Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos

RESOLUCIÓN 724 DE 2010 

(Octubre 11)

“Por la cual se adopta el reglamento para la concesión del manejo y operación del Relleno Sanitario Doña Juana”.

La Directora General de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP,

en uso de sus facultades legales y reglamentarias, y

CONSIDERANDO:

Que conforme al Acuerdo 257 de 2006 la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, entidad distrital de carácter eminentemente técnico y especializado, con personería jurídica, autonomía administrativa y presupuestal y con patrimonio propio, adscrita a la Secretaría Distrital del Hábitat, tiene por objeto garantizar la prestación, planeación, coordinación, supervisión y control de los servicios de recolección, transporte, disposición final, reciclaje y aprovechamiento de residuos sólidos, la limpieza de vías y áreas públicas; los servicios funerarios en la infraestructura del Distrito y el servicio de alumbrado público.

Que a la UAESP en particular le fue otorgada la función de diseñar las estrategias, planes y programas para el manejo integral de los residuos sólidos, alumbrado público y servicios funerarios; dirigir y coordinar la prestación de los servicios propios del manejo integral de los residuos sólidos, el servicio de alumbrado público y los servicios funerarios y realizar el seguimiento y la evaluación de los servicios propios del manejo integral de los residuos sólidos, alumbrado público y servicios funerarios.

Que uno de los componentes del servicio público de aseo es la disposición final de residuos sólidos, cuyo manejo integral en Bogotá Distrito Capital se realiza en el Relleno Sanitario Doña Juana (RSDJ) por operadores vinculados mediante contratos de concesión y/u operación.

Que mediante Decreto 504 de fecha 31 de octubre de 2007 expedido por la Alcaldía Mayor de Bogotá, se ordenó Derogar el Decreto 608 de 1994, por medio del cual se adoptó el antiguo reglamento para la concesión del manejo y operación del Relleno Sanitario Doña Juana, debido a la “antigüedad de dicho reglamento”.

Que en el mismo Decreto 504 de fecha 31 de octubre de 2007, se ordenó a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, “adoptar mediante resolución, el reglamento para la concesión del manejo y operación del Relleno Sanitario Doña Juana, que garantice la prestación eficiente y continua del servicio integral de aseo del cual forma parte el proceso de disposición final que se realiza en el Relleno Sanitario Doña Juana”.

En mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

ART. 1º—Adoptar el nuevo reglamento para la concesión del Relleno Sanitario Doña Juana, así:

TÍTULO I

Generalidades

CAPÍTULO I

Aspectos generales

ART. 2º—Ámbito de aplicación. La presente resolución aplica a todas las actividades de manejo y operación de residuos sólidos realizados por los operadores y la UAESP, en el Relleno Sanitario Doña Juana, así como a todas las personas que ingresen al mismo.

ART. 3º—Fines.(1) La disposición final de residuos sólidos en el Distrito Capital, forma parte del servicio integral de aseo y busca los siguientes fines:

1. Garantizar la calidad de la disposición final de los residuos sólidos, para asegurar el mejoramiento de la calidad de vida de los usuarios.

2. Prestar continua e ininterrumpidamente el servicio, sin excepción alguna, salvo cuando existan razones de fuerza mayor o caso fortuito.

3. Prestar el servicio en forma eficiente y eficaz.

4. Obtener economías de escala que beneficien a la colectividad.

5. Garantizar la participación ciudadana en el seguimiento y fiscalización de la prestación del servicio.

ART. 4º—Principios ambientales.(2) La disposición final de residuos sólidos en el Relleno Sanitario Doña Juana se realizará siguiendo los principios ambientales previstos en la Constitución y en la ley, en particular:

Las políticas de población tendrán en cuenta el derecho de los seres humanos a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza.

Los estudios de impacto ambiental serán el instrumento básico para la toma de decisiones respecto a la construcción de obras y actividades que afecten significativamente el medio ambiente natural o artificial.

La prevención de desastres es de interés colectivo y las medidas tomadas para evitar o mitigar los efectos de su ocurrencia serán de obligatorio cumplimiento.

ART. 5º—Principios de la administración del servicio.(3) Las entidades y personas, naturales o jurídicas, que participen en la gestión y operación de la disposición final de residuos sólidos en Bogotá, D.C., desarrollarán sus actividades conforme a los principios que orientan la gestión administrativa, en particular los atinentes a la buena fe, moralidad, celeridad, economía, imparcialidad, eficacia, eficiencia, participación, publicidad, responsabilidad y transparencia.

ART. 6º—Definiciones. Para los efectos del presente decreto se adoptan las siguientes definiciones.

Acelerógrafos. Son instrumentos aptos para registrar la sacudida violenta del terreno. Registran tres componentes del movimiento: dos horizontes ortogonales entre sí, y una componente vertical.

Aprovechamiento. Proceso mediante el cual, a través de un manejo integral de los residuos sólidos, los materiales recuperados se reincorporan al ciclo económico y productivo de forma eficiente, por medio de la reutilización, el reciclaje la incineración con fines de generación de energía, el compostaje o cualquier otra modalidad que conlleve beneficios sanitarios, ambientales, sociales y/o o económicos.

Área de descargue. Área con la cual contará el operador de disposición final para realizar las actividades de recepción, extendido, disgregación y compactación de los residuos. Los vehículos recolectores sólo podrán entregar los residuos y realizar la evacuación de los lixiviados en esta área.

Báscula. Es el mecanismo para pesar los vehículos que ingresan con residuos sólidos al relleno sanitario.

Biodegradable. Propiedad de toda materia orgánica, de poder ser metabolizada por medios biológicos y transformadas en cuerpos más simples.

Caracterización de residuos sólidos. Determinación de las características cualitativas y cuantitativas residuo sólido, identificando contenidos y propiedades de interés con una finalidad específica.

Biogás. Mezcla de gases resultantes de la descomposición en condiciones anaerobias de la materia orgánica entre los cuales se destacan: metano (CH4), dióxido de carbono (CO2), nitrógeno (N2), ácido sulfhídrico (H2S).

Biosólido. Lodo proveniente del tratamiento de aguas residuales municipales, estabilizados biológicamente.

Celda diaria. Es el volumen de residuos sólidos que ingresan al relleno sanitario en un día.

Cierre. El cierre o cobertura final hace parte de la operación y mantenimiento del relleno y constituye el sellado definitivo del relleno. Se construirá a medida que se alcancen los niveles finales en cada terraza del relleno y su finalidad es impedir el ingreso de aguas lluvias a la masa de residuos, para minimizar la producción de lixiviados y evitar el incremento en la presión de poros, lo que incide favorablemente en la estabilidad del relleno. Así mismo, evitar la proliferación de olores y vectores, constituyéndose en la base para la recuperación paisajística de la zona. El proceso constructivo de cierre o cobertura final, se realiza en dos etapas. Ver artículo 32 del reglamento técnico.

Chimenea para extracción de gases. Es el sistema definido para permitir la salida del gas del relleno sanitario y que se genera en los distintos niveles, producto del proceso de descomposición de los residuos sólidos.

Clausura. Inicia una vez se termine la segunda etapa del cierre o cobertura final y comprende todas aquellas acciones que se deben adelantar para garantizar unas condiciones seguras de cierre, desde el punto de vista técnico y ambiental. La clausura termina hasta tanto se logre la estabilización biológica del relleno y se considera que esta se ha logrado cuando se ha producido más del 95% del volumen de biogás esperado, o cuando en los lixiviados la relación de DBO5/DQO es menor a 0.1, la DQO es menor de 1.000 mg/l y la DBO5 menor a 100 mg/l, lo que puede ocurrir en un periodo de 15 a 20 años.

Cobertura temporal. Es la capa de material removible natural o sintético para cubrir los residuos sólidos conformados y compactados, para minimizar la infiltración de aguas lluvias y mitigar la generación de olores, la proliferación de vectores y el incremento en la generación de lixiviados.

Compactación. Es la acción de comprimir los residuos mediante equipo especializado, buscando con ello reducir su volumen para ocupar menor espacio en el relleno sanitario.

Computador a bordo (ordenador a bordo). Dispositivo electrónico para almacenar y recibir datos y realizar cálculos. El ordenador de a bordo está instalado en el vehículo de recogida de residuos. El ordenador de a bordo transfiere los datos desde/hacia dispositivos sensores desde/hacia el centro de procesamiento de datos.

Comunicación inalámbrica. método de conexión de alta definición en la que no se utiliza un medio de propagación físico.

Contaminación. La presencia en el ambiente de uno o más sustancias, o cualquier combinación de ellos, que lo alteren, perjudiquen la vida, la salud, el bienestar humano, la flora, la fauna, o que constituyan una molestia o degraden la calidad del aire, agua, suelo o del ambiente en general.

Control. Conjunto de actividades tendiente a que el manejo de los residuos sólidos se realice en forma técnica, de acuerdo con el reglamento, el contrato y sus documentos anexos.

Deficiencia. Carencia de alguna característica propia de la prestación del servicio y de sus actividades conexas.

Disposición final. Es el proceso de aislar y confinar los residuos sólidos en especial los no aprovechables, en forma definitiva, en lugares especialmente seleccionados y diseñados para evitar la contaminación, y los daños o riesgos a la salud humana y al ambiente.

Ensayos físico-químicos. Procedimiento por el cual se logra conocer la composición física y química de una materia objeto del estudio.

Escorrentía. Es el desplazamiento de agua lluvia sobre la superficie del terreno natural o zona rellenada.

Estudio de impacto ambiental. Es el estudio que busca identificar cualquier alteración en el sistema ambiental biótico, abiótico y socioeconómico, que sea adverso o beneficioso, total o parcial, que pueda ser atribuido al desarrollo de un proyecto, obra o actividad, dentro del cual se formula el plan de manejo ambiental.

Filtros para la captación y conducción de lixiviados. Sistema diseñado para captar y conducir el lixiviado fuera de la masa de los residuos sólidos dispuestos hasta el sistema de tratamiento de lixiviados.

Frente de trabajo. Área dentro del relleno sanitario, en donde se desarrollan todas las actividades inherentes a la disposición de residuos sólidos.

Generación. Cantidad de desechos sólidos originados por una determinada fuente en un intervalo de tiempo dado.

Identificación (ID). Proceso que consiste en un reconocimiento y verificación preciso de un contenedor de residuos mediante la lectura de un soporte de datos.

Impermeabilización. Es el sistema diseñado técnicamente a fin de impedir migraciones de lixiviado y agua hacia el suelo base interior del relleno sanitario.

Interfaz. Frontera que une dos sistemas. Nota: la interfaz podría ser de tipo mecánico, eléctrico, de datos, etc. En un sistema de identificación y pesaje de residuos, existen interfaces entre el contenedor y los dispositivos de detección; entre los dispositivos de detección y del ordenador de abordo; y entre el ordenador de a bordo y el centro de procesamiento de datos.

Lectura de datos. Proceso de recuperación de datos a partir de un medio susceptible de ser leído por una máquina y, según convenga, la dirección del control de la gestión de la contención y de los errores, y la descodificación de canales y fuentes requerida para recuperar y comunicar los datos que se introducen en el origen.

Lixiviado. Líquido residual generado en la descomposición bioquímica de la basura o como resultado de la percolación de agua a través de los desechos en proceso de degradación.

Maquinaria rodante de construcción o minería. Vehículo automotor destinado exclusivamente a obras industriales, incluidas las de minería, construcción, conservación de obras y prestación de servicio público, que por sus características técnicas y físicas no pueden transitar por las vías de uso público o privadas abiertas al público.

Manipulación. Modificación, adición, omisión o supresión de señales, datos, procedimientos o componentes de un sistema, de forma deliberada y no autorizada.

Materiales de demolición. Son residuos producidos por la construcción, reparación, o refacción de edificios, pavimentos, obras de arte de la construcción, demolición de las mismas, etc. Están constituidas por ladrillos, material pétreo, cemento armado, metales ferrosos y no ferrosos, maderas, vidrios, etc.

Monitoreo de gases. Es la acción de ejercer la supervisión y medición del gas generado en el relleno sanitario.

Monitoreo de lixiviados. Es la acción de supervisión y medición del lixiviado generado en el relleno sanitario.

Nivel. Es un estrato completo de celdas a igual altura.

Nivel de emisión de gases contaminantes. Cantidad descargada de gases contaminantes por parte de un vehículo automotor. El límite máximo será el definido por la normativa aplicable.

Nivel de emisión de ruido. Valor máximo permisible de intensidad sonora que puede emitir un vehículo automotor, de acuerdo con lo definido por la normativa aplicable.

Operador. La empresa o el ente jurídico con quien se suscriba el contrato de operación, aprovechamiento o mantenimiento en el RSDJ.

Pesaje. Es la actividad para determinar el peso de los residuos sólidos que ingresan al relleno sanitario para su disposición final.

Pondaje. Parte constitutiva del sistema de tratamiento de lixiviado que tiene la función de almacenar temporalmente el lixiviado para su posterior conducción hacia la planta de tratamiento.

Postclausura. Es la etapa del relleno que corresponde a la implementación de actividades correspondientes a la preparación y desarrollo del uso futuro del relleno.

Procesamiento de datos. Almacenamiento. Registro de datos en lo que respecta a la recogida de residuos.

Procesamiento de datos. Transferencia. Proceso o método de transmisión de datos en lo que concierne a la recogida de residuos.

Procesamiento de datos. Lectura. Proceso de recuperación de datos a partir de un medio susceptible de ser leído por una máquina y, según convenga, la dirección del control de la gestión de la contención de los errores, y la descodificación de canales y fuentes requerida para recuperar y comunicar los datos que se introducen en el origen.

Procesamiento de datos. Solo lectura. La distinción de un repetidor en el cual los datos se almacenan de una manera inalterable y, por lo tanto, solo pueden ser leídos.

Procesamiento de datos. Lectura/escritura. Aplicada a los sistemas de identificación por radiofrecuencia, es la habilidad tanto para leer los datos de un repetidor como para cambiarlos (proceso de escritura) usando un dispositivo de programación adecuado.

Procesamiento de datos. Una escritura/muchas lecturas. La distinción de un repetidor que puede ser programado total o parcialmente por el usuario solo una vez, y luego sólo puede leerse.

Procesamiento de datos. Dispositivo sensor. Sistema con uno o más sensores que detecta y/o procesa y transfiere señales y/o datos (por ejemplo, escáner + descodificador, célula de carga + unidad de procesamiento).

Procesamiento de datos. Cifrado. Medio de protección de datos, frecuentemente aplicado a textos claros y sin formato, por conversión de los mismos a una forma que sea ininteligible en ausencia de una clave adecuada de descodificación.

Reciclaje. Es el proceso mediante el cual se aprovechan y transforman los residuos sólidos recuperados y se devuelve a los materiales su potencialidad de reincorporación como materia prima para la fabricación de nuevos productos. El reciclaje puede constar de varias etapas: procesos de tecnologías limpias, reconversión industrial, separación, recolección selectiva, acopio, reutilización, transformación y comercialización.

Reglamento. Es el conjunto de requisitos y normas técnicas en las que se describen las características, medios y modalidades mínimas para la prestación de los diversos servicios. Se incluye cualquier código, documento, decreto, reglamento o cualquier otra disposición del Estado colombiano y de la Alcaldía Mayor de Bogotá, a los cuales se ceñirán los trabajos inherentes a la operación del RSDJ.

Relleno sanitario. Es el lugar técnicamente seleccionado, diseñado y operado para la disposición final controlada de los residuos sólidos, sin causar peligro, daño o riesgo a la salud pública, minimizando y controlando los impactos ambientales, utilizando principios de ingeniería para la confinación y aislamiento de residuos sólidos en un área mínima con compactación de residuos, con cobertura temporal y final de los mismos y control de los gases y lixiviados.

Repetidor. Soporte de datos (también llamado “placa electromagnética”) asociado al objeto a identificar. El repetidor está pensado para recibir una señal de radiofrecuencia y devolver una señal de radiofrecuencia diferente que contenga información pertinente.

Residuo o desecho peligroso. Es aquel residuo o desecho que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas puede causar riesgo o daño para la salud humana y el ambiente. Estas características serán las definidas en el Decreto 4741 de 2005 expedido por el Ministerio de Ambiente, Desarrollo y Vivienda, o por la norma que la complemente o sustituya. Así mismo, se considera residuo o desecho peligroso los envases, empaques y embalajes que hayan estado en contacto con ellos.

Residuo sólido o desecho. Es cualquier objeto, material, sustancia o elemento sólido resultante del consumo o uso de un bien en actividades domésticas, industriales, comerciales, institucionales, de servicios, que el generador abandona, rechaza o entrega y que es susceptible de aprovechamiento o transformación en un nuevo bien, con valor económico o de disposición final. Los residuos sólidos se dividen en aprovechables y no aprovechables. Igualmente, se consideran como residuos sólidos aquellos provenientes del barrido de áreas públicas. Igualmente, se consideran como residuos sólidos, aquellos provenientes del barrido y limpieza de áreas y vías públicas, corte de césped, poda de árboles y plazas de mercado.

Secuencia de llenado. Es el orden que se establece previamente para definir los frentes de trabajo.

Sistema de identificación. Repetidor. Soporte de datos (también llamado “placa electromagnética”) asociado al objeto a identificar. El repetidor está pensado para recibir una señal de radiofrecuencia y devolver una señal de radiofrecuencia diferente que contenga información pertinente.

Sistema de identificación. Código de barras. Soporte de datos formado por un conjunto de barras y espacios rectangulares paralelos intercalados, distribuidos según las reglas de codificación de una especificación particular de símbolos, con objeto de representar datos de forma que puedan ser leídos por una máquina.

Sistema de identificación. Código de puntos. Soporte de datos hecho de una serie de puntos, distribuidos según las reglas de codificación de una especificación particular de símbolos, con objeto de representar datos que puedan ser leídos por una máquina.

Sistema de identificación. Sistema de posicionamiento de coordenadas geográficas (GPS). Identificación de una localización con coordenadas geográficas (por ejemplo, longitud, latitud y altitud).

Sistema de identificación. Antena. Componente electrónico que emite o recibe energía hacia/de un soporte de datos dentro de un espectro de radiofrecuencia. Nota: las antenas también se utilizan para recibir datos de satélites de GPS.

Sistema de identificación. Lector del repetidor. Sensor que, con una antena, transmite una señal de radio acorde con una frecuencia dada hacia uno o más repetidores y recibe la señal de vuelta. El lector se utiliza para establecer un diálogo sin contacto con el repetidor y para intercambiar datos.

Sistema de identificación. Lector del código de barras. Sensor utilizado para capturar los datos codificados en un código de barras. Está constituido por dos partes: a) el escáner, dispositivo de entrada que envía al descodificador señales proporcionales a la reflectividad de cada elemento sucesivo del código de barras, y b) el descodificador, que examina las señales del escáner y las traduce en datos reconocibles o compatibles con un computador.

Sistema de identificación. Lector del código de puntos. Sensor utilizado para capturar los datos codificados en un código de puntos. Está constituido por dos partes: a) el escáner, dispositivo de entrada que envía al descodificador señales proporcionales a la reflectividad de cada elemento sucesivo del código de puntos, y b) el descodificador, que examina las señales del escáner y las traduce en datos reconocibles o compatibles con un computador.

Sistema para la determinación de la cantidad de residuo. Ordenador de a bordo (computador de a bordo). Dispositivo electrónico para almacenar y recibir datos y realizar cálculos. El ordenador de a bordo está instalado en el vehículo y transfiere los datos desde/hacia dispositivos sensores y desde/hacia el centro de procesamiento de datos.

Sistema para la determinación de la cantidad de residuo. Centro de procesamiento de datos. Dispositivo electrónico para almacenar y recibir datos y realizar cálculos ajenos al vehículo. El centro de procesamiento de datos transfiere datos desde y hacia los ordenadores de a bordo.

Soporte de datos. Dispositivo que transporta datos que pueden ser reconocidos por un dispositivo electro magnético, óptico u otro tipo de dispositivo de lectura.

Tag o transponder. Chip con una memoria, y una etapa de radio frecuencia (RF) con su antena. Se pueden dividir en tres tipos: pasivos, semipasivos y activos.

Tratamiento. Es el conjunto de acciones y tecnologías mediante las cuales se modifican las características de los residuos sólidos, lixiviados o gases, incrementando sus posibilidades de reutilización, o para minimizar los impactos ambientales y los riesgos a la salud humana en su disposición temporal o final.

Vías internas de operación. Son vías transitorias que se conforman directamente sobre las celdas ya terminadas, con el objeto de permitir la circulación de los vehículos para acceder al frente de trabajo y que posteriormente se cubrirán de basura.

Vía transitoria. Vías vehiculares de carácter temporal.

Zona de compactación. Es el área donde se realizan las actividades de compactación mediante equipos especializado para alcanzar la densidad de diseño.

Zona de descargue. Es el área destinada dentro del relleno sanitario para que hasta allí se desplacen los vehículos transportadores de residuos sólidos para su disposición.

