Revisión de la literatura en contabilidad financiera: 1968-2004

Revista Nº 35 Jul.-Sep. 2008

Marcela Porporato 

(Argentina) 

Doctora en Dirección de Empresas - Contabilidad y Control IESE 

(España) 

Profesora asistente 

York University  

(Canadá) 

Introducción

“Estoy seguro que todos aquellos que enseñamos contabilidad en una universidad sufrimos de una compasión implícita por parte de nuestros colegas, quienes consideran a la contabilidad como un intruso, un Saúl entre los profetas, un paria cuya mera presencia detracta la santidad de los pasillos académicos” (Henry Rand Hatfield, diciembre 1923).

Esta frase del discurso de Hatfield (1924) a la American Association of University Instructors in Accounting, entidad predecesora de la actual American Accounting Association, tiene plena validez, especialmente, en el ámbito universitario de América Latina. Tanto dentro como fuera de nuestra profesión, aún se duda del estatus de la contabilidad como una disciplina científica legítima. El mayor obstáculo para considerar la contabilidad como una ciencia sigue siendo la actitud. Tal como lo explicó Sterling (1979), no hay bases para sustentar la creencia de que, por la naturaleza de su objeto de estudio, la contabilidad no es una ciencia, y menos aún hay razones para sostener que nada se puede hacer para que su estudio sea científico. Para poder hablar de temas contables dentro de un contexto científico, debemos hacer explícitas las bases intelectuales de la contabilidad, ya que su desarrollo hace al reconocimiento de la disciplina.

El objetivo de este trabajo es poder ofrecer un compendio de la evolución de los estudios en contabilidad financiera pero poniendo especial énfasis desde el trabajo de Ball y Brown (1968). Este artículo, que relaciona los trabajos fundamentales orientados a refinar la medición del resultado o beneficio empresarial, es relevante para estudiosos de disciplinas conexas tales como la microeconomía y la administración, pero está principalmente dirigido a estudiantes avanzados de las carreras de contabilidad y afines que necesitan conocer los trabajos fundamentales en contabilidad financiera. También puede ser usado como parte de una introducción a la teoría de contabilidad financiera por estudiantes de maestrías y doctorados. Aquí no se hace un análisis exhaustivo de cada trabajo, sino que se tratan de presentar los trabajos de forma interrelacionada y agrupándolos en líneas de pensamiento, para un análisis más detallado ver Porporato (2008). En cada sección se citan las fuentes principales así como se mencionan los trabajos de revisión de bibliografía particulares de un tema o corriente de pensamiento para que quien esté interesado en profundizar, sepa cuales son los pasos a seguir.

Este artículo está organizado en seis partes. Comienza con una breve introducción que explica la motivación, objetivo, limitaciones y estructura. En segundo lugar, se aborda el tema de las bases intelectuales de la moderna contabilidad financiera. La tercera sección presenta los estudios desde la perspectiva del usuario. La cuarta sección introduce la perspectiva del preparador de los estados contables. La quinta sección se dedica al proceso de establecer normas contables y su relación con la investigación académica. El artículo cierra con una conclusión, cuyo objetivo es destacar la importancia de que cada uno de nosotros necesita tener una teoría o grupo de trabajos anteriores, en los que nos sustentamos al elaborar nuevos trabajos o al percibir la realidad de las empresas.

1. Fundamentos teóricos de la contabilidad

La contabilidad se concibe como una disciplina aplicada a la gestión de negocios. Las bases intelectuales esta moderna gestión están en los principios de economía, en la matemática aplicada y en la psicología organizacional (Demski et ál., 2002). Más precisamente, las bases de la contabilidad se pueden encontrar en las matemáticas (Mattessich, 1964; Ijiri, 1967), en la teoría de decisiones (Sterling, 1970), en la teoría formal de la medición (Mock, 1976), en los mercados de capitales (Gonedes y Dopuch, 1974; Beaver, 1981), en el enfoque de la economía de la información (Demski y Feltham, 1976; Christinsen y Demski, 2002), en los modelos de selección probabilística, incorporando psicología matemática para la teoría de selección y el uso de la información contable (Hilton, 1985), en la teoría positiva de la contabilidad (Watts y Zimmerman, 1986) y en la teoría de la contratación (Sunder, 1997).

La teoría contable se puede definir como un conjunto coherente de principios hipotéticos, conceptuales y pragmáticos que forman un marco de referencia general para investigar sobre la naturaleza de la contabilidad. La teoría contable moderna, que se basa en la microeconomía, considera la empresa como una entidad económica, cuya actividad afecta la economía mediante sus transacciones en el mercado (Coase, 1937). La premisa fundamental de este enfoque es que esa información financiera tiene consecuencias económicas inevitables. El objetivo de la teoría contable es explicar y predecir la práctica, lo que significa que la teoría debe ser capaz inclusive de predecir fenómenos no observados todavía (Watts y Zimmerman, 1986) .

Actualmente, nos encontramos inmersos en un periodo sin cambios ni mayores irrupciones intelectuales en la contabilidad. A lo largo de la historia reciente del pensamiento contable se han observado diversas influencias que motivaron las mayores tendencias. Según la historia reciente se pueden identificar tres etapas: a) meramente descriptiva de hechos y prácticas (Patton, 1922), b) normativa (Patton y Littleton, 1940; Edwards y Bell, 1961; Chambers, 1966) y c) descriptiva con poder explicativo y predictivo (Ball y Brown, 1968; Watts y Zimmerman, 1986; Bernard, 1989; Penman, 1992; Ohlson, 1995; Feltham y Ohlson, 1995; Bauman, 1996), que es en la que nos encontramos inmersos y la que analizaremos en el resto de este artículo. Si hablamos de la teoría de la contabilidad financiera, ha sido básicamente la influencia de otras disciplinas lo que ha permitido refinar y mejorar la teoría; pero si hablamos de la teoría de la contabilidad de gestión, vemos que la influencia de otras disciplinas ha ayudado (Porporato, 2007), pero los cambios más impactantes se han generado cuando la comunidad académica se dio cuenta de que sus estudios y teorías no representaban ni siquiera una porción de la realidad enfrentada por las organizaciones (Kaplan, 1986; Johnson y Kaplan, 1987; Lee, 1987; Puxty, 1993; Foster y Young, 1997).

