Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

RESOLUCIÓN 6020 DE 2010 

(Diciembre 30)

“Por la cual se aprueba el Lineamiento técnico para el programa especializado y modalidades de atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados organizados al margen de la ley”.

(Nota: Véase Resolución 1525 de 2016 artículo 5º y artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

La Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cecilia de la Fuente de Lleras,

en uso de las facultades legales y estatutarias establecidas en el artículo 78 de la Ley 489 de 1998, el inciso 2º del artículo 2º del Decreto 117 de 2010 y la Ley 1098 de 2006 —Código de la Infancia y la Adolescencia—, y demás normas concordantes y complementarias, y

CONSIDERANDO:

Que de acuerdo con lo establecido en el artículo 12 del Decreto 2388 de 1979, reglamentario de la Ley 7ª de 1979, las actividades que realicen las entidades del sistema nacional de bienestar familiar con el fin de prestar el servicio público de bienestar familiar “deberán cumplirse con estricta sujeción a las normas del servicio y a los reglamentos dictados por el ICBF”.

Que el artículo 44 Constitucional establece como derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, el nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión; dispone su protección contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos, y les garantiza también el goce de los demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia.

Que la Ley 1098 de 2006, “por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia”, determinó que su objeto es “establecer normas sustantivas y procesales para la protección integral de los niños, las niñas y los adolescentes y para garantizar el ejercicio de sus derechos y libertades consagrados en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos, en la Constitución Política y en las leyes, así como su restablecimiento” y su finalidad, “garantizar a los niños, a las niñas y a los adolescentes su pleno y armonioso desarrollo para que crezcan en el seno de la familia y de la comunidad, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”.

Que el parágrafo del artículo 11 de la Ley 1098 de 2006 estableció que el ICBF “como ente coordinador del sistema nacional de bienestar familiar, mantendrá todas las funciones que hoy tiene (L. 75/68 y L. 7ª/79) y definirá los lineamientos técnicos que las entidades deben cumplir para garantizar derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, y para asegurar su restablecimiento (...)”.

Que el artículo 60 de la Ley 1098 de 2006 dispuso que “cuando un niño, una niña o un adolescente sea víctima de cualquier acto que vulnere sus derechos de protección, de su integridad personal, o sea víctima de un delito, (...) deberán vincularse a un programa de atención especializada que asegure el restablecimiento de sus derechos”.

Que el Decreto 117 de 2010, establece que una de las funciones de la dirección de protección del ICBF es “Definir los lineamientos generales en materia de protección que deben ser tenidos en cuenta en todos los procesos relacionados con el reconocimiento de derechos a los niños, niñas y adolescentes”; y que una de las funciones de la subdirección de restablecimiento de derechos es “Definir los lineamientos específicos para el proceso administrativo de restablecimiento de derechos que deben ser tenidos en cuenta en todos los centros zonales, regionales y sede de la dirección general”.

Que para el desarrollo de las funciones asignadas al ICBF como entidad prestadora del servicio público de bienestar familiar y como entidad coordinadora del sistema nacional de bienestar familiar, es necesario dar orientaciones para el funcionamiento del programa especializado y modalidades de atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados organizados al margen de la ley.

Que en mérito de lo expuesto:

RESUELVE:

ART. 1º—Aprobar el lineamiento técnico para el programa especializado y modalidades de atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados organizados al margen de la ley.

ART. 2º—El Lineamiento aprobado por el artículo primero de la presente resolución, es de obligatorio cumplimiento para las áreas, servidores públicos y entidades que prestan el servicio público de bienestar familiar.

ART. 3º—Los directores regionales, coordinadores de protección, coordinadores de asistencia técnica y coordinadores de centros zonales, serán responsables de la aplicación de los lineamientos técnicos administrativos aquí aprobados.

ART. 4º—El Lineamiento aprobado hace parte integral del presente acto administrativo en ciento veintidós (122) folios.

ART. 5º—Vigencia y derogatorias. La presente resolución rige a partir de su publicación y deroga todas aquellas que le sean contrarias.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a 30 de diciembre de 2010.

(Nota: Véase Resolución 1525 de 2016 artículo 5º y artículo 6° del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar)

Lineamientos técnicos para el programa especializado y modalidades para la atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados organizados al margen de la ley

Bogotá, D.C., noviembre de 2010. Aprobado mediante Resolución 6020 del 30 de diciembre de 2010.

Nota: El presente lineamiento corresponde a uno de los programas especializados de atención a niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley.

Para garantizar el servicio a esta población, se definieron cinco (5) Modalidades:

a) Hogar transitorio.

b) Hogar tutor.

c) Hogar gestor.

d) Centro de atención especializada.

e) Casa juvenil.

A cada modalidad le corresponde el estricto cumplimiento de los siguientes lineamientos:

a) Ruta de actuaciones.

b) Modelo de atención.

La organización de las modalidades de atención se realiza sin perjuicio de que al niño, niña o adolescente con sus derechos amenazados, inobservados o vulnerados pueda ser ubicado en otra Modalidad diferente, de acuerdo a la determinación tomada por el defensor de familia o la autoridad competente, en conjunto con su equipo técnico interdisciplinario.

Lineamientos técnicos para el programa especializado y modalidades para la atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados organizados al margen de la ley

Contenido

I. Introducción

1.1. Marco normativo

II. Sistema de atención

2.1. Estrategia de atención

2.1.1. Ciudadanía

2.1.2. Integración social

2.2. Objetivos

2.2.1. General

2.2.2. Específicos

2.3. Población titular de atención

2.4. Actores responsables del programa

2.5. Formas de articulación

2.6. Fases de atención

2.7. Ruta de atención

III. Servicio esperado

3.1. Áreas de derecho y componentes

3.2. Modalidades de atención

3.3. Recursos

3.4. Indicadores

IV. Modalidades para el programa de atención especializada para niños, niñas y adolescentes que sean desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley

4.1. Modalidad: Hogar transitorio

4.1.1. Generalidades de la modalidad

4.1.2. Objetivo

4.1.3. Servicio esperado

4.1.4. Especificidades del servicio

4.2. Modalidad: Hogar gestor

4.2.1. Generalidades de la modalidad

4.2.2. Objetivo

4.2.3. Servicio esperado

4.2.4. Especificidades del servicio

4.3. Modalidad: Hogar tutor

4.3.1. Generalidades de la modalidad

4.3.2. Objetivo

4.3.3. Servicio esperado

4.3.4. Actividades con los hijos de los adolescentes en la modalidad

4.3.5. Especificidades del servicio

4.4. Modalidad: Centro de Atención Especializada, CAE

4.4.1. Generalidades de la modalidad

4.4.2. Objetivo

4.4.3. Servicio esperado

4.4.4. Especificidades del servicio

4.5. Modalidad: Casa juvenil

4.5.1. Generalidades de la modalidad

4.5.2. Objetivo

4.5.3. Servicio esperado

4.5.4. Especificidades del servicio

Anexos

1. Fundamentos políticos. Derecho internacional de los derechos humanos

2. Hogar gestor

2.A. Requisitos y responsabilidad de la entidad contratista

2.B. La familia gestora

2.C. Selección de las familias gestoras

2.D. Trabajo en terreno por parte de los equipos técnicos interdisciplinarios

3. Hogar tutor

3.A. Requisitos de la entidad contratista

3.B. Selección de familias tutoras

3.C. Dotación

3.D. Organización de documentación y sistematización de información

3.E. Asesoría y seguimiento

3.F. Pérdida de la calidad de hogar tutor

4. Bibliografía

Lineamiento técnico para el programa especializado de atención a niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de grupos armados al margen de la ley

I. Introducción

El reclutamiento de niños, niñas y adolescentes y su utilización por parte de los grupos armados organizados al margen de la ley, está considerado por la legislación nacional e internacional como una de las peores formas de trabajo infantil y de violación de los derechos humanos. El Estado, por su parte, está llamando a generar acciones para su prohibición y erradicación y a desarrollar acciones para lograr el restablecimiento de derechos y el reintegro social efectivo. De esta manera, los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de estos grupos tienen derecho a la protección especializada del Estado.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - Cecilia de la Fuente de Lleras, ICBF, en cumplimiento de lo dispuesto por la Ley 418 de 1997, prorrogada y modificada por las leyes 548 de 1999, 599 de 2000, 782 de 2002, 812 de 2003 y 1106 de 2006 y en sistemática relación con el Código de la Infancia y la Adolescencia (L. 1098/2006), desarrolla desde noviembre de 1999 el programa de atención especializada de niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley, cuyo objetivo es restablecer a los niños, niñas y adolescentes sus derechos, y apoyar sus procesos de integración familiar, social y comunitaria, de conformidad con el mandato legal de prestar asistencia prioritaria a este grupo de población y coordinar con los diferentes sectores la garantía de la escolaridad, la formación para el trabajo, el acceso a servicios de salud, el reencuentro con sus familias, entre otras.

El programa que desarrolla el Instituto surge como respuesta a una serie de acontecimientos(1) del contexto colombiano los cuales permiten delinear el enfoque, la estructura y el funcionamiento de la estrategia de atención especializada para niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados organizados al margen de la ley, el cual incluye el restablecimiento de la dignidad e integridad como sujetos de derechos.

A finales del 2000, el ICBF recibió a 72 niños, niñas y adolescentes desmovilizados, lo que hizo necesario el diseño de estrategias que permitieran ampliar los cupos existentes y activar la red de protección. De igual forma, se fueron propiciando y consolidando algunas alianzas con organismos de cooperación internacional e intergubernamental que fortalecieron técnica y financieramente el programa. Actualmente, podemos decir que desde que inició el programa hasta el mes de julio de 2010 han ingresado 4.376 niños, niñas y adolescentes a quienes se les han restablecido sus derechos.

Gráfica Nº 1

Tendencia de ingresos al programa de atención especializada a niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados al margen de la ley

 

r6020-p42.JPG

 

A partir de la entrada en vigencia del Código de la Infancia y la Adolescencia, se concibió la atención especializada a los niños, niñas y adolescentes que se desvincularan de los grupos armados organizados al margen de la ley, como un proceso de atención diferenciado del cuidado básico, el cual incluye acciones y herramientas particulares y específicas frente a ciertas situaciones de vulneración, tendientes a restablecer la dignidad e integridad, así como el equilibrio biopsicosocial de los niños, niñas y adolescentes, mediante una red integrada y organizada de servicios y recursos especializados (unidades de apoyo especializadas, equipos interdisciplinarios y transdisciplinarios y unidades de atención especializada), y que no se circunscribe exclusivamente al medio institucional sino al familiar, entendiéndose por este la familia de origen, vincular y sustituta.

1.1. Marco normativo.

Los niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de los grupos armados organizados al margen de la ley, además de ser titulares de todos los derechos consagrados en el derecho constitucional y legal colombiano, son sujetos de protección jurídica reforzada, especialmente por ser víctimas de la violencia política, del delito de reclutamiento ilícito, de la violación del derecho a ser protegidos contra las guerras y los conflictos armados internos y contra el reclutamiento y utilización por parte de grupos armados al margen de la ley, así como de una de las peores formas de trabajo infantil, de conformidad con lo establecido en el ámbito del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, del Derecho Internacional Humanitario, del Derecho Laboral Internacional y de las decisiones adoptadas por Organismos de las Naciones Unidas.

Igualmente, es importante recordar que los tratados que han sido firmados y ratificados por Colombia, hacen parte del denominado “bloque de constitucionalidad”, el cual hace referencia a aquellas normas y principios que, sin aparecer formalmente en el articulado del texto constitucional, han sido normativamente integrados a esta, por diversas vías y por expreso mandato de la propia Constitución (Constitución Política de Colombia, art. 93).

De los instrumentos y mecanismos que consagran los derechos de los niños, niñas y adolescentes que el Estado tiene la obligación de garantizar, proteger y hacer efectivos, se hace referencia en el anexo 1 de este documento.

II. Sistema de atención

El programa de atención especializada a niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de los grupos armados organizados al margen de la ley, se desarrolla mediante la estrategia de atención denominada “Preparación para la Ciudadanía y la Integración Social”, cuyas características son:

a) Articular procesos, en la medida en que reconocen diferentes etapas del desarrollo humano, tales como: biológicos, comunicativos, ético-morales, afectivos, lúdicos, productivos y políticos.

b) Diferencial, los procesos humanos están interrelacionados y en consecuencia, el desarrollo se entiende como un progreso sinérgico de ellos. Las diferencias en los ritmos de desarrollo de los individuos es una oportunidad que requiere aprovecharse pues contiene la atención individual que se demanda, pero la base de la acción colectiva que se requiere potenciar. Estos ritmos están afectados por las historias particulares de los individuos en su entorno o medio ambiente biológico, social, cultural, familiar e histórico.

c) Reflexionar, el reconocimiento de los procesos del ser humano implica la existencia de apuestas por la superación de rupturas temporales entre el pasado, el presente y el futuro; la multiplicidad de tiempos: institucionales, subjetivos, familiares y jurídicos y las dimensiones de responsable-víctima, niño-adolescente-joven.

d) Dinámica, el desarrollo de la estrategia no es producto de la acción mecánica sobre el niño, niña o adolescente, sino que resulta de los intercambios entre la actividad interna del sujeto y las oportunidades que ofrecen los contextos. El desarrollo de la estrategia es colectivo, excluye el proceso en solitario, pues deriva de la participación del niño y la niña en sistemas de intercambio sociales.

2.1. Estrategia de atención.

2.1.1. Ciudadanía.

La construcción de ciudadanía como expresión de la vivencia de los derechos y deberes del ser humano, implica reconocer a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos, responsables de su autocuidado y del cuidado de los otros. Para ello, es necesario que los adultos consideren la voz de los niños, niñas y adolescentes como propuestas en igualdad de condiciones con las de otros actores sociales (incluido el Estado) y que, como tales, deben ser escuchadas.

La ciudadanía de los niños, niñas y adolescentes conlleva la posibilidad de asociarse con otros para participar, entre otras cosas, de las dinámicas culturales y sociales que abren la posibilidad de movilizar nuevas formas de reconocimiento entre los sujetos, entre adultos y niños, niñas y adolescentes, y nuevas formas de distribución y ejercicio del poder. Lo anterior implica, para el niño, niña o adolescente, una relación consigo mismo desde la cual es capaz de determinar lo que quiere llegar a ser en una construcción ética para velar por la garantía de los derechos.

2.1.2. Integración social.

Para lograr el proceso de integración social de los niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de los grupos armados organizados al margen de la ley, son condiciones ineludibles para el restablecimiento y garantía de sus derechos y para la creación de posibilidades que les permita construir su futuro y sus proyectos de vida, las siguientes:

La reconstrucción de los lazos sociales. Esta reconstrucción le ha implicado al programa comprender y ubicar sus acciones a partir de la responsabilidad política y social, entendida como las actitudes que asume un grupo social para transformar las relaciones entre los sujetos-ciudadanos. Por lo tanto, se deben construir escenarios de reparación y reconciliación, en los cuales, la familia, la sociedad y el Estado recobren la confianza y sanen heridas para posibilitar la vivencia de la solidaridad y en general, de la vida en común, desestigmatizando la condición de esta población de “desvinculados”.

La integración social. Esta integración es entendida como la generación de procesos y herramientas propias y sostenibles, por parte de los niños, niñas y adolescentes participantes, en autovaloración, reconocimiento y formación como sujetos, educación, generación de ingresos y reconstrucción de los vínculos familiares y sociales. El trabajo con las familias de los niños, niñas y adolescentes contribuye al fortalecimiento de las redes potenciales de protección, estrategias de autorreflexión e iniciativas de reconstitución de los vínculos afectivos, con los actores relevantes, para generar sentidos de pertenencia.

El proceso de integración social también implica la integración laboral o productiva, debido a que la generación de ingresos y la independencia del programa propician la materialización de un proyecto de vida. El proceso de preparación para la vida laboral y productiva, busca contribuir a la construcción de un proceso de inserción social sostenible, que se basa en dos aspectos:

a) La ambientación en escenarios laborales en los cuales se realiza una evaluación inicial de las destrezas y competencias, en talleres de aprendizaje experiencial para orientar y consolidar procesos individuales, en visitas a empresas para conocer actividades productivas y puestos de trabajo en donde se puede llegar a desempeñar mediante la formación en competencias laborales, en pasantías de conocimiento empresarial y en cursos vocacionales de actividades, generalmente, relacionadas con las empresas visitadas.

b) La profundización en el camino hacia la generación de ingresos mediante cursos de formación en competencias laborales específicas y, pasantías que pueden conducir a un proceso de vinculación laboral gradual o a la participación en el desarrollo de proyectos productivos.

2.2. Objetivos.

2.2.1. General.

El objetivo general del programa consiste en apoyar los procesos de restablecimiento de derechos, construcción de ciudadanía e integración social de niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de grupos armados organizados al margen de la ley.

2.2.2. Específicos.

Los objetivos específicos del programa son los siguientes:

a) Desarrollar atención psicosocial y terapéutica, desde la perspectiva sistémica, orientada a posibilitar en los niños, niñas y adolescentes procesos individuales y colectivos de reparación y reconciliación.

b) Formar en competencias básicas, ciudadanas, laborales generales y específicas y productivas en los niños, niñas y adolescentes.

c) Generar posibilidades expresivas y de construcción de autonomía, así como de conciencia social y de transformación desde la historia particular.

d) Garantizar que los niños, niñas y adolescentes retornen a su condición de ciudadanos.

e) Fortalecer el trabajo de redes sociales y vinculares, desde escenarios comunitarios, de instituciones y organizaciones locales que permitan la inserción social de los niños, niñas y adolescentes.

f) Fortalecer y potencializar las capacidades vocacionales, educativas, pre laborales, laborales, afectivas y relacionales de los niños, niñas y adolescentes, reconociendo su diversidad cultural e historia de vida.

g) Coordinar con el sistema nacional de bienestar familiar el diseño de políticas basadas en la corresponsabilidad para la atención de los niños, niñas y adolescentes.

h) Propiciar acciones permanentes hacia el restablecimiento de las relaciones familiares a fin de lograr el reintegro familiar.

2.3. Población titular de atención.

Niños, niñas y adolescentes, desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley.

2.4. Actores responsables del programa.

Los actores responsables de la ejecución del programa son:

a) El ICBF, entidad a cuyo cargo se encuentra la formulación, coordinación y orientación en la ejecución de la política nacional para los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados al margen de la ley, así como la planeación para el desarrollo del programa. Para el efecto, el Instituto celebra convenios con entidades sin ánimo de lucro, OG, ONG, empresas privadas, y organismos de cooperación internacional, entre otros, y ejerce la asistencia técnica y supervisión de la inversión de los recursos en la atención de los niños, niñas y adolescentes.

b) Las entidades territoriales, las cuales garantizan por medio de sus diferentes dependencias, el restablecimiento y garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados al margen de la ley.

c) Los operadores del programa, quienes tienen la responsabilidad de manejar los recursos del contrato para cumplir a cabalidad con el objeto del mismo, y programar y organizar su funcionamiento, de conformidad con los estándares establecidos por el ICBF, con el fin de garantizar su calidad en términos de pertinencia en su desarrollo.

d) Los niños, niñas, adolescentes y sus familias o redes vinculares, quienes son participantes activos en el proceso de restablecimiento y garantía de derechos mediante el cumplimiento de las responsabilidades que entraña el ejercicio de los derechos.

2.5. Formas de articulación.

La articulación del programa se lleva a cabo con el sistema nacional de bienestar familiar, para permitir que se realicen las acciones encaminadas a restablecer la dignidad e integridad de los niños, niñas y adolecentes, así como a promover y fortalecer las condiciones para que avancen en su integración familiar, comunitaria, social y productiva.

Es por ello que, se han proferido resoluciones y acuerdos y se han suscrito convenios, con el fin de restablecer y garantizar los derechos de esta población. Unos ejemplos claros son la Resolución 2620 de 2004, “por la cual se establecen directrices, criterios y procedimientos para la prestación del servicio educativo a niños, niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado y menores de edad hijos de personas desmovilizadas de grupos armados al margen de la ley”, firmada por el ICBF y el Ministerio de Educación Nacional, con el objeto de buscar orientar la prestación del servicio educativo, en entidades públicas, para los niños, niñas y adolescentes que ingresan al programa, y el Acuerdo 331 de 2006 del Ministerio de la Protección Social, el cual prioriza la asignación de cupos para esta población.

El proceso de formación para el trabajo ofrecido por el programa, se encuentra suscrito mediante Convenio 288 del 4 de junio de 2007 entre el ICBF y el SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje), en el cual se proyecta la formación vocacional como una herramienta para los procesos de integración social.

2.6. Fases de atención.

Las fases de atención de este programa, son las siguientes:

a) Identificación, diagnóstico y acogida: Esta primera fase, tiene como objetivo definir el perfil de los niños, niñas y adolescentes, mediante las valoraciones y los diagnósticos de los especialistas en las diferentes áreas de salud: física, mental, nutricional, pedagógica y familiar, para facilitar la proyección de las acciones y la continuidad en su proceso de atención. Se caracteriza por promover la acogida, bienvenida, confianza, satisfacer sus necesidades básicas, e iniciar el proceso de adaptación de los niños, niñas y adolescentes a las nuevas condiciones de vida, mediante procesos reflexivos y de resignificación de su historia de vida.

b) Intervención y proyección: Esta segunda fase tiene como objetivo construir y desarrollar un plan de atención integral (Platin), de acuerdo con las valoraciones y diagnósticos realizados en la primera fase, involucrando todas las áreas de derecho, con la participación del niño, niña o adolescente y, de ser posible, con la de su familia. En esta fase se desarrollan acciones encaminadas al restablecimiento de derechos, dando continuidad a su proceso de desarrollo integral mediante la vinculación y el acceso a los servicios de salud; el ingreso, permanencia y promoción en el sistema educativo; el desarrollo de actividades deportivas, culturales y recreativas, el acercamiento y contacto con su familia y el acceso a procesos de capacitación.

c) Preparación para el egreso: Esta tercera fase la conforma el periodo en el cual las niñas, niños y adolescentes fortalecen los procesos de preparación para la vida social y productiva independiente, con miras a la integración social y, asume y desarrolla sus actividades de manera responsable y autónoma.

d) Seguimiento: Esta cuarta y última fase, busca verificar las condiciones de integración social, por lo que se realiza un proceso de seguimiento que tiene una duración de seis meses contados a partir de que el niño, niña o adolescente egresa del programa.

2.7. Ruta de atención.

 

r6020-p43.JPG

 

III. Servicios y estándares

El programa de atención especializada, busca generar las condiciones para que las instituciones en general, las familias y las comunidades, faciliten el restablecimiento y garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados al margen de la ley, a partir del desarrollo de componentes y acciones estructuradas con base en las cuatro categorías en las cuales se agrupan los derechos de la infancia y la adolescencia: Existencia, desarrollo, ciudadanía y protección. El restablecimiento y garantía de estos derechos se efectúa mediante la prestación directa y la gestión de los servicios sociales con las entidades competentes dentro del sistema nacional de bienestar familiar.

3.1. Áreas de derecho y componentes.

Existencia

Comprende el restablecimiento del derecho a la vida, a tener niveles de salud y nutrición óptimos, a acceder a los servicios médicos y a tener un nivel de vida digna que promueva su bienestar físico, mental, espiritual, moral y social. La garantía de este grupo de derechos se articula básicamente por medio de dos componentes del programa cuales son, el componente de salud y nutrición y el componente de acompañamiento psicosocial.

a) Salud y nutrición: Se desarrollan un conjunto de acciones orientadas a la gestión de la atención en salud, la vigilancia nutricional, la alimentación de acuerdo con los requerimientos nutricionales según el sexo, la edad y la condición física. Es fundamental el establecimiento de mecanismos de coordinación Interinstitucional y de gestión, que faciliten la aplicación de la normativa vigente frente a la afiliación y atención en el sistema general de seguridad social en salud (L. 100/93; CNSSS, Ac. 415/2009, Ac. 275/2004; L. 1106/2006 y D. 128/2003), para la atención en salud inmediata al ingreso y prioritaria a los niños, niñas y adolescentes.

b) Psicosocial: Comprende procesos de acompañamiento personal, familiar y comunitario que buscan restablecer en los niños, niñas y adolescentes su integridad, disminuir el sufrimiento emocional, fortalecer la identidad y reconstruir la dignidad y el tejido social, así como reparar los daños causados, teniendo en cuenta que el niño, niña o adolescente se construye en un contexto relacional y social. Este es un componente estratégico y transversal del proceso que se adelanta con la población.

Desarrollo

Incluye el restablecimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes para que puedan formar parte de los sistemas sociales con el fin de alcanzar su pleno y armónico desarrollo, como seres humanos, en las dimensiones física, intelectual, afectiva, moral y social, y a mantener relación y contacto directo con sus padres, familiares y amigos. Así mismo, busca permitir que se eduquen y en general, a recibir una formación que permita desarrollar sus potencialidades mediante el acceso a información y material que promueva su bienestar integral. Igualmente, propende por sus derechos a descansar, jugar y tener oportunidades para su desarrollo cultural. Esta categoría de derechos se despliega mediante el componente pedagógico, en el cual se realiza un proceso de acompañamiento, mediante un conjunto de acciones orientadas al restablecimiento del derecho, a la educación y al desarrollo en las dimensiones física, intelectual, afectiva, moral y social.

Esta categoría contempla dos escenarios:

a) Formación: Hace referencia al proceso de formación escolar y en áreas técnicas, cuyo desarrollo se plantea de maneras distintas, según las características de los niños, niñas y adolescentes y, de la fase en la que se encuentren ubicados, pero se encaminan a un mismo fin: la integración social. Este escenario se subdivide en los siguientes campos: escolarización, acompañamiento vocacional y aprendizaje ocupacional, así:

i) Escolarización: hace referencia al ingreso, permanencia y promoción en el sistema escolar que favorece el dominio de competencias básicas. El desarrollo de las acciones escolares debe estar acompañado por un funcionario del programa y debe estar acorde con el tiempo de permanencia de los niños, niñas y adolescentes; en esa perspectiva, es necesario identificar, en cada caso, la ruta educativa personal que permitirá determinar las características de la oferta educativa apropiada.

ii) Acompañamiento vocacional: comprende la exploración de intereses, habilidades y destrezas, el uso del tiempo libre, y la exploración de diversas alternativas ocupacionales y vocacionales.

iii) Aprendizaje ocupacional: involucra procesos de capacitación en áreas específicas, por medio de instituciones especializadas que faciliten el contacto progresivo con el mundo laboral, y que posibiliten la preparación para la generación de ingresos. Este último aspecto se configura como el espacio de fortalecimiento del proceso de integración social, en donde se permite promover las competencias laborales generales, el desarrollo de modelos de empleo, las posibilidades de ingreso a estudios superiores, y el acceso a proyectos de tipo productivo, de acuerdo con su perfil vocacional.

b) Socialización: tiene que ver con los procesos sociales inherentes a la convivencia pacífica, la participación y el ejercicio de la ciudadanía. Esta línea del componente pedagógico se hace efectiva por medio de la formación en:

i) Hábitos de auto y heterocuidado: Costumbres de higiene y utilización de implementos de aseo.

ii) Sentido de pertenencia: la transformación en las formas de interacción y participación, en los modos de asumir las normas y de proyectarse en el futuro, propone un ejercicio de empoderamiento de las nuevas estrategias de regulación social que facilitan la integración social.

iii) Interacción con los otros: se enfoca en la relación entre pares, con los equipos, con la comunidad, con la pareja y con el ambiente; además, se hace una aproximación a la vivencia de la ciudadanía como escenario experimental de acercamiento progresivo a nuevos lugares y normas de comportamiento y exigencias sociales.

iv) Acceso a la red de servicios: desde aquí se aborda la ubicación rápida y el dominio del entorno cercano, así como la aproximación progresiva a la ciudad, la vinculación con los servicios externos y el conocimiento práctico de las posibilidades institucionales, según las necesidades específicas.

Ciudadanía

Esta área de derechos se desarrolla a partir del componente de cultura y convivencia, en el cual se contemplan las acciones orientadas a conocer, fortalecer y modificar los imaginarios y representaciones que los niños, niñas y adolescentes han construido en su historia de vida sobre el mundo social; además se busca contar con los mecanismos necesarios para desarrollar la interacción, y posibilitar la convivencia activa en el marco del ejercicio de los derechos. Esto se traduce, en el fortalecimiento de la autonomía, la ciudadanía, la toma de decisiones, la iniciativa, la participación, la responsabilidad social y la democracia real, que promuevan la construcción y vivencia de un proyecto de vida alternativo a su vida anterior, cuando era parte del grupo armado.

Protección

Esta categoría de derechos, contempla el de ser protegidos contra toda forma de abuso, maltrato, explotación, discriminación o cualquier práctica que atente contra sus posibilidades de desarrollo integral como seres humanos. El derecho a no ser discriminado por condición alguna, a que el interés del niño o niña sea lo primero en todas las actuaciones con él o ella, a tener un nombre, una nacionalidad, al registro civil, a contactar a sus padres y preservar las relaciones familiares. Esta área se desarrolla dentro de la estrategia de atención especializada, a partir de los componentes sociolegal y familiar, así:

a) Sociolegal: Orientado al fortalecimiento del niño, niña o adolescente como sujeto de derechos y al respeto de sus garantías constitucionales y procesales. Este componente se encuentra conformado por una serie de actividades que garantizan el proceso legal establecido para los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados al margen de la ley. Igualmente, comprende las competencias y procedimientos establecidos en el Código de la Infancia y la Adolescencia y el reconocimiento de los beneficios establecidos en la Ley 418 de 1997 prorrogada por las leyes 548 de 1999, 782 de 2002 y 1106 del 2006, y en el Decreto 128 de 2003, en concordancia con la normativa nacional e internacional, relacionada en el marco legal de este documento. Por otro lado, abarca los procesos referidos a la entrega voluntaria o las recuperaciones de niños, niñas y adolescentes, su identificación como ciudadano, la certificación de su condición ante el Comité Operativo para la Dejación de las Armas, CODA, el acompañamiento y seguimiento a procesos judiciales de responsabilidad penal, de reparación por vía administrativa y por vía judicial y, el desarrollo del proceso administrativo de restablecimiento de derechos conforme a sus necesidades y requerimientos. Algunos procedimientos específicos, se encontrarán en detalle en el anexo 2.

b) Componente familiar: Se entiende como el conjunto de acciones tendientes a privilegiar la participación activa y permanente de la red de apoyo familiar en el proceso de restablecimiento de derechos o, al carecer de ella, la elaboración y aceptación de su ausencia y las opciones de búsqueda de modelos alternativos para el restablecimiento de vínculos; incluye, igualmente, las acciones de sustitución, afecto, e instrumentales, de la vida familiar, cuando el Estado deba hacerse cargo de algunos niños, niñas y adolescentes. Este componente se desarrolla en el marco de los “Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias en los programas del ICBF y del SNBF”(2).

Gestión(3)

Se realiza mediante la articulación del SNBF, expresada en las sinergias entre las entidades públicas y privadas comprometidas con el restablecimiento y la garantía de los derechos, la reparación, la reconciliación y la inserción social, para la creación de condiciones reales, sostenibles y acordes a la satisfacción de las necesidades prácticas e intereses estratégicos de los niños, niñas y adolescentes desvinculados. Esa articulación se da tomando en cuenta:

a) Garantizar el acceso, permanencia y promoción en las diversas redes de servicios.

b) Garantizar la calidad y la oportunidad en el ingreso a las redes de servicios.

c) Promover la participación de los niños, niñas y adolescentes en las decisiones que les competa.

d) Mantener actualizado permanentemente la georreferenciación de las ofertas y oportunidades de servicios para la garantía de derechos.

e) Contar con espacios de concertación (ejemplo: mesa de restablecimiento de derechos) en los cuales se reconozcan los recursos organizativos e institucionales de cada localidad y Región y, se logren metas en cuanto al restablecimiento de derechos.

