RESOLUCIÓN 666 DE 1992 

(Febrero 24)

“Orgánica de los almacenes generales de depósito”.

El Superintendente Bancario,

en uso de sus atribuciones legales y en especial de las que le confiere el artículo 2.1.3.3.7 del estatuto orgánico del sistema financiero, y

CONSIDERANDO:

Que mediante Resolución 3700 del 24 de octubre de 1988, orgánica de los almacenes generales de depósito, expedida con base en las facultades legales de la Superintendencia Bancaria y en las especiales fijadas en el artículo 14 del Decreto Legislativo 356 de 1957, se regulo la actividad de dichas entidades y, en especial, su contabilidad, estadística, tarifas, clases de depósito, intermediación aduanera, bodegas, venta de mercancías, expedición de certificados de depósito y bonos de prenda, relación respecto del capital pagado y reserva legal, otorgamiento de créditos, apertura de sucursales y agencias, seguros, y otros asuntos, teniendo presente para el efecto los siguientes criterios: mantener un capital y reserva legal adecuados en relación con el nivel de operaciones de cada institución, en orden a preservar su fortaleza patrimonial; asegurar un mayor control a las bodegas para preservar los derechos de los tenedores de certificados de depósito y bonos de prenda; inducir una mayor competitividad y un mejoramiento en los niveles de eficiencia de los almacenes generales de depósito, que se traduzcan en la prestación de mejores servicios a los clientes; velar por la razonabilidad de los estados financieros de estas empresas de forma que provean adecuada información al público y sean apropiadas para el mejor ejercicio de la vigilancia estatal y sirvan como instrumento para el control gerencial; mantener un control racional sobre las operaciones que llevan a cabo los almacenes generales de depósito en desarrollo de su objeto social, orientado a verificar la sujeción que deben los mismos al régimen legal que regula su funcionamiento y al orden jurídico en general; procurar que la actividad de los almacenes generales de depósito pueda ser desarrollada en las condiciones que hagan propicio su mejor desempeño empresarial y mayor productividad, así como el mejor aprovechamiento social de la función que la ley les ha atribuido;

Que con posterioridad a la expedición de dicha resolución se han regulado en forma general para las instituciones financieras temas tales como contabilidad, estadística, tarifas, requisitos para aprobación de bodegas, negociación de certificados de depósito y bonos de prenda cuando son inscritos en el mercado público de valores, apertura, traslado y cierre de sucursales y agencias, programas de publicidad, régimen de inversiones y, de otra parte, se han dictado algunas disposiciones adicionando la Resolución 3700 de 1988, como las números 799 de 1989, 2623 de 1990 y 277 de 1991, y se han definido criterios relacionados con el ejercicio de la actividad que con arreglo a su régimen legal pueden desarrollar estas instituciones, como quedó consignado en la Circular Externa 35 de 1990;

Que, de conformidad con los principios de política financiera vigentes, se hace necesario modificar el régimen de fijación de tarifas máximas para la prestación del servicio de almacenamiento en función del valor de las mercancías depositadas, para dar paso a un régimen de libertad de tarifas, que ofrezca mayor flexibilidad para la liquidación de éstas, de la forma que resulte más adecuada al tipo de mercancía almacenada y a los servicios que en relación con éstas se están prestando, de manera que se puedan satisfacer los requerimientos de la clientela sobre el particular;

Que se hace necesaria la actualización de la resolución orgánica de tales entidades, incorporando algunas instrucciones, así como suprimiendo y modificando otras,

RESUELVE:

CAPÍTULO I

Normas de contabilidad y presentación de estados financieros

ART. 1º—Plan de cuentas. Los almacenes generales de depósito ajustarán su contabilidad a lo dispuesto en la Resolución 3600 de 1988 - Plan Único de Cuentas para el Sistema Financiero y demás normas que la adicionen o reformen.

ART. 2º—Presentación de estados financieros. Los almacenes generales de depósito presentarán mensualmente el balance y el estado de ganancias y pérdidas con sus respectivos anexos, en la forma que determine la Superintendencia Bancaria. Los estados financieros deberán presentarse por la oficina principal de cada almacén, dentro de los primeros veinte (20) días comunes del mes inmediatamente siguiente al de su corte.

ART. 3º—Estados financieros de fin de ejercicio. Los almacenes generales de depósito deberán remitir los estados financieros de fin de ejercicio económico a más tardar el último día hábil del mes siguiente a la fecha del corte respectivo, adicionando dos copias de las proformas diseñadas por la Superintendencia Bancaria con destino a la publicación. Los anexos correspondientes deberán remitirse acompañados del dictamen del revisor fiscal, de las notas a los estados financieros y demás documentos para la asamblea, por lo menos con un mes de antelación a la fecha de celebración de la misma en que habrán de considerarse. Una vez analizado el balance, la superintendencia autorizará su publicación en un periódico de amplia circulación en el lugar de domicilio del almacén, la cual deberá efectuarse dentro de los diez (10) días siguientes a la fecha de su aprobación por la asamblea general de accionistas. Copia del ejemplar del periódico respectivo será enviado a la superintendencia dentro del mes siguiente a su publicación.

ART. 4º—Garantía real. Para los fines previstos en el Plan Único de Cuentas para el Sistema Financiero, con relación a la calificación de cartera de créditos, el derecho de retención sobre las mercancías depositadas se equiparará a garantía real por parte de los almacenes generales de depósito.

ART. 5º—Distribución de utilidades. El proyecto de distribución de utilidades obtenidas durante el correspondiente ejercicio económico deberá ser revisado por la Superintendencia Bancaria antes de ser sometido a la aprobación del órgano social competente, el cual se remitirá dentro del término fijado en el artículo 3º de la presente resolución.

ART. 6º—Calificación de cartera y constitución de provisiones. La calificación de cartera y la constitución de provisiones se regirán por lo dispuesto en las resoluciones 2053, 3056 y 3535 de 1989, y por las normas que las adicionen o modifiquen.

ART. 7º—Castigos de activos. Los castigos de activos se regirán por lo dispuesto en la Resolución 2054 de 1989, Circular Externa 19 de 1990 y por las normas que las adicionen o modifiquen.

ART. 8º—Evaluación de inversiones. La evaluación de inversiones se regirá por lo dispuesto en la Resolución 2524 de 1990 y por las normas que la adicionen o la modifiquen.

CAPÍTULO II

Información complementaria

ART. 9º—Anexos contables y estadísticos. Los almacenes generales de depósito presentarán a la Superintendencia Bancaria dentro de los términos establecidos, los siguientes anexos, debidamente diligenciados de acuerdo con el formulario oficial, si fuere el caso, y consolidados por la oficina principal:

a) F.230-01. Cuadro estadístico 1. Mercancías en depósito, en la cual se detallará la clase: simple, provisional, con certificado y bono, con certificado sin bono, con retención, con obligación prendaria; determinando sus cantidades en toneladas y el monto de los créditos concedidos con garantía de las mismas.

Este cuadro se remitirá dentro de los 20 días calendario siguientes al cierre de cada trimestre y semanalmente a más tardar el miércoles siguiente a las 12 meridiano;

b) F.230-03. Cuadro estadístico 3. Lugares de depósito. En el cual se detallará el número de las bodegas propias, el número de las bodegas particulares; área en metros cuadrados y capacidad en metros cúbicos de cada una de ellas, correspondiente a las áreas de almacenamiento en patios y bodegas cubiertas y la dirección de cada una.

Este cuadro será presentado anualmente en el mes de enero del año siguiente, sin perjuicio de que la superintendencia pueda exigirlo en cualquier tiempo;

c) F.230-05. Relación de préstamos otorgados en virtud de lo dispuesto en el artículo 2.1.3.3.2 del estatuto orgánico del sistema financiero, se continuará diligenciando en la forma acostumbrada y se remitirá con el balance mensual;

d) F.230-09. Balance general comparativo de publicación. Se enviará de acuerdo con el corte económico de cada almacén;

e) F.230-10. Estado de ganancias y pérdidas comparativo de publicación. Se remitirá de acuerdo con el corte económico de cada almacén;

f) F.230-11. Informe semanal consolidado;

g) F.230-14. Clasificación de cuentas por cobrar por comisiones y servicios de almacenaje. Envío mensual vía modem;

h) F.0000-06. Formato único de cuentas no PUC. Deberá reportarse la información contenida en este anexo de acuerdo con las instrucciones impartidas en la Circular Externa 50 de 1991 o la que la modifique o adicione;

i) F.888-18/20/22/23. Deberán reportarse semestralmente de acuerdo con las instrucciones impartidas en la Circular Externa 1 de 1990;

j) F.888-24/25/26. Deberán reportarse trimestralmente de acuerdo con las instrucciones impartidas en la Circular Externa 2 de 1990, y

k) Estados financieros consolidados. Deberán remitirse las proformas F.0000-02/03/04/05 según instrucciones de la Circular Externa 110 de 1989.

Todos los informes deberán estar suscritos por el representante legal y el revisor fiscal del almacén general de depósito.

CAPÍTULO III

Tarifas, intereses y comisiones

ART. 10.—Tarifas por servicios. Los almacenes generales de depósito, por concepto de bodegaje, conservación, custodia y seguro contra incendio de las mercancías depositadas, podrán pactar libremente con sus clientes las tarifas.