1.1. La evolución histórica del pensamiento en contabilidad financiera

Debido a que el campo de la contabilidad financiera es muy amplio, para explicar su evolución se ha escogido como nexo la idea de que la investigación en contabilidad financiera se desarrolla con el ánimo de contribuir a la regulación o emisión de normas contables. La principal contradicción es que, si pensamos en el mejor sistema posible de contabilidad financiera para alinear los intereses del gerente con los del accionista, este no será necesariamente el mejor sistema para informar a los inversores, tal como lo han demostrado los casos de Enron y Worldcom, entre muchos otros. Dado que solo un conjunto de datos financieros es observable por todas las partes interesadas, surge la necesidad de elaborar normas contables. Las normas aparecen como una forma de regulación que procura balancear los intereses opuestos de los gerentes y propietarios; pero, por otra parte, coincido plenamente con Watts y Zimmerman (1986) en que en la contabilidad estamos lidiando con arenas movedizas que permanentemente cambian el objeto y el cuerpo de investigación. En las próximas secciones, se presentará una revisión de la literatura basada principalmente en los libros de Watts y Zimmerman (1978, 1986), Hendriksen y VanBreda (1992), Scott (1997), Beaver (1996, 1998) y Brown (1996).

La contabilidad financiera evolucionó desde la perspectiva del usuario (principalmente accionistas) y sus problemas hacia el enfoque del preparador (principalmente gerentes) y sus dificultades, cubriendo los dos roles a veces opuestos de la contabilidad financiera que es usada como un instrumento para la toma de decisiones de inversión y como un mecanismo de contratación. En realidad, todo el pensamiento contable se puede estructurar por medio de díadas conflictivas que normalmente contraponen el uso de la información para la toma de decisiones y para el control (Demski et ál., 2002), ya que en cualquier momento de la vida de una empresa, la contabilidad es usada tanto para evaluar el pasado como para tomar decisiones que afectarán el futuro.

La relación conflictiva entre información para la toma de decisiones y para el control es un actor principal de la investigación en contabilidad financiera y de gestión. La tensión entre información para la toma de decisiones y para el control surge porque los datos y procesos que ayudan a establecer un mecanismo de control no son necesariamente los mejores para la toma de decisiones, y lo contrario también es válido. En resumen podríamos definir a la contabilidad como un sistema de información que ayuda a tomar decisiones, pero que es también un instrumento de control, el cual puede ser conceptualizado como la correspondencia entre lo que los agentes deciden hacer y lo que otros agentes esperan que ellos hagan en múltiples circunstancias. En ambos casos, los datos pasados sirven de instrumento en la búsqueda de un futuro mejor, pero no todos disponen de los mismos datos al mismo tiempo. Para complicar aún más el rol de la contabilidad, podríamos entrar a discutir el proceso que transforma los datos en información pertinente para la toma de decisiones, pero como cada individuo tiene un modelo decisor particular, resultará difícil o quizá imposible, contar con información que sea útil para todas las partes involucradas y para todos los propósitos posibles (Demski, 1973).

El concepto básico a dirimir es la asimetría de la información. Preparadores y usuarios de la información contable no tienen acceso al mismo conjunto de datos, los primeros pueden escoger de un conjunto muy amplio para reportar a los segundos. Reducir la asimetría de la información entre gerentes y propietarios o proteger los intereses de los accionistas, es la justificación principal de los organismos reguladores en los países anglosajones, entre ellos EE.UU.

2. La perspectiva de los usuarios de la contabilidad financiera (inversores)

La investigación empírica en contabilidad empezó analizando el uso de la información y las decisiones relacionadas, quizás porque las relaciones causa-efecto eran más obvias de estudiar. Hasta la actualidad se han desarrollado dos enfoques principales: medición e información, este último está dividido entre el contenido de información de las ganancias y el de los precios. La perspectiva del contenido de la información considera que los estados contables proporcionan información pertinente para determinar el valor de una firma. La perspectiva de la medición toma un enfoque diferente, porque su origen se sitúa en el ámbito de los mercados completos y perfectos. Revisando y organizando sucintamente la literatura sobre el tema, podemos agrupar los estudios de la siguiente manera:

a) La relación genérica entre precios de las acciones y ganancias. La hipótesis mecánica de eficiencia de mercado predice que los cambios de precios de las acciones están asociados con cambios particulares de la contabilidad que se reflejan en las ganancias informadas; dicho cambio es acompañado por una reacción del precio de la acción positiva y anormal, mientras que un cambio que disminuye los ingresos es acompañado por una reacción negativa y anormal en los precios de la acción que es independiente del efecto del cambio sobre el valor presente de los flujos de caja. Si el beneficio contable está relacionado con el precio de mercado, la hipótesis de mercados eficientes sugiere que el beneficio puede ser una medida de valor de la firma; contrario del argumento de principios de los años sesenta de que la ganancias informadas no afectan el precio de las acciones ya que no todas las empresas las miden usando un único concepto de ingresos, gastos y resultados. En 1978 Jensen editó un número especial en el Journal of Finance and Economics en el que los estudios empíricos mostraban resultados opuestos a las hipótesis ya aceptadas: Ball (1978), Charest (1978a y 1978b), Chiras y Manaster (1978), Galai (1978), Jensen (1978), Long (1978), Thompson (1978), Watts (1978).