3.2. Modalidades de atención(4).

Esta población se atiende en las siguientes modalidades:

Modalidad
Permanencia
Edad de ingreso
Hogar transitorio
De 18 a 45 días

Centro de atención especializada
De 8 a 12 meses
Adolescente
Casa juvenil
Un año
Mayor de 17 años
Hogar tutor
Un año

Hogar gestor
Un año

3.3. Recursos.

Este programa se desarrolla con recursos propios de ICBF y de la cooperación del acuerdo a convenios, dando respuesta a un plan conjunto de necesidades.

3.4. Indicadores.

El programa de atención especializada concibe a los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos organizados al margen de la ley, como sujetos activos, participativos, capaces de decidir sobre los asuntos que los afectan y de desarrollar sus potencialidades para integrarse a sus familias y a la comunidad. Para dar cumplimiento a los objetivos del programa, se han diseñado indicadores que dan cuenta del proceso de restablecimiento de derechos y de integración social; estos son:

a) Porcentaje de niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley a quienes se les inicia el proceso de restablecimiento de derechos atendidos en las modalidades de hogar gestor y hogar tutor.

b) Porcentaje de niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley a quienes se les inicia proceso de restablecimiento de derechos atendidos en medio institucional.

c) Número de niños, niñas, adolescentes con atención especializada (SPA, salud mental, gestación, limitaciones de la funcionalidad, SSR-VIH).

d) Número de niños, niñas, adolescentes con contacto y acercamiento familiar.

e) Número de niños, niñas y adolescentes vinculados a las redes sociales (educación, salud, recreación, cultura, deporte y uso del tiempo libre).

f) Número de niños, niñas y adolescentes atendidos durante un año o más en el programa especializado que egresan con mejores condiciones para su reintegración social.

IV. Modalidades para el programa de atención especializada para niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de los grupos armados organizados al margen de la ley

El proceso de restablecimiento de derechos de los niños, niñas y adolescentes que se desvinculan de los grupos armados al margen de la ley, entraña la restauración de la dignidad e integridad como sujetos mediante la atención en las siguientes modalidades:

1. Hogar transitorio.

2. Hogar gestor.

3. Hogar tutor.

4. Centro de atención especializada, CAE.

5. Casa juvenil.

Los niños, niñas y adolescentes que sean desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley, ingresan a la modalidades de hogar transitorio, hogar tutor u hogar gestor, de acuerdo con sus perfiles. En el periodo de permanencia, de acuerdo a la situación particular, se procede a ubicarlo, en el centro de atención especializada o, preferencialmente, en las modalidades de hogar gestor o tutor.

A cada modalidad le corresponde el cumplimiento de la ruta de atención del restablecimiento de derechos y el modelo de atención.

Este programa debe dar cumplimiento igualmente al lineamiento para la atención especializada de esta población.

4.1. Modalidad: Hogar transitorio.

4.1.1. Generalidades de la modalidad.

Definición

Es una modalidad de atención institucional, que da cumplimiento a la primera etapa de atención del programa especializado para niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley. El hogar transitorio es el lugar de llegada, acogida, estabilización emocional y de construcción de confianza entre el adolescente y el programa.

Población titular de atención

Adolescentes mayores de 13 y menores de 18 años de edad que se hayan desvinculado de grupos armados organizados al margen de la ley, por recuperación o entrega voluntaria.

Criterios de ubicación

La ubicación requiere de una medida de restablecimiento de derechos, tomada por la autoridad administrativa competente y procede cuando:

a) El adolescente se ha desvinculado voluntariamente de un grupo armado organizado al margen de la ley; o

b) El adolescente que pertenecía a un grupo armado organizado al margen de la ley es recuperado por las Fuerzas Militares o de Policía.

Particularidades del servicio

a) La permanencia en el servicio oscila entre 30 y 60 días.

b) El servicio se garantiza durante las 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Se atienden 30 adolescentes de ambos géneros.

d) Modalidad contratada con organizaciones del sistema nacional de bienestar familiar - SNBF de carácter privado, sin ánimo de lucro, que garantiza a los adolescentes, los cuidados sustitutivos de la vida familiar.

Forma de vinculación

Ordenada por autoridades judiciales o administrativas competentes.

4.1.2. Objetivo.

Generar procesos de estabilización emocional que permitan la construcción de confianza entre el adolescente y el programa.

4.1.3. Servicio esperado.

Se espera con esta modalidad lograr:

a) La estabilización emocional, y la construcción de confianza entre el adolescente y el programa.

b) Realizar una valoración inicial, con el fin de determinar las acciones que se requieran emprender y la continuidad de su proceso de atención.

Para obtener los resultados, se deben contemplar en forma general las siguientes acciones:

a) Propiciar que el adolescente reconozca el espacio, a sus compañeros, y al equipo de trabajo, y que reciba información sobre el funcionamiento del hogar, el proceso que se adelantará en el programa y la exploración de expectativas.

b) Valorar las condiciones en que llega el adolescente en los aspectos de salud, educación, nutrición, familiar y desarrollo en general, que sirvan de insumo para la construcción de la segunda etapa, mediante el plan de atención integral - Platin.

c) Hacer recorrido con los adolescentes por todos los espacios del hogar, con el fin de que se familiaricen con su nuevo ambiente.

d) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para que pueda iniciar el trámite del documento de identidad, en los casos necesarios.

e) Iniciar el contacto y acercamiento con la familia y en los casos que las condiciones lo permitan, exploración del posible reintegro.

f) Acompañar al adolescente en actividades como talleres ocupacionales, lúdicos, culturales y recreativos de autocuidado y espacios de reflexión y expresión en el ejercicio de las concertaciones establecidas para la convivencia.

g) Brindar atención, con enfoque diferencial (ciclo vital, género, grupo étnico y condición de discapacidad).

h) Coordinar permanentemente con el equipo de la Defensoría de Familia, la realización de las acciones necesarias en los casos de especial manejo.

i) Participar en los comités de estudio de caso, convocados por las defensorías de familia.

j) Elaborar un informe integral, al mes de ingreso del adolescente a la modalidad y remitirlo a la Defensoría de Familia.

k) Elaborar el informe de egreso, conceptuando la medida que se considera pertinente para el proceso del adolescente, preferenciando la modalidad de hogar gestor, si la familia es garante de derechos y las condiciones de seguridad lo permiten.

l) Acatar las recomendaciones y solicitudes que el ICBF eleve en razón a la prestación del servicio, planta física, salubridad, aseo y demás que puedan derivar de los informes de visita periódica que el instituto realice en cualquier momento. Estas recomendaciones se deben cumplir en los términos y tiempos acordados en la misma visita, para programar visita de verificación y cumplimiento.

m) Preparar a los adolescentes para su traslado y ubicación.

n) Manejar la información respecto del caso del adolescente y su vida privada con criterio de confidencialidad y respeto.

Existencia

a) Coordinar la expedición por parte del defensor de familia, de la carta provisional para la atención en salud al adolescente.

b) Hacer valoraciones nutricionales iniciales, curvas de crecimiento, indicaciones individuales de alimentación, de acuerdo a condición de salud, enfermedad o discapacidad.

c) Brindar atención, en los casos de urgencia, de acuerdo a las valoraciones realizadas.

d) Remitir a servicios especializados, según problemáticas asociadas (intervención terapéutica, psiquiátrica o por consumo de sustancias psicoactivas) y la preparación para su vinculación a esta atención.

Desarrollo

a) Motivar al adolescente para que reconozca la importancia de la educación en su proyecto de vida.

b) Orientar a los adolescentes en el fortalecimiento de sus capacidades pedagógicas.

c) Brindar orientación en la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

d) Explorar habilidades deportivas.

Ciudadanía

a) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para iniciar el trámite del documento de identidad, en los casos que se requieran.

b) Establecer conjuntamente, con el adolescente las normas de convivencia, donde predomine el diálogo, la crianza humanizada, y la construcción de ambientes sanos, armónicos y pacíficos.

c) Concientizar a los adolescentes sobre sus derechos y deberes consigo mismo y con su entorno.

Protección

a) Diseñar estrategias pedagógicas para fortalecer en los adolescentes el autocuidado, conciencia de riesgo y medidas de seguridad.

b) Monitorear permanentemente a los adolescentes, para detectar condiciones de riesgo.

c) Ubicar la familia y reconocer en ella las características de la estructura, dinámica familiar, condiciones de la relación y condiciones socioculturales de la misma.

d) Acercar al adolescente y a su familia, mediante llamadas telefónicas y contactos con las diferentes direcciones regionales del ICBF.

e) Para el abordaje de las familias y redes de apoyo vincular, se debe tener en cuenta el anexo II de los Lineamientos técnicos para la inclusión y la atención de familias(5).

f) Valorar el desarrollo cognitivo, comunicativo, motor y social, que permita identificar el nivel de autonomía e independencia en las diferentes esferas de su vida cotidiana.

g) Valorar los procesos psicológicos y mentales para poder establecer la atención requerida en el mejoramiento de las condiciones emocionales o afectivas.

h) Aplicar herramientas definidas en el manual de alertas tempranas en salud mental, en caso de requerirse.

i) Aplicar el protocolo de detección y valoración de consumo de sustancias psicoactivas.

j) Entrevistar y observar, para identificar si el adolescente ha sido víctima de abuso sexual.

k) Brindar acompañamiento psicosocial a nivel individual, grupal o familiar, con enfoque diferencial.

4.1.4. Especificidades del servicio.

Permanencia y rotación

a) Permanencia: Entre 30 y 60 días.

b) Rotación: Se estima una rotación de seis (6) adolescentes por cupo al año.

Recursos: Los aportes asignados por el ICBF para el desarrollo de esta modalidad incluyen:

a) Alimentación: Suministro de alimentación completa, según el estándar diario de calorías y nutrientes para adolescentes, acorde con la minuta patrón.

b) Dotación personal: Son los elementos que se deben suministrar a los adolescentes, de acuerdo a los anexos C, D, E y F. Los adolescentes deben hacer uso real y efectivo de estos elementos. La entidad contratada para la prestación del servicio debe garantizar mínimo los siguientes requerimientos:

i) Entregar a los adolescentes la dotación personal de vestuario básico requerido y en buenas condiciones.

ii) Entregar a los adolescentes la dotación completa de elementos de aseo personal básicos.

iii) Tener a disposición de los adolescentes los elementos necesarios para el desarrollo de actividades lúdico-deportivos.

c) Talento humano: La entidad debe garantizar el recurso humano de carácter administrativo, profesional y de servicios generales necesario para la prestación del servicio de acuerdo con las características específicas de la población que atiende. Además, debe dar cumplimiento a los siguientes aspectos:

i) Plan de selección, inducción, formación y capacitación a todo el personal vinculado a la modalidad.

ii) Manual de funciones con perfil definido para cada uno de los miembros del equipo administrativo, profesional especializado, operativo o auxiliar.

iii) Plan de salud ocupacional.

iv) Archivo con hojas de vida y evidencias del proceso de selección, contratación, inducción y capacitación del personal y cumplimiento de requisitos en cuanto a salud, pensión y parafiscales.

Condiciones locativas y dotación de planta física

Toda entidad deberá contar con una planta física adecuada, en buen estado y con mantenimiento permanente, que tenga un área proporcional para el servicio que atiende, y todos los insumos para desarrollar el proceso de atención. Debe cumplir con los siguientes aspectos:

a) Disponer de los servicios básicos (acueducto, alcantarillado, gas, energía eléctrica y sistema de comunicación) con el fin de garantizar las condiciones para la atención de los adolescentes.

b) Contar con espacios para desarrollar la atención de los adolescentes tales como: zona administrativa, aulas o salón múltiple, biblioteca, ludoteca, comedor, cocina, despensa o almacenamiento de alimentos, cubículos, espacio de archivo de historias de atención, dormitorios con la dotación básica, servicios sanitarios, zona al aire libre y lactario (en caso de requerirse), entre otros.

c) Tener dotación institucional de los equipos, muebles y enseres en los espacios en donde se desarrolla la modalidad.

d) Contar con medidas de seguridad para la salvaguarda y bienestar de los adolescentes en puertas y ventanas, disponer de cámaras de seguridad que formen parte de un circuito cerrado tanto al interior como al exterior de las instalaciones. Las cámaras del interior deben estar dirigidas a las zonas que son punto vulnerable de seguridad para los adolescentes. Teniendo en cuenta el respeto constitucional a la intimidad.

Otros aspectos

Todos los operadores o instituciones que desarrollen programas de atención para el restablecimiento de derechos de los beneficiarios(6) deben cumplir con:

a) Un proyecto de atención institucional (PAI), que se actualice y cualifique con una periodicidad mínimo semestral.

b) Un programa que impulse el desarrollo de los deberes en los beneficiarios.

c) Un plan de estrategias y actividades tendientes al desarrollo integral del SER en los beneficiarios de acuerdo a lo planteado en los presentes lineamientos.

d) Un archivo debidamente organizado con las historias de atención para cada beneficiario.

e) Un Cronograma visible con las actividades que se desarrollan en el diario vivir.

f) Un Reglamento especial o código de conducta dirigido a todas las personas que adelantan procesos de atención con los beneficiarios.

g) Un plan de prevención de desastres y de riesgo de accidentes, teniendo en cuenta las posibilidades, capacidades y destrezas de los beneficiarios.

h) Un plan de manejo ambiental en ejecución.

i) Un programa de seguimiento y evaluación permanente de los procesos con el fin de garantizar la calidad en el restablecimiento de derechos.

j) Una habilitación en prestador de servicios de salud, centro de atención en drogadicción (CAD) en caso de atender a esta población.

4.2. Modalidad: Hogar gestor.

4.2.1. Generalidades de la modalidad.

Definición

Es una modalidad de atención que se garantiza en la familia de origen o red vincular de apoyo. Contempla un proceso de seguimiento y acompañamiento por el tiempo que cada caso requiera. Este seguimiento y acompañamiento lo hacen los equipos técnicos interdisciplinario de los centros zonales, de las unidades de apoyo o de las comisarías de familia.

Población titular de atención

Niños, niñas y adolescentes que se hayan desvinculado de grupos armados organizados al margen de la ley y que, una vez adelantados los estudios sociofamiliares por los equipos técnicos interdisciplinarios de la unidad regional de apoyo, del centro zonal o de las comisarías de familia de la jurisdicción donde reside la familia y, analizado en comité de estudio de casos, se emite concepto para que la medida de restablecimiento de derechos sea la “ubicación en familia de origen o familia extensa”, modalidad hogar gestor.

Criterios de ubicación

Podrán ser ubicados en esta Modalidad los niños, niñas o adolescentes que se desvincularon de los grupos armados organizados al margen de la ley y que:

a) Cuenten con familias que demostraron ser garantes de derechos y con entornos que reúnen condiciones de seguridad.

b) Hayan recibido atención en las modalidades de hogar transitorio, centro de atención especializada u hogar tutor y según estudios sociofamiliares y de seguridad, existen condiciones para su ubicación en la familia de origen o red vincular de apoyo.

c) Pertenezcan a comunidades indígenas, con familias y comunidades que demostraron ser protectoras y con condiciones de seguridad. Se actuará conforme a lo establecido en el artículo 13 de la Ley 1098 de 2006.

Para su vinculación se valorará:

a) Que la familia demuestre que en ella y en su entorno existen condiciones legales, familiares, sociales y de seguridad necesarias para asumir el cuidado y protección, que no ponen en riesgo la integridad y la vida del niño, niña o adolescente.

b) Que existan condiciones de seguridad en el entorno, que no ponen en riesgo la integridad y la vida del niño, niña o adolescente.

c) El deseo manifiesto de vivir en ese grupo familiar y continuar vinculado al sistema educativo, además de prepararse en algún oficio que le permita conseguir una independencia económica.

d) Que no requieran tratamiento especializado por consumo de sustancias psicoactivas o por presentar trastornos mentales graves, que requieran de un servicio de internamiento.

Criterios de traslado

Es necesario evitar los traslados de niños, niñas, adolescentes del hogar gestor, excepto cuando, previo análisis en equipo técnico interdisciplinario se valora la pertinencia del cambio, considerando los siguientes criterios:

a) Dificultades relacionales significativas, que no han sido superadas a pesar de las actuaciones de los equipos técnicos interdisciplinarios.

b) Estancamiento en el desarrollo psicosocial, nutricional o de salud del niño, niña o adolescente como consecuencia de la negligencia absoluta de la familia gestora, a pesar de los diferentes llamados de atención.

c) Necesidad de un servicio especializado al identificar problemáticas específicas o asociadas (trastornos de comportamiento, problemas psiquiátricos, consumo de sustancias psicoactivas, entre otros).

d) Situaciones de seguridad que pongan en riesgo la vida y la integridad del niño, niña o adolescente.

e) Abandono del niño, niña o adolescente por parte de la familia tutora.

Particularidades del servicio

a) La permanencia en la modalidad depende del desarrollo del proceso individual.

b) El servicio se garantiza durante las 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Modalidad contratada con organizaciones del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF) de carácter privado, sin ánimo de lucro, que garantiza a los adolescentes el restablecimiento de derechos en su propio medio familiar.

d) El aporte económico para la familia, lo asigna cada dirección regional de acuerdo a la apropiación presupuestal.

e) El apoyo y acompañamiento psicosocial se brinda en su propio medio familiar y comunitario, por parte de profesionales de las unidades regionales de apoyo o en su defecto por los equipos técnicos interdisciplinarios del centro zonal de la jurisdicción o de la Comisaría de Familia.

f) Prevalece la seguridad sobre la ubicación en su propio medio familiar.

Forma de vinculación

A esta modalidad se trasladan los niños, niñas o adolescentes remitidos por las autoridades judiciales o administrativas competentes.

Componentes del hogar gestor

a) Atención psicosocial: De manera ampliada se brinda atención a todo el núcleo familiar y se hace acompañamiento y apoyo emocional para la integración del niño, niña o adolescente, contribuyendo al buen manejo de las tensiones y desequilibrios que se puedan ocasionar. En los estudios sociofamiliares de seguridad del entorno y en la valoración integral, se debe tener en cuenta: el genograma familiar, los patrones relacionales, las situaciones problema, las fortalezas y en general, la dinámica de las relaciones familiares, estado de salud, situación nutricional y valoración pedagógica.

b) Apoyo económico: Consiste en la entrega de un recurso en dinero a las familias de los niños, niñas y adolescentes, que les ayude con las nuevas cargas que se generan, mientras se producen las condiciones para obtener una economía de autosostenimiento. En el concepto emitido por el equipo técnico interdisciplinario responsable, se define si la familia requiere de este apoyo económico. De ser así, la valoración debe reflejar de manera precisa los servicios que requiere el niño, niña o adolescente y que van a ser cubiertos con este recurso, de acuerdo con sus necesidades (salud, educación, suplementos nutricionales, medicamentos no cubiertos por el POS, terapias de rehabilitación, u otros). La decisión final se debe tomar en comité de estudio de casos, integrado por la unidad regional de apoyo y en su defecto, el equipo técnico interdisciplinario del centro zonal y el defensor de familia responsable.

c) Seguridad: Se entiende como el conjunto de condiciones de minimización del riesgo(7) por acción de los grupos armados organizados al margen de la ley, al que pueda estar expuesta la familia o la red vincular donde se reintegra el niño, niña o adolescente.

4.2.2. Objetivo.

Fortalecer las capacidades sociales, afectivas y materiales de las familias para que contenga al niño, niña y adolescente; crear procesos de inclusión en las comunidades receptoras, y garantizar el acompañamiento in situ, basado en su cotidianidad, a fin de establecer alianzas con los actores sociales e institucionales relevantes, para ampliar las posibilidades del ejercicio de los derechos y mejorar la calidad de la atención.

4.2.3. Servicio esperado.

Se espera la garantía de derechos, propiciando en los niños, niñas y adolescentes su desarrollo físico y psicosocial, mediante el fortalecimiento de las capacidades de las familias para que gestionen la atención médica, nutricional, de nivelación y refuerzo académico, escolar, vocacional, ocupacional, deportivas, culturales y de preparación para el reintegro social y productivo.

Para obtener los resultados, se deben contemplar en forma general las siguientes acciones, teniendo en cuenta la etapa en la que se encuentra el niño, niña o adolescente:

a) Propiciar que el niño, niña o adolescente y su familia reconozca el equipo de trabajo y reciba información sobre el funcionamiento de la modalidad, el proceso que se adelantará en el programa y la exploración de expectativas.

b) Construir conjuntamente con el niño, niña o adolescente y su familia un pacto familiar que tiene como propósito potenciar factores protectores y reducir factores de riesgo.

c) Valorar las condiciones en que llega el niño, niña o adolescente o profundizar (si viene de una etapa anterior) en los aspectos de salud, educación, nutrición, nacionalidad, familia y desarrollo y con base en ello, construir junto con la familia el plan de atención integral (Platin) garantizando la participación del niño, niña o adolescente.

d) Gestionar con las diferentes entidades, tanto públicas como privadas, las acciones para facilitar a las familias, el ingreso de los niños, niñas y adolescentes a los diferentes servicios.

e) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para iniciar el trámite del documento de identidad, en los casos necesarios.

f) Fortalecer permanentemente los vínculos afectivos con la familia gestora y, en general, con su red vincular.

g) Generar en la familia competencias para que el niño, niña o adolescente asista y permanezca en actividades como talleres ocupacionales, lúdicos, culturales y recreativos de autocuidado y espacios de reflexión y expresión en el ejercicio de las concertaciones establecidas para la convivencia.

h) Brindar atención con enfoque diferencial (ciclo vital, género, grupo étnico y condición de discapacidad).

i) Realizar visita domiciliaria (al hogar gestor) para verificar las condiciones en las que se encuentra el niño, niña o adolescente y su familia.

j) Aplicar y analizar el índice individual de condiciones para la reintegración (IICR).

k) Coordinar permanentemente con el equipo de la Defensoría de Familia, las acciones necesarias en los casos de especial manejo.

l) Participar en los comités de estudio de caso, convocados por las defensorías de familia.

m) Elaborar un informe integral, al mes siguiente del ingreso del niño, niña o adolescente y remitirlo a la Defensoría de Familia.

n) Elaborar informes integrales trimestrales, desde el ingreso del niño, niña o adolescente, dando cuenta de los avances y retrocesos en su proceso de restablecimiento de derechos y remitirlos a la Defensoría de Familia.

o) Elaborar el informe de egreso de la modalidad, conceptuando las acciones a seguir para el proceso del niño, niña o adolescente.

p) Acatar las recomendaciones y solicitudes que el ICBF eleve en razón a la prestación del servicio, salubridad, aseo y demás que puedan derivar de los informes de visita periódica que el Instituto realice en cualquier momento. Estas recomendaciones se deben cumplir en los términos y tiempos acordados en la misma visita, para programar visita de verificación y cumplimiento.

q) Manejar la información respecto del caso del niño, niña o adolescente y su vida privada con criterio de confidencialidad y respeto.

r) Hacer monitoreo permanente a los niños, niñas o adolescentes, a las familias y al entorno sobre posibles situaciones que puedan ponerles en riesgo su vida e integridad, e informar inmediatamente al defensor de familia.

s) Aclarar permanentemente el rol del equipo acompañante.

En forma específica, en esta modalidad se desarrollan actividades orientadas a que todos los niños, niñas y adolescentes puedan ejercer sus derechos, de acuerdo a las siguientes fases:

Fase I: Identificación, acogida y diagnóstico

En esta fase, inicialmente se lleva a cabo un proceso de acogida que garantiza un ambiente cálido, de generación de confianza y de estabilización emocional con el niño, niña o adolescente y el equipo profesional.

También se realizan o se profundizan las valoraciones de las diferentes áreas, teniendo en cuenta, si es el caso, el informe del equipo técnico interdisciplinario de la modalidad de donde provenía, avalado por la Defensoría de Familia respectiva.

En esta fase se desarrollan, a nivel general, las siguientes actividades:

a) Reconocer en la familia gestora las características de la estructura, dinámica familiar, condiciones de la relación y condiciones socioculturales.

b) Valorar integralmente a los niños, niñas, adolescentes y a las familias, determinando o profundizando en las particularidades individuales psicosociales, culturales y familiares.

c) Brindar acompañamiento psicosocial a nivel individual, grupal o familiar, con enfoque diferencial.

d) Realizar coordinación sociolegal con la Defensoría de Familia, para restablecer los derechos del niño, niña o adolescente.

e) Hacer la construcción del plan de atención integral (Platin).

f) Hacer seguimiento al hogar gestor para garantizar el restablecimiento de derechos del niño, niña o adolescente.

g) Hacer seguimiento a la ejecución del aporte económico entregado a la familia.

De acuerdo con cada área de derecho, en esta fase se desarrollan las siguientes acciones:

Existencia

a) Coordinar para que el defensor de familia expida inmediatamente la carta provisional para la atención en salud del niño, niña o adolescente.

b) Orientar a la familia para gestionar la afiliación del niño, niña o adolescente al sistema general de seguridad social en salud.

c) Gestionar y orientar a la familia del niño, niña o adolescente, para que lo lleven a los servicios locales, con el fin de realizar las valoraciones que correspondan.

d) Orientar a la familia gestora sobre la importancia de suministrar al niño, niña o adolescente la alimentación adecuada, de acuerdo a las recomendaciones nutricionales, y a su condición de salud, enfermedad o discapacidad.

e) Remitir a servicios especializados, según problemáticas asociadas.

Desarrollo

a) Motivar al niño, niña o adolescente y a su familia para que reconozca la importancia de la educación en su proyecto de vida.

b) Gestionar y garantizar la evaluación pedagógica(8), que dé cuenta del nivel de escolaridad ante la Secretaría de Educación de la jurisdicción en la que se encuentre el niño, niña o adolescente.

c) Tener en cuenta el modelo escolar definido en la evaluación, para su vinculación al sistema educativo.

d) Conseguir los certificados y documentos que acrediten los niveles cursados, los cuales se anexan a la historia de atención del beneficiario.

e) Identificar el perfil vocacional y de preparación para la productividad del adolescente.

f) Garantizar la orientación al niño, niña o adolescente y a su familia sobre la importancia en la utilización sana del tiempo libre y en el desarrollo de habilidades para la vida.

g) Explorar habilidades deportivas.

La evaluación pedagógica está dirigida a identificar las potencialidades del niño, niña o adolescente, de tal manera que se puedan determinar la capacidad de aprendizaje y los recursos con los que cuenta su entorno, para poder adelantar procesos de desarrollo humano y social. Esta evaluación debe tener en cuenta la edad, los intereses y expectativas particulares. La evaluación pedagógica la hará la institución educativa donde se encuentre vinculado el beneficiario.

Ciudadanía

a) Obtener información de la familia, para apoyar al defensor de familia, en el trámite del documento de identidad, en los casos que se requiere.

b) Establecer conjuntamente, con el niño, niña o adolescente y las familias, un pacto de convivencia, como parte del pacto familiar, donde predomine el diálogo, la crianza humanizada, y la construcción de ambientes sanos, armónicos y pacíficos.

c) Hacer conocer a los niños, niñas o adolescentes sus derechos y deberes consigo mismo, con su familia y con su entorno.

d) Hacer conocer a las familias gestoras sus derechos y deberes consigo mismo, con los niños, niñas y adolescentes y con su entorno.

Protección

a) Generar confianza y acercamiento, y desarrollar actividades centradas en la valoración y atención integral (crisis, angustias, ansiedad, y consumo de sustancias psicoactivas - SPA, salud sexual y reproductiva - SSR, autoestima, validación de sus particularidades de género, étnicas, de discapacidad y familiares y aclaración de expectativas frente al programa).

b) Monitorear permanentemente las condiciones de seguridad del niño, niña o adolescente para detectar situaciones de riesgo inminente que conlleven a su traslado inmediato o a la adopción de otras medidas de protección.

c) Diseñar e implementar estrategias pedagógicas para fortalecer en los niños, niñas, adolescentes y sus familias el autocuidado, conciencia de riesgos y medidas de seguridad.

d) Hacer la valoración respectiva de la familia o red de apoyo vincular(9).

e) Valorar o profundizar sobre el desarrollo cognitivo, comunicativo, motor y social, que permita identificar el nivel de autonomía e independencia en las diferentes esferas de su vida cotidiana.

f) Aplicar herramientas definidas en el manual de alertas tempranas en salud mental, en caso de requerirse.

g) Aplicar el protocolo de detección y valoración de consumo de sustancias psicoactivas.

h) Entrevistar y observar al niño, niña o adolescente, con el fin de identificar si ha sido víctima de abuso sexual.

i) Generar espacios de encuentro y comunicación del niño, niña o adolescentes con los miembros del grupo familiar, estimulando y propiciando la estabilidad emocional y afectiva.

Fase II: Intervención y proyección

En esta fase se desarrollan acciones encaminadas al fortalecimiento de la familia a nivel individual y social. igualmente, se pone en marcha del plan de atención integral (Platin) y los equipos técnicos interdisciplinarios o la unidad de apoyo comienzan a desarrollar las acciones encaminadas a fortalecer los procesos de garantía de derechos, construcción de ciudadanía e integración social, en los niños, niñas o adolescentes atendidos.

Las acciones generales a desarrollar en esta fase son las siguientes:

a) Hacer seguimiento y acompañamiento en la atención recibida por los niños, niñas y adolescentes en los servicios de salud, de educación, de capacitación vocacional, de recreación y de cultura, entre otras, las cuales buscan garantizar el restablecimiento de derechos.

b) Apoyar al defensor de familia para la consecución de documentos legales (registro civil, tarjeta de identidad, cédula de ciudadanía, certificado expedido por el comité operativo para la dejación de armas (CODA).

c) Fortalecer en la familia las competencias para promover su participación corresponsable y la de los niños, niñas, adolescentes en el proceso de reintegro social.

d) En caso de adolescentes gestantes y lactantes, desarrollar estrategias apropiadas según las necesidades y disponer su remisión a servicios especializados.

A nivel específico, por áreas de derecho se desarrollan las siguientes actividades:

Existencia

a) Llevar a cabo la coordinación interinstitucional y de gestión con la familia, que asegure la aplicación de la normativa vigente frente a la afiliación y atención en el sistema general de seguridad social en salud (L. 100/93; CNSSS, Ac. 415/2009, Ac. 275/2004; L. 1106/2006 y D. 128/2003).

b) Garantizar la atención en salud, que incluya, además del seguimiento médico y nutricional, acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, mediante la gestión con las entidades del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF).

c) Remitir a servicios especializados, según problemáticas asociadas (intervención terapéutica, psiquiátrica o por consumo de sustancias psicoactivas), y preparar a los niños, niñas y adolescentes para su vinculación a esta atención.

d) Hacer seguimiento a las valoraciones nutricionales, curvas de crecimiento, indicaciones individuales de alimentación, de acuerdo a la condición de salud, enfermedad o discapacidad.

e) Verificar que el niño, niña o adolescente esté recibiendo la alimentación adecuada, de acuerdo con su condición de salud, enfermedad o discapacidad.

f) Apoyar a la familia para que gestione ante la entidad correspondiente, el suministro oportuno de todos los medicamentos que se requieran dentro de los tratamientos médicos indicados.

g) Orientar a la familia para que, a partir de la vinculación al sistema de salud, garantice las intervenciones y los tratamientos que el niño, niña y adolescente necesiten.

h) Verificar que la familia está cumpliendo con los controles, tratamientos y medicamentos determinados por el médico.

i) Generar estrategias para el manejo de la sexualidad y prevención de enfermedades de transmisión sexual (VIH).

j) En casos ya existentes de enfermedades de transmisión sexual (VIH), realizar las acciones correspondientes para su atención psicosocial, además de la médica.

k) Hacer seguimiento y acompañamiento de los casos remitidos a servicios especializados en salud mental o consumo de sustancias psicoactivas.

