Desafíos de la tecnología en la educación contable(1)

Revista N° 42 Abr.-Jun. 2010

Yaneli Cruz Alvarado 

(México) 

Profesora de tiempo completo 

Departamento Académico de Contabilidad 

Instituto Tecnológico Autónomo de México 

Participante en la elaboración de materiales educativos asistidos 

con tecnología para la Escuela de Negocios del ITAM 

Conferencista en foros nacionales e internacionales 

1. Entorno

Las fuerzas de la globalización han cambiando radicalmente la forma de trabajo y ninguna compañía ha podido escapar de ella. Las barreras del mercado han disminuido, la competencia se ha incrementado, los sistemas de información son compartidos y la comunicación de las empresas con sus proveedores y clientes han aumentado, al mismo tiempo que se han homologado los procesos. Esta misma globalización ha cambiado la naturaleza del trabajo y los servicios que un contador público ofrece en el entorno laboral.

El ritmo al cual han cambiado las tecnologías de información y las comunicaciones (TICs) en los años recientes, así como la velocidad con la cual, la tecnología ha sido adoptada por una nueva generación de jóvenes denominados, “Generación Y”, son factores que determinan los desafíos a los que se enfrenta la educación contable.

Así mismo, la transición que sufrió el Internet hacia la web 2.0(2), que enfatiza la colaboración en línea y la participación entre los usuarios, alteró fundamentalmente el proceso de comunicación, no solamente dentro de las universidades, sino también en las organizaciones.

1.1. El nuevo perfil de la profesión contable

La profesión contable ha sufrido una gran transformación en los últimos años debido al entorno global que ha ido modificando su función dentro de la economía y, gracias a las tecnologías que han facilitado su incorporación a otro tipo de actividades.

Los servicios de información financiera y fiscal, que por mucho tiempo fueron los principales servicios ofrecidos por los contadores, han ido emigrando hacia esquemas de subcontratación (outsourcing), pues, las actividades se han vuelto transaccionales y repetitivas, mientras que los sistemas de información han abaratado el costo de los servicios.

Existe una escasez mundial de contadores públicos calificados que cubran actualmente las necesidades de servicios y al mismo tiempo las universidades gradúan cada vez menos estudiantes del área contable. En el Instituto Americano de Contadores Públicos (AICPA), se llevó a cabo un estudio sobre esta situación. Se entrevistó a más de 2.000 estudiantes universitarios y preuniversitarios, y menos de la mitad de ellos creían que el esfuerzo para obtener la certificación de CPA (Certified Public Accountant) valía la pena. En esa muestra solo el 2% eran estudiantes universitarios de contabilidad y el 1% de los preuniversitarios tenían en mente estudiar contabilidad (Barna 2006: 45).

La aprobación de la Ley Sarbanes Oxley en 2002, generó nuevas actividades para el área. Después de la promulgación de esta ley, se necesitó un mayor número de contadores con habilidades de auditoría y tecnología que ayudaran a las empresas públicas con el cumplimiento de esta regulación.

Los estándares internacionales ha sido un detonador para la modificación del rol del contador público. Aproximadamente 117 países requerirán el uso de las NIIF para compañías nacionales que coticen en bolsa. En México se tiene previsto utilizar las NIIF para todas las compañías que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores para el 2012. Existen otros países que tienen planes de convergencia (eliminar diferencias significativas) de sus normas nacionales con las NIIF. La adopción de estas normas será de gran beneficio para las empresas, pues, promoverá la competitividad global de las mismas, fortaleciendo los mercados de capital, facilitando la gestión de las compañías internacionales en los países que adopten las NIIF y permitiendo la eficiencia en los procesos.

Esta nueva regulación es un paso importante hacia los estándares contables globales. Los contadores públicos serán los responsables de que se reporte la información financiera de manera confiable en una base mundial. Las habilidades necesarias para crear y analizar reportes será crítica para los estudiantes que se graduarán próximamente. Algunos países como Estados Unidos cuentan con un sistema normativo contable basado en reglas, las NIIF son un sistema normativo basado en principios. Empezar a trabajar con NIIF requiere de un cambio fundamental en la toma de decisiones, ya que estas deberán basarse en principios y no en reglas, lo cual requiere del desarrollo de habilidades analíticas.