b) El contenido informativo en las ganancias reportadas se refiere a que los cambios en estas generan otros en los precios de las acciones (Information Content of Earnings). A pesar de las dificultades de estudios empíricos diseñados para probar el enfoque de la utlidad de la información para la toma de decisiones, se ha establecido que los precios de mercado en realidad responden, por lo menos, al componente del beneficio de los estados contables. El trabajo seminal fue el de Ball y Brown (1968) y este enfoque ha dominado la contabilidad financiera últimamente, pero otros a destacar son Beaver (1968), Beaver, Clarke y Wright (1979), que a su vez se puede organizar en cuatro subconjuntos:

b1) La sensibilidad del cambio de precios a los cambios en la ganancia informada y el coeficiente de respuesta de la ganancia informada (Earnings Response Coefficient - ERC): Beaver, Lambert y Ryan (1987); Kormendi y Lipe (1987); Collins y Kothari (1989); Dhaliwal, Lee y Fargher (1991); Lev y Thiagarajan (1993); Hayn (1994), y Beaver (1998).

b2) Los precios de las acciones y las diferencias en métodos contables (Securities Prices and Differences in Accounting Methods): Alford et ál. (1993), Lev y Sougainnis (1996) y Nelson (1996).

b3) Las ganancias y los flujos de efectivo (earnings and cash flows): Long (1978), Wilson (1986), Dechow (1994) y Dechow, Kothari y Watts (1998).

b4) La oportunidad y la variación de la ganancia informada (Timeliness of Earnings and Earnings Drift): Foster, Olsen y Shelvin (1977); Bernard y Thomas (1989 y 1990); Soffer y Lys (1999).

c) El contenido informativo de los precios se refiere a los cambios de precios en las acciones que generan cambios en las ganancias informadas (Information Content of Prices). Los precios pueden ser vistos como una función de los beneficios futuros o viceversa. En este enfoque los precios se usan para pronosticar los beneficios futuros, y las regresiones se hacen asumiendo que los precios son las variables independietes. Se destacan los siguientes trabajos: Beaver, Lamber y Morse (1980), Beaver, Lamber y Ryan (1987), Kothari y Sloan (1992), Kothari (1992), Beaver (1998).

d) El enfoque de la medición en la utilidad para la toma de decisiones (Measurement Perspective on Decision Usefulness). La perspectiva de la medición surgió porque se perdió la fe ciega en la eficiencia de los mercados. Los estudios empíricos diseñados para explicar la existencia de las oscilaciones posteriores al anuncio (post announcement drift) llegaron a dos explicaciones; una, hace referencia a anomalías del mercado y la otra, al reconocimiento tardío. Debido a esas anomalías, los investigadores empezaron a prestar más atención a otras fuentes de información contable además de las ganancias; se destaca el trabajo seminal de Bernard y Thomas (1989) y este enfoque, a su vez, reconoce dos subconjuntos:

d1) El análisis fundamental (Fundamental Analisis): Ou y Penman (1989), Bauman (1996).

d2) Los modelos de valuación basados en la contabilidad (Accounting-Based Valuation Models): Feltham y Ohlson (1995), Ohlson (1995), Lee (1999).

e) Proyección de ganancias (Earnings Forecast). La econometría ha permitido modelar con series de tiempo la conducta cronológica de ganancias reportadas por la contabilidad. Las series de tiempo o conducta cronológica de ganancias sirve para los modelos de valuación y tiene implicaciones para las hipótesis avanzadas sobre nivelación de beneficios (smoothing). Se destacan los trabajos de Little (1962), Little y Rayner (1966), Ball y Watts (1972), pero, a su vez, se reconocen cuatro subconjuntos:

e1) El contenido informativo de las ganancias (Information Content of Earnings): Ball y Brown (1968), Ball y Watts (1972), Brooks y Buckmaster (1976), Bernard y Thomas (1990), Dechow, Hutton y Sloan (1999), Soffer y Lys (1999), Fama y French (2000).

e2) El contenido informativo de los precios (Information Content of Prices): Beaver, Lambert y Morse (1980), Beaver, Lambert y Ryan (1987) y Kothari (2000).

e3) El análisis fundamental en la perspectiva de la medición (Measurement Perspective): Ou y Penman (1989), Lev y Thigarajan (1993), Beaver y Ryan (2000).

e4) Las predicciones de los analistas (Analysts’ Forecasts): Schipper (1991), Holthausen y Larcker (1992), McNichols y O´Brien (1997).

3. La perspectiva de los preparadores de la contabilidad financiera (gerentes)

Se acepta que la contabilidad surge para reducir la asimetría de la información. La investigación empírica de la asimetría de la información poseída entre preparadores y usuarios recién empezó en 1980, quizás porque sus relaciones causa-efecto no eran tan obvias. Hasta mediados de los años setenta ha habido muy poca discusión sobre los intereses de la gerencia al preparar y emitir los estados contables. Esto nos lleva a una nueva línea de pensamiento que difiere de los estudios anteriormente citados que se encuadran en teorías basadas en el supuesto de los mercados eficientes y en la información útil para la toma de decisiones de inversión.