Desarrollo

a) Asesorar a la familia para lograr la vinculación al niño, niña o adolescente al sistema de educación formal, teniendo en cuenta su edad, evaluación pedagógica y el modelo escolar.

b) Fortalecer en la familia las habilidades para gestionar con el entorno el desarrollo de actividades de apoyo pedagógico y refuerzo escolar, para todos los niños, niñas y adolescentes en edad escolar, que facilite su inclusión, permanencia y promoción en el sistema.

c) Gestionar con el sector privado o público el acceso a programas de educación no formal y de educación superior (técnica, tecnológica y universitaria).

d) Desarrollar actividades educativas dirigidas al niño, niña o adolescente y a sus familias, para el fomento de valores y habilidades democráticas, la resolución pacífica de conflictos, la autonomía y autogestión y otros que, se consideren importantes, según las expectativas y necesidades.

e) Desarrollar las acciones dentro de la estructuración del plan de formación a todos los adolescentes, para la estimulación y desarrollo de habilidades, destrezas e intereses vocacionales.

f) Desarrollar en el niño, niña o adolescente y sus familias, habilidades para la vida por medio de diferentes acciones, que incluyan capacitación, formación, intercambio de experiencias y sana convivencia.

g) Gestionar la realización de la valoración ocupacional y plan estructurado de capacitación pre-laboral para todos los adolescentes mayores de 14 años, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

1. Identificación de los antecedentes ocupacionales.

2. Identificación de intereses y habilidades.

3. Proyección laboral.

h) Adelantar procesos de coordinación y gestión con entidades como el Ministerio de Educación, el SENA, el Icfes, el Icetex, y otras entidades nacionales o internacionales, para promover la corresponsabilidad en la garantía del derecho a la educación y la inclusión laboral de los adolescentes en el área técnica, tecnológica y profesional.

i) Gestionar la vinculación y permanencia de los niños, niñas y adolescentes en actividades deportivas y recreativas de la comunidad.

j) Orientar la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

Es necesario que la participación de los niños, niñas y adolescentes se constituya en una práctica cotidiana en los servicios de restablecimiento de derechos, y se evidencie su inclusión para la toma de decisiones sobre los asuntos que les competen, de acuerdo con su edad y nivel de desarrollo, y su vinculación al entorno social y comunitario. Este derecho se hace visible en el servicio cuando se desarrollan acciones como:

a) Orientar a la familia para la gestión y consecución del documento de identidad, del niño, niña o adolescente, de acuerdo a la edad.

b) Apoyar a la familia para gestionar la vinculación de los niños, niñas o adolescentes a actividades artísticas y culturales.

c) Fortalecer en los niños, niñas o adolescentes sus derechos y deberes consigo mismo, con su familia y con su entorno.

d) Brindar acompañamiento y hacer seguimiento a la implementación del pacto de convivencia, como parte del pacto familiar, orientando el predominio del diálogo, la crianza humanizada, y la construcción de ambientes sanos, armónicos y pacíficos.

e) Escuchar a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias, para la búsqueda de explicaciones y soluciones a las situaciones particulares o especiales de vulneración o convivencia. Las voces de los niños, niñas, adolescentes y familias son portadoras de saberes propios y en conjunto, con el saber de los profesionales de los equipos interdisciplinarios, contribuyen y garantizan mayores condiciones de bienestar.

f) Desarrollar un ciclo básico que conste de cuatro jornadas de formación, cuyo eje articulador sea la dignidad en relación con la dominación, el reconocimiento y la confianza, el duelo y la memoria y, la transformación personal(10).

g) Generar espacios de formación en los que se desarrollan procesos, para que los niños, niñas o adolescentes se reconozcan como sujetos de derechos, resuelvan pacíficamente los conflictos y contribuyan a la reconciliación(11).

h) Promover la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

i) Suscitar la reflexión para la construcción de la identidad como sujetos de derechos.

j) Posibilitar la construcción de posibles escenarios de reconciliación.

k) Realizar semestralmente una encuesta de satisfacción con el servicio y evaluación del mismo. Si es posible, se deben hacer comparaciones con mediciones anteriores y evidenciar el mejoramiento continuo.

l) Dar el uso correspondiente al buzón de sugerencias, (familias de origen y adolescentes), promoviendo su utilización, analizando y resolviendo las quejas con los niños, niñas o adolescentes y sus familias.

m) Posibilitar a los niños, niñas o adolescentes y sus familias el contacto con el defensor de familia y mantenerlo informado.

n) Fortalecer competencias en las familias para la vinculación de los niños, niñas o adolescentes a grupos comunitarios que les permita crear redes sociales de apoyo.

o) Facilitar la participación de los niños, niñas o adolescentes en procesos de elaboración de diagnósticos locales y de intercambio de experiencias frente a la prevención de violencia y áreas de derechos y, en la presentación de propuestas en los consejos de política social municipales o departamentales.

Protección

Se debe desarrollar el modelo solidario de inclusión y atención de familias y de generación de redes de pertenencia de adolescentes desvinculados(12), el cual contempla acciones como:

a) Aprendizaje-educación: Formar en aspectos de la vida familiar, sobre todo para las parejas de adolescentes recién conformadas y las adolescentes madres cabeza de familia.

b) Facilitación y apoyo: Conversar con las familias, de carácter reflexivo sobre los hechos vividos. Se enfatiza en identificar los recursos usados por los participantes para eventos y en estimular la expresión de los sentimientos que favorecerán el restablecimiento de vínculos.

c) Mediación: Promover encuentros de conciliación conducidos por el equipo psicosocial, en las familias en las que existan conflictos entre el adolescente y la familia, aun antes de su vinculación al grupo armado.

d) Psicoterapéutica: Encuentros familiares (por lo menos uno al año) o individuales o por subsistemas, según la estrategia en cada caso.

e) Terapia en red: se convoca la familia y la red significativa de un adolescente para abordar problemas específicos. La intervención en red, representa la coordinación necesaria para que este programa cumpla con sus objetivos.

f) Implementar estrategias que permitan dar soporte a la familia para mantener bienestar emocional, tanto del adolescente como del grupo familiar.

g) Brindar herramientas para la resignificación de la experiencia familiar vivida y el restablecimiento de vínculos con las familias.

h) Promover la corresponsabilidad y autonomía del adolescente y la familia.

i) Fortalecer redes familiares, sociales y vinculares;

j) Orientar y dar soporte a la familia, en estrategias para mantener bienestar emocional tanto del niño, niña y adolescente como del grupo familiar. A partir de la evaluación, es necesario determinar si la familia requiere orientación para resolver las situaciones en el hogar o si necesita una remisión para intervención especializada de psicología o psiquiatría, dirigida a tratar problemas emocionales o mentales específicos o traumas.

k) Unificar criterios frente a la comprensión y la interrelación del niño, niña o adolescente y su familia o redes vinculantes.

l) Favorecer la expresión y reflexión del niño, niña o adolescente sobre sí mismo a partir de su historia de vida y recreación de la identidad.

m) Promover la elaboración de historias dolorosas, culpas o creencias personales de incapacidad, ansiedades y desconfianza.

n) Realizar un seguimiento permanente del proceso de los niños, niñas o adolescentes en los contextos externos al hogar, con miras a detectar áreas de conflicto que orienten a los profesionales acerca de aspectos personales no afrontados.

o) Desarrollar estrategias de prevención de consumo de sustancias psicoactivas.

Fase III. Preparación para el egreso

Se deben desarrollar estrategias y acciones encaminadas a la preparación de los niños, niñas o adolescentes para que continúen el desarrollo de su vida, sin la intervención del equipo. Las acciones deben estar dirigidas a:

Existencia

a) Gestionar la continuidad de la vinculación del adolescente en el sistema general de seguridad social en salud.

b) Hacer seguimiento a los tratamientos especiales en el que se encuentre el adolescente.

c) Hacer seguimiento para que la familia brinde al adolescente los requerimientos nutricionales, de acuerdo al ciclo vital y a las necesidades especiales.

d) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud.

Desarrollo

a) Fortalecer en la familia la importancia de la permanencia del niño, niña o adolescente en el sistema educativo y en procesos de capacitación.

b) Gestionar con las entidades competentes, las competencias y habilidades (vocacionales y académicas) del niño, niña o adolescente para desempeñarse en su entorno social, una vez salga del programa.

c) Motivar a la familia y al niño, niña o adolescente para que continúe desarrollando sus habilidades y potencialidades en las áreas personal, académica y laboral, una vez egrese del programa.

d) Garantizar que los niños, niñas o adolescentes, mediante la gestión de la familia, tengan todas las certificaciones académicas formales o no formales.

e) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

f) Impulsar programas de vinculación laboral para que los adolescentes mayores de 15 años, ya capacitados y escolarizados, logren engancharse y desempeñarse en este ámbito, asegurándose de que esta vinculación se dé en el marco de las garantías laborales y en condiciones que no vulneren sus derechos. El cumplimiento de esta obligación implica el desarrollo de acciones paralelas que no impidan que el adolescente se desvincule del sistema escolar para laborar.

g) Orientar a la familia en la gestión para conseguir la autorización del Ministerio de Protección Social, en caso de proponerse la vinculación laboral del adolescente.

h) Identificar o desarrollar un estudio de mercados de acuerdo con la demanda productiva para la ubicación laboral de los adolescentes.

i) Apoyar a la familia en el desarrollo de acciones para preparar al adolescente en la búsqueda de empleo.

j) Establecer y sostener convenios con entidades públicas y privadas para la formación académica, prelaboral y vinculación laboral en procura del desarrollo de una vida autosostenible.

k) Coordinar con el SENA la vinculación del adolescente a la formación técnico-profesional.

l) Gestionar financiación para apoyar a los adolescentes con su formación académica, previo estudio de caso, hasta cuando los haya concluido.

m) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa a educación y laboral.

n) Impulsar y gestionar la implementación de proyectos productivos familiares, de acuerdo a las características de los adolescentes y de su grupo familiar.

o) Fortalecer la motivación en el adolescente y la familia para su permanencia en actividades deportivas y recreativas en la comunidad.

p) Fortalecer y reorientar estrategias para la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

a) Fortalecer las prácticas culturales desde la civilidad, la ciudadanía, los derechos, la democracia y la solidaridad.

b) Apoyar al joven, mayor de 18 años de edad, en el trámite y expedición de la libreta militar y la cédula de ciudadanía.

c) Propiciar espacios de participación y de común vivencia para el fortalecimiento de intercambios culturales y de redes sociales de apoyo que sostengan y hagan más sencillo el proceso de integración sociofamiliar.

d) Fortalecer las habilidades del adolescente sobre su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

e) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

f) Fortalecer la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

g) Preparar al adolescente para asumir su referenciación a la alta consejería para la reintegración social y económica, verificando que se cumplieron los objetivos del plan de atención integral (Platin).

h) Llevar a cabo el empalme con la alta consejería para la reintegración (ACR).

Protección

a) Desarrollar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

b) Fortalecer redes familiares, sociales y vinculares, que aseguren el proceso de inserción social del adolescente.

c) Promover en los casos que sean necesarios los roles de padre y madre, desde una perspectiva de derechos enfatizando en el afecto, el buen trato y la corresponsabilidad.

d) Orientar a la familia acerca de los servicios intra e interinstitucionales a donde el adolescente pueda acudir en busca de protección y la forma de acceder a ellos.

e) Promover la corresponsabilidad y autonomía del niño, niña o adolescente en su proceso y permanencia en la red social de apoyo.

f) Fortalecer en el adolescente y en la familia capacidades de afrontamiento en el nuevo estilo de vida que asumirá cuando salga del programa.

g) Reforzar sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

h) Facilitar el proceso de egreso del adolescente del programa, reforzando sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

i) Fortalecer espacios para que el adolescente exprese sus percepciones y sentimientos respecto a la terminación de su participación en el programa.

j) Facilitar la participación del adolescente en la solución de conflictos de manera no violenta, así como en las decisiones que afectan su desarrollo individual y colectivo.

Fase IV: Seguimiento post egreso

Consiste en el seguimiento posterior a la terminación de la medida, por cumplimiento de objetivos. Si son trasladados a la alta consejería para la reintegración, para efectos del seguimiento, el gerente del centro de servicios de la ACR, enviará dos informes de seguimiento al defensor de familia quien referenció al adolescente a la ACR. El primero se enviará tres (3) meses después de la fecha del primer desembolso y el segundo seis (6) meses después de la fecha del primer desembolso. Dicho informe deberá incluir la ruta del participante y los adelantos hasta esa fecha.

En los casos de reintegro a medio familiar, diferente al hogar gestor, se realizará seguimiento trimestral cuando residan en la misma ciudad, y se remitirá el informe al defensor de familia.

En los casos de retiro voluntario, se realizará seguimiento inmediato para establecer la situación actual y de ello se informará al defensor de familia, para toma de decisiones acordes con la situación.

Los informes servirán de soporte a la Defensoría de Familia para el cierre de la historia de atención en el ICBF.

4.2.4. Especificidades del servicio.

Forma de administración

Directamente por el centro zonal; por contratación con operadores que realice el ICBF, o por cooperación Internacional, en el marco de convenios con el ICBF.

Permanencia y rotación

a) Permanencia: Tiempo máximo de dos (2) años prorrogables por un (1) año más, previo concepto técnico de la Defensoría de Familia, comisaría o inspector.

b) Rotación: Un niño, niña o adolescente cada dos (2) años.

Recursos

El apoyo económico suministrado por el ICBF a las familias de los niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley, es utilizado como complemento para aumento en la adquisición y consumo de alimentos básicos o suplementos alimenticios, pago de matrículas, pensiones y adquisición de útiles escolares, adquisición y suministro de medicamentos e implementos no cubiertos por el POS, transporte para desplazamiento a los diferentes servicios y acceso a educación formal, vocacional o prelaboral, cuando corresponda. Los profesionales responsables del hogar gestor hacen parte del equipo técnico interdisciplinario de las defensorías de familia, comisión o inspector.

Forma de pago

El desembolso de los recursos se hará mes vencido, usando como criterio, el valor cupo mes, por cupo efectivamente utilizado.

4.3. Modalidad: Hogar tutor.

4.3.1. Generalidades de la modalidad.

Definición

Es una modalidad de atención en la cual una familia seleccionada y capacitada, según criterios técnicos del ICBF(13), acoge voluntariamente y de tiempo completo, a un niño, niña o adolescente, con medida de ubicación familiar. La familia tutora, le garantiza un ambiente afectivo y una atención integral en el que se restablecen sus derechos.

Población titular de atención

Niños, niñas y adolescentes, que se han desvinculado de grupos armados organizados al margen de la ley y que una vez analizada su situación sociofamiliar y su perfil particular, ameriten su ubicación en un hogar tutor.

Criterios de ubicación

Podrán ser ubicados en la modalidad hogar tutor niños, niñas y adolescentes en las siguientes condiciones, sin desconocer que prevalece su seguridad:

a) Niños, niñas o adolescentes menores de 15 años(14), adolescentes gestantes y adolescentes (hombres y mujeres) con sus hijos menores de cinco (5) años.

b) Niños, niñas o adolescentes que hayan recibido atención en la etapa de hogar transitorio y que, según el concepto del equipo técnico interdisciplinario del operador, avalado por el equipo técnico interdisciplinario de la Defensoría de Familia, está preparado para vivir en un grupo familiar.

c) Niños, niñas o adolescentes que hayan recibido atención en las etapas de centro de atención especializada (CAE) y que, según concepto del equipo técnico interdisciplinario del operador, avalado por el equipo técnico interdisciplinario del centro zonal, no cumplan con las condiciones requeridas para reintegro familiar y estén preparados para vivir en un grupo familiar.

d) Niños, niñas o adolescentes que hayan recibido atención en las etapas de hogar transitorio o centro de atención especializada, y cuenten con las condiciones para reintegro familiar y que, esta ubicación les permita el acercamiento previo con su familia nuclear o extensa.

e) Como medida de emergencia en las direcciones regionales en donde sólo se cuente con esta modalidad y se requiera su ubicación provisional, mientras se tramita el cupo y se traslada. En este evento, a criterio de la dirección regional, se puede capacitar a una familia tutora para tal fin.

f) Grupos de hermanos ubicados en el mismo hogar, con características particulares.

Para su vinculación se valorará:

a) La capacidad del niño, niña o adolescente para convivir en un ambiente familiar y comunitario y para responder a las normas y a los límites.

b) Su deseo manifiesto de vivir con un grupo familiar.

c) Su deseo de continuar vinculado al sistema educativo y prepararse en algún oficio que le permita conseguir una independencia económica.

d) Que no requiera tratamiento especializado por consumo de sustancias psicoactivas o por presentar trastornos mentales graves.

Criterios de traslado

Es necesario evitar los frecuentes traslados de niños, niñas y adolescentes del hogar tutor, excepto cuando, previo análisis en equipo técnico interdisciplinario se valore la pertinencia del cambio, considerando los siguientes criterios:

a) Dificultades relacionales significativas y desadaptación con la familia tutora que no han sido superadas a pesar de la intervención psicosocial.

b) Estancamiento en el desarrollo psicosocial, nutricional o de salud del niño, niña o adolescente.

c) Suspensión del hogar tutor por presunciones de maltrato infantil, abuso sexual o cualquier situación que ponga en riesgo su vida o su integridad física y psicológica.

d) Necesidad de un servicio especializado al identificar problemáticas específicas o asociadas (discapacidad severa, trastornos de comportamiento, problemas psiquiátricos, consumo de sustancias psicoactivas, entre otros).

e) Situaciones de seguridad.

f) Terminación de la calidad de hogar tutor, a solicitud de la familia.

Particularidades del servicio

a) La permanencia en el servicio es de entre seis (6) y doce (12) meses, dependiendo del desarrollo del proceso individual(15).

b) El servicio se garantiza durante las 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Por hogar tutor se atienden hasta 2 niños, niñas y adolescentes, dependiendo de las condiciones individuales y de la familia tutora. Se exceptuará cuando se trate de grupos de hermanos, y los padres y madres adolescentes con sus hijos, prefiriendo mantener la unión entre ellos.

d) Se atienden hasta 40 cupos por equipo técnico interdisciplinario. Los niños y niñas menores de 5 años, que se encuentran en la modalidad con sus padres adolescentes, cuentan por medio cupo.

e) Modalidad contratada con organizaciones del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF) de carácter privado, sin ánimo de lucro, que garantiza a los adolescentes, los cuidados sustitutivos de la vida familiar.

Forma de vinculación

Ordenada por autoridades judiciales o administrativas competentes.

4.3.2. Objetivo.

Garantizar la atención para el restablecimiento de derechos a través de intervención especializada, propiciando su desarrollo físico y psicosocial y con herramientas para su reintegro social y productivo.

4.3.3. Servicio esperado.

Desarrollar acciones que conlleven una intervención especializada con el niño, niña o adolescente, de acuerdo a las valoraciones, atendiendo su individualidad, involucrando los componentes del programa, por áreas de derecho y con la participación del niño, niña o adolescente, su familia o red vincular y la familia tutora.

Para obtener los resultados se deben contemplar, en forma general, las siguientes acciones:

a) Propiciar que el niño, niña o adolescente reconozca el equipo de trabajo y reciba información sobre el funcionamiento de la modalidad, el proceso que se adelantará en el programa y la exploración de expectativas.

b) Hacer recorrido con los niños, niñas y adolescentes por todos los espacios del hogar tutor a fin de que se familiarice con su nuevo ambiente y contexto familiar.

c) Valorar las condiciones en que llega el niño, niña o adolescente o profundizar en las mismas (si viene de una etapa anterior) en los aspectos de salud, educación, nutrición, ciudadanía, familia y desarrollo, que sirvan de insumo para la construcción del plan de atención integral (Platin).

d) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para iniciar trámite del documento de identidad, en los casos necesarios.

e) Iniciar o continuar contacto y acercamiento con la familia de origen o vincular, fortaleciendo o construyendo vínculos, y en los casos que las condiciones lo permitan, explorar posible reintegro.

f) Acompañar al niño, niña o adolescente en actividades como talleres ocupacionales, lúdicos, culturales y recreativos de autocuidado y espacios de reflexión y expresión en el ejercicio de las concertaciones establecidas para la convivencia.

g) Identificar y desarrollar habilidades, destrezas, competencias e intereses para la construcción y orientación en vida laboral y productiva.

h) Brindar atención con enfoque diferencial (ciclo vital, género, grupo étnico y condición de discapacidad).

i) Realizar visita domiciliaria (al hogar tutor) para verificar la atención recibida por el niño, niña o adolescente.

j) Aplicar y analizar el índice individual de condiciones para la reintegración (IICR).

k) Coordinar permanentemente con el equipo técnico interdisciplinario de la Defensoría de Familia, las acciones necesarias en los casos de especial manejo.

l) Participar en los comités de estudio de caso, convocados por las defensorías de familia.

m) Elaborar un informe integral, al mes siguiente del ingreso del niño, niña o adolescente y remitirlo a la Defensoría de Familia.

n) Elaborar informes integrales trimestrales, desde el ingreso del niño, niña o adolescente y remitirlos a la Defensoría de Familia.

o) Elaborar el informe de egreso, conceptuando la medida que se considera pertinente para el proceso del niño niña o adolescente, observando de manera preferencial, la ubicación en la modalidad de hogar gestor, si la familia es garante de derechos y las condiciones de seguridad lo permiten.

p) Acatar las recomendaciones y solicitudes que el ICBF eleve en razón a la prestación del servicio, planta física, de salubridad, aseo y demás que puedan derivar de los informes de visita periódica que el Instituto realice en cualquier momento. Estas recomendaciones se deben cumplir en los términos y tiempos acordados en la misma visita, para programar visita de verificación y cumplimiento.

q) Preparar su traslado y ubicación.

r) Manejar la información respecto del caso del niño, niña o adolescente y su vida privada con criterio de confidencialidad y respeto.

En forma específica, en esta modalidad, se desarrollan actividades orientadas a lograr que todos los niños, niñas y adolescentes puedan ejercer sus derechos, de acuerdo a las siguientes fases:

Fase I: Identificación, diagnóstico y acogida

Se inicia con la ubicación de los niños, las niñas y adolescentes en el hogar tutor; es el primer encuentro con la familia y el periodo en que iniciará su adaptación al grupo familiar que lo acoge. Se debe considerar la afinidad o empatía que establezca el niño, niña o adolescente con la familia tutora y viceversa, dado que este es un elemento importante para avanzar en las siguientes etapas del proceso.

También se realizan o profundizan las valoraciones de las diferentes áreas, teniendo en cuenta el informe del equipo técnico interdisciplinario de la modalidad de donde proviene, avalado por el equipo técnico interdisciplinario de la Defensoría de Familia respectiva (si vienen de una etapa anterior).

En esta fase se desarrollan las siguientes acciones:

a) Ubicar a la familia y reconocer en ella las características de su estructura, dinámica familiar, condiciones de la relación y condiciones socioculturales.

b) Acercar al niño, niña o adolescente y a su familia, mediante llamadas telefónicas, y contactos con las diferentes direcciones regionales del ICBF.

c) Coordinar para que el defensor de familia expida la carta provisional para lograr la atención en salud del niño, niña o adolescente.

d) Realizar las valoraciones por áreas, lo cual consiste en realizar o profundizar las particularidades individuales psicosociales, culturales y familiares.

e) Garantizar el acompañamiento psicosocial a nivel individual, grupal o familiar, con enfoque diferencial.

f) Realizar la coordinación sociolegal con la Defensoría de Familia, para restablecer los derechos del niño, niña o adolescente.

g) Construir el plan de atención integral (Platin).

Existencia

a) Garantizar la afiliación al sistema general de seguridad social en salud.

b) Brindar atención, de acuerdo a las valoraciones realizadas.

c) Hacer valoraciones nutricionales iniciales, curvas de crecimiento, indicaciones individuales de alimentación, de acuerdo a condición de salud, enfermedad o discapacidad.

d) Remitir a servicios especializados, según problemáticas asociadas (intervención terapéutica, psiquiátrica o por consumo de sustancias psicoactivas) y la preparación para su vinculación a esta atención.

Desarrollo

a) Motivar al niño, niña o adolescente para que reconozca la importancia de la educación en su proyecto de vida.

b) Gestionar y garantizar la evaluación pedagógica(16), que dé cuenta el nivel de escolaridad ante la secretaría de educación de la jurisdicción en la que se encuentre el niño, niña o adolescente.

c) Definir su modelo escolar pertinente.

d) Conseguir los certificados y documentos que acrediten los niveles cursados, los cuales se anexan a la historia de atención del beneficiario.

e) Identificar y desarrollar el perfil vocacional y de preparación para la productividad del adolescente.

f) Brindar orientación en la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

g) Explorar habilidades deportivas.

Ciudadanía

a) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para iniciar el trámite del documento de identidad, en los casos que se requiere.

b) Establecer conjuntamente con el niño, niña o adolescente, las normas de convivencia, donde predomine el diálogo, la crianza humanizada, y la construcción de ambientes sanos, armónicos y pacíficos.

c) Hacer conocer a los niños, niñas o adolescentes sus derechos y deberes consigo mismo y con su entorno.

Protección

a) Diseñar estrategias pedagógicas para fortalecer en los niños, niñas y adolescentes y sus familias el autocuidado, conciencia de riesgo y medidas de seguridad.

b) Monitorear permanentemente a los niños, niñas y adolescentes, para detectar sus condiciones de riesgo.

c) Valorar o profundizar en el desarrollo cognitivo, comunicativo, motor y social, de los niños, niñas y adolescentes, con el fin de identificar el nivel de autonomía e independencia en las diferentes esferas de su vida cotidiana.

d) Valorar o profundizar en los procesos psicológicos y mentales para poder establecer la atención requerida en el mejoramiento de las condiciones emocionales o afectivas.

e) Aplicar herramientas definidas en el manual de alertas tempranas en salud mental, en caso de requerirse.

f) Aplicar el protocolo de detección y valoración de consumo de sustancias psicoactivas.

g) Entrevistar y observar si el niño, niña o adolescente ha sido víctima de abuso sexual.

h) Generar espacios de encuentro y comunicación del niño, niña o adolescente con los miembros del grupo familiar tutor, estimulando y propiciando la estabilidad emocional y afectiva.

i) Generar confianza, acercamiento y desarrollar actividades centradas en la valoración y atención integral (crisis, angustias, ansiedad, y consumo de sustancias psicoactivas - SPA, salud sexual y reproductiva - SSR, autoestima, validación de sus particularidades de género, étnicas, de discapacidad y familiares y aclaración de expectativas frente al programa).

j) Valorar y abordar a la familia y a las redes vinculares de apoyo.

Fase II. Intervención y proyección

En esta fase se implementa el Platin y los equipos técnicos interdisciplinarios desarrollan acciones encaminadas a fortalecer los procesos de garantía de derechos, construcción de ciudadanía, e integración social en los niños, niñas o adolescentes beneficiarios de la modalidad.

Las acciones a desarrollar son las siguientes:

Generales

a) Hacer seguimiento y acompañamiento a la atención recibida por los niños, niñas y adolescentes en los servicios de salud, educación, capacitación vocacional, recreación y cultura, entre otras, con el fin de garantizar la restitución de derechos.

b) Apoyar al defensor de familia para la consecución de documentos legales (registro civil, tarjeta de identidad, certificado expedido por el comité operativo para la dejación de armas (CODA).

c) Promover la participación activa y corresponsable de los niños, niñas, adolescentes y familias en el proceso de inserción social.

Existencia

a) Llevar a cabo la coordinación interinstitucional y de gestión, que garantice la aplicación de la normatividad vigente frente a la afiliación y atención en el sistema general de seguridad social en salud (L. 100/93; CNSSS, Ac. 415/2009 DEROGADO, Ac. 275/2004 del CNSSS; L. 1106/20062002(sic), y D. 128/2003).

b) Garantizar la atención en salud, que incluya, además el seguimiento médico y nutricional, acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, mediante la gestión con las entidades del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF).

c) Hacer seguimiento a las valoraciones nutricionales, curvas de crecimiento, indicaciones individuales de alimentación, de acuerdo a condición de salud, enfermedad o discapacidad.

d) Gestionar ante la entidad correspondiente, el suministro oportuno de todos los medicamentos que se requieran, para los tratamientos médicos indicados.

e) Generar estrategias para el manejo de la sexualidad y prevención de enfermedades de transmisión sexual (VIH).

f) En casos ya existentes de enfermedades de transmisión sexual (VIH), realizar las acciones correspondientes para su atención psicosocial, además de la médica.

g) Hacer seguimiento y acompañamiento a los casos remitidos a servicios especializados en salud mental o consumo de sustancias psicoactivas.

Desarrollo

a) Vincular al sistema de educación formal al niño, niña o adolescente, teniendo en cuenta su edad y escolaridad.

b) Desarrollar actividades de apoyo pedagógico y refuerzo escolar, para todos los adolescentes en edad escolar, que facilite su inclusión, permanencia y promoción en el sistema educativo.

c) Gestionar con el sector privado o público el acceso a programas de educación no formal y de educación superior (técnica, tecnológica y universitaria).

d) Desarrollar actividades educativas para el fomento de valores y habilidades democráticas, la resolución pacífica de conflictos, la autonomía y autogestión y otros que se consideren importantes, según las expectativas y necesidades de los niños, niñas o adolescentes.

e) Desarrollar acciones dentro de la estructuración del plan de formación a todos los adolescentes, para la estimulación y desarrollo de habilidades, destrezas e intereses vocacionales.

f) Desarrollar en el niño, niña o adolescente habilidades para la vida por medio de diferentes acciones que incluyan la capacitación, la formación, el intercambio de experiencias y la sana convivencia.

g) Realizar valoración ocupacional y plan estructurado de capacitación pre-laboral para todos los adolescentes mayores de 14 años, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

i) Identificación de los antecedentes ocupacionales.

ii) Identificación de intereses y habilidades.

iii) Proyección laboral.

h) Adelantar el proceso de coordinación y gestión con entidades como el Ministerio de Educación, el SENA, el Icfes, el Icetex, y otras entidades nacionales o internacionales, para promover la corresponsabilidad en la garantía del derecho a la educación y la inclusión laboral de los adolescentes en el área técnica, tecnológica y profesional.

i) Gestionar la vinculación y permanencia de los niños, niñas y adolescentes en actividades deportivas y recreativas en la comunidad.

j) Orientar la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

Es necesario que la participación de los adolescentes se constituya en una práctica cotidiana en los servicios de restablecimiento de derechos, y se evidencie su inclusión para la toma de decisiones sobre los asuntos que les competen, de acuerdo con su edad y nivel de desarrollo, y su vinculación al entorno social y comunitario. Este derecho se hace visible en el servicio cuando se desarrollan acciones como:

a) Apoyar al defensor de familia para la gestión y consecución del documento de identidad, de acuerdo a la edad.

b) Gestionar la vinculación a actividades artísticas y culturales.

c) Hacer conocer a los niños, niñas o adolescentes sus derechos y deberes consigo mismos y con su entorno.

d) Revisar conjuntamente, con el niño, niña o adolescente, el cumplimiento de las normas de convivencia y hacer los ajustes requeridos.

e) Escuchar a los niños, niñas, adolescentes, a sus familias, si es posible, y familias tutoras, para la búsqueda de explicaciones y soluciones a las situaciones particulares o especiales de vulneración o convivencia. Las voces de los niños, niñas, adolescentes y familias son portadoras de saberes propios y, en conjunto con el saber de las familias tutoras y de los profesionales de los equipos técnicos interdisciplinarios, contribuyen a garantizar mayores condiciones de bienestar.

f) Desarrollar un ciclo básico que conste de cuatro jornadas de formación, cuyo eje articulador sea la dignidad en relación con la dominación, el reconocimiento y la confianza, el duelo y la memoria y, la transformación personal(17).

g) Generar espacios de formación en los que se desarrollan procesos para que los niños, niñas o adolescentes se reconozcan como sujetos de derechos, resuelvan pacíficamente los conflictos y contribuyan a la reconciliación(18).

h) Promover la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

i) Realizar semestralmente una encuesta de satisfacción con el servicio y evaluación del mismo. Si es posible, se deben hacer comparaciones con mediciones anteriores y evidenciar el mejoramiento continuo.

j) Dar el uso correspondiente al buzón de sugerencias, (familias de origen, vinculares, tutoras y adolescentes), promoviendo su utilización, analizando y resolviendo las quejas con los adolescentes y sus familias.

k) Posibilitar a los niños, niñas o adolescentes el contacto con el defensor de familia y mantenerlo informado.

l) Vincular a los niños, niñas o adolescentes a grupos comunitarios para crear redes sociales de apoyo.

m) Facilitar la participación de los niños, niñas o adolescentes en procesos de elaboración de diagnósticos locales y de intercambio de experiencias frente a la prevención de violencia y áreas de derechos y, en la presentación de propuestas en los consejos de política social municipales o departamentales.