Zona de contingencia. Sitio del relleno sanitario destinado eventualmente a recibir los residuos sólidos, cuando debido a una emergencia no sea posible la utilización normal del frente de trabajo.

CAPÍTULO II

De la administración del servicio y sus actores

ART. 7º—La administración del servicio. La administración del servicio integral de aseo, de la cual hace parte la disposición final de residuos sólidos en Bogotá, D.C., es competencia exclusiva de la Alcaldía Mayor de Bogotá, en cabeza de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, en quien el Alcalde Mayor de Bogotá ha delegado tal función.

La administración del servicio de disposición final de residuos sólidos y de gestión en el Relleno Sanitario Doña Juana, incluye los diseños, manuales de operación, construcción, operación y mantenimiento de los sitios para la disposición de final de residuos sólidos: ordinarios y de residuos del tratamiento de los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos. Además incluye la captación, el transporte, el almacenamiento y el tratamiento de los lixiviados generados en el relleno sanitario, la extracción, el transporte y el manejo de los gases generados por los residuos, así como el aprovechamiento de los residuos y todas las actividades conexas requeridas para la eficaz prestación del servicio.

ART. 8º—Formas de prestación del servicio. La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, podrá prestar el servicio mediante la administración directa o a través de contratos de concesión o de administración delegada, los cuales se regirán por las condiciones establecidas en la ley y en el presente reglamento.

PAR. 1º—Los contratos de concesión de que trata el presente artículo se sujetarán a lo dispuesto en el ordinal 4º del artículo 32 de la Ley 80 de 1993, o las normas que lo modifiquen; los contratos de administración delegada se regirán por lo establecido en el numeral 39.3 del artículo 39 de la Ley 142, o aquellas que lo modifiquen.

PAR. 2º—En los contratos de concesión, el operador ejecutará el contrato con sus propios medios tecnológicos, financieros, humanos y materiales, sin que pueda derivarse para el Distrito Capital ninguna vinculación con tales medios ni con terceros que adquieran vínculos con el operador en virtud de responsabilidades contractuales o extra contractuales del mismo.

Los concesionarios, proveerán todos los recursos, personal, equipos, herramientas, maquinarias, utensilios, dotaciones, insumos, muebles y enseres, combustibles, repuestos, materiales, equipos de comunicación, sistemas de computación y sus programas y en general todos los implementos necesarios para la ejecución del contrato.

ART. 9º—Actores de la prestación del servicio. En la prestación del servicio de disposición final de residuos sólidos en Bogotá intervienen los siguientes actores:

La UAESP. Es la instancia de la administración distrital delegada para la prestación del servicio integral de aseo, incluyendo la disposición final de residuos sólidos. Además, es el titular de la propiedad de los predios donde se realiza esta disposición y de la licencia ambiental y sus modificaciones para la operación. Es la entidad encargada de dirigir y coordinar el servicio de disposición final de residuos sólidos para lo cual debe utilizar los instrumentos y procedimientos administrativos que aseguren el cumplimiento de los principios que lo orientan, las obligaciones que se derivan de la licencia ambiental, los lineamientos, criterios y requisitos contenidos en el presente reglamento, así como las cláusulas y condiciones establecidas en los respectivos contratos de concesión o administración delegada a que hubiere lugar.

El concesionario de disposición final (operador de disposición final). Es la persona que asume el diseño, desarrollo e implementación del proyecto técnico, ambiental y social para la disposición final de los residuos y su aprovechamiento, mediante contrato suscrito con el Distrito Capital, y por ende actúa como persona privada que asume funciones y responsabilidades públicas. Puede realizar la totalidad de los procesos de disposición de los residuos sólidos y de gestión o parte de ellas, así como el tratamiento de los lixiviados generados y que se generen en el Relleno Sanitario Doña Juana, según lo defina la UAESP.

PAR. 1º—Los concesionarios serán los únicos responsables del cumplimiento total de su respectivo contrato, sus responsabilidades no podrán trasladarse por ningún motivo y responderán de acuerdo con las normas establecidas para tal efecto en las disposiciones del contrato y en la ley.

Los concesionarios serán los únicos responsables de cualquier reclamación, por daños causados por culpa suya o del personal que se encuentre bajo su dependencia dentro de las instalaciones del relleno, a las empresas encargadas de prestar el servicio de recolección que depositan allí los residuos sólidos, a las personas que con previa autorización visiten el lugar, a las propiedades vecinas, a las instalaciones o maquinarias de terceros, como consecuencia de los trabajos que se realicen en desarrollo del contrato.

El concesionario de tratamiento y aprovechamiento de biogás de disposición final. Es la persona que asume el diseño, desarrollo e implementación del proyecto técnico, ambiental y social del tratamiento y aprovechamiento del biogás en el sitio de disposición final, mediante contrato suscrito con el Distrito Capital, y por ende actúa como persona privada que asume funciones y responsabilidades públicas.

PAR. 1º—Los concesionarios serán los únicos responsables del cumplimiento total de su respectivo contrato, sus responsabilidades no podrán trasladarse por ningún motivo y responderán de acuerdo con las normas establecidas para tal efecto en las disposiciones del contrato y en la ley.

Los concesionarios serán los únicos responsables de cualquier reclamación, por daños causados por culpa suya o del personal que se encuentre bajo su dependencia dentro de las instalaciones del relleno, a las empresas encargadas de prestar el servicio de recolección que depositan allí los residuos sólidos, a las personas que con previa autorización visiten el lugar, a las propiedades vecinas, a las instalaciones o maquinarias de terceros, como consecuencia de los trabajos que se realicen en desarrollo del contrato.

La interventoría. Es la persona natural o jurídica designada y/o contratada por la UAESP, encargada de supervisar y verificar la ejecución de estudios, diseños, obras, operaciones y todo lo relacionado con estas, conforme a las normas, estándares, reglamentos, parámetros, cronogramas, entre otros, a fin de garantizar la calidad y el cumplimiento de todas las obligaciones contractuales.

Los concesionarios de recolección, barrido y limpieza - RBL (operadores de aseo). Personas que dentro del marco del contrato de concesión suscrito con la UAESP son responsables de la recolección, barrido y limpieza de residuos sólidos generados en la ciudad de Bogotá, el transporte y entrega de los residuos del Distrito Capital, en el frente de descargue o el área definida para su recepción en el Relleno Sanitario Doña Juana.

Otros usuarios: Son aquellos municipios y entidades que disponen residuos sólidos en el Relleno Sanitario Doña Juana con previa autorización de la UAESP.

La autoridad ambiental. La autoridad ambiental para el servicio de disposición final de residuos sólidos estará a cargo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca - CAR o la Secretaría Distrital de Ambiente, de acuerdo con las competencias establecidas por la Ley 99 de 1993, según la clasificación del suelo que establezca el Distrito Capital en el plan de ordenamiento territorial.

La autoridad sanitaria. La autoridad sanitaria competente para el Relleno Sanitario Doña Juana, es la Secretaría Distrital de Salud, quien realiza la inspección sanitaria del proyecto a través del Hospital Vista Hermosa I Nivel o a través de quien designe para tal fin.

ART. 10.—Componentes de la operación del Relleno Sanitario Doña Juana. La operación en el Relleno Sanitario Doña Juana incluye siete (7) componentes principales:

1. La disposición final de residuos sólidos: ordinarios, residuos del tratamiento de los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos y de material aprovechable. Esto incluye a su vez los procesos de diseño, construcción o adecuación del área de disposición, la operación (disposición, compactación y disgregación) de los residuos, la captación y conducción de lixiviados, la evacuación de gases y las actividades de cobertura temporal, clausura y posclausura de las zonas rellenadas.

2. Tratamiento de lixiviados generados en el relleno sanitario, el tratamiento debe garantizar que el efluente cumple con la normatividad de vertimientos aplicable e incluye la deshidratación, transporte y disposición final de los lodos generados en el tratamiento.

3. Tratamiento y aprovechamiento de biogás: Incluye las actividades de extracción activa, conducción, operación, tratamiento, aprovechamiento del biogás y la administración y mantenimiento de este componente.

4. El mantenimiento y administración: Incluye los procesos de mantenimiento de las zonas en operación, las zonas clausuradas, del sistema de almacenamiento temporal, conducción de lixiviados, de las redes e instalaciones para la prestación de los servicios públicos, de las vías, de las áreas libres e instalaciones y edificaciones existentes dentro del relleno sanitario. También se incluyen las actividades de vigilancia del relleno sanitario que garanticen la seguridad del mismo, así como el mantenimiento y reposición de los cerramientos externos e internos.

5. Seguimiento y control de estabilidad: Incluye el monitoreo geotécnico y análisis de estabilidad estático y dinámico de todas las zonas del relleno. Diseño, suministro, instalación, operación y reposición de la instrumentación de las zonas rellenadas, en operación, así como de las zonas nuevas y demás infraestructura, tal como diques, pondajes, celdas, entre otros, instrumentación que debe cumplir con lo establecido en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas”, del presente reglamento. Operación y mantenimiento de toda la instrumentación instalada en el relleno sanitario, adicionando aquella que se requiera y reponiendo la que se vaya averiando, así como el diseño y construcción de las obras de estabilización cuando se requiera.

6. Gestión social: Se refiere a las relaciones con las comunidades vecinas al relleno sanitario y con la ciudadanía en general y las estrategias y acciones establecidas para mitigar y compensar los impactos sociales y económicos generados por la actividad del relleno sanitario sobre dichas poblaciones, componente a cargo de la UAESP.

7. Salud ocupacional y seguridad industrial: se refiere a las medidas y criterios de operación a las que debe sujetarse los operadores, la interventoría, los usuarios del relleno sanitario y los visitantes de acuerdo a su grado de permanencia en el relleno sanitario, a fin de garantizar la seguridad en la operación y las buenas prácticas de salud e higiene del trabajo”.

TÍTULO II

De las funciones requeridas para la operación

CAPÍTULO I

Funciones generales

ART. 11.—Funciones de la UAESP. La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, como entidad Distrital encargada de la prestación del servicio de disposición final de residuos sólidos, tendrá a su cargo la coordinación y el control de las acciones y procesos que se desarrollan dentro del relleno sanitario. En tal sentido para garantizar una óptima operación deberá:

• Evaluar los informes de la interventoría.

• Tramitar los pagos de la interventoría, y los del concesionario de operación integral del relleno sanitario, previa aprobación de la interventoría.

• Evaluar y tramitar las recomendaciones de sanciones a los concesionarios, presentadas por la interventoría o en los casos en que la unidad evidencie directamente un incumplimiento a las obligaciones contractuales de los actores que confluyen en el relleno sanitario.

• Atender oportunamente los requerimientos verbales y escritos que realicen la interventoría y los concesionarios, a través de ésta, a fin de garantizar la prestación eficiente del servicio de disposición final de residuos sólidos.

• Atender los requerimientos que realice la ciudadanía en torno al manejo del relleno sanitario, al cumplimiento de las normas ambientales y a las obligaciones que se derivan de la licencia ambiental y sus modificaciones, así como al cumplimiento de los contratos de operación e interventoría.

• Supervisar la atención y el cabal cumplimiento por parte de los concesionarios del relleno sanitario de los requerimientos que realicen las autoridades ambientales y de control en torno a los sitios y procesos de disposición final de residuos sólidos y demás actividades presentes el relleno sanitario, sobre el cumplimiento de las normas ambientales y a las obligaciones que se derivan de la licencia ambiental y de sus modificaciones, así como al cumplimiento de los contratos de concesión e interventoría.

• Formular e implementar el plan de gestión social, para la recuperación territorial, social, ambiental y económica del área de influencia directa e indirecta del Relleno Sanitario Doña Juana.

ART. 12.—Funciones del operador de disposición final. El (los) operador(es) según sea el caso, tendrán la obligación de cumplir cabalmente la ley, el contrato, los planes de manejo ambiental, la licencia ambiental y sus modificaciones, la presente resolución o aquella que la modifique o sustituya, los requerimientos de la autoridad ambiental y la autoridad sanitaria y demás autoridades competentes, los manuales de operación y las especificaciones técnicas para la construcción. Igualmente para garantizar una eficiente operación deberán:

1. Realizar la administración, operación y mantenimiento del relleno sanitario considerando los alcances definidos en el presente reglamento, en el contrato de concesión, en los pliegos de la licitación y sus anexos, en la propuesta del operador y en los demás documentos integrantes del contrato.

2. Realizar todas las actividades que sean necesarias para cumplir adecuadamente con el objeto y las obligaciones del contrato de concesión, con la propuesta presentada y con la presente resolución, teniendo en cuenta que este se realiza por su cuenta y riesgo, y en consecuencia la UAESP no asume responsabilidades distintas de las que se derivan de la supervisión, verificación, control y ordenación de pagos por el servicio en los términos definidos en el contrato de concesión.

3. Recibir los residuos sólidos ordinarios provenientes de terceros señalados a continuación:

• Los municipios o empresas que autorice la UAESP,

• Los municipios o empresas que exijan las autoridades ambientales o la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, previa autorización de la UAESP,

• Otros municipios, cuando no exista justificación para imponer restricciones al acceso al relleno sanitario, de acuerdo con la normatividad vigente, previa autorización de la UAESP.

4. Recibir los residuos provenientes del tratamiento de los residuos hospitalarios, del servicio especial de aseo, siempre y cuando no presenten características de peligrosidad.

5. Conservar y mantener las tecnologías, equipos, bienes muebles e inmuebles que le suministre la entidad contratante en perfecto estado de funcionamiento, y construir, adquirir en propiedad y destinar a la concesión aquellos que no le sean suministrados y que se requieran para el adecuado cumplimiento del objeto del contrato.

6. Atender prioritariamente a los representantes de la interventoría y de la UAESP, atender sus llamados de atención, recomendaciones y sugerencias, en los tiempos y condiciones que ella defina.

7. Suministrar toda la información que le solicite la interventoría o la UAESP.

8. Presentar la información técnica y operativa del relleno sanitario a la UAESP, a la interventoría, a la comunidad, a las autoridades y a todo aquél a quien la UAESP autorice.

9. Atender, responder y resolver las peticiones, las quejas y los reclamos que formulen la UAESP, los concesionarios de servicio de recolección, barrido y limpieza y los demás usuarios del relleno y contratistas vinculados en actividades en el mismo.

10. Realizar un seguimiento detallado de todas las actividades que desarrolle para la ejecución de la concesión, para lo cual deberá mantener una biblioteca en medio magnético y físico con toda la información técnica, ambiental, de predios, correspondencia, de calidad, de seguridad industrial y salud ocupacional (SISO), así como planos y cartografía, debidamente identificada, organizada y protegida, la cual estará disponible permanentemente.

11. Asignar el personal, calificado y no calificado, todo el equipo de seguridad industrial, físico, la infraestructura y los demás bienes muebles e inmuebles que se requieran para la ejecución eficiente y completa de las obligaciones que se derivan del cumplimiento y los alcances y el objeto del contrato de concesión y de la propuesta presentada en el proceso licitatorio. Se debe contar con la presencia permanente del recurso humano, técnico y tecnológico adecuado y suficiente para la operación integral del contrato.

12. Cumplir entre otras con las obligaciones que de manera general establece el artículo 5º de la Ley 80 de 1993, y aquellas que correspondan a la naturaleza del contrato de concesión, las que impone la legislación a las empresas de servicios públicos domiciliarios en la Ley 142 de 1994 y normas que la desarrollan, modifiquen, adicionen o complementen; las resoluciones de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico - CRA, y demás normas concordantes.

13. Cumplir con la regulación de la CRA y someterse a la inspección y vigilancia de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, SSPD, sin perjuicio de las facultades de dirección, inspección y vigilancia que de conformidad con los artículos 14 y 32, numeral 4º de la Ley 80 de 1993, corresponden a la entidad contratante; será vigilado en materia ambiental por la autoridad ambiental competente y en materia sanitaria por la Secretaría Distrital de Salud.

14. Asumir plenamente los riesgos jurídicos, técnicos, ambientales, económicos y financieros derivados de la expedición y/o modificación que se deriven de las normas vigentes al momento de suscripción del contrato de concesión.

15. Cuando la UAESP no los suministre y el contrato se lo imponga, deberá preparar y presentar a consideración de la interventoría los diseños y estudios técnicos para su estudio y revisión. Estos deberán incorporar las mejores prácticas de ingeniería en la construcción de rellenos sanitarios, en el manejo del medio ambiente y en salud ocupacional y seguridad industrial.

16. Presentar a consideración de la interventoría las solicitudes de cambio total o parcial de diseños, modificación o reprogramación de obra y actividades, debidamente sustentadas, para su revisión y concepto.

17. Presentar a la UAESP, a través de la interventoría, las consultas generales y las solicitudes de modificación o aclaración de los términos del contrato, para su estudio, concepto, aprobación y posterior trámite ante la UAESP.

18. Diseñar el plan de contingencia para todo el relleno sanitario, el cual deberá estar articulado con el plan institucional de respuesta ante eventos, PIRE, y solucionar todos los eventos de contingencia que se llegasen a presentar durante el desarrollo y vigencia del contrato de operación respectivo, tales como riesgo epidemiológico, sismo, accidentes y deslizamientos en vía principal y zonas de disposición y tratamiento, incendio y explosión en zonas cerradas y áreas generales del relleno, brotes de lixiviado, taponamiento de la conducción, gases, falla estructural de los pondajes, suministro de energía eléctrica, falla en el sistema de tratamiento de lixiviados, contingencias asociadas a vientos, rayos, lluvias y orden público, entre otros.

19. Adelantar las obras de construcción y adecuación conforme a los estudios y diseños previamente revisados por la UAESP, a través de la interventoría, y siguiendo las normas legales y reglamentarias específicas que garanticen la estabilidad de las obras y el buen funcionamiento de las zonas para la etapa de operación, clausura y posclausura.

20. Pavimentar las vías que conducirán a la(s) nueva(s) zona(s) de operación y continuar progresivamente con la prolongación de la vía pavimentada que conduzca a las futuras zonas de operación y dentro de ellas, mientras no estén construidas sobre residuos. Así mismo deberá efectuar la construcción de las vías internas y transitorias requeridas para la operación y el mantenimiento de estas y de las existentes.

21. Suministrar, instalar, mantener, reparar y reponer la totalidad de equipos e instalaciones que se requieran para la concesión, tales como instrumentos de monitoreo de estabilidad, campamentos (incluidos los de la interventoría), patios de parqueo de vehículos, talleres, áreas para almacenamiento de materiales, instalaciones eléctricas, instalaciones telefónicas, sistemas de iluminación de todo el relleno en especial en la zona de disposición, instalaciones sanitarias, instalaciones y conducción de agua potable, sistema de conducción ,almacenamiento y tratamiento de lixiviados, entre otros. Se deberá suministrar servicio sanitario para las tripulaciones de los consorcios recolectores, para lo cual deberá instalar baterías sanitarias portátiles, si así se requiere.

22. El operador deberá garantizar en el relleno sanitario el suministro de los servicios de agua potable, telefónico y eléctrico a su propio costo, en las instalaciones de portería, básculas, instalaciones de la interventoría, sus campamentos, para el sistema de tratamiento de lixiviados y demás áreas que los requieran. Además, el operador deberá contar con un equipo interno de comunicación móvil.

23. El operador deberá suministrar y garantizar el adecuado funcionamiento y mantenimiento, cerca de la zona en operación, de unas baterías sanitarias para los inspectores de interventoría.

24. El operador deberá suministrar y garantizar el adecuado funcionamiento y mantenimiento de una batería sanitaria portátil cerca del frente de descargue para los operarios del patio, el cual también podrá ser usado por la tripulación de los vehículos recolectores de los concesionarios de aseo. De igual forma deberá instalar una batería portátil cerca a cada una de las obras que adelante.

25. Cumplir con todas las normas en materia de salud ocupacional y seguridad industrial, definidos por la ley y sus reglamentos, la presente resolución y las disposiciones especiales que expida el Gobierno Distrital sobre la materia, aplicables al manejo y disposición final de residuos sólidos.

26. Dar cumplimiento a las labores derivadas de: (i) la licencia ambiental y de sus modificaciones, (ii) de los planes de manejo ambiental, (iii) demás requerimientos señalados por la autoridad ambiental, (iv) las establecidas en la ley, (v) de la presente resolución, (vi) del plan de control vectorial integral y (vii) de las visitas de inspección y requerimientos realizadas por las autoridades ambiental y sanitaria.

27. Suministrar y mantener en operación la totalidad del equipo y maquinaria pesada requeridos para el cumplimiento de sus obligaciones y realizar su mantenimiento, en los términos señalados en el contrato de concesión, en el pliego de condiciones y sus anexos, en el presente reglamento y demás documentos integrantes del contrato, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 19 de la Ley 80 de 1993. Se deberá tener disponible y operativa, como mínimo la maquinaria en la cantidad y condiciones ofertadas.