En esta sección se comentan brevemente las ideas más relevantes: consecuencias económicas, teoría positiva de contabilidad, teoría de juegos, manipulación de ganancias, revelación voluntaria y planes ejecutivos de compensación.

a) La idea de las consecuencias económicas es un concepto que afirma que, a pesar de las implicaciones de la teoría de mercados eficientes, las decisiones de selección de políticas contables pueden afectar el valor de la firma. Zeff (1978) asegura que la intervención de terceros en la regulación contable se debe a la creencia en el hecho de que realmente existen consecuencias económicas de las decisiones que se toman en materia de normas contables.

b) La teoría positiva de contabilidad sostiene que las firmas escogerán el método contable que les permita aminorar los costos de contratación para lograr un eficiente gobierno corporativo (Watts y Zimmerman, 1978). Sin embargo, dando a los gerentes flexibilidad para escoger su conjunto de métodos contables, abre la posibilidad de una conducta oportunista. La teoría positiva de contabilidad asume que los gerentes son racionales y escogerán las políticas de contabilidad en función de sus intereses personales si se les da libertad para hacerlo (Watts y Zimmerman, 1990). La teoría positiva de contabilidad ha desarrollado tres hipótesis empíricamente contrastables: (Watts y Zimmerman, 1986), relacionadas con compensación; (Healy, 1985), con la relación deuda/capital propio; (Holthausen, 1981), y con el tamaño de la firma (Cahan, 1992).

c) La teoría de juegos nos ayuda a entender cómo los gerentes, inversores y otros actores pueden tratar racionalmente con las consecuencias económicas de los informes financieros. Esta teoría modela la interacción de dos o más jugadores en la presencia de asimetría, de incertidumbre y de información, y asume que cada jugador maximiza su utilidad esperada.

d) Si los gerentes pueden libremente escoger la política contable por usar, es natural esperar que escojan aquellas que maximizan su propia utilidad y/o el valor de mercado de la firma (Schipper, 1989). Esto se llama manipulación de ganancias y puede ser estudiado desde dos perspectivas: la perspectiva oportunista y la perspectiva del contrato eficiente (Holthausen, 1981; McNichols y Wilson, 1988; Trueman y Titman, 1988; Jones, 1991; Dechow, Sloan y Sweeney, 1995; Holthausen, Larcker y Sloan, 1995).

e) Los componentes discrecionales de los informes financieros son valorados de modo diferente por el mercado que aquellos componentes no-discrecionales. Beaver y Engel (1996) sostienen que los precios de mercado de los componentes discrecionales y no discrecionales se acumulan de maneras diferentes. La conducta discrecional que subestima las malas noticias y exagera las buenas noticias se ha identificado como oportunista. Un segundo enfoque sugiere que la gerencia utilizará su posición para revelar alguna porción de su información privada a los accionistas. Estudios empíricos proveen evidencia que apoya ambas perspectivas (Beaver et al., 1989; Healy y Palepu, 1993; Skinner, 1994; Subramanyam, 1996).

f) Los planes de compensación para gerentes se basan en la teoría de la agencia pero son algo más complejos y detallados. La mayoría de los planes de compensación se basan en el resultado neto y en el precio de las acciones, ya que ambos se consideran resultados del esfuerzo de los gerentes. Para alinear de una manera apropiada los intereses de gerentes y propietarios los contratos eficientes necesitan equilibrar una alta motivación sin imponer demasiado riesgo en el gerente. Asignar demasiado riesgo al gerente puede generar consecuencias disfuncionales como acortar el horizonte de las decisiones, adoptar tácticas de incrementar o adelantar las ganancias, y evitar proyectos arriesgados de largo plazo. Esto es importante porque los gerentes son especialmente sensibles a arriesgarse debido al hecho que ellos no pueden diversificar tanto como lo pueden hacer los accionistas; ya que la atomización de las fuentes de ingresos de los accionistas (inversiones en múltiples empresas) se contrapone al hecho de que los ingresos de los gerentes dependen exclusivamente de la empresa que gerencian (Healy, 1985; Lambert y Larcker, 1987; Holthausen, Larcker y Sloan, 1995; Bushman, Indejikian y Smith, 1996).

4. La contribución de la investigación empírica a la regulación contable

La fijación y emisión de normas contables es un proceso político y económico. La misión fundamental de las normas en contabilidad es reconciliar la preparación de información financiera y su uso para elaborar contratos eficientes; en otras palabras, procura determinar la cantidad socialmente correcta y justa de información a publicar. Las firmas tienen dos estímulos privados para producir información acerca de sí mismas: reducir la incertidumbre en los contratos y el estímulo de los mercados financieros para ser eficientes. Se ve que la elaboración de normas contables representa un conflicto, porque debe regular la publicación de un único resultado común que tiene que ser útil y justo para la toma de decisiones de inversión por parte de terceros ajenos a la firma, así como para los propósitos de contratación que incluye la evaluación del desempeño y compensación de gerentes y directores (especialmente cuando las empresas cotizan en bolsa de valores).

Para poder contestar apropiadamente por qué necesitamos regulación o emisión de normas contables, debemos primero considerar a la información como un bien económico, puesto que la razón principal para la regulación es proteger a los individuos que están en desventaja respecto de la información que disponen. Esta declaración de propósitos es muy loable, pero parece ser poco ejecutable; Demski (1973) afirmó que no hay un solo conjunto de normas de contabilidad que puedan maximizar la utilidad esperada de todos los actores interesados. La regulación contable resulta ser una elección social debido a los efectos o consecuencias de las normas sobre las partes involucradas.

Existe la impresión de que hay una gran diferencia entre la investigación académica en contabilidad y las normas contables sancionadas, ya que la mayor parte de los estudios que ligan ambas perspectivas coinciden en que la literatura en el campo proporciona muy poco sustento para el diseño de las normas (Lev y Zarowin, 1999; Healy y Wahlen, 1999; Dechow y Skinner, 2000; Holthausen y Watts, 2000).

