Retención en la fuente de IVA por proveedores de C.I.

Revista Nº 166 Jul.-Ago. 2011

Andrea Carolina Martínez 

Abogada tributarista 

La regulación contenida en la Ley 1430 del 2010 ha ocasionado en no pocas oportunidades interesantes discusiones respecto de la interpretación y aplicación de sus disposiciones y ha motivado el pronunciamiento de la DIAN, mediante sus conceptos, con el fin de aclarar o, en algunas ocasiones, fijar el sentido de normas controvertidas.

Uno de los temas que ha ocupado buena parte de los debates es el incluido en el artículo 13 de la ley que adicionó el artículo 437-2 del estatuto tributario con el numeral 7º, que dispone que los responsables del régimen común proveedores de sociedades de comercialización internacional serán agentes de retención del IVA cuando adquieran bienes corporales muebles o servicios gravados de personas que pertenezcan al régimen común. La discusión se presentó por la aparente ausencia de precisión en la redacción de la norma, toda vez que la interpretación literal lleva a considerar que cualquier responsable del régimen común por el simple hecho de ser proveedor, incluso ocasional, de una C.I., inmediatamente adquiere la calidad de agente de retención con el consecuente deber de cumplir todas las obligaciones que de dicha calidad se derivan.

La reglamentación que el Gobierno Nacional expidiera, sería la que entraría a dilucidar el asunto y a determinar el verdadero ámbito de aplicación de la medida. Sin embargo, el Decreto 493 del 2011, reglamentario del numeral 7º del artículo 437-2 del estatuto tributario, se limitó a fijar la tarifa de retención en la fuente en el 75%. Fue la DIAN la que, mediante el Concepto 26812 del 4 de abril del 2011, sostuvo que el proveedor de C.I., debe practicar la retención del IVA sobre todos los pagos o abonos en cuenta por las adquisiciones gravadas que realice, salvo las excepciones legales, puesto que la norma no efectuó ninguna distinción en razón a la destinación o al bien adquirido, acogiendo de esta forma la interpretación exegética. Es decir, así quedó la cuestión.

El pasado 1º de junio, se expidió otro decreto reglamentario (D.R. 1919) que disminuyó la retención al 50% para los proveedores de las C.I. que sean grandes contribuyentes, teniendo en cuenta el volumen de sus operaciones y la posibilidad de generar, con la tarifa del 75%, importantes saldos a favor.