RESOLUCIÓN 892 DE 2004 

(Marzo 11)

“Por la cual se unifica el programa nacional de seguridad aeroportuaria de la aviación civil y se incorpora a los reglamentos aeronáuticos de Colombia”.

El Director General,

en uso de sus facultades legales y en especial las que le confieren los artículos 9º y 26 del Decreto 260 de 2004, en desarrollo de los principios previstos en el artículo 37 de la Ley 105 de 1993 y;

CONSIDERANDO:

Que de conformidad con los Convenios de Chicago de 1944, Tokio de 1963, La Haya de 1970, Montreal de 1971, el protocolo complementario al Convenio de Montreal de 1971 firmado en Montreal en 1988 y Montreal de 1991, todos aprobados por la República de Colombia, se ha asumido el compromiso de adoptar medidas que faciliten la prevención y represión de los actos de interferencia ilícita que atenten contra la aviación civil.

Que de acuerdo con lo previsto en el anexo 17 del Convenio de Chicago de 1944, sobre aviación civil internacional, los Estados miembros deben adoptar un plan de seguridad para la prevención de actos de interferencia ilícita que afectan la seguridad de los pasajeros, tripulaciones, personal de tierra, público en general, aeronaves, infraestructura aeronáutica y aeroportuaria.

Que el anexo 17 del Convenio de Chicago de 1944, capítulo IV, establece la obligación para cada Estado contratante de adoptar las medidas para evitar que se introduzca por cualquier medio a bordo de las aeronaves al servicio civil, armas, explosivos u otros artefactos peligrosos que puedan utilizarse para cometer actos de interferencia ilícita.

Que en cumplimiento de dichos compromisos la autoridad aeronáutica expidió las resoluciones 9812 de 1983; 7193 de 1993; 3154, 4026 y 4514 de 1995; 5670 y 6240 de 1996; 3849 de 1997; 2764 de 1998; 4043 de 1998 y 4573 de 2000.

Que es necesario unificar en un solo texto todas las normas relativas a la seguridad aeroportuaria para facilitar su cumplimiento, las cuales constituyen el programa nacional de seguridad aeroportuaria de la aviación civil para todos los aeropuertos públicos del país.

Que igualmente se hace necesario adoptar unas reformas a las normas que conforman el programa nacional de seguridad aeroportuaria para darles mayor claridad y eficacia,

RESUELVE:

ART. 1º—Unifícase las normas en materia de seguridad aeroportuaria, expedidas por la autoridad de Aeronáutica Civil colombiana, las cuales conformarán el programa nacional de seguridad aeroportuaria e incorpórese como apéndice A de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, bajo el siguiente texto:

Definiciones:

Acto de interferencia ilícita. Nomenclatura internacional para denominar los hechos que atentan contra los pasajeros, tripulantes, aeronaves, instalaciones aeronáuticas o aeroportuarias, los cuales aparecen enunciados en el Convenio de Montreal de 1971 y el Protocolo de Montreal de 1988, así:

a) Acto de violencia realizado contra una persona a bordo de una aeronave en vuelo y que, por su naturaleza, constituya un peligro para la seguridad de la aeronave.

b) Acto de destruir una aeronave en servicio o de causarle daños que la incapaciten para el vuelo o que, por su naturaleza, constituya un peligro para la seguridad de la aeronave en vuelo.

c) Acto de colocar o hacer colocar en una aeronave en servicio, por cualquier medio, un artefacto o sustancia capaz de destruir tal aeronave o de causarle daño que la incapacite para el vuelo o que; por su naturaleza, constituya un peligro para la seguridad de la aeronave en vuelo.

d) Acto de destruir o dañar las instalaciones o servicios de navegación aérea o perturbar su funcionamiento, si tal acto, por su naturaleza, constituye un peligro para la seguridad de las aeronaves en vuelo.

e) Acto de comunicar, a sabiendas, informes falsos poniendo con ello en peligro la seguridad de una aeronave en vuelo.

f) Acto de utilizar ilícita e intencionalmente cualquier artefacto, arma, explosivo, sustancia o materia peligrosa para:

• Ejecutar un acto de violencia contra una persona o varias personas en un aeropuerto al servicio de la aviación civil que cause lesiones graves o la muerte.

• Destruir o causar graves daños en las instalaciones de un aeropuerto público o en una aeronave que no esté en servicio y se encuentre en el aeropuerto, o perturbe los servicios del aeropuerto.

También se considera acto de interferencia ilícita la tentativa de realizar cualquiera de las conductas anteriores así como la complicidad o el favorecimiento en la realización de los mismos.

Aeronave de carga. Toda aeronave, distinta de la de pasajeros, que transporta mercancías o bienes tangibles.

Aeronave de pasajeros. Toda aeronave que transporte personas que no sean miembros de la tripulación o empleados del explotador que vuelen por razones de trabajo, representantes autorizados de las autoridades nacionales competentes o acompañantes de algún envío u otra carga.

Aeropuerto. Todo aeródromo especialmente equipado y usado regularmente para pasajeros y/o carga y que a juicio de la UAEAC, posee instalaciones y servicios de infraestructura aeronáutica suficientes para ser operados en la aviación civil.

Aeropuerto público. Son aeropuertos públicos todos los aeropuertos civiles de propiedad del Estado, y los que aun siendo de propiedad privada están destinados al uso público para la operación de aeronaves destinadas a prestar servicios bajo remuneración a personas distintas al propietario; los demás son privados.

Aeropuerto nacional. Todo aeropuerto designado por el Estado como tal, destinado en forma exclusiva a operaciones de carácter nacional en donde se realizan controles de seguridad aeroportuaria y policivos.

Aeropuerto internacional. Todo aeropuerto que cuenta con facilidades adecuadas al tráfico aéreo internacional, y que el Estado contratante en cuyo territorio está situado, designa como aeropuerto de entrada o salida para el tránsito aéreo internacional; en el cual se llevan a cabo trámites de aduana, migración, sanidad, cuarentena agrícola, y demás procedimientos similares requeridos.

Aeropuerto concesionado. Todo aeropuerto internacional o nacional, abierto a la operación pública, entregado a particulares, entidades departamentales, municipales o asociaciones de las anteriores bajo el sistema de en concesión u otro sistema que permite la administración, explotación económica y comercial del mismo.

Agente de carga acreditado. Agente de carga que ha sido reconocido oficialmente como tal por la autoridad aeronáutica y proporciona los controles de seguridad sobre la carga, encomiendas de mensajería o el correo exigidos por el programa nacional de seguridad aeroportuaria.

Área estéril aeroportuaria o zona estéril. Espacio al que se han aplicado las medidas de seguridad del aeropuerto, ubicado entre un puesto de inspección y las aeronaves, su acceso está estrictamente controlado y en cual, se garantiza la inexistencia de armas, explosivos, materias y artículos peligrosos.

Área pública. El área de un aeropuerto y los edificios en ella comprendidos en el que tienen acceso las personas con o sin control.

Área restringida aeroportuaria. El área de movimiento de un aeropuerto y de los terrenos y edificios adyacentes o las partes de los mismos, cuyo acceso está limitado mediante uso de la autorización o permiso expedido por el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario.

Arma. Cualquier objeto que pueda ser utilizado para atacar o defenderse o para producir amenaza o atentar contra la integridad física de personas, pasajeros, tripulantes y público en general o para causar daño a instalaciones aeroportuarias, aeronáuticas o aeronaves.

Arma blanca. Instrumento corto-punzante que sirve para atacar o defenderse. Se considera arma blanca todo instrumento cortante o punzante sin importar la longitud o tamaño de la hoja o cuerpo.

Armas deportivas. Son aquellos elementos ofensivos o defensivos utilizados en las justas deportivas o en actividades de esta índole tales como armas neumáticas o de gases, arpones, espadas, sables y demás.

Armas de fuego. Son armas de fuego las que emplean como agente impulsor del proyectil la fuerza creada por expansión de los gases producidos por combustión de una sustancia química. Las armas de fuego se clasifican en armas de guerra o de uso privativo de la fuerza pública, armas de uso restringido y armas de uso civil y sus características están contenidas en los artículos 8º, 9º y 10 del Decreto 2535 de 1993.

Armas de guerra o de uso privativo de la fuerza pública. Son armas de guerra y por tanto de uso privativo de la fuerza pública, aquellas utilizadas con objeto de defender la independencia, la soberanía nacional, mantener la integridad territorial, asegurar la convivencia pacífica, el ejercicio de los derechos y libertades públicas, el orden constitucional y el mantenimiento y restablecimiento del orden público, tales como: pistolas y revólveres de calibre 9.652 mm o superiores; fusiles y carabinas semiautomáticas de calibre superior a 22 L.R.; armas automáticas sin importar calibre; antitanques, cañones, morteros, obuses, misiles de tierra, mar y aire de todos los calibres; lanzacohetes, bazucas, lanzagranadas en cualquier calibre; cargas explosivas como bombas de mano, bombas de aviación, granadas de fragmentación, petardos, proyectiles y minas; granadas de iluminación, fumígenas, perforantes o de instrucción de la fuerza pública; armas que lleven dispositivos de tipo militar como miras infrarrojas, laséricas o accesorios como lanzagranadas y silenciadores y todas las municiones correspondientes al tipo de armas enunciadas.

Armas de fuego de uso restringido. Las armas de fuego de uso restringido son armas de guerra o de uso privativo de la fuerza pública, que de manera excepcional, pueden ser autorizadas a los particulares para defensa especial, o las empresas transportadoras de valores, departamentos de seguridad de empresas y servicios especiales de seguridad, por la autoridad militar competente, tales como: revólveres y pistolas calibre 9.652 mm y pistolas de funcionamiento automático y subametralladoras.

Armas de fuego de uso civil. Son aquellas que, con permiso de la autoridad militar competente, pueden tener o portar los particulares y se clasifican en: armas de defensa personal, armas deportivas y armas de colección.

Armas de fuego defensa personal. Son aquellas diseñadas para defensa individual a corta distancia, tales como revólveres y pistolas calibre máximo 9.652 mm con longitud máxima de cañón de 15.24 cm, funcionamiento por repetición o semiautomática, capacidad del proveedor no superior a 9 cartuchos; carabinas calibres 22 S, 22 L y 22 L.R. no automáticas y escopetas cuya longitud no sea superior a 22 pulgadas.

Armas de fuego deportivas. Son las armas de fuego que cumplen con las especificaciones necesarias para practicar las modalidades de tiro aceptadas por la federación internacional de tiro y las usuales para la práctica del deporte de la cacería, tales como: pistolas y revólveres para pruebas de tiro libre, rápido y fuego central; armas cortas no automáticas para tiro práctico; revólveres o pistolas de calibre igual o inferior a .38 pulgadas y de cañón superior a 15.24 cm; escopetas cuya longitud de cañón sea superior a 22 pulgadas; revólveres y pistolas de pólvora negra; carabinas calibres 22 S, 22 L, 22 L.R. no automáticas; rifles de cacería de cualquier calibre que no sean semiautomáticos y fusiles deportivos que no sean semiautomáticos.

Armas de colección. Son aquellas que por sus características históricas, tecnológicas o científicas sean destinadas a la exhibición privada o pública de las mismas.

Artefacto explosivo improvisado. Aparato de construcción sencilla que suele contener a menudo elementos comunes tales como relojes, filamentos de encendedores de gas, bombillas de linterna, baterías u agroquímicos y consta de cuatro partes: un explosivo, un detonador, un interruptor o cronómetro y una fuente de potencia.

Artículo explosivo. Todo objeto comercial que contiene una o más sustancias explosivas.

Artículos, objetos y sustancias peligrosas. Cualquier elemento, objeto o sustancia que al ser transportado por vía aérea requiere de embalaje especial para evitar que pueda producir daños a la salud de los pasajeros o tripulantes, las aeronaves o afectación a la seguridad del vuelo.

Autoridad nacional de seguridad aeroportuaria. El director general de la unidad administrativa especial de aeronáutica civil y los funcionarios que designe, para que dentro de su administración sean los responsables de la preparación, aplicación y cumplimiento del programa nacional de seguridad aeroportuaria en los aeropuertos públicos del país.

Autoridades de seguridad de aeropuerto. Además de la autoridad de seguridad aeroportuaria, constituyen las autoridades de seguridad del aeropuerto las establecidas por la ley para el desarrollo de controles específicos en lo de su competencia, como son: la Policía Nacional, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, el Ministerio de la Protección Social o sus secretarías, el Ministerio de Agricultura y el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y el Ministerio del Medio Ambiente, el Departamento Administrativo del Medio Ambiente, DAMA, las autoridades ambientales regionales y las corporaciones autónomas regionales.

Autorización o permiso de ingreso a las áreas restringidas. Documento expedido por la autoridad de seguridad aeroportuaria, el gerente o administrador aeroportuario o gerente del concesionario a personas o vehículos para permitir su ingreso a las áreas restringidas del aeropuerto.

Aviso de bomba. Amenaza comunicada, anónima o de otro tipo, real o falsa, que sugiere o indica que la seguridad de una aeronave en vuelo o en tierra, o de un aeropuerto o de una instalación aeroportuaria o aeronáutica, o una persona, pueda estar en peligro debido a un explosivo u otro objeto o artefacto.

Biosensores. Animales entrenados con fines de seguridad para la detección de sustancias ilegales o explosivos.

Carga. Todos los bienes que se transporten en una aeronave, excepto el correo, los suministros y el equipaje acompañado.

Componentes anatómicos. Son los órganos, tejidos, células y en general todas las partes que constituyen un organismo.

Control de estupefacientes. Medidas adoptadas para controlar el transporte ilícito por vía aérea de estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de sustancias utilizadas para la fabricación de las mismas.

Control de seguridad aeroportuaria. Conjunto de procedimientos y técnicas que desarrolla la autoridad aeroportuaria, bien sea en forma directa o por intermedio de compañías de seguridad especializada contratadas, los concesionarios aeroportuarios y/o la Policía Nacional, determinadas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria, orientadas a controlar el acceso de personas a las áreas restringidas, así como a prevenir que se introduzcan armas, explosivos, objetos incendiarios, materias o sustancias peligrosas, o artículos que puedan utilizarse para cometer actos de interferencia ilícita.

Control de seguridad policial. Conjunto de procedimientos y técnicas propias de la Policía Nacional orientadas a garantizar el ejercicio de los derechos y libertades públicas de los usuarios del aeropuerto; así como también de procedimientos de policía judicial orientados al aseguramiento de infractores y pruebas que sirven de sustento a las investigaciones judiciales y de técnicas para el control del tráfico de estupefacientes y sustancias ilegales.

Control de seguridad migratorio. Conjunto de procedimientos y técnicas propias del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) destinadas al control de emigración e inmigración de nacionales y extranjeros, manejo de deportados y control del tráfico de personas; así como también las actividades de inteligencia que se desarrollan en el aeropuerto para prevenir la comisión de delitos y los procedimientos de policía judicial asignados.

Control de seguridad aduanero. Conjunto de medidas tomadas por la autoridad aduanera con el fin de observar las disposiciones aduaneras y cuyo fin es el control de las mercancías que entran y salen del territorio nacional; así como también los operativos especiales que se desarrollen para el mismo fin.

Control de seguridad zoofitosanitario. Conjunto de procedimientos y técnicas propias del Ministerio de Agricultura y el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, para el control de animales, vegetales y materiales orgánicos que transportan las aeronaves; así como también los procedimientos orientados al manejo de los desechos orgánicos e inorgánicos que se producen en los vuelos internacionales.

Control de seguridad de salud pública. Conjunto de procedimientos y técnicas médicas realizadas por la autoridad de salud pública, orientadas a la prevención de enfermedades transmisibles y endémicas, a la atención de urgencias, primeros auxilios y demás procesos referidos a la atención de salud pública.

Control de seguridad del medio ambiente. Conjunto de procedimientos y técnicas propias del Ministerio del Medio Ambiente y Vivienda, el DAMA o demás autoridades ambientales en el país, orientados a la protección del medio ambiente, de las especies animales y vegetales; así como también los procedimientos relacionados con la calidad del agua, transporte de alimentos y manejo integral de residuos sólidos.

Correo. Despachos de correspondencia y otros objetos que las administraciones postales presentan con el fin de que se entreguen a otras administraciones postales.

Depósito de equipaje. Espacio en el que el equipaje facturado y de bodega se almacena hasta su transporte a las aeronaves así como el espacio donde puede conservarse el equipaje mal encaminado hasta que se reexpida, sea reclamado o se disponga del mismo.

Desembarque. El acto de salir de una aeronave después del aterrizaje.

Embalaje. Los receptáculos y demás componentes o materiales, necesarios para que estos sean idóneos a su función de contención y permita satisfacer las condiciones de embalaje previstas en el anexo 18 al Convenio sobre aviación civil internacional y en los reglamentos aeronáuticos de Colombia.

Embalar. El procedimiento y operación mediante la cual se empaquetan artículos o sustancias en envolturas, se colocan dentro de embalajes o bien se resguardan de alguna otra manera.

Embarque. El acto de subir a bordo de una aeronave con objeto de comenzar un vuelo.

Envío. Uno o más bultos de mercancías, que un explotador acepta de un expedidor de una sola vez y en un mismo sitio, recibidos en un lote y despachados a un mismo consignatario y dirección.

Equipaje. Conjunto de artículos de propiedad de pasajeros, entregados mediante etiqueta registrada por el explotador de la aeronave para el mismo trayecto o ruta a utilizar por el pasajero, transportados en una aeronave bajo responsabilidad del explotador y de conformidad a un contrato de transporte aéreo.

Equipaje de transferencia entre explotadores de aeronaves. Equipaje de pasajeros que se transborda de la aeronave de un explotador a la aeronave de otro explotador, durante el viaje del pasajero.

Equipaje extraviado. Equipaje involuntaria o inadvertidamente separado de los pasajeros, antes, durante y después del viaje.

Equipaje no acompañado. Equipaje transportado mediante guía de carga aérea, a bordo de una aeronave y sobre el cual se han aplicado especiales medidas de seguridad cuando sea transportado en aeronaves destinadas a pasajeros.

Equipaje no identificado. Equipaje con o sin etiqueta que ningún pasajero recoge en el aeropuerto y cuyo propietario no puede ser identificado.

Equipaje no reclamado. Equipaje con etiqueta que llega al aeropuerto y ningún pasajero reclama.

Equipo de seguridad de aeropuerto. Conjunto de dispositivos de carácter especializado utilizado individualmente o como parte de un sistema por las autoridades de seguridad del aeropuerto.

Estado del explotador de aeronave. El Estado donde está domiciliado el explotador, o en su defecto donde radica su sede comercial con carácter permanente.

Estado de origen de la mercancía. El Estado en cuyo territorio se cargó inicialmente la mercancía a bordo de una aeronave.

Expedidor reconocido. Persona natural o jurídica que envía sus propias mercancías por vía aérea y que tiene relaciones comerciales establecidas con un agente de carga acreditado o un explotador de aeronaves.

Explosivo. Todo cuerpo o mezcla que en determinadas condiciones puede producir rápidamente una gran cantidad de gases con violentos efectos mecánicos o térmicos.

Explotador de aeropuerto. Persona, organismo o empresa que se dedica o propone dedicarse a la explotación económica de aeródromos o aeropuertos.

Facilitación. Conjunto de medidas adoptadas para facilitar y acelerar la navegación de las aeronaves y para evitar todo retardo innecesario a las mismas, tripulaciones, pasajeros y carga, especialmente en la aplicación de las leyes sobre migración, aduana y despacho conforme a lo establecido en el anexo 9 al Convenio sobre aviación civil internacional. Estas medidas consisten en: ausencia de trabas administrativas, agilidad y automatización de formalidades imprescindibles.

Inspección de seguridad aeroportuaria. Aplicación de medios visuales, manuales, técnicos o de otro tipo para detectar armas, explosivos, objetos incendiarios, materias o sustancias peligrosas que pueden utilizarse para cometer actos de interferencia ilícita.

Instalaciones de despacho fuera del aeropuerto. Terminal de transporte de mercancías en un centro de población urbana en donde existen instalaciones de despacho.

Objetos incendiarios. Sustancia explosiva de bajo poder que no detona, de reacción lenta que se propaga por conducción térmica y radiación conocida como deflagración. Está compuesta por un combustible y un oxidante.

Operador de aeropuerto. Ver explotador de aeropuerto.

Parte aeronáutica. El área de movimiento de un aeropuerto y de los terrenos y edificios adyacentes o las partes de los mismos, cuyo acceso está controlado.

Pasajero en tránsito. Pasajero que sale de un aeropuerto en el mismo vuelo en que llegó.

Pasajero de transferencia. Pasajero que efectúa enlace directo en un aeropuerto, entre dos vuelos y aeronaves diferentes.

Pasajero en condiciones jurídicas especiales. Persona que se encuentra privada de la libertad por disposición de la autoridad competente y es transportada, bajo custodia, por funcionarios del Estado, por vía aérea, bien sea en vuelos nacionales, o internacionales en casos de extradición.

Pasarela de embarque. Rampa actuada mecánicamente y ajustable, para proporcionar a los pasajeros acceso directo entre las aeronaves y los edificios o vehículos. También se le denomina puente de abordaje.

Permiso para ingreso a las áreas restringidas. Ver autorización de ingreso a las áreas restringidas.

Persona discapacitada. Toda persona cuya movilidad se ve reducida por una incapacidad física (sensorial o de locomoción), deficiencia mental, edad, enfermedad o cualquier otra causa que sea un impedimento para el uso de los transportes y cuya situación requiere atención especial adaptando a las necesidades de dicha persona los servicios puestos a disposición de todos los pasajeros.

Plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto. Conjunto de medidas ordinarias y extraordinarias aplicadas en un aeropuerto a través de las cuales se implementan los principios y normas establecidas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria. Se entiende por medidas ordinarias aquellos procedimientos que se llevan a cabo permanentemente para el control de personas, equipajes, correo y carga en los aeropuertos.

Plan de seguridad aeroportuaria de explotador de aeronave. Conjunto de medidas ordinarias y extraordinarias aplicadas por un explotador de aeronaves a través de las cuales se implementan los principios y normas establecidas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria y en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto. Se entiende por medidas ordinarias aquellos procedimientos que se llevan a cabo permanentemente para el control de empleados, tripulantes, pasajeros, aeronaves, equipos, equipajes, paquetes de mensajería, correo y carga.

Plan de emergencia contra actos de interferencia ilícita. Procedimientos extraordinarios que hacen parte del plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y que tienen como finalidad coordinar los esfuerzos entre los distintos organismos, empresas e instituciones para dar respuesta a cualquier amenaza o acto de interferencia ilícita que afecte la seguridad de las personas, las aeronaves y las instalaciones aeronáuticas y aeroportuarias. Este plan también recibe el nombre de plan de contingencia.

Programa nacional de seguridad aeroportuaria. Medidas generales de carácter preventivo adoptadas por cada Estado, con sujeción a lo establecido en el anexo 17 al Convenio sobre aviación civil internacional, para proteger a la aviación civil contra actos de interferencia ilícita.

Puesto de estacionamiento de aeronave. Área designada en una rampa destinada al estacionamiento de una aeronave.

Puesto aislado de estacionamiento de aeronaves. Punto donde se llevan las aeronaves que son objeto de un acto de interferencia ilícita y a la cual, se le aplicarán los procedimientos contemplados en el plan de contingencia del aeropuerto. También recibe la denominación de punto “Z”.

Punto vulnerable. Todo lugar o instalación de un aeropuerto o conectada con el mismo, susceptible de actos de interferencia ilícita, en cuyo caso perjudicaría seriamente su funcionamiento. Se consideran puntos vulnerables en los aeropuertos: las pistas y calles de rodaje, las instalaciones de comunicaciones, servicios de tránsito aéreo y navegación aérea, instalaciones eléctricas, sitios de almacenamiento de combustibles y toda instalación similar a las anteriores.

Rampa. Área definida en un aeródromo terrestre destinada a dar cabida a las aeronaves, para los fines de embarque o desembarque de pasajeros, correo o carga, abastecimiento de combustible, estacionamiento o mantenimiento.

RAC. Sigla que se refiere a los reglamentos aeronáuticos de Colombia, normatividad aplicable a todas las actividades directa o indirectamente relacionadas con el uso de aeronaves civiles.

