios de atención ambulatorios que se configuran en un proceso de apoyo y orientación individual y familiar con el fin de restituir o fortalecer condiciones para el ejercicio pleno de los derechos de niños, niñas y adolescentes, a través de mínimo diez intervenciones con cada uno y su familia o red vincular.
Perfil de la población:
Los beneficiarios de este servicio son aquellos identificados y diagnosticados como niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil según la Resolución 1677 de 2008 expedida por el Ministerio de la Protección Social y su familia o red vincular.
Son niños, niñas y adolescentes que se encuentran en peores formas de trabajo infantil y que tienen el mismo lugar de residencia de su red vincular o son residentes en casas de terceros.
No se atenderán niños, niñas y adolescentes en riesgo de vinculación a peores formas de trabajo infantil. El servicio se dirigirá solamente a aquellos que hayan tenido un ejercicio permanente en actividades productivas o de servicio.
Permanencia:
Tiempo total de proceso 10 meses dispuestos como lo indican las fases.
El tiempo podrá ser ampliado en revisión del equipo del operador en conjunto con el equipo de Defensoría de Familia, tras la presentación de un informe que concentre el requerimiento de ampliación.
Responsabilidades del operador:
Realizar reuniones de equipo reflexivo para determinar el direccionamiento de intervención de cada caso.
Socializar con el Defensor de Familia de manera mensual las acciones de intervención realizadas con el niño, niña o adolescente y su familia y/o empleador en el caso de servicio doméstico.
Diligenciamiento de los formatos en conjunto con el niño, niña o adolescente y la familia.
Aplicar la encuesta de satisfacción del beneficiario al finalizar el proceso de atención en el momento del egreso

Intervención de apoyo
Fase I - Identificación, diagnóstico y acogida
Pretende identificar las características en las cuales se encuentra el niño, niña o adolescente vinculado a peor forma de trabajo infantil.
Responsable: equipo técnico interdisciplinario
Tiempo: un mes
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Indagar si el niño, niña o adolescente tiene o tuvo enfermedades asociadas a su vinculación a peor forma de trabajo infantil. En determinado caso pedir valoración médica.
Identificación si existe consumo de sustancias psicoactivas y determinar la severidad de adicción.
Identificar si se encuentra vinculado al sistema de salud.
Desarrollo
Identificar si el niño, niña, adolescente está vinculado al sistema educativo.
En caso de no estar vinculado indagar las causas e imaginarios que se tienen a nivel familiar y comunitario sobre el estudio.
Si está vinculado al sistema educativo indagar el rendimiento escolar, jornada en la que asiste, frecuencia de asistencia y si existe historial de repitencia.
Identificar si las actividades asociadas a labores domésticas son 15 horas o más.
Ciudadanía
Identificar si hay participación en espacios con pares (recreativos, deportivos, lúdicos o culturales).
Determinar el nivel de inclusión en redes de servicio para garantía de derechos.
Identificar documentos de identidad acorde a la edad.
Protección
Identificar el nivel de ingreso familiar (número de aportantes, ingresos, gastos, recursos propios de abastecimiento alimentario - huertas, cultivo, tienda).
Identificar el tipo de vivienda y tenencia de la misma o si se está brindando hospedaje y alimentación a cambio de trabajo doméstico o jornal.
Realizar la tipología familiar (genograma incluyendo tres niveles generacionales) y los roles de cada miembro de la familia.
Identificar actividades laborales de los padres o acudientes y nivel educativo de los mismos.
Establecer si existen episodios de violencia intrafamiliar, ausencia permanente de adultos en el hogar, cuidados desplegados, y antecedentes de familiares que iniciaron labores a temprana edad.
Sistemas de verificación
Indicadores
Diagnóstico inicial emitiendo el concepto al Defensor de Familia sobre la necesidad o no de iniciar apertura del proceso de restablecimiento de derechos por efecto de vinculación a peor forma de trabajo infantil.
Número de niños, niñas y adolescentes identificados en peor forma de trabajo infantil/número de niños valorados por denuncia de vinculación en peor forma de trabajo infantil o búsqueda activa