Para el cobro de las mencionadas tarifas se podrán tomar como base de liquidación factores tales como el valor, el peso o volumen; en todo caso, el criterio adoptado para la liquidación de la tarifa deberá quedar claramente expresado en la documentación relacionada con la operación.

De la misma manera se podrán pactar tarifas diferentes de acuerdo con el tipo de servicio de que se trate, identificando el concepto de la operación.

Los almacenes generales de depósito podrán continuar cobrando los servicios de bodegaje cuando se presenten demoras no imputables a su conducta para el retiro de las mercancías, previa expedición de la orden de entrega, la cual tendrá una vigencia de tres (3) días.

(Nota: El inciso 3º del presente artículo fue declarado nulo por la Sección Cuarta del Consejo de Estado en Sentencia de agosto 28 de 1992. Expediente 3807. M.P. Guillermo Chahín Lizcano).

ART. 11.—Tarifa para mercancías de rotación permanente. Para los depósitos que ofrezcan un movimiento permanente los servicios se liquidarán y cobrarán sobre los promedios de saldos diarios, salvo pacto en contrario.

ART. 12.—Servicios extraordinarios. Los servicios extraordinarios tales como avalúos especializados, clasificación, fumigación, repeso, zunchaje, acarreos, empaque, limpieza y desecación, cuando hayan sido autorizados expresamente por el cliente y para cada caso o fueren necesarios y urgentes para la conservación y almacenamiento de las mercancías, serán por cuenta del mismo y se liquidarán y cobrarán separadamente de los demás servicios previstos en esta resolución.

ART. 13.—Comisiones como intermediarios aduaneros. Las comisiones que cobrarán los almacenes generales de depósito en razón de las operaciones que realicen como intermediarios aduaneros serán las que fije la autoridad respectiva. Los servicios adicionales prestados para el despacho de las mercancías se clasifican así:

1. Suministro de formularios para importación o exportación.

2. Transferencias.

3. Servicios de telecomunicaciones, timbres, portes y certificaciones.

Para la cancelación de los derechos de importación los almacenes deberán obtener previamente del cliente los fondos correspondientes, así como los necesarios para gastos menores; cuando estos últimos excedieren el estimativo inicial, los almacenes pueden efectuar el pago de los mismos, por cuenta de sus clientes, siempre y cuando se haya efectuado la provisión estimada inicialmente.

ART. 14.—Cuentas de cobro. En las cuentas de cobro que formulen los almacenes a sus clientes se determinarán claramente los conceptos a que corresponden los respectivos valores.

ART. 15.—Saldos a favor del depositante. Practicada la liquidación definitiva los almacenes pondrán a disposición del cliente cualquier valor que hayan recibido anticipadamente y no se hubiere causado, comunicándole tal hecho de inmediato, o procederán a compensar dichos valores si fuere legalmente posible.

ART. 16.—Prohibición pago de comisiones. Los almacenes generales de depósito no pueden dar participación o utilidad de las tarifas de bodegajes a los establecimientos de crédito, cualquiera que fuere el título utilizado, por concepto de descuento de bonos de prenda o presentación de clientes.

ART. 17.—Intereses por préstamos del artículo 2.1.3.3.2 del estatuto orgánico del sistema financiero y por mora. Los réditos de capital por concepto de los créditos que otorguen los almacenes a sus clientes para cubrir sus gastos de transporte, seguros, empaques, limpieza y desecación de las mercancías depositadas, lo mismo que por los demás servicios, se sujetarán a lo dispuesto en el artículo 884 del Código de Comercio, el artículo 65 de la Ley 45 de 1990 y a las disposiciones que las adicionen o modifiquen. Estos créditos sólo se podrán otorgar con recursos propios.

CAPÍTULO IV

Constitución de depósitos 

ART. 18.—(Modificado).* Clases de depósito. Los almacenes generales de depósito pueden recibir mercancías bajo las siguientes modalidades:

1. Depósito provisional. Este se origina con la entrada parcial de mercancías, hasta completar el total anunciado por el cliente, con el cual se constituye el depósito simple.

2. Depósito simple y/o consignación. Para este depósito se expedirán recibos que no son negociables.

3. Depósito con obligación prendaria. Sobre las mercancías de un depósito simple puede constituirse en depósito con obligación prendaria.

4. Depósitos de mercancías sobre las cuales se haya pactado retención a favor de terceros. Cuando haya sido expresamente estipulado en los términos establecidos en el artículo 2417 del Código Civil y por la costumbre mercantil nacional o internacional.

5. Depósitos con certificado. Si así lo solicitaren los interesados.

6. Depósitos con certificado y bono de prenda. Si así lo solicitaren los interesados.

*(Nota: Modificado por la Resolución 2391 de 1993 artículo 1º de la Superintendencia Bancaria).

ART. 19.—Requisitos del contrato de depósito. En el contrato de depósito deberá constar:

1. Designación del depositante y determinación de su condición.

2. Lugar de depósito.

3. Una descripción pormenorizada de las mismas, con todos los datos necesarios para su identificación o la precisión en su caso, de que se trata de mercancías a granel o genéricamente designadas; así como la indicación de su estado aparente.

4. Plazo del depósito.

5. Las tarifas por concepto de almacenaje y demás prestaciones a que tenga derecho el almacén.

6. Valor de las mercancías.

7. Las demás estipulaciones que sean compatibles con la naturaleza y el régimen del contrato.

PAR.—En guarda de sus intereses y de terceros, el almacén se cerciorará, en lo posible, sobre la propiedad de las mercancías.

ART. 20.—Valor de mercancías a depositar. El avalúo de las mercancías deberá efectuarse de común acuerdo entre el almacén y el cliente, teniendo en cuenta las facturas y su valor comercial.

En cuanto hace referencia a los productos agrícolas, se señalará el valor con base en los precios que certifique la Bolsa Agropecuaria o los de sustentación que fijen los organismos oficiales que tengan el mercadeo de tales productos o la fijación de sus precios.

El almacén responderá por el valor fijado a las mercancías, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 2.1.3.3.3 del estatuto orgánico del sistema financiero.

ART. 21.—Reavalúo de mercancías. Los almacenes generales de depósito podrán reavaluar para todos los efectos las mercancías no nacionalizadas y recibidas en depósito, una vez se hayan nacionalizado, incorporándoles los gastos que normalmente se efectúen como derechos arancelarios, impuesto a las ventas, timbres, consulares, impuestos al café, etc.

PAR.—El reavalúo sólo podrá hacerse a petición del depositante y con el consentimiento del acreedor prendario si existe.

Los reavalúos se anotarán en la correspondiente matrícula de depósito.

CAPÍTULO V

Intermediarios aduaneros

ART. 22.—Intermediarios aduaneros. Para que los almacenes generales de depósito puedan actuar como intermediarios aduaneros, según lo previsto en el artículo 2.1.3.3.1 del estatuto orgánico del sistema financiero, deberán ajustarse a lo dispuesto en el Decreto-Ley 1657 de 1988 y a las disposiciones que lo adicionen o modifiquen.

En caso de violación de las normas que rigen la actividad de los almacenes generales de depósito como intermediarios aduaneros, la Superintendencia Bancaria podrá, de oficio o a petición de parte, solicitar a la Dirección General de Aduanas la imposición de la sanción de que trata el artículo 2.1.3.3.1 del estatuto orgánico del sistema financiero.

ART. 23.—Depósito sobre mercancía para importación o exportación. A petición del interesado, los almacenes generales de depósito constituirán depósito con las mercancías que les hayan sido consignadas para su importación o exportación.

ART. 24.—Documentos para carpeta D.O. Los almacenes generales de depósito conservarán en su correspondiente carpeta D.O., además de todos los documentos requeridos para la importación y exportación de mercancías, una copia del respectivo contrato de depósito, si es el caso.

CAPÍTULO VI

Procedimiento para la venta de mercancías depositadas

ART. 25.—Mercancías abandonadas. Se entiende por mercancías abandonadas aquellas que no han sido retiradas por el depositante al vencimiento del plazo pactado para el depósito, si además se cumplen los siguientes requisitos:

1. Que se haya comunicado el vencimiento del contrato de depósito al depositante por correo certificado a la última dirección registrada en el almacén.

2. Que las mercancías no hayan sido retiradas dentro de los treinta (30) días siguientes, contados a partir de la notificación o no se haya pactado de nuevo plazo para el depósito.

ART. 26.—Venta o subasta de mercancías. Los almacenes generales de depósito podrán efectuar la venta de mercancías abandonadas respecto de las cuales no se hayan emitido bonos de prenda, por cualquier procedimiento comercial, cuando así se hubiere pactado en el contrato de depósito.

Si no se hubiere pactado la venta directa o no hubiere interesados en ella se hará en pública subasta en el almacén o en un martillo, en los casos y con las formalidades previstas en el artículo 1189 del Código de Comercio.

La venta de mercancías depositadas respecto de las cuales se hayan emitido bonos de prenda se efectuará en pública subasta, observando lo dispuesto en los artículos 794 y siguientes del Código de Comercio y el procedimiento señalado en los artículos siguientes de esta resolución.