El cambio tecnológico que se vivió a partir de los años noventa ha llevado a un replanteamiento de las habilidades tecnológicas con las que un contador público debe contar. Los desarrollos, tales como sistemas de almacenamiento de datos y sistemas empresariales (Enterprise Resource Planning, Supply Chain Management y Customer Relationship Management) han contribuido a la eficiencia de las empresas y sus sistemas de información. Ante los cambios tecnológicos, las compañías comenzaron a invertir sumas importantes de dinero en infraestructura tecnológica y eso ha detonado la evolución de la función financiera hacia una práctica más eficiente de la contabilidad.

Chandra, Cheh y Kim (2006: 50), citando a Thorp (1999), recalca que “en la medida en que la tecnología de información esté más integrada a las transacciones de negocio, es vital que los estudiantes tengan una adecuado entrenamiento tanto en la perspectiva de las tecnologías como en la de la contabilidad financiera. La enseñanza de la contabilidad financiera también ayudará a resolver la paradoja de las tecnologías de información que muestra una falta de correlación entre la productividad y la inversión en tecnología”.

Ellos mismos llevaron a cabo un estudio en el que analizan la enseñanza de tecnologías de información en los programas académicos haciendo diferencia entre la licenciatura y el posgrado. Entre los resultados más importantes para los estudios a nivel de licenciatura se encuentran los siguientes: 1) Para las aplicaciones aisladas, Excel es el aplicativo con mayor cobertura en los programas ya que provee de un ambiente robusto para llevar a cabo cálculos y simular diferentes escenarios de toma de decisiones en la contabilidad financiera. 2) En cuanto a los lenguajes de programación, los estándares XML (tales como XBRL y eBXML) se cubren en los programas académicos en mayor proporción que otros lenguajes (como C++ o Java). 3) Finalmente, en lo que respecta a los sistemas aplicativos empresariales, los sistemas REA(3) son enseñados en mayor medida que los más conocidos como Oracle o SAP.

Estos cambios en el entorno global han hecho que la naturaleza, rol, necesidades y expectativas de los contadores hayan cambiado. Sin embargo, las habilidades de la contabilidad demandadas para cubrir las necesidades del entorno difieren de alguna forma de aquellas enseñadas en los programas universitarios. Se requiere de un esfuerzo estratégico para cerrar la brecha que existe entre el viejo y el nuevo perfil que emerge de las nuevas necesidades del mercado. La forma en que las universidades y compañías se adapten a este nuevo ambiente determinará el éxito de sus egresados y empleados.

1.2. Uso actual de la tecnología por parte de la comunidad universitaria

Para entender la influencia de las tecnologías de información y comunicación en México se llevó a cabo la encuesta, “Uso de tecnologías de información y comunicación por los estudiantes universitarios”, con estudiantes de programas de contabilidad y administración, la cual pretendía analizar su comportamiento y actitudes obteniendo resultados interesantes que afirman la necesidad de la comunidad docente de actuar conscientemente ante grandes desafíos.

En el marco de este estudio se encuestaron a 172 estudiantes de entre 18 y 28 años. Los temas de la encuesta incorporaron:

• Tipo de dispositivo tecnológico que poseen.

• Tiempo que invierten en Internet para uso escolar o diversión.

• Frecuencia en el uso de herramientas de cómputo.

• Forma de acceso a Internet.

• Preferencias en cuanto al uso de tecnología en los cursos.

• Tipo de tecnología que los profesores utilizan en sus clases.

• Frecuencia en el uso de sistemas de administración de cursos.

• Habilidad y experiencia en el uso de sistemas de administración de cursos.

• Preferencia y uso de las redes sociales.

• Causas para no participar en redes sociales.

El uso de tecnologías por parte de los profesores aún es muy bajo. El 21.1% de los alumnos percibe que casi ninguno de sus profesores utiliza tecnologías de información eficientemente en sus clases (gráfica 1). La percepción en cuanto al uso de tecnologías, el adecuado entrenamiento y el entendimiento de las habilidades de los alumnos indica que pocos lo hacen.