28. Garantizar el descargue de residuos ágil, seguro y óptimo en todas las épocas del año durante la vigencia del contrato, cumpliendo los lineamientos establecidos en el presente reglamento.

29. Garantizar la adecuada disgregación y compactación de los residuos de acuerdo a los indicadores establecidos por los mecanismos de supervisión a las actividades en el frente de disposición.

30. Garantizar la estabilidad geotécnica de las zonas y áreas a su cargo mediante la instalación, monitoreo, análisis de datos y reposición de la instrumentación geotécnica, así como la ejecución de medidas preventivas y correctivas, si a ello hubiere lugar.

31. Dar cobertura temporal y definitiva a los residuos, en el tiempo y procedimiento señalados en el pliego de condiciones, en el manual de operaciones correspondiente, en el plan de manejo ambiental, en las recomendaciones de la autoridad ambiental. La cobertura diaria deberá garantizar el control de olores, y vectores en el patio. El operador no podrá superar las máximas áreas descubiertas señaladas en el pliego de condiciones.

32. Revisar la línea de base, formular y ejecutar el plan de control vectorial integral para el Relleno Sanitario Doña Juana y su área de influencia, atendiendo los lineamientos señalados en documento “Estrategia de control vectorial integral del Relleno Sanitario Doña Juana y su área de influencia indirecta”. Una vez elaborado, dicho Plan será revisado por la UAESP, quien se pronunciará sobre su pertinencia y de ser necesario requerirá las modificaciones del caso y deberá ser aprobado por la autoridad sanitaria. Este plan debe ser actualizado por el concesionario tantas veces como sea necesario y por lo menos una vez cada año, con el único propósito de controlar la población vectorial tanto en el relleno sanitario como en su área de influencia.

33. Implementar las medidas técnicas necesarias para el control de olores en el Relleno Sanitario Doña Juana, incluyendo las descritas en el capítulo de “vehículos, máquinas, instrumentación y sistemas”.

34. Mantener actualizada la topografía de las zonas de disposición de residuos ordinarios y los del tratamiento de los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos y entregar cada mes a la interventoría esta información. Para la totalidad del área del relleno sanitario, se realizará un levantamiento anual.

35. Operar y mantener en perfecto estado y en su totalidad el sistema de captación, conducción, almacenamiento y tratamiento de lixiviados del Relleno Sanitario Doña Juana. Se deberán reemplazar y/o reponer los tramos de conducción de lixiviados que estén operando con una sección útil de menos del 80% de la sección nominal de la conducción.

36. Realizar diariamente las mediciones de producción de lixiviados en cada zona generadoras y el balance global en el sistema, para verificar el caudal en cada una de las zonas, las pérdidas y lo efectivamente entregado para tratamiento. En la zona en operación deberá instalar, operar y mantener un sistema de medición de caudales de lixiviados electrónico de última generación.

37. Atender, a solicitud de la UAESP, todos los visitantes que ingresen a los sitios de disposición final de residuos sólidos.

38. Mantener a disposición de la UAESP y de la interventoría un libro foliado en el cual se registrarán diariamente el personal y el equipo utilizado en cada turno y cada zona, los trabajos que se efectuaron, las novedades que se presentaron, etc.

39. Proveer la vigilancia adecuada para todas las instalaciones del relleno sanitario.

40. Mantener relaciones amigables con los habitantes de las comunidades vecinas y con los usuarios de los sitios de disposición final de residuos sólidos.

41. Los demás que se requieran para la eficiente administración, operación y mantenimiento del relleno sanitario, en condiciones técnicas, operativas y ambientales óptimas.

ART. 13.—Funciones del concesionario de tratamiento y aprovechamiento del biogás. El operador, tendrá la obligación de cumplir cabalmente la ley, el contrato, el plan de manejo ambiental, el presente reglamento, los requerimientos de las autoridades competentes, los manuales de operación y las especificaciones técnicas para el montaje y la construcción. Igualmente para garantizar una eficiente operación deberá:

1. Realizar la administración, operación y mantenimiento del sistema de extracción activa, conducción, tratamiento y aprovechamiento del biogás del RSDJ considerando los alcances definidos en el presente reglamento, en el contrato de concesión, los pliegos de la licitación y la propuesta del operador.

2. Realizar todas las actividades que sean necesarias para cumplir adecuadamente con el objeto y las obligaciones del contrato de concesión, con la propuesta presentada y con la presente resolución, teniendo en cuenta que este se realiza por su cuenta y riesgo, y en consecuencia la UAESP no asume responsabilidades distintas de las que se derivan de la supervisión, verificación y control del servicio en los términos definidos en el contrato de concesión.

3. Conservar y mantener las tecnologías, equipos, bienes muebles e inmuebles en perfecto estado de funcionamiento, y construir, adquirir en propiedad y destinar a la concesión aquellos que se requieran para el adecuado cumplimiento del objeto del contrato.

4. Atender prioritariamente a los representantes de la interventoría y/o la UAESP, acatar sus llamados de atención, recomendaciones y sugerencias, en los tiempos y condiciones que estos definan.

5. Suministrar toda la información que le solicite la interventoría y/o la UAESP.

6. Presentar la información técnica y operativa de la planta de tratamiento y aprovechamiento de Biogás a la UAESP, a la interventoría, a las autoridades competentes y a todo aquel a quien la UAESP autorice.

7. Atender, responder y resolver los reclamos que formulen los concesionarios de servicio de recolección, barrido y limpieza y los demás usuarios del relleno y contratistas vinculados en actividades en el mismo.

8. Realizar un seguimiento detallado de todas las actividades que desarrolle para la ejecución de la concesión para lo cual deberá mantener una biblioteca en medio magnético y físico con toda la información técnica, ambiental, de predios, correspondencia, de calidad, de seguridad industrial y salud ocupacional (SISO), así como planos y cartografía, debidamente identificada, organizada y protegida, la cual estará disponible permanentemente.

9. Asignar el personal, calificado y no calificado, todo el equipo físico, la infraestructura y los demás bienes muebles e inmuebles que se requieran para la ejecución eficiente y completa de las obligaciones que se derivan del cumplimiento y los alcances y el objeto del contrato de concesión y de la propuesta presentada en el proceso licitatorio. Se debe contar con la presencia permanente del recurso humano, técnico y tecnológico adecuado y suficiente para la operación integral del contrato.

10. Cumplir entre otras con las obligaciones que de manera general establece el artículo 5º de la Ley 80 de 1993, y aquellas que correspondan a la naturaleza del contrato de concesión, las que impone la legislación a las empresas de servicios públicos en la Ley 142 de 1994 y normas que la desarrollan, modifiquen, adicionen o complementen; las resoluciones de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico - CRA, y demás normas concordantes.

11. Cumplir con la regulación de la CRA y someterse a la inspección y vigilancia de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, SSPD, sin perjuicio de las facultades de dirección, inspección y vigilancia que de conformidad con los artículos 14 y 32, numeral 4º de la Ley 80 de 1993, corresponden a la entidad contratante; y será vigilado en materia ambiental por la autoridad ambiental competente.

12. Asumir plenamente los riesgos jurídicos, técnicos, ambientales, sociales, económicos y financieros derivados de la expedición y/o modificación que se deriven de de las normas vigentes al momento de suscripción del contrato de concesión.

13. Cuando la UAESP no los suministre y el contrato se lo imponga, deberá preparar y presentar a consideración de la interventoría los diseños y estudios técnicos para su estudio, revisión y concepto.

14. Presentar a consideración de la unidad, a través de la interventoría, las solicitudes de cambio total o parcial de diseños, modificación o reprogramación de obra y actividades, debidamente sustentadas, para su revisión y concepto.

15. Presentar a la UAESP, a través de la interventoría, las consultas generales y las solicitudes de modificación o aclaración de los términos del contrato, para su estudio, concepto, aprobación y posterior trámite ante la UAESP.

16. Diseñar el plan de contingencia, el cual deberá estar articulado con el plan institucional de respuesta ante eventos, PIRE, y solucionar todos los eventos de contingencia que se llegasen a presentar durante el desarrollo y vigencia del contrato de concesión respectivo.

17. Realizar a su costo los trabajos que se requieran para atender y resolver las fallas y problemas causados por las situaciones de contingencia.

18. Adelantar las obras de construcción y adecuación conforme a los estudios y diseños previamente revisados por la interventoría, siguiendo las normas legales y reglamentarias específicas que garanticen la estabilidad de las obras y el buen funcionamiento de su operación.

19. Instalar, suministrar, mantener, reparar y reponer la totalidad de equipos e instalaciones que se requieran para la concesión.

20. Cumplir con todas las normas en materia de salud ocupacional y seguridad industrial, definidos por la ley y sus reglamentos, la presente resolución y las disposiciones especiales que expida el Gobierno Distrital sobre la materia, aplicables a la actividad desarrollada.

21. Dar cumplimiento a las labores derivadas del plan de manejo ambiental (monitoreos, estudios de calidad, diseño paisajístico, programas de capacitación ambiental, compromisos sociales, etc.), y las establecidas en la ley y en el presente reglamento.

22. Suministrar y mantener en operación la totalidad de la instrumentación de las zonas a su cargo, la cual, en caso de reemplazo o suministro deberá realizarse por un instrumento con las características definidas en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas”.

23. Realizar mantenimiento rutinario del área donde se localiza la planta de biogás.

24. Garantizar la estabilidad geotécnica de las zonas de disposición que le hayan sido entregadas, esto incluye la instalación, monitoreo, análisis de datos y reposición de la instrumentación geotécnica, así como la ejecución de medidas preventivas y correctivas, si a ello hubiere lugar. Todo lo relacionado con la instrumentación deberá atenderse en cumplimiento de lo establecido en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas.

25. Reponer la cobertura en las áreas de las zonas que sean intervenidas por el concesionario, de manera oportuna y eficaz, tal como se establece en el plan de manejo ambiental y en las recomendaciones de la autoridad ambiental.

26. Operar y mantener en perfecto estado el sistema de extracción, conducción de tratamiento y aprovechamiento del biogás desde las zonas de disposición hasta la entrada a la(s) planta(s) de tratamiento y aprovechamiento.

27. El concesionario deberá cumplir con todas las normas técnicas colombianas de calidad relacionadas con instalaciones de tuberías, instalación de chimeneas de extracción de gases, sistemas de tratamiento y aprovechamiento de gases y demás que apliquen para cumplir con óptimos niveles de calidad del contrato de concesión respectivo.

29. El concesionario deberá cumplir con todas las normas técnicas colombiana de emisiones atmosféricas y las que se establezcan por la autoridad ambiental.

30. Realizar diariamente las mediciones de producción de biogás en cada zona generadora a su cargo y el balance global en el sistema compuesto por las zonas a su cargo, para verificar el caudal en cada una de esas zonas, las pérdidas y lo efectivamente entregado para tratamiento.

31. El concesionario deberá cumplir con todas las normas técnicas colombianas de calidad relacionadas con los monitoreos para determinar las reducciones de gases efecto invernadero durante la operación del proyecto de acuerdo con el plan de monitoreo aprobado, que permita la aplicación de los procedimientos de verificación, obteniendo las constancias escritas de la efectiva reducción de emisiones por parte de la entidad operacional designada - EOD por la junta ejecutiva del MDL.

32. Atender, a solicitud de la interventoría y/o la UAESP, todos los visitantes que ingresen a la planta de tratamiento y aprovechamiento de biogás.

33. Para ingresar a las instalaciones que administra el concesionario, deberá informar con una anticipación de por lo menos 15 días hábiles a la UAESP el ingreso de personal distinto de la interventoría, concesionarios de RBL, concesionarios de disposición final y/o, concesionario de aprovechamiento y tratamiento de biogás y funcionarios de la UAESP a sus instalaciones.

34. Mantener a disposición de la interventoría un libro foliado en el cual se registrarán diariamente el personal y el equipo utilizado en cada turno y cada zona, los trabajos que se efectuaron, las novedades que se presentaron, etc.

35. Proveer la vigilancia adecuada para todas las instalaciones de la planta de tratamiento y aprovechamiento de biogás y de las áreas que estén a su cargo.

36. Mantener relaciones amigables con los habitantes de las comunidades vecinas, con los usuarios de los sitios de disposición final de residuos sólidos y con los demás operadores de disposición final.

37. Coordinar con los demás operadores de disposición final, las actividades de disposición final en la cuales se requiera intervención de más concesionarios.

La coordinación estará en cabeza de la UAESP, a través de la interventoría.

38. El concesionario deberá dar cumplimiento al plan de manejo ambiental o a los demás requerimientos de la autoridad ambiental y de la autoridad sanitaria.

39. Los demás que se requieran para la eficiente administración, operación y mantenimiento del tratamiento y aprovechamiento del biogás RSDJ, en condiciones técnicas, operativas y ambientales óptimas y tal como se establecen en el contrato de concesión respectivo y los documentos que hacen parte del mismo.

ART. 14.—Funciones del concesionario de recolección, barrido y limpieza (RBL). El operador o los operadores, según sea el caso, tendrán la obligación de cumplir cabalmente la ley, el contrato, las disposiciones del plan de manejo ambiental del relleno sanitario que le apliquen, la presente resolución, los requerimientos de las autoridades competentes, los manuales de operación y en particular la autoridad sanitaria dentro del relleno sanitario.

ART. 15.—Funciones de la interventoría. La interventoría deberá cumplir a cabalidad las obligaciones del contrato, la ley, y la presente resolución. Igualmente deberá:

1. Llevar un registro de todas las anomalías y deficiencias que se presenten, además de todas las medidas correctivas que tomen los operadores, con el fin de garantizar una mayor eficiencia y control.

2. Llevar un registro de actas de recepción de obras y demás que se requieran para el desarrollo de los contratos de concesión que se llevan a cabo en el relleno sanitario dando cumplimiento a las obligaciones ambientales, sanitarias y contractuales.

3. Poner a consideración de la UAESP las medidas correctivas y de optimización en la operación del relleno sanitario y sus distintos componentes.

4. Exigir a los operadores la presentación de un informe mensual durante los diez (10) días calendario siguiente al mes objeto del informe.

5. Revisar, conceptuar y aprobar, según el caso, los informes de los operadores y enviarlos a la UAESP.

6. Exigir a los operadores las programaciones anuales, mensuales y semanales de actividades para su revisión y para poder iniciar la ejecución de la correspondiente actividad.

7. Estudiar, analizar, conceptuar y avalar las modificaciones de los diseños que presenten los operadores. Dicho concepto será por escrito y deberá enviarse a la UAESP para su conocimiento.

8. Estudiar, analizar y conceptuar las solicitudes de manejo operacional no previstas en los contratos o en este reglamento. Dicho concepto deberá ser por escrito y enviarse a la UAESP para su aprobación.

9. Realizar inspección permanente de las actividades desarrolladas en el relleno sanitario, en el marco de sus competencias, y programar con los operadores, las inspecciones técnicas a fin de verificar la construcción, el mantenimiento y la operación de los distintos frentes de trabajo y el cumplimiento de las obligaciones contractuales y especificaciones de construcción, así como los parámetros ambientales, de seguridad industrial y de salud ocupacional.

10. Vigilar el correcto cumplimiento por parte de los operadores, del plan de manejo ambiental, de la licencia ambiental y sus modificaciones, según sea el caso.

11. Supervisar y verificar el cumplimiento de todas las obligaciones contractuales adquiridas por los operadores, así como de de las normas contenidas en este Reglamento, en las Licencias obtenidas, en los Planes de Manejo Ambiental y demás requerimientos de la Autoridad Ambiental y de la Autoridad Sanitaria. El resultado de la supervisión debe ser reportada a la UAESP con indicadores, que permitan conocer el porcentaje de avance de cumplimiento de dichas obligaciones y los plazos para el cumplimiento de las mismas.

12. Informar por escrito a la UAESP sobre cualquier incumplimiento de las cláusulas contractuales y de este reglamento, y de ser el caso, recomendar la aplicación de las sanciones de ley.

13. Comunicar por escrito a los operadores las deficiencias encontradas y las recomendaciones, y ordenar las correcciones que sean del caso.

14. Operar y realizar el mantenimiento preventivo y correctivo de las básculas de pesaje y llevar un registro diario de los vehículos recolectores que ingresan al relleno determinando el peso de los residuos transportados.

15. Presentar mensualmente a la UAESP un informe sobre los vehículos recolectores que ingresaron al relleno, determinando el peso de los residuos transportados.

16. Presentar un informe mensual a la UAESP, que de cuenta de la operación del sistema de disposición final de residuos sólidos, de la captación, conducción, almacenamiento y tratamiento del lixiviado, de las actividades relacionadas con el tratamiento y aprovechamiento del biogás, del cumplimiento de las obligaciones contractuales, ambientales y sanitarias por parte de los operadores, de las observaciones y recomendaciones de la interventoría y de las recomendaciones sobre aplicación de sanciones con su respectiva justificación.

17. Dar cumplimiento a las normas de salud e higiene del trabajo, y de seguridad industrial, establecidas en la ley, en la presente resolución y las señaladas por la autoridad sanitaria.

18. Revisar y aprobar la cuenta de cobro y/o factura mensual de los operadores del relleno sanitario, conforme a los requisitos establecidos en los contratos respectivos.

19. Realizar la coordinación entre los operadores y sus programaciones de manera que no se presenten interferencias entre las actividades de estos cuando comprometan áreas comunes.

20. Desempeñar en primera instancia el papel de mediador en caso de que se presenten conflictos entre los diferentes operadores.

21. Coordinar los comités técnicos, operativos y de seguimiento relacionados con el relleno sanitario.

22. Atender los requerimientos de la autoridad sanitaria.

ART. 16.—Funciones de la interventoría de RBL. La interventoría deberá cumplir a cabalidad las obligaciones del contrato, la ley, y el presente reglamento.

CAPÍTULO II

Otros órganos y sus funciones

ART. 17.—El comité técnico. El comité técnico del servicio de disposición final de residuos sólidos estará constituido por el director operativo de la UAESP o su delegado, el coordinador de disposición final de la UAESP, el director de proyecto de la interventoría y el gerente de proyecto de cada uno de los operadores, quienes se reunirán de manera ordinaria cada mes y extraordinariamente cuando lo solicite la secretaría técnica del mismo. Son funciones de dicho comité:

1. Verificar el avance general de las actividades realizadas por los operadores y proponer acciones de acuerdo con el mismo.

2. Revisar las anomalías sobre la operación del relleno sanitario, en especial de los sitios de disposición final y producción y tratamiento de lixiviados, y acordar las acciones correctivas y preventivas a implementar.

3. Revisar las propuestas de optimización en la operación, presentadas por la interventoría y acordar las acciones a implementar, las cuales son de obligatorio cumplimiento por parte de los operadores.

4. Revisar los aspectos relacionados con el cumplimiento de las obligaciones contractuales de los operadores y acordar las acciones correctivas a implementar.

PAR. 1º—La secretaría técnica de este comité será ejercida por la interventoría, quien deberá realizar las convocatorias para la última semana del mes y levantar las actas de la sesión correspondiente.

PAR. 2º—El comité se dividirá en comités operativos, comités de estabilidad, comités ambientales, así como comités de seguimiento. Así mismo, se realizarán comités con los concesionarios de RBL y de disposición final y su respectiva interventoría.

TÍTULO III

Procedimientos generales

CAPÍTULO I

Ingreso y permanencia en el relleno sanitario

ART. 18.—Horario. El Relleno Sanitario Doña Juana operará de lunes a domingo, las 24 horas del día, tiempo durante el cual podrán ingresar los vehículos pertenecientes a los consorcios recolectores.

PAR. 1º—Los vehículos particulares autorizados por la UAESP, diferentes a los consorcios recolectores que transportan residuos, solamente podrán ingresar en el horario de 07:00 horas hasta las 17:00 horas.

PAR. 2º—Las visitas académicas y las visitas a las oficinas del operador y de la interventoría que sean autorizadas por la UAESP podrán efectuarse los días lunes y viernes entre las 08:00 horas y las 17:00 horas y el sábado entre las 08:00 horas y las 12:00 horas. Los concesionarios deberán destinar los recursos humanos necesarios, así como suministrar los elementos de protección personal para atender los visitantes.

PAR. 3º—Está prohibido el ingreso de menores 12 años al Relleno Sanitario Doña Juana.

PAR. 4º—Está prohibido el ingreso a la zona de disposición a mujeres embarazadas.

ART. 19.—Vehículos y personal autorizado. Podrán ingresar al relleno sanitario:

1. Los vehículos pertenecientes a los consorcios recolectores de Bogotá y los vehículos de los municipios aledaños que tengan contrato vigente con la UAESP.

2. Los vehículos oficiales y particulares que transportan residuos y que presenten autorización escrita de la UAESP. Estos deberán anunciarse ante el operador quien verificará la existencia del permiso correspondiente por parte de la UAESP.