Intervención de apoyo
Fase II - Intervención y proyección
Acuerdo con el niño, niña o adolescente y la familia en el proceso de atención que recibirá por parte del equipo profesional del operador y se inicia el proceso de atención individual y familiar mediante sesiones con base en el diagnóstico inicial emitido en la Fase I.
Responsable : equipo profesional del operador
Tiempo: dos meses y diez días
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Solicitar la atención de salud de emergencia en aquellos casos que se requiera con base en la carta emitida por el defensor.
Realizar remisión para vinculación al sistema de salud a los miembros de la familia. En caso de existir limitantes se debe brindar asistencia de gestión.
En el caso de servicio doméstico o actividades laborales en adolescentes entre 15 y 17 años de edad se debe verificar que el empleador esté cumpliendo con las condiciones de afiliación correspondiente al régimen para tal fin.
Realizar, por lo menos, dos valoraciones nutricionales en desarrollo de Fase II.
Desarrollo
Cuando el niño no se encuentra vinculado al sistema educativo, gestionar la vinculación al centro educativo.
En caso de encontrarse estudiando, realizar seguimiento del proceso educativo para identificar hábitos de estudio y ambiente pedagógico.
Plantear conjuntamente con el niño, niña adolescente, la identificación de habilidades y perfiles para la cualificación de la vocacional.
Promover para adolescentes mayores de 15 años de edad y de los adultos de la familia, la formación certificada en oficios o carreras técnicas-tecnológicas en directa coordinación con base en el Convenio 288 ICBF-SENA.
Identificar alianzas realizadas por los comités municipales-distritales de erradicación de trabajo infantil con gremios o sectores productivos, que permitan la inclusión de los adultos en ámbitos de trabajo decente.
Implementar, en acuerdo con los centros educativos, estrategias de capacitación a docentes, sobre detección de niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil y estrategias de contención y apoyo para garantizar la permanencia educativa.
Protección

Para fundamentar el proceso se debe dar implementación al modelo de fortalecimiento a familias con niños, niñas y adolescentes trabajadores, para lo cual se determina que cada sesión tendrá como duración mínima una hora y se deben realizar como mínimo 10 sesiones con los siguientes contenidos propuestos:
Sesión 1 = Visita domiciliaria de verificación de condiciones habitacionales e identificación de redes de servicio periféricas que permitan la construcción de ecomapa. En esta sesión se debe sensibilizar y comprometer al niño y su referente familiar con el proceso de fortalecimiento familiar. Esta debe ser extramural
Sesión 2 = Construcción conjunta de acciones de restablecimiento de derechos que se plasmarán en el Platin. Se espera que a partir de esta sesión se puedan iniciar gestiones o remisiones que garanticen las condiciones mínimas de bienestar para las familias que permitan su compromiso y atención al proceso.
Sesión 3 = Reconstrucción de la narrativa individual y familiar, que permita identificar y conocer los elementos de la dinámica familiar, para identificar los ritos, mitos y epistemes dominantes que generaron el trabajo infantil.
Sesión 4 = Construcción del mapa de pertenencia de manera lúdica y a partir de ello identificación de factores de vulnerabilidad y generatividad.
Sesión 5, 6, y 7 = Diálogo de saberes e intervención sistémica que permita el abordaje y modificación de los patrones culturales identificados que llevaron a incluir el niño, niña o adolescente en trabajo infantil y que tengan como producto final la implementación de acciones propuestas en el Platin y nuevas rutinas de cotidianidad que permita la protección de niños, niñas y adolescentes.
Sesión 8 = Seguimiento de acuerdos del Platin y retroalimentación de doble vía para la reformulación de pautas de crianza.
Sesión 9 = Formación en derechos humanos y derechos de los niños, niñas o adolescentes que permita la consolidación del niño, niña y adoles­cente como sujeto de derechos (puede ser colectivo) y deberes de acuerdo con su edad y grado de desarrollo.
Sesión 10 = Se brindan herramientas para ampliación de la red social de apoyo a la familia y al niño.
Ciudadanía
Cuando se requiera gestión o se realice remisión al niño o adolescente se debe denominar a este como “ciudadano(a)”.
Identificar espacios lúdicos, recreativos, deportivos y culturales en la localidad de residencia y gestionar la inclusión en los mismos.
Se profundizará de manera especial en la formación sobre el ámbito laboral y mecanismos de denuncia y reclamación en caso de vulneración de sus derechos laborales.
Se garantizará que el niño, niña o adolescente cuente con su documento de identidad, acorde a la edad.
Sistemas de verificación
Indicadores
Registro de cada sesión (10 sesiones).
Registro de remisión y seguimiento de la inclusión efectiva en servicios sociales
Número de visitas domiciliarias realizadas/número de visitas programadas.
Número de niños incluidos en el sistema educativo.
Número de familias atendidas que completaron sus 10 sesiones/número de familias del cupo asignado al operador.
Número de remisiones realizadas/número de gestiones requeridas para el restablecimiento de derechos.