 

graf1-pag19a.JPG
graf1-pag19a.JPG
 

 

Sin embargo, la percepción de los alumnos en cuanto a los beneficios al utilizar eficientemente la tecnología son alentadores, pues, la mayoría muestra interés en involucrarse más en actividades que contemplen el uso de tecnologías y, por otro lado, reconocen que al estar en el campo laboral las tecnologías les darán una adecuada preparación para el trabajo.

 

grafica2-pag20.JPG
grafica2-pag20.JPG
 

 

En esta gráfica se puede apreciar que la mayoría de los alumnos está de acuerdo o completamente de acuerdo con que las TICs conllevan beneficios en la educación.

Así mismo, se encontró evidencia de que los alumnos prefieren clases que utilicen la tecnología de forma moderada.

 

grafica3-pag20.JPG
grafica3-pag20.JPG
 

 

1.3. Nuevas habilidades, nuevos horizontes

El rol del contador público se ha redefinido y expandido, de ser un procesador de transacciones, pasa a ser un asesor estratégico de negocios. “En el futuro, los clientes demandarán servicios con una base más amplia de conocimientos requiriéndose contadores que vean el panorama completo y no aquellos que ofrezcan simplemente habilidades especializadas” (Boomer 2005: 26).

“La contabilidad se está convirtiendo en una profesión que ofrece servicios de conocimiento. En lugar de tener un enfoque histórico con los reportes de datos financieros, ahora se está requiriendo a los contadores para proveer de interpretaciones futuras, predictivas de esa misma información” (Messmer 2001: 20). Esto llevará a que se abran nuevas áreas de oportunidad, tales como la planeación estratégica, consultoría de tecnología, análisis de rentabilidad y costos, creación de nuevos negocios, servicios de aseguramiento, entre otras áreas. Esto implica que se desarrollarán algunas especialidades para la práctica contable:

1. Servicios de tecnología de información.

2. Servicios de aseguramiento.

3. Planeación financiera personal.

4. Contabilidad internacional.

5. Contabilidad ambiental.

6. Contabilidad forense.

Las competencias necesarias, incluirán, además de las habilidades técnicas, las habilidades interpersonales, de negociación, persuasión y escucha activa. La época de la contabilidad tradicional se ha dado por concluida frente a los cambios que el entorno manifiesta y da paso a una nueva generación de contadores con habilidades reforzadas.

2. Hacia la Universidad 2.0

Muchas son las predicciones sobre cuál será el futuro de las universidades, hace más de diez años Peter Drucker tenía un panorama de su futuro. “En treinta años los grandes campus universitarios serán reliquias. Es un cambio tan grande como cuando se imprimió el primer libro. ¿Se dan cuenta que el costo de la educación superior ha aumentado tan rápido como el costo de la atención a la salud? Y para la familia de clase media, la educación universitaria para sus hijos es tanto una necesidad como es la atención médica, sin ella los niños no tienen futuro […] la educación superior está en crisis profunda. Y crisis significa que las cosas pueden ir mucho mejor o mucho peor” (Drucker 1997).

“Las universidades están perdiendo el control sobre la educación superior en la medida en que Internet, inexorablemente, se convierte en la infraestructura dominante para el conocimiento —como contenedor y como plataforma para el intercambio de conocimiento global entre las personas— y una nueva generación de estudiantes requiere de un modelo muy diferente de la educación superior […] la transformación de la universidad no es solo una buena idea. Es un imperativo, y aumenta la evidencia de que las consecuencias de la demora pueden ser graves” (Tapscott y Williams 2010: 18).

Tapscott y Williams proponen que la transformación de la universidad requiere primero de un cambio en el viejo modelo industrial de la pedagogía y reemplazarlo con un nuevo modelo denominando aprendizaje colaborativo y, posteriormente, un nuevo modus operandi de cómo se produce la materia, el material didáctico, los textos, la palabra hablada y escrita, así como, otros medios de comunicación. Si la universidad logra abrirse y acoger el aprendizaje colaborativo y la producción de conocimiento colaborativo, podrá tener la oportunidad de sobrevivir en una economía global que ya se encuentra conectada.