Sabotaje. Todo acto u omisión deliberada destinado a destruir maliciosa o injustificadamente un bien, que ponga en peligro la aviación civil, las instalaciones y servicios aeroportuarios y aeronáuticos, mediante un acto de interferencia ilícita.

Sistema de identificación. Conjunto de documentos y procedimientos de control sobre la expedición y uso de los mismos, utilizados para permitir el ingreso de personas y/o vehículos a las áreas restringidas de los aeropuertos.

Suministros. Son las mercancías destinadas al consumo de los pasajeros y miembros de la tripulación, a bordo de las aeronaves, ya sean objeto de venta o no y las mercancías para la venta a los pasajeros y a los miembros de la tripulación de las aeronaves, para ser desembarcadas y que se encuentran a bordo a la llegada, o que se embarcan durante su permanencia en el aeropuerto.

Sustancia explosiva. Toda sustancia (o mezcla de sustancias) sólida o líquida que de manera espontánea, por reacción química puede desprender gases a una temperatura, a una presión y a una velocidad tales que causen daños en torno a ella; en esta definición entran las sustancias pirotécnicas aun cuando no desprendan gases. No se incluyen aquellas sustancias que de por sí no son explosivas pero que pueden generar una atmósfera explosiva de gas, vapor o polvo.

Sustancia pirotécnica. Toda mezcla o combinación que, debido a reacciones químicas exotérmicas, no detonante en sí y autónoma, está concebida para producir calor, sonido, luz, gas o humo o alguna combinación de estos.

UAEAC. Sigla que se refiere a la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil, que es la entidad que en la República de Colombia ejerce las funciones de autoridad aeronáutica civil.

Zona de clasificación de equipajes. Espacio en el que se separan los equipajes de salida con el fin de agruparlos con arreglo a los vuelos.

Zona de mantenimiento de aeronaves. Todo el espacio y las instalaciones en tierra proporcionados para el mantenimiento de aeronaves. Incluye las rampas, los hangares, los edificios y talleres, los estacionamientos de vehículos y los caminos relacionados con estos fines.

Zona de mercancías. Todos los espacios e instalaciones en tierra proporcionados para la manipulación de mercancía. Incluye las rampas, los edificios y almacenes de mercancías, los estacionamientos de vehículos y los caminos relacionados con estos fines.

Zona de pasajeros. Todos los espacios e instalaciones en tierra proporcionados para el despacho de pasajeros. Incluye las rampas, los edificios de pasajeros, los estacionamientos de vehículos y los caminos relacionados con estos fines.

CAPÍTULO I

Disposiciones generales

Objetivo del programa

1.1. El programa nacional de seguridad aeroportuaria de la aviación civil, PNSAAC, expedido por la autoridad aeronáutica colombiana, es el conjunto de normas, métodos y procedimientos de carácter preventivo, de aplicación en todos los aeropuertos públicos del país, con el objeto proteger a los pasajeros, a los tripulantes, al personal en tierra, a los usuarios, a las operaciones de los explotadores de aeronaves nacionales e internacionales, las aeronaves, las instalaciones aeronáuticas y aeroportuarias contra actos de interferencia ilícita.

1.2. Principios rectores.

El programa de seguridad aeroportuaria se desarrollará teniendo en cuenta los principios de eficiencia, modernización, seguridad y facilitación, preservando la observancia de la ley y el orden dentro de la Aviación Civil.

1.3. Obligatoriedad.

Los administradores o gerentes de los aeródromos y aeropuertos públicos, incluidos los concesionados, los explotadores de aeronaves y sus dependientes, los arrendatarios de locales comerciales o de hangares, las empresas vinculadas al sector aeronáutico así como los propietarios, arrendatarios u ocupantes de predios colindantes con los aeropuertos, están obligados a cumplir y hacer cumplir el programa nacional de seguridad aeroportuaria.

1.4. Autoridad aeroportuaria.

La Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil es la autoridad aeronáutica y aeroportuaria de la República de Colombia, y a ella corresponde dictar las normas, inspeccionar, vigilar, investigar y sancionar a los infractores en materia de seguridad aérea y aeroportuaria, sin perjuicio de las acciones policivas, penales y civiles a que haya lugar.

1.5. Campo de aplicación.

Quedarán sometidas al régimen contenido en el programa de seguridad aeroportuaria y demás disposiciones que lo desarrollen, las aeronaves, los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios, los talleres aeronáuticos, las personas que desarrollen actividades en las áreas de los aeropuertos, los arrendatarios de locales y en general, las personas nacionales o extranjeras que de alguna forma tengan acceso a la infraestructura aeronáutica y aeroportuaria.

Los miembros de la Policía Nacional, de las Fuerzas Militares y de los organismos de seguridad del Estado que presten sus servicios en los aeropuertos públicos del país o desarrollen las funciones propias de su cargo en los mismos, estarán en la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas establecidas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria de conformidad con lo establecido en el Decreto 1400 de 2002.

1.6. Seguridad y facilitación.

Para garantizar el equilibrio entre los principios de seguridad y facilitación se procurará que las medidas y procedimientos de seguridad causen el mínimo de interferencia o demora en las actividades de la aviación civil.

CAPÍTULO II

Asignación de responsabilidades

2.1. Competencia de la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria.

La Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria es el organismo de mayor jerarquía de la seguridad aeroportuaria en Colombia y su competencia, composición y funciones son las establecidas en el Decreto 1400 de 2002.

2.2. Competencia de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria.

Conforme a las políticas e instrucciones de la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria y del director general de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil, compete al director de seguridad aeroportuaria asumir la supervisión, coordinación, aplicación y control de las disposiciones del programa nacional de seguridad aeroportuaria de la aviación civil en los aeropuertos públicos del país.

2.3. Funciones de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria.

En desarrollo de las funciones previstas en el artículo 26 del Decreto 260 de 2004, la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria se encargará de:

a) Fijar los procedimientos en materia de seguridad aeroportuaria a través de circulares, órdenes administrativas y memorandos.

b) Aprobar, coordinar, controlar y supervisar la ejecución de los planes de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y planes de emergencia contra actos de interferencia ilícita así como controlar y supervisar los planes de seguridad aeroportuaria de los explotadores de aeronaves como también los que estos deban desarrollar para hacer frente a los actos de interferencia ilícita.

c) Efectuar evaluaciones, inspecciones y pruebas a los sistemas de seguridad de los aeropuertos y a las medidas de seguridad de los explotadores de aeronaves y, cuando las circunstancias lo requieran, a cualquier empresa vinculada con el sector aeroportuario.

d) Realizar concertaciones en materia de seguridad aeroportuaria con las diferentes autoridades y usuarios de los aeropuertos públicos del país a fin de garantizar un mejoramiento continuo de los métodos y procedimientos de protección contra los actos de interferencia ilícita.

e) Proyectar los convenios interinstitucionales necesarios para el fortalecimiento de los sistemas de seguridad de los aeropuertos e instalaciones aeronáuticas.

f) Actuar como órgano consultor de los explotadores de aeropuertos y explotadores de aeronaves en materia de seguridad aeroportuaria, respecto a la prevención de actos de interferencia ilícita contra la aviación civil.

g) Participar en las evaluaciones sobre los niveles de amenaza a la aviación civil y propender para que los explotadores de aeropuertos, aeronaves, proveedores de servicios de seguridad y otros organismos que contribuyen al programa nacional de seguridad aeroportuaria, tomen las medidas preventivas para contrarrestarlos eficazmente.

h) Recibir, compilar y analizar la información sobre amenazas, incidentes y actos de interferencia ilícita, así como constituir un centro de información sobre estos aspectos para el uso de las autoridades, los aeropuertos y los explotadores de aeronaves.

i) Contribuir al fomento y promoción de relaciones de cooperación e intercambio de información y experiencia en seguridad aeroportuaria, entre Estados, organizaciones y asociaciones internacionales.

j) Informar, previa autorización de la dirección general de la entidad, a la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, sobre los actos de interferencia ilícita que afecten la aviación civil.

k) Previa autorización de la dirección general de la UAEAC, servir como órgano para el intercambio de información relacionada con los aspectos de seguridad aeroportuaria con organismos de seguridad de otros Estados.

l) Mantener un banco de datos relacionado con los últimos adelantos tecnológicos aplicados a la seguridad aeroportuaria y modos operacionales.

m) Contribuir a la elaboración, implementación y desarrollo de programas de instrucción y capacitación de seguridad aeroportuaria así como verificar que los contenidos de los programas de capacitación de seguridad aeroportuaria que se impartan en Colombia, se ajusten a los requerimientos establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional.

n) Mantener actualizado el programa nacional de seguridad aeroportuaria para que sea óptimo y eficaz en todo tiempo.

o) Implementar las tareas y recomendaciones que establezca la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria.

p) Las demás funciones que el director general de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil o el secretario aeroportuario le asigne en materia de seguridad aeroportuaria.

2.4. Responsabilidad de la seguridad aeroportuaria en los aeropuertos.

El gerente o administrador de aeropuerto o el gerente del concesionario, serán responsables de establecer, divulgar, notificar y hacer efectivos los diferentes controles de seguridad aeroportuaria que deben operar en cada aeropuerto; así como de designar un funcionario responsable de la seguridad aeroportuaria.

2.5. Objeto del plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto.

El plan de seguridad en cada aeropuerto público del país, tendrá por objeto el desarrollo de los procesos y procedimientos requeridos para hacer efectivas las normas establecidas en el del (sic) programa nacional de seguridad aeroportuaria.

2.6. Funciones de los responsables de la seguridad aeroportuaria en el aeropuerto.

El gerente o administrador de aeropuerto o el gerente del concesionario en cada aeropuerto público, tendrá las siguientes funciones, bien sea que las desarrolle en forma directa o a través del jefe de seguridad:

a) Cumplir y hacer cumplir las normas establecidas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria y en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto, adelantando inspecciones en forma permanente.

b) Supervisar y vigilar la ejecución del plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto, incluyendo las medidas extraordinarias contempladas en el plan de emergencia contra actos de interferencia ilícita.

c) Coordinar con la Policía Nacional y demás autoridades locales de seguridad del aeropuerto, la aplicación de los procedimientos establecidos en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y todos aquellos que sean necesarios en eventos especiales.

d) Liderar las acciones necesarias para el fortalecimiento del comité de seguridad del aeropuerto así como disponer los recursos logísticos requeridos para su periódico funcionamiento, en forma ágil y efectiva.

e) Informar al comité de seguridad del aeropuerto, a las autoridades que operen en el aeropuerto, a los explotadores de aeronaves y a las demás empresas que operen en el aeropuerto, las deficiencias en los métodos y sistemas de seguridad y recomendar los procedimientos para corregirlos.

f) Llevar a cabo todas las actividades inherentes a hacer efectivas las medidas extraordinarias contempladas en el plan de emergencia contra actos de interferencia ilícita, liderando la realización de los simulacros correspondientes.

g) Revisar diariamente el funcionamiento de los equipos asignados a los controles de seguridad aeroportuaria, mediante la realización de las pruebas de chequeo correspondientes y hacer todo lo necesario para la adquisición, el mantenimiento y la reposición de los equipos que se requieran para el buen desarrollo de los procedimientos de seguridad aeroportuaria.

h) Aprobar y supervisar el acápite correspondiente a dicha base del plan de seguridad de los explotadores de aeronaves, con fundamento en la aprobación del plan genérico realizado por la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria. En los aeropuertos públicos explotados por los particulares, dichos planes serán aprobados y supervisados por la dirección de seguridad aeroportuaria pero el explotador del aeropuerto está obligado a verificar el pleno cumplimiento de las medidas de seguridad establecidas por el explotador de aeronaves.

i) Llevar un registro diario de las novedades de seguridad aeroportuaria e informar oportunamente a la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria sobre cualquier acto de interferencia ilícita manteniendo el sigilo correspondiente a fin de que esta información no se divulgue en forma pública.

j) Diseñar, expedir y controlar las autorizaciones para ingreso de las personas y vehículos a las áreas restringidas elaborando las correspondientes bases de datos e implementar los cursos para el uso correcto de tales documentos.

k) Implementar la señalización de seguridad aeroportuaria con el fin de orientar e informar al usuario sobre las restricciones y controles aplicados en el aeropuerto.

l) Supervisar y controlar permanentemente la operación realizada por las compañías de seguridad y vigilancia contratadas para la aplicación de los procedimientos de seguridad aeroportuaria, así como también realizar inspecciones a los métodos y procedimientos de seguridad aplicados por los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios, los talleres aeronáuticos y los arrendatarios o propietarios de locales comerciales o hangares proponiendo las medidas preventivas y correctivas.

m) Realizar las labores inherentes a la supervisión de los contratos de seguridad y vigilancia, cuando así se determine en el respectivo contrato o la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria lo estime conveniente.

n) Ejecutar programas anuales de capacitación, instrucción y entrenamiento destinados a los operadores de la seguridad aeroportuaria a fin de calificarlos para una prestación adecuada del servicio así como también, realizar programas de sensibilización en seguridad aeroportuaria destinados al personal directivo, las autoridades de control y demás empleados que laboren en el aeropuerto.

o) Garantizar que el personal vinculado o contratado para la operación de seguridad aeroportuaria esté debidamente capacitado e instruido en los métodos y procedimientos establecidos en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto.

p) Coordinar con la Policía Nacional y las Fuerzas Militares los procedimientos pertinentes a fin de facilitar su rápida intervención cuando se sospeche que pueda ocurrir u ocurra un acto de interferencia ilícita en el aeropuerto; así como realizar la coordinación pertinente con los organismos de socorro y salvamento que se requieran para el manejo de dichas emergencias.

q) Acatar e implementar las recomendaciones realizadas por la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria, la dirección general de la Aeronáutica Civil y la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria, así como suministrarles oportunamente los informes que le sean solicitados.

2.7. Comité de seguridad de aeropuerto.

Sin perjuicio de la organización interna de las distintas autoridades de control, en todos los aeropuertos públicos del país, se conformará un comité de seguridad de aeropuerto el cual servirá de espacio para la coordinación de las acciones tendientes a hacer efectivas las políticas establecidas por la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria y el programa nacional de seguridad aeroportuaria, a fin de prestar un servicio de seguridad integrado y de calidad a los usuarios del terminal aéreo.

2.8. Composición del comité de seguridad de aeropuerto en un aeropuerto de categoría nacional.

El comité de seguridad en los aeropuertos de categoría nacional estará integrado por:

a) El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, quien lo coordinará.

b) El comandante de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto.

c) El comandante de la unidad militar de la jurisdicción en donde esté ubicado el aeropuerto o su delegado.

d) Un representante de los explotadores de aeronaves con base en el aeropuerto.

e) El jefe de la dependencia de seguridad aeroportuaria, quien actuará como secretario del comité.

Igualmente formarán parte del comité, cuando las circunstancias así lo ameriten el director regional aeronáutico con jurisdicción en el aeropuerto o su delegado, el secretario aeroportuario, el director de seguridad y supervisión aeroportuaria y el jefe de la dependencia del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, que opere en el aeropuerto.

A las sesiones del comité podrán asistir previa invitación de su coordinador, los representantes de otros organismos, agremiaciones o empresas que tengan actividades en el aeropuerto a fin de tratar asuntos específicos.

2.9. Composición del comité de seguridad de aeropuerto en un aeropuerto de categoría internacional.

El comité de seguridad en los aeropuertos de categoría internacional estará integrado por:

a) El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, quien lo coordinará.

b) El comandante de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto.

c) El jefe de unidad de extranjería del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en el aeropuerto.

d) El administrador de impuestos y aduanas nacionales con jurisdicción en las correspondientes instalaciones aeroportuarias o el jefe de la DIAN en el aeropuerto.

e) El comandante de la unidad militar de la jurisdicción en donde esté ubicado el aeropuerto o su delegado.

f) El jefe de la unidad o dependencia de salud pública en el aeropuerto.

g) El jefe de la unidad o dependencia de control zoofitosanitario o del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, en el aeropuerto.

h) El representante de la autoridad ambiental destacada en el aeropuerto.

i) Un representante de los explotadores de aeronaves con base en el aeropuerto.

j) El jefe de la dependencia de seguridad aeroportuaria, quien actuará como secretario del comité.

Igualmente formarán parte del comité, cuando las circunstancias así lo ameriten, el director regional aeronáutico con jurisdicción en el aeropuerto o su delegado, el secretario aeroportuario y el director de seguridad y supervisión aeroportuaria, así como también los comandantes de bases de la Fuerza Aérea o Armada Nacional o de la aviación del ejército ubicados en inmediaciones del aeropuerto.

A las sesiones del comité podrán asistir previa invitación de su coordinador, los representantes de otros organismos, agremiaciones o empresas que tengan actividades en el aeropuerto a fin de tratar asuntos específicos.

2.10. Funciones del comité de seguridad de aeropuerto.

Son funciones del comité de seguridad de aeropuerto, las siguientes:

a) Coordinar la aplicación del programa nacional de seguridad aeroportuaria y velar para que sus normas encuentren cabal desarrollo a través del plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y los planes de seguridad aeroportuaria de los explotadores de aeronaves.

b) Constatar que las medidas y procedimientos de seguridad contenidas en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y en los planes de seguridad aeroportuaria de los explotadores de aeronaves sean los adecuados para afrontar las amenazas, sobre las cuales el comité hará una valoración periódica sugiriendo las contramedidas específicas para contrarrestarlas.

c) Sugerir al explotador del aeropuerto y a la dirección de seguridad aeroportuaria, los ajustes requeridos al plan de seguridad de aeropuerto y a los planes de seguridad de los explotadores de aeronaves a fin de que cumplan con las disposiciones del programa nacional de seguridad aeroportuaria y se constituyan en los medios idóneos para enfrentar las amenazas que afectan al aeropuerto.

d) Coordinar con las autoridades municipales, departamentales o nacionales, las acciones tendientes a solucionar cualquier problema relacionado con la protección de las personas, instalaciones aeroportuarias y aeronáuticas y las aeronaves.

e) Garantizar que los procedimientos que se incorporen a los controles de seguridad aeroportuaria sean ágiles y efectivos y estén acordes con el principio de facilitación que orienta la actividad aérea.

f) Formular propuestas para la formación e instrucción del personal de seguridad del aeropuerto así como también para la incorporación de tecnología y automatización de los procesos de seguridad aeroportuaria.

g) Acatar y ejecutar los requerimientos formulados por la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria, así como remitir a la misma los informes periódicos sobre las actividades desarrolladas.

2.11. Periodicidad de reuniones del comité de seguridad de aeropuerto.

El comité de seguridad de aeropuerto deberá reunirse de forma ordinaria como mínimo cada dos (2) meses, por convocatoria de su coordinador, y en forma extraordinaria cuando las circunstancias lo requieran; de estas reuniones se levantará el acta respectiva, la cual contendrá un breve resumen acerca de lo tratado, el estado actual de las medidas y procedimientos de seguridad en el aeropuerto, de los problemas relacionados con la protección del mismo y de las acciones realizadas o proyectadas para su adecuada solución.

2.12. Responsabilidad especial del coordinador del comité de seguridad de aeropuerto.

Corresponde al coordinador del comité enviar oportunamente copias del acta de cada reunión tanto a la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria como a la dirección de seguridad aeroportuaria.

2.13. Factor humano de seguridad aeroportuaria.

El eje de la seguridad aeroportuaria lo constituye el factor humano que realiza los procesos y opera los equipos de tecnología, por lo que el explotador de aeropuerto, las autoridades de control y los explotadores de aeronaves deberán efectuar las acciones necesarias para la incorporación del personal idóneo así como también aquellas requeridas para que dicho personal se encuentre adecuadamente entrenado y motivado. El personal destinado a las labores de seguridad deberá contar con buen juicio, ser asertivo en la toma de decisiones y en el trato con el usuario del servicio de seguridad.

2.14. Control de calidad.

Para garantizar el control de calidad sobre el factor humano de seguridad aeroportuaria, los explotadores de aeropuertos y de aeronaves realizará procesos de selección de este personal, en el cual se incluya, entre otros aspectos, un examen de actitud psicofísica, visita domiciliaria y la verificación de antecedentes. Así mismo, estos garantizarán que el personal de seguridad esté debidamente capacitado y sea objeto de evaluaciones periódicas tendientes a certificar su idoneidad para la permanencia en el cargo.

CAPÍTULO III

Designación de áreas restringidas

3.1. Áreas restringidas.

Son áreas restringidas de un aeropuerto, las siguientes:

a) Las áreas de movimiento, conformadas por las pistas de aterrizaje y despegue de aeronaves, calles de rodaje y plataformas de los aeropuertos.

b) Muelles nacional e internacional, incluyendo áreas asignadas a almacenes de In Bond.

c) Dependencias de comunicaciones y ayudas a la navegación aérea tales como torre de control, salas de control de tránsito aéreo, salas de radar, centrales de comunicaciones aeronáuticas, cabinas de sonido, conmutador telefónico, estaciones de energía, ayudas a la navegación aérea, casas de plantas eléctricas, centrales de seguridad, dependencias de información aeronáutica, meteorológica y las demás que cumplan funciones similares.

d) Cuarteles de bomberos.

e) Hangares de empresas aéreas y talleres de aviación.

f) Áreas destinadas a depósito y almacenamiento de combustibles.

g) Áreas de inspección de personas, mercancías, carga y correo.

Así mismo, se consideran áreas restringidas las demás que determine por necesidades especiales de seguridad y en forma transitoria el gerente o administrador de cada aeropuerto o el gerente del concesionario.

3.2. Control de ingreso a las áreas restringidas.

El control de ingreso a las áreas restringidas será realizado por el gerente o administrador de cada aeropuerto o el gerente del concesionario, por si o por intermedio del personal asignado a las labores de seguridad aeroportuaria o de compañías de vigilancia debidamente acreditadas por la autoridad competente contratadas para tal fin, los cuales controlarán la vigencia y el área autorizada en el carné o permiso transitorio.

Los miembros de la fuerza pública y de los organismos de seguridad del Estado, que operen en el aeropuerto, a solicitud del director aeroportuario, gerente o administrador del aeropuerto, gerente del concesionario o del comité de seguridad del aeropuerto, colaborarán en el control de ingreso de las personas a las áreas restringidas.

Todo propietario, operador de infraestructura aeronáutica o arrendatario cuyas áreas o instalaciones arrendadas puedan servir de acceso a las áreas restringidas, será responsable del control de ingreso por sus instalaciones hacia dichas áreas debiendo garantizar que solo accedan a las mismas las personas autorizadas por el gerente o administrador del aeropuerto o el gerente del concesionario. Esta obligación será consignada como obligación especial de los arrendatarios en los contratos de arrendamiento y su incumplimiento será causal para la terminación unilateral del mismo, sin perjuicio de las acciones civiles, policivas o penales que de tal hecho se deriven.

Está prohibido el acceso a las áreas restringidas sin el correspondiente carné o autorización expedida por el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario.

3.3. Ingreso a las áreas restringidas del personal de las autoridades judiciales, de la Policía Nacional, del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, y de las Fuerzas Militares.

El ingreso del personal de las autoridades judiciales, la Policía Nacional, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, y las Fuerzas Militares en cumplimiento de sus funciones, se hará previa solicitud escrita dirigida al gerente o administrador del aeropuerto o el gerente del concesionario, caso en el cual se le expedirá el correspondiente permiso, salvo en los casos en que se estén efectuando operativos especiales que obliguen al ingreso de dichos funcionarios a las áreas restringidas en forma inmediata.

En los eventos de operativos especiales, el funcionario de la autoridad correspondiente solicitará verbalmente el ingreso al gerente o administrador del aeropuerto, el gerente del concesionario o al jefe de la dependencia de seguridad aeroportuaria, quienes impartirán las órdenes y harán las acciones necesarias para garantizar el ingreso inmediato a las áreas restringidas de dicho personal, sin necesidad de contar con el permiso escrito correspondiente. Será causal de mala conducta de los funcionarios, el no prestar la colaboración debida a las autoridades para la realización de los operativos especiales que involucren el acceso a las áreas restringidas. Una vez concluido el operativo especial se hará lo necesario para constatar la salida de todos los funcionarios que ingresaron dejando registro escrito de tal hecho.