ART. 27.—Retiro y venta de mercancías deterioradas. Si las mercancías depositadas corren el riesgo de deterioro o de causar daños a otros efectos depositados, el almacén general deberá notificarlo al depositante y a los tenedores del certificado de depósito y bono de prenda, si fuere posible, para que sean retiradas del almacén dentro de un término prudencial y, en caso de que el retiro no se verifique dentro del término fijado, podrá venderlas en pública subasta en el mismo almacén o en un martillo.

Respecto de aquellas mercancías deterioradas que por razones de salud pública no es posible vender o transferir, se debe solicitar a la autoridad competente autorización para su destrucción.

Lo dispuesto en el presente artículo se aplicará también en los casos en que las mercancías no hayan sido retiradas a la expiración del plazo del depósito, previo cumplimiento de las normas sobre mercancías abandonadas, o cuando hayan transcurrido treinta (30) días contados a partir del requerimiento hecho por el almacén al adjudicatario de las mercancías rematadas o vendidas directamente por el almacén.

ART. 28.—Procedimiento para subasta de mercancías. Los almacenes generales de depósito, para proceder a la subasta de las mercancías abandonadas o sobre las cuales se haya expedido bono de prenda y no se hubiere hecho la provisión oportuna para cancelarlo y cumplidas las formalidades de los artículos 794 y siguientes del Código de Comercio, deberá seguir el siguiente procedimiento:

La subasta de las mercancías se anunciará con ocho (8) días de anticipación, por medio de avisos que se fijarán en un lugar visible al público en los almacenes generales de depósito y, además, por una sola vez en un diario de amplia circulación en el lugar donde se encuentren los bienes, o dos veces en días distintos en una radiodifusora de la misma localidad. Este plazo será de tres (3) días, en caso de deterioro de la mercancía.

Dicho aviso contendrá:

1. Lugar, fecha y hora en que ha de principiar la subasta.

2. Los bienes materia de la subasta, con indicación de su clase, especie, calidad y cantidad.

3. El avalúo correspondiente a cada bien o grupo de bienes y la base de la subasta.

4. La oportunidad en que debe hacerse la consignación del veinte por ciento (20%) del avalúo para hacer postura.

El avalúo de las mercancías será el que aparezca en el contrato de depósito a menos que las circunstancias justifiquen uno nuevo, a juicio del almacén y/o del depositante o de su derecho-habiente. El tenedor del bono podrá pedir en todo caso la confección de un nuevo avalúo.

ART. 29.—Avalúo de mercancías para subasta. El avalúo de las mercancías se hará, en su caso, por dos peritos designados uno por cada parte, quienes, al momento de tomar posesión, designarán un tercero para el caso de desacuerdo. Si no lo hacen, el perito tercero será designado por el almacén. No obstante las partes podrán designar un solo experto.

La designación se hará en el término de tres (3) días, contados a partir de la notificación hecha por el almacén. Si las partes no hacen el nombramiento en el término fijado, la peritación se llevará cabo por un solo perito designado por el almacén.

ART. 30.—Exposición de mercancías para subasta. División en lotes. Las mercancías que fueren a subastarse se exhibirán al público en los almacenes desde el día en que principien las publicaciones. Si fueren a granel o genéricamente designadas, la exposición podrá hacerse por medio de muestras.

Con el objeto de facilitar la subasta y siempre que la naturaleza y empaque de la mercancía lo permita, esta podrá ser dividida en lotes, previa autorización de las partes o de la Superintendencia Bancaria en subsidio.

ART. 31.—Lugar de la subasta. Acta. La subasta se efectuará en los almacenes generales de depósito con la asistencia del depositante o su cesionario, del titular del crédito o quien éste delegue y el representante del almacén. El Superintendente Bancario podrá asistir o nombrar su delegado.

En defecto del titular del crédito o del depositante o sus delegados, el almacén nombrará dos testigos para presenciar la subasta y en este caso se informará a la Superintendencia Bancaria.

Del remate se levantará el acta correspondiente, debidamente firmada si fuere posible, por las personas que hayan intervenido, de la cual se entregará copia a los interesados.

Dicha acta se sentará en un libro especial y contendrá:

1. La fecha y hora en que tuvo lugar la diligencia.

2. La designación de las partes que intervinieron.

3. Las distintas ofertas que se hayan hecho y el nombre de cada uno de los postores.

4. Designación del rematante y de los bienes subastados.

5. Precio del remate y forma de pago.

Si la subasta quedare desierta, de ello se dejará constancia en el acta.

ART. 32.—Duración de la subasta. La subasta tendrá una duración mínima de dos horas. Las mercancías saldrán inicialmente a subasta pública por el ochenta por ciento (80%) de su avalúo, cuando menos.

Quien pretenda hacer postura en una subasta, deberá depositar previamente, en un banco autorizado legalmente para recibir depósitos judiciales que funcione en el lugar del domicilio del almacén, o en el propio almacén y a órdenes de éste, el veinte por ciento (20%) del avalúo.

Cuando el postor sea el acreedor se aplicará lo dispuesto en el inciso final del artículo 526 del Código de Procedimiento Civil.

De conformidad con lo dispuesto con el artículo 2423 del Código Civil, el deudor también podrá ser postor.

Será postura aceptable la que cubra el ochenta por ciento (80%) del avalúo.

PAR.—En un tablero se anotarán la base del avalúo y las ofertas propuestas.

ART. 33.—Adjudicación. El almacén adjudicará al mejor postor los bienes materia de la subasta luego de haber anunciado por tres veces que de no existir una oferta mejor la declarará cerrada.

Si se presentare duda acerca de la persona adjudicataria, el almacén abrirá de nuevo subasta por un término de quince minutos.

Llevado a efecto el remate, los importes depositados se devolverán de inmediato a quienes los consignaron, excepto el que corresponda al rematante que reservará como parte del precio o como garantía de sus obligaciones.

ART. 34.—Forma de pago del remate. El rematante deberá consignar en dinero en efectivo o cheque de gerencia o con provisión garantizada de fondos el valor de remate, descontadas las sumas que depósito para hacer la postura, dentro de los cinco (5) días siguientes a la diligencia. Las partes de común acuerdo podrán ampliar este término hasta por un mes.

Si no se efectuare el pago se declarará desierta la subasta sin lugar a restitución del veinte por ciento (20%) que se imputará al pago del crédito en la forma prevista en el artículo 43 y se sacarán nuevamente a remate las mercancías con la base inicial.

(Nota: El inciso final del presente artículo fue modificado por la Resolución 1110 de 1992, artículo 1º de la Superintendencia Bancaria).

ART. 35.—Segunda subasta. Cuando no hubieren postores en la primera subasta dentro de los quince (15) días siguientes, el almacén sacará nuevamente a subasta las mercancías, siguiendo el procedimiento señalado para la primera.

Para el segundo remate se tomará como base el sesenta por ciento (60%) del avalúo, cuando menos.

Si en la segunda subasta no hubieren postores se señalará dentro de los quince (15) días siguientes una tercera fecha para la misma en la cual la base será el cuarenta por ciento (40%) del avalúo, cuando menos. Si en esta oportunidad no se rematare se procederá dentro de los treinta (30) días siguientes a nuevo avalúo y subasta, en los términos indicados en este capítulo.

ART. 36.—Entrega de mercancías al adjudicatario. Una vez recibido el pago de las mercancías rematadas, el almacén las entregará al adjudicatario y, en caso de no ser retiradas dentro del término de veinticuatro horas, este será responsable de los bodegajes y gastos necesarios que se causen con posterioridad al remate.

El almacén deberá entregar, además, copia del acta de adjudicación que le servirá para demostrar la propiedad de los bienes rematados.

ART. 37.—Prohibiciones a los almacenes y empleados. A los almacenes les está prohibido en las subastas:

1. Admitir posturas por signos equívocos.

2. Pregonar puja alguna sin que el postor la haya expresado en forma clara e intelegible.

3. Tomar parte en la licitación por sí o por medio de apoderado, intermediario o interpuesta persona.

4. Adquirir del adjudicatario los objetos rematados.

Tampoco podrán tomar parte en los remates, directa o indirectamente por apoderado, ni por interpuesta persona, los empleados de los almacenes.

ART. 38.—Aplicación del producto de la venta. El almacén, una vez subastadas las mercancías por el procedimiento contemplado en el presente capítulo aplicará el producto de la venta al pago de los siguientes conceptos y en ese mismo orden:

1. Los gastos de la subasta.

2. Los créditos fiscales que graven las cosas depositadas.

3. Los créditos provenientes de contrato de depósito.

4. El crédito incorporado al bono de prenda.

El remanente se conservará por el almacén, a disposición del tenedor del certificado de depósito o del depositante, en su caso.

ART. 39.—Subasta de mercancías pertenecientes a personas sometidas a concordato preventivo. Liquidación administrativa o quiebra. Para proceder a la subasta de mercancías abandonadas que pertenezcan a depositantes que estén sometidos a trámite de concordato preventivo, liquidación administrativa o que hayan sido declarados en quiebra, el almacén deberá obtener previa autorización del funcionario respectivo. Exceptúase la subasta de mercancías que corran el riesgo de deterioro o de causar daños a otros efectos depositados, caso en el cual al almacén le bastará informar al funcionario.