3. Desafíos de la tecnología en la educación contable

Con este entorno tan demandante y con la afluencia de tecnologías en una era del conocimiento con menos barreras y contenidos abiertos, la comunidad docente no puede dejar de pensar en cómo hacerle frente a los siguientes desafíos:

1. Alentar el aprendizaje significativo en los estudiantes.

2. Enfrentar a una nueva generación de estudiantes.

3. Crear entornos educacionales.

4. Desarrollar nuevos contenidos educacionales.

5. Fomentar en la facultad la adopción e innovación en la enseñanza-aprendizaje con tecnologías.

3.1. Alentar el aprendizaje significativo en los estudiantes

Existe un proverbio chino que dice, “Cuando te platico, olvidas. Cuando te muestro, recuerdas. Cuando te involucro, entiendes”. Lo cual constituye un desafío con o sin tecnologías, pues, lograr que el alumno aprenda y utilice el conocimiento en el largo plazo requiere de una gran labor por parte de los docentes cuando determinan la forma en la cual se llevará a cabo una clase.

Stanford Ericksen analiza por qué un alumno puede llegar a olvidar lo aprendido y distingue dos formas de enseñanza: el material aprendido por memoria y el material significativo (gráfica 4). La memorización lleva a un bajo nivel de retención, pues, se recordarán números o sílabas sin sentido mientras que al utilizar materiales significativos habrá una alta retención a través de palabras, frases u oraciones. Si se llega a utilizar la tecnología para crear material significativo que propicie el involucramiento de los alumnos se podrá llegar a un alto nivel de retención.

 

grafica4-pag24.JPG
grafica4-pag24.JPG
 

 

Que exista significancia en un concepto es algo muy subjetivo, el hecho de agrupar a los estudiantes en un salón de clases no es lo que cambia significativamente lo que el individuo está pensando y aprendiendo, sino que es la forma de motivación la que afecta el aprendizaje o el proceso de aprendizaje. Las reacciones que pueden tener los estudiantes en un mismo grupo pueden variar y, el momento de la verdad instruccional, ocurre cuando los estudiantes toman el significado de una idea importante.

El aprendizaje activo es un método de enseñanza que permite a los estudiantes participar en clase, es decir, reduce el tiempo de habla del profesor e incrementa el involucramiento del estudiante. Bonwell y Eison (1991) escribieron que las estrategias que promueven el aprendizaje activo tienen cinco características comunes:

1. Los estudiantes se involucran en clase más allá del solo hecho de escuchar.

2. Se pone menor énfasis en la transmisión de información y mayor intensidad en el desarrollo de habilidades de los estudiantes.

3. Estos se involucran en un alto nivel de pensamiento: analizando, sintetizando y evaluando.

4. Los estudiantes están involucrados en actividades como leer, discutir y escribir.

5. Hay un mayor énfasis en la exploración de los valores y actitudes de los estudiantes.

Las tecnologías permiten llevar a cabo un aprendizaje activo cuando se incorporan dentro de las sesiones actividades que les permiten participar por medio de chat (charlas), sistemas de votación remota, tableros de discusión. “El integrar pedagogías virtuales para apoyar las clases presenciales ayuda a embonar los estilos de aprendizaje de los estudiantes con los estilos de enseñanza. Existe una implicación de que el aprendizaje virtual será más efectivo si puede emular algunas de las dinámicas presentadas en un salón tradicional de clase” (Proserpio y Gioia 2007: 75).

Ante la búsqueda de un aprendizaje significativo, las TICs constituyen una herramienta que puede ayudar a la facultad a lograr la retención y la conexión de nueva información con otra existente. Los requerimientos para una buena enseñanza con el uso de tecnología, incluyen la integración de las TICs a los cursos, colaboración y el soporte institucional.

3.2. Enfrentar a una nueva generación de estudiantes

Los alumnos que ingresaron este año a las universidades nacieron aproximadamente a principios de los años noventa. Prácticamente, cuando se iniciaba la revolución de las comunicaciones y las redes en las organizaciones. Marc Prensky, autor y apasionado en el estudio del uso de juegos y videojuegos para estimular el aprendizaje, menciona que los estudiantes de hoy ya no son el tipo de estudiantes que estábamos acostumbrados a enseñar. Ciertamente hubo un cambio radical en esta generación que nació con la revolución tecnológica.