Intervención de apoyo
Fase III - Preparación para El Egreso
El niño, niña o adolescente cuenta con las capacidades dispuestas como potencialidades de desarrollo humano y las familias han cambiado sus patrones culturales y de protección. Se realizará a través de una sesión final de cierre.
Responsable: equipo técnico interdisciplinario del operador
Tiempo: un mes
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Garantizar que el niño, niña o adolescente continúe vinculado al sistema de seguridad social.
Desarrollo
Garantizar la vinculación a actividades educativas, formativas y ocupacionales que satisfagan sus necesidades reales; por ejemplo, actividades de formación en aspectos artísticos o técnicos.
El niño y la familia, destinan tiempo, voluntades y recursos para la permanencia en el sistema educativo.
Ciudadanía
Verificar que el niño, niña y adolescente identifique sus derechos y cuente con elementos para realizar el ejercicio efectivo de los mismos.
Protección
Verificar que el niño cuente con herramientas que le brinden autoprotección emocional y corporal y haya aumentado su capacidad de resiliencia frente a situaciones complejas en aras de preservar su infancia y el desarrollo intelectual, físico y emocional.
Propiciar espacios que permitan que el niño y la familia identifiquen la red de apoyo de protección y de servicios y cuente con las herramientas para gestionar su inclusión en las mismas.
Sistemas de verificación
Indicadores
Registro de sesión de cierre diligenciada en conjunto y aprobación por la familia y el niño.
Número de familias fortalecidas, sensibilizadas y orientadas para la transformación de los patrones de crianza y las creencias culturales del trabajo infantil como mecanismo formativo/Número de familias asignadas según el cupo al operador.

Intervención de apoyo
Fase IV -Seguimiento posterior al egreso
Se verificará la sostenibilidad del proceso, la evolución de la dinámica familiar y la continuidad en las rutinas cotidianas de protección y cuidado del niño, niña o adolescente.
Responsable: Equipo técnico interdisciplinario del operador
Tiempo: Seis meses
Elementos de seguimiento
Todas las aéreas de derecho
Permanencia en los servicios en los cuales fueron incluidos(11).
Seguimiento telefónico a los 15 días del egreso.
Seguimiento presencial al segundo mes de egreso.
Visita domiciliaria al cuarto mes de egreso.
Encuentro de familias egresadas al sexto mes de egreso.
Sistemas de verificación
Indicadores
Registro del seguimiento a través de acta con firma de la familia y del niño.
Registro de visitas domiciliarias de seguimiento al cuarto mes.
Registro del encuentro de familias egresadas, incluyendo equipo reflexivo de los resultados.
Número actas de seguimiento de familias y niños, niñas o adolescentes egresados/Número de familias egresadas.
Número de visitas domiciliarias realizadas/Número de visitas domiciliarias programadas.
Número de niños, niñas o adolescentes egresados que se reintegraron a actividades laborales/Número de niños egresados.
Nota de intervención: En caso de encontrar reingreso a actividades productivas o labores de los niños durante la fase de seguimiento al egreso, es importante que esto sea notificado de manera urgente al Defensor de Familia, de manera tal que se tomen las acciones pertinentes para garantizar por medidas judiciales, la garantía de la vida e integridad física del niño o adolescente.

