Secretaría Distrital de Salud

RESOLUCIÓN 765 DE 2010 

(Junio 21)

“Por la cual se derogan las resoluciones 1090 de 1998 y 127 de 2001, se fijan directrices para el cumplimiento de lo ordenado por los artículos 13 y 14 del Decreto 3075 de 1997, y se dictan otras disposiciones”.

El Secretario Distrital de Salud,

En uso de sus facultades legales y en especial las conferidas por el Decreto 122 de 2007

CONSIDERANDO:

Que en observancia de lo ordenado en los artículos 48, 49, 365 y 366 de la Constitución Política, la atención de la salud y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado quien debe asegurar su eficiente prestación, procurando el bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población, solucionando las necesidades insatisfechas en salud, educación, saneamiento ambiental y agua potable y en todo caso, manteniendo la regulación, el control y la vigilancia de dichos servicios.

Que en el mismo sentido, las leyes 9ª de 1979, o Código Sanitario; 10ª de 1990 y 100 de 1993, señalan como función a cargo del Estado, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, siendo la educación sanitaria, uno de los principales componentes de la prevención de la enfermedad y de la promoción de hábitos saludables que garanticen el bienestar general y la calidad de vida de la población.

Que corresponde a las direcciones territoriales de salud, entre ellas, a la Secretaría Distrital de Salud como directora del sistema de salud en el Distrito Capital, ejercer las funciones de inspección y vigilancia de la aplicación de las normas técnicas, científicas, administrativas y financieras que expida el Ministerio de Salud (hoy de la Protección Social), sin perjuicio de las funciones de inspección y vigilancia atribuidas a las demás autoridades competentes, según lo ordenan las disposiciones contenidas en el artículo 10-h de la Ley 10 de 1990; en el artículo 176 de la Ley 100 de 1993; y en los artículos 43, 44 y 46 de la Ley 715 de 2001.

Que de conformidad con lo previsto en el título V de la Ley 9ª de 1979, y en su Decreto Reglamentario 3075 de 1997, las personas que manipulan alimentos, en las etapas de procesamiento, almacenamiento, transporte, distribución, elaboración y expendio, deben dar estricto cumplimiento a los requisitos higiénicosanitarios y de formación y capacitación en materia de educación sanitaria, especialmente en lo que se refiere a prácticas higiénicas, en la manipulación de estos y en la debida ejecución de las tareas que se le asignen a efecto de que puedan adoptar las precauciones necesarias para evitar la contaminación de los alimentos.

Que el(la) manipulador(a) de alimentos es responsable solidario(a) ante la comunidad por la mitigación del riesgo biológico y del consumo que incide en la salud humana por la inadecuada manipulación de los alimentos, dado que su actividad constituye un factor de riesgo, cuyo control es fundamental para la prevención de la transmisión de enfermedades de origen alimentario.

Que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 43 de la Ley 715 de 2001, es responsabilidad de la Secretaría Distrital de Salud realizar la inspección, vigilancia y control de los riesgos al ambiente que inciden en la salud humana.

Que la Secretaría Distrital de Salud, expidió la Resolución 1090 de 1998 por la cual se fijaron las directrices para el cumplimiento de lo ordenado en el capítulo III del Decreto 3075 de 1997; modificada parcialmente por la Resolución 127 de 2001, cuyas disposiciones deben ser adecuadas a las cambiantes dinámicas sociales, legales y de gestión administrativa que demandan a su vez mayores intervenciones por parte de la autoridad sanitaria.

Que en mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

CAPÍTULO I

Disposiciones generales

ART. 1º—Objeto. La presente resolución tiene por objeto regular el proceso de capacitación para manipulación de alimentos dirigida a:

1. Las personas naturales y jurídicas – establecimientos destinados al almacenamiento, distribución, preparación y/o expendio de alimentos y de transporte de estos, en los que se deberá ofrecer al personal manipulador el curso de manejo higiénico de alimentos con intensidad mínima de seis (6) horas, desde el momento de su contratación.

PAR.—Las fábricas de alimentos deberán regirse a lo estipulado en la Ley 1122 de 2007 en la que se establecen las competencias del Invima.

2. Las personas naturales y jurídicas – establecimientos donde se almacenen, distribuyen, transporten, expendan y manipulen alimentos que no estén considerados en el numeral anterior y que deberán obtener constancia de asistencia al curso de educación sanitaria en manejo adecuado de alimentos, mínimo una vez al año, el cual no podrá ser inferior a seis (6) horas.

PAR.—En los establecimientos antes señalados, donde la capacitación se ofrezca por capacitador particular, deberá reposar como soporte junto a la certificación en manejo higiénico de alimentos, copia de la autorización vigente de los capacitadores particulares, solicitud de la supervisión la cual debe tener evidencia de radicación ante la autoridad competente y la lista de personas capacitadas.

La intensidad horaria de la capacitación debe cumplirse en su totalidad, independiente del número de asistentes por curso, siendo este no superior a veinticinco (25) personas.