La “Generación Y” constituye la totalidad de la población tradicional de nuestros estudiantes de pregrado. Muchas han sido las denominaciones que se les han dado a esta generación de jóvenes: Generación Y, Generación “TV”, Generación virtual, Net Generation, Generación milenio, Nativos digitales. Incluso se identifican patrones de comportamientos sociales dependiendo de la fecha de nacimiento, (tabla 1).

 

tab1-pag26.JPG
tab1-pag26.JPG
 

 

La tabla 1 realiza una clasificación de generaciones considerando un modelo creado en Estados Unidos para identificar a las personas por la fecha en que nacieron y la edad que tienen actualmente para poder comprender comportamientos.

Hay varias cosas que marcan la diferencia entre una y otra generación, sin embargo, se destaca la forma en que utilizan la tecnología y cómo se comunican. La “Generación milenio” tienen un uso intenso de mensajes de texto, además de una forma particular de utilizar la música, consultar las noticias y de participar en las redes sociales. Robert Sweeney identifica algunas características con respecto a esta generación:

• Tienen un mayor número de alternativas de consumo por lo que se vuelven selectivos.

• Esperan recibir productos o servicios personalizados, ajustados a la medida.

• Son impacientes.

• Aprenden a través de las experiencias.

• Son nativos digitales, pues, se adaptan fácilmente a la tecnología.

• Tienden a la practicidad y a una alta orientación al logro y a los resultados.

• Realizan muchas tareas al mismo tiempo.

• Actúan de forma colaborativa.

• Creen que son hábiles o expertos a la hora de buscar información en Internet.

Se pueden identificar cuatro avances en el mundo virtual que propiciaron los cambios estructurales en el comportamiento de los jóvenes (KPMG, 2007):

a. La disminución en el costo de la distribución de medios.

b. El incremento en la generación de contenidos.

c. El incremento en la participación, ya sea formalmente a través de wikis o involuntariamente.

d. La forma en la cual la información se organiza reduce el costo de la búsqueda.

El arribo de la web 2.0 influenció estos cambios, pues, al ser una segunda generación de servicios web, propició la generación de redes sociales, wikis, herramientas de comunicación y clasificación social, a través de etiquetas ‘folksonomie’ y con ello el movimiento de sindicación ‘redifusión de contenidos o RSS’ que se diferencian con el enfoque estático que representaba la web 1.0(4), (tabla 2). Indudablemente estos nuevos servicios fueron creados para una comunidad que participa y con ello inició el surgimiento de los alumnos 2.0(5) con los cuales día a día compartimos el aula de clases.

 

tab2-pag28.JPG
tab2-pag28.JPG
 

 

La tabla 2 realiza una comparación de las capacidades entre una plataforma web 1.0 y una web 2.0 para identificar las diferencias.

3.3. Creación de entornos educacionales que promuevan el aprendizaje activo, el pensamiento crítico, el aprendizaje colaborativo y la creación de conocimiento

En un entorno que fomente el aprendizaje activo, los estudiantes se involucran participando y dejan de lado el rol pasivo de las clases en donde solo el profesor participaba. Hay un menor énfasis en la transmisión de información y un mayor desarrollo de habilidades en los estudiantes. Aquí la tecnología tiene un rol relevante, pues, a través de actividades que la involucren, se puede llegar a un pensamiento crítico de alto nivel (análisis, síntesis y evaluación), se les compromete en actividades (leer, discutir, escribir) y se les da un mayor énfasis en la exploración de los estudiantes en sus actitudes y valores.

En varias universidades existen salones inteligentes que incorporan pizarrones interactivos de corto alcance, tableros corredizos, cámaras para documentos, sistemas de voto remoto y paneles que controlan la proyección de varios monitores. Las facultades de algunas universidades han señalado que el utilizar estos salones inteligentes han cambiado su enseñanza, incrementando las oportunidades para comprometer a los estudiantes, mejorando la implementación de proyectos abiertos y el aprendizaje basado en problemas (Little et ál. 2009: 38).

La creación de ambientes de aprendizaje incluye a las aulas, así como, a los entornos o situaciones que propician el desarrollo de habilidades en los estudiantes. Ya se ha invertido en salones inteligentes, así como, en la creación de entornos que mezclan las sesiones presenciales con actividades en línea, (figura 1). Esto requiere de conocer el formato correcto que fomentará el aprendizaje en los estudiantes.