3. Los vehículos de los supervisores de los consorcios siempre y cuando se identifiquen como tal.

4. Los carro-talleres de los concesionarios siempre y cuando se identifiquen y se anuncien debidamente en la portería.

5. Los vehículos de los operadores y de la interventoría del relleno.

6. Los vehículos de los subcontratistas del operador o de la interventoría, siempre y cuando tengan la autorización de la interventoría del relleno.

7. Los vehículos que transporten maquinaría, los cuales deberán ser anunciados debidamente y estar autorizados por el operador o la interventoría del relleno.

8. Los vehículos y el personal de la UAESP, los cuales deberán identificarse en la portería.

9. El personal de los organismos de control debidamente identificado (CAR, Contraloría, Procuraduría, Personería, etc.), el cual deberá ser anunciado ante la interventoría y el operador.

10. Vehículos particulares que presenten autorización escrita de la UAESP. Estos deberán anunciarse ante el operador.

11. Las visitas académicas autorizadas por la UAESP, que hayan sido previamente programadas por el operador.

12. Los visitantes a las oficinas del operador y/o de la interventoría siempre y cuando sean autorizados por estos.

13. Los vehículos de diferentes entidades del orden distrital y/o nacional, los cuales deberán identificarse en la portería y ser anunciados ante la interventoría del relleno y ser autorizados por el operador.

PAR. 1º—En todos los casos, se deberá dar cumplimiento a las normas de tránsito y de seguridad industrial, y en particular a todo lo dispuesto en el presente reglamento.

PAR. 2º—En los casos de organismos de control, particulares, diferentes entes distritales y/o del orden nacional deberá ser comunicado a la UAESP.

PAR. 3º—Para el ingreso de las visitas se deberá contar con las siguientes especificaciones:

I. Autorización de la UAESP.

II. Identificación personal.

III. Carné de salud

ART. 20.—Condiciones para el ingreso. Los vehículos que ingresen al relleno sanitario, deberán cumplir con las siguientes condiciones:

1. Los vehículos recolectores solo podrán llevar en la cabina tres (3) personas incluyendo el conductor.

El personal de la vigilancia podrá exigir su identificación.

2. Toda la tripulación, incluido el conductor, deberá estar debidamente uniformada y con los elementos de protección de acuerdo con los residuos que transporten.

3. Ninguna persona puede viajar en el estribo del vehículo o en otro lugar diferente a la cabina.

4. El personal de los concesionarios tales como tripulación, auxiliares de descargue y mecánicos deberán estar debidamente uniformados y con los elementos de protección personal de acuerdo a la zona en la que vayan a trabajar.

5. Los supervisores de los concesionarios deberán llevar los elementos de protección personal requeridos de acuerdo a la zona donde vayan a trabajar.

6. Los vehículos carpados deberán ingresar con la carpa bien puesta y asegurada de tal forma que los residuos transportados no caigan en la vía.

7. Los vehículos tipo volqueta o roll-off no pueden estar sobrecargados por encima del límite del volquete.

8. Las tolvas de descargue de los vehículos compactadores al igual que las compuertas de los vehículos tipo volqueta, deben estar correctamente aseguradas.

9. Ningún vehículo podrá ingresar permitiendo algún escape de líquidos (lixiviados, agua, etc.).

10. Los vehículos que transporten materiales para la construcción (recebo, gravas, arenas, etc.) deberán estar carpados e ingresar con la carpa bien puesta y asegurada de tal forma que los materiales transportados no caigan en la vía.

11. Todos los vehículos que ingresen con residuos deberán ser pesados en las básculas de entrada y de salida.

12. Los tripulantes de los vehículos que transportan residuos que desciendan en el frente de descargue, deberán contar con por lo menos las siguientes vacunas: hepatitis A, hepatitis B y tétano.

PAR. 1º—Por ningún motivo se permitirá el ingreso de vehículos que contengan residuos líquidos y/o peligrosos, y cenizas prendidas.

ART. 21.—Condiciones para la circulación. Los vehículos que circulen dentro de las instalaciones del relleno sanitario, deberán cumplir con las siguientes condiciones:

1. La velocidad máxima permitida para todos los vehículos es de 30 km/h y debe reducirse en caso de que las vías por condiciones climáticas, no sean lo suficientemente seguras.

2. En general se deberá cumplir con todas las normas del Código Nacional de Tránsito y en particular con las enunciadas en este reglamento.

3. Se deberá cumplir con las indicaciones de la señalización instalada en las vías del relleno sanitario.

4. Los vehículos recolectores no podrán dejar ni recoger personas dentro del relleno sanitario.

5. Los vehículos recolectores sólo se detendrán para las operaciones rutinarias (pesaje, descarpe, descargue y limpieza).

6. Los vehículos recolectores no podrán realizar labores de mantenimiento o mecánicas, en lugares distintos a los autorizados por el operador de disposición final.

7. La tripulación de los vehículos recolectores no podrá descender de estos, sino exclusivamente en los lugares donde deban cumplir su labor (descarpe, descargue y limpieza).

8. En caso de una falla mecánica, el vehículo en lo posible deberá ser retirado de la vía inmediatamente.

De no ser posible, deberá colocarse la señalización adecuada y mediante la colaboración de la tripulación, se deberá coordinar el manejo del tránsito mientras el personal del operador de disposición final se hace presente.

9. Los vehículos de los visitantes deberán dirigirse exclusivamente a las oficinas de los operadores o de la interventoría. Por ningún motivo podrán circular por el relleno sin la compañía de personal de los operadores, o de la interventoría o de la UAESP.

10. Los vehículos que dentro del relleno sanitario transporten material particulado, deberán estar debidamente carpados.

11. La maquinaria que circule por cualquiera de las vías del relleno sanitario deberá ser transportada en equipos especiales de transporte (p.e. camabaja), y deberá cumplir con todas las normas de seguridad exigidas en el Código Nacional de Tránsito.

12. Los vehículos deberán contar con un RUNT, tarjeta de propiedad del vehículo, así como certificación de revisión técnico-mecánica ambiental y demás documentos requeridos regularmente por las autoridades de tránsito de la ciudad. Estos documentos deberán estar vigentes.

13. Los conductores de los vehículos deberán contar con licencia de conducción vigente y documentos de identidad vigentes.

ART. 22.—Condiciones para el descargue. Los vehículos que vayan a descargar en alguna de las zonas de disposición del relleno sanitario, deberán cumplir con las siguientes condiciones:

1. Los vehículos deberán tener en buen estado las luces, el pito de reversa, el mecanismo de descargue, etc.

2. Se deberán seguir las instrucciones dadas por el personal del operador de disposición final para las maniobras de acceso al sitio de descargue.

3. Los auxiliares de descargue o la tripulación podrán colaborar en la labor de descargue siempre y cuando atiendan las indicaciones dadas por el operador de disposición final.

4. El personal auxiliar que colabore en el proceso de descargue deberá tener todos los elementos de seguridad exigidos para su protección.

5. Solamente se podrá descargar en el sitio indicado por el operador de disposición final.

6. Para que los supervisores puedan descender de sus vehículos en la zona de descargue, deberán contar con todos los elementos de protección personal exigidos para su seguridad.

7. La tripulación de los vehículos oficiales y/o particulares a las que se les haya autorizado disponer los residuos y que desee descender de su vehículo, deberá contar con todos los elementos de protección personal exigidos para su seguridad y con por lo menos las vacunas de hepatitis A, hepatitis B y tétano.

8. El sitio de descargue deberá ser evacuado de inmediato para no entorpecer la maniobra de los otros vehículos.

ART. 23.—Normas generales. Los vehículos y tripulación que ingresen y transiten por el relleno sanitario deberán cumplir con las siguientes normas:

1. La tripulación podrá descender de los vehículos en los sitios autorizados y deberán contar con los elementos de protección personal mínimos exigidos para la zona.

2. Está prohibido consumir alimentos, ingerir bebidas alcohólicas y no alcohólicas y fumar dentro de las zonas de descargue y vías de acceso a estas.

3. No se deberá usar el frente de descargue, ni ninguna de las zonas como sanitario. El operador dispondrá de baterías sanitarias portátiles para que puedan ser usados por la tripulación de los vehículos recolectores.

4. El reciclaje está prohibido en el frente de descargue.

5. Para el retiro de maquinaria, equipo y/o material del relleno sanitario se deberá tener autorización de la UAESP, a través de la interventoría del relleno sanitario.

CAPÍTULO II

Procedimientos técnicos

ART. 24.—Procedimiento para la revisión de documentos técnicos. El procedimiento para la revisión por parte de la interventoría, de planos, diseños y manuales técnicos de construcción, operación, clausura, mantenimiento y administración del relleno sanitario será:

1. Los operadores entregarán a la interventoría el documento técnico con sus correspondientes soportes, para estudio y revisión antes de establecer cualquier cambio en los procesos técnicos aprobados y/o que se están desarrollando.

2. La interventoría tendrá un plazo máximo de diez (10) días hábiles para su revisión cuando se trate de modificaciones, y de veinte (20) días hábiles cuando se trate de diseños nuevos. Una vez cumplido este plazo entregará el concepto por escrito, el cual debe incluir los aspectos y condiciones en los que se solicita modificación y ajuste por parte de los operadores, con el plazo para realizarlas y presentarlas nuevamente a consideración de la interventoría, quien nuevamente tendrá un plazo de diez (10) días para su revisión y concepto.

3. La posición de la interventoría se incluirá en el concepto técnico de revisión y se enviará una copia a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos.

4. En ningún caso los operadores podrán adelantar ningún proceso técnico que no sea revisado previamente por la interventoría, ni adelantar obras que no se ajusten a las condiciones técnicas establecidas en los planos, manuales y memorias técnicas. Cuando se presente este tipo de situaciones la interventoría levantará una no conformidad y solicitará se hagan los respectivos ajustes, indicando el plazo para ello.

ART. 25.—Procedimiento para la recepción de obras y zonas. Los operadores y la interventoría deberán seguir el siguiente procedimiento:

1. Los operadores del relleno sanitario deberán entregar a la interventoría el plan detallado de trabajo al comienzo de cada año, que incluye las actividades de construcción, operación, mantenimiento y administración del relleno sanitario.

Igualmente deberán entregar los planos y cronogramas detallados de construcción, operación y mantenimiento, en los plazos establecidos o en caso de no haberse definido el que definan entre el operador y la UAESP o quien esta designe.

2. La interventoría y el operador de disposición final establecerán los procedimientos internos para asegurar que las obras que se reciben se ajustan a las condiciones técnicas y plazos preestablecidos.

3. Los operadores con la mediación de la interventoría establecerán el procedimiento de entrega de las zonas que vayan a ser o hayan sido objeto de intervención por el operador de tratamiento y aprovechamiento biogás, dicho proceso de entrega deberá surtirse en un periodo no mayor a un (1) día calendario.

4. Bajo ninguna circunstancia se podrán aceptar entregas parciales.

ART. 26.—Procedimiento para el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales. Para garantizar el cumplimiento de las condiciones y parámetros ambientales, así como el desarrollo de estudios y productos establecidos en la licencia ambiental y sus modificaciones, en los planes de manejo ambiental y en los planes de cumplimiento y otros expedidos por la autoridad sanitaria y demás entes de control, los operadores y la interventoría, según sea su competencia, deberán:

1. Los operadores deberán entregar a la interventoría el plan detallado de trabajo al comienzo de cada año, que incluya las actividades tendientes a dar cumplimiento a lo establecido en la licencia ambiental y sus modificaciones, en los planes de manejo ambiental, en el plan de cumplimiento señalado por la autoridad sanitaria, según aplique. En caso que la autoridad ambiental o sanitaria profiera otros requerimientos, estos deberán ser incluidos en el plan detallado de trabajo, cumpliendo con los plazos señalados por la autoridad que los expida.

2. La UAESP o a quien esta designe establecerá los procedimientos internos necesarios para controlar el cumplimiento de estos planes y programas y los operadores se deberán ajustar a estos controles.

ART. 27.—Procedimiento para el seguimiento de los contratos de los operadores. El seguimiento a los contratos de los operadores del relleno sanitario se deberá realizar entre otros, mediante los siguientes instrumentos:

1. Reuniones de comité entre los concesionarios de disposición final y de tratamiento y aprovechamiento de biogás y la interventoría de forma independiente para cada uno, una reunión para cada uno de los siguientes temas: Técnicas operativas de avance de obras y de operación, de estabilidad y ambiental, con concesionarios de recolección, entre otras. La periodicidad se definirá conjuntamente entre la interventoría y el operador, excepto en el caso del comité de estabilidad que se reunirá al menos dos (2) veces por mes. Se deberá informar a la UAESP la programación de las anteriores reuniones con suficiente anticipación, y esta tendrá la potestad de asistir.

2. Monitoreos técnicos, topográficos y ambientales, que se realizarán por parte del operador de acuerdo con lo establecido en los manuales de operación correspondientes, en la licencia ambiental o en el plan de manejo ambiental. Los resultados de los monitoreos deberán ser entregados a la interventoría a más tardar el quinto día hábil del mes, para su análisis e inclusión en el informe mensual.

TÍTULO IV

Proceso de operación y mantenimiento

CAPÍTULO I

Disposición final de residuos sólidos

ART. 28.—Objeto. La disposición de los residuos sólidos se refiere a la recepción, disgregación, compactación y conformación de la zona de llenado de los residuos sólidos: ordinarios, de los residuos del tratamiento de los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos por desactivación de alta eficiencia, estos últimos previa garantía de eliminación del riesgo biológico (ver capítulo II - De los residuos del tratamiento de los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos) y de los rechazos del proceso de aprovechamiento de residuos. Los residuos ordinarios del Distrito y de los municipios con convenio, son los residuos que provienen de las zonas de recolección del servicio de aseo ordinario establecidos por la UAESP y por los municipios respectivos.

PAR. 1º—Está prohibida la disposición final de residuos peligrosos en el Relleno Sanitario Doña Juana.

PAR. 2º—La disposición final se efectuará en terrazas o celdas de disposición construidas en los predios del relleno sanitario, en las zonas que tienen licencia ambiental emitida por la autoridad ambiental correspondiente.

PAR. 3º—Cada zona de disposición y su diseño deben estar acompañados de su correspondiente manual de operación, el cual describirá en detalle las actividades.

ART. 29.—Actividades para el manejo y disposición de residuos provenientes del servicio ordinario de aseo. El proceso de manejo y disposición de residuos del servicio ordinario de aseo está compuesto por:

1. Recepción y pesaje de los vehículos de recolección. La UAESP o quien esta designe, será la encargada de controlar y operar las básculas de entrada, salida y emergencia del relleno sanitario.

2. Recepción en el patio de los vehículos de recolección: El operador de disposición final es el responsable de dirigir los vehículos a las zonas de descargue.

3. Descargue, arrastre y disgregación de los residuos.

4. Compactación de los residuos.

5. Llenado por niveles.

6. Construcción de los sistemas intermedios de drenajes de lixiviados y de evacuación de gases.

7. Cubierta temporal de las áreas rellenadas.

ART. 30.—Condiciones técnicas para la construcción y adecuación de la zona de disposición. La construcción y adecuación de la zona de disposición se sujetará a las siguientes condiciones:

1. Los diseños de las terrazas y celdas a construir deberán estar acompañados de sus estudios correspondientes y de las demás normas que regulen la materia y que garanticen la estabilidad.

2. Se deberán aplicar las normas de ingeniería de construcción aplicables y de presentación de planos.

3. El sistema de impermeabilización de fondo del relleno debe asegurar la no contaminación del suelo, las aguas subterráneas y superficiales durante la operación, la clausura y la posclausura de la zona.

4. El material del sistema de impermeabilización de fondo debe ser probado durante su instalación y antes que entre en funcionamiento.

5. En ningún momento el operador podrá adelantar una construcción sin que los planos de construcción y el cronograma, hayan sido entregados, revisados y conceptuados por la interventoría, por lo cual deberán ser presentados con la suficiente antelación para que se surta el procedimiento para la revisión de documentos técnicos, incluido en el presente reglamento.

6. Antes de los sesenta (60) días calendario tras la finalización de una construcción, el operador deberá presentar los planos de obra construida de la misma.

7. Los datos topográficos, durante la construcción, deberán ser actualizados quincenalmente y remitidos a la interventoría.

8. Toda modificación a los diseños o planos de construcción deberá ser presentada a la interventoría para su revisión, acompañada del análisis de estabilidad respectivo.

ART. 31.—Condiciones técnicas para la operación de la zona de disposición. La operación de la zona de disposición se sujetará a las siguientes condiciones:

1. Cada una de las zonas deberá contar con la iluminación y señalización adecuadas para su buen funcionamiento durante el día y la noche; la señalización incluirá al menos el tipo de elementos de protección personal a utilizar, las áreas y sitios de peligro y las restricciones de circulación de vehículos y de personal.

2. Las vías de acceso en dique o sobre terreno natural, serán de 10.0 metros de ancho y deberán cumplir con las normas técnicas de diseño, construcción y calidad del Invías.

3. Para garantizar la operación segura en el frente, se deberán conformar las vías temporales de acceso al patio (sobre residuos) de 10.0 metros de ancho, con materiales que garanticen su operación continua teniendo en cuenta las condiciones de trabajo y climáticas. Los materiales utilizados para estas vías deberán ser retirados completamente una vez se haya cumplido su periodo de utilización, y deberán ser reutilizados en las nuevas vías temporales a conformar.

4. El área de descargue deberá garantizar en todo momento que no se formen represamientos o fila de vehículos mayor a dos vehículos.

5. El operador de disposición final deberá tener el equipo apropiado para realizar la disgregación, regado y compactación, de la totalidad de los residuos sólidos que entren en un día.

6. La compactación en el frente de trabajo deberá ser la requerida para alcanzar el peso específico definido en las condiciones de diseño y de estabilidad, para lo cual se realizará mínimo tres (3) pruebas de densidad de campo, por día en las horas y en los puntos que sean definidos por la UAESP o por quien esta designe. Si el peso específico medido es menor al definido en las condiciones de diseño, el operador deberá compactar el área de descargue nuevamente y se realizará una nueva prueba de densidad de campo para corroborar que se haya alcanzado el peso específico requerido, en el sitio que sea definido por la UAESP o por quien esta designe, procedimiento que se seguirá tantas veces como sea necesario para establecer su cumplimiento. Lo anterior sin detrimento de la penalización por eficiencia que impondrá la UAESP, de acuerdo con los indicadores de calidad.

7. Los planos de operación deberán considerar la secuencia de llenado de las diferentes celdas del relleno sanitario. Se deberá mantener una programación en detalle del llenado por lo menos con un mes de anticipación y siempre el jefe del frente de trabajo deberá conocer el sitio donde se dispondrá al día siguiente.

8. La cobertura diaria deberá realizarse permanentemente de forma tal que solamente el patio de disposición permanezca sin ella. El operador de disposición final deberá de esta forma, evitar que no haya infiltración de agua lluvia al interior del relleno en las áreas diferentes al patio de descargue que se encuentren con cobertura temporal, y que además no haya proliferación de vectores.

9. El operador de disposición final implementará un programa permanente de limpieza y mantenimiento de la totalidad de la zona de disposición incluyendo las vías de acceso y salida, para lo cual dispondrá de una cuadrilla exclusivamente para este fin. El mantenimiento especial de las vías, la bahía de descargue, las cunetas y drenajes y el patio en general deberá realizarse de manera rutinaria los días que el operador considere conveniente de común acuerdo con la UAESP o a quien esta designe.

10. El operador de disposición final deberá adecuar a la salida del patio de descargue de residuos una bahía de descargue de lixiviados de los vehículos recolectores, convenientemente conformada para que los lixiviados drenen fácilmente hacia el sistema principal de conducción principal del mismo.

11. El operador de disposición final programará y garantizará la continuidad de los sistemas de drenaje de lixiviados y de evacuación de gas en el proceso de llenado de los vasos de disposición, con el fin de cumplir sus diseños.

12. El operador de disposición final deberá controlar en todo momento la no infiltración de aguas lluvias en la masa del relleno, así como el correcto funcionamiento de los sistemas de drenaje y evacuación de lixiviados, de aguas lluvias y de gases.

13. Todas las áreas diferentes al área de descargue deberán permanecer cubiertas con cobertura temporal o definitiva, según aplique. La UAESP o quien esta designe podrá autorizar otras áreas descubiertas por un periodo de tiempo específico.

PAR. 1º—Durante la operación de una zona o terraza, el operador de disposición final realizará el control de estabilidad continuo, mediante la instalación, operación, reposición cuando se requiera y monitoreo de la instrumentación geotécnica incluida en el diseño previamente revisado por la interventoría, la cual incluirá piezómetros de hilo vibrátil en diferentes puntos y a diferentes niveles para el seguimiento de la presión de poros dentro de la masa de residuos, e inclinómetros para el control de desplazamientos de las estructuras de contención, los cuales deben cumplir con lo señalado en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas” del presente reglamento.