Siguiendo los lineamientos de Tua Pereda (1990) podemos evaluar el impacto de la investigación empírica con respecto a tres áreas principales de la contabilidad financiera con ánimos normativos. La primera línea de investigación, relacionada con la verificación del contenido informativo de las ganancias por medio de su impacto en el precio, es la que proporciona los resultados más claros y conclusivos. De hecho podemos considerar demostrado el contenido informativo de las ganancias (Ball y Brown, 1968; Beaver, Clarke y Wright, 1979; Beaver, Lamber y Ryan, 1987; Bernard y Thomas, 1989 y 1990; Lev, 1989; Soffer y Lys, 1999; Holthausen y Watts, 2000). La segunda línea de investigación, interesada en probar los efectos que los cambios voluntarios de políticas contables tienen sobre el precio de las acciones, sólo proporciona una débil evidencia cuyos resultados distan de ser conclusivos, ya que cada estudio presenta resultados que contradicen parcialmente a estudios anteriores. Sin embargo hay un consenso general con respecto al hecho de que el mercado diferencia y valora diversamente los cambios voluntarios que afectan el valor de la firma (vía flujos de caja, impuestos, restricciones de deudas, contratos de retribución) de aquellos que son solo cambios cosméticos y no afectan el valor de la firma (Healy, 1985; Trueman y Titman, 1988; Healy y Palepu, 1993; Skinner, 1994; Holthausen, Larcker y Sloan, 1995; Beaver y Engel, 1996; Dechow y Skinner, 2000). La tercera línea de investigación, interesada en probar el impacto del proceso de emisión y fijación de normas contables (regulación contable) sobre la formación de precios de las acciones, se ha calificado como no decisiva, algo contradictoria y muy limitada. La identificación del mejor método de la contabilidad según esta línea de investigación está todavía pendiente. Sin embargo esta línea de trabajo ha permitido profundizar la investigación en dos sentidos. Primero, colaboró en la identificación de las variables que juegan un papel en la adopción de normas contables y cómo esas variables afectan los valores de mercado; y segundo, ayudó a las entidades reguladoras a reconocer el impacto que su actividad tiene (Collins, Rozeff y Salatka, 1982; McDonald y Morris, 1984; Ziebart y Kim, 1987; Lobo y Song, 1989; Khurana, 1991, Wasley y Linsmeier, 1992; Amir y Ziv, 1997; Ayers, 1998; Park, Park y Ro, 1999; Wong, 2000).

Conclusión

El propósito de este trabajo ha sido el revisar la literatura en contabilidad financiera y su contribución a la regulación contable. El análisis histórico permite enfocarse en la investigación que ha dominado la disciplina desde finales de la decada de 1960. Este papel evolucionó desde la perspectiva del usuario y sus problemas (principalmente el inversor) hacia la perspectiva del preparador y sus dificultades (principalmente el gerente), cubriendo los dos papeles opuestos de la contabilidad financiera que es usada como un instrumento para la toma de decisiones de inversión y como un mecanismo de contratación.

La revision de la literatura sugiere que pocas contribuciones de la investigación en contabilidad pueden ser extrapoladas al proceso de emisión de normas contables. La conclusión es que la contabilidad financiera proyecta una falsa imagen de disciplina madura, ya que la mayoría de los investigadores discuten temas similares y emplean una metodología rigurosa usando modelos econométricos muy complejos. Si bien ha habido progresos importantes en los últimos cuarenta años de la contabilidad, muy pocos han sucedido a partir del final de los años noventa.

La contabilidad financiera moderna en Estados Unidos nació en la crisis de 1930, con el objetivo de reducir las asimetrías de información mediante la emisión de normas. A pesar de una función tan clara en teoría, esta revisión de la literatura muestra que la mayoría de los trabajos publicados en contabilidad financiera no han sido muy útiles para la tarea de establecer normas. Quizás esto sucede porque la investigación en contabilidad financiera se basa en disciplinas duras tales como la economía y finanzas, mientras la fijación y emisión de normas es más bien un proceso político.

Bibliografía

Alford, A.; Jones, J.; Leftwich, R. and Zmijewski, M. (1993) “The Relative Informativeness of Accounting Disclosures in Different Countries”. Journal of Accounting Research, Vol. 31, Supplement 1993, pp. 183-223.

Amir, E. and ZIV, A. (1997) “Recognition, Disclosure, or Delay: Timing the Adoption of SFAS Nº 106”. Journal of Accounting Research, vol. 35, Nº 1, Spring, pp. 61-81.

Ayers, B. (1998) “Deferred Tax Accounting under SFAS Nº 109: An Empirical Investigation of Its Incremental Value-relevance relative to APB Nº 11”. The Accounting Review, vol. 73, Nº 2, April, pp. 195-212.

Ball, R. (1978) “Anomalies in Relationships between Securities’ Yields and Yield-surrogates”. Journal of Financial Economics, vol. 6.

__ and Brown, P. (1968) “An Empirical Evaluation of Accounting Income Numbers”. Journal of Accounting Research, vol. 6, Autumn, pp. 159-178.

__ and Watts (1972) “Some Time Series Properties of Accounting Income”. Journal of Finance, vol. 27, June, pp. 663-682.

Bauman, M. (1996) “A Review of Fundamental Analysis Research in Accounting”. Journal of Accounting Literature, vol. 15, pp. 1-33.

Beaver, W. (1968) “The Information Content of Annual Earnings Announcements”, Empirical Research in Accounting: Selected Studies 1968, supplement to Vol. 6 of Journal of Accounting Research, pp. 67-92.

http://web13.epnet.com/ - bib3up__ (1981) Financial Reporting: An Accounting Revolution. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall.

__ (1996) “Directions in Accounting Research: NEAR and FAR”. Accounting Horizons, vol. 10, Nº 2, June, pp. 113-124.

__ (1998) Financial Reporting: An Accounting Revolution, 3rd edition. Englewood Cliffs: Prentice Hall International.

__ Eger, S. Ryan and Wolfson, M. (1989) “Financial Reporting, Supplemental Disclosures, and Bank Share Prices”. Journal of Accounting Research, vol. 27, Nº 2, Autumn, pp. 157-178.

__ and Engel, E. (1996) “Discretionary Behavior with Respect to Allowances for Loan Losses and the Behavior of Security Prices”. Journal of Accounting and Economics, vol. 22, pp. 177-206.