 

fig1-pag29.JPG
fig1-pag29.JPG
 

 

Cada vez se utiliza con mayor frecuencia los cursos híbridos en donde se mezclan las características de una clase presencial con las de un curso totalmente en línea. Los cursos mezclados reemplazan una porción del salón presencial con actividades y asignaciones. El papel del profesor en estos cursos ha cambiado, del docente a un rol centrado en el estudiante para que pueda aprender.

Existe una amplia gama de herramientas tecnológicas que pueden utilizarse en los programas académicos de contabilidad. Entre ellos se encuentran, los simuladores que han sido usados para diferentes materias. “Una simulación por computadora es una actividad experiencial de aprendizaje que permite a los estudiantes visualizar situaciones y ver los resultados de manipular variables en ambientes dinámicos” (Feinstein 2002: 741).

Springer y Borthick hacen un análisis detallado de cómo puede utilizarse este tipo de herramientas para un curso introductorio de contabilidad. “En una simulación de negocios, el estudiante identifica problemas, encuentra información relevante, reconoce la influencia de las incertidumbres sobre las posibles soluciones, y entonces comunica sus hallazgos a la audiencia […] participar con los estudiantes de esta manera requiere que el instructor cambie su comportamiento de ser proveedor de conocimiento a facilitador de los estudiantes para construir sus propias representaciones mentales de los negocios y cómo operan y en especial de cómo podría operar” (Springer y Borthick 2004: 291).

Existen otros estudios que analizan el uso de simuladores de negocio en computadora y hojas de cálculo en la educación contable. “Al utilizar una simulación en computadora y un modelo de hoja de cálculo los estudiantes experimentan una mezcla única de aprendizaje experiencial combinado con un énfasis en el pensamiento algorítmico y una menor dependencia en el razonamiento inductivo” (Marriot 2004: 63).

No solamente se pueden simular modelos de negocio o transacciones contables por medio de los simuladores, sino que existe otra gama que puede ser utilizada dentro de los programas de contabilidad para el reforzamiento de habilidades. En días pasados se llevó a cabo la implementación de un simulador en una clase de contabilidad de último semestre que tenía por objetivo desarrollar habilidades de liderazgo y trabajo en equipo.

Ante esta mezcla de actividades los alumnos pueden llegar a desarrollar habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas en la manera en que se encuentran desafiados para aplicar modelos teóricos a datos del mundo real.

3.4. Desarrollo de nuevos contenidos educacionales

El cambio hacia nuevos contenidos surge de educar a una generación que se ha caracterizado por ser más visual que verbal “este nuevo cambio se ha producido debido a la presencia generalizado de herramientas de Internet, simulaciones y juegos en línea así como de comunicación mediada por la computadora en la vida diaria de la nueva generación de estudiantes. Estos cambios implican que los educadores deben explorar algunas de estas implicaciones de este cambio progresivo de verbal a visual y hacia enfoques virtuales para el aprendizaje” (Proserpio y Gioia 2007: 70).

El nuevo entorno en que los estudiantes se están desarrollando, incluye una gran cantidad de herramientas digitales habilitadas por la web 2.0. El cambio puede ser inesperado para los estudiantes cuando están acostumbrados a un medio verbal y emigran hacia uno virtual. Por lo que se requiere de una planeación detallada de las fechas y entregables para crear una comunicación clara sobre el desempeño virtual. Durante el 2009, a algunos alumnos de la licenciatura de contabilidad de último semestre se les pidió realizar, en lugar de un ensayo, un elemento multimedia en donde argumentaran hacia dónde iba la profesión contable. El formato era abierto por lo que se recibieron presentaciones en PowerPoint, sesiones de fotografías y algunos videos.

Así mismo las redes sociales como Facebook, Twitter, Flickr y Del.icio.us, que cuentan con más de 150 millones de usuarios, tienen un gran potencial para desarrollar materiales y ambientes de aprendizaje. La encuesta revela que los estudiantes utilizan este medio para estar en contacto con amigos y compartir información y en muy pocas ocasiones para llevar a cabo actividades escolares. El poder de las redes sociales es enorme y en ellas pueden realizarse actividades educacionales que fomenten la participación y el desarrollo de materiales, así:

• Utilizando un enfoque de microblog.

• Compartiendo experiencias en temas, y asignaciones de clase.