Protección

a) Fortalecer el acercamiento a la familia (contacto inicial, llamadas telefónicas, visitas en el centro zonal, salida fines de semana, encuentro familiar, entre otros).

b) Desarrollar el modelo solidario de inclusión y atención de familias y de generación de redes de pertenencia de adolescentes desvinculados(19), el cual contempla acciones como:

1. Aprendizaje-educación: Formar en aspectos de la vida familiar, sobre todo para las parejas de adolescentes recién conformadas y las adolescentes madres cabeza de hogar.

2. Facilitación y apoyo: Conversar con las familias de forma reflexiva sobre los hechos vividos. Se enfatiza en identificar los recursos usados por los participantes para eventos y en estimular la expresión de los sentimientos que favorecerán el restablecimiento de vínculos.

3. Mediación: Promover encuentros de conciliación conducidos por el equipo técnico interdisciplinario, en las familias en las que existan conflictos entre el adolescente y la familia, aun antes de su vinculación al grupo armado.

4. Psicoterapéutica: Encuentros familiares (por lo menos uno al año) o individuales o por subsistemas, según la estrategia en cada caso.

5. Terapia en red: Se convoca la familia y la red significativa de un adolescente para abordar problemas específicos. La intervención en red representa la coordinación necesaria para que este programa cumpla con sus objetivos.

c) Implementar estrategias que permitan dar soporte a la familia para mantener el bienestar emocional, tanto del adolescente como del grupo familiar.

d) Brindar herramientas para la resignificación de la experiencia familiar vivida y el restablecimiento de vínculos con las familias.

e) Acercar a la familia extensa, amigos, padrinos, o personas con vínculos afectivos, vinculados al proceso, cuando no exista familia o se dificulte su contacto y encuentro.

f) Promover la corresponsabilidad y autonomía del adolescente y la familia.

g) Garantizar apoyo, acompañamiento y atención psicosocial a todos los niños, niñas y adolescentes y adelantar intervención psicosocial, en los casos que se requiera.

h) Favorecer la expresión y reflexión del niño, niña o adolescente sobre sí mismo a partir de su historia de vida y recreación de la identidad.

i) Promover la elaboración de historias dolorosas, culpas o creencias personales de incapacidad, ansiedades y desconfianza.

j) Realizar un seguimiento permanente del proceso de los niños, niñas o adolescentes en los contextos externos al hogar tutor, con miras a detectar áreas de conflicto que orienten a los profesionales acerca de aspectos personales no afrontados.

k) Suscitar la reflexión para la construcción de la identidad como sujeto de derechos.

l) Posibilitar la construcción de posibles escenarios de reconciliación.

Fase III. Preparación para el egreso

Se deben desarrollar estrategias y acciones encaminadas a la preparación de los adolescentes para que consoliden su proyecto de vida, acorde a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar, sin la intervención del equipo técnico interdisciplinario. Las acciones, parar garantizar derechos, deben estar dirigidas a:

Existencia

a) Gestionar la continuidad de la vinculación del adolescente en el sistema general de seguridad social en salud.

b) Hacer seguimiento a los tratamientos especiales en el que se encuentre el adolescente.

c) Hacer seguimiento para que al adolescente se le brinden los requerimientos nutricionales, de acuerdo al ciclo vital y a las necesidades especiales.

d) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud.

Desarrollo

a) Garantizar la continuidad de la vinculación del adolescente en los sectores educativo y de capacitación.

b) Evaluar las competencias y habilidades (vocacionales y académicas) del adolescente para desempeñarse en su entorno social, una vez salga del programa.

c) Motivar al adolescente para que continúe desarrollando sus habilidades y potencialidades en las áreas personal, académica y laboral, una vez egrese del programa.

d) Preparar al adolescente para que a partir del egreso inicie un estilo de vida autónomo.

e) Garantizar que los adolescentes tengan todas las certificaciones académicas formales o no formales.

f) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

g) Impulsar programas de vinculación laboral para que los adolescentes mayores de 15 años, ya capacitados y escolarizados, logren engancharse y desempeñarse en este ámbito, asegurándose de que esta vinculación se dé en el marco de las garantías laborales y en condiciones que no vulneren sus derechos. El cumplimiento de esta obligación implica el desarrollo de acciones paralelas que no impidan que el adolescente se desvincule del sistema escolar para laborar.

h) Establecer alianzas con entidades públicas y privadas para permitir que los adolescentes realicen pasantías.

i) Acompañar al adolescente en la gestión para conseguir la autorización del Ministerio de la Protección Social, en caso de proponerse la vinculación laboral.

j) Identificar o desarrollar un estudio de mercados de acuerdo con la demanda productiva para la ubicación laboral de los adolescentes.

k) Adelantar acciones para preparar al adolescente en la búsqueda de empleo.

l) Establecer y sostener convenios con entidades públicas y privadas para la formación académica, pre laboral y vinculación laboral en procura del desarrollo de una vida autosostenible.

m) Desarrollar convenios con el SENA para coordinar la vinculación del adolescente a una formación técnico profesional.

n) Gestionar la financiación, para apoyar a los adolescentes con su formación académica, previo estudio del caso, hasta cuando los haya concluido.

o) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud, educación y laboral.

p) Gestionar la vinculación de los adolescentes en actividades deportivas y recreativas en la comunidad.

q) Fortalecer estrategias para la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

a) Apoyar al adolescente, próximo mayor de 18 años, en el trámite de expedición de la libreta militar, la cédula de ciudadanía y el pasado judicial.

b) Consolidar el apoyo a las propuestas de autosostenibilidad, relacionadas con la vinculación a redes sociales de apoyo.

c) Propiciar espacios de participación y de común vivencia para el fortalecimiento de intercambios culturales y de redes sociales de apoyo que sostengan y hagan más sencillo el proceso de integración sociofamiliar.

d) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

e) Fortalecer la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

Protección

a) Desarrollar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

b) Fortalecer redes familiares, sociales y vinculares, que facilite el proceso de inserción social del adolescente.

c) Orientar al adolescente acerca de los servicios intra e interinstitucionales a donde puede acudir en busca de protección y la forma de acceder a ellos.

d) Fortalecer en el adolescente las habilidades para su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

e) Proveer información suficiente y anticipada, en caso del reintegro con la familia de origen o extensa, así como la preparación conjunta de las condiciones para el reencuentro y la integración armoniosa entre el adolescente y su familia de origen o vincular.

f) Promover, en los casos que sean necesarios, los roles de padre y madre, desde una perspectiva de derechos, enfatizando en el afecto, el buen trato y la corresponsabilidad.

g) Establecer acuerdos conjuntos en caso de reintegro familiar, que faciliten la llegada del adolescente a su grupo familiar, definiendo propósitos y compromisos a corto, mediano y largo plazo.

h) Asesorar al adolescente para fortalecer sus estrategias de afrontamiento en el nuevo estilo de vida que asumirá cuando salga del programa.

i) Facilitar el proceso de egreso del adolescente del programa, reforzando sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

j) Fortalecer espacios para que el adolescente exprese sus percepciones y sentimientos respecto a la terminación de su participación en el programa.

k) Preparar al adolescente para asumir el proceso de reintegro familiar (cuando hay lugar a ello), o su traslado a la alta consejería para la reintegración social y económica, verificando que se cumplieron los objetivos del plan de atención integral (Platin).

l) Informar oportunamente a las familias tutoras y a los adolescentes sobre la decisión de egreso del hogar.

Fase IV: Seguimiento posegreso

Consiste en el seguimiento posterior a la terminación de la medida, por cumplimiento de objetivos. Si son trasladados a la alta consejería para la reintegración, para efectos del seguimiento, el gerente del centro de servicios de la ACR, enviará dos informes de seguimiento al defensor de familia quien haya referenciado el adolescente a la ACR. El primero se enviará tres (3) meses después de la fecha del primer desembolso y el segundo seis (6) meses después de la fecha del primer desembolso. Dicho informe deberá incluir la Ruta del participante y los adelantos hasta esa fecha.

En los casos de reintegro a medio familiar, diferente a hogar gestor, se realizará seguimiento trimestral, cuando resida en la misma ciudad y se remitirán los informes al defensor de familia.

En los casos de retiro voluntario, se realizará seguimiento inmediato para establecer la situación actual y se informará al defensor de familia, para la toma de decisiones acordes con la situación.

Los informes servirán de soporte a la Defensoría de Familia para el cierre de la historia de atención en el ICBF.

4.3.4. Actividades con los hijos de los adolescentes de la modalidad.

Para el desarrollo de actividades dirigidas a los hijos de los adolescentes que se encuentran en la modalidad, por parte del operador y de la familia tutora, debe tenerse en cuenta el ciclo vital y las características particulares de cada caso. Para ello, se deberá consultar el documento número 10 “Desarrollo infantil y competencias en la primera infancia, del Ministerio de Educación”, el cual contiene los elementos fundamentales.

4.3.5. Especificidades del servicio.

Permanencia y rotación

a) Permanencia: De seis (6) a 12 meses

b) Rotación: Se estima una rotación de dos (2) adolescentes por cupo al año, sin desconocer que en situaciones excepcionales será necesario prolongar esta permanencia por el tiempo que sea indispensable.

Cuota de sostenimiento

Consiste en un aporte mensual destinado a atender exclusivamente las necesidades básicas de los niños, niñas y adolescentes, y es entregado directamente a la persona responsable del hogar tutor. La cuota de sostenimiento equivale al 80% del valor cupo mes.

Está dividido así:

a) Alimentación: Suministro de alimentación completa, según el estándar diario de calorías y nutrientes para niños, niñas o adolescentes, acorde con el ciclo vital y condiciones especiales, los cuales se encuentran en la minuta patrón, anexo C.

b) Dotación: Son los elementos que se deben suministrar a adolescentes desde su ingreso, hasta el momento de su egreso y que corresponden al anexo B “Dotación general” La clasificación del anexo es institucional según áreas y elementos (anexo B), personal (anexo C), lúdico deportiva (anexo D), aseo e higiene personas (anexo E) y escolar (anexo F). La entidad contratista, para la prestación del servicio, deberá garantizar como mínimo los siguientes requerimientos:

i) Todos los niños, niñas y adolescentes deben contar con la dotación personal de vestuario básico requerido y en buenas condiciones. La entrega periódica de esta dotación se debe establecer de acuerdo con la rotación del servicio contratado y debe estar conforme con la edad, el género y los gustos.

ii) Todos los niños, niñas y adolescentes deben contar con la dotación completa de elementos de aseo personal básicos.

iii) Todos los niños, niñas y adolescentes, de acuerdo con el nivel de escolaridad, deben contar con la dotación escolar personal completa y nueva. Frente a este aspecto, se deben tener en cuenta los requerimientos particulares según la edad, las condiciones del grado que cursan, las características del material y el uniforme solicitado por la institución educativa.

iv) Los niños, niñas y adolescentes, deben disponer de los elementos necesarios para el desarrollo de sus actividades lúdico deportivas.

c) Transportes urbanos: Para el traslado de los niños, niñas y adolescentes a los servicios de educación, salud, recreación, y otros.

d) Gastos de emergencia: Es el recurso destinado a cubrir algunas situaciones imprevistas en la atención de los niños, niñas y adolescentes que no están incluidos en su sostenimiento y dotación. Los gastos de emergencia corresponden al 10% del valor cupo mes. Estos incluyen:

i) Transporte intermunicipal e interdepartamental para traslados requeridos y urgentes de niños, niñas, adolescentes y adulto acompañante o de niños, niñas y adolescentes con discapacidad, a servicios médicos y de rehabilitación.

ii) Gastos de salud para situaciones no contempladas en el plan obligatorio de salud y que no se hayan obtenido mediante la gestión con la entidad territorial.

iii) Medicamentos no contemplados en el POS.

iv) Leches o fórmulas especiales prescritas para patologías específicas de niños o niñas (con base en aislados de soya, deslactosada, antirreflujo, para casos como prematuros y otros) o suplementos prescritos, de acuerdo a lo establecido en las indicaciones de alimentación y nutrición.

v) Servicios odontológicos no contemplados en el POS.

vi) Prótesis.

vii) Artículos ortopédicos.

viii) Sillas de ruedas.

a) Talento humano: La entidad debe garantizar el recurso humano de carácter administrativo, profesional y de servicios generales necesario para la prestación del servicio, de acuerdo con las características específicas de la población que atiende. Además, debe dar cumplimiento a los siguientes aspectos:

v)(sic) Plan de selección, inducción, formación y capacitación a todo el personal vinculado a la modalidad.

vi) Manual de funciones con perfil definido para cada uno de los miembros del equipo administrativo, profesional especializado, operativo o auxiliar.

vii) Plan de salud ocupacional.

viii) Archivo con hojas de vida y evidencias del proceso de selección, contratación, inducción y capacitación del personal y cumplimiento de requisitos en cuanto a salud, pensión y parafiscales.

Condiciones locativas y dotación de planta física

Toda entidad deberá contar con una planta física que cuente con el área proporcional que el programa requiera, con espacios y bienes muebles que formen parte integral de la planta física, y que esté acorde con la población, con el fin de prestar de manera correcta, oportuna y adecuada, el servicio de atención de los adolescentes, tales como: zona administrativa, con archivador y seguridad necesaria para la guarda y debida custodia de las historias de atención, aulas o salón múltiple, cubículos, entre otros.

En los hogares tutores, la vivienda debe:

a) Estar ubicada en área urbana o rural concentrada, de fácil acceso.

Para el caso del área urbana, deberá pertenecer al nivel socioeconómico tres (3) o cuatro (4)(20).

b) Debe ser propia o arrendada (residencia mínima de 2 años en el sector).

c) En ella no podrá existir otro programa de ICBF, ni deberán convivir otras personas o grupos familiares en calidad de arriendo (inquilinato).

d) Deberá disponer de los servicios públicos domiciliarios (acueducto, alcantarillado, gas, energía eléctrica y sistema de comunicación).

e) Debe contar con una habitación adecuada destinada a un niño o adolescente.

Forma de pago

a) El desembolso de los recursos se hará mes vencido, usando como criterio, el valor cupo mes por cupo efectivamente utilizado.

b) Se define como cupo efectivamente utilizado, aquel donde un beneficiario ha sido atendido en la modalidad hogar tutor durante el mes calendario, 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Se reconoce el valor de medio cupo mes por la atención a los hijos de los adolescentes, menores de 5 años.

4.4. Modalidad: Centro de atención especializada - CAE.

4.4.1. Generalidades del programa.

Definición

Es una modalidad institucional, dirigida a adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley que da continuidad a su proceso de desarrollo integral, mediante la vinculación y el acceso a los servicios de salud; el ingreso, la permanencia y la promoción en el sistema educativo; el desarrollo de actividades deportivas, culturales y recreativas, el acercamiento y contacto con la familia y el acceso a procesos de capacitación.

Población titular de atención

Adolescentes de 13 a 18 años provenientes de la primera etapa de atención.

Criterios de ubicación

La ubicación procede cuando:

a) Han pasado por la primera etapa de atención.

b) Las condiciones familiares o de seguridad no permiten que este permanezca en su familia o en su red de apoyo vincular.

c) Se requiere desarrollar acciones interventivas especializadas, que garanticen el ejercicio pleno de sus derechos.

Particularidades del servicio

a) La permanencia en el servicio es de 12 meses, dependiendo del desarrollo del proceso individual.

b) El servicio se garantiza durante las 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Se atienden 30 adolescentes de ambos géneros.

d) Modalidad contratada con organizaciones del sistema nacional de bienestar familiar, SNBF, de carácter privado, sin ánimo de lucro, que garanticen a los adolescentes los cuidados sustitutivos de la vida familiar.

Forma de vinculación

Ordenada por las defensorías de familia

4.4.2. Objetivo.

Garantizar el restablecimiento de los derechos mediante la intervención especializada, propiciando el desarrollo físico y psicosocial de los adolescentes, con herramientas adecuadas para su reintegro social y productivo.

4.4.3. Servicio esperado.

Se desarrollan acciones que conlleven a una intervención especializada con el adolescente, de acuerdo con las valoraciones iniciales, atendiendo su individualidad, involucrando los componentes del programa por áreas de derechos y contando con la participación del adolescente y su familia, o red vincular de apoyo.

Para obtener los resultados, se deben contemplar en forma general las siguientes acciones:

a) Propiciar que el adolescente reconozca el espacio, el equipo de trabajo y los compañeros, y reciba la información pertinente sobre el funcionamiento del centro, la exploración de sus expectativas, las condiciones vividas en la etapa anterior y el proceso que se adelantará en esta.

b) Generar las condiciones para que los adolescentes participen en la construcción y reconstrucción del manual de convivencia.

c) Profundizar en las valoraciones y atención en los aspectos de salud, nutrición, educación, ciudadanía, familia, psicosocial, vocacional, ocupacional, deportiva, cultural y laboral.

d) Construir e implementar el plan de atención integral, Platin, teniendo en cuenta la valoración integral planteada en la primera etapa de atención, y que será profundizada en esta.

e) Iniciar o continuar el contacto y acercamiento con la familia de origen o vincular, fortaleciendo o construyendo vínculos, y en los casos que las condiciones lo permitan, explorar su posible reintegro.

f) Desarrollar habilidades, destrezas, competencias e intereses para la vida laboral y productiva.

g) Desarrollar actividades pedagógicas, como talleres ocupacionales, lúdicos, culturales y recreativos.

h) Formar para el trabajo en procesos integrales y completos: (ambientación pre laboral y formación laboral), basados en el tiempo de permanencia de los adolescentes en el programa y en relación con los requerimientos del plan de atención que la institución construya y que cuente con el aval del ICBF.

i) Acompañar al adolescente en actividades como talleres ocupacionales, lúdicos, culturales y recreativos de autocuidado y espacios de reflexión y expresión en el ejercicio de las concertaciones establecidas para la convivencia.

j) Apoyar al defensor de familia en la consecución de información y soportes para iniciar los trámites del documento de identidad, en los casos necesarios.

k) Brindar atención con enfoque diferencial (ciclo vital, género, grupo étnico y condición de discapacidad).

l) Preparación de los adolescentes, en los casos que sea necesario, para su traslado y ubicación, de acuerdo a las intervenciones realizadas y al análisis de caso efectuado conjuntamente por los equipos técnicos del ICBF y de las Instituciones.

m) Establecer recomendaciones orientadas a la continuidad de los procesos en construcción, planteando diferentes posibilidades para la última etapa de atención, la cual puede cumplirse en esta modalidad.

n) Aplicar y analizar el Índice Individual de condiciones para la reintegración - IICR.

o) Coordinar permanentemente con el equipo técnico interdisciplinario de la Defensoría de Familia las acciones necesarias, en los casos de especial manejo.

p) Participar en los comités de estudio de caso, convocados por las defensorías de familia.

q) Elaborar un informe integral, al mes siguiente del ingreso del adolescente y remitirlo a la Defensoría de Familia.

r) Elaborar informes integrales trimestrales, desde el ingreso del adolescente y remitirlos a la Defensoría de Familia.

s) Elaborar el informe de egreso, conceptuando la medida que consideran pertinente para el proceso del adolescente. Observando, de manera preferencial, la ubicación en la modalidad de hogar gestor, si la familia es garante de derechos y las condiciones de seguridad lo permiten.

t) Acatar las recomendaciones y solicitudes que el ICBF eleve en razón a la prestación del servicio, planta física, salubridad, aseo y demás que puedan derivar de los informes de visita periódica, que el Instituto realizará en cualquier momento. Estas recomendaciones se deben cumplir en los términos y tiempos acordados en la misma visita, para programar visita de verificación y cumplimiento.

u) Preparar su traslado y ubicación.

v) Manejar la información respecto del caso del adolescente y su vida privada, con criterio de confidencialidad y respeto.

En forma específica, en esta modalidad se desarrollarán actividades, de acuerdo a las siguientes fases:

Fase I: Identificación, diagnóstico y acogida

En esta fase, inicialmente se llevará a cabo un proceso de acogida y de construcción de confianza. También se profundizará en las valoraciones de las diferentes áreas, teniendo en cuenta el informe del equipo técnico interdisciplinario de la modalidad de donde proviene, y avalado por la Defensoría de Familia respectiva.

En esta fase se desarrollan las siguientes acciones:

De forma inmediata:

a) Ubicar la familia y reconocer en ella las características de su estructura, su dinámica familiar, y sus condiciones de relación y socioculturales.

b) Acercar al adolescente y a su familia, mediante llamadas telefónicas, visitas domiciliarias, comisiones y contactos con las diferentes direcciones regionales del ICBF, entidades de orden municipal, comunitario, u otras organizaciones, previa solicitud y comisión por parte del defensor de familia o la autoridad competente, teniendo como prioridad la seguridad del adolescente y su familia.

c) Coordinar para que el defensor de familia expida la carta provisional para la atención en salud del adolescente.

d) Realizar las valoraciones iniciales profundizando en las particularidades individuales psicosociales, culturales y familiares, teniendo en cuenta la valoración adelantada en la primera etapa.

e) Brindar acompañamiento psicosocial individual, grupal o familiar, con enfoque diferencial.

f) Construir el plan de atención integral, Platin.

Existencia

a) Gestionar la afiliación al sistema general de seguridad social en salud.

b) Brindar atención, de acuerdo a las valoraciones realizadas en la etapa anterior, especialmente en las siguientes áreas: médica y nutricional con tratamientos, incluidas las pruebas diagnósticas necesarias y los medicamentos; odontológica; de discapacidad física, mental, auditiva y visual, incluyendo medicamentos, aparatos ortopédicos, prótesis, órtesis, lentes, etc.

c) Remitir a servicios especializados, según problemáticas asociadas (intervención terapéutica, psiquiátrica o por consumo de sustancias psicoactivas) y la preparación para su vinculación a esta atención.

Desarrollo

a) Motivar al adolescente para que reconozca la importancia de la escolaridad en su proyecto de vida.

b) Gestionar y garantizar la evaluación pedagógica(21) que dé cuenta del nivel de escolaridad ante la Secretaría de Educación de la jurisdicción en la que se encuentre el adolescente.

c) Definir el modelo escolar pertinente para el adolescente.

d) Conseguir los certificados y documentos que acrediten los niveles cursados, los cuales se anexan a la historia de atención del beneficiario.

e) Identificar y desarrollar el perfil vocacional y de preparación para la productividad, del adolescente.

f) Brindar orientación en la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

g) Explorar habilidades deportivas.

Ciudadanía

a) Apoyar al defensor de familia, en la consecución de información y soportes para iniciar el trámite del documento de identidad, en los casos que se requiere.

b) Establecer conjuntamente con el adolescente las normas de convivencia, donde predomine el diálogo, la crianza humanizada, y la construcción de ambientes sanos, armónicos y pacíficos.

c) Hacer conocer a los adolescentes sus derechos y deberes consigo mismo y con su entorno.

Protección

a) Diseñar estrategias pedagógicas para fortalecer en los adolescentes y sus familias el autocuidado, la conciencia de riesgo y las medidas de seguridad.

b) Monitorear permanente al adolescente, para detectar sus condiciones de riesgo.

c) Llevar a cabo la valoración y el trabajo con las familias o sus redes vinculares de apoyo(22).

d) Valorar o profundizar lo evidenciado en la primera etapa, con relación al desarrollo cognitivo, comunicativo, motor y social, que permita identificar el nivel de autonomía e independencia en las diferentes esferas de su vida cotidiana.

e) Profundizar la valoración de los procesos psicológicos y mentales para poder establecer la atención requerida en el mejoramiento de las condiciones emocionales o afectivas, a partir de lo evidenciado en la primera etapa de atención.

f) Aplicar herramientas definidas en el manual de alertas tempranas en salud mental, en caso de requerirse.

g) Aplicar el protocolo de detección y valoración de consumo de sustancias psicoactivas.

h) Entrevistar y observar al adolescente con el fin de identificar si ha sido víctima de abuso sexual.

i) Gestionar la búsqueda del fortalecimiento de las redes vinculares, dando continuidad al proceso iniciado en la primera etapa de atención.

j) Generar confianza, acercamiento y desarrollar actividades centradas en la valoración y atención integral, (crisis, angustias, ansiedad, consumo de sustancias psicoactivas, SPA, salud sexual y reproductiva, autoestima, validación de sus particularidades de género, étnicas, de discapacidad y familiares y aclaración de expectativas frente al programa).

Fase II: Intervención y proyección

En esta fase se implementa el Platin y los equipos técnicos interdisciplinarios desarrollan las acciones encaminadas a fortalecer en los adolescentes beneficiarios, los procesos de garantía de derechos, construcción de ciudadanía, e integración social.

Las acciones a desarrollar son las siguientes:

Generales

a) Hacer seguimiento y acompañamiento de la atención recibida por los adolescentes en los servicios de salud, educación, capacitación vocacional, recreación y cultura, buscando entre otras, que garanticen la restitución de sus derechos.

b) Apoyar al defensor de familia para la consecución de los documentos legales (registro civil, tarjeta de identidad, cédula de ciudadanía y certificado expedido por el comité operativo para la dejación de armas - CODA).

c) Promover la participación activa y corresponsable de los adolescentes y sus familias, en el proceso de inserción social.

Existencia

a) Llevar a cabo la coordinación Interinstitucional y de gestión, que garantice la aplicación de la normativa vigente frente a la afiliación y atención en el sistema general de seguridad social en salud (L. 100/93; CNSSS, Ac. 415/2009, DEROGADO, Ac. 275/2004; L. 1106/2006, D. 128/2003).

b) Garantizar la atención en salud que incluya, además del seguimiento médico y nutricional, acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, mediante la gestión con las entidades del sistema nacional de bienestar familiar, SNBF.

c) Gestionar ante la entidad correspondiente, el suministro oportuno de todos los medicamentos que se requieran, dentro de los tratamientos médicos indicados.

d) Generar estrategias para el manejo de la sexualidad y prevención de enfermedades de transmisión sexual - VIH.

e) En casos ya existentes de enfermedades de transmisión sexual o VIH, realizar las acciones correspondientes para su atención psicosocial, además de la médica.

f) Hacer seguimiento a las valoraciones nutricionales, curvas de crecimiento, indicaciones individuales de alimentación, de acuerdo a condición de salud, enfermedad o discapacidad.

g) Hacer seguimiento y acompañamiento a los casos remitidos a servicios especializados en salud metal o consumo de sustancias psicoactivas.

Desarrollo

a) Vincular al sistema de educación formal al adolescente, teniendo en cuenta su edad y escolaridad.

b) Desarrollar actividades de apoyo pedagógico y refuerzo escolar para todos los adolescentes en edad escolar, que facilite su inclusión, permanencia y promoción en el sistema educativo.

c) Gestionar con el sector privado o público el acceso a programas de educación no formal y de educación superior (técnica, tecnológica y universitaria).

d) Desarrollar actividades educativas para el fomento de valores y habilidades democráticas, de resolución pacífica de conflictos, de autonomía y autogestión, y otros, que se consideren importantes, según las expectativas y necesidades de los adolescentes.

e) Desarrollar acciones dentro de la estructuración del plan de formación a todos los adolescentes para la estimulación y desarrollo de sus habilidades, destrezas e intereses vocacionales.

f) Realizar valoración ocupacional y plan estructurado de capacitación pre laboral para todos los adolescentes mayores de 14 años, teniendo en cuenta la identificación de los antecedentes ocupacionales, de sus intereses y habilidades, y la proyección laboral.

g) Adelantar proceso de coordinación y gestión con entidades como el Ministerio de Educación, SENA, Icfes, Icetex, y otras entidades nacionales o internacionales, para promover la corresponsabilidad en la garantía del derecho de educación y la inclusión laboral de los adolescentes en el área técnica, tecnológica y profesional.

h) Gestionar la vinculación de los adolescentes en actividades deportivas y recreativas en la institución y en la comunidad.

i) Orientar la utilización sana del tiempo y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

Es necesario que la participación de los adolescentes se constituya en una práctica cotidiana en los servicios de restablecimiento de derechos, y se evidencie su inclusión para la toma de decisiones sobre los asuntos que les competen, de acuerdo con su edad y nivel de desarrollo, y la vinculación al entorno social y comunitario. Este derecho se hace visible en el servicio cuando se desarrollan acciones como:

a) Apoyar al defensor de familia para la gestión y consecución del documento de identidad, de acuerdo a la edad.

b) Gestionar la vinculación a actividades artísticas y culturales.

c) Dirigir la constitución del gobierno institucional con la participación activa de los adolescentes, sus familias, los adultos de la entidad contratista y los miembros de lo comunidad.

d) Hacer conocer sus derechos y deberes consigo mismos y con su entorno.

e) Construir con los adolescentes pactos y manuales de convivencia, y hacer seguimiento y ajustes a los mismos.

f) Escuchar a los adolescentes y a sus familias, si es posible, para la búsqueda de explicaciones y soluciones a las situaciones particulares o especiales de vulneración o convivencia en el programa. Las voces de los adolescentes y familias son portadoras de saberes propios y en conjunto con el saber profesional de los equipos técnicos interdisciplinarios de las instituciones, contribuyen y garantizan las mayores condiciones de bienestar.

g) Desarrollar un ciclo básico que conste de cuatro jornadas de formación, cuyo eje articulador sea la dignidad en relación con la dominación, el reconocimiento y la confianza, el duelo y la memoria y, la transformación personal(23).

h) Generar espacios de formación en los que se desarrollen procesos para que los adolescentes se reconozcan como sujetos de derechos, resuelvan pacíficamente sus conflictos y contribuyan a la reconciliación(24).

i) Realizar semestralmente una encuesta de satisfacción con el servicio y evaluación del mismo. Si es posible, se deben hacer comparaciones con mediciones anteriores y evidenciar el mejoramiento continuo.

j) Dar el uso correspondiente al buzón de sugerencias, promoviendo su utilización, analizando y resolviendo las quejas con los adolescentes y sus familias.

k) Promover la consolidación de creencias y valores espirituales, en el marco de la civilidad.

l) Posibilitar a los adolescentes el contacto con el defensor de familia y mantenerlo informado.

m) Vincular a los adolescentes a grupos comunitarios para crear redes sociales de apoyo.

n) Facilitar la participación de los adolescentes en procesos de elaboración de diagnósticos locales y de intercambio de experiencias, frente a la prevención de violencia y áreas de derechos, y en la presentación de propuestas en los consejos de política social municipales o departamentales.