__ and Ryan, S. (2000) “Biases and Lags in Book Value and Their Effects on the Ability of the Book-to-market Ratio to Predict Book Return on Equity”. Journal of Accounting Research, Vol. 38, Nº 1, Spring, pp. 127-148.

__ Clarke, R. and Wright, W. (1979) “The association Between Unsystematic Security Returns and the Magnitude of Earnings Forecast Errors”. Journal of Accounting Research, Autumn, pp. 316-340.

__ Lambert, R. and Morse, D. (1980) “The Information Content of Security Prices”, Journal of Accounting and Economics, vol. 2, March, pp. 3-28.

__ R. Lambert and S. Ryan (1987) “The Information Content of Security Prices: A Second Look”, Journal of Accounting and Economics, July, pp. 139-157.

Bernard, V. (1989) “Capital Markets Research in Accounting During the 1980’s: A Critical Review”, published in “Ph.D. Jubilee: The State of Accounting Research as we enter the 1990’s”, edited by Thomas Flecka.

__ and J. Thomas (1989) “Post-earnings Announcement Drift: Delayed Price Reaction or Risk Premium?”. Journal of Accounting Research, Supplement 1989, pp 1-36.

__ (1990) “Evidence that Stock Prices do not Fully Reflect the Implications of Current Earnings for Future Earnings” Journal of Accounting and Economics, Nº 13, pp. 305-340.

Brooks and Buckmaster (1976) “Further Evidence on the Time Series Properties of Accounting Income”. Journal of Finance, vol. 31, pp. 1359-1373.

Brown, L. (1996) “Influential Accounting Articles, Individuals, Ph.D. granting Institutions and Faculties: A Citational Analysis”. Accounting, Organizations and Society, vol. 21, Nº 7/8, pp. 723-754.

Bushman, R.; Indejikian, R. and Smith, A. (1996) “CEO Compensation: The Role of Individual Performance Evaluation”. Journal of Accounting and Economics, vol. 21, pp. 161-193.

Cahan, S. (1992) “The Effect of Antitrust Investigations on Discretionary Accruals: A Refined Test of the Political-Cost Hypothesis”. The Accounting Review, January, pp. 77-95.

Chambers, R. (1966) Accounting Evaluation and Economic Behavior, Englewood Cliffs, N.J., Prentice-Hall.

Charest, G. (1978a) “Split Information, Stock Returns and Market Efficiency”. Journal of Financial Economics, vol. 6.

__ (1978b) “Dividend information, Stock Returns and Market Efficiency”. Journal of Financial Economics, vol, 6.

Chiras, D. and Manaster, S. (1978) “The Information Content of Option Prices and a Test of Market Efficiency”. Journal of Financial Economics, vol, 6.

http://web13.epnet.com/ - bib8up

Christensen, J., and Demski, J. (2002) Accounting Theory: An Information Content Perspective. New York, NY: McGraw-Hill/Irwin.

Coase, R. (1937) “The Nature of the Firm”. Economica, New Series, vol. 4, November, pp. 386-405.

Collins, D. and Kothari, S. (1989) “An Analysis of the Intertemporal and Cross-sectional Determinants of Earnings Response Coefficients”. Journal of Accounting and Economics, July, pp. 143-181.

Collins, D., M. Rozeff and W. Salatka (1982) “The SEC’s Rejection of SFAS no 19: Test of Market Price Reversal”. The Accounting Review, vol. 57, Nº 1, January, pp. 1-18.

Dechow, P. (1994) “Accounting Earnings and Cash Flows as Measures of Firm Performance: The role of Accounting Accruals”. Journal of Accounting and Economics, Nº 18, July, pp. 3-42.

__ and Skinner, D. (2000) “Earnings Management: Reconciling the Views of Accounting Academics, Practitioners and Regulators”. Accounting Horizons, vol. 14, 2, June, pp. 235-250.

__ Hutton and Sloan, R. (1999) “An Empirical Assessment of the Residual Income Valuation Model”. Journal of Accounting and Economics, vol. 26, pp. 1-34.

__ Kothari, S. and Watts, R. (1998) “The Relation Between Earnings and Cash Flows”. Journal of Accounting & Economics, vol. 25, 2, May, pp. 133-168.

__ Sloan, R. and Sweeney, A. (1995) “Detecting Earnings Management”. The Accounting Review, vol. 70, 2, April, pp. 193-225.

Demski, J. (1973) “The General Impossibility of Normative Accounting Standards”, The Accounting Review, October, pp. 718-723.

http://web13.epnet.com/ - bib11up

Demski, J., and G. Feltham. (1976) Cost Determination: A Conceptual Approach, First edition. Ames, IA: Iowa State University Press.

Demski, J., Fellingham, J.; Ijiri, Y.; Sunder, S.; Glover, J. and Liang, P. (2002) “Some Thoughts on the Intellectual Foundations of Accounting”. Accounting Horizons, vol. 16 Issue 2, pp. 157-169.

Dhaliwal, D.; Lee, J. and Fargher, N. (1991) “The Association Between Unexpected Earnings and Abnormal Security Returns in the Presence of Financial Leverage”. Contemporary Accounting Research, Fall, pp. 20-41.

Edwards, E. and Bell, P. (1961) The Theory and Measurement of Business Income. Berkeley: University of California Press, 1961.

Fama, E. and French (2000) “Forecasting Profitability and Earnings”. Journal of Business, vol. 73, Nº 2, April, pp. 161-175.

Feltham, G. and Ohlson, J. (1995) “Valuation and Clean Surplus Accounting for Operating and Financial Activities”. Contemporary Accounting Research, Spring, pp. 661-687.

Foster, G. and Young, R. (1997) “Frontiers of Management Accounting Research”. Journal of Management Accounting Research, vol. 9, pp. 63-78.