El personal de la Policía Nacional y de las demás autoridades que laboren en el aeropuerto, ingresará a las áreas restringidas, en desarrollo exclusivo de las funciones de control y vigilancia; portando en forma permanente y visible el carné expedido por la dependencia de seguridad aeroportuaria del respectivo aeropuerto.

Siempre que para el cumplimiento de las funciones de las autoridades de control resulte indispensable que miembros de las autoridades judiciales, de policía o militares ingresen a las torres de control, centros de control, centrales de seguridad, estaciones y centros de comunicaciones aeronáuticas y demás dependencias en donde se presten servicios de control de tránsito aéreo, comunicaciones, meteorología e información aeronáutica previa al vuelo, se coordinará de modo tal que no lo hagan en número superior a tres (3) funcionarios y de manera que no interfieran en el servicio que se presta.

3.4. Ingreso de personal diplomático y de organismos internacionales con categoría diplomática a las áreas restringidas.

Para el ingreso de personal diplomático y de organismos internacionales con categoría diplomática a las áreas restringidas del aeropuerto, el gerente o administrador aeroportuario, el gerente del concesionario o el jefe de seguridad aeroportuaria expedirá, previa solicitud escrita, el correspondiente permiso transitorio, el cual será de carácter permanente para los funcionarios con calidad de jefes de misión.

3.5. Ingreso de pasajeros a las áreas restringidas.

Para el acceso a los muelles de embarque e ingreso a las aeronaves, los pasajeros exhibirán su pasabordo que corresponda a la fecha en que se realiza el vuelo, el cual será confrontado con el documento de identidad válido del mismo por el personal de seguridad aeroportuaria y el personal de seguridad del explotador de la aeronave, sin perjuicio de las revisiones que sobre este mismo aspecto deban realizar las demás autoridades de control o la fuerza pública.

3.6. Ingreso de los tripulantes a las áreas restringidas del aeropuerto.

Las tripulaciones de transporte aéreo regular ingresarán a las áreas restringidas en cumplimiento exclusivo de sus funciones, debidamente uniformados y portando en lugar visible, a la altura del tórax, el carné que los acredite como empleados del explotador de aeronaves civiles. Para efectos de la verificación, los gerentes de las aerolíneas enviarán, cada año o cuando se presente algún cambio, a la jefatura de seguridad del aeropuerto, el modelo de carné que dicha empresa expide a sus tripulaciones.

Los tripulantes no podrán ingresar a las áreas restringidas cuando se encuentren sin uniforme, no siendo válidos para ingreso a estas áreas, las tarjetas profesionales, carnés expedidos por las aerolíneas ni las licencias técnicas expedidas por la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil.

CAPÍTULO IV

Sistema de identificación aeroportuario

4.1. Autorización para ingreso.

Las autorizaciones que expida el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario solo serán válidas para el ingreso a las áreas restringidas del respectivo aeropuerto.

El carné aeronáutico nacional expedido por la UAEAC a los inspectores de control y seguridad aérea para el estricto cumplimiento de sus funciones, será válido para el ingreso a todas las áreas restringidas de todos los aeropuertos públicos y privados del país y de las demás instalaciones en donde se desarrollen actividades relacionadas con la aviación civil, previo el acatamiento de los procedimientos normales de inspección o requisa y las medidas especiales de control establecidos para su uso.

Para efectos de la verificación en cada aeropuerto, la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria enviará, a la jefatura de seguridad todos los aeropuertos públicos del país, el modelo de carné que la entidad expide a sus inspectores.

El carné institucional de la UAEAC no es documento válido para el ingreso a las áreas restringidas de los aeropuertos pero debe ser portado en lugar visible a la altura del tórax siempre que el funcionario deba ingresar o durante su permanencia en las oficinas de la unidad.

4.2. Clases de autorizaciones para personas.

Se establecen las siguientes clases de autorizaciones para el ingreso de las personas a las áreas restringidas de los aeropuertos:

a) Permiso permanente o carné.

b) Permiso temporal.

4.2.1. Permiso permanente para personas (carné). Se expedirá permiso permanente, por un término mínimo de dos (2) meses y máximo de dos (2) años, a las personas que por razón de sus funciones desarrollen labores permanentes dentro de las áreas restringidas de los aeropuertos, bien sean funcionarios de la autoridad aeronáutica, de los organismos de seguridad del Estado, de la fuerza pública, de las entidades del sector público y a los empleados contratados por estas entidades o por los concesionarios, por las empresas de aviación, por las empresas de servicios aeroportuarios especializados y por los talleres aeronáuticos autorizados para operar en el correspondiente aeropuerto y a los arrendatarios de locales comerciales o de áreas que se encuentren localizadas al interior de las áreas restringidas. También se expedirá permiso permanente a los funcionarios diplomáticos con calidad de jefes de misión.

Para el control de loteros, equipajeros, lustrabotas y demás personas que estén debidamente autorizadas para realizar actividades permanentes en las áreas públicas de los aeropuertos, se autoriza la expedición de un carné de uso exclusivo en dichas áreas cuyo diseño será distinto a los carnés de áreas restringidas. Este documento no tendrá los mecanismos que se utilizan para el control de acceso a las áreas restringidas (códigos de barras, barras de colores o banda magnética) y contendrá el oficio que desarrolla la persona y el nombre de la asociación a la que pertenece.

Estas personas tendrán la obligación de denunciar ante las autoridades aeroportuarias, cualquier anomalía o situación irregular atentatoria contra la seguridad que llegaren a presenciar.

4.2.1.1. Características del permiso permanente para personas (carné). El gerente, el administrador o el gerente del concesionario elaborará un diseño del carné teniendo en cuenta las siguientes características: tamaño estándar comercial, material PVC o poliestérico fotográfico u otro de similares características de seguridad, con banda magnética, código de barras u otro mecanismo que facilite el control sobre su utilización y sellos de seguridad tales como sellos químicos, hologramas, imágenes fantasma o similares, fotografía incorporada y espacios para los contenidos básicos del carné.

En el evento en que por especiales circunstancias se deba utilizar carné elaborados en cartulina o materiales similares, deberán incrementarse los controles en la elaboración y uso de los mismos, en especial en los puntos de acceso a las áreas restringidas.

4.2.1.2. Contenido del permiso permanente para personas (carné). El contenido básico del carné comprende: numeración seriada del mismo, logotipo del aeropuerto o del concesionario, nombre del aeropuerto, fotografía y nombre del usuario, número de su documento de identidad, nombre de la empresa para la cual labora, área a la que tiene acceso mediante código de colores o cualquier otro código fácilmente visible, fecha de expedición y fecha de vencimiento.

Dicho documento también puede contener los registros de pase aeroportuario y en los aeropuertos en los que se operen puentes de abordaje, podrá incluir la autorización para la operación de estos y GPU así como también se podrán incorporar logotipos u otros tipos de marcas de impresión determinadas por el gerente, el administrador o el concesionario.

Opcionalmente podrán incorporarse como contenidos la huella dactilar y/o la firma del usuario, la firma del funcionario que expide el documento y las señales particulares que identifican al usuario.

En el anverso del carné se incorporará una leyenda en la cual se indique que el carné es una identificación interna del aeropuerto, es personal e intransferible y la indicación clara de que su indebida utilización acarreará las sanciones determinadas por la Aeronáutica Civil.

4.2.3. Permiso transitorio para personas. Se expedirá permiso transitorio, por el término de un (1) día y hasta por un lapso no mayor de sesenta (60) días calendario, a las personas que por razón de sus funciones desarrollen labores transitorias u ocasionales al interior de las áreas restringidas del aeropuerto o de los edificios administrativos, bien sean funcionarios de la autoridad aeronáutica, de los organismos de seguridad del Estado, de la fuerza pública, de las entidades del sector público, personal de embajadas, cónsules, representantes de organismos internacionales, miembros del cuerpo diplomático acreditados en Colombia, escoltas de personajes con medidas especiales de protección, inspectores internacionales y a los empleados o contratistas contratados por la autoridad aeronáutica, por las empresas de aviación, las empresas de servicios aeroportuarios especializados y talleres aeronáuticos autorizados para operar en el aeropuerto o por los arrendatarios de inmuebles o de áreas que se encuentren localizadas al interior de las áreas restringidas del aeropuerto.

También se expedirá este documento a los visitantes cuando, a juicio del jefe de seguridad aeroportuaria o del gerente o administrador aeroportuario o del gerente del concesionario, medien circunstancias de fuerza mayor para autorizar su ingreso transitorio a las áreas restringidas.

4.2.3.1. Características del permiso transitorio para personas. El permiso transitorio para personas tiene las siguientes características: tipo etiqueta, tamaño estándar comercial, confeccionado en material de papel con autoadhesivo bien sea térmico o común, impresión en blanco y negro y contendrá banda magnética, código de barras u otro mecanismo que facilite el control sobre su utilización.

En los eventos en que los aeropuertos no cuenten con equipos para la elaboración de estos documentos y deban elaborarse manualmente, se deberá, en lo posible, conservar las características indicadas anteriormente y elevar los controles sobre la expedición y uso de los mismos.

4.2.3.2. Contenido del permiso transitorio para personas. El permiso transitorio para personas contendrá los siguientes registros: Nombre del aeropuerto, nombres y apellidos del usuario, número del documento de identificación, fotografía digitalizada, nombre de la empresa para la que labora, fecha de vencimiento y área de acceso autorizado, la cual será determinada a través de nombre impreso fácilmente visible.

En el evento en que por especiales circunstancias se deba utilizar permisos transitorios elaborados en cartulina o materiales similares o los mismos no contengan la fotografía digitalizada del usuario, deberán incrementarse los controles sobre la elaboración y uso de estos documentos, en especial en los puntos de acceso a las áreas restringidas.

4.3. Clases de autorizaciones para vehículos.

Se establecen las siguientes clases de autorizaciones:

a) Permiso permanente.

b) Permiso transitorio.

4.3.1. Permiso permanente para vehículos. Se expedirá permiso permanente, por el término mínimo de sesenta (60) días calendario y máximo de dos (2) años, a los vehículos clasificados en los grupos I y II del manual de operaciones aeroportuarias de Colombia y demás normas que lo complementen o modifiquen, a saber: vehículos del explotador del aeropuerto, de la autoridad aeronáutica y de las distintas entidades gubernamentales, destinados a la vigilancia y servicios del aeropuerto, tales como: servicio de salvamento y extinción de incendios, seguridad aeroportuaria e inspección de rampa, ambulancias de sanidad aeroportuaria, control técnico aeronáutico, movilizadores de aviones, equipo u otro tipo de vehículos de cargue y descargue, tractores movilizadores de carga, equipaje y correo, vehículos para mantenimiento de aeronaves o servicio de línea, vehículos aprovisionadores de combustible para aeronaves, aprovisionadores de servicio abordo y buses de abordaje.

4.3.1.1. Características del permiso permanente para vehículos. El permiso permanente para vehículos deberá tener las siguientes características: tamaño estándar comercial, material PVC o poliestérico fotográfico u otro de similares características de seguridad, con banda magnética, código de barras u otro mecanismo que facilite el control sobre su utilización y sellos de seguridad tales como sellos químicos, hologramas, imágenes fantasma o similares.

En el evento en que por especiales circunstancias se deba utilizar permisos permanentes para vehículos elaborados en cartulina o materiales similares, deberán incrementarse los controles sobre la elaboración y uso de los mismos, especialmente en los puntos de acceso a las áreas restringidas.

4.3.1.2. Contenido del permiso permanente para vehículos. El permiso permanente para vehículos contendrá los siguientes registros: logotipo del aeropuerto o del concesionario, nombre del aeropuerto, marca y modelo del vehículo, placa, número de improntas, nombre de la empresa propietaria, fecha de vencimiento, puerta de ingreso y área de tránsito autorizada, la cual será determinada mediante el código de color correspondiente.

4.3.2. Permiso transitorio para vehículos. Se expedirá permiso transitorio, por un término mínimo de un (1) día y máximo de sesenta (60) días, a los vehículos clasificados en el grupo III del manual de operaciones aeroportuarias de Colombia y demás normas que lo complementen o modifiquen, a saber transporte de carga aduanera, transporte de mercancías a In-Bond, transporte de valores, transporte de cadáveres, transporte de prensa, transporte de pasajeros enfermos o heridos, transporte de aprovisionamiento a los establecimientos comerciales, vehículos de seguridad o escoltas, vehículos de embajadas que transportan valijas diplomáticas y vehículos de mantenimiento a la infraestructura aeroportuaria tales como volquetas, palas mecánicas y moto niveladoras o similares.

4.3.2.1. Características del permiso transitorio para vehículos. El permiso transitorio para vehículos tiene las siguientes características: tipo etiqueta, tamaño estándar comercial, confeccionado en material de papel con autoadhesivo bien sea térmico o común, impresión en blanco y negro y contendrá banda magnética, código de barras u otro mecanismo que facilite el control sobre su utilización.

4.3.2.2. Contenido del permiso transitorio para vehículos. El permiso transitorio para vehículos contendrá los siguientes registros: nombre del aeropuerto, marca y modelo del vehículo, placa, número de improntas, nombre de la empresa propietaria, fecha de vencimiento, puerta de ingreso y área de tránsito autorizada, la cual será determinada a través de letras fácilmente visibles.

4.4. Uso de los permisos.

Las personas que ingresen a las áreas restringidas de los aeropuertos, deberán portar en forma permanente, en lugar visible a la altura del tórax, el permiso permanente o transitorio de modo tal que siempre esté a la vista el nombre y demás datos de identificación de su titular. Así mismo, los portadores de los documentos están obligados a facilitar el control sobre la autenticidad y uso de los documentos de identificación del aeropuerto por parte de los encargados de la seguridad aeroportuaria o los miembros de la Policía Nacional.

Estas obligaciones deben ser cumplidas también por los inspectores de seguridad aérea cuando pretendan ingresar a las áreas restringidas de los aeropuertos mediante la utilización del carné aeronáutico.

Los permisos de vehículos deberán ser fotocopiados al 200%, laminados y colocados al lado derecho del parabrisas de modo tal que los datos contenidos en el mismo, siempre sean visibles desde el exterior del vehículo. Así mismo, el documento original deberá ser portado siempre dentro del vehículo a fin de permitir la verificación y cotejo del mismo. En caso de que el original del documento no esté presente, el automotor no podrá ingresar ni permanecer en las áreas restringidas con el documento fotocopiado.

Los conductores de los vehículos deberán dar estricto cumplimiento a las normas sobre tránsito de automotores en rampa, establecidas en el manual de operaciones aeroportuarias de Colombia y demás normas que lo complementen o modifiquen, así como, deben cumplir con los requerimientos de señalización e idoneidad de los automotores. Tanto el conductor como los acompañantes deberán contar con el respectivo carné o permiso temporal para ingresar a las áreas restringidas.

4.5. Retención de los permisos permanentes y transitorios.

Sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar, los funcionarios de seguridad aeroportuaria y los de operaciones aeroportuarias, están facultados para retener el permiso permanente o transitorio asignado a la persona o vehículo, respectivamente, que lo porte o exhiba contrariando lo dispuesto en los artículos anteriores o a las personas que los facilitan para que otros lo utilicen o los usen con alteraciones o se encuentren en lugares distintos a las áreas autorizadas.

La retención del permiso conlleva la salida del usuario del área restringida y no podrá volver a ingresar hasta tanto le sea resuelta la situación por la gerencia o administración aeroportuaria.

En los aeropuertos concesionados o en aquellos que sean operados por entes territoriales, los funcionarios del aeropuerto asignados a las labores de seguridad y operaciones, también podrán retener los permisos por las mismas razones, los cuales con un informe sucinto sobre la falta, serán puestos en el menor tiempo posible a disposición del representante de la Aeronáutica Civil en el aeropuerto o del director regional aeronáutico correspondiente, quien dará cumplimiento a lo establecido en la parte séptima de los reglamentos aeronáuticos de Colombia

4.6. Devolución de permisos permanentes y transitorios.

Todos los permisos son de propiedad de la UAEAC o del concesionario, respectivamente, por lo que deberán ser devueltos a la dependencia de seguridad del aeropuerto al término de su vigencia, o de la relación laboral del titular o finalizada la labor para la cual fue expedido.

En caso de pérdida del permiso permanente o transitorio, el interesado deberá formular la correspondiente denuncia ante las autoridades competentes, siendo este un requisito indispensable para su reexpedición.

4.7. Valor de los permisos permanentes y transitorios.

Los permisos permanentes y transitorios constituyen los documentos base del sistema de identificación de seguridad aeroportuaria del respectivo aeropuerto, por lo que para el cobro de los derechos correspondientes, se tendrá en cuenta el principio de recuperación de costos de que trata el manual sobre los aspectos económicos de los aeropuertos publicado por la OACI en 1991.

Salvo lo establecido en las regulaciones especiales sobre tarifas expedidas por la UAEAC, el valor de los permisos será establecido por el gerente o administrador aeroportuario o por el gerente del concesionario teniendo como base los costos operativos y administrativos en que se incurra para la expedición y control de los documentos. Por lo tanto, el valor a cobrar a los usuarios estará sustentado en el análisis escrito de los costos correspondientes.

No habrá lugar a cobro alguno por concepto de la expedición de permisos a los representantes de las autoridades de control y seguridad del aeropuerto y de aquellos funcionarios públicos que deban ingresar a las áreas restringidas en el desempeño de sus funciones.

4.8. Registro de explotadores de aeronaves, empresas de servicios aeroportuarios especializados, escuelas de aviación, talleres aeronáuticos y demás establecimientos aeronáuticos que operan en los aeropuertos.

Con el propósito de facilitar la tramitación de permisos tanto de personas como de vehículos, el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, elaborará y mantendrá un registro actualizado de los explotadores de aeronaves, empresas de servicios aeroportuarios especializados, escuelas de aviación, talleres aeronáuticos y demás establecimientos aeronáuticos o aeroportuarios autorizados para operar en el respectivo aeropuerto.

4.9. Registro de arrendatarios de inmuebles o locales comerciales de los aeropuertos administrados por la Aerocivil.

Con el mismo propósito señalado en el numeral anterior, el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario mantendrá un registro de la totalidad de los arrendatarios de inmuebles y locales comerciales, así como de los poseedores y tenedores de bienes inmuebles a cualquier título.

Para la expedición de permisos permanentes de personas y vehículos a aquellas personas naturales o jurídicas cuyos contratos de arrendamiento estén en proceso de litigio, el arrendatario deberá anexar a la solicitud copia del recibo de pago del último mes anterior a la solicitud o en su defecto, del documento en donde conste el acuerdo de pago correspondiente, salvo mandamiento judicial en que se determine que puede expedírsele las autorizaciones correspondientes mientras se resuelve el respectivo litigio.

4.10. Registro de las asociaciones.

El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, elaborará un registro de las asociaciones legalmente constituidas y autorizadas para realizar sus actividades en el aeropuerto, relacionadas con vendedores de lotería, lustrabotas, equipajeros y actividades similares.

Para el trámite de autorización, el representante legal de la respectiva asociación, adjuntará a su solicitud los documentos que demuestren la existencia y representación legal de la misma, un resumen sucinto de la actividad que pretende desarrollar indicando la conveniencia de la misma así como también, un listado con los nombres, documento de identificación y dirección y teléfono de residencia de la totalidad de sus miembros y estará obligado a mantenerlos actualizados mientras se encuentre vigente la autorización.

La autorización que al efecto se imparta, estará a cargo del gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, quien tendrá como criterio básico de decisión, la necesidad y conveniencia de los usuarios respecto de la actividad que se pretende desarrollar. En todo caso, estas autorizaciones tendrán carácter temporal y podrán ser revocadas en cualquier momento cuando a juicio del explotador de aeropuerto se afecte el servicio o la seguridad aeroportuaria.

4.11. Autorización para ingreso de vehículos a los aparcaderos de la UAEAC.

Para el ingreso de los vehículos de los funcionarios de la UAEAC a los aparcaderos controlados por la entidad, se utilizará el carné institucional que expide la UAEAC como documento de identificación oficial de sus funcionarios. En los aparcaderos controlados por los concesionarios o por entes territoriales, los funcionarios de la UAEAC ingresarán sus vehículos con la autorización que expida el encargado de la seguridad aeroportuaria.

4.12. Carné aeronáutico nacional.

Constituye el único documento no aeroportuario que posibilita el ingreso a las áreas restringidas de los aeropuertos y se expide, por autorización expresa del jefe de la oficina de control y seguridad aérea, a sus inspectores a fin de garantizar la seguridad aérea en situaciones que demandan una acción inmediata.

Este documento es de orden nacional y permite a los inspectores de seguridad aérea el ingreso a las áreas restringidas de cualquier aeropuerto público, sea administrado o no por la UAEAC, para realizar las verificaciones que sean necesarias, así como desarrollar inspecciones técnicas y operativas en las aeronaves, tripulantes, cosas transportadas y en general en los lugares y establecimientos donde se ejecuten actividades aeronáuticas.

En todos los aeropuertos se permitirá el acceso inmediato a las zonas restringidas a quien exhiba el correspondiente carné, sin perjuicio de la requisa y demás controles a que deba someterse.

Las condiciones jurídicas de este documento están reguladas mediante resolución especial de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil.

CAPÍTULO V

Requisade personas y sus objetos

5.1. Requisa de las personas y sus objetos.

Sin perjuicio de las operaciones de control que realizan otras autoridades en los aeropuertos, todas las personas que ingresen a las áreas restringidas de los mismos, sean empleados, tripulantes, funcionarios o pasajeros, así como los objetos que porten, serán requisados manualmente o mediante la utilización de los equipos de seguridad correspondientes, por el personal asignado a las funciones de seguridad aeroportuaria a fin de detectar la presencia de armas y artefactos explosivos que puedan ser utilizados para la comisión de actos de interferencia ilícita o los objetos y artículos que puedan constituir riesgo para la seguridad del vuelo.

El procedimiento de requisa también podrá realizarse al ingreso de las áreas públicas del aeropuerto cuando se presenten especiales circunstancias de orden público o amenazas que pongan en peligro la seguridad del aeropuerto y el comité de seguridad conceptué favorablemente sobre la imposición de esta medida.

El procedimiento de requisa se hará en privado cuando las personas lleven objetos de valor, cuando así lo soliciten las mismas o se requiera realizar una inspección minuciosa. Si no se dispone de habitaciones especiales para este efecto, se podrán utilizar cortinas o biombos adecuados.

5.2. Requisa del cuerpo diplomático.

En el proceso de inspección al personal del cuerpo diplomático y de su equipaje, se respetará siempre lo establecido en los convenios internacionales, en especial, la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas del 18 de abril de 1961, aprobada por la República de Colombia mediante la Ley 6ª de 1972 y se tendrá especial diligencia en la realización del siguiente procedimiento:

5.2.1. Al personal diplomático definido como tal por la Convención de Viena (embajadores, jefes de misión o cónsules), se le informará que el Estado colombiano acoge las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional “OACI” respecto de realizar procesos de inspección de personas y equipajes de manera uniforme y universal, es decir sin excepciones pero también respeta los privilegios de inviolabilidad e inmunidad reconocidos internacionalmente al personal diplomático y a los jefes de Estado.

5.2.2. El personal diplomático se identifica en Colombia a través de los documentos que expide el Ministerio de Relaciones Exteriores así: pase diplomático expedido al embajador y su cónyuge y el pase consular expedido al cónsul y su cónyuge. Los diplomáticos no residentes en Colombia se identifican con un pasaporte diplomático de vigencia internacional. El Ministerio de Relaciones Exteriores también expide un carné de identidad para funcionarios de la misión que no tienen el carácter de diplomáticos, por lo que dicho personal deberá ser sometido al procedimiento de requisa ordinario.

5.2.3. El personal con carácter de diplomático y sus familiares en primer grado de consanguinidad, afinidad o de parentesco civil (hijos y cónyuge) no será sometidos a requisa manual y en su lugar se utilizarán los sistemas de detección de metales instalados en los terminales aéreos. Si al pasar el diplomático o el miembro de su familia por el sistema electrónico de detección de metales, este emite alguna alarma sobre la presencia de elementos metálicos en su cuerpo, se le indicará al diplomático que existe restricción de porte de armas al interior de las aeronaves y si en efecto, este manifiesta portar un arma, se le invitará para que permita que los responsables de seguridad del explotador de la aeronave, la embalen en forma adecuada y segura. Si insiste en llevar el arma consigo, se informará al comandante de la aeronave en que pretende viajar para que este decida si lo transporta o no en virtud de lo establecido en el Convenio de Tokio de 1963, adoptado mediante la Ley 14 de 1972.