Protección

a) Fortalecer el acercamiento a la familia (contacto inicial, llamadas telefónicas, visitas en el centro zonal, salida fines de semana, encuentro familiar, entre otros).

b) Desarrollar el modelo solidario de inclusión y atención de familias y de generación de redes de pertenencia de adolescentes desvinculados(25), se contemplan acciones como:

i) Aprendizaje-educación: formación en aspectos de la vida familiar, sobre todo para las parejas de adolescentes recién conformadas y las de adolescentes madres cabeza de hogar.

ii) Facilitación y apoyo: conversaciones con las familias de carácter reflexivo, sobre los hechos vividos. Se enfatiza en identificar los recursos usados por los participantes para eventos y, en estimular la expresión de los sentimientos que favorecerán el restablecimiento de vínculos.

iii) Mediación: encuentros de conciliación conducidos por un equipo con experiencia en el tema, en las familias en las que existan conflictos entre el adolescente y la familia, aun antes de su vinculación al grupo armado.

iv) Psicoterapéutica: encuentros familiares (por lo menos uno al año) o individuales o por subsistemas, según la estrategia en cada caso.

v) Terapia en red, si se convoca la familia y la red significativa de un adolescente para abordar problemas específicos. La intervención en red representa la coordinación necesaria para que este programa cumpla con sus objetivos.

c) Realizar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

d) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

e) Implementar estrategias que permitan dar soporte a la familia para mantener bienestar emocional, tanto del adolescente como del grupo familiar.

f) Brindar herramientas para la resignificación de la experiencia familiar vivida y el restablecimiento de vínculos con las familias.

g) Acercar a la familia extensa, compuesta de amigos, padrinos, o personas con vínculos afectivos, vinculados al proceso, cuando no exista familia o se dificulte su contacto y encuentro.

h) Promover la corresponsabilidad y autonomía del adolescente y la familia.

i) Brindar apoyo, acompañamiento y atención psicosocial a todos los adolescentes y. adelantar la intervención psicosocial, en los casos que se requiera.

j) Favorecer la expresión y reflexión del adolescente sobre sí mismo, a partir de su historia de vida y la recreación de la identidad.

k) Promover la elaboración de historias dolorosas, culpas o creencias personales de incapacidad, ansiedades y desconfianza.

l) Suscitar la reflexión para la construcción de la identidad como sujetos de derechos.

m) Posibilitar la construcción de escenarios de reconciliación.

Fase III: Preparación para el egreso

Se deben desarrollar estrategias y acciones encaminadas a la preparación de los adolescentes para que consoliden su proyecto de vida, acorde a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar, sin la intervención de la institución. Las acciones para garantizar derechos, deben estar dirigidas a:

Existencia

a) Gestionar la continuidad del adolescente en la vinculación al sistema general de seguridad social en salud.

b) Hacer seguimiento a los tratamientos especiales en el que se encuentre el adolescente.

c) Hacer seguimiento para que al adolescente se le brinden los requerimientos nutricionales, de acuerdo al ciclo vital y a las necesidades especiales.

d) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud.

Desarrollo

a) Gestionar la continuidad de la vinculación del adolescente en los sectores educativo y de capacitación.

b) Evaluar las competencias y habilidades (vocacionales y académicas) del adolescente para desempeñarse en su entorno social, una vez salga del programa.

c) Motivar al adolescente para que continúe desarrollando sus habilidades y potencialidades en las áreas personal, académica y laboral, una vez egrese del programa.

d) Preparar al adolescente para que, a partir de su egreso, inicie un estilo de vida autónomo.

e) Garantizar que los adolescentes tengan todas las certificaciones académicas formales o no formales.

f) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

g) Impulsar programas de vinculación laboral para que los adolescentes mayores de 15 años ya capacitados y escolarizados, logren engancharse y desempeñarse en este ámbito, asegurándose de que esta vinculación se dé en el marco de las garantías laborales y, en condiciones que no vulneren sus derechos. El cumplimiento de esta obligación implica el desarrollo de acciones paralelas que no impidan que el adolescente se desvincule del sistema escolar para laborar.

h) Acompañar al adolescente en la gestión para conseguir la autorización del Ministerio de la Protección Social, en caso de proponerse la vinculación laboral.

i) Identificar o desarrollar un estudio de mercados de acuerdo con la demanda productiva para la ubicación laboral de los adolescentes.

j) Adelantar acciones para preparar al adolescente en la búsqueda de empleo.

k) Establecer y sostener convenios con entidades públicas y privadas para la formación académica, pre laboral y vinculación laboral en procura del desarrollo de una vida autosostenible.

l) Establecer alianzas con entidades públicas y privadas para permitir que los adolescentes realicen pasantías.

m) Desarrollar convenios con el SENA para coordinar la vinculación del adolescente a la formación técnico profesional.

n) Gestionar financiación para apoyar a los adolescentes en su formación académica, previo estudio de caso, hasta cuando los haya concluido.

o) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud, educación y laboral.

p) Gestionar la vinculación de los adolescentes en actividades deportivas y recreativas en la comunidad.

q) Fortalecer estrategias para la utilización sana del tiempo libre y el desarrollo de habilidades para la vida.

Ciudadanía

a) Apoyar al adolescente, próximo mayor de 18 años, en el trámite de expedición de la libreta militar, la cédula de ciudadanía y el pasado judicial.

b) Consolidar el apoyo a las propuestas de autosostenibilidad relacionadas con vinculación a redes sociales de apoyo.

c) Propiciar espacios de participación y de común vivencia para el fortalecimiento de intercambios culturales y de redes sociales de apoyo que sostengan y hagan más sencillo el proceso de integración sociofamiliar.

d) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

e) Fortalecer la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

Protección

a) Desarrollar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

b) Fortalecer redes familiares, sociales y vinculares, que faciliten el proceso de inserción social del adolescente.

c) Fortalecer en el adolescente habilidades para su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

d) Proveer información suficiente y anticipada, en caso de reintegro con la familia de origen o extensa, así como la preparación conjunta de las condiciones para el reencuentro y la integración armoniosa entre el adolescente y su familia de origen o vincular.

e) Promover en los casos que sean necesarios los roles de padre y madre, desde una perspectiva de derechos enfatizando en el afecto, el buen trato y la corresponsabilidad.

f) Establecer acuerdos conjuntos, en caso de reintegro familiar, que faciliten la llegada del adolescente a su grupo familiar, definiendo propósitos y compromisos a corto, mediano y largo plazo.

g) Capacitar adecuadamente al adolescente sobre su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

h) Orientar acerca de los servicios intra e interinstitucionales a donde el adolescente pueda acudir en busca de protección y la forma de acceder a ellos.

i) Asesorar al adolescente para fortalecer sus estrategias de afrontamiento en el nuevo estilo de vida que asumirá cuando salga del programa.

j) Facilitar el proceso de egreso del adolescente del programa, reforzando sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

k) Fortalecer espacios para que el adolescente exprese sus percepciones y sentimientos respecto a la terminación de su participación en el programa.

l) Preparar al adolescente para asumir el proceso de reintegro familiar (cuando hay lugar a ello), o su traslado a la alta consejería para la reintegración social y económica, verificando que se cumplieron los objetivos del plan de atención integral (Platin).

Fase IV: Seguimiento posegreso

Consiste en el seguimiento posterior a la terminación de la medida, por cumplimiento de objetivos.

De este servicio el adolescente puede ser reintegrado a la familia o trasladarse a la casa juvenil, hogar gestor o a la alta consejería, esta última para el caso de mayores de 18 años que hayan cumplido su proceso de restablecimiento de derechos.

Si son trasladados a la alta consejería para la reintegración, para efectos del seguimiento, el gerente del centro de servicios de la ACR, enviará dos informes de seguimiento al defensor de familia quien referenció el adolescente a la ACR. El primero se enviará tres (3) meses después de la fecha del primer desembolso y el segundo seis (6) meses después de la fecha del primer desembolso. Dicho informe deberá incluir la ruta del participante y los adelantos hasta esa fecha.

En los casos de reintegro a medio familiar, diferente a hogar gestor, realizarán seguimiento trimestral, cuando residan en la misma ciudad y remitir informes al defensor de familia.

En los casos de retiro voluntario realizarán seguimiento inmediato para establecer la situación actual e informar al defensor de familia, para toma de decisiones acordes con la situación.

Los informes servirán de soporte a la Defensoría de Familia para el cierre de la historia de atención en el ICBF.

4.4.4. Especificidades del servicio.

Permanencia y rotación

a) Permanencia: 12 meses.

b) Rotación: Se estima una rotación de un (1) adolescente por cupo al año, sin desconocer que en situaciones excepcionales, será necesario prolongar esta permanencia por el tiempo que sea indispensable.

Recursos

Los aportes asignados por el ICBF para el desarrollo de esta modalidad incluyen:

a) Alimentación: Suministro de alimentación completa, según el estándar diario de calorías y nutrientes para adolescentes, acorde con su desarrollo y condiciones nutricionales especiales, los cuales se encuentran en la minuta patrón de protección. Anexo C.

b) Dotación: Son los elementos que se deben suministrar a adolescentes desde su ingreso, hasta el momento de su egreso y que corresponden al anexo B “Dotación general”. La clasificación es institucional según áreas y elementos (anexo B.1), personal (anexo C), lúdico deportiva (anexo D), aseo e higiene personas (anexo E) y escolar (anexo F). La entidad contratista, para la prestación del servicio, deberá garantizar como mínimo los siguientes requerimientos:

I. Todos los adolescentes deben contar con la dotación personal de vestuario básico requerido y en buenas condiciones. La entrega periódica de esta dotación se debe establecer de acuerdo con la rotación del servicio contratado y debe estar conforme con la edad, el género y los gustos del adolescente.

II. Todos los adolescentes deben contar con la dotación completa de elementos de aseo personal básicos.

III. Todos los adolescentes, de acuerdo con el nivel de escolaridad, deben contar con la dotación escolar personal completa y nueva. Frente a este aspecto se deben tener en cuenta los requerimientos particulares según la edad, las condiciones del grado que cursan los adolescentes, las características del material y el uniforme solicitado por la institución educativa.

IV. Los adolescentes deben disponer de los elementos necesarios para el desarrollo de actividades lúdico deportivas.

c) Transportes urbanos: Para el traslado de los adolescentes a los servicios de educación, salud, recreación, y otros.

d) Gastos de emergencia: Es el recurso destinado a cubrir algunas situaciones imprevistas en la atención de los adolescentes que no están incluidos en sostenimiento y dotación. Estos incluyen:

I. Transporte intermunicipal e interdepartamental para traslados requeridos y urgentes de adolescentes y adulto acompañante o de adolescentes con discapacidad a servicios médicos y de rehabilitación.

II. Gastos de salud para situaciones no contempladas en el plan obligatorio de salud y que no se hayan obtenido por medio de la gestión con la entidad territorial.

III. Medicamentos no contemplados en el POS.

IV. Servicios odontológicos no contemplados en el POS.

V. Prótesis.

VI. Artículos ortopédicos.

VII. Sillas de ruedas.

e) Talento humano: La entidad debe garantizar el recurso humano de carácter administrativo, profesional y de servicios generales necesario para la prestación del servicio, de acuerdo con las características específicas de la población que atiende.

Además, debe dar cumplimiento a los siguientes aspectos:

i) Plan de selección, inducción, formación y capacitación a todo el personal vinculado a la modalidad.

ii) Manual de funciones con perfil definido para cada uno de los miembros del equipo administrativo, profesional especializado, operativo o auxiliar.

iii) Plan de salud ocupacional.

iv) Archivo con hojas de vida y evidencias del proceso de selección, contratación, inducción y capacitación del personal y cumplimiento de requisitos en cuanto a salud, pensión y parafiscales.

Condiciones locativas y dotación de planta física

Toda entidad deberá contar con una planta física adecuada, en buen estado y con mantenimiento permanente, que tenga un área proporcional para el servicio que atiende, y todos los insumos para desarrollar el proceso de atención. Debe cumplir con los siguientes aspectos:

a) Disponer de los servicios básicos (acueducto, alcantarillado, gas, energía eléctrica y sistema de comunicación), con el fin de garantizar las condiciones para la atención de los adolescentes.

b) Contar con espacios para desarrollar la atención de los adolescentes tales como: zona administrativa, aulas o salón múltiple, biblioteca, ludoteca, comedor, cocina, despensa o almacenamiento de alimentos, cubículos, espacio de archivo de historias de atención, dormitorios con la dotación básica, servicios sanitarios, zona al aire libre y lactario (en caso de requerirse), entre otros.

c) Tener dotación institucional de los equipos, muebles y enseres en los espacios en donde se desarrolla la modalidad.

d) Contar con medidas de seguridad para la salvaguarda y bienestar de los adolescentes en puertas y ventanas, y disponer de cámaras de seguridad que formen parte de un circuito cerrado tanto al interior como al exterior de las instalaciones y que estén dirigidas a las zonas que son punto vulnerable de seguridad para los adolescentes. Lo anterior, teniendo en cuenta el respeto constitucional a la intimidad.

Otros aspectos

Todos los operadores o instituciones que desarrollen programas de atención para el restablecimiento de derechos de los beneficiarios(26) deben cumplir con:

a) Un proyecto de atención institucional (PAI), que se actualice y cualifique mínimo semestralmente.

b) Un programa que impulse el desarrollo de los deberes en los beneficiarios, tanto al interior de la institución, como con los padres o adultos cuidadores, en la casa o en su lugar de convivencia.

c) Estrategias y actividades tendientes al desarrollo de los potenciales humanos que vayan más allá de la garantía de sus derechos y, que representen verdaderos cambios positivos y transformaciones evidentes en los beneficiarios que pasan por el programa de restablecimiento de derechos en cualquiera de sus modalidades. Estas estrategias y actividades no solo deben responder a los gustos y necesidades de los beneficiarios, sino también al desarrollo humano de sus potencialidades.

d) Un plan de estrategias y actividades tendientes al desarrollo integral del SER en los beneficiarios, de acuerdo a lo planteado en los presentes lineamientos.

e) Un proyecto de vida por cada beneficiario, actualizado por lo menos cada tres (3) meses, que repose en su historia de atención y que sea una herramienta fundamental en la orientación de las actividades que se desarrollen con él.

f) Un archivo debidamente organizado con las Historias de Atención para cada beneficiario.

g) Historias de atención donde se archiven los documentos que envía la autoridad competente y los que se generen en la entidad como parte de la prestación del servicio (Platin, información de salud, información familiar, valoraciones de profesionales, conceptos, informes evolutivos, informes de cierre, actuaciones por cada área de atención, entre otros documentos).

h) Un cronograma visible con las actividades que se desarrollan en el diario vivir.

i) Un reglamento especial o código de conducta, dirigido a todas las personas que adelantan procesos de atención con los beneficiarios.

j) Un plan de prevención de desastres y de riesgo de accidentes, teniendo en cuenta las posibilidades, capacidades y destrezas de los beneficiarios.

k) Un plan de manejo ambiental en ejecución.

l) Un programa de seguimiento y evaluación permanente de los procesos con el fin de garantizar la calidad en el restablecimiento de derechos.

4.5. Modalidad: Casa juvenil.

4.5.1. Generalidades de la modalidad.

Definición

Esta modalidad busca preparar al adolescente para un exitoso reintegro social y familiar.

Población titular de atención

Adolescentes de 17 a 18 años provenientes de la segunda etapa de atención y que hayan cumplido con los objetivos de la modalidad de atención establecidos para la misma.

Criterios de ubicación

La ubicación procede cuando el adolecente:

a) Tiene un alto nivel de autonomía y responsabilidad frente a su proceso.

b) Cuenta con estabilidad emocional.

c) Su familia o red de apoyo vincular próxima, no es garante de sus derechos, es ausente, o por problemas de seguridad no puede regresar con ella.

d) Requiere de mayor acompañamiento para fortalecer las capacidades y competencias formativas, laborales y sociales, para lograr una exitosa inserción social.

Particularidades del servicio

a) La permanencia en el servicio es de un (1) año.

b) El servicio se presta durante las 24 horas al día, siete (7) días a la semana.

c) Se atienden de 5 a 12 adolescentes de ambos géneros.

d) El acompañamiento lo realiza un coordinador, quien es el responsable permanente de su funcionamiento.

e) Modalidad contratada con organizaciones del sistema nacional de bienestar familiar, de carácter privado, sin ánimo de lucro, que garantiza a los adolescentes los cuidados sustitutivos de la vida familiar.

Forma de vinculación

A esta modalidad se vinculan los adolescentes por remisión de la Defensoría de Familia.

4.5.2. Objetivo.

Preparar a los adolescentes para el proceso de reintegro familiar y social, desarrollando acciones de manera responsable, cotidiana, autónoma e independiente.

4.5.3. Servicio esperado.

Es un proceso consolidado de reintegro familiar, social, productivo y efectivo.

Para obtener los resultados, se deben contemplar en forma general las siguientes acciones:

a) Continuar el proceso en forma coherente con la etapa anterior, en términos de los elementos fundamentales para el establecimiento de relaciones, basados en un ambiente de confianza, respeto y equidad.

b) Continuar el proceso hacia la autonomía, que le permita la inserción social por medio de espacios de reflexión y expresión, en el ejercicio de las concertaciones establecidas para la convivencia y el autocuidado.

c) Continuar y consolidar los procesos de inserción social en las diversas áreas: educativa, cultural, deportiva, recreativa, productiva, familiar y laboral; vinculación al mercado laboral o a la ejecución de proyectos productivos.

d) Apoyar y acompañar a los adolescentes en la búsqueda de soluciones reales a sus problemáticas de manera integral.

e) Ambientación en escenarios laborales, en los cuales se realiza una evaluación inicial de las destrezas y competencias; en talleres de aprendizaje experiencial para orientar y consolidar procesos individuales; en visitas a empresas, para conocer actividades productivas y puestos de trabajo en los cuales se puede desempeñar mediante la formación en competencias laborales; en pasantías de conocimiento empresarial y en cursos vocacionales, generalmente, relacionadas con las empresas visitadas.

f) Generar ingresos mediante la inclusión de cursos de formación en competencias laborales específicas y pasantías que pueden conducir a un proceso de vinculación laboral gradual o a la participación en el desarrollo de proyectos productivos.

g) Elaborar informes integrales trimestrales y remitirlos a la Defensoría de Familia.

h) Elaborar el informe de egreso.

Fase I: Identificación, diagnóstico y acogida

En esta fase, se lleva a cabo un proceso de acogida y de construcción de confianza, entre el equipo técnico interdisciplinario, el adolescente y sus compañeros.

Fase II: Intervención y proyección

En esta fase se continúa con la implementación del Platin y el equipo técnico interdisciplinario desarrolla acciones encaminadas a fortalecer los procesos de autonomía y reintegro social, en los adolescentes atendidos.

Las acciones a desarrollar son las siguientes:

Generales

a) Vincular al adolescente, al contexto social próximo como forma de implementar las acciones de construcción de su proyecto de vida, propiciando la percepción de su proceso como propio, único y personal.

b) Articular las acciones con el SNBF para la integración social sostenible, constituyéndose en una red de servicios que sirva de soporte para una inserción social exitosa.

c) Evaluar conjuntamente con el adolescente la evolución del Platin para lograr, por medio de la retroalimentación, realizar una redefinición del mismo y ajustarlo a las circunstancias particulares de su proceso.

d) Aceptar y contextualizar con las premisas fundamentales de cada proyecto de vida, las diferentes manifestaciones culturales de los adolescentes, propias de la época y la etapa del ciclo vital por el que atraviesan los adolescentes como forma de estimular en ellos una autonomía responsable.

e) Integrar la red social, bajo una metodología flexible, participativa y dinámica, en el propio contexto, para lograr cambios positivos y oportunos en los adolescentes.

f) Utilizar la negociación como forma de resolución de conflictos entre los adolescentes, promoviendo así formas positivas de afrontamiento de la realidad y de respeto por las características personales de ellos y de su proceso.

g) Impulsar programas de vinculación laboral para que los adolescentes, capacitados y escolarizados, logren engancharse y desempeñarse en este ámbito, asegurándose de que esta vinculación se dé en el marco de las garantías laborales y en condiciones que no vulneren sus derechos. El cumplimiento de esta obligación implica el desarrollo de acciones paralelas que no impidan que el adolescente se desvincule del sistema escolar para laborar.

Existencia

a) Llevar a cabo la coordinación Interinstitucional y de gestión que garantice la aplicación de la normatividad vigente frente a la afiliación y atención en el sistema general de seguridad social en salud (L. 100/93; CNSSS, Acu. 415/2009, DEROGADO, Acu. 275/2004; L. 1106/2006; D. 128/2003).

b) Gestionar ante la entidad correspondiente, el suministro oportuno de todos los medicamentos que se requieran, dentro de los tratamientos médicos indicados.

c) Generar estrategias para el manejo de la sexualidad y prevención de enfermedades de transmisión sexual - VIH. En casos ya existentes de enfermedades de transmisión sexual - VIH, realizar las acciones correspondientes para su atención psicosocial.

Desarrollo

a) Asegurar las oportunidades de acceso y control de los adolescentes a la educación formal o no formal, mediante la vinculación a colegios públicos o privados o a institutos de enseñanza formal o no formal, que lleven a un desarrollo de las competencias básicas requeridas en su formación integral.

b) Realizar un monitoreo constante de las actividades de los adolescentes dentro del medio escolar por medio de la creación de espacios destinados al refuerzo escolar, que permitan llenar los vacíos conceptuales que se puedan derivar de la historia personal de los adolescentes.

c) Desarrollar módulos pedagógicos con los adolescentes mediante diferentes métodos como son, el conocimiento inicial, la lectura individual, el trabajo en grupo, los juego de roles, los sociodramas, los trabajos escritos, las dinámicas de conocimiento, las evaluaciones escritas, las evaluaciones orales, y los aprendizajes para la vida, entre otros.

d) Vincular a los adolescentes a procesos de capacitación pre laboral calificada y universitaria, que les brinde los conocimientos requeridos para desempeñarse con idoneidad en el medio laboral, y alcanzar una subsistencia autónoma, independiente y con calidad de vida.

e) Gestionar la vinculación de los adolescentes en actividades deportivas y recreativas en la comunidad.

f) Orientar la utilización sana del tiempo y el desarrollo de habilidades para la vida.

g) Colaborar con el adolescente en el desarrollo de su proyecto de vida, determinando conjuntamente sus metas a corto, mediano y largo plazo, sus expectativas de realización personal, sus valores y sus objetivos.

h) Realizar talleres formativos en habilidades sociales, propias de la vida cotidiana, y en habilidades para el medio sociolaboral, que brinden al adolescente herramientas que promuevan la implementación de su proyecto de vida y una inserción social exitosa.

i) Fomentar un trato igualitario para los adolescentes dentro de los contextos sociolaborales, que deben afrontar como parte de la construcción de su proyecto de vida.

j) Revisar de forma constante el proyecto de vida del adolescente, con su participación, para que pueda irse actualizando y vinculando a las redes sociales de apoyo, a partir de su misma construcción, para propiciar una inserción social exitosa.

k) Vincular a personas altamente positivas afectiva y socialmente, para que los adolescentes las tengan como referente importante en su proceso interventivo y como vehículo de cambio, con el fin de lograr variaciones positivas y exitosas desde el marco sistémico.

l) Establecer y sostener convenios con entidades públicas y privadas para la formación académica, pre laboral y vinculación laboral, en procura del desarrollo de una vida autosostenible.

m) Desarrollar convenios con el SENA para coordinar la vinculación del adolescente al sector educativo bachillerato, o técnico profesional.

n) Gestionar financiación para apoyar a los adolescentes con su formación académica, previo estudio de caso, hasta cuando los haya concluido.

o) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud, educación y laboral.

p) Manejar la información respecto del caso del adolescente y su vida privada con criterio de confidencialidad y respeto.

Ciudadanía

a) Facilitar la integración social del adolescente en un contexto determinado mediante la participación en redes sociales de apoyo, que permitan un intercambio constante y el crecimiento personal integral.

b) Brindarles conocimientos sobre sus derechos y deberes, mediante procesos de autocuidado consigo mismos, con la familia (si la hay), con la comunidad, el medio ambiente, y el Estado.

c) Desarrollar en el adolescente un sentido de pertenencia a una red social, con vínculos significativos, mediante intercambios reales y concretos, con esquemas sociales adecuados.

d) Compartir, dar a conocer, intercambiar ideas y conocimientos respecto a la realidad actual de los adolescentes colombianos y, socializar las políticas sociales distritales y nacionales, respecto a los adolescentes con vulneración de derechos para modificar imaginarios y representaciones sociales sobre la población.

e) Desarrollar pactos de convivencia en las relaciones entre los miembros de la comunidad enmarcados en el gobierno institucional, involucrando a los adolescentes del programa, a los adultos empleados, y los miembros de la comunidad para lograr un mejor modo de convivencia participativa, que propicie el ejercicio de la ciudadanía y la autonomía, la toma de decisiones y la responsabilidad social.

f) Apoyar al defensor de familia para la consecución de documentos legales (cédula de ciudadanía, pasado judicial, libreta militar).

Protección

a) Facilitar que el adolescente mantenga el contacto con su familia de origen o vincular, mediante contactos telefónicos, visitas en el centro zonal o encuentros familiares, entre otros.

b) Continuar con el proceso de aprendizaje-educación, para la formación en aspectos de la vida familiar, sobre todo, para las parejas de adolescentes recién conformadas y las adolescentes madres cabezas de hogar.

c) Promover la corresponsabilidad y autonomía del adolescente y la familia.

d) Facilitar la sana convivencia entre los adolescentes, brindando acompañamiento y orientación constantes.

e) Desarrollar en el adolescente habilidades para la vida mediante diferentes acciones que incluyan, capacitación, formación, intercambio de experiencias y sana convivencia.

f) Mantener su estabilidad afectiva y emocional.

g) Realizar un seguimiento permanente del proceso de los adolescentes en los contextos externos a la institución, con miras a detectar áreas de conflicto, que orientarán a los profesionales acerca de los aspectos personales no afrontados.

h) Promover la consolidación de creencias y valores espirituales en el marco de la civilidad.

i) Posibilitar la construcción de posibles escenarios de reconciliación.

Fase III: Preparación para el egreso

Se deben desarrollar estrategias y acciones encaminadas a la preparación de los adolescentes para que continúen el desarrollo de su vida. Las acciones desarrolladas son las siguientes:

Generales

a) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

b) Gestionar la continuidad de la vinculación del adolescente en los sectores educativo, de salud, y de capacitación.

c) Desarrollar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

d) Evaluar las competencias y habilidades (vocacionales y académicas) del adolescente para desempeñar en su entorno social una vez salga del programa.

e) Motivar al adolescente para que continúe desarrollando sus habilidades y potencialidades en las áreas personal, académica y laboral, una vez egrese del programa.

f) Preparar al adolescente para que, a partir del egreso, inicie un estilo de vida autónomo.

g) Asesorar psicológicamente al adolescente, para fortalecer sus estrategias de afrontamiento en el nuevo estilo de vida que asumirá cuando salga del programa.

h) Facilitar el proceso de egreso del adolescente del programa, reforzando sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

i) Permitir que los adolescentes tengan todas las certificaciones académicas formales o no formales.

j) Capacitar adecuadamente al adolescente sobre su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

k) Acompañar al adolescente en la gestión para conseguir la autorización del Ministerio de la Protección Social, en caso de proponerse la vinculación laboral.

l) Orientar al adolescente acerca de los servicios intra e interinstitucionales a donde pueda acudir en busca de protección y la forma de acceder a ellos.

m) Apoyar al adolescente próximo a cumplir la mayoría de edad en el trámite y expedición de la libreta militar y la cédula de ciudadanía.

n) Consolidar el apoyo a las propuestas de autosostenibilidad relacionadas con vinculación a redes sociales de apoyo.

o) Identificar o desarrollar un estudio de mercados de acuerdo con la demanda productiva para la ubicación laboral de los adolescentes.

p) Propiciar espacios de participación y de común vivencia para el fortalecimiento de intercambios culturales y de redes sociales de apoyo que sostengan y hagan más sencillo el proceso de reintegro sociofamiliar.

q) Fortalecer espacios para que el adolescente exprese sus percepciones y sentimientos respecto a la terminación de su participación en el programa.

r) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

Existencia

a) Gestionar la continuidad del adolescente en la vinculación al sistema general de seguridad social en salud.

b) Hacer seguimiento a los tratamientos especiales en el que se encuentre el adolescente.

c) Hacer seguimiento para que, al adolescente, se le garanticen los requerimientos nutricionales, de acuerdo al ciclo vital y a las necesidades especiales.

d) Establecer alianzas con los entes territoriales y no gubernamentales para ampliar y controlar el acceso de los adolescentes del programa al sistema de salud.

Desarrollo

a) Evaluar las competencias y habilidades (vocacionales y académicas) del adolescente, para desempeñar en su entorno social, una vez salga del programa.

b) Motivar al adolescente para que continúe desarrollando sus habilidades y potencialidades en las áreas personal, académica y laboral, una vez egrese del programa.

c) Garantizar que los adolescentes tengan todas las certificaciones académicas formales o no formales.

d) Garantizar la continuidad del adolescente en la vinculación al sistema educativo.

e) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

f) Acompañar al adolescente en la gestión para conseguir la autorización del Ministerio de la Protección Social, en caso de proponerse la vinculación laboral.

g) Identificar o desarrollar un estudio de mercados de acuerdo con la demanda productiva para la ubicación laboral de los adolescentes.

h) Capacitar adecuadamente al adolescente sobre su propio proceso de autocuidado y el de las personas que están a su alrededor.

Ciudadanía

a) Apoyar al adolescente próximo a cumplir la mayoría de edad en el trámite y expedición de la libreta militar y la cédula de ciudadanía.

b) Consolidar el apoyo a las propuestas de autosostenibilidad relacionadas con vinculación a redes sociales de apoyo.

c) Propiciar espacios de participación y de común vivencia para el fortalecimiento de intercambios culturales y de redes sociales de apoyo que sostengan y hagan más sencillo el proceso de reintegro sociofamiliar.

d) Consolidar el apoyo a las propuestas de autosostenibilidad relacionadas con vinculación a redes sociales de apoyo.

Protección

a) Continuar con la consolidación del proyecto de vida y proyectarlo a la realidad sociocultural, sociolegal y sociofamiliar del adolescente.

b) Desarrollar intervenciones precisas con los miembros de las familias para evitar que a los adolescentes les sean vulnerados sus derechos.

c) Orientar acerca de los servicios intra e interinstitucionales a donde el adolescente pueda acudir en busca de protección y la forma de acceder a ellos.

d) Promover con la familia o con la red de apoyo vincular la importancia de seguir facilitando los procesos participativos del adolescente.

e) Preparar al adolescente para que, a partir del egreso, inicie un estilo de vida autónomo.

f) Asesorar psicológicamente al adolescente para fortalecer sus estrategias de afrontamiento en el nuevo estilo de vida que asumirá cuando salga del programa.

g) Facilitar el proceso de egreso del adolescente del programa, reforzando sentimientos de afecto, seguridad y confianza en sí mismo.

h) Fortalecer espacios para que el adolescente exprese sus percepciones y sentimientos respecto a la terminación de su participación en el programa.

Fase IV: Seguimiento

De este servicio el adolescente puede pasar al programa de la alta consejería para la reintegración, esta última para el caso de mayores de 18 años que hayan cumplido su proceso de restablecimiento de derechos y tengan la certificación expedida por el comité operativo para la dejación de las armas (CODA).