En todo caso, realizada la subasta, el almacén pondrá a disposición del funcionario respectivo el precio obtenido en el remate, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 339 del Código de Procedimiento Civil y demás disposiciones que regulan la materia.

CAPÍTULO VII

Aprobación de lugares de depósito

ART. 40.—Aprobación. Las bodegas, lugares o recipientes especiales que hayan de usar los almacenes generales de depósito para efectuar las operaciones autorizadas por la ley requieren la previa aprobación de la Superintendencia Bancaria.

Las aprobaciones o renovaciones de los planos de las bodegas particulares, conservarán su vigencia mientras se mantengan las condiciones bajo las cuales se dicto el correspondiente acto administrativo.

ART. 41.—Informe sobre estado de las bodegas particulares. Los representantes legales de los almacenes generales de depósito, con los estados financieros correspondientes al ejercicio económico del 31 de diciembre de cada año, deberán incluir una relación de las bodegas particulares que hayan perdido las condiciones de seguridad, hayan tenido modificaciones no autorizadas; no sean aptas para el almacenamiento de las mercancías autorizadas; así mismo respecto de bodegas particulares se incluirá la relación de aquellas en que la situación financiera del propietario o tenedor haya desmejorado notablemente y no brinde seguridad para operar; se hayan presentado faltantes de mercancía en forma injustificada y hayan cambiado el propietario o tenedor o haya terminado la vigencia de los contratos de tenencia o convenio, para efectos de la revocación del acto administrativo que las aprobó.

En todo caso, los revisores fiscales deben pronunciarse en el correspondiente dictamen sobre las anteriores obligaciones de la administración.

ART. 42.—Requisitos para aprobación de bodegas. Toda solicitud de aprobación de bodegas, lugares o recipientes especiales y la consiguiente autorización para operar en ellos, deberá dirigirse al Superintendente Bancario, acompañada de los siguientes documentos e informaciones:

1. Un ejemplar de los planos correspondientes en papel no transparente y dibujados en escalas no inferiores a 1:200 para las plantas y cortes.

Los planos incluirán plantas, cortes, fachadas y localización del lugar de depósito, número de cada bodega y nombre de la misma. En las plantas deberá demarcarse y medirse el sitio o zona cuya aprobación se solicita e indicarse el tipo de separación que va a usarse entre el mismo y el resto de la edificación. En el plano de localización deberá indicarse la nomenclatura, sus entradas y zonas de cargue y descargue. En las bodegas rurales además, deberá detallarse la distancia de la cabecera municipal más cercana, vías de comunicación entre dicha cabecera y el lugar de depósito.

2. Una copia fotostática de los planos de tamaño 20 por 30 cms., destinada al archivo de la Superintendencia Bancaria.

3. Un pliego de especificaciones informativas generales, en duplicado, que indique claramente los materiales usados en cada parte de construcción de estructura, cubierta, pisos, cerramientos y puertas. Nombre del almacén general de depósito que pide la aprobación, localización de la bodega, lo mismo que sus dimensiones, área, volumen y tipo de almacenamiento.

4. El concepto del estado actual de construcción y su aptitud para los fines a que se destine, por un profesional del ramo debidamente matriculado.

5. Indicación de la sucursal o agencia del almacén que ejercerá la tenencia material del lugar cuya aprobación se solicita y de las mercancías que vayan a depositarse.

6. Relación clara y concreta de la clase genérica de mercancías objeto de depósito.

7. Nombre de la compañía de seguros en donde se tomará el seguro de incendio y de terremoto del lugar de depósito.

ART. 43.—Requisitos para aprobación de bodegas particulares. Si se trata de bodega particular, además de los requisitos señalados en el artículo anterior, deberá anexarse:

1. Copia auténtica de la parte del acta de la junta directiva del almacén interesado, en la cual conste la aprobación impartida por éste a tal solicitud.

2. Copia del estudio económico reciente que sirvió de base a la junta directiva para impartir la aprobación anterior, el cual debe contener un análisis detallado de:

2.1. La solidez, solvencia, antecedentes comerciales y motivos que tiene el depositante para operar con tal sistema.

2.2. Los estimativos del almacén sobre los ingresos y egresos generados por tal bodega, detallando los costos mínimos y los rendimientos esperados.

3. Los sistemas de seguridad física e industrial de la bodega y de vigilancia que utilizará el depositante.

4. Manifestación de los seguros que está dispuesto a tomar el depositante durante el término del contrato.

5. (Modificado).* Certificado del revisor fiscal en que conste que, al momento de formular la solicitud, el almacén se halla dentro de la relación a que se refiere el parágrafo 3º del artículo 73 de la presente resolución.

(Nota: El presente numeral fue modificado por la Resolución 1110 de 1992 artículo 2º de la Superintendencia Bancaria).

6. Certificado de la cámara de comercio sobre existencia y vigencia de la sociedad. Así mismo el número de identificación tributaria NIT.

PAR.—Para los efectos de este artículo, se exceptúa del requisito del seguro de terremoto las bodegas particulares.

ART. 44.—Autorización de planos. Los planos y pliegos de especificaciones deberán estar autorizados por un ingeniero civil o arquitecto titulados, con indicación del nombre, número de matrícula del Consejo Nacional Profesional de Ingeniería y Arquitectura o la entidad que haga sus veces.

ART. 45.—Bodegas en las cuales se encuentren mercancías con bonos de prenda para negociar en el mercado público de valores. Además de los requisitos generales exigidos para aprobación de bodegas particulares, para que la Superintendencia Bancaria autorice dichas bodegas en donde se pueden depositar mercancías sobre las cuales se expidan bonos de prenda para ofrecerlos en el mercado público de valores se requerirá que:

a) El almacén mantenga una vigilancia permanente sobre la mercancía;

b) Las visitas de que trata el artículo 62 de esta resolución se hagan por parte de los almacenes generales de depósito cada 8 días comunes y se remitan las actas a la Superintendencia Bancaria dentro de la semana siguiente;

c) Se mantengan las medidas de seguridad industrial y de almacenamiento que requiera la clase de producto almacenado, según la aprobación dada por la Superintendencia Bancaria a los planos de la bodega;

d) Se mantenga en la bodega un determinador de humedad y una sonda para tomar en forma periódica las muestras necesarias para mantener el control de las mercancías que sirven de prenda;

e) Los productos que se encuentren empacados en sacos de fique o yute, polietileno, etc., deben estar debidamente arrumados en estibas, guardando separaciones respecto de paredes, techos u otros arrumes, de tal forma que se facilite el conteo, muestreo, control sanitario y movimiento de mercancías;

f) Las mercancías estén almacenadas independientemente de los productos de común movimiento de la empresa, y

g) Los revisores fiscales comuniquen cualquier irregularidad en la conservación y custodia de las mercancías inmediatamente detecten el hecho a la Superintendencia Bancaria.

ART. 46.—Suscripción de contratos. Después de obtenida la aprobación de los planos de la bodega para operar la misma, los almacenes generales de depósito suscribirán los contratos de arrendamiento, tenencia o convenios, según el caso, e informarán de inmediato a la Superintendencia Bancaria la fecha de su suscripción para los efectos de control de tales bodegas.

Para tal fin se utilizarán los modelos aprobados previamente por la superintendencia. Cualquier modificación o adición a los mismos, requerirá de la aprobación de la Superintendencia Bancaria.

En ningún caso el plazo del depósito podrá exceder el del contrato de arrendamiento, a menos que el depositante autorice el traslado de las mercancías a otras bodegas aprobadas.

ART. 47.—Negativa y cancelación de bodegas. La Superintendencia Bancaria no autorizará operaciones en una bodega, depósito, lugar o recipiente especial, cuando el sistema propuesto por los almacenes para guardar, custodiar, conservar o controlar mercancías no reuniere, en su concepto, suficientes condiciones de seguridad o cuando inspeccionadas las bodegas, depósitos o recipientes, no satisfagan tales requisitos, aunque los planos sean satisfactorios.

La Superintendencia Bancaria cancelará la aprobación que haya otorgado a los lugares de depósito, cuando se cerciore que los mismos han perdido los requisitos de seguridad y adaptación para la guarda, custodia, conservación, o adecuado control de las mercancías, o cuando respecto de alguna de ellas se esté violando cualquiera de las normas legales o reglamentarias. En primer caso, podrá solicitarse nueva aprobación cuando en la solicitud se demuestre que han sido subsanadas las deficiencias de orden técnico que ocasionaron la cancelación.

PAR.—Cancelada la aprobación, los almacenes no podrán ejecutar nuevas operaciones en la bodega, depósito o recipiente, sin perjuicios de las sanciones que sea pertinente imponer a la empresa de almacenes y a sus funcionarios, por violaciones de todas las normas legales o reglamentarias.

ART. 48.—Ubicación de bodegas. Toda bodega, depósito o recipiente, en que vaya a operar una empresa de almacenes generales de depósito, deberá tener acceso directo o independiente a la vía pública; excepcionalmente podrá aceptarse una ubicación diferente, previa aprobación del Superintendente Bancario.

ART. 49.—Demarcación de la zona de bodega. Si la solicitud recae sobre parte de una bodega, depósito o recipiente, deberá demarcarse tal zona en forma precisa, explicarse claramente la forma como va a estar materialmente separada la mercancía pignorada del resto y las medidas adoptadas con el fin de garantizarse la perfecta separación e individualización de las mismas.