ART. 2º—Requisitos para ser manipulador de alimentos. Para ser manipulador de alimentos se requiere:

1. Certificado de capacitación en educación sanitaria para el manejo adecuado de alimentos expedido por las empresas sociales del Estado o capacitador particular autorizado por el ente rector de salud o quien hagas sus veces en el Distrito Capital.

2. Reconocimiento médico con certificado sobre las condiciones del estado de salud del manipulador de alimentos.

PAR. 1º—De conformidad con lo establecido en el artículo 80 de la Resolución 2905 de 2007, cuando se trate de personal de establecimientos dedicados al expendio y almacenamiento de carne y productos cárnicos comestibles se deberá cumplir con los requisitos de capacitación de dicha norma.

ART. 3º—Requisitos para la inscripción como capacitador particular. Para obtener la inscripción a que se refiere el artículo cuarto de la presente resolución, los interesados deberán presentar ante la autoridad sanitaria territorial, los siguientes requisitos:

1. Hoja de vida de los capacitadores particulares anexando fotocopia del diploma profesional y acta de grado, certificado de experiencia en el área de proceso y/o inocuidad de alimentos mínimo de tres (3) años, una vez recibido el título profesional y de experiencia en procesos de capacitación en temas del área de alimentos mínima de dos (2) años.

2. Descripción detallada del curso de manipulador de alimentos, especificando los temas a tratar y el tiempo empleado, de acuerdo a los lineamientos vigentes.

3. Resumen didáctico del curso (folletos, plegables, cartillas, memorias ilustradas, etc.), que posteriormente deberá ser entregado a cada capacitado.

4. Disponer de un salón que reúna las condiciones mínimas higiénico sanitarias, de ventilación e iluminación para la capacitación y recursos didácticos como ayudas audiovisuales, videos, impresos, etc. Requisito que podrá ser verificado mediante visita de la Secretaría Distrital de Salud o de quien esta delegue.

5. Registro ante la cámara de comercio con vigencia no mayor a tres (3) meses.

6. Solicitar a la autoridad sanitaria, la supervisión de la capacitación anexando la lista de las personas a capacitar con número de documento de identificación con seis (6) días hábiles de anticipación a la fecha de inicio del curso.

ART. 4º—De los capacitadores. Podrán ofrecer y desarrollar cursos de capacitación en el manejo higiénico de alimentos:

1. Las empresas sociales del Estado, adscritas al sector salud de la administración distrital.

2. Personas jurídicas o naturales, profesionales, que se inscriban en la Secretaría Distrital de Salud o ante la entidad u organismo que para el efecto señale la ley.

3. Los establecimientos que desarrollan actividades de almacenamiento, distribución, elaboración y/o expendio de alimentos, así como de transporte de estos, que cuenten con el profesional especializado para dicha capacitación, y debidamente autorizado por Secretaría Distrital de Salud o la entidad u organismo que para el efecto señale la ley.

PAR.—Las profesiones que se autorizan para dictar cursos son: Ingeniería de Alimentos, Ingeniería Industrial de Alimentos, Microbiología Industrial, Zootecnia, Medicina Veterinaria, Medicina Veterinaria y Zootecnia. Los profesionales en Bacteriología con énfasis en alimentos, que así lo soliciten podrán ser autorizados como capacitadores en manejo higiénico de alimentos previo cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo tercero de la presente resolución.

ART. 5º—Inspeccion, vigilancia y control. El desconocimiento del presente acto administrativo por parte de los manipuladores de alimentos y de los capacitadores autorizados dará lugar a la aplicación de las medidas sanitarias de seguridad y preventivas, establecidas en los artículos 576 y 591 de la Ley 9ª de 1979 y a la aplicación de las sanciones establecidas en el artículo 577 ídem en concordancia con el capítulo XIV del Decreto 3075 de 1997.

ART. 6º—Duración de la autorización. Cumplidos los requisitos señalados en este acto administrativo para los(las) capacitadores(as) la autoridad sanitaria o la entidad u organismo que señale la ley para tales efectos, procederá a autorizar al capacitador para dictar las capacitaciones en manipulación de alimentos por un período de un (1) año, que podrá suspenderse en cualquier momento en que se evidencie el incumplimiento de alguno o algunos de los requisitos que en ella se establecen.

PAR. 1º—Los capacitadores autorizados podrán actualizar el registro de personal inscrito para dictar cursos de manejo higiénico de alimentos ante la Secretaría Distrital de Salud o ante la entidad u organismo que señale la ley para tales efectos, previo cumplimiento de los requisitos exigidos en el artículo tercero de la presente resolución.

PAR. 2º—Los capacitadores que a la fecha de publicación de la presente resolución, se encuentren habilitados y cuyas profesiones no correspondan a las autorizadas en ella, tendrán un plazo de seis (6) meses, para adecuar su gestión a los requisitos señalados en los artículos 2º, 3º y 4º de este acto administrativo; vencido el término señalado, se revocarán las autorizaciones otorgadas a quienes no los cumplan.

ART. 7º—La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación y deroga las resoluciones 1090 de 1998 y 127 de 2001.

Notifíquese, publíquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, a 21 de junio de 2010.