5.2.4. El equipaje de mano del diplomático y el de sus familiares en primer grado de consanguinidad o de parentesco civil (hijos o cónyuge) tampoco será registrado manualmente pero deben ser inspeccionados mediante máquinas de rayos X. En el evento en que se detecte la imagen de un arma en el equipaje del diplomático se le indicará que no puede llevarla y se le invitará a que permita que la misma sea embalada conforme los procedimientos del explotador de la aeronave civil. Si el diplomático insiste en llevar el arma en el equipaje de mano, el supervisor o el jefe de turno de seguridad informará al comandante de la aeronave para que decida si realiza el transporte o no. De igual manera se procederá si se detecta la presencia de sustancias o artículos peligrosos.

5.2.5. La valija diplomática debidamente sellada e identificada conforme a las características y leyendas indicadas por el jefe de misión, no será objeto de registro ni manual ni por medios electrónicos por parte de la seguridad aeroportuaria. Los bultos, maletas o paquetes que no estén debidamente marcados e identificados como valija diplomática no serán tenidos como tales y por consiguiente, deben ser sometidos a los controles ordinarios.

5.2.6. El procedimiento que se establece en ningún momento podrá ser obstáculo para que las demás autoridades de control puedan realizar procedimientos de inspección cuando se detecte la presencia de sustancias ilegales, artefactos o sustancias explosivas o mercancías peligrosas o cuando medie orden de autoridad judicial competente.

5.3. Requisa de pasajeros discapacitados e infantes.

Los pasajeros discapacitados y los infantes que sean transportados en coches o en los brazos de sus padres serán requisados manualmente por el personal asignado a las funciones de seguridad aeroportuaria o de la Policía Nacional asignado al punto de inspección en el aeropuerto. De igual forma se procederá cuando el pasajero indique que posee marcapasos o bombas de insulina y así lo demuestre por cualquier medio. Para facilitar estos procedimientos los sitios de control dispondrán de un paso aledaño a los equipos que solo será usado para el ingreso de estas personas, sus coches o sillas de rueda, las cuales también serán revisadas minuciosamente en forma manual.

5.4. Requisa de personas y equipajes en privado.

Cuando las circunstancias lo exijan o el pasajero así lo requiera, se realizará la requisa o la inspección del equipaje en un lugar privado, procedimiento que realizará en forma exclusiva el personal de la Policía Nacional asignado al sitio de inspección o al aeropuerto. Para garantizar este procedimiento en los aeropuertos se habilitarán sitios aledaños al puesto de control y se dotarán adecuadamente. En el evento en que no se disponga de tales sitios, se podrán utilizar cortinas o biombos adecuados.

5.5. Requisa al personal de las autoridades de control, policivas, militares o judiciales en ejercicio de sus funciones.

El personal de las autoridades de control, de la Policía Nacional, de las Fuerzas Militares o judiciales deberá someterse a los procedimientos generales de inspección, salvo en aquellos casos en los cuales se adelante un operativo especial o diligencia judicial; evento en el cual, dicho personal podrá ingresar con sus armas a los muelles o salas de embarque pero se dejará un registro en el libro de minuta de su identidad, cargo y tipo y número de arma que ingresa. En aras a no obstaculizar los procedimientos que adelanten dichos funcionarios, el registro en la minuta podrá efectuarse con fundamento en la información que suministre el coordinador o comandante de la operación. Esta facilidad en ningún momento podrá ser utilizada por dichos funcionarios para abordar aeronaves civiles portando armas.

5.6. Oposición a la requisa o a la inspección del equipaje de mano.

Salvo lo contemplado para el personal diplomático, autoridades de control, Fuerzas Militares o funcionarios judiciales cuando actúen en procedimientos especiales, las personas que se propongan ingresar a las áreas restringidas de los aeropuertos sean empleados, tripulantes, funcionarios o pasajeros, que se nieguen a la requisa o a la inspección de sus objetos o equipaje de mano, no podrán hacerlo ni embarcarse en las aeronaves; si ya lo han hecho sin el cumplimiento de las medidas de seguridad aeroportuaria, serán desembarcados hasta que se realice la requisa o inspección correspondiente.

5.7. Detección de armas, artículos explosivos, mercancías peligrosas o sustancias ilegales.

En los eventos en que se detecten armas en las personas requisadas o en el equipaje de mano inspeccionado se dará aviso inmediato, preferentemente por medio silencioso, a los miembros de la fuerza pública destacados en el puesto de control o en el aeropuerto. Una vez concluida la correspondiente comprobación y establecido que los permisos y/o autorizaciones para el porte del arma son legítimos, se notificará al personal de seguridad del explotador de aeronave para embalar adecuadamente el arma a fin el pasajero continúe su viaje. En caso contrario, el pasajero, empleado o funcionario será conducido por la Policía Nacional a sus dependencias para los procedimientos correspondientes.

Si se detecta algún artículo explosivo o alguno de los componentes requeridos para armar un artefacto explosivo o cuando se sospeche de la presencia de material radioactivo, se dará aviso, preferentemente por medio silencioso, a la Policía Nacional evitando que la persona tenga acceso al material detectado. La persona y el material detectado serán trasladados a las dependencias de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto para los procedimientos correspondientes.

Si el objeto detectado es una mercancía peligrosa, distinta a un arma o artefacto explosivo, se dará aviso al representante de seguridad del explotador de aeronave para que se proceda conforme se establece en la parte décima de los reglamentos aeronáuticos de Colombia —transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea y demás normas internacionales aplicables a la materia— anexo 18 al Convenio sobre aviación civil internacional y el documentos sobre instrucciones técnicas para el transporte sin riegos de mercancías peligrosas.

Si se sospecha de la presencia de una sustancia ilegal en la persona requisada o en el equipaje inspeccionado, se dará aviso de inmediato, preferentemente por modo silencioso, a la Policía Nacional destacada en el aeropuerto para que se haga cargo de las averiguaciones y constataciones pertinentes.

5.8. Control de pasajeros requisados y equipajes de mano inspeccionados.

La autoridad de seguridad aeroportuaria, el concesionario o el explotador del aeropuerto, las compañías y empresas de seguridad privada y las empresas aéreas tomarán las medidas necesarias para controlar la circulación de personas y pasajeros en las salas de embarque, con el fin de evitar la mezcla de pasajeros que lleguen con los que salen y los que están en tránsito o transferencia.

Cuando un pasajero en tránsito o transferencia haya tenido acceso a las áreas de equipaje facturado o de reunión del equipaje o haya salido de las salas de embarque o de las áreas restringidas, deberá ser sometido nuevamente a inspección antes de su embarque a la aeronave.

En el caso en que un pasajero de salida haya tenido acceso a una aeronave después de que se hayan mezclado accidentalmente los pasajeros, se deberá repetir la requisa e inspección y se adelantará un registro completo de la aeronave en cuestión, por parte de los empleados de seguridad de la compañía aérea, a fin de descartar la presencia de armas, explosivos o mercancías peligrosas.

En lo posible, el explotador del aeropuerto dispondrá de instalaciones físicas, en aquellos aeropuertos en que el volumen y la naturaleza del tráfico lo exijan, en la que la tripulación y los pasajeros en tránsito directo en la misma aeronave o que se transfiriesen a otra, puedan permanecer sin tener que someterse a las formalidades de inspección si esta ya se hubiere efectuado.

5.9. Inspección de pasajeros, tripulaciones, empleados y equipaje de mano en salas de embarque de vuelos internacionales.

Corresponde al explotador de aeronave efectuar la requisa de los pasajeros, tripulaciones, empleados y equipaje de mano, en el sitio de ingreso a las salas de embarque para abordaje de aeronave, en los vuelos internacionales.

El explotador de aeronave será responsable de la instalación y garantía de funcionamiento de los sistemas de control que utilice como medida de seguridad para el acceso a las salas de embarque y a la aeronave, en los vuelos internacionales.

Si con ocasión del control ejercido por el explotador de aeronave, se encuentra materiales, sustancias u objetos cuyo transporte se encuentre prohibido o restringido, o si se presenta cualquier situación o circunstancia anómala en el ingreso a la sala de embarque o en el abordaje de la aeronave, este deberá solicitar la colaboración de las autoridades del aeropuerto o de la Policía Nacional para los fines de su competencia.

5.10. Restricción especial de equipaje de mano.

Para garantizar el equilibrio entre los principios de seguridad y facilitación, en los aeropuertos que no cuenten con sistemas electrónicos para la inspección del equipaje de mano se restringe el equipaje de mano que podrán llevar los pasajeros así: maletín tipo ejecutivo en el caso de los hombres y bolso de mano pequeño en el caso de las mujeres. En los eventos, en que se transporte un menor en brazos se autoriza como equipaje de mano la pañalera o maletín en donde estén contenidos los elementos requeridos para su alimentación o aseo.

En el evento que los equipos o dispositivos de detección con los que cuenta un aeropuerto salgan del servicio, el gerente o administrador aeroportuario o concesionario está facultado para ordenar la restricción del equipaje de mano en forma temporal mientras se ponen nuevamente en servicio los equipos. Para tal efecto, el gerente o administrador aeroportuario citará a reunión extraordinaria del comité de seguridad e informará de esta medida y su duración, a las autoridades de control y los representantes de las aerolíneas. De esta decisión se dejará constancia en el acta del comité.

La restricción del equipaje de mano deberá ser notificada a los pasajeros tanto por el gerente o administrador aeroportuario como por las aerolíneas que operen en el respectivo aeropuerto mediante avisos fijados en lugares públicos al ingreso del aeropuerto, en los mostradores de chequeo y en el ingreso a las zonas de embarque y desembarque.

5.11. Modelos aeroportuarios para control de pasajeros y requerimientos mínimos de infraestructura.

Para realizar el control de pasajeros y de equipajes de mano, los aeropuertos pueden acoger y así lo indicarán claramente en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto, el modelo de salón principal, el de sala de embarque o el de puente de abordaje o una combinación de los mismos, dependiendo de las características de la infraestructura aeroportuaria y los factores de amenaza.

a) El modelo de salón principal se caracteriza por la ubicación del puesto de control de seguridad aeroportuaria al ingreso del muelle de embarque o de la zona de tránsito entre el ingreso y las salas de embarque. El flujo de pasajeros y demás usuarios se hace en una sola vía, es decir sin contra flujos y no existe mezcla entre los pasajeros o usuarios que ingresan al sitio y los que salen del mismo. En este modelo se considera estéril la zona entre el sitio de control y el puente de abordaje, por lo que al inicio de cada turno se debe hacer una revisión minuciosa de toda el área para comprobar que está libre de armas y artefactos explosivos que puedan ser utilizados para la comisión de actos de interferencia ilícita y, además, no pueden existir ingresos por sitios distintos al puesto de control. La esterilidad del área impone que no existan locales comerciales al interior de dicha área.

b) El modelo de sala de embarque implica la existencia de salas destinadas a los pasajeros previas al embarque y completamente separadas de las áreas públicas. El control de seguridad aeroportuaria se ubica al ingreso de la sala. El flujo de pasajeros y demás usuarios se hace en una sola vía, es decir sin contra flujos y no existe mezcla entre los pasajeros o usuarios que ingresan al sitio y los que salen del mismo. En este modelo se considera estéril el interior de la sala de embarque, por lo que al inicio de cada turno se debe hacer una revisión minuciosa de toda la sala para comprobar que está libre de armas y artefactos explosivos que puedan ser utilizados para la comisión de actos de interferencia ilícita y no pueden existir ingresos por sitios distintos al puesto de control. La esterilidad de la sala impone que no puedan existir locales comerciales al interior de la misma.

c) El modelo de puente de abordaje se estructura con la ubicación del puesto de control de seguridad aeroportuaria a la entrada del puente de abordaje, para garantizar la esterilidad del área se debe hacer una revisión entre el puesto de control y la aeronave antes de proceder al abordaje. Una vez que el pasajero haya sido objeto de inspección no podrá devolverse, salvo que se presente una situación de emergencia que obligue a la evacuación del área.

Los sitios en donde se ubican los puestos de control de seguridad aeroportuaria deben contar con la infraestructura mínima que garantice los espacios necesarios para la requisa de personas y equipajes de mano, iluminación adecuada, señalización informativa dirigida a los pasajeros sobre los procedimientos que se efectúan, comunicaciones vía telefónica y/o mediante alarmas silenciosas y cámaras del circuito cerrado de televisión, si lo hubiere. También debe existir un espacio cerrado aledaño en donde sea posible llevar a cabo las inspecciones privadas solicitadas por los pasajeros o determinadas por las circunstancias. Si no dispone de habitaciones especiales para este efecto, se podrán utilizar cortinas o biombos adecuados.

Si se dispone de equipos para la realización de los controles, el sitio deberá estar dotado de las fuentes de energía reguladas que los mismos demandan, se deben respetar los espacios mínimos exigidos por los fabricantes para una correcta operación de los sistemas y adicionar a los avisos informativos las restricciones y características de los equipos operados.

CAPÍTULO VI

Inspección de vehículos

6.1. Control de seguridad aeroportuaria para vehículos.

Sin perjuicio de los controles que realiza la Policía Nacional y demás organismos de la fuerza pública, todo vehículo o equipo que se desplace sobre ruedas o por otros medios, que pretenda ingresar a las áreas restringidas, bien sea de particulares, de autoridades de control o del explotador de aeropuerto, además de contar con la correspondiente autorización o permiso, debe ser objeto de inspección de seguridad aeroportuaria, sin excepción. La inspección vehicular tiene como objetivo descartar la posibilidad de que a través de los mismos, se ingresen armas o artefactos explosivos que puedan ser utilizados para la comisión de actos de interferencia ilícita.

6.2. Inspección a vehículos, manual o mediante el uso de equipos o biosensores.

La inspección a vehículos se hará en forma manual verificando minuciosamente el interior de la cabina de pasajeros, los compartimientos destinados a la carga o a los equipajes y el del motor. También y con la ayuda de un espejo linterna, se verificará la parte baja del automotor incluyendo los compartimientos en donde están alojadas las llantas. Dicha revisión también podrá realizarse utilizando equipos electrónicos para detección de explosivos o con la ayuda de caninos o cualquier otro biosensor entrenado para tal fin.

6.3. Requisa del conductor y demás acompañantes.

El conductor y los acompañantes de un vehículo que pretenda ingresar a las áreas restringidas, deben portar el permiso o autorización correspondiente, el cual será verificado por el guarda de control y deben ser requisados manualmente o mediante el uso de detectores de metales manuales por el personal asignado a las labores de seguridad aeroportuaria o por el personal de la Policía Nacional destacado en el sitio de control. Esta requisa se realizará sin perjuicio de las que deba adelantar por razón propia de sus funciones la Policía Nacional o cualquier otro organismo integrante de la fuerza pública.

6.4. Medidas de seguridad para los vehículos de transporte de valores.

Los vehículos destinados al transporte de valores deberán contar con los permisos de ingreso correspondientes y serán verificados desde el exterior del mismo. Estos vehículos siempre deben ser escoltados desde el ingreso a las áreas restringidas, durante su permanencia en las mismas y hasta la salida nuevamente de las áreas restringidas por personal de seguridad aeroportuaria o de operaciones aeroportuarias.

Para facilitar el control sobre estos vehículos, la empresa propietaria del mismo en la solicitud de ingreso consignará todos los datos necesarios para la identificación plena tanto del automotor como de sus ocupantes, los cuales serán verificados telefónicamente con la empresa transportadora de valores, antes de la expedición de las autorizaciones correspondientes.

6.5. Registro del ingreso de vehículos.

Como constancia del ingreso y/o salida de los vehículos a las áreas restringidas, se debe llevar un registro, bien sea manual o electrónico, en el cual estén contenidos los datos básicos de identificación del vehículo como del conductor y sus acompañantes, así como la fecha y hora en que se realiza tal hecho.

6.6. Control de seguridad aeroportuaria sobre los vehículos destinados a los servicios de salvamento y extinción de incendios, operaciones, seguridad y sanidad aeroportuaria y demás vehículos destinados a operaciones en rampa.

El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario tomarán las acciones necesarias para evitar que los vehículos destinados a las operaciones de salvamento y extinción de incendios, operaciones, seguridad y sanidad aeroportuaria y los demás vehículos destinados en forma exclusiva a las operaciones de rampa, tanto por el aeropuerto como por los explotadores de aeronaves o empresas de servicios aeroportuarios especializados, salgan de las áreas restringidas, salvo en casos excepcionales.

En el evento en que dichos vehículos pretendan salir de las áreas restringidas, deben contar con autorización previa y escrita del gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario o del médico coordinador de sanidad aeroportuaria, cuando se trate de ambulancias al servicio exclusivo del aeropuerto. Se exceptúan de lo anterior las salidas de vehículos en los casos de atención a una emergencia aeronáutica fuera del aeropuerto.

Una vez reingresen dichos vehículos, se realizará la inspección de seguridad aeroportuaria ordinaria tanto al automotor como al conductor y/o acompañantes, se dejará el registro de tal hecho y se solicitará a la Policía Nacional una revisión minuciosa para los efectos de su competencia.

6.7. Excepción a la inspección de vehículos en emergencias.

Cuando se presente una emergencia en el aeropuerto y se requiera del ingreso de vehículos de apoyo, tales como máquinas de extinción de incendios, ambulancias o vehículos de transporte de personal de la Policía o los organismos de socorro o las Fuerzas Militares, no se efectuarán los procedimientos ordinarios de revisión. Sin embargo, en el puesto de acceso vehicular que se establezca con dicho fin se ubicará personal de seguridad de refuerzo para impedir el acceso de vehículos distintos a los requeridos en el manejo de la emergencia.

6.8. Accesos vehiculares compartidos con la fuerza pública y otras entidades oficiales.

En los accesos vehiculares compartidos con la Policía Nacional, las Fuerzas Militares, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales y el Departamento Administrativo de Seguridad, dichas instituciones dispondrán del personal suficiente a fin de realizar las revisiones vehiculares de seguridad aeroportuaria a los automotores oficiales de su uso exclusivo y los demás procedimientos de control propios de cada institución. De no ser posible contar con la presencia de funcionarios de las respectivas instituciones, no podrán ser compartidos los ingresos y todos los vehículos y personas deberán ser sometidos a los procedimientos de control de seguridad aeroportuaria por parte de los guardas de seguridad del aeropuerto. De todas maneras, las autorizaciones de ingreso vehicular y de personas solo pueden ser otorgadas por el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario.

6.9. Requisitos mínimos de infraestructura en los accesos vehiculares.

Los accesos vehiculares deben ser adecuados para el ingreso de vehículos, en lo posible de dos vías, contar con una caseta amplia e iluminada para la permanencia de los guardas, poseer una puerta que impida el acceso no autorizado y disponer de reductores de velocidad. Estos sitios deberán contar con iluminación adecuada e instalaciones sanitarias y, en lo posible, deben contar con una cubierta protectora para facilitar el control en todo momento, aun en los eventos de lluvia. En los accesos vehiculares de gran flujo, se deberá dotar una talanquera adicional a las puertas. Todos los accesos vehiculares deberán contar con sistemas de comunicación, alarmas de asalto y avisos de señalización que indiquen los procedimientos de control.

Por regla general, los accesos vehiculares no podrán ser utilizados para el ingreso de personal que no se moviliza en los automotores. Sin embargo, si se hace necesario el ingreso de dichas personas se deberá dotar el acceso con dispositivos para el control de ingreso de personas tales como molinetes y efectuar minuciosamente los procedimientos de control de permisos, la requisa de las personas y la inspección de los objetos que pretendan ingresar.

CAPÍTULO VII

Control de armas, sustancias explosivas y materias o mercancías peligrosas

7.1. Prohibición del transporte de armas de guerra o de uso exclusivo de la fuerza pública y de sustancias explosivas, o pirotécnicas, de cualquier tipo en aeronaves de pasajeros.

El transporte de armas de guerra o de uso exclusivo de la fuerza pública, y sustancias pirotécnicas o explosivos de cualquier tipo en aeronaves civiles destinadas al transporte de pasajeros, queda expresamente prohibido.

También está prohibido el transporte de armas de guerra o de uso exclusivo de la fuerza pública, sustancias pirotécnicas o explosivos de cualquier tipo, en las aeronaves destinadas al transporte de carga, cuando transporten pasajeros en virtud de lo establecido en el numeral 3.6.3.3.1.8.1 de la parte tercera de los RAC.

Esta prohibición no es aplicable a las pistolas o dispositivos de señales pirotécnicas de socorro que normalmente deban llevar las aeronaves como parte de su equipo de emergencia.

En los eventos en que se pretenda transportar municiones o repuestos para las armas de guerra en las bodegas de carga de las aeronaves de pasajeros o en las aeronaves de carga, el explotador de la aeronave deberá garantizar que se han tomado todas las medidas establecidas para el transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea.

7.2. Transporte de armas de dotación de los miembros de la fuerza pública, u otras entidades oficiales.

Los funcionarios de la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la Fiscalía General de la Nación, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, la Procuraduría General de la Nación o el Instituto Nacional Penitenciario en ejercicio de sus funciones, podrán transportar su arma de dotación en las bodegas de las aeronaves destinadas al transporte civil de pasajeros, siempre que vayan descargadas cumpliendo con todos los trámites contemplados para el personal civil, siempre y cuando se trate de revólveres o pistolas de calibre 9.652 mm o menor.

En ningún caso, las armas de dotación personal ni las municiones podrán ser transportadas consigo o al interior de la cabina de pasajeros.

Las armas de calibre mayor a 9.652 mm, y los fusiles, carabinas y escopetas de guerra no podrán ser transportados, sin excepción, en las aeronaves destinadas al transporte civil de pasajeros o en las aeronaves civiles de carga, cuando transporten pasajeros en virtud de lo contemplado en el numeral 3.6.3.3.1.8.1 de la parte tercera de los reglamentos aeronáuticos de Colombia.

7.3. Transporte de armas de uso restringido en las aeronaves civiles destinadas al transporte de pasajeros.

Los particulares autorizados por la autoridad militar correspondiente para el porte de armas de uso restringido, destinadas a la defensa personal especial, podrán transportar una sola arma de esta clase en las bodegas de las aeronaves destinadas al transporte de pasajeros cumpliendo con todos los trámites contemplados para el personal civil, siempre y cuando se trate de revólveres o pistolas de calibre 9.652 mm o menor, y vayan descargadas.

En ningún caso, las armas de uso restringido antes enunciadas ni las municiones podrán ser transportadas consigo o al interior de la cabina de pasajeros.

Las armas de calibre mayor a 9.652 mm, sean automáticas o no y las subametralladoras no podrán ser transportadas, sin excepción, en las aeronaves civiles destinadas al transporte de pasajeros o en las aeronaves civiles de carga, cuando transporten pasajeros en virtud de lo contemplado en el numeral 3.6.3.3.1.8.1 de la parte tercera de los reglamentos aeronáuticos de Colombia.

7.4. Prohibición de transporte de armas de uso civil en las cabinas de pasajeros de aviones civiles.

Ninguna clase de arma de fuego bien sea para defensa personal, deportiva o de colección ni las municiones para las mismas podrán ser transportadas en el interior de la cabina de pasajeros de las aeronaves civiles.

Si se detecta que algún pasajero intenta transportar un arma de fuego de uso civil en la cabina de pasajeros o cualquier tipo de munición, el explotador de la aeronave deberá negarse a transportar al pasajero.

En el evento en que durante el vuelo se detecte que algún pasajero ha violado la prohibición de transportar armas o municiones en la cabina de pasajeros, el comandante de la aeronave procederá a la incautación de las mismas conforme a lo establecido en el literal f) del artículo 83 del Decreto 2535 de 1993. Una vez la aeronave llegue al punto de destino, el comandante de la aeronave pondrá a disposición de las autoridades de policía al infractor junto con el arma incautada; además, deberá presentar un informe sucinto de los hechos ocurridos.

De no ser posible la incautación procederá a aterrizar en primer aeropuerto que le resulte conveniente y pondrá al infractor a disposición de las autoridades competentes.