__ Ohlsen, C. and Shelvin, T. (1977) “Earnings Releases, Anomalies, and the Behavior of Security Returns”. The Accounting Review, January, pp. 574-603.

Galai, D. (1978) “Empirical Tests of Boundary Conditions for CBOE Options”. Journal of Financial Economics, vol. 6.

http://web13.epnet.com/ - bib13up

Gonedes, N., and Dopuch, N. (1974) “Capital Market Equilibrium, Information-production and Selecting Accounting Techniques: Theoretical Framework and Review of Empirical Work”. Journal of Accounting Research, vol. 2 (Supplement), pp. 48-169.

http://web13.epnet.com/ - bib14up

Hatfield, H. (1924) “An Historical Defense of Bookkeeping”. Journal of Accountancy, vol. 37 (4), pp. 241-253.

Hayn, C. (1994) “The Information Content of Losses”. Journal of Accounting and Economics, vol. 20, pp. 125-153.

Healy, P. (1985) “The Effects of Bonus Schemes on Accounting Decisions”. Journal of Accounting and Economics, April, pp. 85-107.

Healy, P. and Palepu, K. (1993) “The Effect of Firms’ Financial Disclosure Strategies on Stock Prices”. Accounting Horizons, vol. 7, Nº 1, March, pp. 1-11.

__ and Wahlen, J. (1999) “A Review of the Earnings Management Literature and its Implications for Standard Setting”. Accounting Horizons, vol. 13, Nº 4, December, pp. 365-383.

Hendriksen, E. and Van Breda, M. (1992) Accounting Theory, 5th Edition. Homewood, Il: Irwin.

http://web13.epnet.com/ - bib15up

Hilton, R. (1985) Probabilistic Choice Models and Information. Sarasota, FL: American Accounting Association.

Holthausen, R. (1981) “Evidence on the Effect of Bond Covenants and Management Compensation Contracts on the Choice of Accounting Techniques: The case of the Depreciation Switch-Back”. Journal of Accounting and Economics, vol. 3, pp. 73-109.

__ and Larcker, D. (1992) “The Prediction of Stock Returns Using Financial Statement Information”. Journal of Accounting and Economics, vol. 15, pp. 373-411.

__ and Watts, R. (2000) “The Relevance of the Value Relevance Literature for Financial Accounting Standard Setting”. Working Paper of the University of Rochester, September 2000.

__ Larcker, D. and Sloan, R. (1995) “Annual Bonus Schemes and the Manipulation of Earnings”. Journal of Accounting and Economics, vol. 19, February, pp. 29-74.

http://web13.epnet.com/ - bib16up

Ijiri, Y. (1967) The Foundations of Accounting Measurement: A Mathematical, Economic, and Behavioral Inquiry. Houston, TX: Scholars Book Co.

Jensen, M. (1978) “Some Anomalous Evidence Regarding Market Efficiency”. Journal of Financial Economics, vol. 6, June-September, pp. 95-102.

Johnson, H. and Kaplan, R. (1987) Relevance Lost: The rise and Fall of Management Accounting. Boston, MA: Harvard Business School Press.

Jones, J. (1991) “Earnings Management During Import Relief Investigations”. Journal of Accounting Research, Autumn, pp. 193-228.

Kaplan, R. (1986) “The Role for Empirical Research in Management Accounting”. Accounting, Organizations and Society, vol. 11, 4/5, pp. 429-452.

Khurana, I. (1991) “Security Market Effects Associated with SFAS no 94 Considering Consolidation Policy”. The Accounting Review, vol. 66, Nº 3, July, pp. 611-622.

Kormendi, R. and Lipe, R. (1987) “Earnings Innovations, Earnings Persistence, and Stock Returns”. Journal of Business, July, pp. 323-346.

Kothari, S. (1992) “Price-earnings Regressions in the Presence of Prices Leading Earnings”. Journal of Accounting and Economics, vol. 15, pp. 173-202.

__ (2000) “Capital Markets Research in Accounting”. Working Paper Sloan School of Management.

__ and Sloan, R. (1992) “Information in Prices about Future Earnings”. Journal of Accounting and Economics, vol. 15, pp. 143-171.

Lambert and Larcker, D. (1987) “An Analysis of the Use of Accounting and Market Measures of Performance in Executive Compensation Contracts”. Journal of Accounting Research, vol. 25, Supplement 1987, pp. 85-129.

Lee, C. (1999) “Accounting Based Valuation: Impact on Business Practices and Research”. Accounting Horizons, vol. 13 (4): pp. 413-25.

Lee, J. (1987) Managerial Accounting Changes for the 1990s. Addison-Wesley Publishing Co.

Lev, B. (1989) “On the Usefulness of Earnings and Earnings Research: Lessons and Directions from Two Decades of Empirical Research”. Journal of Accounting Research, vol. 27, Supplement 1989, pp. 153-201.

Lev, B. and Souggoannis, T. (1996) “The Capitalization, Amortization, and Value Relevance of R&D”. Journal of Accounting and Economics, vol. 21, pp. 107-138.

__ and Thiagarajan, S. (1993) “Fundamental Information Analysis”. Journal of Accounting Research, Autumn, pp. 190-215.

Lev, B. and Zarowin (1999) “The Boundaries of Financial Reporting and How to Extend Them”. Journal of Accounting Research, vol. 37, Nº 2, Autumn, pp. 353-385.

Little, I. (1962) Higgledy Piggledy Growth. Institute of Statistics (Oxford), vol. 24, November.

Little, I. and Rayner, C. (1966) Higgledy Piggledy Growth Again. New York: A.M. Kelley.

Lobo, G. and Song (1989) “The Incremental Information in SFAS no 33 Income Disclosures over Historical Cost Income and its Cash and Accrual Components”. The Accounting Review, vol. 64, 2, April, pp. 329-344.