Una vez referenciado el adolescente a la alta consejería para la reintegración, el gerente del centro de servicios de la ACR, enviará dos informes de seguimiento al defensor de familia quien referenció el adolescente a la ACR. El primero se enviará tres meses después de la fecha del primer desembolso y el segundo seis meses después de la fecha del primer desembolso. Estos informes servirán de soporte a la Defensoría de Familia para el cierre de la historia de atención en el ICBF.

4.5.4. Especificidades del servicio.

Permanencia y rotación

a) Permanencia: 12 meses.

b) Rotación: Se estima una rotación de un (1) adolescente por cupo al año, sin desconocer que en situaciones excepcionales, será necesario prolongar esta permanencia por el tiempo que sea indispensable.

Recursos

Los aportes asignados por el ICBF para el desarrollo de esta modalidad incluyen:

a) Alimentación: Suministro de alimentación completa (desayuno, almuerzo, comida y dos refrigerios), según el estándar diario de calorías y nutrientes para adolescentes, acorde con su desarrollo y condiciones nutricionales, los cuales se encuentran en la Minuta Patrón anexa.

b) Dotación personal: Se requiere del suministro de implementos de dotación personal e implementos de aseo personal para uso en la modalidad (anexo C y E). Los adolescentes deben hacer uso real y efectivo de estos implementos. La entidad contratada para la prestación del servicio debe garantizar mínimo los siguientes requerimientos:

i) Todos los adolescentes deben contar con la dotación personal de vestuario básico requerido, la cual debe ser nueva y mantenerse en buenas condiciones. Esta dotación debe ser entregada máximo a los 15 días de ingreso del adolescente a la modalidad. La entrega periódica de esta dotación se debe establecer de acuerdo con la rotación del servicio contratado y debe estar conforme con la edad, el género y los gustos del adolescente, según el anexo C.

ii) Todos los adolescentes deben contar con la dotación completa de implementos de aseo personal, de acuerdo con el anexo E.

iii) Todos los adolescentes, de acuerdo con el nivel de escolaridad, deben contar con la dotación escolar personal completa, la cual debe ser nueva y mantenerse en buenas condiciones.

Frente a este aspecto, se deben tener en cuenta los requerimientos particulares según la edad, las condiciones del grado que cursan los adolescentes, las características del material y el uniforme solicitado por la institución educativa.

iv) Los adolescentes deben disponer de los implementos necesarios para el desarrollo de actividades lúdico-deportivas, de acuerdo al anexo D, respectivo.

c) Talento humano: La entidad debe garantizar el recurso humano de carácter administrativo, profesional y de servicios generales necesario para la prestación del servicio, de acuerdo con las características específicas de la población que atiende. Además, debe dar cumplimiento a los siguientes aspectos:

I. Plan de selección, inducción, formación y capacitación a todo el personal vinculado a la modalidad.

II. Manual de funciones con perfil definido para cada uno de los miembros del equipo administrativo, profesional especializado, operativo o auxiliar.

III. Plan de salud ocupacional.

IV. Archivo con hojas de vida y evidencias del proceso de selección, contratación, inducción y capacitación del personal y cumplimiento de requisitos en cuanto a salud, pensión y parafiscales.

Condiciones locativas y dotación de planta física

Toda entidad deberá contar con una planta física adecuada, en buen estado y con mantenimiento permanente, que tenga un área proporcional para el servicio que atiende, y los insumos para desarrollar el proceso de atención. Debe cumplir con los siguientes aspectos:

a) Disponer de los servicios básicos (acueducto, alcantarillado, gas, energía eléctrica y sistema de comunicación), con el fin de garantizar las condiciones para la atención de los adolescentes.

b) Contar con espacios para desarrollar la atención de los adolescentes, tales como: zona administrativa, aulas o salón múltiple, biblioteca, ludoteca, comedor, cocina, despensa o almacenamiento de alimentos, cubículos, espacio de archivo de historias de atención, dormitorios con la dotación básica, servicios sanitarios, zona al aire libre y lactario (en caso de requerirse), entre otros.

c) Tener dotación institucional de los equipos, muebles y enseres en los espacios en donde se desarrolla la modalidad.

d) En caso de atención a población con discapacidad, se requiere la definición de aspectos diferenciales tales como:

I. Espacios físicos accesibles dependiendo de la categoría de discapacidad que atiende la institución.

II. Señalización accesible de acuerdo a la categoría de discapacidad que atiende la institución.

Otros aspectos

Todos los operadores o instituciones que desarrollen programas de atención para el restablecimiento de derechos de los beneficiarios(27) deben cumplir con:

a) Un proyecto de atención institucional (PAI), que se actualice y cualifique mínimo semestralmente.

b) Un programa que impulse el desarrollo de los deberes en los beneficiarios, tanto al interior de la institución, como con los padres o adultos cuidadores, en la casa o en su lugar de convivencia.

c) Estrategias y actividades tendientes al desarrollo de los potenciales humanos que vayan más allá de la garantía de sus derechos y, que representen, verdaderos cambios positivos y transformaciones evidentes en los beneficiarios que pasan por el programa de restablecimiento de derechos en cualquiera de sus modalidades. Estas estrategias y actividades, no solo deben responder a los gustos y necesidades de los beneficiarios, sino también al desarrollo humano de sus potencialidades.

d) Un plan de estrategias y actividades tendientes al desarrollo integral del SER en los beneficiarios de acuerdo a lo planteado en los presentes lineamientos.

e) Un proyecto de vida por cada beneficiario, actualizado por lo menos cada tres (3) meses, que repose en su historia de atención y que sea una herramienta fundamental en la orientación de las actividades que se desarrollen con él.

f) Un archivo debidamente organizado con las historias de atención por cada beneficiario.

g) Historias de atención donde se archiven los documentos que envía la autoridad competente y los que se generen en la entidad como parte de la prestación del servicio (Platin, información de salud, información familiar, valoraciones de profesionales, conceptos, informes evolutivos, informes de cierre, actuaciones por cada área de atención, entre otros documentos).

h) Un cronograma visible con las actividades que se desarrollan en el diario vivir.

i) Un reglamento especial o código de conducta dirigido a todas las personas que adelantan procesos de atención con los beneficiarios.

j) Un plan de prevención de desastres y de riesgo de accidentes, teniendo en cuenta las posibilidades, capacidades y destrezas de los beneficiarios.

k) Un plan de manejo ambiental en ejecución.

l) Un programa de seguimiento y evaluación permanente de los procesos con el fin de garantizar la calidad en el restablecimiento de derechos.

m) Un control de registro de ingresos y egresos diarios.

Anexo 1

Fundamentos políticos. Derecho internacional de los derechos humanos.

a) Declaración de los Derechos del Niño (nov. 20/59). Señala que el niño gozará de una “protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño (principio 2)”, debiendo, entre otros, “ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de la edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación, o impedir su desarrollo físico, mental o moral (principio 9)” y además, “protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier índole. (…) educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes (principio 10)”.

b) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobado por Colombia mediante la Ley 74 de 1968. El Pacto, señala en su artículo 24.1 que, todos los niños tienen “derecho, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, origen nacional o social, posición económica o nacimiento, a las medidas de protección que su condición de menor requiere, tanto por parte de su familia como de la sociedad y del Estado”.

c) Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José de Costa Rica”, aprobada por Colombia mediante la Ley 16 de 1972 y la cual, en su artículo 19 determina que “todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado”.

d) Pacto Internacional de derechos económicos, sociales y culturales, aprobado por Colombia mediante la Ley 74 de 1968. En su artículo 10.3 establece que “se deben adoptar medidas especiales de protección y asistencia en favor de todos los niños y adolescentes, sin discriminación alguna por razón de filiación o cualquier otra condición. Debe protegerse a los niños y adolescentes contra la explotación económica y social. Su empleo en trabajos nocivos para su moral y salud, o en los cuales peligre su vida o se corra el riesgo de perjudicar su desarrollo normal, será sancionado por la ley. Los Estados deben establecer también límites de edad por debajo de los cuales quede prohibido y sancionado por la ley el empleo a sueldo a mano de obra infantil”.

e) Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por la Ley 12 de 1991, cuyo artículo 38.1 y 38.2 prescribe: “1. Los Estados Partes se comprometen a respetar y velar porque se respeten las normas del derecho internacional humanitario que les sean aplicables en los conflictos y que sean pertinentes para el niño. 2. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas posibles para asegurar que las personas que aún no hayan cumplido los 15 años de edad no participen directamente en las hostilidades”.

Respecto del numeral 2º, el Estado colombiano efectuó una reserva que dispone que para el caso colombiano la edad a la que se refiere el artículo es la de 18 y no 15 años.

Igualmente, su artículo 39 señala: “Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de todo niño víctima de: cualquier forma de abandono, explotación, o abuso; tortura u otra forma de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; o conflictos armados. Esa recuperación y reintegración se llevarán a cabo en un ambiente que fomente la salud, el respeto de sí mismo y la dignidad del niño”.

f) Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de los niños en conflictos armados, aprobado por Colombia mediante la Ley 833 de 2003. El Protocolo señala en su artículo 4º la prohibición expresa a los grupos armados, diferentes de las fuerzas armadas de un Estado, de reclutar o utilizar en hostilidades a menores de 18 años, e impone el compromiso de los Estados Partes, de tomar medidas para impedir el reclutamiento y utilización de dichos menores y el castigo de dichas prácticas.

Asimismo, establece la obligación de prestar a estas personas toda la asistencia conveniente para su recuperación física y psicológica y su reintegración social.

Derecho Internacional Humanitario

a) Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de la población civil, aprobado en Colombia por la Ley 5ª de 1960.

El protocolo adicional a los convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949, relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional (Protocolo II), aprobado por la Ley 171 de 1994, que en su artículo 4º de garantías fundamentales establece que: a) los niños, niñas y adolescentes menores de quince años no serán reclutados en las fuerzas o grupos armados y no se permitirá que participen en las hostilidades; b) la protección especial prevista en este artículo para los niños menores de quince años seguirá aplicándose a ellos si, no obstante las disposiciones del apartado c), han participado directamente en las hostilidades y han sido capturados”. Prohíbe tanto el reclutamiento de menores de edad por fuerzas o grupos armados como su participación en hostilidades.

Derecho Internacional Laboral

a) Convenio 182 de 1999 de la OIT aprobado por la Ley 704 de 2001, en su artículo 1º establece: “Todo miembro que ratifique el presente convenio deberá adoptar medidas inmediatas y eficaces para conseguir la prohibición y la eliminación de las peores formas de trabajo infantil con carácter de urgencia”; en su artículo 3.a dispone que la expresión “las peores formas de trabajo infantil” comprende: “Todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, con la venta y el tráfico de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en el conflicto armado (…)”; y en su artículo 7.2.b señala: “Todo miembro deberá adoptar, teniendo en cuenta la importancia de la educación para la eliminación del trabajo infantil, medidas efectivas y en un plazo determinado con el fin de: (…) b. prestar la asistencia directa y adecuada para librar a los niños de las peores formas de trabajo infantil y asegurar su rehabilitación e inserción social (…)”.

Derecho Penal Internacional

a) Estatuto de la Corte Penal Internacional, aprobado por la Ley 742 de 2002, dispone en su artículo 8.2.e que, se entiende por “Crímenes de guerra”:

“Otras violaciones graves de las leyes y los usos aplicables en los conflictos armados que no sean de índole internacional, dentro del marco establecido de derecho internacional, a saber, cualquiera de los siguientes actos: (…) vii) Reclutar o alistar niños menores de 15 años en las fuerzas armadas o grupos o utilizarlos para participar activamente en las hostilidades. (…)”.

En el orden interno tienen prevalencia

a) La Ley 1098 de 2006, “Por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia”, el cual estableció normas sustantivas y procesales tendientes a garantizar el ejercicio de los derechos y libertades de los niños, niñas y adolescentes, consagrados en los instrumentos de Derecho Internacional de Derechos Humanos, en la Constitución Política y en las leyes.

i) En los numerales 6º, 7º y 13 de su artículo 20, referente a los derechos de protección, establece que los niños, niñas y adolescentes serán protegidos contra las guerras y los conflictos armados internos, el reclutamiento y la utilización de los niños por parte de los grupos armados organizados al margen de la ley y las peores formas de trabajo infantil conforme al Convenio 182 de la OIT.

ii) En el artículo 175 establece el principio de oportunidad en los procesos seguidos a los adolescentes como partícipes de los delitos cometidos por grupos armados organizados al margen de la ley y, la obligación de su remisión al programa de atención especializada del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados al margen de la ley.

b) Ley 599 de 2000, “Por la cual se expide el Código Penal”, la cual establece en su artículo 162, el tipo penal denominado “reclutamiento ilícito”, así: “El que, con ocasión y en desarrollo del conflicto armado, reclute menores de 18 años o los obligue a participar directa o indirectamente en las hostilidades o en acciones armadas, incurrirá en prisión de 6 a 10 años (…)”.

c) Ley 1106 de 2006 que prorrogó y modificó las leyes 782 de 2002, 548 de 1999 y 418 de 1997 y determinó que por víctima de la violencia política se entiende, entre otros, toda persona menor de edad que tome parte en las hostilidades y ordenó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar diseñar y ejecutar un programa especial de protección para la asistencia de todos los casos de menores de edad que hayan tomado parte en las hostilidades o hayan sido víctimas de la violencia política, en el marco del conflicto armado interno.

d) Ley 975 de 2005, “Por la cual se dictan disposiciones para la reincorporación de miembros de grupos armados organizados al margen de la ley, que contribuyan de manera efectiva a la consecución de la paz nacional y se dictan otras disposiciones para acuerdos humanitarios”, en cuyo artículo 10 sobre requisitos de elegibilidad para la desmovilización colectiva determina “Podrán acceder a los beneficios que establece la presente ley los miembros de un grupo armado organizado al margen de la ley que hayan sido o puedan ser imputados, acusados o condenados como autores o partícipes de hechos delictivos cometidos durante y con ocasión de la pertenencia a esos grupos, cuando no puedan ser beneficiarios de algunos de los mecanismos establecidos en la Ley 782 de 2002, siempre que se encuentren en el listado que el Gobierno Nacional remita a la Fiscalía General de la Nación y reúnan, además, las siguientes condiciones: (...) 10.3 Que el grupo ponga a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar la totalidad de menores de edad reclutados”.

Igualmente en el capítulo de Derecho a la reparación de víctimas establece esta ley “Los miembros de los grupos armados que resulten beneficiados con las disposiciones previstas en esta ley tienen el deber de reparar a las víctimas de aquellas conductas punibles por las que fueren condenados mediante sentencia judicial”.

e) Decreto 1385 de 1994, el cual expide normas sobre la concesión de beneficios a quienes abandonen voluntariamente las organizaciones armadas al margen de la ley. Para ello, su artículo 5º determinó la creación de un comité operativo para la dejación de armas (CODA), el cual obtendrá la información, evaluará y verificará en cada caso los hechos para determinar los desvinculados pueden acceder a los beneficios.

f) Decreto 128 de 2003, reglamentario de la Ley 418 de 1997, la cual, en materia de reincorporación a la sociedad civil, establece competencias, asigna funciones y desarrolla procedimientos.

Asimismo, en su capítulo V sobre protección y atención a menores de edad desvinculados, regula la entrega de los menores al ICBF y al respecto, en su artículo 24, inciso 1º, precisa: “El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) desarrollará los trámites administrativos expeditos que permitan la inclusión del menor desvinculado al programa especial de protección que ejecutará con ocasión de este decreto, el cual, en todo caso, tendrá un enfoque y tratamiento específico de acuerdo a sus condiciones y a lo establecido en el presente decreto.(…)”.

g) Decreto 3043 de 2006, por el cual se crea la alta consejería para la reintegración social y económica de personas y grupos alzados en armas que, entre otras funciones, establece: “3. Acompañar y asesorar al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en la definición de políticas y estrategias relacionadas con la prevención del reclutamiento, la desvinculación y reintegración de los menores de edad a grupos armados organizados al margen de la ley.” Y, “4. Coordinar, hacer seguimiento y evaluar la acción de las entidades estatales, que de acuerdo a su competencia, desarrollen actividades o funciones tendientes a facilitar los procesos de reintegración de los menores desvinculados del conflicto y de los adultos que se desmovilicen voluntariamente de manera individual o colectiva”.

h) Decreto 395 de 2007 que modifica parcialmente el Decreto 128 de 2003 y reglamenta la Ley 418 de 1997, el cual dispone en su artículo 1º: “Los beneficios, que en el marco de la reintegración, reciban las personas desmovilizadas, a partir de la vigencia del Decreto 128 de 2003, de grupos armados organizados al margen de la ley en forma individual o colectiva, podrán concederse a cada persona, de acuerdo con los criterios que previamente determine la alta consejería para la reintegración social y económica de las personas y grupos alzados en armas, y terminarán cuando culmine el proceso de reintegración social y económica, el cual se fijará a partir del progreso de cada persona”.

i) Decreto 1290 de 2008, Por el cual se crea el programa de reparación individual por vía administrativa para las víctimas de los grupos armados organizados al margen de la ley”, el cual en su artículo 5º establece: “Indemnización solidaria: El Estado reconocerá y pagará directamente a las víctimas, o a los beneficiarios de que trata el presente decreto, a título de indemnización solidaria, de acuerdo con los derechos fundamentales violados, las siguientes sumas de dinero: (…) Reclutamiento ilegal de menores:

treinta (30) salarios mínimos mensuales legales”.

Fundamentos jurisprudenciales

En la Sentencia C-203 de 2005, la Corte Constitucional, con ponencia del magistrado doctor Manuel José Cepeda Espinosa, estableció que “Los menores de edad que se desvinculan del conflicto armado sí pueden ser tratados jurídicamente, a pesar de su calidad de víctimas de la violencia política y del delito de reclutamiento forzado, como infractores de la ley penal en razón de las conductas punibles en que hubieren incurrido con ocasión del conflicto, siempre y cuando se dé pleno cumplimiento, durante su investigación y juzgamiento,

a las garantías mínimas constitucionales e internacionales”, determinando que “Toda actuación de las autoridades en relación con los menores de edad desmovilizados de los grupos armados al margen de la ley deben propender, como primera medida, hacia la promoción y materialización de (i) su interés superior, (ii) sus derechos fundamentales prevalecientes y (iii) su condición de sujetos de protección jurídica reforzada. El hecho de que estos menores hayan formado parte de uno de tales grupos y hayan incurrido en conductas violatorias de la ley penal no sólo no les priva de estos derechos, sino hace mucho más importante el pleno respeto de estos tres principios guía durante los procedimientos que se desarrollen en torno a su situación”.

También estipuló que:”(…) las garantías que rodean el juzgamiento de menores infractores, deben además tener un carácter especialmente tutelar y protectivo de los niños o adolescentes implicados, por su condición de víctimas de la violencia política y por el estatus de protección especial y reforzada que les confiere el Derecho Internacional, en tanto menores combatientes - carácter tutelar que hace imperativa la inclusión de este tipo de consideraciones en el proceso de determinación de la responsabilidad penal que les quepa, así como de las medidas a adoptar. Todo ello sin perjuicio de la coordinación entre las autoridades judiciales competentes y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, encargados de desarrollar el proceso de protección y reinserción social que ordena la ley”.

Cabe resaltar además, lo conceptuado por el Consejo de Estado, el 25 de septiembre de 2003, en donde consideró jurídicamente viable que el comité operativo para la dejación de las armas certificara a los menores capturados para que se hicieran acreedores a los beneficios socioeconómicos producto de la desvinculación de un grupo armado al margen de la ley.

Anexo 2

Hogar gestor

Anexo 2.A

Requisitos y responsabilidad de la entidad contratista

1. Requisitos de la entidad contratista.

a) Persona jurídica individual, consorcio o unión temporal, legalmente constituida, que demuestren por lo menos tres (3) años de antigüedad desde su creación. Quienes la conforman deben acreditar experiencia de dos (2) años en el desarrollo de proyectos dirigidos a poblaciones vulnerables, niños, niñas y adolescentes víctimas de la violencia armada e intervenciones con comunidades, debidamente certificada por escrito, la cual debe incluir: hoja de vida, informes de supervisión del cumplimiento de contratos e informes de cumplimiento de planes y los documentos de las personas que representan la entidad y del personal que labora con la misma: hoja de vida soportada con certificado judicial, certificados de estudios, antecedentes disciplinarios, tarjeta profesional o acta de grado, referencias laborales y personales, experiencia.

b) Contar con una sede administrativa para su funcionamiento, de tal forma que se garantice una localización y ubicación permanente. Esto lo debe acreditar mediante documento que certifique la posesión o tenencia del inmueble (certificado de tradición y libertad o contrato de arrendamiento). Las obligaciones adquiridas en el ejercicio del derecho de posesión o de tenencia, obligan a la entidad a asumir de sus propios recursos los gastos por concepto de arrendamientos, mantenimiento y servicios.

c) Contar con solidez demostrada en el ámbito financiero, técnico y operativo, con el personal administrativo y, cumplir las exigencias establecidas en cuanto a número y requisitos de formación y experiencia. Tener experiencia en la gestión de recursos para el desarrollo de su misión.

d) Tener definida la misión, visión, objetivos y estrategias para su operación.

e) Disponer de un organigrama, un manual de funciones y procedimientos acordes con su estructura organizacional, estatutos, reglamento interno de trabajo y concepto sanitario.

f) Disponer de equipo de oficina, mobiliario, papelería y elementos logísticos para la buena administración del programa.

g) Tener experiencia en la gestión de recursos para el desarrollo de su misión.

h) Contar con un modelo de atención integral, con enfoque humanista y dirigido a la construcción de un sujeto social.

i) Presentar una propuesta para el funcionamiento de la modalidad.

j) Contar para destinación exclusiva del desarrollo de la modalidad, con:

i) Un equipo nacional, integrado por un psicólogo y un trabajador social por cada 300 cupos, encargado de fortalecer técnica y psicosocialmente la modalidad de hogar gestor, mediante:

a) Diseñar y socializar con las unidades regionales de apoyo, las estrategias metodológicas para el proceso de apoyo, acompañamiento o intervención psicosocial a los niños, niñas o adolescentes que se desvincularon de los grupos armados organizados y a sus familias.

b) Revisar mensualmente la revisión y evaluación de la estrategia metodológica, a partir de los planes de trabajo de cada unidad regional de apoyo, para recomendar ajustes, brindar asistencia técnica presencial y posterior desembolso de gastos por concepto de viáticos y gastos de viaje.

c) Generar periódicamente espacios reflexivos por medios escritos, presenciales o virtuales, para el equipo de hogar gestor, incluyendo técnicas de prevención del desgaste.

ii) Unidades regionales de apoyo. Integradas por un (1) psicólogo y un (1) trabajador social, y un (1) promotor de familia, para atender población indígena; por cada 25 cupos (debe ser seleccionado por la misma comunidad indígena), quienes tienen la responsabilidad de realizar la atención en su propio contexto, a los niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley y a sus familias, mediante apoyo, acompañamiento o intervención psicosocial, en completa articulación con las defensorías de familia. Los profesionales deben tener conocimiento sobre los programas del ICBF y experiencia de por lo menos dos (2) años en la atención psicosocial a niños y adolescentes afectados por factores de violencia, así como en programas sociales, comunitarios y con familia.

Pueden participar en el proceso de selección entidades como: Cajas de compensación familiar, universidades con programas de extensión a la comunidad, comunidades religiosas y ONG cuya misión esté encaminada al desarrollo de acciones con niños, jóvenes y familias.

Cada entidad operadora puede administrar hasta 12 unidades de apoyo, para la atención tanto de niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados organizados al margen de la ley, como de víctimas afectadas por minas antipersona, huérfanos de uno o de sus dos padres o hijos de padres desaparecidos a causa de la violencia armada y, niños, niñas y adolescentes en inminente riesgo de reclutamiento por acción de los grupos armados organizados la margen de la ley.

2. Responsabilidades de la entidad contratista.

La entidad operadora tendrá, entre otras, las siguientes responsabilidades:

a) Selección y contratación del equipo psicosocial: Para el efecto, debe tener en cuenta los perfiles y funciones de cada profesional, según las recomendaciones dadas por el ICBF.

b) Gestión con el sistema nacional de bienestar familiar: Es el proceso de coordinación y búsqueda de nuevas alternativas, orientado a fortalecer las posibilidades para el acceso y permanencia de los beneficiarios con o sin subsidio condicionado en la red de servicios estatales.

Las principales actividades en el proceso de gestión son:

i) Cogestión de la entidad operadora con el apoyo del ICBF y con el municipio: Es la gestión y coordinación de acciones con los entes territoriales y con los sectores de salud, educación, trabajo y justicia, entre otros, para lograr el acceso de los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y sus familias a los servicios y beneficios a que tienen derecho. Así mismo, implica acciones de vinculación a programas de educación, formación pre-laboral, laboral y a programas sociales, de recreación y cultura, que los habilite para asumir responsabilidades y actuar como gestores de su propio desarrollo.

ii) Vinculación a redes sociales-comunitarias: Consiste en ampliar las posibilidades de proyección al medio social de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, y sus familias, por medio de la vinculación a redes (sociales, familiares, comunitarias e institucionales) de apoyo existentes en su entorno.

iii) Articulación con la alta consejería para la reintegración: Se debe establecer comunicación con los gerentes de los centros de servicio de la ACR, para que el proceso de transferencia del joven sea coordinado.

iv) Sistematización de la información: Es necesario establecer mecanismos de sistematización de la información en forma coordinada y concertada con el ICBF, sobre los niños, niñas y adolescentes atendidos y sus familias y las acciones adelantadas en desarrollo de sus procesos.

v) Manejo de los recursos: La entidad operadora se compromete a distribuir los recursos para el funcionamiento de la unidad de apoyo y para el apoyo económico, de ser necesario.

Anexo 2.B

La familia gestora

1. Requisitos para la constitución de hogar gestor.

El equipo técnico interdisciplinario del centro zonal, comisaría de familia o de la unidad regional de apoyo, a solicitud de la autoridad administrativa competente debe elaborar una valoración integral de la familia y del entorno; estableciendo las condiciones de vulneración socioeconómica, para determinar la entrega del apoyo económico.

2. Criterios para la conformación de un hogar gestor.

a) Familias que no están recibiendo apoyo económico con los mismos fines.

b) Familias con poca red de apoyo social o familiar.

c) Familias con economía informal y con bajos ingresos, para cubrir las necesidades básicas.

d) Que existan condiciones afectivas favorables para el reintegro familiar.

e) Familias que vivan en entornos con bajo riesgo de reclutamiento de niños, niñas y adolescentes a los grupos armados al margen de la ley.

3. Responsabilidades del hogar gestor.

a) Rol de cuidador: Dedicarse en su actividad diaria al cuidado del desarrollo psicosocial y satisfacción de necesidades básicas de los niños, niñas y adolescentes.

b) Función de formador y educador: A partir de las prácticas cotidianas en las relaciones de la crianza, transmitir reglas, normas de convivencia, valores y principios morales que rijan el actuar y la interacción del niño, niña y adolescente como un ser individual y socialmente funcional.

c) Modelo de referente familiar: Mediante la presencia del modelo familiar, se espera que se restablezcan derechos, se construyan vínculos sanos y seguros, se desarrollen habilidades y destrezas resilientes (capacidad de una persona para sobreponerse a periodos de dolor emocional y seguirse proyectando en el futuro a pesar de los acontecimientos desestabilizadores).

Anexo 2.C

Selección de las familias gestoras

El equipo técnico interdisciplinario del centro zonal, de la comisaría de familia o de la unidad de apoyo, a solicitud de la autoridad administrativa, debe elaborar un diagnóstico integral de la familia; estableciendo las condiciones de riesgo en que se encuentra el niño, niña o adolescente en su familia, por la situación de extrema pobreza o vulnerabilidad sociofamiliar y verificar que, adicionalmente, cumplan con los siguientes criterios:

a) Familias que no están recibiendo apoyo económico con los mismos fines.

b) Familias con poca red de apoyo social o familiar.

c) Familias con economía informal y con bajos ingresos, para cubrir las necesidades básicas.

d) Que existan condiciones afectivas favorables para el reintegro familiar.

e) Familias que residan en zonas donde no hayan problemas de seguridad.

Medida de restablecimiento de derechos

Con base en el concepto emitido por el equipo psicosocial o la unidad regional de apoyo, la autoridad administrativa, procederá a ordenar mediante resolución motivada la medida de restablecimiento de derechos, teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 53 de la Ley 1098 de 2006, y suscribirá la respectiva acta de constitución en donde se establecen las condiciones y compromisos con la familia, ante la autoridad administrativa competente.

Seguimiento y acompañamiento

Teniendo en cuenta las necesidades y proyecciones particulares de cada niño, niña o adolescente y su familia, que se encuentran contempladas en el Platin; el equipo técnico interdisciplinario o la unidad de apoyo deberá concertar con la familia y el adolescente un plan mensual de actividades que responda a su proceso de atención.

De manera conjunta, el ICBF y la unidad de apoyo, deben concertar con la Alcaldía Local, la Gobernación respectiva y las entidades del sistema nacional de bienestar familiar de la localidad o del departamento correspondiente, para que asuman corresponsablemente la atención de los niños, niñas y adolescentes beneficiados del apoyo económico.

Entrega del aporte económico

La entidad administradora establece el procedimiento y mecanismos para la entrega mensual de los recursos correspondientes al apoyo, si el ICBF le otorga esas facultades; no obstante estará condicionado a:

a) Rendir un informe de cumplimiento de actividades: Mensualmente se realizará comité de estudio de casos en forma conjunta con la unidad de apoyo o equipos psicosociales y el defensor de familia responsable de la modalidad, en el marco del cual, se revisará el cumplimiento de los compromisos adquiridos por la familia y reflejados en el Platin y en el pacto familiar(28). De este comité se generará un acta o informe donde se registrarán los avances, dificultades y recomendaciones.

b) Certificación sobre cumplimiento de acuerdos: Teniendo en cuenta los resultados del comité de estudio de casos, el defensor de familia responsable de la modalidad, emitirá certificación con destino a la entidad administradora (si así se define) como requisito para la entrega del aporte económico. Dicha certificación será remitida según los procedimientos establecidos por la entidad administradora.

Destinación de los recursos

La unidad de apoyo o el equipo técnico interdisciplinario, orienta a la familia para que los recursos del aporte se destinen prioritariamente para cubrir los siguientes gastos:

a) Aumento en la adquisición y consumo de alimentos básicos o suplementos alimenticios.

b) Pago de matrículas, pensiones y adquisición de útiles escolares.

c) Adquisición y suministro de medicamentos e implementos no cubiertos por el POS.

d) Transporte para desplazamiento a los diferentes servicios.

e) Acceso a educación formal, vocacional o prelaboral, cuando corresponda.

Igualmente, a través de la estrategia y en lo relacionado al apoyo integral a la familia se pretende que estas alcancen unas condiciones mínimas de calidad de vida, así:

Identificación

a) Que todos los miembros de la familia cuenten con documento de identidad.

b) Que todos los hombres de la familia mayores de 18 años tengan su situación militar definida.

Salud

a) Que los miembros de la familia se encuentren vinculados al sistema general de seguridad social en salud.

b) Que las embarazadas tengan sus controles de salud al día.

c) Que los niños menores de 6 años, tengan sus controles de salud y esquema de vacunación al día.

d) Que las mujeres mayores de 35 años, tengan el examen de citología al día.

e) Que los miembros de la familia que sufren de alguna enfermedad crónica, se encuentren bajo control médico en el centro de salud que corresponda.

f) Que los miembros de la familia con discapacidad, susceptibles de ser rehabilitados, estén participando de algún programa de rehabilitación.

g) Que los miembros de la familia estén informados en salud y autocuidado.