7.5. Transporte de armas de fuego de uso civil en las bodegas de las aeronaves de pasajeros.

Un pasajero podrá transportar un máximo de dos (2) armas de fuego de uso civil bien sea para defensa personal, deporte o colección cuando realice un viaje por vía aérea, siempre y cuando se cumplan los procedimientos establecidos para el transporte sin riesgo por vía aérea de mercancías peligrosas.

Sin embargo, en ningún evento podrá llevar consigo o en su equipaje de mano las armas o municiones y si lo hace en su equipaje facturado, deberá informar al transportista en el mostrador de chequeo para que este realice las verificaciones relacionadas con la propiedad y legalidad del arma y el correspondiente salvoconducto o autorización de porte o transporte expedido por la autoridad militar. Si el pasajero no informa sobre el transporte de las armas o municiones y en la revisión de su equipaje son detectadas, el explotador de la aeronave deberá negarse a transportar al pasajero.

Si el arma no va a ser transportada con el equipaje facturado del pasajero, el personal del explotador de la aeronave, en coordinación con la Policía Nacional, realizará el procedimiento para transportarla adecuadamente embalada y debidamente descargada en una caja de seguridad, hasta el compartimiento destinado a la carga.

Cuando el vuelo llegue a su destino, el personal del explotador de la aeronave realizará el procedimiento, en coordinación con la Policía Nacional, para hacer entrega del arma al pasajero en una zona ubicada en el área pública del terminal. En ningún caso el personal del explotador de la aeronave ni el de la Policía Nacional podrán hacer entrega de las armas a los pasajeros en las áreas restringidas de los aeropuertos.

Para las aeronaves pequeñas, de hasta 5.700 kilos de peso, bruto máximo de operación, la empresa explotadora llevará en la bodega de cada aeronave un receptáculo apropiado para depositar allí las armas recibidas, teniendo siempre el cuidado de que no queden al alcance de tripulantes ni pasajeros.

Los tripulantes, los pilotos, el personal de seguridad y demás personal de operaciones al servicio del explotador de la aeronave civil, están obligados a impedir el acceso a bordo de sus aeronaves de pasajeros que lleven armas consigo.

En los eventos especiales de torneos deportivos o del transporte de un número de armas de colección mayor al número arriba indicado, los particulares podrán hacer acuerdos especiales con los explotadores de aeronaves para transportarlas en las bodegas de carga de las aeronaves civiles de pasajeros siempre y cuando en ningún momento se ponga en peligro la seguridad de la aeronave. Esta excepción no podrá ser ampliada a las demás armas de uso civil.

7.6. Transporte de armas blancas, armas de juguete o simuladas y otros objetos potencialmente peligrosos en aeronaves destinadas al transporte civil de pasajeros.

Los pasajeros no podrán llevar consigo ni podrán transportar en la cabina, armas blancas ni objetos corto punzantes tales como hachas, bastones con punta metálica, tijeras, arpones, armas deportivas o herramientas que puedan ser utilizadas como armas corto punzantes o contundentes.

Tampoco podrán transportar armas de juguete o simuladas de ningún tipo, ni podrán llevar consigo en la cabina, objetos potencialmente peligrosos tales como arco, flecha, bate, bolillo, cachiporra, caja con punta o lados cortantes, cápsula explosiva, más de una caja de fósforos o más de un encendedor para cigarrillos, caña para pesca, corta uñas con navaja o lámina punzante o cortante, palo de ski, picahielo, cuchilla o navaja de afeitar, destornillador, elementos metálicos con punta, elementos para artes marciales, extintores, gases lacrimógenos o de cualquier tipo, lanzallamas, látigo, llave mecánica alicate, manopla, martillo, mazo, motosierra, palo de golf o jockey, punzó para ganado, químicos o gases neutralizantes, sacacorchos, spray pimienta, taco de billar, taladros, tubos, ni perfumes contenidos en envases con forma de granada, lazos o cualquier tipo de herramienta o equipo que potencialmente pueda ser utilizado como arma.

El transporte de estos elementos se hará exclusivamente en la bodega de carga de las aeronaves, debidamente embaladas para evitar cualquier lesión de las personas encargadas del manejo del equipaje y garantizar la seguridad del vuelo.

En el evento en que dichos elementos sean detectados en el puesto de control, el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario garantizará un procedimiento de coordinación adecuado para que los mismos sean embalados por el explotador de la aeronave en el compartimiento destinado a la carga.

Los gerentes o administradores aeroportuarios o el gerente del concesionario, diseñarán un procedimiento especial para aquellos casos en los cuales el pasajero opte por abandonar el elemento en el sitio de control, el cual incluirá un formato para que el pasajero indique su voluntad al igual que un procedimiento para la destrucción de los elementos inservibles o para la donación de aquellos que puedan ser utilizados por entidades sin ánimo de lucro que se dediquen a actividades de ayuda o apoyo a las comunidades o a los menores de edad o los ancianos.

7.7. Transporte de armas de fuego, armas blancas, armas de juguete o simuladas, deportivas, sustancias pirotécnicas, explosivas y artículos peligrosos en aeronaves destinadas al transporte de carga.

Los explotadores de aeronaves civiles destinadas al transporte de carga, podrán realizar transportar armas de fuego, armas blancas, armas de juguete, simuladas o deportivas; sustancias explosivas y mercancías peligrosas siempre y cuando cuenten con autorización de la UAEAC conforme lo estipulan los reglamentos aeronáuticos de Colombia; tomen todas las medidas y previsiones establecidas en el anexo 18 del Convenio sobre aviación civil internacional y el propietario de la carga haya obtenido el permiso de la autoridad militar cuando así corresponda.

En los eventos en que se transporte algún tipo de material o sustancia aquí relacionada en las aeronaves civiles de carga, no podrán transportarse pasajeros.

El explotador de la aeronave y el responsable del envió de sustancias explosivas deberán garantizar que esta carga no esté almacenada ni al interior de sus bodegas o de las demás áreas del aeropuerto sino el tiempo estrictamente necesario para su embarque y despacho.

7.8. Facultades especiales para comandantes de aeronaves civiles relacionadas con la incautación de armas y sustancias prohibidas o restringidas en aeronaves.

En los casos en que se detecte la violación a la prohibición de portar armas de fuego de cualquier tipo, armas blancas, armas de juguete o simuladas o de sustancias explosivas o materias o mercancías peligrosas durante el vuelo, el comandante de la aeronave procederá a su incautación en virtud de las facultades establecidas en el literal f) del artículo 83 del Decreto 2535 de 1993 y, una vez arribe al aeropuerto de destino, pondrá a disposición de la autoridad de policía al infractor junto con el arma o la sustancia explosiva incautada, acompañado de un informe sucinto de los hechos ocurridos.

De no ser posible la incautación procederá a aterrizar en el primer aeropuerto que le resulte conveniente y pondrá al infractor a disposición de las autoridades competentes.

7.9. Porte de armas de fuego en las áreas públicas de los aeropuertos.

Los funcionarios públicos y los particulares podrán portar las armas de fuego debidamente autorizadas en las áreas públicas de los aeropuertos con las restricciones establecidas por la autoridad militar respectiva.

En los eventos de especiales circunstancias de amenaza, el gerente o administrador aeroportuario o del gerente del concesionario, solicitará la restricción del porte de armas de los particulares en las áreas públicas de los aeropuertos a la autoridad militar por el tiempo que lo considere necesario. De esta medida el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario informarán a la mayor brevedad al comité de seguridad del aeropuerto.

El mecanismo de control será acordado entre el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario y las autoridades de policía y militares.

7.10. Porte de armas de fuego, blancas, deportivas o de juguete en las áreas restringidas de los aeropuertos.

Con excepción de las armas de fuego que porten los miembros de la fuerza pública y los funcionarios de la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría General de la Nación, la Dirección de Aduanas e Impuestos Nacionales y el Instituto Nacional Penitenciario en ejercicio de sus funciones o en virtud de operativos especiales, queda prohibido el ingreso de armas de guerra, armas de fuego restringidas, armas de fuego de uso civil deportivas o de colección y armas blancas a las áreas restringidas de los aeropuertos.

Los escoltas oficiales y privados, así como los guardas de las compañías transportadoras de valores podrán, ingresar a las áreas restringidas un arma de uso civil destinada a la defensa personal, cuando acompañen a sus escoltados o custodien valores hasta el sitio de control en el puente de abordaje o el ingreso de la aeronave. Las características y numeración del arma así como el nombre completo y número de documento de identificación de la persona que porta el arma, deberá consignarse en el libro de minuta del puesto de control antes de que el funcionario o particular ingrese con el arma al área restringida. Por ningún motivo, dichos escoltas o guardas podrán ingresar armados a las aeronaves civiles de pasajeros.

Ninguna persona podrá portar armas blancas, deportivas de cualquier índole, de juguete o simuladas en las áreas restringidas de los aeropuertos. Los empleados y contratistas podrán ingresar sus herramientas aun cuando se trate de aquellas que pueden ser utilizadas potencialmente como armas, en los eventos en que deban realizar trabajos en las áreas restringidas de los aeropuertos. Por ningún motivo las personas que porten dichas herramientas podrán ingresar a las aeronaves civiles, salvo los contratistas de los explotadores de aeronaves, respecto de los cuales este deberá implementar las medidas necesarias para controlar el ingreso de las herramientas y su correspondiente salida de las aeronaves.

Los encargados de realizar los controles a las áreas restringidas de los aeropuertos, retendrán las armas de fuego, las armas blancas, las armas deportivas o de juguete y simuladas que pretendan ingresar los funcionarios, contratistas o particulares contraviniendo esta disposición y las pondrán a disposición de la oficina de seguridad aeroportuaria o del comando de policía destacada en el aeropuerto, acompañado de un informe sucinto de los hechos ocurridos.

7.11. Porte, transporte o tenencia de sustancias explosivas en las áreas restringidas de los aeropuertos.

Con excepción de lo dispuesto en el numeral 7.7, está totalmente prohibido el porte, transporte o tenencia de sustancias explosivas en las áreas restringidas de los aeropuertos.

En los eventos en que se detecte a algún funcionario público o particular tratando de violar esta prohibición, se retendrá la persona junto con la sustancia y se pondrán a disposición de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto, acompañado de un informe sucinto de los hechos ocurridos.

7.12. Control de las armas de fuego utilizadas por las compañías de seguridad privadas que operan en los aeropuertos o por los departamentos de seguridad de las empresas explotadoras de aeronaves.

Las compañías de vigilancia privada contratadas para operar en los aeropuertos y los departamentos de seguridad de las compañías explotadoras de aeronaves civiles, al inicio de sus labores, reportarán por escrito al gerente o administrador aeroportuario o al gerente del concesionario y al comandante de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto, las características y números de las armas que se utilizarán en los servicios así como la ubicación y alcance de los mismos. También deberán disponer de una cajilla de seguridad ubicada en las áreas arrendadas o en las de la empresa que las contrató, para guardar el armamento evitando así que las armas entren y/o salgan frecuentemente del aeropuerto.

Cuando las empresas explotadoras de aeronaves civiles permitan que personal de seguridad propio o contratado custodie las aeronaves portando armas, deberá asegurarse del control del arma correspondiente y sellar la aeronave para que dicha persona no tenga acceso en ningún momento a la aeronave.

En los eventos en que los empleados de las compañías de vigilancia contratadas para operar en el aeropuerto, realicen sus servicios en zonas de tránsito entre las áreas públicas y restringidas, deberán dejar consignadas en las minutas de los sitios de control, las características y número del arma así como su nombre y documento de identificación, cada vez que ingresen a las áreas restringidas o pretendan salir de las mismas.

Si alguna compañía de vigilancia incumple con las obligaciones aquí estipuladas o si se detecta a algún miembro de la misma intentando ingresar un arma al servicio distinta de las relacionadas para cada sitio de control, se suspenderá el permiso de ingreso correspondiente hasta tanto se concluya la investigación sobre tales hechos por parte de la autoridad competente.

7.13. Obligación de avisar a los pasajeros y al público en general sobre las restricciones y prohibiciones en el porte y transporte de armas y demás elementos no permitidos en cabinas de aeronaves de pasajeros.

Los explotadores de aeronaves civiles darán aviso a sus pasajeros y al público en general, a través de sus tiquetes de vuelo o mediante desprendibles especialmente diseñados y mediante la colocación de avisos en los puestos de chequeo de pasajeros, de las prohibiciones y restricciones para el porte y transporte de armas de fuego, armas blancas, armas de juguete o simuladas, armas deportivas, sustancias explosivas, explosivos, mercancías peligrosas y demás objetos no permitidos a bordo de las cabinas de pasajeros.

Los explotadores de aeropuerto darán a conocer las restricciones y prohibiciones establecidas en este capítulo mediante la fijación de avisos tanto en las áreas públicas como en las restringidas de los aeropuertos.

Los explotadores de aeronaves civiles extranjeras informarán a sus pasajeros y a su personal sobre las prohibiciones y restricciones establecidas en este capítulo, las cuales deberán cumplir en sus vuelos de ingreso, tránsito o salida del país.

7.14. Medidas especiales para los eventos en que las aeronaves de Estado o de los organismos de seguridad del Estado transporten armas de guerra o explosivos a través de los aeropuertos civiles.

En los eventos en que las aeronaves de Estado o de los organismos de seguridad del Estado transporten armas de guerra o explosivos utilizando los aeropuertos civiles colombianos, el comandante o el oficial encargado del transporte, deberá coordinar con el explotador de aeropuerto y los responsables de las torres de control, los aspectos inherentes al embarque y desembarque de la carga tales como el sitio en donde se ubicará la aeronave, personal o equipos necesarios para la operación y en general, las medidas de seguridad correspondientes a fin de proteger al máximo a los usuarios e infraestructura del aeropuerto.

Cuando para el transporte de este tipo de carga se utilicen aeronaves civiles, la obligación de realizar dichas coordinaciones también recae en el explotador de la aeronave.

7.15. Prohibición de almacenamiento de armas y explosivos.

Salvo lo dispuesto en el numeral 7.7, queda totalmente prohibido el almacenamiento de armas, explosivos de cualquier tipo y material pirotécnico en cualquier área de los aeropuertos públicos del país.

En los aeropuertos públicos, la fuerza pública garantizará que las armas, explosivos de cualquier tipo y material pirotécnico almacenados en sus instalaciones, no representen riesgo para la seguridad de los usuarios, instalaciones aeronáuticas y aeroportuarias ni para las tripulaciones, pasajeros, aeronaves y público en general.

CAPÍTULO VIII

Transporte de pasajeros en condiciones jurídicas especiales, de pasajeros mentalmente trastornados, deportados y desmovilizados

8.1. Requerimientos mínimos para el transporte de pasajeros en condiciones jurídicas especiales.

Los pasajeros en condiciones jurídicas especiales, solo podrán ser transportados en aeronaves civiles contando con la custodia adecuada por parte del organismo de seguridad que lo conduzca o del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, siempre y cuando no constituyan riesgo alguno para la seguridad de la aeronave, sus pasajeros o tripulantes y se cumpla a cabalidad con los procedimientos establecidos en los planes de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y de seguridad del explotador de la aeronave.

Cuando no se cumplan los requerimientos mínimos establecidos, el explotador de la aeronave civil podrá negarse a transportar al custodiado. Esta misma decisión puede ser tomada por el comandante de la aeronave, cuando a su juicio, el transporte de dicha persona represente un riesgo para la seguridad del vuelo o cuando él u otro miembro de la tripulación observen el incumplimiento, por parte de los custodios, de alguno de los procedimientos de seguridad establecidos. En estos casos el comandante informará a la UAEAC, a través de la dirección de seguridad aeroportuaria sobre el incumplimiento que originó la negación del embarque.

Sin excepción alguna, las personas bajo custodia que revistan un alto grado de peligrosidad o que requieran de especiales medidas de seguridad no podrán ser transportadas en las aeronaves civiles destinadas al transporte regular de pasajeros o en donde viajen otros pasajeros ajenos a dicho traslado.

Cuando se trate de pasajeros en condiciones jurídicas especiales menores de edad, los custodios del menor, los funcionarios del explotador de la aeronave y de las autoridades de control, velarán por el cumplimiento de los derechos establecidos para estos mediante la Ley 12 de 1991.

8.2. Aspectos generales del procedimiento para el transporte de pasajeros en condiciones jurídicas especiales.

El organismo de seguridad o el Instituto Nacional Penitenciario informarán por escrito, con antelación a la adquisición de los tiquetes de viaje al explotador de la aeronave sobre la identidad del pasajero en condición jurídica especial a transportar, su grado de peligrosidad, así como también la identidad de los custodios. Esta información también podrá ser suministrada en el momento del chequeo para vuelo, en los mostradores para atención al público establecidos por el explotador de la aeronave civil en el aeropuerto, siempre y cuando se haga por lo menos con una (1) hora de anticipación para vuelos nacionales y tres (3) horas para vuelos internacionales.

Los funcionarios del organismo de seguridad o del Instituto Nacional Penitenciario, deben asegurarse que la persona custodiada no porte armas, cerillas, encendedores u otros artículos o elementos que puedan ser usados como armas y deben contar con los dispositivos de sujeción apropiados que se emplearán en el caso que decidan que esto es necesario.

Los custodios deberán entregar las armas de dotación, así como también cualquier tipo de arma o artículo que pueda ser usado como tal o mercancía peligrosa, en el mostrador de chequeo del explotador de la aeronave para su correspondiente embalaje conforme los procedimientos establecidos para el transporte sin riesgo por vía aérea.

No obstante lo anterior, tanto el pasajero en condiciones jurídicas especiales como los custodios, deberán someterse a todos los controles establecidos para el ingreso a las áreas restringidas de los aeropuertos y, una vez ingresen a los muelles, se ubicarán en el lugar específicamente destinado por el explotador de aeropuerto hasta el momento del embarque.

Si el pasajero reviste peligrosidad o si existen especiales circunstancias de amenaza, los empleados del explotador de la aeronave civil o los custodios, solicitarán la escolta de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto para movilizarse desde el área pública hasta la aeronave. También podrán disponer de escoltas de la misma institución que lo transporta, los cuales deberán obtener los permisos correspondientes para el ingreso a las áreas restringidas y deberán cumplir con lo establecido para el porte de armas en áreas restringidas. En ningún momento estos escoltas podrán ingresar armados a las aeronaves.

Los empleados del explotador de aeronave civil informarán al comandante de la aeronave, sobre el transporte del pasajero en condición jurídica especial, así como también la identidad del mismo y la de sus custodios.

Los custodios determinarán si el pasajero en condiciones jurídicas especiales debe realizar el viaje esposado o no. El comandante de la aeronave podrá solicitar, según su criterio, que el pasajero en condición jurídica especial viaje esposado. En ningún caso se sujetarán las esposas a puntos fijos de la aeronave.

Los empleados del explotador de la aeronave informarán a los custodios sobre las medidas a tener en cuenta en caso de emergencia o evacuación de la aeronave.

El pasajero en condiciones jurídicas especiales y sus custodios, deben embarcar primero que los demás pasajeros y desembarcarán de último, evitando en lo posible evidenciar la condición del custodiado.

En los eventos en que se deba esperar para el embarque del pasajero en condiciones jurídicas especiales, este y sus custodios deberán permanecer en el sitio designado por el explotador de aeropuerto, el cual deberá estar ubicado en un sitio especialmente protegido y no podrán deambular por las áreas del aeropuerto.

8.3. Restricciones y prohibiciones durante el transporte del pasajero en condiciones jurídicas especiales.

El servicio público de transporte aéreo incluye el transporte de pasajeros en condiciones jurídicas especiales pero el mismo no puede constituir un mayor riesgo para la seguridad de los pasajeros, tripulantes ni la aeronave así como tampoco puede conllevar un mayor riesgo para la persona transportada ni los funcionarios públicos que lo custodian.

Para cumplir con dicho objetivo los organismos de seguridad, el Instituto Nacional Penitenciario, la autoridad aeronáutica y los explotadores de aeronaves, mantendrán especial coordinación y vigilancia en los procedimientos mínimos establecidos y en el cumplimiento estricto de las restricciones y prohibiciones.

En un mismo vuelo no podrán ser transportados más de dos pasajeros en condiciones jurídicas especiales debidamente custodiados. Por cada pasajero en condiciones jurídicas especiales, irán al menos dos guardas o custodios en la aeronave.

Los guardias o agentes de seguridad que custodian al pasajero en condiciones jurídicas especiales, están obligados a respetar la autoridad del comandante de la aeronave y acatar sus órdenes, quien, como responsable de la seguridad del vuelo, debe tomar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los pasajeros, tripulantes y la aeronave.

Los funcionarios que custodian al pasajero en condiciones jurídicas especiales no portarán armas de ninguna índole mientras permanezcan en la cabina de la aeronave ni podrán ingresarlas a esta. Tampoco podrán llevar consigo porras, granadas lacrimógenas ni otros artefactos paralizantes que arrojen gases.

El pasajero en condición jurídica especial y sus custodios serán, ubicados en sillas alejadas de las puertas de acceso y de las salidas de emergencia de la aeronave y por lo menos uno de los funcionarios de custodia, deberá estar sentado entre el pasajero custodiado y el pasillo. El personal de seguridad del explotador de la aeronave establecerá los sitios de mejor ubicación en cada tipo de aeronave.

El pasajero deberá estar acompañado y vigilado en todo momento; cuando el pasajero deba utilizar el baño de la aeronave, el agente o guardia revisará el habitáculo antes y después de su uso. Durante su permanencia dentro de este se impedirá que la puerta sea asegurada desde adentro y uno de los guardas permanecerá al lado de la misma.

Bajo ninguna circunstancia se proporcionará servicio de bebidas alcohólicas a los pasajeros en condiciones jurídicas especiales ni a los funcionarios que lo transportan. Los alimentos, revistas y demás elementos propios del servicio a bordo, solo podrán ser entregados al pasajero custodiado previa autorización y supervisión de los funcionarios que lo vigilan, evitando hacerle entrega de cualquier utensilio u objeto que pueda ser utilizado como arma.

El pasajero en condiciones jurídicas especiales, no podrá ser atado o enganchado a partes fijas de la aeronave tales como: asientos, mesas o pasamanos.

8.4. Transporte de personas mentalmente trastornadas.

El transporte de personas mentalmente trastornadas se podrá efectuar siempre y cuando no constituya un riesgo para la seguridad de los pasajeros, tripulantes y la aeronave. Estos pasajeros deberán viajar acompañados de una persona que cuente con las habilidades necesarias para controlarlo y suministrarle los medicamentos que requiera. Para el efecto se deberá contar con la respectiva autorización médica, la cual deberá ser presentada al personal de tripulación de la aeronave antes del inicio del vuelo.

En el evento en que la persona deba realizar el vuelo bajo el efecto de calmantes o algún tipo de medicamento de esta índole, se deberá tener en cuenta que el tiempo de viaje no sobrepase los efectos del medicamento suministrado.

El acompañante del pasajero deberá ser informado por los empleados del explotador de la aeronave sobre las medidas a tener en cuenta en caso de emergencia o evacuación de la aeronave y respecto de la responsabilidad de ayudar al pasajero en dichas circunstancias.

Las restricciones y prohibiciones establecidas para los pasajeros en condiciones jurídicas especiales también se aplicarán en el transporte de personas mentalmente trastornadas.

8.5. Transporte de deportados.

El transporte de personas deportadas podrá realizarse siempre y cuando el deportado no constituya un riesgo para la seguridad de los pasajeros, tripulantes y la aeronave. Si la calidad o condición del deportado conllevan algún tipo de riesgo, se aplicarán las medidas establecidas para el transporte de pasajeros en condiciones jurídicas especiales.

Los deportados de alto riesgo no podrán ser transportados en aeronaves civiles destinadas al transporte regular de pasajeros.

8.6. Transporte de personas desmovilizadas.

Las autoridades responsables del envío de personal desmovilizado de grupos u organizaciones al margen de la ley, en proceso de reinserción, por vía aérea, realizarán las coordinaciones y acciones necesarias con los explotadores de aeronaves para que el transporte de estas personas no se constituya en riesgo para la seguridad del vuelo ni de los demás pasajeros. Igualmente, dichas autoridades garantizarán que el desmovilizado cuente con un documento de identificación o una certificación en donde conste su identidad, previo al embarque.