ART. 50.—Cambio de mercancía a depositar. Aviso. Cuando en un determinado lugar vayan a depositarse mercancías de género distinto a las declaradas por el almacén en la correspondiente solicitud de aprobación, éste deberá comunicarlo previamente al Superintendente Bancario, quien podrá objetar el cambio de destinación cuando considere que el lugar de depósito no reúne los requisitos de seguridad.

CAPÍTULO VIII

Control de lugares de depósito

ART. 51.—Obligación de suscribir contratos. Sin perjuicio de lo dispuesto en el capítulo anterior, para que los almacenes generales de depósito puedan excepcionalmente utilizar bodegas, lugares o recipientes de propiedad o tenencia de terceros y recibir en ellos mercancías para efectuar operaciones autorizadas por la ley, deberán celebrar previamente un contrato en virtud del cual adquieran su tenencia material.

En el caso de bodegas particulares, la tenencia material la compartirá el almacén con su contratante para los efectos señalados en los numeales 2º, 3º y 4º del artículo siguiente, en su caso.

ART. 52.—Requisitos del contrato de tenencia. El contrato de tenencia material deberá contener las siguientes obligaciones a cargo del depositante:

1. La de permitir en cualquier momento el acceso al lugar de depósito de los representantes del almacén general y a los funcionarios de la Superintendencia Bancaria.

2. La de vigilar las mercancías que se depositen, de suerte que sean de su cargo cualquier sustracción indebida de mercancías depositadas, sin perjuicio de las responsabilidades propias de los almacenes conforme a la ley.

3. La de no retirar mercancías depositadas sin permiso escrito del almacén general, otorgado en los términos y previos los requisitos que se establecen en los artículos 64, 65 y 66 de esta resolución.

4. La de no someter las mercancías depositadas a proceso de transformación o beneficio, sin el permiso del almacén general, otorgado en los términos y previos los requisitos que se establecen en el capítulo X de esta resolución.

5. La de mantener el lugar de depósito en condiciones adecuadas para el fin al cual se destina.

6. La de que el descuento de los bonos de prenda se hará por entidades sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, autorizadas legalmente para el efecto, y por terceros cuando se trate de bonos de prenda inscritos en el registro nacional de valores.

7. La de aceptar que los certificados de depósito sean nominativos y los bonos de prenda a la orden o nominativos, en cuyo caso el emisor deberá llevar el registro de los endosos.

8. La de que el acceso al lugar de depósito aprobado por la Superintendencia Bancaria se haga sólo con personal autorizado por las partes contratantes.

ART. 53.—Convenios. Requisitos. El almacén que haya celebrado el contrato de tenencia, excepcionalmente, podrá permitir el depósito de mercancía en el mismo lugar por cuenta de otros almacenes generales, celebrando al efecto un convenio en que tal derecho se estipule con la autorización del propietario o tenedor del inmueble o recipiente.

Dicho convenio se celebrará por escrito y en él se dejará constancia de que las obligaciones referidas en el artículo anterior también sujetan al otro almacén.

Además deberá pactarse:

1. Que el tenedor del lugar de depósito se obliga a mantener separadas las mercancías de las cuales sean depositarios uno y otro almacén, si las mismas no están conservadas a granel o no están genéricamente designadas.

2. Que el tenedor se obliga a informar a los almacenes, una vez terminado el arrume de mercancías, acerca de la localización de ellas dentro del inmueble y a no modificar dicha localización sin previa autorización escrita del almacén correspondiente.

3. Que los almacenes se obligan a informarse mutuamente acerca de las irregularidades que se observen en el manejo de las mercancías depositadas y del incumplimiento de las obligaciones por parte del depositante en el inmueble.

En todo contrato o convenio se dejará constancia expresa de que su vigencia pende de las condiciones señaladas en el artículo 47 de esta resolución.

ART. 54.—Contratos de arrendamiento. Los almacenes generales podrán celebrar contratos distintos de los de tenencia material compartida, en virtud de los cuales se reserven el derecho exclusivo de detentar materialmente el inmueble y no permitir el acceso al mismo de terceros, salvo para efecto del artículo 11 del Decreto Reglamentario 1821 de 1929 en favor del depositante y del acreedor prendario y para los efectos del capítulo VI de esta resolución.

ART. 55.—Suscripción previa de contratos. Los almacenes generales de depósito no podrán usar lugares de depósito de propiedad de terceros para realizar en ellos operaciones propias de su objeto social, mientras el respectivo contrato o convenio no haya sido celebrado.

Los almacenes generales de depósito podrán celebrar entre sí contratos relacionados con la conservación de mercancías en lugares de depósito de propiedad de un almacén o tomados en arrendamiento por este.

ART. 56.—Aviso sobre incumplimiento de obligaciones. Los almacenes generales deberán informar inmediatamente al Superintendente Bancario acerca del incumplimiento, por parte de terceros cotenedores de lugares de depósito, de la obligación de no retirar las mercancías sin satisfacer previamente los requisitos que se establecen en los artículos 64, 65 y 66 de esta resolución.

ART. 57.—Cancelación de bodegas. El Superintendente Bancario también podrá cancelar la aprobación que haya otorgado a un lugar de depósito cuando se cerciore que el depositante ha retirado indebidamente o ha incumplido cualquiera de las obligaciones emanadas del contrato o de la ley.

La superintendencia comunicará la sanción a los almacenes para que se abstengan de celebrar nuevas operaciones y procedan a retirar las mercancías depositadas. Igualmente comunicará este hecho al Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario, Finagro, respecto de los productos que sean objeto de redescuento, para los fines a que haya lugar.

Si fueren varios los lugares de depósito, el Superintendente Bancario cancelará, dentro de las mismas condiciones, la aprobación concedida, si a su juicio el depositantee no ofreciere suficientes garantías de solvencia económica y moral.

ART. 58.—Seguro de manejo de mercancías en bodegas particulares. Los almacenes generales podrán pactar con los depositantes de mercancías en bodegas particulares la contratación por parte de éstos de un seguro de manejo, con una compañía de seguros legalmente establecida en Colombia, en la cual el depositante tenga la calidad de afianzado que cubra los riesgos de hurto, hurto calificado, abuso de confianza, falsedad o falsificación, respecto de las mercancías depositadas.

ART. 59.—Aviso de terminación del contrato. Los almacenes generales informarán, inmediatamente, a la Superintendencia Bancaria acerca de la terminación de los contratos o convenios, indicando la causa.

ART. 60.—Mercancías que pueden arrumarse. Las mercancías que por su naturaleza no sufren demérito cuando se almacenan a la intemperie podrán arrumarse mediante un sistema adecuado que permita su estricto control.

Salvo circunstancias de fuerza mayor o caso fortuito, para que pueda arrumarse mercancía a la intemperie se requerirá previamente consentimiento escrito del depositante.

ART. 61.—Merma de mercancías. Si los almacenes generales reciben en depósito mercancías susceptibles de mermas naturales y previsibles en el peso, en la respectiva matrícula de depósito deberá expresarse esa circunstancia y la proporción de la posible merma.

ART. 62.—Visitas a bodegas. Los almacenes generales practicarán individualmente y/o conjuntamente cada quince (15) días comunes como mínimo, o cuando lo estime conveniente el almacén, visitas de inspección o control a los lugares de depósito respecto de los cuales tengan celebrado contratos de tenencia material o convenios y enviarán a la Superintendencia Bancaria copia de las actas de visita que al efecto se produzcan, así como una relación de aquellas bodegas en las cuales no estén operando.

ART. 63.—Actas de visita. Las actas de visita se harán en los formularios aprobados previamente por la Superintendencia Bancaria.

PAR. 1º—(Modificado).* Los almacenes generales, por conducto de sus casas principales, deberán remitir en un solo envío las actas de visita correspondiente a la quincena inmediatamente anterior, a más tardar dentro de la quincena siguiente.

En caso de presentarse faltantes de mercancías, el aviso se dará dentro de los tres (3) días calendario siguientes al conocimiento del hecho.

(Nota: El presente parágrafo fue modificado por la Resolución 2096 de 1994, artículo 1º de la Superintendencia Bancaria).

PAR. 2º—Independientemente de las tarjetas que los almacenes adhieran a las mercancías, de las cuales son depositarios en bodegas particulares, se llevará una tarjeta única de acuerdo con el modelo F.230-13 diseñado por la Superintendencia Bancaria, que deberá estar en la bodega, en la cual la persona autorizada por el almacén anotará cada quince (15) días comunes el saldo a tal fecha, cuando se efectúe la visita para constatar la existencia de la mercancía.

PAR. 3º—Sin perjuicio de la obligación de los almacenes generales de depósito a que se refiere el presente artículo y de conformidad con lo dispuesto por el numeral 5º del artículo 207 del Código de Comercio, la revisoría fiscal deberá practicar visitas a las mercancías depositadas en las bodegas particulares, cada quince (15) días comunes con un cubrimiento equivalente al treinta por ciento (30%) del valor de las mercancías, cuando menos, teniendo en cuenta que exista una adecuada distribución geográfica que cubra la totalidad de las bodegas durante el ejercicio económico.