Además el operador de disposición final deberá efectuar mensualmente el cálculo del factor de seguridad estático y dinámico para el sismo de diseño, teniendo en cuenta la última topografía actualizada en el mes de análisis. También efectuará un control permanente con las acciones correctivas del caso, de grietas, caudal de lixiviado y brotes de lixiviado.

El responsable de cada una de las zonas del relleno sanitario deberá garantizar la suficiencia y operatividad de toda la instrumentación de monitoreo de las áreas que se encuentren a su cargo.

ART. 32.—Área de descargue. El operador de disposición final no podrá sobrepasar el área calculada por este procedimiento, el área restante del relleno sanitario deberá contar con cobertura sea temporal o definitiva.

Área de descargue = C x B

B = (A/60minutos) x 5 minutos x 5 metros

A = Número máximo de vehículos que, en una hora, llegan el día de máxima entrada al relleno sanitario en el mes inmediatamente anterior. Para el cálculo de A en el mes de diciembre se tomará el dato del diciembre del año inmediatamente anterior, siempre y cuando este dato sea mayor al del mes anterior.

C = Constante igual 80 metros, correspondiente a la máxima longitud de arrastre de los residuos en el área de descargue o profundidad del área de descargue.

PAR. 1º—Cuando el resultado de B corresponda a una fracción se aproximará al número entero superior.

PAR. 2º—Los cinco (5) minutos incluidos en la fórmula para el cálculo de B podrán ser modificados por la UAESP o por quien esta designe, siempre y cuando el operador de disposición final demuestre que el tiempo promedio requerido por los concesionarios de aseo es mayor.

PAR. 3º—Aquellos vehículos que utilicen más del doble del tiempo promedio establecido para la operación de descargue, deberán esperar la autorización del operador de disposición final, quien tiene la facultad de ordenar su ingreso al área de descargue.

ART. 33.—Condiciones técnicas para el cierre, clausura y postclausura de las zonas de disposición. El cierre, clausura y postclausura de las zonas de disposición se sujetará a las siguientes condiciones:

1. Las actividades de cierre de las celdas o zonas que se van operando durante el tiempo de la concesión. El proceso constructivo del cierre o cobertura final de las zonas de disposición, se realizará en dos etapas así: Una primera etapa donde se colocará una capa de material de cobertura directamente sobre los residuos y construcción de drenes en rajón y una segunda etapa que se conformará transcurrido una año de terminada la primera etapa y comprende la construcción de la segunda red de evacuación de biogás, la colocación de una capa de suelo orgánico y empradización. Los costos en que incurra el operador por estas actividades graduales están cubiertos por la remuneración contemplada en los pliegos de condiciones y en la minuta del contrato. Al final de la concesión el operador deberá dejar cerradas todas las celdas o zonas en las que disponga residuos.

2. La actividad del cierre final del relleno, acorde con la actividad incluida por la CRA en sus modelos corresponde a la actividad puntual de la desactivación del sistema de recibimiento de desechos y a la instalación del sistema de vigilancia que permanecerá durante los años de postclausura. La primera actividad deberá ser ejecutada por el concesionario a su costa. La segunda será responsabilidad de la UAESP y deberá ser cubierta con los dineros provisionados.

3. La clausura acorde con lo expuesto en la regulación es la remoción de los equipos y sistemas que no serán utilizados en la etapa de postclausura. Esta actividad será desarrollada por la UAESP con los recursos provisionados.

4. Antes de la clausura del RSDJ, el concesionario deberá efectuar las siguientes acciones, que son parte de su actividad final en el RSDJ y que se encuentran cubiertas por la remuneración general descrita en los pliegos de condiciones y en la minuta del contrato. Comprenden las siguientes acciones:

• Analizar y evaluar la estabilidad geotécnica del relleno.

• Evaluar y reparar el estado de la cobertura final instalada.

• Evaluar y reparar el estado de las obras de control de aguas de escorrentía.

• Definir el uso futuro de de las zonas de disposición del relleno sanitario.

5. La postclausura comprende en general la implementación de actividades correspondientes a la preparación y desarrollo del uso futuro de las zonas de disposición del relleno. Estas actividades incluyen las relacionadas con el PMA para la etapa de postclausura (interventoría ambiental, preparación de informes, pagos a las autoridades ambientales por su seguimiento, ensayos y monitoreos, de aire, agua, lixiviados, suelo y biogás, compensaciones forestales, mantenimiento de la vegetación, mantenimiento de la vegetación y mantenimiento de la capa final); mantenimiento del sistema de lixiviados, mantenimiento del sistema de biogás. Estas actividades generan gastos administrativos, algunas inversiones y costos operativos que deberán ser cubiertos por la unidad con los recursos provisionados para tal efecto.

PAR. 1º—No obstante, las condiciones técnicas mínimas definidas en los cuatro artículos anteriores, el operador deberá dar cumplimiento a las especificaciones técnicas y ambientales contenidas en los diseños, estudio de impacto ambiental y plan de manejo ambiental del RSDJ, vigentes.

CAPÍTULO II

De los residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios, provenientes del servicio especial de aseo

ART. 34.—Objeto. La disposición de estos residuos se refiere a la recepción y a la disposición final, cuando la unidad lo determine, de los residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios, provenientes del servicio especial de aseo. Estos residuos son de dos tipos:

— Del proceso de desactivación de alta eficiencia, que garantiza la desinfección cumpliendo con los estándares máximos de microorganismos señalados en el manual de procedimientos para la gestión integral de los residuos hospitalarios y similares adoptado con la Resolución 1164 de 2002 o la norma que lo complemente o sustituya.

— Cenizas residuales de procesos de tratamiento térmico sin características de peligrosidad.

PAR. 1º—La continuidad de la disposición final de los residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios provenientes del servicio especial de aseo, se encuentra condicionado al resultado del trámite ante la autoridad ambiental para la adecuación y operación de una nueva celda y de las demás disposiciones que frente al tema disponga la autoridad ambiental.

PAR. 2º—No está autorizado el ingreso de residuos peligrosos al Relleno Sanitario Doña Juana.

ART. 35.—Condiciones técnicas para la construcción y adecuación de la zona de disposición de los residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios provenientes del servicio especial de aseo. Los residuos de procesos de desactivación de alta eficiencia previa garantía de la eliminación del riesgo biológico (atendiendo la Res. 1164/2002 o la norma que lo complemente o sustituya) se dispondrán en el frente común, por lo cual las condiciones técnicas para la construcción y adecuación del sitio corresponden a las de disposición de los residuos ordinarios.

Las cenizas residuales de procesos de tratamiento térmico se dispondrán en las zonas de disposición de cenizas, siempre y cuando no presenten características de peligrosidad de acuerdo con los procedimientos determinados en el Decreto 4741 de 2005 o aquel que lo modifique o sustituya.

(i) El sistema de impermeabilización de fondo de la zona debe asegurar la no contaminación del agua subterránea y superficial, con componentes peligrosos del relleno durante el periodo total de la operación incluyendo el periodo de cierre, clausura y posclausura.

(ii) El material del sistema de impermeabilización de fondo debe contar con propiedades químicas adecuadas para soportar el efecto de los residuos dispuestos y prevenir fallas derivadas de gradientes de presión.

(iii) El material del sistema de impermeabilización de fondo debe ser probado durante su instalación y antes de su puesta en funcionamiento.

(iv) Las zonas de disposición serán diseñadas y construidas por el operador.

(v) Cada zona de disposición debe contar con un diseño y un manual de operación, los cuales deben ser revisados y conceptuados por la UAESP o quien esta designe.

(vi) Las zonas de disposición deberán tener un cerramiento que impida el ingreso de personas no autorizadas y animales a su interior.

(vii) La operación de las zonas de disposición debe contemplar la cobertura inmediata con arcilla de los residuos dispuestos garantizando la impermeabilidad de la misma.

ART. 36.—Condiciones técnicas para la operación de la zona de disposición de residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios del servicio especial de aseo.

i. Para la disposición de cenizas.

La disposición final se efectuará por relleno en terraza o celda de disposición, construida especialmente para el efecto y separada de las otras zonas de disposición de residuos sólidos.

Cada una de las zonas deberá contar con la iluminación y señalización adecuadas para su buen funcionamiento durante el día y la noche; la señalización incluirá al menos el tipo de elementos de protección personal a utilizar, las áreas y sitios de peligro y las restricciones de circulación de vehículos y de personal.

La vía de acceso será de 10 metros de ancho y deberá cumplir con las normas técnicas de diseño, construcción y calidad del Invías.

Para garantizar la operación segura en el frente, se deberán conformar las vías temporales de acceso al patio.

El operador deberá programar la disposición por celdas y jornadas de trabajo. La cubierta diaria deberá realizarse permanentemente de forma tal que en ningún momento se tengan residuos a la vista. El operador deberá de esta forma minimizar la infiltración de agua lluvia al interior del relleno.

El operador implementará un programa permanente de limpieza y mantenimiento de la totalidad de la zona de disposición incluyendo las vías de acceso y salida, para lo cual dispondrá de una cuadrilla capacitada para este fin.

Las celdas y terrazas de cada zona de disposición contarán con los sistemas de drenaje y evacuación de lixiviados, gases y aguas lluvias.

El operador deberá construir una zona para mantenimiento, limpieza y desinfección de la maquinaria y equipos utilizados en esta zona. El agua utilizada en esta labor deberá ser conducida directamente al pondaje.

ii. Para la disposición de los residuos del tratamiento de desactivación de alta eficiencia Estos residuos deberán ser dispuestos en el frente común y deberán ser cubiertos inmediatamente con residuos provenientes del servicio ordinario de aseo.

ART. 37.—Condiciones técnicas para el cierre y clausura de la zona de disposición de residuos producto del tratamiento de los residuos hospitalarios del servicio de especial de aseo.

Los residuos de procesos de desactivación de alta eficiencia previa garantía de la eliminación del riesgo biológico (atendiendo la Res. 1164/2002 o la norma que lo complemente o sustituya) se dispondrán en el frente común, por lo cual las condiciones técnicas para el cierre y clausura de la zona corresponden a las mismas técnicas que para los residuos provenientes del servicio ordinario de aseo.

Para el cierre y la clausura de las zonas de disposición de cenizas residuales de procesos de tratamiento térmico (sin características de peligrosidad) se deberá cumplir que:

(i) Los diseños para el cierre y clausura de una zona deberán ser revisados y conceptuados por la UAESP o por quien esta designe.

(ii) El tratamiento final al suelo de cobertura deberá contemplar la empradización.

(iii) Una vez alcanzadas las líneas de diseño en determinada área, el operador tiene un (1) mes para realizar el cierre definitivo y clausura de la zona en tales áreas.

PAR. 1º—No obstante las condiciones técnicas mínimas definidas en los tres (3) artículos anteriores, el operador deberá dar cumplimiento a las especificaciones técnicas contenidas en el contrato.

CAPÍTULO III

Extracción de gases y aprovechamiento del biogás

ART. 38.—Objeto. La UAESP, cuenta con el contrato de concesión 137 de 2007, cuyo objeto es “Tratamiento y aprovechamiento del biogás proveniente del Relleno Sanitario Doña Juana del Distrito Capital, aplicando el mecanismo de desarrollo limpio MDL del Protocolo de Kyoto”.

PAR. 1º—Biogás Doña Juana S.A. ESP es el responsable del mantenimiento y monitoreo de las zonas a él entregadas. Por lo tanto el operador del relleno sanitario, una vez cerrada una zona hará entrega de ella al responsable de la operación de la extracción del biogás, previo concepto de estabilidad de la UAESP o de quien esta designe, siempre y cuando el concesionario de tratamiento y aprovechamiento del biogás vaya a realizar actividades de explotación de la zona u área.

PAR. 2º—Una vez finalice las actividades de extracción del biogás en las zonas a su cargo, se realizará el procedimiento de entrega de la zona u área al operador de disposición final, previo concepto de estabilidad de la UAESP, o de quien esta designe.

PAR. 3º—El concesionario de tratamiento y aprovechamiento del biogás solo podrá explotar el biogás de las zonas de operación si suscribe un acuerdo de operadores y deberá dar cumplimiento a lo estipulado en el documento suscrito, el cual deberá ser avalado por la UAESP o por quien esta designe.

CAPÍTULO IV

Sistema de captación, conducción, almacenamiento y tratamiento de lixiviados

ART. 39.—Objeto. El sistema de captación, conducción y almacenamiento de lixiviados tiene por objeto recolectar, trasladar y regular la totalidad de los lixiviados producidos en todos los sitios de disposición final de residuos sólidos hasta el sistema de tratamiento de lixiviados. El manejo y conducción de los lixiviados persigue evitar la contaminación de los suelos y las fuentes de agua, subterráneas y superficiales, para reducir el impacto sobre el medio ambiente y la salud de las poblaciones del área de influencia.

El sistema de captación, conducción y almacenamiento de lixiviados está compuesto por los filtros de fondo, las tuberías de conducción y todos los pondajes de almacenamiento y regulación que se encuentran ubicados en las distintas zonas del relleno sanitario, las estructuras complementarias de estos, los accesorios de control y regulación, las tuberías de conducción entre los pondajes y desde estos hasta la(s) planta(s) de tratamiento, las cajas de inspección y el sistema de repartición de caudales a las plantas de tratamiento.

PAR. 1º—Para efectos del presente documento los parámetros sobre vertimientos son los establecidos por las resoluciones 3358 de 1990, 166 de 2008 de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca y el Decreto 1594 de 1984, y aquellas que las modifiquen, adicionen o sustituyan.

ART. 40.—Actividades para la captación, conducción y almacenamiento de lixiviados.

Construcción, mantenimiento, reparación, y reposición, cuando se requiera, del Sistema de conducción.

Construcción y mantenimiento general y de fondo de los pondajes de almacenamiento y regulación.

Pre-tratamiento y estabilización de los lixiviados en los pondajes.

Retiro y disposición de los lodos resultantes del mantenimiento de los pondajes y del tratamiento de los lixiviados.

ART. 41.—Condiciones técnicas para el almacenamiento y pre-tratamiento de los lixiviados. El almacenamiento y regulación de los lixiviados se realizará en pondajes construidos para el efecto que contarán con las siguientes condiciones técnicas:

El diseño y construcción deberá garantizar las condiciones técnicas de estabilidad de obras para lo cual se ceñirá a las normas técnicas de construcción adoptadas por el Gobierno Nacional y por el Distrito Capital.

El diseño y construcción deberá garantizar la impermeabilización de los suelos a fin de evitar la contaminación de los mismos y de las aguas subterráneas.

El diseño y construcción deberá prever la inclusión de elementos e instrumentos para el pre-tratamiento de los lixiviados, adoptados en el manual de operación.

La cantidad y capacidad de los pondajes se definirá teniendo en cuenta la cantidad de lixiviado producido y la capacidad de tratamiento de las plantas, de tal forma que los pondajes actúen como reguladores del caudal que llegue a las plantas.

Los pondajes deberán estar protegidos con cerramiento perimetral, cercas vivas y señalizados, siguiendo las normas de seguridad industrial.

Monitoreo de la estabilidad de los diques que conforman los pondajes. La instrumentación para este monitoreo deberá atender lo señalado en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas”.

ART. 42.—Condiciones técnicas para el mantenimiento del sistema de conducción y almacenamiento. Se deberá realizar al menos cada dos semanas o cuando se requiera, la limpieza y mantenimiento de las tuberías de conducción, con el fin de retirar el material depositado o incrustado en las paredes de la tubería y de las cajas de inspección.

Para iniciar el mantenimiento de cualquier pondaje, previamente se debe, junto con la supervisión del contrato, establecer la capacidad disponible de almacenamiento frente a la generación de lixiviados, teniendo en cuenta los periodos de lluvia y el comportamiento de la planta de tratamiento de lixiviados.

Se deberá realizar mantenimiento del pondaje 7 y del pondaje celda de lodos, como mínimo dos (2) veces por año y de los demás pondajes como mínimo una (1) vez por año. Sin embargo, en caso de presentarse, en cualquier pondaje, una reducción en la capacidad de almacenamiento superior al 50%, el operador está obligado a realizar su mantenimiento.

El mantenimiento de los pondajes incluye el mantenimiento de sus equipos y accesorios, cambiando los elementos que se requieran para el buen funcionamiento de las unidades.

ART. 43.—Condiciones para la operación de la planta de tratamiento de lixiviados. El tratamiento de los lixiviados que se realice en la(s) planta(s) correspondiente(s) deberá realizarse por el concesionario de disposición final.

PAR. 1º—La planta de tratamiento deberá operarse según el manual de operación y mantenimiento, el plan de manejo impuesto por la autoridad ambiental, las normas ambientales vigentes, y los criterios de operación que establece la ingeniería y la buena práctica de operación para cada una de las unidades que componen el sistema de tratamiento.

PAR. 2º—La planta de tratamiento deberá operarse todos los días del año durante las 24 horas, dentro de los parámetros técnicos y normas ambientales exigidas. En caso de fallas en una o varias de sus unidades el concesionario deberá continuar realizando, por cualquier otro medio, el tratamiento de los lixiviados generados, almacenados o que se lleguen a almacenar en el relleno sanitario, garantizando en todo momento el cumplimiento de los parámetros de vertimiento establecidos en la norma de vertimientos aplicable. El cumplimiento de esta obligación no exime al concesionario de las responsabilidades contractuales y ambientales a que haya lugar, ni de sus respectivas sanciones.

PAR. 3º—Asumir a partir de la entrega oficial de cada uno de los componentes del STL y hasta la terminación de la concesión de disposición final su operación; sistema que está compuesto por las estructuras de regulación y pre-tratamiento de lixiviados, la planta de tratamiento de lixiviados y las unidades que se construyan, las redes de captación y conducción desde las estructuras de almacenamiento a la planta de tratamiento, así como la conducción al punto de vertimiento y estructura de descarga, dando cumplimiento a las obligaciones ambientales y las demás que sean aplicables.

PAR. 4º—Realizar los análisis de laboratorio a que hubiere lugar, para garantizar la correcta operación de los sistemas de tratamiento, para estos análisis de autocontrol el concesionario puede operar el laboratorio del STL, con el fin de evaluar las variables internas al tratamiento de lixiviados. El laboratorio de referencia para la respectiva contra muestra será el que el UAESP elija de la lista de laboratorios debidamente acreditados por el Ideam, de conformidad con la NTC 17025 de 2006 expedida por el Icontec seleccionados por la UAESP; el costo de los muestreos y análisis de autocontrol y de evaluación corren por cuenta del concesionario, teniendo en cuenta que son verificaciones necesarias para establecer el cumplimiento de la normatividad de vertimientos. En cualquier momento la UAESP podrá solicitar el cambio de laboratorio de referencia seleccionado.

El concesionario deberá presentar a la UAESP un análisis fisicoquímico semanal del efluente del tratamiento de lixiviados que comprenda la totalidad de los parámetros requeridos por la autoridad ambiental, en las resoluciones 3358 de 1990, 166 de 2008 y en el Decreto 1594 de 1984, o en la normativa que los modifique, adicione o sustituya. La UAESP se reserva el derecho a realizar muestreos extraordinarios.

PAR. 5º—Suministrar todos los insumos requeridos para el tratamiento de lixiviados.

PAR. 6º—Suministrar diariamente la información del control de operación de las diferentes unidades que conforman el sistema de tratamiento a la interventoría y a la UAESP.

PAR. 7º—Conectar el sistema SCADA de la planta de tratamiento de lixiviados a una señal remota que envíe información en tiempo real a las oficinas de la UAESP, vía GPRS o superior, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

PAR. 8º—Realizar la operación y mantenimiento de la infraestructura del sistema integral de tratamiento de lixiviados y presentar para aprobación de la interventoría un plan de mantenimiento de equipos, el cual deberá ser entregado dentro de los sesenta 60 días calendario siguientes a la suscripción del acta de entrega del sistema de tratamiento de lixiviados y que deberá mantenerse actualizado.

PAR. 9º—Realizar la planeación que permita desarrollar una adecuada operación del sistema de tratamiento con la eficacia, cubrimiento y calidad requeridos. Dentro de la ejecución de las actividades de soporte, deberá responder por toda clase de solicitudes, procesos demandas o reclamos que formule su personal.

PAR. 10.—Establecer procedimientos y mecanismos eficientes de control interno para vigilar el adecuado funcionamiento del STL.

PAR. 11.—El concesionario deberá certificar y acreditar el laboratorio del STL ante el Ideam y mantener vigente durante el plazo de la concesión dicho certificado. Para la certificación y acreditación inicial, el operador cuenta con hasta un año contado a partir de la suscripción del acta de inicio de contrato.

PAR. 12.—El concesionario deberá mantener, reemplazar y/o adquirir todos los equipos e instrumentos del laboratorio necesarios para realizar los monitoreos de autocontrol, que deberán medir por lo menos los parámetros establecidos en la resoluciones 3358 de 1990 y 166 de 2008, expedidas por la CAR, o aquella que la modifique, adicione o sustituya.