El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, junto con las autoridades responsables y el personal de seguridad del explotador de la aeronave, asegurarán que sobre estas personas se realicen los procedimientos de inspección y de requisa en forma minuciosa así como también, dispondrán de un sitio aislado de los demás pasajeros para que allí permanezca la persona o personas a transportar en calidad de desmovilizadas hasta su embarque en la aeronave.

El explotador de la aeronave podrá limitar el número de personas desmovilizadas a transportar en un mismo vuelo cuando, a su juicio, el transporte de la totalidad de estas personas constituya una amenaza para la seguridad de la aeronave o los demás pasajeros y así se lo comunicará a la autoridad correspondiente. Sin embargo, hará los arreglos necesarios para transportar a los demás desmovilizados en los vuelos subsiguientes.

CAPÍTULO IX

Medidas de seguridad para el transporte de componentes anatómicos, de pasajeros enfermos mediante la utilización de ambulancias y de cadáveres

9.1. Medidas de seguridad para transporte de componentes anatómicos.

El transporte de componentes anatómicos humanos podrá realizarse en las cabinas de las aeronaves destinadas al transporte de pasajeros, siempre y cuando se cumpla con todos los requisitos que establezca para tal fin el Ministerio de la Protección Social. Los componentes anatómicos distintos a los humanos solo podrán ser transportados en aeronaves destinadas al transporte de carga. En ambos casos siempre se deberá cumplir con las normas relacionadas con el embalaje y la señalización establecida en el anexo 18 de la OACI, el documento sobre instrucciones técnicas para el transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea y de las normas expedidas por la autoridad aeronáutica colombiana en desarrollo de los anteriores documentos.

Aunque el transporte de componentes humanos anatómicos será acordado entre el ente o entidad autorizada por el Ministerio de la Protección Social y los explotadores de aeronaves, la entidad autorizada por el Ministerio de la Protección Social está obligada a realizar las coordinaciones necesarias con las autoridades de control del aeropuerto.

Sin perjuicio de los controles asignados a las autoridades en los aeropuertos, los componentes anatómicos humanos que pretendan ser transportados por vía aérea, serán inspeccionados en el sitio donde se realice su embalaje conforme a los procedimientos establecidos y por el personal del Ministerio de la Protección Social o la entidad autorizada para tal fin; dicho procedimiento de inspección debe ser certificado por la entidad que lo realizó. Una vez embalado el componente anatómico, se debe sellar y precintar el recipiente que lo contiene. En la certificación de inspección sobre estos componentes, la entidad que la ejecutó debe incluir una declaración en la cual expresamente deje constancia respecto a que ni el componente ni su embalaje contienen sustancias ilegales o que pueda constituir riesgo para los pasajeros o la seguridad de la aeronave.

Cuando se trate de componentes anatómicos humanos se hará lo necesario para que estos sean embarcados de último en las aeronaves y a su vez, sean desembarcados de primero en el aeropuerto destino.

Los componentes anatómicos distintos a los humanos serán sometidos a control tanto por parte de las autoridades de seguridad del Estado como del aeropuerto y se hará una verificación manual de los mismos, tomando las previsiones para que los mismos no sufran deterioro o daño.

9.2. El transporte de pasajeros enfermos mediante la utilización de ambulancias.

Las ambulancias que ingresen a las áreas restringidas de los aeropuertos ordinariamente deben ser sometidas a los controles de seguridad aeroportuaria que incluyen la verificación de las autorizaciones de ingreso del vehículo, el conductor o el personal médico o de enfermería, la revisión del automotor y la inspección de los paquetes que allí se lleven. Dichos controles, sin embargo, no se realizarán en los eventos en que tales ambulancias ingresen a los aeropuertos a atender una emergencia, caso en el cual contarán con un vehículo de escolta de seguridad aeroportuaria o de operaciones.

Cuando la ambulancia deba ingresar a recoger o dejar un pasajero enfermo, también se realizarán los controles de seguridad aeroportuaria, los cuales en estos eventos serán prioritarios y expeditos. Ninguna ambulancia que transporte pasajeros enfermos podrá ingresar a las áreas restringidas si no cumple con las normas de seguridad aeroportuaria.

Cuando se trate de un pasajero que va a utilizar los servicios de aviación civil internacional o que venga en un vuelo de tales características, los familiares o interesados del enfermo, o los empleados del explotador de la aeronave realizarán las coordinaciones necesarias con las autoridades migratorias y de control aduanero.

Este servicio especial de transporte en ningún momento podrá ser utilizado para vulnerar los controles de seguridad aeroportuaria o de las demás autoridades que operan en los aeropuertos públicos del país y debe ser siempre coordinado con el personal asignado a las labores de sanidad aeroportuaria.

9.3. Medidas de seguridad para el transporte de cadáveres.

Para el transporte de cadáveres por vía aérea, además de acreditarse previamente el cumplimiento de todas las normas y procedimientos de orden sanitario, el personal de seguridad del aeropuerto debe inspeccionar el cofre y los despojos humanos de manera manual o mediante equipos de detección en coordinación con los funcionarios asignados a las labores de sanidad portuaria, a fin de asegurarse que los mismos se encuentren libres de armas, sustancias explosivas o incendiarios y mercancías peligrosas que puedan ser usados para cometer actos de interferencia ilícita. Igualmente, el personal de seguridad del explotador de la aeronave al embarcar el cuerpo, deberá verificar el cumplimiento de todas las medidas sanitarias y de seguridad aeroportuaria. Las anteriores inspecciones se llevarán a cabo sin perjuicio de las acciones o medidas propias de la Policía Nacional o de las demás autoridades de control.

CAPÍTULO X

Control del equipaje facturado

10.1. Responsabilidad en el control del equipaje facturado.

El control del equipaje facturado, así como la seguridad de la aeronave son responsabilidades exclusivas de los explotadores de las aeronaves, razón por la cual el explotador debe establecer procedimientos efectivos y eficaces de inspección para impedir que se introduzcan a bordo de las mismas armas, sustancias explosivas o incendiarias y mercancías peligrosas que puedan ser usadas para cometer actos de interferencia ilícita.

10.2. Control del equipaje facturado para vuelos internacionales.

Los explotadores de aeronaves extranjeras o los explotadores de aeronaves colombianas que realizan vuelos internacionales están obligados a establecer controles para inspeccionar manualmente o mediante la utilización de equipos de seguridad o caninos especializados, todo equipaje facturado, a fin de descartar la presencia de armas, sustancias explosivas, pirotécnicas o incendiarias y sustancias o materias peligrosas.

Este control deberá realizarse no sólo al equipaje facturado en el aeropuerto de origen, sino también, al equipaje transbordado entre aeronaves del mismo o distinto explotador.

10.3. Control del equipaje no acompañado.

El equipaje no acompañado no será transportado en aeronaves destinadas al transporte de pasajeros salvo que sobre el mismo, el explotador de la aeronave realice una inspección manual minuciosa o lo someta a controles mediante equipos de rayos X o detectores de explosivos o una combinación de cualquiera de estos, descartando la presencia de armas, sustancias explosivas, pirotécnicas o incendiarias y sustancias o materias peligrosas.

10.4. Procedimiento especial de cotejo entre los pasajeros y el equipaje.

Cuando existan especiales circunstancias de amenaza o el personal de seguridad del explotador de la aeronave tenga indicios que no se han cumplido a cabalidad los procedimientos de control de los equipajes o sospeche que el equipaje facturado pudo haberse mezclado en el trayecto entre el centro de acopio y la aeronave, requerirá a cada pasajero la identificación plena de sus equipajes en la rampa o plataforma en donde esté ubicada la aeronave.

Durante este procedimiento se debe tener especial cuidado para que no se presente el intercambio de equipaje facturado con el equipaje de mano de los pasajeros.

CAPÍTULO XI

Control de la carga, paquetes de mensajería, encomiendas y correo

11.1. Responsabilidad en el control de la carga, paquetes de mensajería, encomiendas y correo.

Los explotadores de aeronaves son responsables de implementar las medidas de control e inspección que se apliquen a la carga, los paquetes de mensajería, las encomiendas y el correo. Por tal motivo, deberán agotar todas las acciones que sean necesarias para que el transporte de estos envíos no constituya un riesgo para la seguridad aeroportuaria, previniendo la ocurrencia de actos de interferencia ilícita que puedan afectar a las personas, aeronaves e instalaciones, sin perjuicio de los controles que realizan las autoridades de control y vigilancia.

11.2. Medidas de control para el transporte de carga, paquetes de mensajería, encomiendas y correo en aero-naves destinadas al transporte regular de pasajeros.

En las aeronaves destinadas al transporte de pasajeros solo se podrá transportar la carga, los paquetes de mensajería, las encomiendas y el correo, siempre y cuando se apliquen los procedimientos establecidos para el control del equipaje facturado y se apliquen las restricciones y prohibiciones contempladas para este y para el transporte de mercancías peligrosas, como también se dé estricto cumplimiento a las normas aduaneras.

También se podrán transportar como carga en dichas aeronaves, los repuestos de aviación y demás elementos de propiedad del explotador de la aeronave necesarios para el buen desarrollo de sus actividades que no constituyan un riesgo para la seguridad aérea.

11.3. Medidas de control para el transporte de carga, paquetes de mensajería, encomiendas y correo en aeronaves destinadas al transporte exclusivo de carga.

Además de cumplir con las normas relacionadas con el transporte de mercancías peligrosas, los explotadores de aeronaves destinadas al transporte exclusivo de carga incorporarán a su programa de seguridad las medidas relacionadas con la revisión manual y/o mediante máquinas de rayos X y/o biosensores, de la carga, los paquetes de mensajería, las encomiendas o el correo.

11.4. Carga de trasbordo o transferencia.

La carga de trasbordo o transferencia entre aeronaves, no será sometida a inspecciones si así lo decide el explotador de la aeronave o la autoridad aduanera siempre, que la misma proceda un Estado o aeropuerto en donde se hayan realizado los respectivos procedimientos de inspección y control y se encuentre debidamente protegida en el sitio de tránsito. De no ser así o de existir dudas respecto de los controles realizados, la carga deberá someterse a revisión manual y/o mediante la utilización de máquinas de rayos X y/o biosensores antes de que sea cargada nuevamente en las aeronaves.

11.5. Obligaciones del explotador de aeronaves destinadas al transporte exclusivo de carga.

Además de las obligaciones establecidas para los demás explotadores de aeronaves, el explotador de aeronaves destinadas al transporte exclusivo de carga está obligado a:

a) Cumplir con las normas relacionadas con el transporte sin riesgo de mercancías peligrosas por vía aérea;

b) Llevar a cabo la revisión manual y/o mediante la utilización de máquinas de rayos X o biosensores de la totalidad de la carga, los paquetes de mensajería, las encomiendas y el correo, sin perjuicio de los controles que realizan las autoridades de control y vigilancia;

c) Practicar, en la medida de lo posible, evaluaciones, inspecciones o pruebas a las medidas de seguridad a cargo de los expedidores de carga o los agentes de carga y solicitar la información pertinente que se relacione con los clientes de estos a los cuales el explotador de aeronaves les pretenda o les haya transportado carga, paquetes de mensajería, encomiendas o correo;

d) Llevar un registro escrito o en medio magnético de los expedidores de carga o agentes de carga con los cuales mantenga relaciones comerciales. El registro contendrá el nombre de la persona natural o jurídica, el número del documento de identificación o del registro mercantil, el nombre, la identificación y la ubicación del representante legal y de los encargados de realizar los despachos o de llevarlos hasta las instalaciones del explotador de la aeronave, la actividad industrial o comercial a la que se dedica, el tipo de envíos que realiza así como una breve descripción de los riesgos y de las contramedidas aplicadas;

e) Llevar un registro escrito o en medio magnético lo más detallado posible de la carga transportada y su contenido.

Los explotadores de aeronave deben conservar adecuadamente la información de manera que pueda ser reproducida y/o consultada en cualquier tiempo por las autoridades de policía u organismos especializados de seguridad del Estado.

11.6. Obligaciones del expedidor de la carga.

El expedidor o remitente habitual de carga está obligado a:

a) Elaborar y mantener un plan de seguridad en donde estén contempladas las medidas que aplica para garantizar que sus envíos no constituyan riesgo para la seguridad aeroportuaria;

b) Designar un responsable de la seguridad y notificar su nombre, número del documento de identidad y teléfono para contacto, a los explotadores de aeronaves con los cuales tenga relación comercial. Así mismo deberá notificarlos de cualquier cambio o novedad que se produzca respecto del mismo;

c) Tomar las medidas necesarias para que la manipulación, embalaje y transporte de la carga, sea segura, ya sea porque preste el servicio directamente o indirectamente a través de contratos con terceros;

d) Realizar los estudios de seguridad pertinentes sobre el personal que pretenda contratar para la realización de los controles de seguridad;

e) Permitir las evaluaciones, las inspecciones o pruebas programadas por los explotadores de aeronaves destinados a verificar la eficiencia y eficacia de los controles aplicados;

f) Implementar los correctivos sobre los procedimientos de seguridad recomendados en desarrollo de las evaluaciones, inspecciones y pruebas;

g) Suministrar la información requerida por el explotador de aeronaves o el agente de carga con el cual tenga relaciones comerciales siempre y cuando la misma se relacione directamente con su relación comercial o con los clientes mutuos y no constituya información que pueda menoscabar la actividad comercial;

h) Colaborar con las autoridades del aeropuerto para la realización de los distintos controles de seguridad.

11.7. Obligaciones del agente de carga.

El agente de carga aérea está obligado a:

a) Elaborar y mantener un plan de seguridad en donde estén contempladas las medidas que aplica para garantizar que la información suministrada a los explotadores de aeronaves en relación con los envíos no constituya riesgo para la seguridad aeroportuaria;

b) Designar un responsable de la seguridad y notificar su nombre, domicilio y teléfono a los explotadores de aeronaves con los cuales tenga relación comercial. Así mismo deberá notificarlos de cualquier cambio o novedad que se produzca respecto del mismo;

c) Tomar las medidas necesarias para seleccionar y conocer a sus clientes, ya sean habituales u ocasionales;

d) Suministrar la información requerida por el explotador de aeronaves con el cual tenga relaciones comerciales siempre y cuando la misma se relacione directamente con los clientes mutuos y no constituya información que pueda menoscabar la actividad comercial;

e) Colaborar con las autoridades del aeropuerto para la realización de los distintos controles de seguridad.

CAPÍTULO XII

Plan de seguridad de los explotadores de aeronaves

12.1. Responsabilidad de los explotadores de aeronaves.

Los explotadores de aeronaves autorizados para operar en Colombia, sean de origen nacional o internacional, de pasajeros o de carga, son responsables de la seguridad de sus áreas operacionales, de las instalaciones propias, arrendadas o en su poder a cualquier título, de sus bienes muebles y de la seguridad de las aeronaves utilizadas para su operación.

A fin de garantizar el cumplimiento de estas responsabilidades, los explotadores de aeronaves civiles elaborarán un plan general de seguridad aeroportuaria en el cual se contemplen las medidas y procedimientos que aplica el explotador en cualquiera de sus bases y en un apéndice las medidas específicas aplicadas por cada uno de los aeropuertos en que opere.

El plan de seguridad aeroportuaria del explotador de aeronaves civiles contendrá las medidas y procedimientos de control ordinarios que el explotador aplica sobre los empleados, contratistas, tripulaciones, pasajeros, equipajes, carga, paquetes de mensajería y correo transportados, así como también las medidas de seguridad relacionadas con sus instalaciones y suministros a las aeronaves y la protección en tierra de las mismas. El documento contendrá igualmente las medidas extraordinarias que el explotador de aeronaves desarrollará en los eventos en que se presente un acto de interferencia ilícita.

Las medidas y procedimientos de seguridad contenidos en el plan de seguridad aeroportuaria del explotador de aeronaves, deberán estar conformes con las estipulaciones contenidas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria y el plan de seguridad aeroportuaria de cada aeropuerto en que tenga operación.

12.2. Elaboración, actualización y aprobación del plan de seguridad de los explotadores de aeronaves.

La elaboración y actualización de los planes de seguridad aeroportuaria de los explotadores de aeronaves son de su exclusiva responsabilidad.

El representante legal del explotador de aeronaves civiles o su delegado responsable de la seguridad, solicitará la aprobación del plan de seguridad general a la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil.

El acápite correspondiente a las medidas y procedimientos de seguridad de cada base, será presentado por el representante legal o su delegado responsable de la seguridad a cada gerente o administrador aeroportuario para su correspondiente aprobación.

Los explotadores de aeronaves que pretendan iniciar operaciones en un aeropuerto deberán contar con el plan general de seguridad debidamente aprobado así como del acápite correspondiente a la base en donde pretenda iniciar operaciones.

Los explotadores de aeronaves que estén operando actualmente en los aeropuertos dispondrán de seis (6) meses calendario, contados a partir de la entrada en vigencia de esta regulación, para presentar el plan general de seguridad o la correspondiente actualización, en los eventos en que ya cuente con un plan aprobado por la dirección de seguridad aeroportuaria y los acápites correspondientes a las bases en donde estén operando.

Mientras dure el proceso de aprobación o el proceso de ajuste del plan, el gerente o administrador aeroportuario o concesionario vigilarán permanentemente la operación del explotador de aeronaves a fin de garantizar la aplicación de los controles de seguridad necesarios para prevenir la ocurrencia de actos de interferencia ilícita. Esta obligación de supervisión específica en ningún momento exime de responsabilidad alguna al explotador de aeronaves.

Una vez aprobado el plan general de seguridad del explotador de aeronaves, la dirección de seguridad aeroportuaria comunicará de este hecho a los aeropuertos en donde esté operando o pretenda operar este.

Sin perjuicio de las evaluaciones, inspecciones y pruebas que realiza la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria, los gerentes o administradores aeroportuarios o el gerente del concesionario, realizarán las verificaciones necesarias a fin de comprobar la eficiencia y eficacia de las medidas de seguridad contenidas en el acápite correspondiente al plan específico de base del explotador de aeronaves.

12.3. Obligaciones de los explotadores de aeronaves civiles que deben estar desarrolladas en el plan de seguridad.

Salvo los procedimientos propios que puedan constituir aspectos confidenciales y sin perjuicio de las actividades que adelantan las autoridades de control y seguridad en los aeropuertos, todo explotador de aeronaves deberá incorporar a su plan de seguridad las siguientes obligaciones:

a) Cumplir y hacer cumplir a sus empleados, contratistas y usuarios, las normas y procedimientos expresamente señalados en el programa nacional de seguridad aeroportuaria, en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y demás disposiciones emanadas de la UAEAC;

b) Elaborar, implementar y mantener los procedimientos necesarios para proteger a sus trabajadores, contratistas, pasajeros, usuarios, aeronaves, equipos, equipajes e instalaciones de actos de interferencia ilícita en cada base de operación;

c) Inspeccionar, verificar y revisar al ingreso de sus instalaciones y aeronaves a sus empleados, contratistas, agentes de carga, expedidores de carga, la tripulación asignada a cada vuelo, los pasajeros, el personal de servicio, de seguridad, los equipajes, la carga, el correo, los paquetes, los componentes anatómicos humanos y suministros en cada base de operación, sin perjuicio de que la autoridad de seguridad aeroportuaria u otras autoridades hagan las revisiones o verificaciones establecidas legalmente;

d) Garantizar la seguridad de las aeronaves en tierra, manteniendo una protección especial sobre el diamante o zona de seguridad de la aeronave;

e) Inspeccionar en forma minuciosa las aeronaves antes de cada vuelo bien sea por intermedio de su personal de seguridad o la tripulación. Esta revisión debe incluir cocinas, lavatorio, receptáculos de basura, compartimentos para el equipaje de mano, espaldares y bolsillos de las sillas y todos los demás compartimentos accesibles en la cabina de pasajeros;

f) El explotador de aeronaves, cuando lo considere pertinente o las circunstancias lo requieran, podrá realizar revisiones adicionales a los pasajeros y a la aeronave aun cuando estos ya hayan embarcado;

g) Adelantar las investigaciones de seguridad al personal contratado, en especial a los designados para el desarrollo de sus operaciones y las labores de vigilancia y control en la respectiva base de operación y llevar el registro correspondiente;

h) Informar oportunamente al jefe de la dependencia de seguridad del aeropuerto, respecto de hechos o circunstancias que atenten o puedan atentar contra la seguridad, manteniendo un enlace eficaz con las autoridades aeroportuarias y de policía;

i) Garantizar que el equipaje extraviado o no reclamado esté debidamente almacenado en un sitio especial hasta que sea entregado, reenviado o se le dé el destino legalmente permitido;

j) Acoger las recomendaciones y realizar los correctivos sugeridos por el director de seguridad y supervisión aeroportuaria, el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario en cada base de operación;

k) Garantizar que todos sus empleados, usuarios, contratistas y vehículos estén debidamente identificados y solicitar al jefe de la dependencia de seguridad del aeropuerto, los permisos necesarios para el ingreso de estos y de los vehículos a las áreas restringidas y responsabilizarse de la devolución de los permisos permanentes entregados por el aeropuerto al término de la relación contractual con sus empleados o contratistas o cuando el vehículo correspondiente no requiera del mismo;

l) Impartir capacitación a sus empleados sobre los procedimientos de seguridad, de acuerdo con sus funciones, especialmente en lo relacionado con los controles de ingreso e identificación en áreas restringidas; revisión del equipaje facturado, paquetes de mensajería y correo; revisión de la aeronave antes del embarque, controles de seguridad de los suministros y medidas de protección de la aeronave en tierra; transporte de personas en condiciones jurídicas especiales, de componentes anatómicos humanos y cadáveres y transporte de armas, explosivos, materias y artículos peligrosos;

m) Entrenar a sus tripulantes en las medidas y procedimientos orientados a la protección de la cabina de pilotaje durante el vuelo; medidas para reducir al mínimo los efectos de un atentado o de una eventual explosión en vuelo; procedimientos de inspección de la aeronave en vuelo y actuaciones de los miembros de la tripulación en los casos de amenaza de bomba y apoderamiento ilícito en vuelo;

n) Informar a sus pasajeros, expedidores y agentes de carga respecto de los procedimientos de seguridad, especialmente lo relacionado con la seguridad del equipaje, restricciones y prohibiciones en el porte y transporte de armas, explosivos y en general de las mercancías peligrosas. En desarrollo de esta obligación fijará avisos alusivos a dichos procedimientos o prohibiciones, en los mostradores de despacho de pasajeros, de expedición de boletos de viaje, sitios de entrega de guías aéreas, bodegas de recibo de carga y en las oficinas del explotador de aeronaves;

o) Recibir las armas o cualquier elemento que puedan utilizarse como tal y las mercancías peligrosas entregadas por los pasajeros o por la Policía Nacional destacada en el aeropuerto o los guardas de seguridad del explotador del aeropuerto y embalarlas o transportarlas de acuerdo con las normas de manejo sin riesgo de mercancía peligrosas por vía aérea y las disposiciones establecidas en este programa para las armas.

CAPÍTULO XIII

Aviación general

13.1. Zona de aviación general.

En los aeropuertos públicos se destinará una zona alejada o aislada de la utilizada por la aviación comercial para el uso de la aviación general. Los arrendatarios propietarios o tenedores de inmuebles en la zona de aviación general de cada aeropuerto, deberán implementar los controles requeridos para garantizar la seguridad de sus instalaciones y aeronaves pero deberán diseñar e implementar controles para evitar que desde dicha zona se pueda acceder a las áreas operacionales o a las áreas restringidas de los aeropuertos. Estos controles se implementarán sin perjuicio de los controles que implemente el explotador del aeropuerto, la Policía Nacional o las demás autoridades de control del Estado.

13.2. Medidas de seguridad para la operación de aviación general en las zonas destinadas a la aviación comercial.

En los eventos en que la operación de aviación general se desarrolle en la misma zona destinada a la aviación comercial o cuando no sea posible garantizar el aislamiento entre las distintas zonas, los usuarios de aviación general y las aeronaves deberán someterse a todos los controles establecidos para la operación de la aviación comercial y cumplirán con las obligaciones consagradas para esta, sin perjuicio de los controles que deban adelantar las demás autoridades de control del Estado.