Copias de las actas de visita y los procedimientos de auditoría realizados durante la observación e inspección formarán parte de sus papeles de trabajo.

Cuando la revisoría fiscal advierta un faltante deberá reportarlo dentro de los tres (3) días comunes siguientes a la Superintendencia Bancaria, de conformidad con el artículo 207 numeral 3º del Código de Comercio, sin perjuicio de las informaciones que sobre la irregularidad percibida debe dar a la administración del almacén.

CAPÍTULO IX

Retiro total o parcial de mercancías

ART. 64.—Retiro total de mercancías. Para que los almacenes generales permitan al tenedor del certificado de depósito el retiro de la totalidad de la mercancía depositada, deberán exigir la entrega de dicho documento y, en su caso, la del correspondiente formulario del bono de prenda.

Si hubiere emitido bono de prenda, el almacén sólo entregará las mercancías al tenedor del certificado cuando dicho bono aparezca cancelado o el tenedor del certificado de depósito haya hecho la provisión correspondiente.

En ningún caso el almacén cancelará el importe del bono de prenda cuando no se haya constituido la provisión.

PAR.—Cuando el almacén general de depósito haya recibido provisión para el pago de la deuda garantizada con el bono de prenda, al hacer entrega de tal suma deberá identificar plenamente al beneficiario o tenedor.

ART. 65.—Retiros parciales de mercancías. Para que los almacenes generales autoricen retiros parciales de la mercancía depositada deberán exigir la presentación del certificado de depósito y, en su caso, la del correspondiente formulario de bono de prenda y consignarán en su cuerpo la cantidad y valor de la mercancía retirada.

Si se ha emitido bono de prenda se procederá en la forma establecida en el artículo 1184 del Código de Comercio.

Si la mercancía estuviere pignorada mediante celebración del contrato de prenda o sometido a la retención a favor de terceros, la liberación de la prenda no podrá hacerse sino con la autorización escrita del acreedor prendario o del tercero en cuyo favor se haya establecido la retención y de acuerdo con sus instrucciones, que hubieren sido notificadas al almacén.

PAR.—Si las mercancías estuvieren pignoradas en lugar de propiedad de terceros, sobre el cual se hubiere celebrado con el almacén general un contrato de tenencia material compartida o convenio, dichos terceros no podrán retirar total o parcialmente mercancías depositadas sin el cumplimiento previo de los anteriores requisitos y que haya obtenido la autorización del correspondiente almacén.

ART. 66.—Entrega parcial de mercancías. Para la entrega parcial de mercancías depositadas, en el caso en que no se hayan expedido certificados de depósito y bonos de prenda, se seguirá, en lo pertinente, el procedimiento señalado en los artículos anteriores.

PAR.—En todo caso, los almacenes generales podrán abstenerse de autorizar el retiro total o parcial de las mercancías depositadas, mientras permanezcan insolutas deudas contraídas a su favor por el depositante, en los casos autorizados por la ley.

Para el retiro de las mercancías el almacén exigirá un recibo firmado por el depositante o su representante.

CAPÍTULO X

Mercancías en proceso de transformación

ART. 67.—Transformación de mercancías. Requisitos. Los almacenes generales de depósito que permitan a sus clientes someter las mercancías depositadas a procesos de transformación o beneficio deberán exigir los siguientes requisitos:

1. Indicación de la persona encargada del proceso de transformación o beneficio, lugar donde se verificará y breve descripción de dicho proceso.

2. Permiso del acreedor, si las mercancías estuvieren sujetas a gravámenes.

3. Fecha de iniciación y terminación del respectivo proceso.

4. Determinación del producto o productos que se obtendrán, indicando su clase, cantidad y valor.

Sobre las transformaciones de mercancías que los almacenes generales de depósito permitan a sus clientes, deberá informarse a la Superintendencia Bancaria indicando los datos señalados anteriormente.

ART. 68.—Transformación de mercancías sujetas a gravamen. Si las mercancías que hayan de procesarse estuvieren sujetas a gravámenes, el almacén procederá a instancias del acreedor a sustituir los documentos en que consten tales gravámenes por otros que se refieran a los productos obtenidos en dicho proceso.

Los almacenes generales también podrán expedir certificados de depósito y bonos de prenda sobre mercancías en proceso de transformación o beneficio, siempre y cuando cumplan con los requisitos exigidos en el artículo 1182 del Código de Comercio.

CAPÍTULO XI

Transporte y traslado de mercancías

ART. 69.—(Modificado).* Traslado. Para trasladar mercancías de un lugar de depósito a otro, el almacén general deberá obtener el permiso del acreedor prendario, si lo hubiere, y del depositante, en caso de no ser éste el interesado en la movilización. De dicho traslado se informará a la Superintendencia Bancaria.

(Nota: Modificado por la Resolución 2391 de 1993 artículo 2º de la Superintendencia Bancaria).

ART. 70.—(Nulo).* Contrato de transporte por cuenta de sus clientes. Como actividad complementaria de las operaciones de que trata el artículo 2.1.3.3.1 del estatuto orgánico del sistema financiero, los almacenes generales de depósito pueden contratar por cuenta de sus clientes el transporte de las mercancías cuando así se pacte. En ningún caso podrán ser agentes de empresas transportadoras.

Los costos propios del transporte y el valor de las primas y demás gastos que se ocasionen por concepto del seguro de que trata el artículo 1183 del Código de Comercio y las disposiciones que lo modifiquen o adicionen serán de cargo del cliente, quien hará la correspondiente provisión, si es del caso.

*(Nota: Declarado nulo por la Sección Cuarta del Consejo de Estado en Sentencia de agosto 28 de 1992. Expediente 3807. M.P. Guillermo Chahín Lizcano).

ART. 71.—Documentos de transporte. Cuando el transporte de las mercancías depositadas se contrate con terceros el almacén deberá exigir la emisión de una carta de porte o conocimiento de embarque expedido o endosado a su favor.

Si se expide la carta de porte, la misma deberá contener los requisitos exigidos en el artículo 768 del Código de Comercio.

Si se trata de otro documento de transporte, deberá contener los datos necesarios para la completa identificación de las mercancías, así como las especificaciones propias del contrato de transporte exigidas en el título IV del libro 4 del Código de Comercio.

Si no existieren estos títulos, deberá exigirse el correspondiente documento contentivo del contrato de transporte, expedido o cedido a su favor.

Si el depositante contrata la conducción de las mercancías, el almacén le exigirá una carta de porte o un documento de transporte, endosado o cedido a su favor, y ejercerá estricta vigilancia sobre todo el proceso de movilización.

Las mercancías transportadas deberán asegurarse, en todo caso, contra los riesgos de transporte.

PAR. 1º—El flete y demás gastos de movilización serán de cargo de la parte ineresada en la misma.

PAR. 2º—Una vez producido el traslado, el almacén hará las modificaciones correspondientes en el libro de talonario o en las respectivas matrículas de depósito.

CAPÍTULO XII

Títulos valores sobre mercancías 

ART. 72.—(Modificado).* Expedición de certificados de depósito y bonos de prenda.Registro. Aprobación de modelos. Relación frente a capital pagado y reserva legal. Aprobación previa de la junta directiva. Los almacenes generales de depósito sólo podrán expedir certificados de depósito y bonos de prenda cuando se haya constituido efectivamente el depósito, salvo lo dispuesto en los artículos siguientes.

Los almacenes entregarán el certificado y, en su caso, el formulario del bono de prenda, a requerimiento y costo del depositante.

En ningún caso los almacenes podrán retener estos certificados endosados en blanco o a su favor.

PAR. 1º—Los almacenes deberán llevar un libro de registro para el control actualizado, en forma clara y completa, de los títulos emitidos, sin perjuicio de los requisitos propios de la ley de circulación de títulos. Además, dichos títulos deberán contabilizarse en cuentas de orden.

PAR. 2º—Los formularios de certificado de depósito y bonos de prenda deberán ser previamente sometidos a estudio y autorización de la Superintendencia Bancaria.

PAR. 3º—(Derogado).** El monto de las mercancías depositadas con certificados de depósito y bonos de prenda que los almacenes generales de depósito pueden tener en relación con la suma de su capital pagado y reserva legal, ambos saneados, no será superior a quince (15) veces en bodegas propias. Tratándose de bodegas particulares, dicha relación no podrá ser superior a nueve (9) veces.

Los excesos o defectos que en determinado momento se presenten en bodegas propias no pueden compensarse con los excesos o defectos que ocurran en bodegas particulares, ni viceversa, y mientras la relación sea superior al máximo señalado el almacén no podrá expedir certificados de depósito y bonos de prenda en la modalidad en que muestra exceso.

**(Nota: El presente parágrafo fue derogado por la Resolución 2391 de 1993 artículo 7º de la Superintendencia Bancaria).

PAR. 4º—(Derogado)**. La expedición de certificados de depósito y bonos de prenda sobre mercancías depositadas en bodegas de propiedad de terceros, cuya cuantía sea o exceda de diez (10) millones de pesos, deberá obtener aprobación previa en cada caso de la junta directiva del almacén. Sin embargo, no se requerirá la aprobación particular cuando la junta directiva del almacén apruebe cupos periódicos, por lapsos no mayores de seis (6) meses, para aquellos clientes con quienes tengan operaciones permanentes. En este último caso deberán informarlo a la Superintendencia Bancaria.