Educación

a) Que los niños que asisten a educación preescolar, básica primaria o secundaria, sean beneficiarios de los programas de asistencia escolar.

b) Que los niños mayores de 12 años sepan leer y escribir.

c) Que los niños con discapacidad que estén en condiciones de estudiar se encuentren incorporados al sistema educativo, regular o especial.

d) Que los adultos tengan una actitud positiva y responsable hacia la educación y la escuela, al menos reconociendo la utilidad de la participación del niño en procesos educativos formales.

e) Que los adultos sepan leer y escribir.

Dinámica familiar

a) Que existan en la familia prácticas cotidianas de conversación sobre temas como hábitos, horarios y espacios para la recreación.

b) Que la familia cuente con mecanismos adecuados para le resolución de conflictos.

c) Que existan normas claras de convivencia al interior de la familia.

d) Que exista una distribución equitativa de las tareas del hogar.

e) Que la familia conozca los recursos comunitarios y los programas de desarrollo existentes en su red local.

f) Que en caso de que exista violencia intrafamiliar, las personas involucradas directamente en esta situación estén incorporadas a algún programa de apoyo.

g) Que la familia que tiene interno un niño en algún programa de protección, lo visite regularmente.

h) Que la familia que tiene algún joven privado de la libertad, lo apoye y colabore en el programa de rehabilitación.

Habitabilidad

a) Que la familia tenga su situación habitacional clara en relación con la tenencia del sitio y la vivienda que habitan.

b) Que cuenten con agua potable.

c) Que cuenten con un sistema de energía adecuado.

d) Que cuenten con un sistema de eliminación de excretas adecuado.

e) Que la vivienda cuente, al menos, con dos piezas habitables.

f) Que cada miembro de la familia tenga su cama con dotación básica (sábanas, almohada y cobija).

g) Que cuenten con dotación básica para la alimentación de todos los miembros de la familia.

h) Que dispongan de un sistema adecuado de eliminación de basuras.

i) Que el entorno de la vivienda esté libre de contaminación.

Trabajo

a) Que al menos un miembro adulto de la familia trabaje en forma regular y tenga una remuneración estable.

b) Que ningún niño menor de 12 años abandone la escuela por trabajar.

Ingresos

a) Que los miembros de la familia que tengan derecho, estén vinculados al programa de familias en acción.

b) Que la familia cuente con ingresos económicos superiores a la línea de indigencia.

c) Que la familia cuente con un presupuesto organizado en función de sus recursos y necesidades prioritarias

d) Que, en lo posible, la familia cuente con proyectos de generación de ingresos.

Anexo 2.D

Trabajo en terreno por parte de los equipos técnicos interdisciplinarios

Parámetros

En toda evaluación de riesgo en terreno es fundamental determinar igualmente el nivel de perfil a tomar, ya sea enfocándose hacia el manejo de un “bajo perfil” o de un “perfil intermedio”.

Ello, teniendo en cuenta que el trabajo en terreno de “alto perfil” no es aconsejable.

Protocolo de seguridad

Para brindar protección, primero debe garantizar su autoprotección:

a) Se deben portar las prendas institucionales del ICBF y el carné de identificación del Instituto; de manera particular en aquellos casos en los cuales se estén realizando trayectos de viaje intermunicipal (terrestre, fluvial o aéreo) y en zonas urbanas donde se perciba una situación de seguridad que pueda generar riesgo.

b) En el momento en que somos funcionarios del ICBF, PASAMOS A SER PERSONAS PÚBLICAS, de allí que nuestra vida privada se vea restringida. Conducir nuestra vida privada como vida pública es un parámetro de seguridad.

c) Los viajes a los municipios ubicados fuera de la sede (centro zonal donde se encuentra ubicado la unidad de apoyo), deben hacerse, en lo posible, conjuntamente con los dos miembros del equipo o, en su defecto, con otro miembro del ICBF u organización aliada que tenga reconocimiento en la zona. En caso de que por algún motivo se deba desplazar en forma individual, los miembros del equipo deberán estar en constante comunicación.

d) Solo se debe viajar de día y no ingresar a zonas donde no estén entrando otros equipos o se haya indicado cierres o “vetos” para el acceso de instituciones.

e) La presentación del plan mensual de trabajo al centro zonal de referencia, permite visualizar la movilidad de las unidades de apoyo, de esta forma se tendrá informado al equipo del centro zonal sobre las salidas, itinerario, y hora de regreso. Así mismo, es importante socializar los cambios en los planes de trabajo e itinerarios.

f) Estar siempre pendientes de la situación de orden público en las zonas de trabajo, por lo que es importante habilitar espacios informativos permanentes de análisis de riesgo, de coyuntura y de contexto que permitan saber cuándo se pueden trasladar a los municipios y cuándo no.

g) No pueden hablar con actores armados ilegales. Esta es una competencia exclusiva de instituciones que adelantan labores de mediación entre actores armados ilegales y el Estado.

h) Las conversaciones con la fuerza pública (Policía, Ejército, etc.), son competencia exclusiva de los coordinadores de centros zonales o directores regionales y estas se dan en los consejos de política social. Tener claridad de ello, facilita las condiciones de seguridad de la unidad de apoyo. Así mismo, es importante descartar el transporte en vehículos de Fuerzas Militares o demás asociadas a seguridad.

i) Evitar, aunque se esté de acuerdo con alguno de los pobladores en algún punto de vista, comentarios propios sobre los actores armados, en especial, en las visitas a los municipios; se debe procurar limitarse a escuchar y a entender lo que la gente nos dice.

j) Evitar frecuentar lugares de esparcimiento (bailaderos, expendios de licor, etc.).

Relaciones con otras instituciones:

Es importante ser conscientes en cada momento del nivel de legitimidad y aceptación del que goza la Institución, de allí que cada reunión y actuación de gestión interinstitucional, estará marcada principalmente por la valoración estratégica con miras al restablecimiento de derechos de los niños, niñas y adolescentes y sus familias. Cada reunión y contacto debe tener un objetivo claro y una razón de ser que esté acorde con los principios que rigen el actuar del ICBF.

Relaciones con las familias y comunidades:

a) El trato ético y responsable con las familias y comunidades es el aspecto básico y más importante de las relaciones con ellas. Darles a conocer los objetivos de la modalidad y guardar absoluta confidencialidad de la información brindada, además de hacerles saber cómo va a ser utilizada la información que proveen. Es un deber de cada uno, atender oportunamente los requerimientos de las comunidades o informarles en los casos en que no se tenga competencia para intervenir.

b) Aclarar a las familias los datos que no son relevantes para el apoyo, atención o intervención psicosocial.

c) Facilitar a las familias el acceso a la comunicación con las unidades de apoyo, indicando que pueden recurrir a ellas en cualquier eventualidad o emergencia y a su vez establecer parámetros y límites claros de dicha comunicación.

El buen manejo de la información:

Se debe manejar toda la información del equipo técnico interdisciplinario con confidencialidad.

Hay unas consideraciones que deben tenerse en cuenta durante las salidas a terreno:

a) Sacar los apuntes de campo de los cuadernos cada día y guardarlos en un lugar seguro. Viajar con papel en blanco.

b) Intentar programar las visitas en lugares y horarios que sean los más seguros posibles para las familias y para el equipo.

c) La información de los centros zonales, los usuarios y las carpetas deben permanecer allí.

d) Es importante mantener dentro de los portátiles solo la información necesaria y sacar en magnético, USB o CD el grueso de la información, manteniéndola con clave general y con clave de los documentos.

e) Estar pendientes de no marcar los sobres que se envían por correo u otros medios con información personal, ni indicar el tipo de programa. Marcar el remitente con dirección y teléfono del centro zonal.

Situaciones de emergencia:

Frente a situaciones de riesgo de los profesionales:

a) Durante la situación, aclarar que se es parte del equipo técnico interdisciplinario del ICBF. Para ello se debe mantener los datos de comunicación del centro zonal y las personas que pueden certificar su trabajo allí.

b) Tras el evento, notificar la situación al centro zonal de ICBF más cercano y en ausencia de este al equipo nacional.

c) Las denuncias de los hechos se realizan como institución y el encargado de presentarla es el coordinador del centro zonal o la dirección regional de ICBF.

d) De acuerdo con las condiciones de riesgo, se evaluará con el equipo nacional, el retiro de los profesionales de la zona.

Frente a situaciones de riesgo de los usuarios:

a) Recibir y registrar la información del usuario o del grupo familiar, indicando el nombre, la dirección regional, clarificar el tipo de amenaza (escrito, llamada, contacto personal, u otras acciones), el presunto responsable y la descripción de los hechos.

b) Escuchar la posición y percepción del niño, niña o adolescente y de su familia frente a la situación, permitiendo que este plantee rutas y acciones a seguir.

c) Concertar con cada niño, niña o adolescente y su familia, las acciones a seguir, si es conveniente llevar al joven a una institución, o si se tienen otras redes de apoyo familiar donde puedan ser reubicados, determinando las condiciones en las que se va a ubicar, el tiempo, los recursos.

d) La unidad de apoyo debe informar y concertar con el defensor de familia, el proceso a desarrollar de acuerdo a las particularidades del caso.

e) Si el acuerdo es llevar a institución, gestionar con la dirección general el traslado y la autorización de cupo institucional. En forma posterior, preparar un informe, para enviar a la modalidad al que se trasladó el niño, niña o adolescente que dé cuenta del seguimiento realizado, para dar continuidad al proceso de acompañamiento.

f) Si el acuerdo es trasladar el niño o la niña a otra parte de la red familiar, se verificarán los datos y se concertará con la unidad de apoyo más cercana a la nueva ubicación o con el equipo técnico interdisciplinario, para dar continuidad al acompañamiento y realizar el seguimiento de las condiciones del nuevo hogar.

g) Verificar las condiciones en las que queda la familia, en la medida de lo posible, realizar un cierre de la atención y fortalecer el proceso de prevención de reclutamiento en los casos de las familias en los cuales hay otros menores.

Anexo 3

Hogar tutor

Anexo 3.A

Requisitos de la entidad contratista

a) Estar legalmente constituida, con mínimo cinco (5) años de antelación a la celebración del contrato y quienes la conforman deben acreditar experiencia de tres (3) años en el trabajo con niñez, familia y comunidad, debidamente certificada por escrito, la cual debe incluir: hoja de vida, informes de supervisión del cumplimiento de contratos e informes de cumplimiento de planes y los documentos de las personas que representan la entidad y del personal que labora con la misma: hoja de vida soportada con certificado judicial, certificados de estudios, antecedentes disciplinarios, tarjeta profesional o acta de grado, referencias laborales y personales, experiencia certificada de mínimo un año.

b) Tener definida su misión, visión, objetivos y estrategias para su operación.

c) Disponer de un organigrama, un manual de funciones y procedimientos acordes con su estructura organizacional y sus estatutos.

d) Tener experiencia en la gestión de recursos para el desarrollo de su misión.

e) Tener solidez en el sistema administrativo, financiero y programático.

f) Contar con una sede administrativa para su funcionamiento, de tal forma que garantice una localización y ubicación permanente. Esto lo deberá acreditar, mediante documento que certifique la posesión o tenencia del inmueble (certificado de tradición y libertad o contrato de arrendamiento). Las obligaciones adquiridas en el ejercicio del derecho de posesión o de tenencia, obligan a la entidad a asumir de sus propios recursos los gastos por concepto de arrendamientos, mantenimiento y servicios.

g) Disponer de equipo de oficina, mobiliario, papelería y elementos logísticos para la buena administración del programa.

h) La sede donde funcione la entidad contratista de los hogares tutores deberá contar o garantizar la disponibilidad de un aula múltiple en condiciones óptimas de salubridad, para la realización de eventos pedagógicos, de capacitación, integración o realización de eventos especiales con las familias tutoras, las familias biológicas y los niños y adolescentes beneficiarios.

i) Contar con una planta de personal que le permita desarrollar un proyecto conforme a los requerimientos de la entidad contratante.

j) Presentar una propuesta para el funcionamiento de la modalidad, la cual hará parte integral del contrato que se firme.

k) Contar con un equipo técnico interdisciplinario, destinado exclusivamente al desarrollo de la modalidad y que esté conformado por un (1) psicólogo, un (1) trabajador social, por cada 40 cupos en la modalidad y por un (1) promotor familiar, por cada 20 cupos en la modalidad.

l) Los profesionales deben tener conocimiento sobre los programas del ICBF y experiencia de por lo menos tres (3) años en la atención psicosocial a niños y adolescentes afectados por factores de violencia, así como en programas sociales, comunitarios y con familia.

m) El promotor familiar debe tener un nivel superior a grado once, en áreas sociales, humanas o de salud y debe residir y conocer el sector donde funcionan las familias tutoras, que han sido formadas como promotor familiar o agente educativo comunitario en el área de familia, con disponibilidad de tiempo, con capacidad de escucha, con buenas relaciones familiares, con capacidad de tolerancia, y con neutralidad.

n) Tener en cuenta el número de hijos de la familia tutora, de tal forma que a mayor número de hijos del grupo familiar, se ubique un menor número de niños, niñas o adolescentes en protección.

2.(sic) Gestión con el sistema nacional de bienestar familiar (SNBF).

La entidad contratista deberá procurar un proceso de coordinación y de búsqueda de nuevas alternativas, orientado a fortalecer las posibilidades de los hogares, tanto en la atención de los niños, niñas o adolescentes, como en el crecimiento familiar.

Las principales actividades en el proceso de gestión deben ser:

a) Encuentros con familias biológicas o de origen: Se refiere al fortalecimiento de las relaciones con las familias de origen de los niños, niñas o adolescentes, facilitando encuentros familiares periódicos, de forma colectiva o individual, según las circunstancias particulares. Estas sesiones deberán ser coordinadas y acompañadas por profesionales del equipo técnico interdisciplinario de la entidad contratista o el equipo técnico interdisciplinario del ICBF, con el propósito de generar espacios que contribuyan a disminuir la ansiedad del reencuentro, propiciar la interacción y promover el fortalecimiento de la relación, lo cual podrá lograrse en dos momentos: el primero, de integración grupal, lúdica y pedagógica, y el segundo, de encuentro personal entre los niños, niñas o adolescentes y sus familias. La actividad aportará a los profesionales, elementos para el seguimiento y la toma de decisiones en el proceso administrativo de restablecimiento de derechos. Las sesiones colectivas serán de mínimo dos horas de duración y no podrán exceder un número de 20 personas.

b) Cogestión de la entidad contratista: Es la gestión y coordinación de acciones con los entes territoriales y con los sectores de salud, educación, trabajo y justicia, entre otros, para lograr el acceso de los niños, niñas o adolescentes a los servicios y beneficios a que tienen derecho. Así mismo, implica acciones de vinculación a programas de educación, formación prelaboral, laboral y a programas sociales, de recreación y cultura, que los habilite para asumir responsabilidades y actuar como gestores de su propio desarrollo. Esta acción debe ser apoyada por el ICBF.

c) Gestión y cogestión de recursos: Se refiere a la gestión de recursos con las Alcaldías y Gobernaciones para apoyo al desarrollo de la modalidad. Así mismo, incluye la gestión de recursos con entidades nacionales o internacionales para apoyar los planes de vida posteriores al egreso de los niños, niñas o adolescentes de los hogares.

d) Vinculación a redes sociales: Consiste en ampliar las posibilidades de proyección a los medios sociales de las familias, los niños, niños o adolescentes, por medio de la vinculación de los hogares tutores a redes sociales (familiares, comunitarias e institucionales) de apoyo existentes en su entorno.

Anexo 3.B

Selección de familias tutoras

1. Criterios para la conformación de hogar tutor.

Los criterios para la conformación del hogar tutor son:

a) Familia tutora con fortalezas personales y familiares y con competencias fortalecidas mediante procesos de formación y orientación permanentes.

b) Grupo familiar con máximo seis integrantes.

c) Grupo familiar con necesidades básicas satisfechas, (alimentación, salud, recreación, vestido, trabajo, ingresos económicos, etc.).

d) Grupo familiar preferiblemente afiliado al sistema de seguridad social.

e) Adultos responsables (preferiblemente pareja), casados o no, con hijos o sin ellos.

f) Tipología sociofamiliar definida (nuclear, extensa, monoparental, recompuesta, etc.).

g) Integrantes sin antecedentes de patologías o problemas mentales incapacitantes o graves.

h) Familias, cuyos miembros no tengan antecedentes judiciales.

i) Roles y orientación psicosexual clara, no conflictiva ni que riña con la dinámica de la comunidad de pertenencia.

j) Capacidad de adulto responsable para distribuir tiempos, delegar y orientar normas de convivencia, asumir la guía y el liderazgo de un nuevo joven dentro del hogar.

k) Familia con capacidad para utilizar los recursos de su entorno en beneficio de los niños y adolescentes.

l) Familia aceptada socialmente en la comunidad en la que vive.

m) Disponibilidad de tiempo del responsable del hogar.

n) Edad de los padres tutores: entre 35 y 60 años.

o) Ausencia de consumo de sustancias psicoactivas de los miembros que residan en el hogar tutor(29).

p) Sitio de residencia de la familia de origen, no cercano al de la familia tutora.

Los requisitos para cumplir con el perfil deberán ser demostrados o soportados, y los documentos deberán reposar en carpeta en las instalaciones de la entidad que realiza la selección, con concepto favorable del equipo técnico interdisciplinario que participó en el proceso.

2. Proceso de selección y aprobación del hogar tutor.

2.1. Criterios de selección de familias tutoras.

La familia que desee prestar el servicio como familia tutora de forma libre, espontánea y sin ánimo de lucro, deberá cumplir con los siguientes requisitos:

a) Rango de edad máxima del jefe de hogar: De 55 a 57 años(30).

b) Escolaridad: Básica secundaria (noveno grado) aprobado y certificado o capacitaciones o cursos que lo habilitan para atender niños, niñas y adolescentes. Para Municipios con menos de 100.000 habitantes y territorios indígenas, si no se encuentra el perfil de escolaridad requerido, se aceptará el de básica primaria.

c) Salud: Buenas condiciones de salud física y mental certificada, tanto del responsable directo del servicio como de su cónyuge o compañero(31), y de todos los miembros de la familia. La certificación debe ser expedida por un médico debidamente registrado.

d) Disponibilidad de tiempo: La madre tutora debe contar con disponibilidad de tiempo completo para así poder brindar la atención que los niños, niñas y adolescente necesitan de las figuras de padres tutores.

e) Experiencia: Tener experiencia en crianza o trabajo con niños, niñas o adolescentes; sin embargo, la falta de experiencia no es criterio excluyente, pero dará prelación a quienes la tengan.

2.2. Documentación.

El responsable del hogar tutor debe anexar los siguientes documentos:

a) Fotocopia de la cédula de ciudadanía (incluir la de todos los miembros adultos del hogar).

b) Certificado judicial.

c) Certificado médico.

d) Fotocopia del último año de estudio aprobado.

e) Certificaciones de experiencia en la crianza de niños, niñas o adolescentes.

f) Certificaciones de trabajo de todos los adultos pertenecientes al hogar.

g) Certificado de Ingresos (padre tutor u otros adultos pertenecientes al hogar)

h) Documento que acredite la vinculación al sistema de seguridad social de los integrantes del hogar).

i) Certificado de tradición y libertad del bien inmueble, para las familias que tienen vivienda propia, o

j) Contrato de arrendamiento o documento homologo, para el caso de las familias que no tienen vivienda propia.

2.3. Otros requisitos.

a) Una familia constituida en hogar gestor no podrá ser designada como hogar tutor. En la vivienda donde funciona el hogar tutor, no debe desarrollarse ningún otro programa de la comunidad ni del ICBF (ej. jardín infantil, hogar comunitario, hogar múltiple, Fami, etc.), como tampoco debe haber otro hogar tutor. No deberán convivir personas ajenas al grupo familiar o terceros en calidad de arriendo (inquilinatos), ni funcionar negocios que puedan afectar la salud de los niños, niñas o adolescentes (talleres de pintura, mecánica, maquinarias especiales, otros), a menos que se encuentren completamente aislados de la vivienda(32).

b) Se preferirá la focalización de familias tutoras, teniendo en cuenta la importancia de garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de los niños, niñas y adolescentes en la prestación del servicio.

2.4. Selección de familias.

El proceso de selección debe permitir la identificación de familias tutoras que ofrezcan las mejores condiciones socioafectivas y culturales para el desarrollo armónico de los niños, niñas y adolescentes, por lo tanto se buscará que cuenten con un alto nivel de compromiso con esta población, motivación favorable para su atención, capacidad de brindar entornos generativos y posibilidades de dar apoyo y acompañamiento en la construcción de vínculos afectivos positivos.

2.4.1. Etapas del proceso de selección.

a) Divulgación y promoción de la modalidad

Consiste en la realización de acciones con diversas metodologías y materiales, orientadas a sensibilizar y motivar a la comunidad para asumir la sustitución del cuidado familiar de niños, niñas y adolescentes. La divulgación de la información debe ser clara, especialmente, respecto del sentido de la modalidad, del ejercicio de la corresponsabilidad entre la comunidad, la sociedad y el ICBF, para lograr el restablecimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Para el efecto, se deberá llevar a cabo una jornada de información, mediante técnicas y metodologías participativas, individuales o de grupos focales, con el fin de brindar la información mínima de los siguientes aspectos de la modalidad:

a) Objetivos de la modalidad.

b) Caracterización de la población a atender.

c) Responsabilidad del hogar tutor.

d) Funcionamiento.

e) Requisitos de la familia tutora.

f) Tipo de relación del hogar tutor con la entidad contratista y con el ICBF.

g) Proceso de preselección a seguir y, documentos que deberán anexarse.

h) Claridad acerca de que el aporte del ICBF está dirigido exclusivamente para los niños, niñas y adolescentes que se han desvinculado de los grupos armados al margen de la ley.

b) Preselección

a) Verificación inicial de requisitos.

b) Entrega de documentos.

c) Inscripción.

Selección

Se elabora un concepto sobre la estructura y funcionamiento de la familia, a partir de la verificación de los estándares de calidad, el levantamiento de la información de condiciones demográficas, la elaboración del genograma y la entrevista psicosocial.

a) Análisis demográfico: Para esta etapa, se realiza visita domiciliaria a la familia candidata. Esta actividad se realiza en un tiempo de cuatro (4) horas y debe ser desarrollada por un psicólogo y un trabajador social.

i) Verificación de estándares de calidad: Este proceso está orientado a evaluar las condiciones para la atención a los niños, niñas o adolescentes. Particularmente, se verifican las variables de existencia de los espacios, las condiciones higiénicas y físicas de la vivienda, la capacidad de espacio en dormitorios, la forma de disposición de basuras, los servicios básicos, los riesgos domésticos, las condiciones de los muebles, el menaje y el almacenamiento de los alimentos.

ii) Recolección de información sociodemográfica: La recolección se realiza mediante el formato de la guía demográfica, que corresponde a las variables de caracterización de las familias. Al respecto, debe tenerse en cuenta que las variables no son determinantes respecto de una cualidad como cuidadora de los niños y niñas, sino que se constituyen una fuente básica de información. Por medio de la guía, se determina la presencia de factores de riesgo, como la cercanía con expendios de sustancias psicoactivas, zonas de riesgo de desastres naturales, productos de riesgo como sustancias inflamables y de manera particular, se evidencie la capacidad física de la vivienda para recibir niños, niñas o adolescentes.

iii) Realización del genograma: Se realiza el genograma de la familia desde la generación actual hasta la familia extensa o de origen.

b) Análisis funcional: Se lleva a cabo la entrevista para el análisis funcional familiar de acuerdo a los lineamientos y herramientas aplicados a la inclusión y atención de familias y redes de pertenencia de niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados al margen de la ley(33). Posteriormente, se emite el concepto descriptivo que integre los factores de generatividad y de vulnerabilidad y, que contenga una conclusión sobre la condición en que se encuentra la familia en cuanto a su funcionalidad. Cuatro posibilidades de clasificación son: óptima, aceptable, de riesgo y crítica.

c) Valoración psicológica: El Psicólogo emite su concepto, teniendo en cuenta su experticia y las valoraciones realizadas a las familias.

d) Inducción: La inducción se divide en tres etapas, las cuales consisten en:

i) Capacitación inicial: Se convoca a las familias a 12 horas de capacitación distribuidas en tres (3) o cuatro (4) talleres.

ii) Taller pedagógico: En los talleres se deben abordar temas básicos como, la Ley 1098 de 2006, el funcionamiento del servicio, las responsabilidades y las causales de pérdida de la calidad del hogar, las etapas del proceso de atención desde la perspectiva de derechos, las prácticas de crianza saludables, la salud, la alimentación y la nutrición, el saneamiento ambiental y la atención específica para niños, niñas o adolescentes con discapacidad o enfermedad de cuidado especial.

La metodología de los talleres pedagógicos debe ser participativa y basada en el diálogo de saberes, con el fin de que permita identificar habilidades, capacidades, liderazgo, trabajo en grupo, valores, colaboración, solución de conflictos y otros. La inasistencia a los talleres, determinará la suspensión del proceso hasta cuando se cumpla con este requisito.

iii) Visita de observación a un hogar tutor en funcionamiento: Las visitas se desarrollan para fortalecer su comprensión sobre el proceso de atención a los niños, niñas y adolescentes.

2.5. Aprobación del hogar tutor.

a) Concepto integrador: Es importante que en la formulación del concepto se integre la información significativa derivada de la observación de todo el proceso desarrollado durante la evaluación psicosocial.

Una vez realizada esta verificación, se formulará el concepto integral definitivo, haciendo claramente explícitas las razones por las cuales el hogar es o no aprobado.

b) Resolución de aprobación: Una vez terminado el proceso de selección y si se considera al hogar tutor como aprobado, corresponde al coordinador del centro zonal elaborar la resolución mediante la cual se adquiere dicha calidad.

Corresponde a la entidad contratista que administra los hogares tutores, presentar al coordinador del centro zonal, la carpeta de las familias seleccionadas, con toda la documentación derivada del proceso.

3. Capacitación a las familias de los hogares tutores.

Teniendo en cuenta que la formación se concibe como un proceso educativo, reflexivo y continuo, su objetivo primordial es orientar y preparar a las familias para que asuman sus roles, funciones, actitudes y habilidades en la atención y formación de los niños, niñas y adolescentes.

Para ello, es necesario establecer conjuntamente con las entidades del sistema nacional de bienestar familiar (SNBF) y las propias familias, un plan de formación permanente que vincule y comprometa a cada uno de los sectores que se relacionan con este servicio, de forma tal que incluyan contenidos no sólo de manejo técnico administrativo, sino de las situaciones que se presentan con los niños, niñas y adolescentes en la vida cotidiana, los procesos individuales y grupales de la familia y las dinámicas de las relaciones interpersonales que se desarrollan alrededor de la atención.

El plan de formación debe contemplar como mínimo cuatro (4) horas mensuales de actividades pedagógicas y un grupo de estudio integrado por las personas responsables del cuidado de los niños, niñas, adolescentes y los miembros de la familia que se consideren pertinentes. Los grupos no tendrán más de 30 personas.

El plan debe estar fundamentado en las perspectivas de derechos y de género, en el proyecto pedagógico y en la protección integral, considerando la diversidad, la dinámica y el conocimiento del grupo, así como el saber y las experiencias de los participantes.

Para definir los contenidos del plan de formación, se debe partir de las necesidades de los hogares en lo local, y de los resultados encontrados en el seguimiento, asesoría y, participación de las personas responsables de la atención de los niños, niñas y adolescentes. No obstante, los temas que a continuación se relacionan deben ser básicos en todo plan de formación:

a) Protección integral y derechos de los niños, niñas y adolescentes.

b) Funcionamiento del servicio de hogares sustitutos.

c) Relaciones familiares, vínculos y comunicación.

d) Estrategias orientadas a la resolución de conflictos.

e) Promoción de habilidades para la vida.

f) Salud sexual y reproductiva, prevención de riesgos, sexualidad y afectividad.

g) Relaciones de equidad-poder, y de autoridad-autoritarismo.

h) Generación y fortalecimiento de los factores de generatividad y la prevención de los factores de vulnerabilidad.

i) Proyección y preparación para la vida en los ámbitos personal, social y laboral.

j) Creación y fortalecimiento de las redes vinculares de apoyo social.

k) Procesos formativos en el desarrollo como pareja, padres y familia.

l) Reconstrucción de vínculos afectivos y de historias personales y, elaboración del duelo y del perdón.

m) Formación en nutrición y salud.

n) Abordaje de emergencias y desastres.

o) Coordinación con el ICBF y entidades del SNBF.

Anexo 3.C

Dotación

1. Adquisición y entrega.

Para la compra de la dotación se recomienda preferir almacenes de cadena, de distribución mayorista, o establecimientos comerciales que cuenten con amplia y variada oferta de artículos, que brinden elementos de buena calidad y a buen costo, y que permitan la participación de los niños, niñas y adolescentes en su escogencia.

La dotación debe responder a las necesidades individuales de los niños, niñas y adolescentes de los hogares, para lo cual se tendrá en cuenta sus intereses, género, edades y tallas. Deberá cumplirse con entregas oportunas, tanto a su ingreso como en los períodos establecidos.

2. Guía general de adquisición de dotación.

Cuando la adquisición de la dotación se realiza en forma directa por la entidad contratista, se debe tener en cuenta:

a) El responsable del hogar deberá diligenciar el formato de evaluación de necesidades de dotación básica, personal o escolar, que recibirá de la entidad contratista, según lo requerido por los niños, niñas y adolescentes de su hogar, y habiendo dado a cada uno participación para que la solicitud parta de sus propias necesidades.

b) El responsable del hogar remitirá el formato a la entidad contratista en un plazo máximo de 20 días para su respectiva consolidación.

c) El responsable del hogar asistirá a la entidad contratista, en compañía de los niños, niñas y adolescentes, en el día y hora que le hayan sido asignados por el profesional responsable, para recibir la dotación y retirarla del almacén(34).

d) El responsable del hogar deberá firmar el acta de recibo, en la cual se relacionarán los elementos de dotación entregados para cada niño, niña y adolescente, y recibirá copia de la misma. El acta deberá llevar la firma del profesional responsable, del encargado del hogar tutor que recibe la dotación y la firma del niño, niña y adolescente que esté en capacidad de hacerlo.

e) El responsable del hogar archivará en la historia de atención de cada niño, niña o adolescente, una copia del acta de elementos recibidos, las cuales deben estar disponibles al momento de las visitas de seguimiento que se realizarán dentro de los seis (6) meses siguientes a su adquisición, para verificar su existencia y estado.

f) El responsable del hogar deberá velar por la destinación, el correcto uso y el cuidado de la dotación recibida por los niños, niñas y adolescentes de su hogar.

g) El responsable del hogar deberá responder por escrito, a los requerimientos que le sean realizados por la autoridad competente, en caso de encontrarse irregularidades con la dotación de los niños, niñas o adolescentes, y deberá clarificar la situación encontrada, o subsanarla en el tiempo fijado.