13.3. Ingreso de pilotos y usuarios de aeronaves de aviación civil privada a las áreas restringidas del aeropuerto.

Los pilotos de aviación civil privada ingresarán a las áreas restringidas del aeropuerto para abordar la correspondiente aeronave portando, en lugar visible a la altura del tórax, el permiso expedido por la dependencia de seguridad del aeropuerto.

Así mismo, las personas que deban ingresar a las áreas restringidas de los aeropuertos para abordar aeronaves de aviación civil privada estacionadas en rampas de aviación regular, deberán presentar el permiso transitorio expedido por la dependencia de seguridad aeroportuaria del aeropuerto.

13.4. Escoltas en aeronaves privadas.

En caso de viajar escoltas o personal con armas autorizadas por la autoridad competente, en aeronaves de aviación general (privada, ejecutiva o civil del Estado) el transporte se efectuará bajo responsabilidad exclusiva del explotador de la aeronave.

Dicho explotador, así como el personaje escoltado y los escoltas, están obligados a garantizar las medidas de seguridad y controles necesarios para que el arma no constituya riesgo para la seguridad de la aeronave, sus pasajeros y tripulantes y en general para la aviación civil.

En todo caso, tales escoltas y armamento, estarán sometidos a los controles de seguridad aeroportuaria y los realizados por la fuerza pública, lo cual incluye que para su ingreso a las áreas restringidas, con fines de embarque, que las características y numeración del arma así como el nombre completo y número de documento de identificación de la persona que porta el arma, se consignen en el libro de minuta del puesto de control antes de que el funcionario o particular ingrese con el arma al área restringida.

Una vez se produzca el arribo al aeropuerto de destino, las personas armadas no podrán bajo ninguna circunstancia acercarse a otra aeronave o vehículo, excepto aquellos que, con la debida autorización, estén destinados a transportar al personaje escoltado, debiendo abandonar de manera inmediata la plataforma o cualquier otra área restringida en que se encuentren.

CAPÍTULO XIV

Respuesta ante los actos de interferencia ilícita

14.1. Plan de contingencia.

El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario de cada aeropuerto elaborará y mantendrá actualizado un plan de emergencia que contenga las medidas necesarias para hacer frente a los actos de interferencia ilícita. El plan será revisado y aprobado por la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil a través de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria.

Este plan debe ser elaborado con la misma metodología establecida para el desarrollo de los planes de emergencia para los sucesos derivados de la actividad aérea o proveniente de factores telúricos o climatológicos o incendios estructurales pero debe nombrarse como “plan de contingencia” a fin de evitar confusiones entre los mismos.

El plan de emergencia del aeropuerto es de conocimiento público y sus contenidos deben ser difundidos entre todo el personal que allí labora y el de las autoridades o comunidad circunvecina que presten apoyos específicos. El plan de contingencia es de conocimiento restringido y sus contenidos solo deben ser difundidos entre los empleados del aeropuerto que deban actuar en cada suceso, los funcionarios de las autoridades encargadas del manejo de la crisis y los organismos de socorro.

En el plan de contingencia se establecerán las responsabilidades y funciones para cada entidad o dependencia respecto de cada suceso y se determinarán las líneas de mando, comunicación y coordinación con claridad.

Entre las entidades y dependencias necesarias para garantizar la efectividad del plan de contingencia deben estar presentes la autoridad aeronáutica y los servicios de navegación aérea, las Fuerzas Militares, la Policía Nacional, el grupo Gasda de la Fuerza Aérea, las gerencias o administraciones aeroportuarias, las gerencias de los concesionarios de aeropuertos, las sanidades aeroportuarias, los servicios de salvamento y extinción de incendios y los servicios hospitalarios de la comunidad circunvecina del aeropuerto.

14.2. Evaluación de amenazas.

El plan de contingencia contendrá los procedimientos y métodos para la evaluación de amenazas y definirá claramente los funcionarios encargados de realizar esta labor y la responsabilidad de cada uno de los mismos.

Los gerentes o administradores aeroportuarios o el gerente del concesionario garantizarán la instrucción requerida por el personal que labora en centrales de comunicaciones, conmutadores y torre de control a fin de facilitar la obtención de información en los eventos en que las amenazas se realicen por dichos medios.

14.3. Punto de estacionamiento aislado de aeronaves.

En cada uno de los aeropuertos públicos ubicados en la República de Colombia, se establecerá uno o más puntos en donde pueden ser ubicadas las aeronaves afectadas por un acto de interferencia ilícita.

Para la ubicación de este punto “z” o zulú de aislamiento de aeronaves debe tenerse en cuenta que el mismo esté localizado de modo tal que no se tenga en cercanías más aeronaves, edificios o sitios de almacenamiento de combustible; con fácil acceso por parte de las autoridades de policía o de las fuerzas militares. Deberá estar aislado del público y de los medios de comunicación; en donde no afecte las demás áreas operacionales del aeropuerto y se tenga facilidad para instalar luces y sistemas de comunicación móviles.

14.4. Sitios para el aislamiento de paquetes sospechosos.

El gerente, el administrador aeroportuario o el gerente del concesionario dispondrán la construcción de uno o varios sitios para llevar allí los paquetes, bultos o equipajes sobre los que se tenga sospecha de que contienen artefactos explosivos y así facilitar a las autoridades policivas o militares la detonación o desactivación del mismo.

Para la construcción de estos sitios se deben tener en cuenta las recomendaciones técnicas necesarias para impedir la destrucción de las áreas aledañas o la afectación de edificaciones y aeronaves, en los eventos en que se presenten explosiones.

14.5. Centro de operaciones de emergencia y puesto de mando móvil.

El gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario dispondrán de lo necesario para habilitar o construir un centro de operaciones de emergencia. Este centro de operaciones de emergencia deberá contar con los medios de comunicación y la infraestructura necesaria para garantizar la coordinación de las acciones requeridas para superar la contingencia, así como también para la atención de los familiares de los pasajeros afectados y los medios de comunicación.

Así mismo, dispondrá lo necesario para mantener un vehículo equipado con los medios de comunicación y demás elementos con el propósito de establecer un puesto de mando móvil en cualquier área del aeropuerto que permita la actuación directa en el sitio de la emergencia. En el evento en que no se pueda contar con el vehículo, se dispondrá lo necesario para que el puesto de mando móvil pueda ser instalado en cercanías del lugar del siniestro.

Para el diseño y dotación del centro de operaciones de emergencia se deberán tener en cuenta las recomendaciones establecidas en el manual de seguridad para la protección de la aviación civil contra los actos de interferencia ilícita documento OACI 8973/6.

14.6. Simulacros.

A fin de garantizar el aprestamiento del personal que debe intervenir en los distintos sucesos, el gerente o el administrador aeroportuario o el gerente del concesionario garantizarán la realización de ejercicios, prácticas o simulacros. Los simulacros de escritorio se realizarán por lo menos una vez al año y los simulacros totales deberán llevarse a cabo por lo menos una vez cada dos años.

14.7. Notificación de actos de interferencia ilícita.

Las notificaciones sobre la ocurrencia de actos de interferencia ilícita al igual que la información a los medios de comunicación corresponden, en forma exclusiva, al director general de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil.

Para este fin, el gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario y el personal aeronáutico están obligados a suministrar por cualquier medio toda la información disponible a la dirección general de la aeronáutica civil.

El director general de la Aeronáutica Civil, determinará los medios, oportunidad y contenidos de las notificaciones que deben realizarse a la Organización de Aviación Civil Internacional OACI, a los estados de matrícula y del explotador de la aeronave, a los Estados cuyos ciudadanos hayan sido tomados como rehenes, estén lesionados o hayan muerto y a los Estados cuyos ciudadanos se tenga noticia, se encuentran a bordo de la aeronave afectada por el acto de interferencia ilícita.

14.8. Evaluación de los actos de interferencia ilícita.

Con posterioridad a cada amenaza o a la ocurrencia de un acto de interferencia ilícita, el comité de seguridad de aeropuerto realizará una reunión extraordinaria a fin de evaluar la situación acontecida y la efectividad de las acciones llevadas a cabo.

El informe de la evaluación, así como las medidas que se recomienden para prevenir la nueva ocurrencia de estos hechos, deberán ser remitidos a la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria en el menor tiempo posible.

La dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria valorará el informe, le adicionará las recomendaciones que considere necesarias y lo remitirá a la Comisión Intersectorial de Seguridad Aeroportuaria.

14.9. Personal de apoyo en casos de interferencia ilícita.

La UAEAC dispondrá de un grupo de apoyo para los aeropuertos para que coopere en los casos de actos de interferencia ilícita. Así mismo, mantendrá en todo tiempo la coordinación necesaria con los estamentos especiales de la Fuerza Aérea o de la fuerza pública que estén debidamente entrenados para hacer frente a los actos de interferencia ilícita.

CAPÍTULO XV

Protección de sistemas de aeronavegación y/o comunicaciones

15.1. Protección de sistemas de aeronavegación y/o comunicaciones ubicados en sitios elevados o remotos.

La protección de los sistemas de aeronavegación y/o comunicación ubicados en los cerros y parajes por fuera del perímetro urbano será coordinada con las fuerzas armadas a través de la comisión intersectorial de seguridad aeroportuaria o mediante convenios específicos que se suscriban entre la Aeronáutica Civil y las Fuerzas Militares o de Policía.

Además de la protección de las fuerzas armadas, los directores regionales aeronáuticos realizarán las gestiones pertinentes para garantizar la prestación de servicios de vigilancia para los sistemas de navegación o comunicaciones bajo su jurisdicción y supervisarán la efectividad de los controles y las condiciones de infraestructura y demás aspectos logísticos requeridos por la fuerza pública.

15.2. Protección a los sistemas de aeronavegación y/o comunicaciones ubicados en inmediaciones de aeropuertos.

La protección de los sistemas de navegación y/o comunicaciones ubicadas dentro del perímetro de los aeropuertos o en sus inmediaciones y que estén a su servicio, será realizada a través de los contratos de vigilancia que suscriban los gerentes o administradores aeroportuarios, o los concesionarios o los entes territoriales, según el caso.

Los gerentes o administradores aeroportuarios, así como los concesionarios o entes territoriales incluirán estos sitios en los esquemas de protección del aeropuerto considerándolos como puntos vulnerables de especial interés.

CAPÍTULO XVI

Evaluación de efectividad

16.1. Evaluaciones.

Las evaluaciones son estudios de seguridad aeroportuaria orientados a establecer las condiciones de operatividad de un aeropuerto y de los explotadores de aeronaves que allí operan y las medidas y procedimientos de seguridad que se aplican con el fin de determinar la vulnerabilidad que presentan respecto de la ocurrencia de un acto de interferencia ilícita.

Las evaluaciones de los aeropuertos y de los explotadores de aeronaves serán realizadas por la UAEAC, por lo menos una vez cada año o cuando las circunstancias lo determinen, a través de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria y comprende como mínimo la revisión y análisis de los siguientes aspectos:

a) Conocimiento y cumplimiento del programa nacional de seguridad aeroportuaria;

b) Existencia y operatividad del plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y de los planes de seguridad de los explotadores de aeronaves;

c) Existencia, actualización y funcionalidad de los planos o mapas de aeropuerto para ubicación de las áreas públicas y restringidas, controles vehiculares, de personas, usuarios, patrullas y guardias y puntos vulnerables;

d) Existencia, composición, frecuencia de las reuniones, atribuciones y acciones del comité de seguridad del aeropuerto;

e) Existencia, composición, perfiles, capacitación y funciones del personal que labora en seguridad aeroportuaria;

f) Existencia, características, eficiencia y eficacia de los controles de seguridad aplicados a los pasajeros, a sus objetos y a su equipaje de mano; al equipaje facturado, a la carga, a los paquetes de mensajería, al correo, a los suministros y al aprovisionamiento de combustible de las aeronaves y a las de protección en tierra de las mismas;

g) Número y características de las inspecciones de seguridad adelantadas por el aeropuerto a los explotadores de aeronaves y a los agentes de carga acreditados y efectividad de los seguimientos a las acciones correctivas contenidas en los informes;

h) Existencia, características, eficiencia y eficacia del sistema de identificación de personas y vehículos para el control de acceso a las áreas restringidas;

i) Existencia, características, periodicidad, eficiencia y eficacia de los programas de instrucción y capacitación en seguridad aeroportuaria;

j) Existencia, operatividad y eficiencia del plan de emergencia orientado a hacer frente a los actos de interferencia ilícita, así como las características y funcionalidad del centro de operaciones de emergencia, el puesto de mando móvil y el puesto de estacionamiento aislado para aeronaves. También se evaluarán la periodicidad y efectividad de los simulacros y el cumplimiento de las acciones de corrección derivadas de la realización de los mismos;

k) Localización, características y vulnerabilidad de los edificios o instalaciones aeroportuarias así como también los estudios de seguridad correspondientes a los nuevos desarrollos de infraestructura aeroportuaria;

l) Existencia, características y efectividad de las barreras perimetrales;

m) Alcance y eficacia de la iluminación de los sitios vulnerables y zonas de estacionamiento de aeronaves, y

n) Existencia, características y funcionalidad de equipos de seguridad tales como circuitos cerrados de televisión, sistemas de inspección de pasajeros, equipajes, carga, paquetes de mensajería y correo; redes para monitoreo de identificaciones, comunicaciones y de medios para la detección de explosivos.

Las evaluaciones de los aeropuertos entregados en concesión se harán con una periodicidad de cada seis (6) meses y formarán parte de las evaluaciones de eficiencia contemplados en los contratos de concesión.

El informe final de la evaluación será de conocimiento restringido y deberá contener una síntesis de las fortalezas y debilidades encontradas en el sistema de seguridad así como también las acciones que se recomiendan o se acuerdan para su optimización o mejoramiento.

16.2. Inspecciones.

Las inspecciones son exámenes de las medidas y procedimientos de seguridad aplicados por un aeropuerto, un explotador de aeronaves o un agente de carga acreditado a fin de determinar su real eficiencia y eficacia.

Las inspecciones de los aeropuertos y de los explotadores de aeronaves serán realizadas por la UAEAC en forma periódica o cuando las circunstancias lo determinen, a través de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria.

También realizarán inspecciones a las medidas de seguridad de los explotadores de aeronaves y a los agentes de carga acreditados, los gerentes o administradores aeroportuarios. Estas inspecciones se adelantarán al inicio de la operación del explotador de aeronaves o previa la acreditación del agente de carga y se repetirán por lo menos una vez cada seis (6) meses.

El informe de la inspección será de conocimiento restringido y contendrá una síntesis de las medidas de seguridad examinadas, el diagnóstico respecto de su eficiencia y eficacia y las acciones inmediatas recomendadas o acordadas para corregir las inconsistencias detectadas.

Los gerentes o administradores aeroportuarios y los gerentes de los concesionarios realizarán seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones contenidas en los informes de inspección que elaboren.

16.3. Pruebas.

Las pruebas constituyen el medio idóneo para constatar la efectividad en el funcionamiento de los equipos, la idoneidad del personal y de los procedimientos establecidos en un área específica o sitio de control tales como el perímetro, la rampa, las aeronaves, los puntos de inspección de pasajeros, los ingresos a las áreas restringidas de personas y vehículos y los sistemas de identificación.

La UAEAC realizará las pruebas que determine necesarias sobre los procedimientos de control realizados por los aeropuertos, los explotadores de aeronaves y los agentes de carga acreditados.

Los gerentes y los administradores aeroportuarios llevarán a cabo pruebas periódicamente a las áreas y sitios de control del aeropuerto, de los explotadores de aeronaves y los agentes de carga acreditados.

Los explotadores de aeronaves y los concesionarios de aeropuertos, deberán llevar a cabo pruebas en las áreas y sitios de control propios.

La realización de las pruebas estará precedida de la autorización escrita del jefe inmediato del funcionario de seguridad que las realiza, en la cual se establecerá el área o sitio de control sobre la cual se efectuará y el alcance de la misma.

Efectuada la prueba, de inmediato se solicitará la presencia del encargado del área o control, al cual se le presentará la autorización para realizar la prueba y los resultados obtenidos con la misma. El documento resumen de la prueba será de conocimiento restringido y establecerá claramente las acciones correctivas que se implementarán en forma inmediata bien sea mediante el mantenimiento o calibración de los equipos, el reentrenamiento de los operadores, el ajuste del procedimiento o el aseguramiento del área problemática.

CAPÍTULO XVII

Instrucción en seguridad aeroportuaria

17.1. Programa nacional de instrucción en seguridad aeroportuaria.

La UAEAC a través del centro de estudios aeronáuticos, diseñará e implementará el programa nacional de instrucción en seguridad aeroportuaria de obligatorio cumplimiento en todos los aeropuertos públicos del país, el cual contendrá como mínimo los siguientes aspectos:

a) Objetivo del programa;

b) Criterios relativos a los requisitos de la instrucción en materia de seguridad aeroportuaria;

c) Responsabilidades para elaborar, mantener y aplicar el programa de instrucción;

d) Directivas administrativas relativas a la instrucción en materia de seguridad tales como población a la que está dirigida la instrucción, costos de los cursos, relación entre la instrucción y la promoción, frecuencia de los cursos de actualización, utilización de los cursos especializados, frecuencia y realización de seminarios, conceptos de instrucción, principios relativos a los horarios de clases, utilización de instrumentos y equipos para fines de instrucción, disponibilidad y uso de instalaciones de instrucción, procedimientos para la aceptación del curso, requisitos de estudios previos, calificaciones y textos disponibles;

e) Orientación sobre métodos pedagógicos;

f) Plan de estudios;

g) Programas de los temarios de los respectivos cursos, por unidades y detallados y planes de las sesiones diarias de instrucción;

h) Requisitos de la instrucción en servicio (reentrenamiento permanente);

i) Programas de sensibilización a los usuarios permanentes para elevar los niveles de conciencia respecto de la importancia de la seguridad aeroportuaria;

j) Fuentes de asistencia para la instrucción;

k) Orientación sobre aspectos de las perspectivas de carrera;

l) Instrucciones relativas a planes de lección;

m) Instrucciones respecto a los perfiles, conocimientos y habilidades requeridas para la acreditación de docentes;

n) Instrucciones sobre la utilización de ayudas para la instrucción y para el trabajo;

o) Orientación relativa a los textos de consulta;

p) Orientación sobre el desarrollo de los planes de instrucción que deben implementar los explotadores de aeronaves y los aeropuertos concesionados;

q) Orientación y directivas concretas sobre las auditorías al sistema de instrucción para asegurar la actualización de los procedimientos y métodos pedagógicos.

17.2. Personas a quienes va dirigida la instrucción y requerimientos temáticos.

El programa nacional de instrucción en seguridad aeroportuaria se desarrollará teniendo en cuenta las personas a quienes va dirigida la capacitación, en especial:

17.2.1. Personal directivo. El personal directivo responsable de la preparación, administración y dirección de los diversos aspectos preventivos de la seguridad deberá recibir instrucción como mínimo en los siguientes temas:

a) Administración de la seguridad;

b) Panorama de la seguridad de la aviación en el plano mundial;

c) Convenios internacionales pertinentes;

d) Especificaciones pertinentes de los anexos al Convenio de Chicago y procedimientos publicados en dichos documentos;

e) Legislación y reglamentos nacionales de seguridad aeroportuaria;

f) Evaluación de amenazas

g) Seguridad de las aeronaves en tierra y en vuelo;

h) Métodos de inspección de pasajeros y equipajes;

i) Protección de las áreas restringidas y de los puntos vulnerables de un aeropuerto;

j) Operaciones de emergencia y planes de contingencia;

k) Redacción de informes;

l) Reglamentos aplicables al transporte de mercancías peligrosas;

m) Responsabilidades y funciones de otros organismos de seguridad en el ámbito nacional y de aeropuerto, y

n) Formación e instrucción en materia de seguridad.

17.2.2. Personal de seguridad de los aeropuertos y de los explotadores de aeronaves. La instrucción inicial y de actualización para el personal de seguridad de los aeropuertos y de los explotadores de aeronaves debe concentrarse básicamente en los aspectos de:

a) Amenazas locales a la seguridad del aeropuerto y de las aeronaves;

b) Técnicas utilizadas por los delincuentes para evadir las medidas y los procedimientos de seguridad;

c) Artefactos de sabotaje y forma de reconocerlos;

d) Plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto y plan de seguridad aeroportuaria de los explotadores de aeronaves;

e) Inspecciones y pruebas de seguridad;

f) Medidas de seguridad en tierra;

g) Dispositivos y sistemas de seguridad;

h) Redacción de informes;

i) Actuaciones en casos especiales;

j) Modo de reconocer las características y modelos de comportamiento de posibles delincuentes;

k) Uso de equipos, precauciones para su utilización adecuada y procedimientos para solicitar el mantenimiento de los mismos;

l) Normas sobre operación aeroportuaria;

m) Nociones generales sobre aeropuertos y aeronaves, y

n) Nociones sobre mercancías peligrosas.

17.2.3. Personal de seguridad del aeropuerto asignado a las funciones de patrullaje y guardia. El personal que labora en las funciones asignadas a puestos fijos o patrullas tienen como fin primordial evitar el acceso no autorizado a zonas, equipos, personal o bienes determinados por lo que, además de la instrucción de que trata el numeral 17.2.2, debe recibir instrucción en:

a) Métodos y procedimientos de control de entradas, tipos de defensa física y manera de aplicarlos;

b) Patrullas con vehículos o a pie;

c) Sistema de identificación de personas y vehículos;

d) Registro de personas, vehículos y edificios;

e) Retención de infractores e individuos sospechosos;

f) Métodos de defensa;

g) Artefactos de sabotaje y manera de reconocerlos;

h) Comunicaciones y acciones de coordinación con las autoridades de control;

i) Actuaciones en los eventos de emergencia y contingencia y procedimientos para el control de multitudes.

17.2.4. Personal de seguridad del aeropuerto asignado a las funciones de inspección de pasajeros y equipajes. Ninguna persona realizará funciones de inspección de pasajeros y equipajes a menos que haya sido adecuadamente instruido, examinado y probado para efectuar adecuadamente tales funciones. La instrucción mínima para este personal deberá reunir los siguientes aspectos:

a) Contenidos del programa nacional de seguridad aeroportuaria y del plan de seguridad aeroportuaria del aeropuerto relacionados con la inspección de pasajeros y equipajes;

b) Identificación de armas de fuego, armas en general y otros artefactos peligrosos;

c) Funcionamiento y ensayo de los equipos de rayos X, detectores de metales y de explosivos;

d) Cacheo de personas;

e) Registro manual de equipaje, carga, correo y suministros, y

f) Procedimientos de actuación en casos de emergencia o de actos de interferencia ilícita.

17.2.5. Personal de las autoridades de control destacado en los aeropuertos. Al personal de la Policía Nacional, el DAS, la DIAN y de las demás autoridades de control destacados en los aeropuertos, se les impartirá la instrucción necesaria para familiarizarse con las operaciones del aeropuerto y orientación sobre los distintos procedimientos aplicados por la seguridad aeroportuaria, en especial en los procedimientos en que se debe contar con el apoyo interinstitucional efectivo para garantizar una reacción coordinada ante los distintos eventos que se presentan en los sitios de control y los métodos para el manejo de multitudes.

Los miembros de la Policía Nacional que apoyan las funciones de seguridad aeroportuaria, deberán ser instruidos en los procedimientos específicos de seguridad aeroportuaria y recibir la capacitación necesaria que los habilite para operar bajo los parámetros establecidos en el programa nacional de seguridad aeroportuaria y en el plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto.

17.2.6. Miembros de la tripulación. Los miembros de las tripulaciones serán instruidos en los contenidos generales del programa nacional de seguridad aeroportuaria y en los procedimientos establecidos en el plan de seguridad del explotador de aronaves para quien laboran y en el plan de seguridad de aeropuerto en el que tengan su base, haciendo especial énfasis en lo relacionado con:

a) Medidas de protección de la aeronave en tierra;

b) Registro de la aeronave antes del vuelo y durante el vuelo;

c) Identificación y manejo de armas de fuego y de artefactos de sabotaje en vuelo;

d) Procedimientos frente a actos de interferencia ilícita, y

e) Métodos de negociación para la liberación de rehenes y modos de minimizar las consecuencias de incendios a bordo de aeronaves.