3.2. Externado(11). 

Definición:
Es un servicio de protección integral en medio familiar que consiste en una jornada de atención directa del beneficiario de cuatro horas diarias y atención complementaria de gestión y verificación la totalidad del día para niño, niña o adolescente, familia y sensibilización de centros educativos.
Perfil de la población:


Los beneficiarios de este servicio son aquellos identificados y diagnosticados como niños, niñas y adolescentes entre 6 y 17 años de edad en peores formas de trabajo infantil según la Resolución 1677 de 2008 expedida por el Ministerio de la Protección Social y su familia o red vincular.
Son niños, niñas y adolescentes vinculados o no al sistema educativo que están realizando actividades de trabajo infantil y tienen el mismo lugar de residencia de su familia o acudiente.
No se atenderán niños, niñas y adolescentes en riesgo de vinculación a peores formas de trabajo infantil. El servicio se dirigirá solamente a los que hayan tenido un ejercicio permanente en actividades productivas o de servicio.
Permanencia:
Tiempo total de proceso: 10 meses dispuestos como lo indican las fases.
El tiempo podrá ser ampliado en revisión del equipo del operador en conjunto con el equipo de defensoría de familia tras la presentación de un informe que concentre y justifique el requerimiento de ampliación.
Responsabilidades del operador:
Realizar reuniones de equipo reflexivo para determinar el direccionamiento de intervención de cada caso.
Socializar con el Defensor de Familia de manera mensual las acciones de intervención realizadas con el niño y su familia.
Diligenciamiento formatos en conjunto con el niño y la familia.
Aplicar la encuesta de satisfacción del beneficiario al finalizar el proceso de atención en el momento del egreso.

Externado
Fase I - Identificación, diagnóstico y acogida
Pretende identificar las características en las cuales se encuentra el niño, niña o adolescente vinculado a peor forma de trabajo infantil (jornada de trabajo, tiempo laborado, condiciones del lugar de trabajo, patrono o empleador, remuneración y capacidad de decisión frente a su vinculación al trabajo).
Responsable: equipo técnico interdisciplinario
Tiempo: un mes
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Identificación si existe consumo de sustancias psicoactivas y determinar la severidad de adicción.
Identificar si se encuentra vinculado al sistema de salud.
Desarrollo
Identificar si el niño, niña, adolescente está vinculado al sistema educativo.
En caso de no estar vinculado indagar las causas e imaginarios que se tiene en la familia o comunidad sobre el estudio.
Si está vinculado al sistema educativo, indagar el rendimiento escolar, jornada en la que asiste, frecuencia de asistencia y si existe historial de repitencia.
Ciudadanía
Identificar si hay participación en espacios con pares (recreativos, deportivos, lúdicos o culturales).
Determinar nivel la inclusión en redes de servicio para garantía de derechos.
Identificar documentos de identidad acorde a la edad.
Protección
Identificar el nivel de ingreso familiar (número de aportantes, ingresos, gastos, recursos propios de abastecimiento alimentario - huertas, cultivo, tienda).
Identificar el tipo de vivienda y tenencia de la misma.
Realizar tipología familiar (genograma incluyendo tres niveles generacionales) y los roles de cada miembro de la familia.
Identificar actividades laborales de los padres o acudientes y nivel educativo de los mismos.
Establecer si existen episodios de violencia intrafamiliar, ausencia permanente de adultos en el hogar, cuidados desplegados, y antecedentes de familiares que iniciaran labores a temprana edad.
Sistemas de verificación
Indicadores
Diagnóstico inicial emitiendo el concepto al Defensor de Familia sobre la necesidad o no de iniciar apertura del proceso de restablecimiento de derechos por efecto de vinculación a peor forma de trabajo infantil.
Número de niños, niñas y adolescentes identificados en peor forma de trabajo infantil/ número de niños valorados por denuncia de vinculación en peores formas de trabajo infantil o búsqueda activa.