*(Nota: El presente artículo fue modificado por la Resolución 2391 de 1993 artículo 3º de la Superintendencia Bancaria).

**(Nota: El parágrafo cuarto fue derogado por la Resolución 2391 de 1993 artículo 7º de la Superintendencia Bancaria).

ART. 73.—Expedición de títulos sobre mercancías en tránsito. Los almacenes generales de depósito podrán expedir certificados de depósito y bonos de prenda sobre mercancías en tránsito, cuando tengan el carácter de destinatario y obtengan previamente y para cada caso autorización del Superintendente Bancario.

La solicitud deberá contener las siguientes informaciones:

1. Clase y valor de las mercancías, determinándolas con sus marcas, peso, número de bultos o empaques que la contengan.

2. Lugar de entrega al transportador.

3. Fecha de remisión de las mercancías del sitio de origen.

4. Fecha prospectada o pactada en que ha de llegar la mercancía a su destino, que no podrá exceder de cuarenta y cinco (45) días comunes, sin perjuicio de lo establecido en el capítulo XIII.

5. Si el lugar de destino de la mercancía es de propiedad de terceros, fecha y número de oficio de la superintendencia que lo aprobó.

6. Nombre de la empresa de transporte y de la compañía aseguradora, número de la póliza de seguro de transporte.

7. Plazo aproximado para expedir el título o títulos.

Tanto la copia del documento o documentos que acrediten el transporte, como el de seguros que amparan las mercancías, deberán ser expedidos, cedidos o endosados a favor del almacén que hace la operación.

PAR.—Los almacenes no podrán expedir títulos sobre mercancías en tránsito transportadas por el depositante de las mismas.

ART. 74.—Títulos sobre mercancías para exportación. En las mercancías destinadas a la exportación y que garanticen bonos de prenda, el almacén deberá velar porque no salgan del país sin que previamente se hayan cancelado dichos bonos.

ART. 75.—Constancia en títulos sobre el tránsito de mercancías. En el recibo de depósito, en el certificado de depósito y en el bono de prenda que expidan los almacenes sobre mercancías en tránsito deberá dejarse constancia de este hecho.

CAPÍTULO XIII

Títulos sobre algodón en tránsito

ART. 76.—Expedición de títulos sobre algodón. Para celebrar operaciones sobre fibra y semilla de algodón en tránsito dentro del país, los almacenes interesados solicitarán permiso a la Superintendencia Bancaria, para lo cual deberán suministrar los siguientes datos: nombre de la cosecha, el de la desmotadora y el de las fábricas textileras y graseras, con indicación de la cantidad aproximada de algodón que se les asigne.

Para todos los efectos, el plazo para el tránsito de algodón será de cuarenta y cinco (45) días y, excepcionalmente por deficiencia en el transporte o por incapacidad de almacenamiento en los lugares de destino, tal mercancía podrá conservarse en bodegas intermedias aprobadas por la Superintendencia Bancaria y dando aviso a ésta de dichas circunstancias.

ART. 77.—Control sobre algodón en tránsito. Para el control del algodón autorizado en el artículo anterior, los almacenes generales de depósito deberán llevar su registro por medios adecuados que garanticen la remisión cada quince (15) días comunes a la superintendencia de las informaciones siguientes:

1. Desarrollo de la respectiva cosecha de algodón.

2. Manejo en tránsito o en bodegas de la fibra y semilla financiados.

3. Información sobre los bonos de prenda expedidos.

4. Información sobre los depósitos con retención u obligación prendaria a favor de terceros que expidan los almacenes como (sic).

5. Copia de las actas de visita que se practiquen en las bodegas particulares o propias de los almacenes, con indicación de las irregularidades que se encuentren.

Las actas de visita siempre deberán llenar los requisitos que establecen el Capítulo VIII de la presente resolución.

ART. 78.—Obligación de constatar la existencia real de algodón. Los almacenes generales de depósito deberán obtener información previa sobre la existencia real, libertad de la fibra y de semilla de algodón, bien sea para expedir certificados de depósito, bonos de prenda, depósitos con retención a favor de terceros u obligación prendaria, prefinanciación de exportaciones, o bien que dichos productos se encuentren en desmotadoras, en tránsito o en bodegas particulares del cliente.

ART. 79.—Exigencia para redescuento fibra y semilla de algodón. La entidad que efectúe el redescuento de un bono de prenda deberá tener en cuenta que la solicitud lleve previamente la constancia sobre la existencia real, libertad de la fibra y de la semilla de algodón, con el objeto de evitar la doble pignoración sobre algodón de consumo nacional.

CAPÍTULO XIV

Bienes de propiedad de los almacenes

ART. 80.—Autorización para adquirir bienes inmuebles. Toda construcción o adquisición de bienes inmuebles por parte de un almacén general de depósito, necesarios para el logro adecuado de sus fines, cuando supere el monto de su capital pagado, requerirá la previa autorización de la Superintendencia Bancaria, para lo cual la solicitud respectiva deberá acompañarse de copia auténtica de la parte pertinente del acta de la junta directiva o del órgano encargado de autorizar la operación.

Además se acompañarán las siguientes informaciones:

1. Ubicación del inmueble, determinando su matrícula y linderos.

2. Últimos avalúos catastral y comercial.

3. Precio señalado para el terreno y para la edificación o construcción; la forma de pago, el tipo de financiación, interés y plazo si fuere el caso.

4. Extensión del terreno y área construida o en proyecto de construcción.

5. Fecha de iniciación de la construcción y tiempo aproximado para su terminación.

6. Nombre del enajenante.

7. Breve descripción de las especificaciones de la construcción hecha o por realizar, indicando su destinación.

8. Razones aducidas por el almacén para justificar la adquisición o construcción del inmueble.

PAR. 1º—En caso de adiciones y mejoras de los inmuebles de que trata este artículo, no requerirá de autorización previa por parte de la Superintendencia Bancaria, sino del órgano social competente que prevean los estatutos del almacén general de depósito.

PAR. 2º—Las disposiciones del presente artículo se entenderán sin perjuicio de las especiales sobre aprobación de lugares de depósito.

ART. 81.—Aviso de adquisición de inmuebles. En caso de adquisición de inmuebles, dentro de los dos (2) meses siguientes al perfeccionamiento del contrato, los almacenes informarán a la Superintendencia Bancaria el número de la escritura pública, fecha, notaría, identificación del inmueble y precio.

ART. 82.—Aviso de bienes recibidos en dación de pago. Los almacenes generales de depósito darán aviso inmediato a la Superintendencia Bancaria acerca de los bienes inmuebles que reciban en pago o que adquieran en pública subasta por razón de créditos constituidos a su favor, aviso que vendrá acompañado de las siguientes informaciones:

1. Ubicación y dirección del inmueble recibido en pago o adquirido en pública subasta.

2. Avalúo pericial del mismo.

3. Valor de la deuda más intereses, costo y gastos del proceso.

4. Valor por el cual fueron adjudicados o recibidos en pago.

5. Extensión del terreno y área construida. Breve descripción del inmueble y sus especificaciones.

6. Nombre del deudor y reseña de la deuda.

7. Número de la escritura pública de adquisición o protocolización de la sentencia de adjudicación respectiva y notaría ante la cual se otorgó.

Lo dispuesto en este artículo se aplicará también a los demás bienes, en lo pertinente.

ART. 83.—Aviso de adjudicación. Los almacenes generales de depósito informarán a la Superintendencia Bancaria, dentro de los dos meses siguientes, el número de la escritura de adquisición o de protocolización de la sentencia de adjudicación.

ART. 84.—Obligación de enajenar bienes. Los bienes recibidos de conformidad con el artículo 82 deberán ser enajenados dentro de los términos establecidos en los artículos 2.2.1.4.1 y 2.2.1.4.2 del estatuto orgánico del sistema financiero y las disposiciones que lo modifiquen o adicionen.

En todo caso, los almacenes podrán conservar los bienes recibidos en pago o adjudicados en pública subasta que sean necesarios para cumplir el objeto social de los mismos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 2.2.2.6.1 del estatuto orgánico del sistema financiero, siguiendo el procedimiento señalado en la Circular Externa 051 de 1989.

CAPÍTULO XV

Inversiones

ART. 85.—Inversiones. Además de las inversiones autorizadas en los artículos 2.2.1.2.5, 2.2.1.4.1 y 2.2.2.6.1 del estatuto orgánico del sistema financiero o las disposiciones que los adicionen o modifiquen, los almacenes generales de depósito pueden efectuar inversiones en títulos de alta liquidez y constituir y mantener depósitos en cuentas corrientes, depósitos a término y depósitos de ahorro en establecimientos de crédito, para el desarrollo de su objeto social, como actividad conexa.

Los depósitos que efectúen los clientes para el pago de derechos de importación, cuando actúen como intermediarios aduaneros, solamente podrán ser invertidos en títulos que expida el Gobierno Nacional y que sirvan para el pago de impuestos nacionales, como los Certificados de Reembolso Tributario, CERT, así:

1. Al hacerse el pago de los derechos de importación, el cliente debe haber hecho previamente las provisiones para la nacionalización de las mercancías. No se podrán financiar derechos arancelarios según lo previsto en el artículo 2.1.3.3.2 del estatuto orgánico del sistema financiero.