ART. 44.—Condiciones técnicas para el manejo y disposición final de los lodos resultantes del tratamiento de lixiviados y del mantenimiento de los pondajes. Los lodos generados por el tratamiento de lixiviados y por el mantenimiento de los pondajes serán almacenados en celdas de lodos cumpliendo los siguientes parámetros:

Deberá solicitar y obtener todos los permisos ante la autoridad ambiental a que haya lugar, para la construcción y operación de las celdas.

Los diseños deberán estar acompañados de estudios de estabilidad y de suelos para la totalidad de la zona a construir.

Se deberá aplicar las normas de ingeniería de construcción y de presentación de planos.

En ningún momento un operador podrá adelantar una construcción sin contar con los planos de construcción y el cronograma, previamente revisados y conceptuados por la interventoría.

A los 30 días, siguientes a la finalización de una construcción, el operador deberá presentar los planos “As - Built” de la misma.

Los datos topográficos, durante la construcción, deberán ser actualizados quincenalmente y remitidos a la interventoría.

El sistema de impermeabilización de fondo de las celdas de lodos debe asegurar la no contaminación del suelo y del agua sub-superficial durante el periodo total de la operación, incluyendo el periodo de clausura y posclausura. Este sistema deberá incluir la tubería para conducir los lixiviados que se produzcan, de nuevo hacia la planta de tratamiento.

El material del sistema de impermeabilización de fondo debe contar con propiedades físicas y químicas adecuadas para soportar el efecto del material depositado y prevenir fallas derivadas de gradientes de presión y del ataque de agentes químicos.

El material del sistema de impermeabilización de fondo debe ser probado durante su construcción y antes de su operación.

Los lodos provenientes del sistema de tratamiento, deberán ser previamente estabilizados y deshidratados para su disposición final en la celda de lodos.

Realizar el acondicionamiento de la celda de lodos denominada cantera eterna de acuerdo con los planos de diseño.

El operador deberá realizar el monitoreo de estabilidad de las celdas de disposición de lodos, para lo cual deberá instalar, mantener y reponer, cuando haya lugar, la instrumentación, así como realizar el seguimiento y análisis de los datos reportados por esos instrumentos.

La instrumentación debe cumplir con lo señalado en el capítulo “vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas”.

El operador deberá dar cumplimiento a los manuales de operación de las celdas de lodos.

La celda de disposición de lodos deberá contar con cerramiento en malla y con la señalización pertinente la cual se instalará siguiendo las normas de seguridad industrial.

CAPÍTULO VII

Proceso de mantenimiento y administración

ART. 45.—Objeto. Para asegurar el buen funcionamiento del relleno sanitario se requiere dar mantenimiento a todas las zonas del relleno, incluidas las zonas clausuradas, la zona de amortiguamiento ambiental, las zonas en operación, y demás áreas intervenidas y que se intervendrá que estén incluidas en la estructura predial del relleno sanitario y al sistema de almacenamiento y conducción de lixiviados, garantizar el buen estado y funcionamiento de las vías, cunetas, canales, campamentos, talleres y demás instalaciones existentes dentro del relleno sanitario, así como las futuras que se construyan durante la operación del mismo.

PAR. 1º—Para el correcto desarrollo de las actividades de mantenimiento descritas en este reglamento y en el contrato de concesión, el operador contará con los equipos y maquinaria adecuada y suficiente para realizar estas labores bajo parámetros de eficiencia, calidad y oportunidad.

PAR. 2º—En la ejecución de las actividades de mantenimiento descritas en este reglamento y en el contrato de concesión, el operador contará con la cantidad y el tipo de personal, materiales e insumos necesarios, el cual deberá ser incrementado cuando una situación en particular así lo amerite.

ART. 46.—Actividades de mantenimiento del operador de disposición final. Las principales actividades de mantenimiento son las siguientes:

Mantenimiento de las zonas clausuradas, que incluye el sistema de extracción de gases y lixiviados (forzada o pasiva), cobertura final, mantenimiento y revisión periódica de la instrumentación instalada, efectuando su reposición en caso de avería, el sistema de captación y conducción de las aguas de escorrentía, las vías internas, el sellado de las grietas, el corte de césped, la reposición de céspedes, entre otros aspectos.

Mantenimiento y reposición permanente a la cobertura temporal en las áreas en operación, de tal forma que no permita la infiltración del agua lluvia hacia el interior de la zona en operación.

Mantenimiento de la totalidad del sistema de captación, conducción y almacenamiento de lixiviados que incluye las instalaciones que van desde las zonas de disposición hasta el pondaje respectivo, los pondajes y la línea de conducción entre estos y la entrega a las plantas de tratamiento de lixiviados.

Mantenimiento de la vía principal del relleno y de las vías de acceso e internas a las distintas zonas de disposición e instalaciones del relleno, éste se realizará siguiendo las normas técnicas de diseño, construcción y calidad del Invías. En todo caso la vía principal tiene la condición de vía de tráfico pesado y deberá estar pavimentada.

Implantación y mantenimiento del sistema de señalización horizontal y vertical en la totalidad de las zonas del relleno sanitario cumpliendo con las normas técnicas establecidas por las autoridades competentes en materia de tráfico, circulación y seguridad industrial. Se deberá realizar permanentemente el reemplazo de las señales que por algún motivo se deterioren o se pierdan.

Mantenimiento de las obras de estabilización de los taludes que se encuentran a lo largo de las vías y el diseño y construcción de las obras que se requieran para garantizar dicha estabilidad.

Mantenimiento de las cunetas, canales de desagüe y demás obras de arte.

Mantenimiento de todos sus campamentos, incluidos los de la interventoría, y talleres, incluye las redes eléctricas, sanitarias, telefónicas, pintura interna y externa, cubiertas, áreas de almacenamiento, de reuniones, casinos, talleres, parqueos y cerramientos. La programación del mantenimiento se hará en días y horarios que no afecten el desarrollo de las actividades de las personas que laboran en los campamentos.

Mantenimiento, reposición y reemplazo cuando se requiera, del cerramiento perimetral, tanto del cerramiento definitivo como el de alambre de púas de todo el predio del relleno sanitario.

Suministro, mantenimiento y prolongación de los sistemas de energía eléctrica, alumbrado de las vías e iluminación de las zonas de disposición y de pondajes, se incluye la revisión y reemplazo periódico de redes, bombillas y otras instalaciones y la existencia de plantas y sistemas alternos de prestación del servicio para casos de contingencia.

Mantenimiento rutinario, preventivo y correctivo del sistema de tratamiento y suministro de agua potable, que incluye el mantenimiento del pozo actual y de los que sea necesario construir, el control y monitoreo de la calidad del agua extraída, el mantenimiento y limpieza del sistema de conducción, la limpieza quincenal de los tanques de almacenamiento y la distribución de agua potable a las distintas instalaciones del relleno, así como su desinfección. En todo caso el agua para consumo humano deberá cumplir con los parámetros de potabilidad establecidos por el Gobierno Nacional.

El operador deberá garantizar en todo momento y lugar el suministro de agua potable a todas las instalaciones del relleno que lo requieran.

Manejo y mantenimiento del sistema de aguas residuales que implica la construcción y mantenimiento de los tanques sépticos, la ubicación, instalación y mantenimiento de trampas de grasas para evitar la contaminación de las aguas, la descontaminación de las aguas servidas de la totalidad del relleno antes del vertimiento en el río Tunjuelo, de acuerdo con la normativa ambiental y sanitaria sobre la materia.

Mantenimiento general de todas las áreas del Relleno Sanitario Doña Juana, incluidas aquellas en operación, las zonas cerradas y zonas de amortiguamiento y todas aquellas que formen parte de la estructura predial del RSDJ.

Dentro de las actividades de mantenimiento, el operador deberá realizar la rocería de todos los predios del relleno sanitario a su cargo, con una periodicidad mínima anual, a excepción del perímetro del relleno sanitario, en una franja de cuarenta (40) metros y de las áreas donde se hayan establecido siembras, donde deberá realizar la rocería por lo menos cada cuatro meses.

Mantenimiento de los árboles y las zonas verdes de todo el relleno sanitario que le sean entregados y los que siembre, y de las distintas zonas, áreas e instalaciones dentro del predio del relleno sanitario.

Adecuación de las zonas o de la infraestructura que se evidencie como foco para la proliferación de vectores.

Incorporación de un plan de evaluación, seguimiento y mantenimiento del componente eléctrico, dentro del programa de mantenimiento general del Relleno Sanitario Doña Juana, el cual deberá aplicar tanto para las redes eléctricas internas y externas.

Mantenimiento de instalaciones sanitarias, garantizando que los servicios instalados al interior del relleno sanitario funcionen adecuadamente y estén disponibles durante toda la jornada laboral.

PAR. 1º—Estas actividades deberán realizarse conforme a lo consignado aquí y en el respectivo manual de operación y mantenimiento.

PAR. 2º—El operador de disposición final deberá presentar el plan de mantenimiento semestralmente.

ART. 47.—Actividades de administración. Las principales actividades de administración son las siguientes:

Permanente vigilancia de la totalidad de los predios e instalaciones del relleno sanitario, que incluye la localización de la portería de control a la entrada de las instalaciones y de las casetas de vigilancia existentes o aquellas que instale la UAESP o que el operador de disposición final considere necesario instalar, de acuerdo con un programa de control y vigilancia que deberá ser presentado por el operador a consideración de la UAESP o a quien esta designe. Para garantizar la vigilancia y control del relleno en general, y del acceso a las distintas zonas e instalaciones, el operador deberá realizar los cerramientos correspondientes, de acuerdo con el manual de operaciones elaborado para el efecto.

También se considera como una actividad de administración el manejo y mantenimiento del casino, cumpliendo las normas y las buenas prácticas de manejo y manipulación de alimentos.

Atender, responder y resolver los reclamos que formulen los concesionarios de recolección, barrido y limpieza y los demás usuarios del relleno sanitario contratistas vinculados en actividades en el mismo.

Realizar cada mes por lo menos una caracterización fisicoquímica de los residuos sólidos por cada área de servicio exclusiva (ASE), que ingresan al relleno sanitario de acuerdo con el protocolo que establezca la UAESP.

CAPÍTULO VIII

Vehículos, maquinaria, instrumentación y sistemas

ART. 48.—Requisitos generales para el operador de disposición final. El operador deberá disponer de la maquinaria y equipo suficiente, adecuado, robusto, fiable, de alto rendimiento y de la tecnología contemporánea que considere pertinente para dar cumplimiento a los indicadores de de calidad y garantizar que los residuos dispuestos fueron compactados con la densidad establecida en las especificaciones de diseño, para cada zona donde opere y que no se presenten represamientos de más 2 vehículos en el área de descargue. La UAESP se reserva el derecho de exigir al operador incrementar o sustituir la maquinaria y equipo, de acuerdo con los resultados de la supervisión y el control de las actividades del concesionario, en caso de no cumplimiento de alguno de los indicadores de calidad.

De igual forma, el operador está obligado a disponer de todos los vehículos, detectores de gases, acelerógrafos, inclinómetros, piezómetros, extensómetros, narices electrónicas, catalizadores de olores, puntos de control topográfico, sistema de control SCADA en la planta de tratamiento de lixiviados, cámaras web y de video y demás vehículos, máquinas, equipos, instrumentos, hardware y software, que además de los anteriores sean necesarios para la adecuada operación y monitoreo de las variables para garantizar la estabilidad y mitigar la contaminación del agua, aire y el suelo del relleno sanitario y de su área de influencia.

Todos los vehículos, máquinas, equipos, instrumentos y sistemas que adquiera el operador para prestar a cabalidad y con la mejor calidad el objeto de su contrato, deberán estar pre equipados para lectura remota con los sistemas de identificación, localización, medición y comunicación que se indican en este reglamento. Los vehículos, máquinas, equipos, instrumentos y sistemas que hayan sido entregados por la UAESP deberán ser equipados y/o adaptados para lectura remota con los sistemas de identificación, localización, medición y comunicación que se indican en este reglamento.

En caso de que los equipos que sean entregados por la UAESP no permitan la incorporación de los dispositivos de preequipamiento para medición y posterior lectura remota aquí indicados, deberán ser reemplazados por equipos que sí tengan esta prestación para poder ser usados en la operación. Aquellos equipos entregados por la UAESP y que no vayan a ser usados por el concesionario, no deberán ser preequipados, y deberán ser devueltos a la UAESP”.

El concesionario está en obligación de garantizar que los datos generados por sus equipos, para lectura remota por parte de la unidad en su CPD (centro de procesamiento de datos), cuenten con certificado de acreditación Common Criterial v3.1, nivel EAL1, referente a la integridad de los datos, mediante certificación expedida por autoridad competente.

El concesionario está en obligación de garantizar que todas las electrónicas embarcadas (a bordo) que se indican en este reglamento, cumplirán con la directiva 2006/28/EC de compatibilidad electromagnética y que estarán diseñadas para operar en un rango de temperatura entre -10ºC y 60ºC, mediante certificaciones expedidas por autoridad competente.

El concesionario está en obligación de garantizar que los sistemas de identificación y determinación de residuos que se indican en este reglamento, cumplirán con la norma ISO 14803 sobre identificación y determinación de la cantidad de residuos, mediante certificación expedida por autoridad competente.

El concesionario está en obligación de garantizar que los requisitos para los sistemas GPRS que instale cumplan con la directiva 1999/5/EC de equipos terminales de radio y telecomunicación, mínimo clase 10 o la que la modifique.

El concesionario deberá garantizar que los datos registrados por los dispositivos para lectura remota estén disponibles de manera permanente e ininterrumpida, para ser leídos en tiempo real, vía inalámbrica, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

Los equipos para telemetría dispuestos por el concesionario deberán contar con sistema de almacenamiento local para garantizar la conservación de la información en cualquier caso, incluida la eventualidad en que pueda llegar a caerse el sistema de comunicación o incluso el propio CPD de la UAESP.

Será obligación del concesionario mantener estos sistemas de identificación, localización y medición en permanente funcionamiento, sin perjuicio de que la UAESP o quien esta designe, pueda en cualquier momento verificar el estado de mantenimiento, calibración y adecuado funcionamiento de estos sistemas.

La UAESP dispondrá de un canal privado de comunicación de datos que garantizará la seguridad de la comunicación inalámbrica. Será obligación del concesionario adquirir las SIM necesarias para garantizar la comunicación, previa definición de los parámetros de las SIM por parte de la UAESP.

La implementación de un sistema de gestión y control por parte de la UAESP, no remplaza ninguna obligación del concesionario de contar con todos los equipos, máquinas, instrumentos y sistemas que requiera para cumplir a cabalidad y con los más altos estándares de calidad con sus obligaciones contractuales; como tampoco exime al concesionario de almacenar y reportar la información que corresponda a la UAESP.

Dentro de los tres (3) primeros meses de operación, el concesionario acordará con la UAESP un cronograma para el pre equipamiento para lectura remota de todos sus vehículos, máquinas, equipos, instrumentos y sistemas, de acuerdo con las prioridades de información que la UAESP defina.

ART. 49.—Requisitos específicos para sistema de pesaje. El concesionario de disposición final u operador de disposición final, deberá adquirir las básculas que hagan falta y aquellas que deban ser remplazadas en el Relleno Sanitario Doña Juana, de acuerdo con lo establecido en los pliegos de condiciones, previa aprobación por parte de la UAESP de las especificaciones técnicas detalladas de estos instrumentos.

Dichas básculas de pesaje, deberán estar integradas a un sistema de identificación y localización de los vehículos de recolección, que permita asociar los datos de pesaje con el vehículo correspondiente, así como a un sistema de video que permita visualizar los vehículos en el momento del pesaje.

Todos los datos de pesaje, localización, identificación, video e incidencias propios de este sistema integrado deberán estar disponibles para lectura remota en tiempo real, de manera permanente e ininterrumpida, vía inalámbrica, por un software de gestión de oficina especializado en la gestión de datos de gestión de residuos sólidos de la UAESP, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

El concesionario deberá garantizar la transmisión continua y remota de las imágenes correspondientes a los vehículos en el proceso de pesaje, tanto en las básculas de entrada como las de salida, y las de emergencia cuando haya lugar. Adicionalmente, estas imágenes deberán quedar archivadas en medio magnético para entregas mensuales a la UAESP.

La UAESP o quien esta designe, será quien opere y mantenga las básculas de pesaje del relleno sanitario.

Previo inicio de operaciones, el operador del sistema de pesaje, deberá presentar a la UAESP un informe sobre las básculas del relleno sanitario, donde conste por lo menos de:

— Las especificaciones técnicas detalladas, incluidas las de fecha fabricación e instalación y número serial.

— Normativa nacional e internacional existente para el tipo de básculas instaladas.

— Túnel de error teórico: la curva de error informada por el fabricante del equipo, para el modelo exacto de las básculas instaladas, sobrepuesta al gráfico del rango de medición del equipo y el porcentaje de error aceptable de acuerdo con las normas nacionales o internacionales vigentes, para todo el rango de medición.

— Certificado de aprobación de modelo de las básculas instaladas en traducción oficial al español si fuese necesario.

— Certificado de calibración metrológica expedido por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia o de quien esté autorizado legalmente.

— Investigación sobre el histórico de rutinas de mantenimiento preventivo, correctivo y calibración que se haya hecho a las básculas.

— Conclusión sobre el estado actual de funcionamiento de las básculas y si existe necesidad o no de cambiar alguna o algunas de estas.

— Plan detallado de operación, mantenimiento, calibración metrológica y reposición de las básculas, que seguirá el operador del sistema durante todo el desarrollo del contrato. Este plan deberá considerar que las básculas de pesaje en el relleno sanitario deberán ser calibradas metrológicamente por la Superintendencia de Industria y Comercio o por quien esté autorizado legalmente, por lo menos cada 6 meses o de acuerdo a las especificaciones técnicas del fabricante, y por el operador de la báscula mediante protocolo de calibración metrológica, previamente definido en acuerdo con la UAESP cada mes.

Mensualmente, el operador del sistema de pesaje debe entregar un informe detallado, donde consten las actividades de operación, mantenimiento, calibración metrológica y reposición a que haya habido lugar durante el mes.

Como parte de la operación de las básculas, el operador del sistema de pesaje, está en obligación de asegurar que todos los datos de pesaje, localización, identificación, video e incidencias propios de este sistema integrado estén disponibles para lectura remota en tiempo real, de manera permanente e ininterrumpida, vía inalámbrica, por un software de gestión de oficina especializado en la gestión de datos de gestión de residuos sólidos de la UAESP, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

ART. 50.—Requisitos específicos para el sistema de disposición. Todos y cada uno de los equipos, maquinaria, vehículos necesarios para la operación eficiente y de calidad del relleno sanitario, deberán estar equipados con los siguientes sistemas embarcados e integrados con un sistema de identificación y localización a bordo GPS.

Los datos registrados por este sistema serán transmitidos a la UAESP hasta un software de gestión de oficina, especializado en la gestión de datos de gestión de residuos sólidos, garantizando la fiabilidad, integridad y trazabilidad de los datos obtenidos por todos y cada uno de los sistemas.

Los GPS usados en estos sistemas deberán ser de alta precisión: 2.5 CEP 5.0 SEP, DGPS. Posición: DGPS/SBAS: 2,0 m CEP 3,0 m SEP; con sensibilidad mínimo de: adquisición 144 dBm y tracking 160 dBm.

El concesionario deberá garantizar la transmisión continua y remota de las imágenes correspondientes a los vehículos en actividad de descargue y los equipos para la operación en el frente de trabajo. Adicionalmente, estas imágenes deberán quedar registradas en medio magnético para ser entregadas mensualmente a la UAESP.

Todas las máquinas de uso permanente en el RSDJ deberán cumplir con la Directiva Europea 2000/14/CE o norma equivalente, de emisiones sonoras, en el entorno, debidas a las máquinas de uso al aire libre, para garantizar que por diseño y fabricación estos equipos ya cuenten con mecanismos de minimización del ruido que generan. El concesionario deberá demostrar el cumplimiento de este requisito, mediante certificado de cumplimiento con norma, expedido por un laboratorio acreditado para tal fin”.

ART. 51.—Requisitos específicos para la instrumentación de vigilancia y control. El concesionario de disposición final u operador de disposición final, deberá contar como mínimo con: puntos de control topográfico, detectores de gases, acelerógrafos, inclinómetros, piezómetros, extensómetros, narices electrónicas, catalizadores de olor, y cámaras de video en cantidad suficiente y calidad adecuada.

Este listado de equipos no debe entenderse como taxativo, sino como mínimo indispensable, es decir, que el operador está en la obligación de adquirir todos los demás equipos e instrumentos que considere que se requiere para la adecuada operación y monitoreo del relleno sanitario.