Externado
Fase II -Intervención y proyección
Acuerda con el niño y la familia el proceso de atención que recibirá por parte del equipo profesional del operador y se inicia el proceso de atención individual y familiar, con base en el diagnóstico inicial emitido en la Fase I.
Responsable: Equipo técnico interdisciplinario del operador
Tiempo: dos meses y diez días
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Solicitar la atención de salud de emergencia en aquellos casos que se requiera con base en la carta provisional emitida por el Defensor de Familia.
Realizar remisión para vinculación al sistema de salud a los miembros de la familia o red vincular. En caso de limitantes de acceso, brindar asistencia de gestión.
Suministrar un refrigerio y un almuerzo conforme a los requerimien­tos nutricionales de consumo diario para el niño, niña y adolescente.
Realizar por lo menos dos valoraciones nutricionales en desarrollo de la Fase II.
Desarrollo
Cuando el niño no se encuentra vinculado al sistema educativo, gestionar la vinculación al centro educativo.
En caso de encontrarse estudiando, realizar seguimiento del proceso educativo para identificar hábitos de estudio y ambiente pedagógico.
Realizar en las cuatro horas contrarias al horario escolar, actividades basadas en la lúdica y actividades de refuerzo escolar que permita identificar y resolver problemas asociados a la potencialidad cognitiva que lo alejen del entorno laboral y lo mantengan en el desarrollo de actividades creativas y lúdicas que contribuyan a su pleno desarrollo personal y social.
Plantear conjuntamente con el niño, niña o adolescente, la identificación de habilidades y perfiles para la cualificación de la vocacional.
Promover para adolescentes mayores de 15 años de edad y padres y madres con bajo nivel de escolaridad, la formación certificada en oficios o carreras técnicas-tecnológicas, en directa coordinación con base en el Convenio 288 ICBF-SENA.
Identificar alianzas realizadas por los comités municipales - distritales de erradicación de trabajo infantil con gremios o sectores productivos que permitan la inclusión de los adultos en ámbitos de trabajo decente.
Implementar, en acuerdo con los centros educativos, estrategias de capacitación a docentes sobre detección de niños, niñas y adolescentes en peores formas de trabajo infantil y estrategias de contención y apoyo al niño para garantizar la permanencia educativa.

Ciudadanía
Diseñar actividades de desarrollo personal direccionadas hacia la construcción y consolidación del niño, niña y adolescente como sujeto de derechos y deberes en el marco de la metodología traviesa travesía.
Cuando se requiera gestión o se realice remisión al niño o adolescente se debe denominar a este como “ciudadano(a)”.
Identificar espacios lúdicos, recreativos, deportivos y culturales en la localidad de residencia y gestionar la inclusión de los niños, niñas y adolescentes en los mismos.
Formar a los niños, niñas y adolescentes en temas de derechos humanos (derechos sexuales y reproductivos, derechos laborales, derechos de los niños).
Se profundizará, de manera especial, en la formación sobre el ámbito laboral y mecanismos de denuncia y reclamación en caso de vulneración de sus derechos laborales para que cuenten con dichas herramientas al ser adolescente trabajador o adulto trabajador.
Garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes de la familia cuenten con documento de identidad acorde a la edad.
Protección
Realizar mínimo una visita domiciliaria de verificación de condiciones habitacionales e identificación de redes de servicio periféricas que permitan la construcción de ecomapa.
Realizar intervención individual con el niño o adolescente centrado en la conexión con sus vivencias y el direccionamiento hacia las po­tencialidades de desarrollo humano (ético, afectivo, cognitivo y participativo).
Se sugiere la utilización de nuevas metodologías que lleven a cabo experiencias de contacto y reconocimiento de los propios sentimientos y del cuerpo.
Se plantea el Platin y se desarrolla a través de sesiones de intervención familiar basados en la metodología de traviesa travesía y fortalecimiento a familias con niños y niñas trabajadores direccionados hacia cambio de patrones culturales y rutinas de inclusión de los niños a ámbitos laborales.
Sistemas de verificación
Indicadores
Platin formulado y registro en el mismo del desarrollo de las actividades propuestas y de la remisión a servicios.
Carta del Defensor de Familia, que habilita la atención durante un mes y posteriormente copia del carné de la EPS.
Certificado de vinculación educativa.
Valoración nutricional.
Informe de perfil vocacional.
Registro de asistencia diario.
Número de visitas domiciliarias realizadas/número de visitas programadas.
Número de niños incluidos en el sistema educativo y número de talleres de capacitación realizados a docentes.
Número de niños inscritos en actividades de uso del tiempo libre.
Número de niños registrados en la asistencia/Número de niños del cupo asignado al operador.
Número de remisiones realizadas/número de gestiones requeridas para el restablecimiento de derechos.