17.2.7. Empleados del aeropuerto no asignados a funciones de seguridad. La totalidad de empleados del aeropuerto deberán recibir información sobre:

a) Aspectos generales del programa nacional de seguridad aeroportuaria y del correspondiente plan de seguridad aeroportuaria de aeropuerto, en especial de las medidas de control a que están sometidos;

b) Procedimientos de identificación para el acceso a las áreas restringidas, y

c) Procedimientos frente a casos de emergencias o de sucesos derivados de actos de interferencia ilícita.

17.3. Programas de capacitación de las escuelas de capacitación en vigilancia o de los departamentos de capacitación de las empresas de vigilancia.

El centro de estudios aeronáuticos hará las coordinaciones necesarias con la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada a fin de que los programas de capacitación que se aprueben en seguridad aeroportuaria para las escuelas de capacitación en vigilancia o los departamentos de capacitación de las compañías de vigilancia privada, sean estructurados siguiendo los requerimientos establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional y el programa nacional de seguridad aeroportuaria.

17.4. Programas de capacitación que deben desarrollar los explotadores de aeronaves y los concesionarios de aeropuertos.

La dirección de seguridad aeroportuaria aprobará los programas de capacitación y entrenamiento que en materia de seguridad aeroportuaria están obligados a desarrollar los explotadores de aeronaves y los explotadores de aeropuertos.

Los programas de entrenamiento y capacitación de los explotadores de aeronaves deben estar orientados a su personal, tanto el que labora en seguridad específicamente como los que realizan labores operativas o administrativas y a sus tripulaciones y los contenidos mínimos temáticos son los establecidos para estos perfiles.

Los programas de entrenamiento y capacitación de los explotadores de aeropuertos sean estos concesionados o explotados por entes territoriales, deberán contener como mínimo los contenidos temáticos establecidos en los numerales 17.2.1, 17.2.2, 17.2.3, 17.2.4, 17.2.5 y 17.2.7. Adicionalmente, deben elaborar procesos pedagógicos de sensibilización en seguridad aeroportuaria orientados a todos los usuarios del aeropuerto. Estos programas deberán proyectarse para una vigencia mínima de tres (3) años.

Una vez aprobado el programa de capacitación, los explotadores de aeronaves o de aeropuertos, enviarán en los primeros veinte (20) días de cada año, el cronograma de actividades a la dirección de seguridad aeroportuaria de la unidad a fin de realizar los seguimientos respectivos.

CAPÍTULO XVIII

Infraestructura para la seguridad aeroportuaria

18.1. Infraestructura de protección.

Los puntos vulnerables así como el perímetro del aeropuerto serán protegidos mediante cerramientos completos, barreras y dispositivos especiales de seguridad cuyas características de construcción dificulten eficazmente los ingresos no autorizados.

El cerramiento perimetral, las barreras y demás dispositivos especiales serán objeto de operaciones de patrullaje y guardia a fin de garantizar que no sean vulnerados y contrarrestar las posibles intrusiones.

Para el diseño e implementación de la infraestructura de protección de las estaciones aeronáuticas se deberán tener en cuenta los criterios establecidos en este programa y además los manifestados por la fuerza pública. Para este último efecto, el secretario de servicios operacionales solicitará los correspondientes estudios de seguridad a la unidad militar o de policía que interviene en la protección del sitio.

18.2. Diseño, construcción de nuevas instalaciones aeroportuarias y reformas a las instalaciones antiguas.

En el proceso de diseño y construcción de nuevas instalaciones aeroportuarias o de reformas a las instalaciones antiguas, debe realizarse una evaluación previa de las amenazas a fin de que los criterios arquitectónicos o de ingeniería para la nueva obra garanticen una distribución por zonas de las diversas superficies que permita realizar un control fácil del movimiento de pasajeros y del personal del aeropuerto desde la parte pública hacia las áreas restringidas.

Deberán asegurar una separación completa de los pasajeros que son sometidos a las medidas de control con los que todavía no lo han sido; que no esté abierta a intromisiones la ruta por la que circulan para tener acceso a la aeronave los pasajeros, el equipaje, el personal, la carga, el correo y otras mercancías y vehículos; faciliten las instalaciones para la puesta en práctica de los planes de emergencia y contingencia y reducir al mínimo el efecto de una explosión en las instalaciones o edificaciones.

En desarrollo de los diseños y en la ejecución de las construcciones de zonas públicas y edificios terminales o instalaciones aeronáuticas, se deberá evitar el uso de materiales quebradizos tales como vidrios o plástico rígido que puedan romperse formando fragmentos cortantes y puntiagudos y en su reemplazo utilizar materiales que sean flexibles y robustos, dúctiles o débiles y suaves. En el evento en que deban utilizarse vidrios, se deberá garantizar que los mismos sean blindados o tengan películas que los protejan en casos de explosión.

18.3. Protección de terrazas y miradores.

Las terrazas de los edificios del terminal de pasajeros o de instalaciones cercanas a rampas deben contar con las puertas de acceso correspondientes, las cuales deberán permanecer cerradas y serán abiertas para la realización de trabajos.

Los miradores o terrazas que sean utilizados por el público y que estén ubicadas en zonas aledañas a las rampas o a las áreas restringidas deben contar con elementos de protección que eviten el lanzamiento de objetos desde estas hacia las aeronaves o a las áreas restringidas o viceversa.

18.4. Iluminación de seguridad.

El perímetro, las rampas, las zonas de estacionamiento aislado de aeronaves y los sitios de acceso a las áreas restringidas deben contar con iluminación de seguridad que cumpla con los objetivos de detección (revelar la presencia de intrusos), disuasión (disuadir de la intrusión) y ocultación de defensas (disimular la presencia de guardias o de equipos de seguridad).

18.5. Protección de alcantarillas, canales de aguas lluvias y drenajes.

Las alcantarillas, los canales de aguas lluvias y los drenajes que comuniquen las áreas restringidas con las áreas públicas deben ser diseñadas de manera tal que impidan el acceso no autorizado. Si no es posible garantizar mediante la infraestructura la posibilidad de no ingreso, es necesario colocar en dichos sitios dispositivos eléctricos o electrónicos de alarmas contra intrusión.

18.6. Garantía de los requerimientos de infraestructura de seguridad aeroportuaria.

La secretaría de servicios operacionales, tomará todas las medidas a fin de garantizar el cumplimiento de los requerimientos de infraestructura de seguridad aeroportuaria en los aeropuertos administrados directamente por la UAEAC y en las estaciones aeronáuticas.

En los aeropuertos concesionados o explotados por entidades territoriales la obligación de garantizar los requerimientos de infraestructura de seguridad aeroportuaria está a cargo del respectivo explotador.

CAPÍTULO XIX

Medidas de seguridad para el acceso a los aeropuertos públicos desde predios colindantes

19.1. Prohibición de acceso a las áreas de los aeropuertos desde predios particulares colindantes que no estén autorizados para uso aeronáutico o aeroportuario.

Los propietarios, arrendatarios poseedores o tenedores de predios colindantes con aeropuertos que no estén expresamente autorizados para uso aeronáutico o aeroportuario, no podrán bajo ninguna circunstancia ingresar o permitir el ingreso o tránsito de terceros en forma directa desde dichos predios a las instalaciones de los aeropuertos ni sus plataformas, calles de rodaje, pistas o cualquier otra área restringida en los mismos. Estos predios no podrán tener ninguna comunicación física con las áreas señaladas.

19.2. Acceso a los aeropuertos a través de predios particulares colindantes que cuenten con autorización para uso aeronáutico o aeroportuario.

Los propietarios, arrendatarios o tenedores de predios colindantes con las áreas del aeropuerto autorizados para uso aeronáutico o aeroportuario, podrán ingresar a las áreas del aeropuerto siempre y cuando obtengan autorización expresa y escrita por parte del gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, previo cumplimiento de los requisitos y condiciones señalados a continuación.

19.2.1. Requisitos para obtener autorización de ingreso:

a) El predio deberá tener uso exclusivamente aeronáutico; es decir, en él deberá funcionar exclusivamente un establecimiento aeronáutico o aeroportuario que cuente con permiso vigente de la autoridad aeronáutica para ejecutar o para organizar sus actividades en el respectivo aeropuerto;

b) En relación con las edificaciones e instalaciones construidas en el predio, deberán acreditarse todos los requisitos en materia de distancia, altura, señalización de obstáculos y demás requerimientos de las edificaciones adyacentes a los aeropuertos tal y como se establece en la parte sexta de los RAC, al igual que todos sus requisitos en materia sanitaria y ambiental y demás que sean exigibles por parte de otras autoridades competentes;

c) El representante legal del establecimiento o predio, tenedor o propietario, deberá disponer a su costa las obras necesarias para el cerramiento exterior al mismo si no lo hubiere, de modo que se impida la entrada desde el exterior, así como las medidas necesarias para el efectivo control del ingreso de personas, vehículos o equipos;

d) En todo caso, el acceso desde fuera del aeropuerto a dichos predios, deberá hacerse a través de las puertas autorizadas y controladas por la seguridad aeroportuaria del aeropuerto y bajo los controles y procedimientos por ella establecidos, y

e) Entre el predio y el aeropuerto no deberá haber obras de cerramiento preexistentes cuya demolición o derribamiento resulte necesaria como consecuencia de la autorización, de ser así, esta no será concedida.

19.2.2. Solicitud. El propietario, arrendatario, poseedor o tenedor del predio, deberá presentar a la gerencia o administración aeroportuaria o al gerente del concesionario una solicitud que contenga su nombre, razón social y descripción de las actividades allí realizadas con indicación de las razones por las cuales requiere de manera frecuente el ingreso a las áreas aeroportuarias mencionadas, horario de funcionamiento u horas a las cuales se haría uso del privilegio, plan de seguridad aplicable en ese predio que incluya como mínimo los principios y normas contenidos en el plan nacional de seguridad aeroportuaria y el plan de seguridad de aeropuerto, número de la resolución vigente de permiso de operación o funcionamiento con que cuente.

A la solicitud se deberá anexar los siguientes documentos: certificado de tradición de la competente oficina de registro de instrumentos públicos con jurisdicción en el lugar; contrato de arrendamiento o documento que acredite la calidad de tenedor del predio por parte del solicitante; permiso de operación aeronáutico; planos del predio con indicación del acceso requerido; planos arquitectónicos, hidráulicos, eléctricos, telefónicos; relación de empleados o personas; vehículos o equipos que de manera permanente requieran ingresar desde el predio a las instalaciones aeroportuarias. Dichas personas deberán estar autorizadas para el ingreso a las áreas restringidas con el correspondiente permiso permanente o transitorio y el pase aeroportuario, según corresponda. Los vehículos y equipos deberán contar además con los permisos vehiculares correspondientes.

Adicionalmente se deberá acompañar una declaración suscrita por el representante legal, el tenedor o el propietario en donde expresamente se indique que conoce las normas de seguridad aérea y aeroportuaria, las de operación aeroportuaria y las de tipo sanitario, ambiental, aduanero, policial o de migración, aplicables, comprometiéndose a cumplirlas, a divulgarlas y hacerlas cumplir por parte del personal a su cargo o sus usuarios que han de ingresar a las áreas aeroportuarias mencionadas.

En este documento también deberá manifestar expresamente que se hace responsable en forma exclusiva de los perjuicios directos o indirectos que se causen al aeropuerto, a la autoridad aeronáutica o terceros por razón del uso o explotación del inmueble.

19.2.3. Autorización. La autorización respectiva será concedida al establecimiento acreditado, previo concepto favorable de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria y estará contenida en un oficio suscrito por el gerente o administrador aeroportuario o por el concesionario. El oficio de autorización contendrá como mínimo:

a) Identificación del predio (nombre y dirección o linderos);

b) Nombre del establecimiento autorizado;

c) Nombre e identificación del representante legal o responsable del establecimiento aeronáutico que funcione o haya de funcionar en el predio;

d) Tipo de personal y de actividad para la cual se permite el ingreso;

e) Tipo de vehículos o equipos para los cuales se permite el ingreso;

f) Horario de ingreso permitido;

g) Descripción de las áreas a las cuales se permite el ingreso;

h) Fecha de vencimiento de la autorización, e

i) Firma del director, gerente o administrador aeroportuario o del representante legal del concesionario.

La autorización estará vigente en la medida en que se conserven los requisitos que dieron lugar a su otorgamiento, pero cuando se trate de predios en arrendamiento, su vigencia no será superior al término pactado en el correspondiente contrato.

En caso de enajenación o cesión a cualquier título del predio o del establecimiento, la autorización concedida quedará sin efecto alguno a partir del día o momento de dicha cesión y el nuevo responsable deberá solicitar una nueva autorización, la cual será concedida solo si subsisten los requerimientos necesarios o el nuevo responsable los acredite.

19.2.4. Condiciones subsiguientes.

a) El representante legal del establecimiento o predio, el propietario o tenedor deberá conocer y divulgar permanentemente entre su personal, las normas de seguridad aérea y aeroportuaria, las de operaciones aeroportuarias, tanto nacionales como locales, así como las normas sanitarias, ambientales, aduaneras, policivas o de migración que sean aplicables, comprometiéndose expresamente a su cumplimiento;

b) Cada vez que ingrese un personal nuevo a los mencionados predios o establecimientos, deberá ser reportado a la gerencia o administración del aeropuerto o al concesionario y deberá por cuenta del interesado, ser instruido sobre las normas de seguridad y operación aeroportuaria, así como en relación con las de carácter sanitario y ambiental pertinentes, antes de solicitarse para él, el correspondiente permiso con autorización de ingreso a plataforma o cualquier área restringida;

c) La gerencia o administración del aeropuerto o el concesionario tendrá facultad para verificar permanentemente el cumplimiento de las anteriores disposiciones y aplicar las medidas correctivas que estime necesarias a fin de garantizar la seguridad aérea y aeroportuaria;

d) En todo caso, los daños o perjuicios directos o indirectos que se causen al aeropuerto, a la autoridad aeronáutica o a terceros por razón del uso o la explotación del inmueble colindante autorizado, serán responsabilidad exclusiva del propietario y/o explotador.

19.2.5. Incumplimiento. Sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar en contra de los responsables, las cuales podrán ser impuestas de conformidad con lo establecido en la parte séptima de los reglamentos aeronáuticos; los predios o establecimientos y/o sus propietarios y ocupantes responsables que no cumplan íntegramente con las anteriores disposiciones no serán autorizados para el ingreso en forma directa, o se les cancelará la autorización que ya tuvieran y en consecuencia, la gerencia o administración del aeropuerto dispondrá las obras necesarias para el levantamiento interior de muros, cerramiento físico o cualquier otro medio que impida toda posibilidad de acceso directo, en forma definitiva desde dicho predio.

En ese evento, el personal procedente de los referidos predios no podrá acceder a las zonas aeroportuarias y en caso de autorizársele individualmente de manera esporádica, deberá hacerlo a través de las puertas normales de acceso a dichas áreas, controladas por la seguridad aeroportuaria, sometiéndose en cada caso a las requisas y controles establecidos.

19.3. Acceso a predios particulares colindantes con los aeropuertos a través de las áreas del aeropuerto.

Sin excepción alguna, los predios colindantes con las áreas de un aeropuerto público no podrán contar con acceso a través de las áreas restringidas. En los eventos en que para llegar a dichos predios se deba acceder a través de las áreas públicas del aeropuerto, las personas y vehículos deberán someterse a las normas de seguridad aeroportuaria y a los controles policiales y de seguridad que al efecto se establezcan en ese aeropuerto.

CAPÍTULO XX

Régimen sancionatorio

20. Infracciones a las normas de seguridad aeroportuaria.

20.1. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de dos (2) a cinco (5) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores, usuarios o contratistas, teniendo un permiso legalmente expedido, ingrese a las áreas restringidas o permanezca en las mismas sin portar en lugar visible el permiso permanente o transitorio correspondiente o no permita la verificación del mismo por el personal designado para las labores de seguridad aeroportuaria;

b) Los pilotos particulares o de aviación general cuando, teniendo permiso legalmente expedido, ingresen a las áreas restringidas o permanezcan a su interior sin portar en lugar visible el permiso correspondiente o no permita la verificación del mismo por el personal designado para las labores de seguridad aeroportuaria, y

c) Los particulares cuando, teniendo permiso legalmente expedido, ingresen a las áreas restringidas o permanezcan a su interior sin portar en lugar visible el permiso correspondiente o no permita la verificación del mismo por el personal designado para las labores de seguridad aeroportuaria.

20.2. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de tres (3) a seis (6) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores, usuarios o de sus contratistas ingrese a las áreas restringidas o permanezca en las mismas sin contar con el permiso permanente o transitorio correspondiente;

b) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores, usuarios o de sus contratistas facilite el permiso permanente o transitorio a personas no autorizadas para ingresar a las áreas restringidas o directamente colabore para que estas eludan los controles de seguridad aeroportuaria, y

c) Las compañías de vigilancia contratadas por la unidad cuando uno de sus trabajadores facilite el permiso permanente o transitorio a personas no autorizadas para ingresar a las áreas restringidas o directamente colabore para que estas eludan los controles de seguridad aeroportuaria.

20.3. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de cinco (5) a ocho (8) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales, los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando alguno de sus trabajadores, dependientes, usuarios o contratistas agreda físicamente o verbalmente o profiera amenazas u ofensas al personal designado de seguridad aeroportuaria, sea este de la entidad o contratado para realizar estas labores, o de la Policía Nacional, cuando en ejercicio de sus funciones, estos le exijan la presentación de carné, permiso de autorización de ingreso a áreas restringidas y sus documentos de identificación;

b) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores, usuarios o de sus contratistas utilice las autorizaciones permanentes o transitorias con vigencia expirada para ingresar a las áreas restringidas, o las altere para ingresar o permanecer en área restringida diferente a la autorizada o cuando uno de sus ex-trabajadores al vencimiento de su relación contractual laboral, no haga entrega de la autorización permanente o temporal expedida y la llegare a utilizar para ingresar a las áreas restringidas;

c) Las compañías de vigilancia contratadas por la unidad cuando uno de sus trabajadores omita la inspección del conductor, sus acompañantes o el vehículo en los accesos vehiculares a las áreas restringidas;

d) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando las empresas de vigilancia contratadas o sus departamentos de seguridad no den cumplimiento a lo establecido en el numeral 7.12;

e) Los explotadores de aeronaves que no den cumplimiento a la obligación de avisar a los pasajeros y al público en general sobre las restricciones y prohibiciones establecidas para el porte y transporte de armas de fuego, armas blancas, armas de juguete o simuladas, sustancias explosivas y materias o mercancías peligrosas, y

f) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus vehículos o el de sus contratistas o proveedores, teniendo autorización de ingreso, transporte personas a quienes no se les haya expedido autorización permanente o transitoria para ingresar o transitar por las áreas restringidas.

20.4. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de ocho (8) a doce (12) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Los explotadores de aeronaves que no den cumplimiento a las normas relacionadas con el control del equipaje facturado contempladas en el programa nacional de seguridad aeroportuaria;

b) Los explotadores de aeronaves que no elaboren y mantengan actualizado el plan de seguridad establecido en el capítulo XII de este programa;

c) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores, usuarios o de sus contratistas directamente colabore para que cualquier persona eluda los controles de seguridad aeroportuaria, y

d) Las compañías de vigilancia contratadas por la unidad cuando uno de sus trabajadores directamente colabore para que cualquier persona eluda los controles de seguridad aeroportuaria.

20.5. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de doce (12) a quince (15) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Las compañías de vigilancia contratadas por la unidad cuando uno de sus trabajadores omita dar aviso a la Policía Nacional, cuando sospeche la presencia de un arma, artefacto explosivo, artículo o sustancia peligrosa o sustancia ilegal en una persona sometida a requisa o en el equipaje de mano objeto de inspección;

b) Los particulares que violen las prohibiciones relacionadas con el porte o transporte de armas en las cabinas de las aeronaves destinadas al transporte de pasajeros, y

c) Los agentes de carga acreditados que incumplan con las obligaciones establecidas en el numeral 11.7.

20.6. Sin perjuicio de las medidas automáticas que se puedan aplicar a fin de conjurar una situación de inseguridad aeroportuaria, serán sancionados con multa de quince (15) a veinte (20) salarios mínimos legales mensuales vigentes:

a) Los explotadores de aeronaves cuando sus funcionarios violen las prohibiciones relacionadas con el transporte de armas, sustancias explosivas, sustancias pirotécnicas, explosivos y materias o mercancías peligrosas en aeronaves de pasajeros o cuando habiéndose dado cuenta de la intención de violar esta prohibición por parte de un pasajero, no de aviso inmediato a la Policía Nacional destacada en el aeropuerto, y

b) Los explotadores de aeronaves, las empresas de servicios aeroportuarios especializados, los talleres aeronáuticos, los propietarios de establecimientos comerciales o los arrendatarios o tenedores de inmuebles cuando uno de sus trabajadores o de sus contratistas violen la prohibición de almacenar armas, sustancias explosivas, explosivos y material pirotécnico en cualquier área de los aeropuertos.

20.7. Conducción e investigación de antecedentes de las personas encontradas sin autorización en las áreas restringidas que no tengan ninguna actividad justificada en los aeropuertos.

La persona sin actividad laboral en los aeropuertos que sin autorización del gerente o administrador aeroportuario o el gerente del concesionario, ingrese a las áreas restringidas del aeropuerto, será retirada en forma inmediata y conducida a las instalaciones de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto o al departamento administrativo de seguridad para la verificación de antecedentes judiciales.

20.8. Infracciones materializadas por funcionarios o personal vinculado por contrato que prestan sus servicios a la aeronáutica civil.

Cuando uno de los empleados de la UAEAC, infrinja una de las prohibiciones o esté incurso en alguna de las conductas descritas anteriormente como violación a las normas de seguridad aeroportuaria, el gerente o administrador del aeropuerto o el director regional aeronáutico adelantará inmediatamente las diligencias estrictamente indispensables para determinar las circunstancias del hecho, asegurar las pruebas del caso e identificar plenamente al presunto infractor, y enviará el informe correspondiente a dependencia de investigaciones disciplinarias para la investigación respectiva.

Cuando la conducta violatoria sea realizada por una persona que preste sus servicios a la entidad en virtud de un vínculo contractual, el informe del gerente o administrador aeroportuario o el director aeronáutico será enviado al director administrativo de la UAEAC a fin de que proceda a la imposición de la multa correspondiente o a la terminación unilateral del contrato, según sea el caso.

20.9. Infracciones cometidas por funcionarios de otras entidades públicas o por miembros de las fuerzas armadas.

Cuando la infracción sea materializada por un servidor público de cualquier nivel u orden administrativo o por los miembros de las Fuerzas Armadas, el gerente o administrador de cada aeropuerto o el director regional aeronáutico, pondrá en conocimiento de la dirección de seguridad y supervisión aeroportuaria los hechos y circunstancias relevantes del caso, con el fin de que se oficie directamente a la entidad respectiva, solicitando la investigación disciplinaria a que haya lugar.

20.10. Sanciones por reincidencia.

En caso de reincidencia en cualquiera de los eventos previstos en los numerales anteriores, la segunda sanción será el doble de la multa impuesta para la primera infracción.

Si hubiere una tercera infracción a la misma norma, la multa que se impondrá al explotador de aeronaves, empresa de servicios aeroportuarios especializados, taller aeronáutico, propietario de establecimiento comercial o al arrendatario o tenedor del inmueble será el doble de la primera sanción impuesta pero adicionalmente, se impondrá al infractor la sanción de prohibición, hasta por 5 años, de ejercer labores en las áreas restringidas del aeropuerto.

ART. 2º—El programa nacional de seguridad aeroportuaria que se unifica y actualiza con la presente resolución, se incorpora a los reglamentos aeronáuticos de Colombia como un apéndice “A” de la parte sexta de los Reglamentos Aeronáuticos de Colombia, RAC.

ART. 3º—La presente resolución entrará a regir a partir de su publicación en el Diario Oficial y deroga las resoluciones 9812 de 1983; 7193 de 1993; 3154, 4026 y 4514 de 1995; 5670 y 6240 de 1996; 3849 de 1997; 2764 de 1998; 4043 de 1998; 4573 de 2000 y en general todas las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a marzo 11 de 2004.

______________