Todos estos equipos e instrumentos, ya sea que hayan sido entregados por la UAESP o que sean los equipos que el operador adquiera para prestar a cabalidad y con la mejor calidad el objeto de su contrato, deberán estar preparados para lectura remota, en tiempo real, vía inalámbrica, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

Los acelerógrafos deberán cumplir con la norma NRS-98, referente a los requisitos mínimos para la instalación de acelerógrafos. El concesionario deberá adelantar las gestiones necesarias con la Depae, para que estos acelerógrafos se integren a la Red Nacional de Acelerógrafos de Bogotá.

ART. 52.—Requisitos específicos para el sistema de tratamiento de lixiviados. El concesionario de disposición final (operador de disposición final) deberá conectar el sistema SCADA de la planta de tratamiento de lixiviados a una señal remota que envíe información en tiempo real a las oficinas de la UAESP, vía GPRS o superior, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

ART. 53.—Requisitos específicos para reporte de incidencias. Todos los vehículos de la operación deberán estar equipados con una terminal de mano para reporte de incidencias y con sistema de localización a bordo GPS.

Los datos registrados por estos sistemas, serán transmitidos a la UAESP, hasta un software de gestión de oficina especializado en la gestión de residuos sólidos de la UAESP, vía inalámbrica, en los protocolos estándar de datos que la UAESP defina en su CPD (centro de procesamiento de datos).

El concesionario deberá contar con las terminales de manos que sean necesarias para reportar las incidencias que la UAESP defina en su sistema de gestión y control.

Todas las terminales aquí señaladas deberán estar equipada con GPS y ser compatibles con la norma ISO 14803.

TÍTULO V

Del manejo ambiental

CAPÍTULO I

Manejo ambiental

ART. 54.—Objeto y alcance. El manejo ambiental tiene por objeto garantizar la prevención, la mitigación, la corrección y la compensación de los impactos ambientales negativos que la operación del relleno sanitario pueda ocasionar, tanto al interior del proyecto como en su área de influencia. Para esto, el manejo ambiental tendrá en cuenta el relleno sanitario en su totalidad y no se limitará al cumplimiento del plan de manejo ambiental para la zona en operación.

Igualmente se deberá dar cumplimiento a las normas ambientales colombianas vigentes, a la normatividad que se dictamine específicamente para el relleno sanitario, la normatividad vigente que aplicó al relleno sanitario en sus fases anteriores y los requerimientos que realice la autoridad ambiental competente.

PAR. 1º—Para efectos de este reglamento la normatividad ambiental pertinente al proyecto será aquella generada o avalada por la autoridad ambiental correspondiente a la jurisdicción donde se encuentre el sitio de disposición final de residuos sólidos.

PAR. 2º—El operador de disposición final deberá adoptar y aceptar la cesión de la licencia ambiental del RSDJ cuya titularidad se encuentre en la UAESP y tramitar ante las autoridades ambientales todas las licencias o modificación a las licencias, los planes de manejo ambiental y permisos requeridos para la construcción y operación de los distintos componentes de la operación del RSDJ y de sus instalaciones. Con este fin, la UAESP aportará la información, estudios y documentos que se encuentren disponibles a la firma del contrato.

ART. 55.—Actividades. Las principales actividades que el operador de disposición final que deberá desarrollar para garantizar la calidad del medio ambiente, son las siguientes:

Seguir estrictamente los parámetros de diseño, los manuales de operación, los manuales de mantenimiento y los planes de manejo ambiental, establecidos tanto para las zonas en operación como para las zonas en estado de clausura y posclausura.

Contar con planes específicos de contingencias ambientales para cada zona de trabajo, y para las zonas de apoyo y administrativas, teniendo en cuenta lo establecido en la presente resolución y los lineamientos y parámetros para la salud ocupacional y la seguridad industrial. Estos planes deberán ser revisados y actualizados, con una periodicidad mínima anual, o cuando la UAESP así lo requiera.

Adelantar actividades ambientales rutinarias que comprenderán, pero no se limitarán, a garantizar la estabilidad, geotécnica, la cobertura diaria en las zonas de disposición, el seguimiento y control de la clase, frecuencia y magnitud de ocurrencia de vectores, mantenimiento de la conducción y tratamiento de lixiviados, manejo adecuado de los residuos sólidos que se generen dentro de las instalaciones del relleno, ejecución del plan de control vectorial integral, el control de vehículos de los consorcios de aseo y demás usuarios, las demás señaladas en los planes de manejo ambiental para las diferentes zonas del relleno sanitario y de la planta de tratamiento de lixiviados.

Adelantar las actividades de preparación de suelos, empradización y arborización, así como las actividades de control fitosanitario y mantenimiento de prados e individuos arbóreos sembrados tanto por el operador de disposición final, como los sembrados con anterioridad por otros operadores o por otros contratistas o los que posteriormente le sean entregados.

Realizar monitoreos ambientales a su cargo: gases, lixiviados, aguas superficiales, aguas subterráneas, vertimientos, aire, ruido, entre otros. El concesionario deberá tomar las medidas correctivas del caso cuando los monitoreos evidencien que están incumpliendo los estándares señalados en la normativa que esté vigente, según sea competencia.

El concesionario deberá realizar el mantenimiento y conservación de la ronda de protección de recursos hídricos.

Construcción y mantenimiento de canalizaciones de aguas lluvias y de estructuras de disipación tanto en las zonas de trabajo como en la entrega a fuentes hídricas, donde sea necesario.

Desarrollar un plan de sensibilización y capacitación ambiental que comprenderá los siguientes temas: sensibilización ambiental, normatividad ambiental, planes ambientales de contingencia y aspectos ambientales relacionados con las actividades a ejecutar. Para ello se debe asegurar una planeación anual de capacitación con fines de actualización.

Realizar la inducción ambiental al personal nuevo del operador o de sus subcontratistas antes del inicio de sus actividades.

Actualizar el inventario georreferenciado de todas las siembras del relleno sanitario, con una periodicidad mínima anual.

PAR. 1º—Las zonas de trabajo, de que trata el numeral 2º del presente artículo, comprenden pero no se limitan, al frente de descargue de residuos sólidos, frente de adecuación, bahía de descargue de lixiviados, celda de seguridad, celda de lodos, área de biosólidos, pondajes, conducciones de lixiviados, planta de tratamiento de lixiviados, etc. Las zonas de apoyo incluyen los talleres, las áreas de maquinaria, mantenimiento y básculas, en tanto que zonas administrativas comprenden los campamentos, edificios de control, casino, portería, entre otros.

PAR. 2º—Se considerarán vectores, las moscas, los roedores, las aves, los caninos y todo organismo que sirva como medio de transmisión de un patógeno de un organismo a otro. El operador deberá presentar a la UAESP o a quien esta designe, el plan de control vectorial integral para el relleno sanitario y su área de influencia, el cual deberá contener y satisfacer como mínimo lo estipulado en la estrategia de control vectorial integral del relleno sanitario y su área de influencia indirecta, presentado en el apéndice del pliego de condiciones. Si la UAESP y/o la autoridad sanitaria lo requieren, el citado plan deberá ser modificado, complementado o adecuado. En todo caso, este plan deberá se actualizado anualmente.

ART. 56.—Criterios para el manejo ambiental por parte del operador de disposición final. El operador de disposición final será el responsable de dar cumplimiento a los planes de manejo ambiental aprobados, para las zonas en adecuación, operación y clausuradas. Deberá cumplir con absolutamente todas las obligaciones que imponga la licencia ambiental, sus modificaciones y todos los requerimientos realizados por la autoridad ambiental. Estas obligaciones se harán extensivas a todo el relleno sanitario, siempre y cuando se considere por parte de la interventoría que son necesarias para la protección del ambiente.

ART. 57.—Criterios para el manejo ambiental por parte del operador de aprovechamiento y quema de biogás. El operador de biogás será el responsable de dar cumplimiento al plan de manejo ambiental que sea aprobado por la UAESP, para la fase de construcción y para la fase operativa.

ART. 58.—Monitoreos ambientales. La UAESP o quien esta designe será la encargada de verificar los monitoreos ambientales de responsabilidad contractual, o derivada de los planes de manejo ambiental, o los adicionales requeridos por la autoridad ambiental de los operadores, realizando siempre que sea necesario contramuestras de los monitoreos, que incluirán entre otros, pero no se limitará a muestreos de aire, ruido, gases, lixiviados, aguas —superficiales, subterráneas y de escorrentía— de vertimientos y de calidad del agua potable que se utiliza en el relleno, y caracterización hidrobiológica, según lo dispongan los planes de manejo ambiental o por requerimiento de la autoridad ambiental.

ART. 59.—Responsabilidad de los operadores de disposición final y de tratamiento y aprovechamiento de biogás. Los operadores serán responsables de mantener buenas prácticas de construcción o adecuación, operación, mantenimiento y administración de tal manera que no se infrinjan en ningún momento las obligaciones establecidas en la licencia ambiental, o en sus modificaciones, en los planes de manejo ambiental o en las autorizaciones proferidas por la autoridad ambiental, así como adelantar buenas prácticas para minimizar y compensar los impactos ambientales no previstos en la licencia ambiental o por los planes de manejo ambiental. De igual forma, como ya se mencionó, deberá ejecutar todas las labores derivadas de la licencia ambiental y sus modificaciones y de los plan de manejo ambiental del relleno sanitario, así como las medidas correctivas a las que haya lugar en caso que los monitoreos evidencien que han sido infringidos o superados estándares señalados por la normativa ambiental que esté vigente.

Los operadores deberán obtener a su costa las licencias, autorizaciones y permisos que fueren necesarios para el cumplimiento de sus labores, en concordancia con las normas pertinentes y lo señalado en el plan de ordenamiento territorial, POT, para el desarrollo de infraestructuras requeridas. Para los anteriores efectos, la UAESP apoyará institucionalmente los procedimientos.

Los operadores asumirán todas las consecuencias legales, económicas y demás, que demande la corrección, mitigación o compensación de cualquier impacto generado como consecuencia de la realización inadecuada de sus actividades o por la ausencia de planes de contingencia ante cualquier evento que tenga efectos ambientales negativos.

ART. 60.—Lineamientos y criterios técnicos ambientales para la seguridad dentro del relleno sanitario. Para garantizar la seguridad en la operación se deberán controlar, entre otros, los siguientes aspectos:

La circulación de vehículos al interior del relleno sanitario no podrá exceder los 30 km/h, para evitar los accidentes y la emisión de material particulado. Los vehículos que circulen al interior del relleno sanitario deberán cumplir los límites de emisión establecidos por la Secretaría Distrital de Ambiente.

La maquinaria deberá cumplir con los límites de emisión establecidos por la Secretaría Distrital de Ambiente. El desplazamiento de maquinaria y equipo dentro de las instalaciones del relleno deberá realizarse cumpliendo las normas técnicas de seguridad de tránsito, establecidas por el Gobierno Nacional y la Secretaría Distrital de Movilidad.

Los vehículos que transporten residuos y materiales, así como la maquinaria utilizada en el proceso de disposición, deberán contar con silenciadores en los exhostos que garanticen que los niveles de ruido tanto en las vías como en las zonas de trabajo se encuentren dentro de los niveles permisibles de acuerdo con la normatividad ambiental vigente.

Todas las vías destapadas que se encuentren en continuo uso, deberán ser humedecidas con agua, mínimo tres (3) veces al día (mañana, medio día y tarde, o cuando las condiciones de material particulado lo requiera con el fin de reducir el levantamiento de polvo, especialmente en temporada seca.

Las vías deberán ser barridas continuamente teniendo cuidado de no arrojar el producto del barrido a los canales y conducciones de aguas lluvias.

Las labores de adecuación del terreno en la zona de disposición deberán programarse de tal modo que se realicen en horario diurno hasta máximo las 20:00 horas.

La iluminación de la vía principal deberá ser continua y permanente y se prestará cumpliendo las normas técnicas de seguridad en el tránsito de vehículos pesados en vías de alta frecuencia.

La iluminación de las vías secundarias será transitoria en tanto se requiera para la operación de las distintas zonas y sitios de disposición.

La iluminación en los frentes de descargue deberá prestarse cumpliendo las normas técnicas de seguridad y será de manera ininterrumpida en horas nocturnas. Dicha iluminación se deberá trasladar conforme se trasladen las zonas de disposición.

La señalización de las distintas zonas e instalaciones del relleno deberá cumplir con las normas técnicas establecidas por las autoridades competentes en materia de tráfico y circulación, seguridad industrial, salud ocupacional y salud pública, principalmente.

El control de vectores (moscas, roedores, aves, caninos) será realizado por el operador de disposición final, tanto en el interior del relleno sanitario como en su zona de influencia, conforme a lo establecido en el plan de manejo integral vectorial, el cual deberá satisfacer los lineamientos establecidos en el protocolo de control vectorial, presentado en el apéndice de este documento, se realizará teniendo en cuenta el tipo de vector, la frecuencia de su presencia, los métodos de control y las estrategias de erradicación.

Los concesionarios de disposición final y de tratamiento y aprovechamiento de biogás y la UAESP o quien esta designe deberán diseñar un programa de orden y aseo que incluya medidas aplicables al relleno sanitario y al personal que labora.

ART. 61.—Lineamientos y criterios técnicos de operación para garantizar la salud. En los sitios de disposición final de residuos sólidos se deberán implementar las siguientes condiciones técnicas a fin de reducir y mitigar el impacto sobre la salud(4):

Realizar cobertura diaria de la zona de disposición de los residuos sólidos. Prevenir y controlar la propagación de vectores en los distintos frentes de trabajo, mediante el empleo de técnicas apropiadas para la protección de la salud y el ambiente.

Diseñar y construir una zona de lavado permanente de vehículos en los sitios de disposición final a fin de prevenir la propagación de enfermedades y vectores.

Garantizar que los vehículos recolectores de residuos sólidos sean fumigados con una periodicidad de ocho (8) días para garantizar un control eficaz a las moscas(5).

Asegurar que la concentración del gas metano en las zonas rellenadas con residuos sólidos, se mantenga por debajo del 25% del límite inferior de explosividad, exceptuando las del sistema de extracción forzada de gases.

El operador de disposición de residuos tendrá a su cargo la cobertura temporal, para lo cual deberá emplear un material que garantice efectivamente el control vectorial y además impida la infiltración de aguas lluvias a la masa del relleno.

Las emisiones de gases a la atmósfera no podrán sobrepasar los límites establecidos por las normas ambientales y de salud.

Los vertimientos de aguas servidas y de lixiviados de los sitios de disposición final de residuos sólidos a los cuerpos hídricos deberán cumplir con la normatividad de vertimientos que expida la autoridad ambiental competente.

Diseñar, operar y mantener un sistema de control de escorrentías afluentes a los sitios de disposición que sea capaz de desviar el caudal máximo de tormentas e inundaciones.

Conservar en buen estado el drenaje pluvial periférico y de los frentes de las zonas de disposición.

Prohibición de ingreso de cenizas prendidas(6).

ART. 62.—Responsabilidades de los operadores. De conformidad con lo establecido en el artículo 103 del Decreto 1713 de 2002, los operadores de procesos serán los únicos responsables por los efectos ambientales, sanitarios y de salud pública generados por el inadecuado manejo y desarrollo de los procesos del servicio a su cargo. Igualmente, y según lo dispuesto en el artículo 5º del mismo decreto, estos operadores serán los responsables por los efectos ambientales y a la salud pública generados por las actividades efectuadas en los diferentes componentes del servicio para lo cual deberán cumplir con las disposiciones contenidas en el Decreto 1713 de 2002 y las normas complementarias.

CAPÍTULO II

Manejo de áreas administrativas, campamentos y talleres

ART. 63.—Criterios y lineamientos para el manejo de áreas de apoyo (campamentos, básculas, portería y otros). El manejo ambiental de estas áreas se enfocará a actividades que conduzcan al adecuado manejo de los recursos, de los residuos sólidos y de las aguas residuales domésticas.

Se implementarán mecanismos de motivación al personal que labora dentro del relleno sanitario para que racionalice el agua potable de tal forma que se utilice lo necesario y se sigan buenas prácticas de consumo.

Se deberán diseñar y construir cuando se requieran, e identificar los pozos sépticos, las trampas de grasa, los campos de infiltración y todas las estructuras existentes para el manejo de las aguas residuales. Se deberán establecer metodologías y tiempos de mantenimiento para cada estructura. Los lodos generados durante el mantenimiento no se podrán dejar a la intemperie ni colocar en sitios no permitidos. Deberá contarse con procedimientos ambientales para la manipulación y disposición final de estos lodos.

Los operadores y demás contratistas que permanezcan en el relleno sanitario deberán diseñar e implementar un plan de manejo integral de residuos, para lo cual deberán disponer de los recursos que sean necesarios y atender la normatividad aplicable.

ART. 64.—Criterios y lineamientos para el manejo de las áreas de taller y de mantenimiento de maquinaria. Las áreas de taller y de mantenimiento deberán contar con todas las normas de seguridad industrial y salud ocupacional pertinentes. Se deberá tener especial cuidado en los procesos de manipulación y almacenamiento de materiales peligrosos tanto nuevos como residuales (baterías, aceites lubricantes, combustibles, refrigerantes, filtros, estopas y aserrín contaminados, envases con residuales de sustancias peligrosas y otros materiales que hayan sido impregnados con estas sustancias). Para lo anterior, los empleados que ejecuten estas actividades deberán conocer y manejar las hojas de seguridad de estos materiales y seguir las instrucciones de manipulación, transporte, almacenamiento y disposición final, de acuerdo con la normatividad ambiental vigente o aquella que la modifique o sustituya.

El plan de manejo integral de residuos que diseñe e implementen los operadores y la interventoría, deberán incluir el manejo de residuos peligrosos.

CAPÍTULO III

Estudios de impacto ambiental y compensaciones ambientales

ART. 65.—Lineamientos para la elaboración de los estudios de impacto ambiental para el servicio de disposición final de residuos sólidos en relleno sanitario. Los estudios de impacto ambiental deberán elaborarse conforme a los términos de referencia establecidos por la autoridad ambiental pertinente, actualmente la CAR y en el futuro la que corresponda, y deberán estar conforme con la legislación ambiental nacional que esté vigente.

En estos estudios se deberán identificar y establecer la magnitud de los impactos ambientales y sociales tanto negativos como positivos de la actividad y se deberán establecer las medidas para prevenir, controlar, corregir, mitigar y/o compensar los impactos socio-ambientales identificados, tanto para la fase de construcción como para la de operación, clausura y post-clausura. Se deberán incluir en cada fase los procedimientos de seguimiento, monitoreo y los indicadores de avance y cumplimiento necesarios, que sean fácilmente medibles y verificables.

PAR. 1º—El estudio de impacto ambiental deberá atender cabalmente lo dispuesto en los términos de referencia.

PAR. 2º—El operador está obligado a presentar a la UAESP tanto el estudio de impacto ambiental como los demás estudios y documentos requeridos por la autoridad ambiental, para su revisión y concepto, de manera previa a su entrega para trámite. El operador está obligado a realizar todas las modificaciones que la unidad considere pertinentes previo a su entrega a la autoridad ambiental.

ART. 66.—Criterios y lineamientos para definir las compensaciones ambientales. Para la definición y establecimiento de las compensaciones ambientales se deberán tener en cuenta los resultados de evaluación de impacto ambiental. Se analizará el establecimiento de medidas de compensación, cuando el impacto no pueda ser controlado en su totalidad después de implementarse medidas de prevención, corrección y mitigación. El fin de la compensación, será suplir y complementar las medidas que resulten insuficientes para los impactos, que a pesar de ser controlados, permanecerán durante y/o después de cualquiera de las fases del relleno (construcción, operación, clausura, post-clausura). Las medidas de compensación podrán ser propuestas por la autoridad ambiental, la comunidad afectada, el operador, la interventoría o la UAESP, pero solo podrán ser aprobadas por la autoridad ambiental, previo concepto favorable de la UAESP. Las medidas de compensación adoptadas deberán tener igual o mayor magnitud que los impactos a compensar. Para lo anterior, se valorará económicamente cada impacto negativo a compensar y se establecerá el monto con el que se debe contar para realizar medidas compensatorias. Se podrán establecer varias medidas que sumen el monto total establecido o una sola medida por el monto total. Estas medidas deberán beneficiar directamente al relleno sanitario y a la comunidad afectada.

PAR. 1º—Para la estimación económica del impacto negativo a compensar, se tendrá en cuenta únicamente la afectación que causa el impacto después de haber implementado medidas de prevención, control, corrección y mitigación, es decir, el impacto residual después de haber tomado todas las medidas previas posibles. Siempre y cuando estas medidas previas se realicen.

ART. 67.—Gestión ambiental del operador de tratamiento y aprovechamiento de biogás. Las actividades de gestión ambiental correspondientes al operador de la concesión para el tratamiento y aprovechamiento del biogás generado en el RSDJ, serán ejecutadas por el concesionario conforme a lo establecido en el plan de manejo ambiental, el cual deberá ser presentado a la interventoría y a la UAESP, para su respectiva aprobación. De ser necesario, este deberá ser aprobado por la autoridad ambiental.