Externado
Fase III - Preparación para el egreso
El niño, niña o adolescente cuenta con las capacidades dispuestas como potencialidades de desarrollo humano y las familias se han fortalecido en protección.
Responsable: equipo técnico interdisciplinario del operador
Tiempo: un mes
Acciones por áreas de derecho
Existencia
Garantizar que el niño, niña o adolescente continúe vinculado al sistema de seguridad social.
Desarrollo
Garantizar la vinculación a actividades educativas, formativas y ocupacionales que satisfagan sus necesidades reales; por ejemplo, actividades de formación en aspectos artísticos o técnicos.
El niño y la familia, destinan tiempo y recursos para la permanencia del niño en el sistema educativo.
Los adultos identifican o tienen nuevas opciones para la generación de ingresos.
Ciudadanía
Verificar que el niño, niña y adolescente identifique sus derechos y cuente con elementos para realizar ejercicio efectivo de los mismos.
Protección
Verificar que el niño, niña o adolescente cuente con herramientas que le brinden autoprotección emocional-corporal y haya aumentado su capacidad de resiliencia frente a situaciones complejas en aras de preservar su infancia y el desarrollo intelectual, físico y emocional.
Propiciar espacios que permitan que el niño y la familia identifiquen la red de apoyo de protección y de servicios y cuente con las herramientas para gestionar su inclusión en las mismas.
Sistemas de verificación
Indicadores
Verificación conjunta de los acuerdos cumplidos del Platin entre el equipo profesional, el niño y la familia o red vincular.
Registro de la sesión de retroalimentación del Platin.
Número de familias fortalecidas, sensibilizadas y orientadas para la transformación de los patrones de crianza y las creencias culturales del trabajo infantil como mecanismo formativo/Número de cupos asignados al operador.
Porcentaje de cumplimiento del Platin

Externado
Fase IV - Seguimiento posterior al egreso
Se verificará la sostenibilidad del proceso, la evolución de la dinámica familiar y la continuidad en las rutinas cotidianas de protección y cuidado del niño.
Responsable: Equipo técnico interdisciplinario del operador
Tiempo: Seis meses
Aspectos de seguimiento
Todas las aéreas de derecho
Permanencia en los servicios en los cuales fueron incluidos(12).
Seguimiento telefónico a los 15 días del egreso.
Seguimiento presencial al segundo mes de egreso.
Visita domiciliaria al cuarto mes de egreso.
Encuentro de familias al sexto mes de egreso.
Sistemas de verificación
Indicadores
Registro del seguimiento a través de acta con firma de la familia y del niño.
Registro de visita domiciliaria de seguimiento posterior al egreso.
Listado de asistencia al encuentro de familias.

Número actas de seguimiento de familias y niños egresados/Número de familias egresadas.
Listado de asistentes al encuentro de familias/Listado de familia egresadas.
Nota de intervención: En caso de encontrar reingreso a actividades productivas o labores de los niños durante la fase de seguimiento al egreso, es importante que esto sea notificado de manera urgente al Defensor de Familia, de tal manera que se tomen las acciones pertinentes para garantizar por medidas judiciales, la garantía de la vida e integridad física del niño o adolescente.

3.3. Recursos(12)

Recursos propios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar a través de servicios de atención con operadores y de la cooperación de acuerdo a convenios dando respuesta a un plan conjunto de necesidades.

Ruta de Atención

Dibujoslili.JPG

 

Bibliografía

Comité interinstitucional nacional para la erradicación de trabajo infantil, estrategia nacional para prevenir y erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger al joven trabajador 2008-2015.

DANE, ICBF, MPS. Análisis en profundidad y términos comparativos de los años 2001, 2003, 2005 y 2007. Diciembre de 2008.

DNP, Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010, estado comunitario: desarrollo para todos.

DNP, Primer Plan Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección al joven trabajador, 1996.

ICBF, Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias: Modelo Solidario. 2007.

ICBF, Compensar, OIT, Traviesa Travesía (Rumbos y rutas para alejarse del trabajo infantil), 2004.

ICBF, OIT, MPS, Fortalecimiento a familias con niños, niñas y jóvenes trabajadores (Un camino para la prevención y erradicación del trabajo infantil en Colombia).