Anexo 3.D

Organización de documentación y sistematización de información

a) Carpeta del responsable del hogar: en cada hogar aprobado, el responsable del mismo, deberá tener una carpeta que contenga copia de los principales documentos pertinentes a su proceso de selección y aprobación, entre ellos: la hoja de vida con foto, el acta de obtención de calidad del hogar, las constancias de capacitaciones recibidas, los certificados de salud actualizados y los demás que se vayan generando durante el tiempo de existencia del hogar.

b) Historia de atención: Por cada niño, niña o adolescente, la persona responsable del hogar deberá tener una carpeta que contenga: el acta de ubicación, el registro civil, fotografías, exámenes, fórmulas y tratamientos médicos realizados, el carné de vacunas, el carné de salud, las evaluaciones médicas, odontológicas y nutricionales (valoración nutricional inicial y de seguimiento, curvas de crecimiento en formato de ICBF, indicaciones individuales de alimentación de acuerdo a la condición de salud, enfermedad o discapacidad), los certificados escolares, informes y calificaciones, así como copia de las actas de dotación recibida, y demás documentos que surjan durante el tiempo que permanezca en el niño, niña o adolescente en el hogar. Las carpetas deberán estar organizadas por áreas de derechos, con el fin de visibilizar con mayor claridad el desarrollo del proceso y el cumplimiento del plan de atención integral (Platin).

c) Carpeta de vida cotidiana: El responsable del hogar, deberá llevar un cuaderno o carpeta por niño, niña o adolescente (diario, historia en el hogar, álbum personal, entre otros), en el que mensualmente registrará las principales experiencias de vida de los niños, niñas y adolescentes, sus progresos, logros, dificultades, incluyendo fotos que registren su desarrollo o momentos de vida en familia. En este cuaderno, es importante anotar los hábitos de los niños, niñas y adolescentes (alimentación, higiene, sueño, recreación, temores, sueños, apegos, habilidades, relaciones, talentos, entre otros); con el fin de entregarlo a la familia biológica al momento de la integración social. Cuando la Defensoría de Familia o el equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente lo requiera, el responsable del hogar deberá presentar este diario de campo como soporte para la toma de decisiones.

d) Carpeta de visitas de seguimiento y supervisión: En cada hogar deberá existir, debidamente foliada, una carpeta o cuaderno donde se registren las diferentes visitas realizadas por ICBF, entidades competentes, de control, del SNBF o entidad contratista, que incluya fecha de la visita, aspectos encontrados y compromisos establecidos en relación con el proceso de atención a los niños, niñas o adolescentes o con la cualificación del servicio.

Anexo 3.E

Asesoría y seguimiento

Los responsables de este proceso, deberán adelantar las actividades que se describen a continuación:

a) Elaboración del plan de seguimiento: Este plan debe elaborarse preferiblemente por un período anual o semestral y contendrá: los nombres de los responsables de los hogares, la ubicación del hogar (dirección, sector), los nombres de los niños, niñas y adolescentes con medida de restablecimiento de derechos, sus edades, las fechas de las visitas y los responsables del seguimiento.

b) Realización de visitas de seguimiento: Las visitas de seguimiento tienen como objetivo, adelantar el proceso técnico administrativo de restablecimiento de derechos, además buscarán observar las condiciones del servicio y el proceso de atención que se brinda a cada niño, niña y adolescente.

c) Elaboración del informe de seguimiento: El informe deberá contener los resultados del proceso realizado, las técnicas utilizadas, las observaciones y las mejoras que se hayan sugerido, según el plan de asesoría y el plan de mejoramiento.

i) De los hallazgos, observaciones y sugerencias derivados del seguimiento al proceso de restablecimiento de derechos de los niños, niñas y adolescentes ubicados en el hogar tutor, se deberá informar por escrito y verbalmente a la autoridad competente (defensor de familia o comisario de familia).

ii) Para los hogares tutores a cargo del ICBF será responsabilidad del equipo técnico interdisciplinario de la Defensoría de Familia, adelantar las acciones correspondientes a planes de asesorías y de mejoramiento en el servicio.

iii) Para los hogares tutores a cargo de la entidad administradora del servicio (operador) será responsabilidad del equipo técnico interdisciplinario de la entidad, adelantar las acciones correspondientes a planes de asesorías y de mejoramiento en el servicio.

iv) Los hogares tutores que reciban observaciones y planes de mejoramiento y asesorías, producto de los seguimientos realizados por la entidad competente o la entidad contratista, deberán acoger y seguir de forma inmediata los ajustes y modificaciones que el informe o instrumento de seguimiento les registren. Lo anterior, con el fin de continuar brindando la atención en las mejores condiciones.

Anexo 3.F

Pérdida de la calidad de hogar tutor

Se pierde la calidad de hogar tutor cuando se presentan circunstancias o hechos que afectan los derechos de los niños, niñas o adolescentes, la prestación del servicio, o que impidan a los responsables del hogar cumplir sus compromisos de protección.

En estos casos, la entidad contratista presentará un informe al coordinador del centro zonal respectivo, quien será la autoridad competente para definir la pérdida de la calidad temporal o definitiva del hogar tutor, mediante acta o resolución motivada en el concepto psicosocial.

Una vez se haya decretado la pérdida temporal o definitiva del hogar tutor el coordinador del centro zonal, hará la respectiva inhabilitación del hogar tutor y solicitará a la Defensoría de Familia la reubicación inmediata de los niños, niñas o adolescentes que se encuentran en este servicio.

La pérdida de la calidad de hogar tutor no se rige por normas laborales por cuanto la familia tutora realiza una labor solidaria y de servicio social, la cual no implica relación laboral con el ICBF, con las entidades operadoras del mismo, ni con las entidades públicas que en él participen.

Pérdida de la calidad de forma inmediata y definitiva

Las causales que se relacionan a continuación, conducen a la pérdida de calidad de hogar inmediata y definitiva, sin que medie proceso de seguimiento o investigación previo, puesto que considerando el interés superior del niño, niña o adolescente, el conocimiento de la ocurrencia de cualquiera de estas situaciones, o la posibilidad de que exista, implica que se está poniendo en riesgo la integridad física o mental de los niños, niñas y adolescentes:

a) Fallecimiento de la persona responsable del hogar.

b) Enfermedad permanente física o mental, infectocontagiosa o incapacidad prolongada de la persona responsable del hogar, certificada por médico, que le dificulte o impida la atención de los niños, niñas o adolescentes.

c) Condena judicial con pena privativa de la libertad de la persona responsable del hogar, o de un miembro de la familia, cuyo grado de consanguinidad o cercanía afecte la dinámica familiar. Igualmente, que se dicte medida de aseguramiento en contra de la persona responsable del hogar.

d) Que el hogar tutor se utilice como expendio de sustancias psicoactivas o se tenga noticia de que estas sean consumidas por la persona responsable del hogar o por algún miembro del grupo familiar que conviva en el mismo.

e) Abandono del niño, la niña o el adolescente por parte de la persona responsable del hogar.

f) Accidente grave o muerte de un niño, niña o adolescente, por negligencia en su cuidado por parte de la familia tutora.

g) Conductas sexuales abusivas con los niños, niñas y adolescentes, realizadas por parte de algún miembro de la familia tutora o de alguna persona cercana a ella. Maltrato físico, psicológico al niño, niña o adolescente, por parte de algún miembro de la familia tutora o de alguna persona cercana a ella.

h) La intervención de los niños, niñas y adolescentes en alguna actividad de explotación sexual, laboral o cualquier otro hecho punible como partícipe o víctima, a los cuales se les haya persuadido, permitido o coaccionado, por parte de la persona o personas responsables del hogar tutor, de alguno de los integrantes del hogar, o de personas cuyo grado de consanguinidad o cercanía afecten la dinámica familiar.

i) Cuando la persona responsable del hogar o uno de los integrantes del mismo, no reporte de manera inmediata al equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente o a la entidad contratista, las situaciones que han puesto en peligro la vida de los niños, niñas y adolescentes.

j) Cuando los niños, niñas o adolescentes desempeñan, con la autorización o exigencia del responsable del hogar u otra persona del grupo familiar, algún trabajo prohibido por la ley o por los convenios internaciones de la OIT número 138 y 182, ratificados por Colombia.

k) Cuando se tenga información sobre la venta o uso indebido de los elementos de dotación, de los aportes económicos asignados por el ICBF, otra entidad, o la familia de origen, o de otros recursos destinados para el sostenimiento del niño, niña y adolescente.

l) Cuando el niño, niña o adolescente no muestra progreso en su crecimiento y desarrollo integral por negligencia en la atención brindada en el hogar tutor, confirmado mediante seguimiento y consulta individual, médica, nutricional, psicológica o social.

m) Cuando los niños, niñas o adolescentes del hogar tutor son dejados a cargo de personas que carecen de las calidades físicas, mentales y sociales necesarias para asegurar su protección.

n) Desacato o incumplimiento a recomendaciones, tratamientos médicos, psiquiátricos o terapéuticos, nutricionales, que requieran los niños, niñas o adolescentes para su desarrollo integral.

o) Cuando se compruebe la vinculación de la persona responsable del hogar a actividades que le demanden la utilización permanente de su tiempo, descuidando la atención de los niños, niñas y adolescentes.

p) Cuando la persona responsable del hogar posibilite espacios de encuentro con las familias biológicas sin la previa autorización del equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente, suministre a estas, información referente a los niños, niñas y adolescentes del hogar, o solicite directamente o por interpuesta persona dinero o elementos a la familia biológica o responsable del niño, niña o adolescente.

q) Cuando la persona responsable del hogar tutor propicie escándalo público, y esto sea corroborado con la autoridad competente.

r) Cuando la familia tutora cambia de domicilio o residencia sin avisar oportunamente al equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente.

s) Cuando la familia tutora tiene a su cargo otro hogar tutor, un hogar comunitario de bienestar u otro programa de atención a niños, niñas o adolescentes.

t) Cuando la persona responsable del hogar, o algún familiar se niegue u obstaculice la entrega del niño, niña o adolescente a la autoridad competente que lo requiera.

u) Ubicación del hogar tutor en sitios declarados de alto riesgo por autoridad competente, o que amenacen ruina o destrucción por incendio, avalancha u otra catástrofe natural o en sitios marginados, cuya problemática social compromete el proceso de desarrollo de los niños, niñas y adolescentes.

v) Negligencia o negativa de la persona responsable del hogar para acoger las orientaciones y recomendaciones del equipo técnico interdisciplinario de las autoridades competentes o de la entidad contratista, así como la negativa de la persona responsable del hogar o de su familia a aceptar las visitas de asesoría y seguimiento.

w) Cuando las condiciones de la vivienda representen inminente peligro para el desarrollo del niño, niña o adolescente, o cambios físicos en la vivienda o en los espacios habitacionales asignados a los mismos, que desmejoren las condiciones para su sano desarrollo.

x) Cualquier otra que atente contra sus derechos fundamentales o su integridad.

Pérdida temporal de la calidad de hogar tutor

Las siguientes causales implican la pérdida temporal de la calidad de un hogar tutor, de forma inmediata, o después de un proceso de supervisión y seguimiento, por considerar que afectan la atención de los niños, niñas y adolescentes:

a) Retiro voluntario de la persona responsable del hogar.

b) Enfermedad grave o muerte de un miembro de la familia tutora o cuando su ausencia o estado de salud altera la estabilidad emocional, económica o social del grupo familiar.

c) Enfermedad grave de la persona responsable del hogar, o de algún miembro de la familia, que requiera de una dedicación permanente o prolongada para su tratamiento y los imposibilite para la atención de los niños, niñas y adolescentes, y además no haya otro familiar responsable que pueda asumir su cuidado.

d) Cuando se presente alguna situación de crisis o calamidad familiar que afecte la dinámica del hogar tutor y por consiguiente, la estabilidad de los niños, niñas o adolescentes, bajo medida de restablecimiento de derechos.

e) Cambio de residencia de la persona responsable del hogar a otra ciudad.

f) Por modificaciones de la estructura de la vivienda.

El restablecimiento de calidad de hogar tutor se considerará cuando las condiciones anteriores se hayan superado y subsista la necesidad del servicio. Se restablecerá por juicio del equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente o de la entidad contratista, y siempre y cuando la persona responsable del Hogar solicite la reapertura y haya ejercido su rol a cabalidad.

Procedimiento para la pérdida de calidad de hogar tutor

Este procedimiento aplica para la pérdida de calidad inmediata ante un evento crítico y de alto riesgo para la integridad física y moral de un niño, niña y adolescente, o después de un proceso de supervisión, seguimiento o asesoría.

En cualquiera de las dos circunstancias, el responsable del hallazgo (situación de amenaza, supervisión o seguimiento) por parte de la entidad contratista o de la autoridad competente, debe adelantar el siguiente procedimiento:

a) Informar al equipo técnico interdisciplinario de la autoridad competente sobre la situación de los niños, niñas y adolescentes, para que este verifique la condición o situación reportada en el hogar tutor. De confirmarse o encontrarse una irregularidad que afecte la salud física o mental o su integridad, realizará un informe con los hallazgos y se hará entrega del mismo a la autoridad competente para que expida la amonestación respectiva.

b) Convocar al equipo técnico interdisciplinario de la autoridad o la entidad contratista, para la toma de la decisión, bien sea con relación al hogar o a los niños, niñas o adolescentes que se encuentran ubicados en el mismo.

i) Remitir al coordinador del centro zonal o del grupo de protección en las direcciones regionales donde se encontrare conformado o de asistencia técnica en las demás direcciones regionales, los informes, amonestaciones y antecedentes de las circunstancias encontradas, para que convoque nuevamente a reunión al equipo técnico interdisciplinario, con el fin de evaluar y analizar la situación y a la luz de las pruebas, tomar la decisión final correspondiente, dejando constancia en acta firmada por los participantes.

Amonestación: Es la medida conminatoria por medio de la cual se hace un llamado de atención al responsable del hogar tutor, como resultado de irregularidades encontradas en la atención al niño, niña o adolescente o en la prestación del servicio y siempre será impuesta por la autoridad competente, con base en los informes recibidos de la situación de peligro o amenaza o del proceso de supervisión y seguimiento a los hogares.

ii) Resolución de pérdida de calidad de hogar tutores: Con el acta de la reunión realizada, la copia de la amonestación al responsable del hogar tutor, los informes de visitas y demás documentos soporte, el coordinador del centro zonal o del grupo de protección en las direcciones regionales donde se encontrare conformado o de asistencia técnica en las demás direcciones regionales, elaborará la resolución de pérdida de calidad de hogar, la cual deberá encontrarse bien argumentada, teniendo en cuenta los motivos que generan el cierre. La resolución deberá ser firmada por el coordinador y por el equipo técnico interdisciplinario(35), y en ella, deberá constar la obligatoriedad de la persona responsable del hogar tutor, de facilitar el traslado inmediato de los niños, niñas o adolescentes al lugar que determine la autoridad competente y de hacer devolución inmediata de los elementos de dotación básica, personal y escolar, así como de los documentos y demás elementos correspondientes a los niños, niñas y adolescentes que se encontraban bajo su responsabilidad.

iii) Notificación de pérdida de calidad del hogar tutor: La resolución de pérdida de la calidad de hogar tutor deberá ser notificada al responsable del hogar entregando copia al mismo, archivando el original en la carpeta correspondiente y registrando el retiro en el sistema de información vigente. Tratándose de un acto administrativo, proceden los recursos de ley. Contra la decisión de pérdida de la calidad de hogar tutor, corresponde al director regional resolver en segunda instancia el recurso de apelación.

iv) Reubicación de niños, niñas y adolescentes: Una vez se ha determinado la pérdida de calidad de un hogar tutor, los niños, niñas o adolescentes bajo medida de restablecimientos de derechos, deberán ser trasladados preferiblemente a otro hogar tutor de la jurisdicción de la autoridad competente que decretó la medida, que cuente con capacidad de atención, y que haya sido previamente seleccionado siguiendo el proceso establecido en el presente lineamiento.

Bibliografía

Cillero Bruñol, Miguel: Infancia, autonomía y derechos. Una cuestión de principios. En www.inau.gub.uy/biblioteca/cillero.pdf

Código de la Infancia y la Adolescencia Ley 1098 de 2006.

Constitución Política de Colombia 1991.

Convenio del Buen Trato, Universidad Nacional de Colombia. Observatorio sobre Infancia, Fundación Antonio Restrepo Barco (2002). Niños, Niñas y conflicto armado en Colombia. Una aproximación al estado del arte, 1990-2001.

Defensoría del Pueblo - Gobierno de Bélgica. (2008). Serie Educativa: Narrativas de la Construcción de la Dignidad.

Departamento Nacional de Planeación, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Ministerio de Educación Nacional, Ministerio de la Protección Social. Guía para Alcaldes. Marco para las Políticas Públicas y Lineamientos para la planeación del Desarrollo de la Infancia y la Adolescencia en el municipio. Bogotá 2006.

ICBF. Corporación Vínculos, Usaid, OIM. (2007) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños, niñas y jóvenes desvinculados de grupos armados ilegales.

ICBF. Estándares servicios de protección, 2008, 2009, 2010.

ICBF. Fundación Social, OIM (2007) Cartilla para mujeres y hombres jóvenes en proceso de reintegración.

ICBF, OIM, USAID, Fundación Social, Cooperación Italiana. (2008). El poder de tus derechos: niños, niñas, adolescentes y jóvenes sujetos de derechos en procesos de inserción y reconciliación.

ICBF, OIM, USAID, Fundación Social, Cooperación Italiana, (2008). Guía para el restablecimiento integral de derechos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes desvinculados de grupos armados organizados al margen de la ley.

ICBF. Lineamientos técnico administrativos y estándares de estructura de los servicios de bienestar en protección. Octubre. 2004.

ICBF. Lineamientos técnicos para el marco general y orientaciones de políticas públicas y planes territoriales en materia de infancia y adolescencia. Bogotá 2006.

ICBF. Plan Nacional de Construcción de Paz y Convivencia Familiar 2005-2015. Bogotá, 2006.

ICBF. Lineamientos y estándares del ICBF para la atención de la crisis julio 2006.

ICBF. Lineamiento técnico administrativo hogar de paso mayo 2007.

ICBF. Lineamiento técnico administrativo hogar gestor 2007.

ICBF. Lineamiento técnico administrativo centros de emergencia mayo 2007.

ICBF. Lineamiento técnico administrativo hogares sustitutos septiembre 2007.

ICBF. Lineamiento técnico administrativo para la atención en el programa de acogida y desarrollo de niños, niñas y adolescentes en condiciones de explotación sexual comercial y en situación de vida en calle. septiembre 2008.

ICBF. Lineamientos técnicos para garantizar la aplicación de la política y los derechos de los niños, niñas y adolescentes en situación de discapacidad julio de 2008.

ICBF. Lineamientos técnico administrativos para el funcionamiento del programa de atención especializada casa de madres gestantes octubre de 2009.

ICBF. (2004) Lineamientos técnico administrativos y estándares del programa de atención a niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados al margen de la ley.

ICBF. (2008). Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias.

ICBF. Manual del sistema de gestión de la calidad, marzo 2009.

ICBF. Manual Básico de Procedimientos para los servicios de alimentación de los programas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y sistema nacional de bienestar familiar (SNBF).

ICBF, OIM. (2008) Lineamientos técnicos para la inclusión e implementación del componente psicosocial en el programa de atención a niños, niñas y adolescentes. Circulación interna.

ICBF, OIM (2006) Jóvenes desvinculados del conflicto armado desde una comprensión cultural.

ICBF. Proceso Administrativo de Restablecimiento de Derechos, mayo 2007. Resolución 2785 de 10 de julio de 2009. Resolución 3154 de 4 de agosto de 2009.

ICBF. SINAPSIS. Lineamientos-Técnico-Administrativos misionales y herramientas metodológicas para la inclusión y la atención a familias en los programas y servicios del ICBF. Bogotá: 2006.

Ley 1361 diciembre de 2009 de Protección Integral a la Familia.

Unicef Colombia (1996). Recomendaciones de la quinta consulta regional sobre el impacto de los conflictos armados en la infancia. América Latina y el Caribe.

República de Colombia, Ministerio de Defensa, Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado, Presidencia de la República: Alta Consejería para la Reintegración e Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, diciembre. (2008). Manual Operativo para la desvinculación de niñas, niños y adolescentes; desarme y desmovilización individual de adultos y reintegración.

República de Colombia, Ministerio de Educación Nacional. (2005), Lineamientos de política para la atención educativa a poblaciones vulnerables.

República de Colombia, Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado, Presidencia de la República: Alta Consejería para la Reintegración, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Servicio Nacional de Aprendizaje, USAID, Cooperación Italiana, Organización Internacional para las Migraciones, (2007), Guía General, Guía del Facilitador (a), Guía de trabajo para niños, niñas y adolescentes.

Página en blanco para Revisiones y Aprobaciones: __________________________________________________________________

Revisó:

Natalia España Paz, Defensora de Familia: _________________ Javier Uribe Blanco, Asesor Jurídico: _________________

Claudia Inés García Marroquín, Profesional de la Subd. Restablecimiento de Derechos: _________________

Rosa Jimena Díaz Susa, Defensora de Familia, Subd. Restablecimiento de Derechos: _________________

Ana Carmenza Mola Murcia, Profesional de la Subd. Restablecimiento de Derechos: _________________

Janneth Moreno Romero, Abogada, Oficina Jurídica: _________________

Aprobó:

María Piedad Villaveces Niño, Directora de Protección: _________________

Martha Isabel Tovar Turmequé, Subdirectora de Restablecimiento de Derechos: _________________

Dora Hilda Aya Baquero, Subdirectora de Nutrición: _________________

Édgar Julián Vargas Brand, Jefe Oficina Asesoría Jurídica: _________________

(1) En 1996, se pone en evidencia las continúas vulneraciones de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, relacionadas con su reclutamiento y utilización por parte de los grupos armados al margen de la ley, entre las cuales podemos encontrar: la explotación sexual y violencia de género, la siembra de minas antipersonas y en general, el deterioro de la salud, la nutrición y la educación. En ese mismo año, en Colombia, mediante el proyecto “Sistema de seguimiento y vigilancia de los derechos de la niñez”, la Defensoría del Pueblo publica el primer informe sobre niñas, niños y adolescentes en el marco de la violencia socio política colombiana, en el cual se indican cifras aproximadas de participación de los niños, las niñas y los adolescentes en la guerrilla y en grupos paramilitares, así como información sobre el tipo de trabajos que ellos realizan en estos grupos. El 13 de mayo de 1997, en Media Luna, Cesar, el Ejército de Liberación Nacional, ELN, hace entrega de cuatro niñas y dos niños a una delegación conformada por la Defensoría del Pueblo, UNICEF, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, el ICBF y los medios de comunicación. Este hecho establece un antecedente importante para el restablecimiento de derechos a los niños, niñas y adolescentes víctimas de reclutamiento y utilización por parte de grupos armados ilegales. La atención se realiza en la institución de reeducación Hogar La Esperanza, en Bogotá, iniciándose con ello un esquema de intervención que compromete a distintos actores gubernamentales y no gubernamentales. En 1998, con el fin de humanizar la guerra, se firma el Acuerdo Puerta del Cielo entre representantes de la sociedad civil, el ELN y el Comité Nacional de Paz, mediante el cual se reafirma el compromiso de la sociedad civil y del ELN de respetar y hacer respetar cabalmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes y este grupo armado se compromete a no reclutar menores de 16 años para su fuerza armada permanente.

(2) Tomado del documento “Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias en los programas del ICBF y del SNBF” septiembre de 2007.

(3) Lineamientos técnicos para la inclusión e implementación del componente psicosocial en el programa de atención a niños, niñas y adolescentes. 2008. Circulación interna.

(4) Los niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados al margen de la ley, que requieran atención especial por su situación particular (adolescentes gestantes, problemas de consumo de SPA, problemas psiquiátricos debidamente diagnosticados, entre otros), serán atendidos a través del SNBF en forma temporal hasta superar la situación objeto de la atención, momento en el cual regresarán al programa.

(5) Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias, ICBF, 2009.

(6) En el presente documento, la palabra beneficiario hace referencia a los adolescentes que se benefician de los programas de restablecimiento de derechos en las modalidades establecidas por el ICBF.

(7) La minimización del riesgo se entiende como:

A nivel contextual:

a) No presencia explícita de actores de conflicto en la zona.

b) Que el lugar de residencia donde va a permanecer el niño, niña y adolescente tenga acceso de cualquier tipo de transporte.

c) Que exista red de oferta institucional que pueda contrarrestar los factores de riesgo.

d) Que no exista contexto de relación entre el lugar en que el niño, niña y adolescente se vinculó, con el lugar donde operó y el lugar donde va a residir.

A nivel psicosocial

a) Que la familia se pueda convertir en un factor protector para el proceso de restablecimiento de derechos, a pesar de los factores de riesgo.

b) Que se evidencien fuertes lazos afectivos y la disposición de asumir el proceso de reintegración del joven a la familia y a la sociedad.

c) Que la familia tenga una adecuada referenciación social y comunitaria.

(8) La evaluación pedagógica está dirigida a identificar las potencialidades del niño, niña o adolescente, de tal manera que se pueda determinar la capacidad de aprendizaje y los recursos con los que se cuenta en su entorno, para adelantar procesos de desarrollo humano y social. Esta evaluación debe tener en cuenta la edad, los intereses y expectativas particulares. La evaluación pedagógica la hará la institución educativa donde se encuentre vinculado el beneficiario.

(9) Para el abordaje de las familias y redes de apoyo vincular, se debe tener en cuenta el anexo II de los Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias, ICBF, 2009.

(10) Al respecto ver: Serie Educativa: Narrativas de la Construcción de la Dignidad. Defensoría del Pueblo -Gobierno de Bélgica. 2008.

(11) Al respecto ver: El poder de tus derechos: niños, niñas, adolescentes y jóvenes sujetos de derechos en procesos de inserción y reconciliación. 2008 ICBF, OIM, USAID, Fundación Social, Cooperación Italiana. 2008.

(12) Al respecto ver: Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias. ICBF. 2008.

(13) Responsabilidades del hogar tutor

a) Rol del cuidador: Dedicarse en su actividad diaria al cuidado del desarrollo psicosocial y satisfacción de las necesidades básicas de los niños, niñas y adolescentes.

b) Función del formador y del educador: A partir de las prácticas cotidianas en las relaciones de la crianza, transmitir reglas, normas de convivencia, valores y principios morales, que rijan el actuar y la interacción del niño, niña y adolescente, como un ser individual y socialmente funcional.

c) Modelo de referente familiar: Mediante la presencia del modelo familiar se espera que se restablezcan derechos, se construyan vínculos sanos y seguros, se desarrollen habilidades y destrezas resilientes (capacidad de una persona para sobreponerse a periodos de dolor emocional y seguirse proyectando en el futuro a pesar de los acontecimientos desestabilizadores).

(14) Los adolescentes con poca permanencia en el grupo armado ilegal al margen de la ley, ingresan directamente.

(15) La excepción de esta permanencia se presenta para los casos en que el reintegro familiar no se pueda realizar, por situaciones de seguridad, por desplazamiento de la familia o por no haber sido posible el contacto con ella.

(16) La evaluación pedagógica está dirigida a identificar las potencialidades del niño, niña o adolescente, de tal manera que se pueda determinar la capacidad de aprendizaje y los recursos con los que se cuenta en su entorno, para adelantar procesos de desarrollo humano y social. Esta evaluación debe tener en cuenta la edad, los intereses y expectativas particulares. La evaluación pedagógica la hará la institución educativa donde se encuentre vinculado el beneficiario.

(17) Al respecto ver: Serie Educativa: Narrativas de la Construcción de la Dignidad. Defensoría del Pueblo - Gobierno de Bélgica. 2008.

(18) Al respecto ver: El poder de tus derechos: niños, niñas, adolescentes y jóvenes sujetos de derechos en procesos de inserción y reconciliación. 2008 ICBF, OIM, USAID, Fundación Social, Cooperación Italiana. 2008.

(19) Al respecto ver: Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias. ICBF. 2008.

(20) Se aceptará un nivel inferior cuando se compruebe que la familia está en capacidad de satisfacer sus necesidades económicas sin depender de este servicio o cuando por las características de la región donde se adelante la modalidad un nivel socioeconómico inferior garantice una adecuada inserción social del niño y adolescente.

(21) La evaluación pedagógica está dirigida a identificar las potencialidades del adolescente, de tal manera que se pueda determinar su capacidad de aprendizaje y los recursos con los que cuenta en su entorno para adelantar los procesos de desarrollo humano y social. Esta evaluación debe tener en cuenta la edad y los intereses y expectativas particulares. La evaluación pedagógica la hará la institución educativa donde se encuentre vinculado el beneficiario.

(22) Para el abordaje de las familias y redes de apoyo vincular, se debe tener en cuenta el anexo II de los Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias, ICBF, 2009.

(23) Al respecto ver: Serie Educativa: Narrativas de la Construcción de la Dignidad. Defensoría del Pueblo - Gobierno de Bélgica. 2008.

(24) Al respecto ver: El poder de tus derechos: niños, niñas, adolescentes y jóvenes sujetos de derechos en procesos de inserción y reconciliación. 2008 ICBF, OIM, USAID, Fundación Social, Cooperación Italiana. 2008.

(25) Al respecto ver: Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias. ICBF. 2008.

(26) En el presente documento, la palabra beneficiario hace referencia a los niños, niñas o adolescentes que se benefician de los programas de restablecimiento de derechos en las modalidades establecidas por el ICBF.

(27) En el presente documento, la palabra beneficiario hace referencia a los niños, niñas o adolescentes que se benefician de los programas de restablecimiento de derechos en las modalidades establecidas por el ICBF.

(28) Pacto familiar: Es elaborado conjuntamente con la familia y los profesionales de la unidad de apoyo o del equipo psicosocial y corresponden a los compromisos establecidos en la resolución de constitución de hogar gestor y los identificados con la familia. Este pacto tiene como propósito potenciar los factores protectores y reducir los factores de riesgo, y en él se incluirán: metas para su cumplimiento, prioridades, acciones o estrategias y responsables, tanto de la entidad competente que asume el caso, como de la familia, con el fin de determinar y evaluar los avances y transformación progresiva de las condiciones familiares. El pacto familiar deberá ser firmado por las familias y por el profesional del área psicosocial, y hará parte de la historia de atención. Igualmente será entregado a la familia. Este se constituye en una herramienta de seguimiento al cumplimiento de los compromisos por parte de la familia beneficiaria y da cuenta de los avances de la familia en el proceso.

(29) Este criterio debe ser comprobado cuando el equipo psicosocial de la entidad contratista o del ICBF sospeche de que algún miembro que vive en el hogar tutor consume sustancias psicoactivas. El miembro de la familia debe presentar la certificación respectiva expedida por la autoridad de salud competente.

(30) La edad máxima de 57 años presupone un buen estado de salud física y mental así como la conservación de habilidades y destrezas que le faciliten el cuidado y atención de niños, niñas y adolescentes.

(31) Como se mencionó anteriormente, el compañero hace referencia no sólo a la persona con la que se convive en unión marital de hecho, sino a una persona adulta, miembro de la familia próxima del solicitante y unida por lazos de consanguinidad, afinidad o civil, con la que se comparten el hogar, sus derechos y sus obligaciones.

(32) En capitales de departamento, se seleccionarán preferiblemente viviendas como mínimo de estrato 3.

(33) Lineamientos técnicos para la inclusión y atención de familias. ICBF, 2009.

(34) En ningún caso se podrá delegar a un tercero para recibir la dotación, ni podrá recibirla el responsable de otro hogar tutor. Únicamente se permitirá la entrega a otra persona, en caso de enfermedad o impedimento especial por parte de algún responsable del hogar tutor, mediante autorización escrita del coordinador zonal, asistencia técnica regional, seccional o coordinador de hogares tutor de entidad contratista.

(35) El registro y control de la información sobre el cierre de hogares sustitutos estará a cargo del responsable de la modalidad en el centro zonal y en el grupo de protección o de asistencia técnica de las direcciones regionales, quienes deberán mantener la información actualizada.