Aspectos tributarios en los clubes sociales y deportivos

Revista Nº 114 Nov.-Dic. 2002

Los consumos internos de los clubes no se pueden asimilar a la prestación de servicios gravados con IVA 

John Jaime Moreno 

Consultor 

En relación con los clubes sociales y deportivos se presentan algunas inquietudes principalmente relacionadas con:

1. Régimen tributario aplicable

Para que los clubes puedan pertenecer al régimen tributario especial deben cumplir los siguientes requisitos:

• Que se trate de entidades cuya naturaleza jurídica corresponda a una corporación, fundación o asociación sin ánimo de lucro.

• No deben hallarse expresamente exceptuadas del impuesto sobre la renta por el artículo 23 del estatuto tributario.

• El objeto social principal que da derecho al tratamiento preferencial debe estar dirigido, a las actividades culturales, deportivas, o a programas de desarrollo social.

• Los recursos deben destinarse al desarrollo del objeto social.

• Que tales actividades sean de interés general.

La DIAN, para establecer cuál es el objeto social principal de las corporaciones o clubes sociales y deportivos, se basa principalmente en la clasificación que dichas entidades presentan en su estado de ingresos y egresos, determinadas de acuerdo con lo establecido en el Decreto Reglamentario 2650 (Plan Único de Cuentas para comerciantes PUC debido a que no existe un PUC especializado para estas entidades). Teniendo en cuenta lo anterior los clubes sociales y deportivos deben asociar los gastos y costos a las actividades de su objeto social; es decir, por cada actividad deportiva (golf, tenis, fútbol, natación, etc.), cultural, etc., con el fin de establecer con claridad la destinación de los recursos a las citadas actividades de interés general.

En caso de no estar destinados los recursos a las actividades estimuladas fiscalmente se podrá desconocer la calidad del contribuyente del régimen especial de la corporación.

Para determinar si los clubes sociales y deportivos pertenecen al régimen tributario especial la DIAN conceptuó que una actividad tiene interés general cuando beneficia a la colectividad, considerada como un grupo de personas que comparten unos mismos intereses.

El interés general en este caso tiene una connotación cualitativa y no cuantitativa. Además, no se exige el acceso libre al público para pertenecer al régimen tributario especial.

2. Destinación del beneficio neto o excedente

Los contribuyentes que cumplan con los anteriores requisitos tendrán un tratamiento especial en el impuesto sobre la renta y complementarios liquidando una tarifa única del 20% sobre el beneficio neto; sin embargo, si en el año siguiente a aquel en el cual se obtuvo el excedente se destina directa o indirectamente a programas que desarrollen su objeto social (cultura, deporte o a programas de desarrollo social, etc.) estará exento del impuesto a la renta; para que proceda la exención, debe además, el beneficio neto o excedente ejecutarse en las condiciones que lo ordena el reglamento.

La destinación del beneficio neto o excedente debe ser puesta a consideración y aprobación de la asamblea general junto con los estados financieros de cierre del ejercicio; sin embargo, la norma no establece si el excedente o beneficio neto hace referencia al valor registrado contablemente o al valor fiscal. Se ha considerado que al ser aprobados los estados financieros por la asamblea implícitamente se están aprobando los resultados fiscales, en razón de corresponder estos últimos a la depuración efectuada sobre los resultados contables.

Es factible también que la asamblea apruebe proyectos de inversión a mediano y largo plazo en cuyo caso se deberá dejar constancia en el acta de la asamblea respectiva, con el objeto de poder justificar ante las autoridades tributarias la adecuada inversión de dichos excedentes.

Los clubes sociales y deportivos que no cumplan las condiciones señaladas en el estatuto tributario se consideran contribuyentes del impuesto sobre la renta, a una tarifa del 35%.

3. IVA en los consumos internos

Cuando los clubes realizan consumos internos para comités, atenciones a los empleados del club o los miembros de la junta directiva, es decir, dentro de la actividad que le es propia pero con el ánimo de satisfacer sus necesidades, estos no pueden asimilarse a la prestación de un servicio gravado con el impuesto sobre las ventas, por lo tanto no debe generar IVA, lo anterior es concordante con el artículo 460 del estatuto tributario que establece la base gravable para los servicios de clubes.

Debido a que no se causa el impuesto sobre las ventas en esta actividad no puede tomarse como impuesto descontable el impuesto cancelado en la adquisición de los bienes, los cuales constituyen un mayor valor del costo y/o gasto.

En la prestación de servicios tales como, el restaurante a un precio inferior al comúnmente cobrado a los socios del club, se debe calcular el IVA sobre el valor de la operación (valor acordado con el beneficiario), sea que esta se realice de contado o a crédito.

4. Contabilización del impuesto sobre las ventas en los consumos de juntas directivas o comités

En el siguiente cuadro se presenta el movimiento contable que se origina cuando al prestarse servicios a la junta directiva o comités del club se retiran bienes gravados.

impuestos2002e.JPG
impuestos2002e.JPG