ICBF, MPS, IPEC, Transformando sentires (Aprendiendo sobre trabajo infantil y sobre estrategias pedagógicas para prevenirlo y erradicarlo), 2004.

Ley 1098 de 2006, Código de la Infancia y la Adolescencia 

Ley 704 de 2001 por la cual se ratifica el Convenio 182 de la OIT.

Ley 515 de 1999 por la cual se ratifica el Convenio 138 de la OIT.

Decreto 859 de 1995.

OIT, Con los ojos abiertos: Cartilla para maestros sobre trabajo infantil, 2006.

Presidencia de la Republica – DNP, Bases del Plan Nacional de Desarrollo, http:// cnpcolombia.org/downloads/Bases%20Plan%20Nacional%202006%202010/PND_CAPITULO_1.pdf

Resolución 1677 de 2008, Ministerio de la Protección Social 

Universidad Nacional de Colombia. Centro de Estudios Sociales. Observatorio sobre Infancia, Informe sobre las acciones realizadas en desarrollo del Convenio Interadministrativo 047 de 2005, con el MPS. 2006.

Página en blanco, para revisiones y aprobaciones:

Revisó:

Natalia España Paz, Defensora de Familia: __________________________

Javier Uribe Blanco, Asesor Jurídico: __________________________

Juliana Sardi Libreros, Profesional, Subdirección de Restablecimiento de Derechos: __________________________

María Isabel Ruiz Fajardo, Profesional, Subdirección de Restablecimiento de Derechos __________________________

Janneth Moreno Romero, Abogada, Oficina Jurídica: __________________________

Aprobó:

María Piedad Villaveces Niño, Directora de Protección:__________________________

Martha Isabel Tovar Turmequé, Subdirectora de Restablecimiento de Derechos: __________________________

Dora Hilda Aya Baquero, Subdirectora de Nutrición: __________________________

Édgar Julián Vargas Brand, Jefe Oficina Asesoría Jurídica: __________________________

(1) Primer plan nacional para la erradicación del trabajo infantil y la protección al joven trabajador, 1996.

(2) Ministerio de la Protección Social, Resolución 1677 de 2008, mayo 20 de 2008.

(3) Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Organización Internacional del Trabajo, Ministerio de la Protección Social, Transformando sentires, 2004.

(4) Universidad Nacional de Colombia. Centro de Estudios Sociales. Observatorio sobre Infancia. Informe sobre las acciones realizadas en desarrollo del Convenio Interadministrativo 047 de 2005, con el MPS. 2006.

(5) Para ampliar sobre las causas del trabajo infantil, ver la estrategia nacional para prevenir y erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger al joven trabajador 2008 a 2015.

(6) Presidencia de la República - Departamento Nacional de Planeación. Bases del Plan Nacional de Desarrollo, http://cnpcolombia.org/downloads/Bases%20Plan%20Nacional%202006%202010/PND_CAPITULO_1.pdf

(7) OIT, Convenio 182 Sobre las peores formas de trabajo infantil, artículo 3º, 1999.

(8) Ver Resolución 1677 de 2008 del Ministerio de la Protección Social para profundizar en las categorías de trabajos prohibidos.

(9) Estas estrategias han sido diseñadas por el ICBF y diferentes organizaciones para fortalecer el proceso de restablecimiento de derechos de esta población.

(10) Esto es labor del Defensor de Familia y en algunos casos implica el retorno del niño o niña a su comunidad de origen exceptuando ocasiones en la que se considere que el niño tenga riesgo para su vida o integridad física o moral.

(11) En el marco de la estrategia nacional de prevención y erradicación del trabajo infantil 2008-2015, se requiere que la unidad prestadora del servicio esté articulada con el comité de trabajo infantil, departamental o municipal o en su defecto la instancia de coordinación del tema, con el fin de que este servicio haga parte de toda la oferta existente para atender esta población y así poder realizar una intervención integral.

(12) En el marco de la estrategia nacional de prevención y erradicación del trabajo infantil 2008-2015, se requiere que la unidad prestadora del servicio, esté articulada con el comité de trabajo infantil, departamental o municipal o en su defecto la instancia de coordinación del tema, con el fin de que este servicio haga parte de toda la oferta existente para atender esta población y así poder realizar una intervención integral.