2. Deben estar a disposición de la Superintendencia Bancaria todos los documentos necesarios para acreditar el pago de los derechos de importación con los CERT.

3. Esta inversión deberá registrarse en el epígrafe de “voluntarias” código 1305 del Plan Único de Cuentas para el Sistema Financiero.

PAR.—Cuando en forma habitual los almacenes mantengan sus recursos en las inversiones de que trata este artículo, la Superintendencia Bancaria podrá señalar límites al respectivo almacén.

PAR. 2º—Nota: Adicionado por la Resolución 2391 de 1993, artículo 4º de la Superintendencia Bancaria.

CAPÍTULO XVI

Apertura, traslado, cierre y conversión de sucursales y agencias

ART. 86.—Apertura, traslado, cierre y conversión de sucursales y agencias. El traslado, cierre y conversión de oficinas se regira por lo dispuesto en la Circular Externa 47 de 1991 y por las disposiciones que la adicionen o modifiquen.

CAPÍTULO XVII

Programas publicitarios

ART. 87.—Publicidad. Los almacenes generales de depósito deberán observar los parámetros que en materia de publicidad se establecen en la Circular Externa 49 de 1991 y en las disposiciones que la adicionen o modifiquen.

CAPÍTULO XVIII

Préstamos y certificados

ART. 88.—Préstamos a sus clientes.(Modificado).* El crédito directo que los almacenes generales de depósito pueden otorgar a sus clientes de conformidad con el artículo 2.1.3.3.2 del estatuto orgánico del sistema financiero o las disposiciones que lo modifiquen o adicionen, deberá ajustarse a los siguientes requisitos:

1. (Modificado).* Sólo puede tener por objeto suplir los gastos que se ocasionen por concepto de transporte, seguros, empaques, limpieza y desecación de las mercancías depositadas.

2. Sólo podrá destinarse a sufragar los gastos actuales o futuros, quedando excluidos los pretéritos; por tanto, entre la fecha de crédito, la prestación del servicio y la cancelación del gasto, no puede haber más de seis (6) meses de diferencia. Plazos mayores indican que la financiación no es oportuna y no cumple con el objeto de la ley.

3. (Modificado).* El monto del crédito no puede exceder en ningún momento del veinte por ciento (20%) del valor de la mercancía depositada.

Es necesario que la mercancía este depositada para conceder el crédito y mantenerse en relación 1:5, pero pueden efectuarse liberaciones parciales o totales, mediante abonos parciales o cancelación total del crédito, mediante pagos en dinero en efectivo, o cheques de gerencia, o con provisión garantizada de fondos por el banco girado.

4. Debe concederse teniendo en cuenta las necesidades de un depósito determinado y no las de otros depósitos, aunque sean del mismo cliente, ya que debe existir relación de causalidad entre el crédito y el depósito.

5. El valor de la mercancía no puede variarse, sino mediante el procedimiento y en la hipótesis señalada en el artículo 21 de esta resolución. En los demás casos no se acepta el reavalúo de las mercancías y el valor de éste sólo puede modificarse mediante la cancelación del depósito y del crédito y de la apertura de uno nuevo.

6. El plazo máximo que los almacenes pueden conceder en el otorgamiento del crédito, incluyendo prórrogas, será de un (1) año. Mientras este vigente el plazo inicial o la prórroga, no podrán cobrarse intereses de mora.

7. Para estos créditos los almacenes deberán exigir adecuadas garantías a sus clientes, teniendo en cuenta que conforme al inciso final del artículo 1204 del Código de Comercio “gravada una cosa con prenda no puede pignorarse nuevamente”, cuando sea expedido bono de prenda, la mercancía ya pignorada no puede servir de garantía del crédito.

No se consideran garantías adecuadas:

a) Las mercancías no nacionalizadas, excepto cuando se posea la provisión para el efecto, y

b) Los títulos valores emitidos por el cliente que incorporen solamente el crédito.

Tampoco será admisible que el crédito se incorpore en un bono de prenda expedido sobre la mercancía depositada.

8. Por cuanto los créditos tienen destinación especial, los comprobantes de la prestación del servicio (que deben provenir de quien lo prestó, no el depositante) se entregarán por el cliente al almacén prestamista dentro de los dos (2) meses siguientes al otorgamiento del crédito. En subsidio de los comprobantes anteriores, con base en los artículos 8º numeral 1º y 9º de la Ley 145 de 1960, el almacén puede optar por una certificación de su revisor fiscal donde conste:

a) Que tuvo a la vista los documentos que acreditan los pagos hechos, y

b) Nombre del beneficiario del pago, la fecha de cancelación, concepto y cuantía.

9. Por cada crédito efectuado el almacén abrirá una carpeta en la cual conservará la solicitud escrita del interesado, presupuesto de los gastos, indicando su destinación específica, y los comprobantes o el certificado del revisor fiscal mencionado en el numeral anterior.

10. El almacén no podrá otorgar nuevos créditos directos a un depositante, cuando:

a) Tenga créditos u otra deuda vencida con el almacén, calificada por este como de difícil cobro, y

b) Cuando no haya cumplido con lo dispuesto en el numeral 8º de este artículo.

11. Los almacenes sólo atenderán los créditos con recursos propios.

12. Los almacenes sólo podrán deducir de los créditos otorgados a sus clientes el valor de los intereses remuneratorios que se causen durante el plazo pactado y el impuesto de timbre del título valor que incorpore el crédito.

(Nota: Modificado el inciso primero, así como sus ordinales 1º y 3º por la Resolución 2391 de 1993 artículo 5º de la Superintendencia Bancaria).

ART. 89.—Sanciones para el deudor de préstamos. La contravención a lo dispuesto en el numeral 8º del artículo anterior, por parte del cliente, cuando la mercancía está en bodegas particulares, dará lugar a la cancelación de la autorización del lugar de depósito.

ART. 90.—Certificados sobre existencia. Préstamos. Para que el Superintendente Bancario certifique acerca de la existencia y monto de las deudas constituidas a favor de los almacenes generales de depósito, en los casos autorizados por la ley, es necesario que la solicitud que al efecto se presente contenga los siguientes requisitos:

1. Nombre, razón o denominación legal del depositante.

2. Fecha de la constitución del depósito y del vencimiento del plazo del contrato.

3. Clase, cantidad y valor de las mercancías depositadas respecto de las cuales el almacén haya constituido el préstamo y, en su caso, la cantidad y el valor de los retiros parciales de la misma, efectuados hasta la fecha de la solicitud.

4. Lugar donde se encuentran depositadas las mercancías, citando el número y fecha de los oficios de aprobación.

5. Fecha de celebración del contrato de mutuo perfeccionado con el almacén general y el vencimiento del plazo para el pago de la deuda.

6. Valor de la deuda, abonos efectuados a la misma, si los hubiere, intereses ordinarios y de mora convenidos y destino del crédito.

7. Manifestación del almacén sobre la carencia de documentos que prestan mérito ejecutivo.

8. Certificación del revisor fiscal del almacén sobre la exactitud de los datos aportados.

CAPÍTULO XIX

Seguro de incendio

ART. 91.—Seguro de incendio de mercancías. Las mercancías deberán asegurarse contra incendio y podrán serlo contra otros riesgos.

En caso de que el depositante de las mercancías las tenga aseguradas contra el riesgo de incendio, el almacén general de depósito tendrá en cuenta este factor en el pacto de la tarifa por almacenaje y, además, le exigirá el endoso de la correspondiente póliza; si con posterioridad el depositante no mantiene vigente el seguro, el almacén está en la obligación de asegurar la mercancía y, por consiguiente, puede reajustar la tarifa por almacenamiento en forma proporcional al seguro, por lo cual es conveniente pactarlo en el contrato de depósito.

El tenedor del certificado de depósito, el del bono de prenda, el depositante o su cesionario, en su caso, tendrán sobre el monto de la indemnización cubierta a los almacenes por los aseguradores de las mercancías depositadas los mismos derechos que tendrían sobre estas.

CAPÍTULO XX

Disposiciones varias

ART. 92.—Sanciones. El incumplimiento de las normas previstas en esta resolución dará lugar a las sanciones establecidas en los artículos 1.7.1.2.1, 1.7.2.1.1 y 1.7.1.3.1 del estatuto orgánico del sistema financiero, sin perjuicio de las demás fijadas en la ley.

ART. 93.—Aplicación de otras disposiciones. Lo dispuesto en esta resolución se aplicará sin perjuicio de lo establecido o que en el futuro se establezca en otras resoluciones o circulares emanadas de esta superintendencia y que sean aplicables a entidades vigiladas en general, en cuanto sean compatibles con la naturaleza de los almacenes generales de depósito.

ART. 94.—Normas derogadas. Deróganse las resoluciones 3700 de 1988, 799 de 1989, 2623 de 1990 y 277 de 1991 y la Carta Circular 41 de 1989, así como las demás resoluciones que le sean contrarias.

ART. 95.—Vigencia. La presente resolución rige desde la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., 24 de febrero de 1992.

_________________________