Long, J. (1978) “The Market Valuation of Cash Dividends: a Case to Consider”. Journal of Financial Economics, vol. 6.

http://web13.epnet.com/ - bib21up

Mattessich, R. (1964) Accounting and Analytical Methods. Homewood, IL: Irwin.

McDonald, B. and Morris (1984) “The Relevance of SFAS 33 Inflation Accounting Disclosures in the Adjustment of Stock Prices to Inflation”. The Accounting Review, vol. 59, Nº 3, July, pp. 432-447.

Mcnichols, M. and O’Brien, P. (1997) “Self-selection and Analyst Coverage”. Journal of Accounting Research, vol 35, Supplement 1997, pp. 167-199.

__ and Wilson, G. (1988) “Evidence of Earnings Management from the Provision for Bad Debts”. Journal of Accounting Research, Supplement 1988, pp. 1-31.

http://web13.epnet.com/ - bib23up

Mock, T. (1976) Measurement and Accounting Information Criteria. Sarasota, FL: American Accounting Association.

Nelson, K. (1996) “Fair Value Accounting for Commercial Banks: An Empirical Analysis of SFAS Nº 107”. The Accounting Review, Vol. 71, Nº 2, April 1996, pp. 161-182.

Ohlson, J. (1995) “Earnings, Book Values, and Dividends in Equity Valuation”. Contemporary Accounting Research 11, pp. 661-87.

Ou, J. and Penman, S. (1989) “Financial Statement Analysis and the Prediction of Stock Returns”. Journal of Accounting and Economics, November, pp. 295-329.

Park, M., T. Park and RO (1999) “Fair Value Disclosures for Investment Securities and Bank Equity: Evidence from SFAS Nº 115”. Journal of Accounting, Auditing and Finance, vol. 14, 3, summer, pp. 347-370.

Patton (1922) Accounting Theory. Accounting Studies Press, reprint 1962.

__ and Littleton (1940) An Introduction to Corporate Accounting Standards. Chicago, American Accounting Association, Monograph Nº 3.

Penman, S. (1992) “Financial Statement Information and the Pricing of Earnings Changes”. The Accounting Review, vol. 67 (3), pp. 563-577.

Puxty, A. (1993) The Social & Organizational Context of Management Accounting. Academic Press, The Advanced Management Accounting and Finance Series, CIMA, Edited by D. Otley.

Schipper, K. (1989) “Commentary on Earnings Management”. Accounting Horizons, December, pp. 91-102.

Schipper, K. (1991) “Commentary on Analysts’ Forecasts”. Accounting Horizons, December, pp. 105-121.

Scott, W. (1997) Financial Accounting Theory. Prentice-Hall, New Jersey.

Skinner, D. (1994) “Why Firms Voluntary Disclose Bad News”. Journal of Accounting Research, vol. 32, Nº 1, Spring, pp. 38-60.

Soffer, L. and LYS, T. (1999) “Post-earnings Announcement Drift and the Dissemination of Predictable Information”. Contemporary Accounting Research, vol 16, 2, Summer, pp. 305-331.

http://web13.epnet.com/ - bib28upSTERLING, R. (1970) Theory of the Measurement of Enterprise Income. Lawrence, KS: The University of Kansas Press.

Sterling, R. (1979) Toward a Science of Accounting. Scholars Book Co.

Subramanyam, K. (1996) “The Pricing of Discretionary Accruals”. Journal of Accounting and Economics, vol. 22, pp. 249-281.

http://web13.epnet.com/ - bib29up

Sunder, S. (1997) Theory of Accounting and Control. Cincinnati, OH: Thomson Press.

Thompson, Rex (1978) “The Information Content of Discounts and Premiums on Closed-end Fund Shares”. Journal of Financial Economics, vol. 6, pp 151-186.

Trueman and Titman (1988) “An Explanation for Accounting Income Smoothing”. Journal of Accounting Research, vol. 26, Supplement 1988, pp. 127-139.

Tua Pereda, J. (1990) “La Investigación Empírica en Contabilidad - La Hipótesis de Eficiencia del Mercado”. Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, Ministerio de Economía y Hacienda, Madrid, España.

Wasley, C. and Linsmeier (1992) “A Further Examination of the Economic Consequences of SFAS no 2”. Journal of Accounting Research, vol. 30, Nº 1, Spring, pp. 156.

Watts, R. (1978) “Systematic ‘Abnormal’ Returns after Quarterly Earnings Announcements”. Journal of Financial Economics, vol. 6.

Watts, R. and J. Zimmerman (1978) “Towards a Positive Theory of the Determination of Accounting Standards”. The Accounting Review, vol. 53, January, pp. 112-134.

http://web13.epnet.com/ - bib30up

Watts, R., and J. Zimmerman (1986) Positive Accounting Theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall.

Watts, R. and J. Zimmerman (1990) “Positive Accounting Theory: A Ten Year Perspective”. The Accounting Review, Vol. 65, 1, January, pp. 131-156.

Wilson, G. (1986) “The relative Information Content of Accruals and Cash Flows: Combined Evidence at the Earnings Announcement and Annual Report Release Date”. Journal of Accounting Research, vol. 24, Supplement 1986, pp. 165-199.

Wong, M. (2000) “The Association Between SFAS no. 119 Derivatives Disclosures and the Foreign Exchange Risk Exposure of Manufacturing Firm”. Journal of Accounting Research, vol. 38, Nº 2, Autumn, pp. 387-417.

Zeff, S. (1978) “The Rise of Economic Consequences”. Journal of Accountancy, December, pp. 56-63

Ziebart, D. and Kim (1987) “An Examination of the Market Reactions Associated with SFAS Nº 8 and SFAS Nº 52”. The Accounting Review, Vol. 62, 2, April, pp. 343-358.