TÍTULO VI

Gestión social

CAPÍTULO I

Manejo de la gestión social

ART. 68.—Objeto. Los concesionarios de disposición final y tratamiento y aprovechamiento del biogás deberán dar cumplimiento a lo establecido en las fichas del plan de manejo ambiental, relacionadas con el componente de gestión social, cada uno de acuerdo con su competencia.

La gestión social en el relleno sanitario y su zona de influencia, partirá de la intervención directa sobre la estructura del tejido social, el manejo de la dinámica grupal (fuerzas internas y externas) y específicamente se enfocará hacia el fortalecimiento de la capacidad de las personas para afrontar su condición de vida, transformando actitudes y enriqueciendo los activos de la comunidad. También se propone evidenciar la capacidad de la administración distrital para identificar eficientemente los problemas que afectan a las personas en sus hogares y a las comunidades en conjunto, identificando aquellas estrategias exitosas desarrolladas por las entidades distritales en el planeamiento y formulación de proyectos de acuerdo a su alcance y competencia, propendiendo por la construcción de intervenciones que contribuyan al mejoramiento territorial, social, ambiental y económico de las comunidades impactadas.

ART. 69.—Gestión social del operador de disposición final. El operador deberá dar cumplimiento a todos los requerimientos sociales impuestos por la autoridad ambiental a través de la licencia ambiental y sus modificaciones, así como a lo contenido en los planes de manejo ambiental, para lo cual deberá formular un plan de acción social, mediante el cual defina las actividades a realizar, las metas, los indicadores de gestión, resultado, producto y efecto, los recursos, los responsables, el cronograma de ejecución y la propuesta para alimentar un sistema de seguimiento, monitoreo y evaluación del respectivo plan de acción.

ART. 70.—Gestión social del operador de tratamiento y aprovechamiento de biogás. Las actividades de gestión social serán ejecutadas por el concesionario conforme a los lineamientos previstos en el plan de manejo ambiental, el cual deberá ser presentado a la interventoría y a la UAESP, para su respectiva aprobación. Estas actividades serán de orden distrital y regional, por tanto, el impacto esperado será más amplio que el desarrollado por la UAESP en el área de influencia directa e indirecta del relleno sanitario.

ART. 71.—Líneas del plan de acción social. Las líneas del plan de acción social de los operadores deberán estar circunscritas a las líneas del plan de gestión social para la recuperación territorial social, ambiental y económica del área de influencia indirecta del Relleno Sanitario Doña Juana, formulado por la UAESP, las cuales son: (i) Recuperación territorial, que obedece principalmente a actividades de ordenamiento territorial, planeamiento urbano y rural, ordenamiento de la cuenca del río Tunjuelo, diseño del borde sur urbano-rural y la gestión del suelo; (ii) Recuperación social, principalmente dirigida a salvaguardar la seguridad humana de los individuos y de la comunidad en su conjunto, el fortalecimiento de redes social-comunitarias, del capital humano, y de los medios de comunicación e información, así como fortalecer la capacidad de la administración distrital para intervenir eficaz y eficientemente poblaciones en condiciones de vulnerabilidad; (iii) Recuperación ambiental, donde el conjunto biótico, abiótico, paisajístico e hídrico tiendan a restablecerse sobre la base de la mitigación, minimización y/o compensación por los impactos generados a partir de la operación del relleno sanitario y donde la sostenibilidad y sustentabilidad de las acciones ambientales trasciendan a los individuos y el territorio; (iv) Recuperación económica, tiende a generar y fortalecer capacidades productivas, capacitación multidisciplinaria y el desarrollo de procesos productivos locales tendientes a potencializar los activos de la población, así como propiciar un desarrollo urbano-rural sostenible. Estas líneas de acción deberán incorporar las obligaciones señaladas en los planes de manejo ambiental para las zonas licenciadas.

TÍTULO VII

Seguridad industrial y salud ocupacional

CAPÍTULO I

Seguridad industrial y salud ocupacional

ART. 72.—Objeto. En concordancia con lo establecido en la Ley 9ª de 1979 y sus normas reglamentarias, el programa de salud ocupacional consiste en la planeación, organización, ejecución y evaluación de las actividades de medicina preventiva, medicina del trabajo, higiene industrial y seguridad industrial, tendientes a preservar, mantener y mejorar la salud individual y colectiva de los trabajadores en sus ocupaciones y que deben ser desarrolladas en sus sitios de trabajo en forma integral e interdisciplinaria.

ART. 73.—Sobre el programa de salud ocupacional. Cada operador y la interventoría deben diseñar, aprobar e implementar un programa de salud ocupacional y seguridad industrial, de conformidad con lo dispuesto en la normatividad vigente, o aquella que la modifique o sustituya. El programa de salud ocupacional y seguridad industrial debe incluir por lo menos los siguientes subprogramas: a) Subprograma de medicina preventiva; b) Subprograma de medicina del trabajo; c) Subprograma de higiene y seguridad industrial; d) Funcionamiento del comité de medicina, higiene y seguridad industrial. Todo lo anterior, de acuerdo con la reglamentación vigente o aquella que la sustituya o modifique.

Entre otros aspectos, los subprogramas deberán incluir los siguientes aspectos:

Suministro, reemplazo y obligatoriedad del uso de la ropa de trabajo y de los elementos de protección personal, según el riesgo por tipo de actividad y siguiendo las disposiciones legales sobre la frecuencia y características de la misma.

La realización de evaluaciones médicas ocupacionales: Evaluación médica preocupacional o de preingreso, evaluaciones médicas ocupacionales periódicas (programadas o por cambios de ocupación), evaluación médica posocupacional o de egreso.

La realización de inspecciones permanentes para verificar el adecuado uso de la ropa de trabajo, los elementos de protección personal, equipo y herramientas y reportar los hallazgos en su uso, para la toma de acciones preventivas y correctivas.

Establecer un instructivo para la sustitución o reemplazo de la ropa de trabajo y de los elementos de protección personal, el cual debe incluir tanto los cambios por ley como aquellos que por el deterioro anticipado deben ser reemplazados antes de lo establecido por ley.

Llevar una bitácora donde se registren los eventos relacionados con la salud ocupacional y la seguridad industrial, el cual debe incluir el reporte de anomalías, incidentes y accidentes que se presenten. Esta información deberá ser reportada mensualmente a la UAESP.

Establecer un procedimiento para la investigación de incidentes y accidentes de trabajo, de acuerdo con la norma reglamentaria.

Establecer un plan de entrenamiento del personal, que incluya el manejo y uso adecuado de los equipos y herramientas, uso de los elementos de protección personal, primeros auxilios, brigadas de emergencia, normas de seguridad industrial, procedimiento en caso de accidente de trabajo, el reglamento interno de trabajo, riesgos a los que está expuesto, la simulación de las operaciones y el comportamiento con la comunidad.

La capacitación en temas de salud y prevención de riesgos, entre otros aspectos.

La formulación e implementación del plan de contingencia, el cual deberá estar articulado con el plan institucional de respuesta ante eventos, PIRE, con los procedimientos de notificación y comunicación con las autoridades distritales y nacionales competentes.

Instructivo para el ingreso y permanencia en el frente de descargue, incluyendo entre otros aspectos, los elementos de protección personal y vacunas con las que deben contar quienes ingresen a la zona de disposición de residuos.

En todo caso, el programa de salud ocupacional deberá contener todos los aspectos incluidos en la normatividad vigente o aquella que la adicione, modifique o sustituya y será revisado y aprobado por la UAESP o por quien ésta designe.

Es deber de la interventoría realizar el seguimiento y verificación de la implementación del programa de salud ocupacional de los operadores de disposición final y tratamiento y aprovechamiento de biogás, así como exigir y cumplir las normas de seguridad establecidas por el operador de disposición final al interior del relleno sanitario, por parte de todas las partes interesadas, incluidos los operadores del servicio de aseo.

ART. 74.—Lineamientos y criterios para la seguridad industrial, salud e higiene del trabajo. Los planes de salud ocupacional para los concesionarios de disposición final y tratamiento y aprovechamiento de biogás y la interventoría incluirán los criterios y lineamientos establecidos en la Resolución 2400 de 1979 y las normas concordantes, y en el presente reglamento, a saber:

Definir e implementar un programa de señalización horizontal y vertical de todas las vías y zonas y áreas de trabajo. Esta señalización deberá realizarse siguiendo la norma técnica establecida por el Icontec en cuanto a las características del material y el tamaño de las señales. La señalización vial se regirá por las disposiciones del Ministerio de Transporte o en su defecto por la Secretaría Distrital de Tránsito y Transporte.

Definir y realizar programas permanentes de revisión y mantenimiento de sitios, de los materiales y equipos de trabajo a fin de prevenir accidentes. Se deberá llevar un registro de las revisiones y mantenimientos.

Garantizar las condiciones de iluminación, ventilación y construcción de los espacios del trabajo, rampas, accesos, parqueaderos, talleres, etc. Dichas condiciones se regirán por las normas contenidas en la Resolución 02400 de 1979 y las normas concordantes.

Calibrar la maquinaria y equipos de trabajo para asegurar las condiciones laborales de los trabajadores y presentar los respectivos certificados de calibración.

Marcar con una etiqueta especial los equipos, herramientas y maquinarias identificados como inseguros para hacerlos inoperables o ser retirados físicamente de su lugar de operación.

Aplicar estándares particulares cuando ellos sean aplicables a una condición, práctica, medios, método, operación, o proceso; dichos estándares prevalecerán sobre cualquier estándar general que pudiera de otra manera ser aplicable a la misma condición, práctica, los medios, método, operación, o proceso.

Realizar con la ARP el reconocimiento y verificación de las condiciones de trabajo de los distintos sitios, maquinarias y herramientas y aplicar las medidas correctivas que la administradora recomiende.

Evitar condiciones inseguras de trabajo y aplicar las regulaciones de control que eliminen peligros o la exposición de los trabajadores a riesgos de enfermedades o lesiones.

Marcar y almacenar los venenos, líquidos inflamables, gases y otras sustancias peligrosas, siguiendo las normas establecidas en los respectivos protocolos de los productos, cumpliendo con la normatividad vigente, la que la sustituya, adicione o modifique.

Asegurar que el personal que se encargue del manejo de los venenos, cáusticos, líquidos inflamables, gases y otras sustancias peligrosas, cuenten con la capacitación y entrenamiento adecuados sobre los peligros potenciales, la higiene personal y las medidas de protección personales requeridas.

Asegurar que los empleados que laboren en espacios con acceso restringido usen el equipo protector y de emergencia requerido, y que sigan los protocolos de seguridad establecidos en el programa de salud ocupacional.

Asegurar que no se realicen quemas y establecer la prohibición de fumar en todas las áreas y frentes de trabajo, de los sitios específicos de disposición final de residuos sólidos.

Marcar los envases e instalaciones que contienen agua no potable, previniendo que no es adecuada para el consumo humano.

Asegurar que todas las áreas o frentes de trabajo cuenten con suministro adecuado de agua potable para los trabajadores y usuarios del relleno. En el evento en que el agua potable esté envasada, dicho envase será marcado claramente en cuanto a la naturaleza de su contenido y no será utilizado para ningún otro propósito.

Asegurar que todas las áreas o frentes de trabajo cuenten con baterías sanitarias para los trabajadores y usuarios del relleno, los cuales deben contar con sanitario, lavamanos, jabón líquido, papel higiénico y toallas desechables. Se debe instalar una batería sanitaria por cada 15 trabajadores de cada sexo, o la fracción numérica según se requiera, y deberán suministrar y/o construirse siguiendo las normas contenidas en el artículo 48 de la Resolución 02400 de 1979 y demás normas sobre el tema.

El operador de disposición final, debe instalar baterías portátiles cerca del frente de descargue. La distancia máxima será definida por la UAESP o quien esta designe.

Establecer un instructivo de primeros auxilios, que incluya las instalaciones respectivas, la dotación de los botiquines y enfermería, así como la prestación de los servicios médicos y de ambulancia permanente para atender emergencias. Este instructivo debe incluir la definición del centro médico hospitalario de urgencias más cercano según tipo de accidentes, con la especificación de tiempo y distancia entre el sitio de disposición y el centro médico.

Dotar y mantener instalaciones de lavado (duchas) para el uso de los empleados que realizan actividades de disposición, limpieza del sistema de conducción y tratamiento de lixiviados, uso de pinturas, insecticidas, herbicidas u otras actividades donde tengan contacto con contaminantes que puedan ser dañinos para la salud; tales instalaciones estarán situadas cerca de los distintos frentes de trabajo. Cada servicio será proporcionado de agua corriente y jabón y se deberá contar con una ducha por cada diez (10) trabajadores de cada sexo.

PAR. 1º—Además de los lineamientos y criterios antes señalados, los concesionarios de disposición final y tratamiento y aprovechamiento de biogás deberán cumplir los siguientes requerimientos:

Los concesionarios de disposición final y de tratamiento y aprovechamiento de biogás deberán prohibir el uso de la dotación fuera del Relleno Sanitario Doña Juana. Los concesionarios deben diseñar e implementar un programa de limpieza de la ropa de trabajo y elementos de protección personal a su cargo. Estos concesionarios serán responsables del lavado y la limpieza de la dotación del personal a su cargo, incluidos sus subcontratistas.

Diseñar un programa de orden y aseo que incluya medidas aplicables al relleno sanitario y al personal que con ellos labora.

PAR. 2º—La interventoría deberá, además de dar cumplimiento a los lineamientos y criterios señalados, prohibir el uso de la dotación fuera de las instalaciones del Relleno Sanitario Doña Juana.

ART. 75.—Lineamientos y criterios para implementar las medidas de protección de los trabajadores. Los equipos y dotaciones de protección personal son utilizados para evitar que las sustancias o agentes peligrosos ingresen al organismo mediante inhalación, ingestión, contacto dérmico y contacto ocular. La dotación personal también permite proteger a los trabajadores de las inclemencias del clima, golpes, etc.

El programa de salud ocupacional se desarrollará siguiendo los criterios y lineamientos de protección personal definidos en la ley y su reglamento. Igualmente tendrá en cuenta lo siguiente:

La utilización de las máscaras de filtro como mecanismo preventivo a los riesgos de salud por presencia de productos químicos, gases y partículas. La selección de las máscaras y sus filtros debe hacerse previa identificación de los contaminantes y su nivel de concentración.

La utilización de equipos de respiración autónoma para dar respuesta contra accidentes por materiales peligrosos, cuando el contaminante sea desconocido y/o cuando el contenido del oxígeno en la atmósfera sea menor que 19.5%.

La utilización de equipos de protección contra el del ruido, así como anteojos y máscaras que eviten el contacto de los ojos con partículas y gases. Los equipos deberán ser los de mayor grado de protección(7).

La utilización de ropa de protección contra productos químicos para prevenir que agentes químicos peligrosos entren en contacto con la piel, ojos, boca, etc. En los sitios de disposición de residuos sólidos se utilizarán la ropa de trabajo adecuada de acuerdo con las exigencias de la labor que desarrollo encapsulados, marcados con el logo y nombre de la empresa en letra visible y reflectiva. El material debe seleccionarse de acuerdo con el material contaminante al que esté expuesto y la zona del cuerpo que está en exposición.

Utilización de botas, cascos y guantes para la protección de los trabajadores según el riesgo identificado en cada uno de los frentes de trabajo, garantizando siempre el nivel máximo de protección.

PAR. 1º—Los trajes de protección que se utilicen en los sitios de disposición de residuos sólidos deberán cumplir con las condiciones de resistencia química, resistencia a las temperaturas, durabilidad, degradación, permeabilidad y penetración que se requieren para garantizar la seguridad de los trabajadores.

ART. 76.—Niveles de protección para la definición de los elementos de dotación. Para efectos de definir la ropa de trabajo y los elementos de protección personal, los equipos para proteger al cuerpo contra el contacto con productos químicos y demás agentes peligrosos conocidos o que se asume que lo son, han sido divididos en 4 categorías, de acuerdo con el grado de protección que ofrecen.

Nivel A: Cuando haya presencia de sustancia con alto grado de peligro para la piel, ojos, aparato respiratorio y tracto digestivo, cuando se realicen las operaciones en sitios cerrados con escasa ventilación y cuando las lecturas de los instrumentos de medición (detectores de fotoionización, detectores de gas combustible, etc.) indican altos niveles de vapores, gases o partículas en el aire se debe utilizar el nivel máximo de protección que implica utilización de equipo de respiración autónomo, ropa de protección encapsulada, ropa interior de algodón, guantes desechables resistentes a químicos, botas resistentes a químicos, casco de seguridad, gafas contra salpicaduras químicas y radio.

Igual medida de protección se establecerá cuando no se conozca el tipo de producto químico, su concentración, y posibilidades de contacto.

Nivel B. En los eventos en que el tipo y concentración de las sustancias contaminantes hayan sido identificados y requieren un alto nivel de protección para la respiración, pero menos protección para la piel que el Nivel A, se deben utilizar las medidas de protección del Nivel B, que incluyen equipo de respiración autónomo, ropa de protección no encapsulada, ropa interior de algodón, guantes resistentes a químicos, botas resistentes a químicos, casco de seguridad, gafas contra salpicaduras químicas y radio.

Estas medidas se utilizarán cuando el contenido de oxígeno en la atmósfera sea menor a 19.5% y cuando la concentración de altos niveles de vapores, gases o partículas en la atmósfera sea poco probable.

Nivel C. Los elementos de este nivel de protección se utilizarán cuando sea necesaria una protección respiratoria menor que la de los niveles A y B pero una protección para la piel similar a la del Nivel B. Los elementos del nivel de protección C incluyen: máscara con un filtro purificador, ropa de protección no encapsulada, ropa interior de algodón, guantes resistentes a químicos, casco de seguridad, gafas contra salpicaduras químicas y radio.

Estas medidas se utilizarán cuando el contenido de oxígeno en la atmósfera sea menor a 19.5%, cuando la concentración de las sustancias identificadas estén dentro del rango del filtro y cuando los contaminantes presentes en la atmósfera, salpicaduras de líquidos u otros contactos directos no afectarán ninguna parte del cuerpo.

Nivel D: Debe usarse solo uniforme de trabajo donde no haya presencia de contaminantes o riesgos de salpicaduras, inhalación o contacto con sustancias peligrosas.

Incluye: overol, guantes, botas resistentes a químicos, casco de seguridad, máscara de escape.

PAR. 1º—La utilización de ropa protectora puede generar una serie de trastornos sobre la salud a tener en cuenta: stress, calambres, cansancio por calor, ronchas por calor (salpullido), deshidratación, golpe de calor, tensión, etc. Para evitar esto se deben: i) realizar exámenes médicos, cada año, para determinar la salud física y mental, así como su aptitud para el trabajo; ii) suministrar capacitación y entrenamiento continuo sobre la utilización del equipo de protección personal; iii) establecer periodos de descanso frecuentes en lugares frescos y con buena ventilación, en donde se les permita abrirse o quitarse el traje; iv) Controlar la presión sanguínea, la ingesta de bebidas alcohólicas, el aumento de peso y el consumo de cigarrillos.

PAR. 2º—Para evitar que el personal entre en contacto con los agentes contaminantes en el momento de quitarse la ropa de protección utilizada en el trabajo, se requiere implementar medidas de descontaminación mediante la remoción física de tales contaminantes o cambiar su naturaleza química para transformarlos en inocuos, para lo cual se utilizará el método establecido en el protocolo de la sustancia respectiva.

TÍTULO VII

Otras disposiciones

ART. 77.—El reglamento expedido mediante la presente resolución se entenderá incorporado al contrato de concesión que se suscriba para tal fin, y es de obligatorio cumplimiento para los concesionarios, la interventoría y demás personas que ingresen al relleno sanitario.

ART. 78.—La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos modificará la presente resolución para la prestación del servicio del manejo y operación del Relleno Sanitario Doña Juana como sitio de disposición final de residuos sólidos en Bogotá, cada vez que las necesidades comunitarias así lo exija. Si las reformas introducidas alteran el equilibrio económico del contrato celebrado deberán hacerse los ajustes correspondientes conforme al procedimiento que para el efecto hayan convenido o convengan las partes.

ART. 79.—La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación.

Comuníquese, publíquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a 11 de octubre de 2010.

(1) En armonía con lo establecido en la Ley 142 de 1994.

(2) En armonía con lo establecido en la Ley 99 de 1993.

(3) En armonía con lo establecido en la Ley 489 de 1998

(4) Tomado de Cepis.

(5) Idem.

(6) Decreto 838 de 2005.

(7) OSHA. 29 CFR 1910.120. Estándares ocupacionales de seguridad y de salud. Subparte H. Título “Descripción general y discusión de los niveles de la protección y del engranaje protector”.