• Discutiendo de forma asíncrona la clase.

• Publicando eventos actuales del tema.

• Compartiendo recursos con estudiantes.

• Descubriendo fuentes de consulta.

• Criticando entre alumnos el trabajo de otros.

• Utilizando imágenes para presentaciones.

• Creando repositorios para proyectos de imágenes y videos.

Existen otros sitios que proveen de herramientas para fomentar el desarrollo de entornos colaborativos como jott.com, que posee aplicaciones como dictado de voz para Twitter, emails, y otros; scribblar.com, colaboración en línea y difusión de presentaciones; wikispaces.com, que provee de sitios wiki gratis; wordpress.com, software para blogging entre otros.

La empresa desarrolladora de buscadores de contenidos, Google, se ha preocupado por la elaboración de plataformas que promuevan la colaboración creando alternativas enfocadas en la educación. Esta empresa lanzó, Google Wave, que competirá directamente con los sistemas de administración de cursos (SAC) ya que incluye correo, chat, calendarios compartidos, software para elaboración de documentos, videos, entre otras aplicaciones. Esta plataforma busca reemplazar el e-mail mezclando mensajería instantánea, distribución de documentos e imágenes en una misma interfaz y, la cual, podría sustituir a los SAC ya que además de ser gratuita, se ha tenido la experiencia previa a través de servicios provistos con la plataforma Google Apps Education.

La eficiencia de los sistemas de administración de cursos ha sido cuestionada cuando se han visto los niveles de uso por parte de los profesores en donde contar con la herramienta no significa que sea utilizada ya sea por alumnos o profesores. Es probable que aunque los alumnos conozcan cómo utilizar la tecnología nadie se molestará en utilizarla si no existe algún incentivo de por medio.

El uso de Internet por la comunidad mexicana al igual que la latinoamericana se ha incrementado en los últimos años. Comscore, empresa de investigación, realizó un estudio en el cual muestra que el promedio de horas que una persona se encuentra en línea en Latinoamérica es de 22.3 al mes (Comscore 2009). El desarrollo de nuevos contenidos deberá considerar que ya no se está enseñando a estudiantes ni verbales ni visuales, sino a una generación virtual. “Debe existir una compatibilidad entre los estilos de aprendizaje de la nueva generación con los estilos de enseñanza” (Proserpio y Gioia 2007: 70).

3.5. Fomentar en la facultad la adopción e innovación en la enseñanza-aprendizaje con tecnología

Un estudio del Educause Center for Applied Research (ECAR 2004) muestra evidencia negativa respecto al uso de tecnologías dentro de los salones, principalmente por la forma en que los profesores la utilizan. Se argumenta que existe un abuso en el uso de PowerPoint bajo la creencia de que esta herramienta representa el uso de la tecnología. En un año un profesor puede llegar a utilizar hasta 270 horas en diseñar presentaciones. La encuesta realizada a estudiantes mexicanos revela que Excel y PowerPoint son las principales aplicaciones de tecnología utilizadas en los salones.

Creer que tener clases que incluyan diapositivas es utilizar tecnología es un gran error, pues, existen más herramientas que ayudan a desarrollar habilidades y generar colaboración. Además, los alumnos suelen pensar que al haber materiales en presentaciones se pueden ausentar de las sesiones pensando que ahí se encuentra la información relevante e incrementando el ausentismo.

Para que la facultad pueda incorporar tecnologías en la educación se requiere de todo un proceso de migración digital en donde los profesores cuenten con la capacitación adecuada para poder hacer uso de la tecnología en sus clases. Estos eventos deben introducir a la facultad a las tecnologías actuales y emergentes, demostrando nuevas tecnologías y estrategias de aprendizaje activo y con ello alentando a la integración de la tecnología en sus cursos y programas.

4. Tecnologías emergentes

Educause y The New Media Consortium publican cada año un reporte en donde se dan a conocer las tendencias del uso de tecnologías y en él se describen seis tecnologías emergentes que probablemente serán utilizadas en los campus universitarios en un periodo de uno a cinco años.

En los próximos 12 meses se utilizarán computación móvil y contenidos abiertos:

Computación móvil: Uso por parte de los alumnos de dispositivos móviles. Aquí será importante determinar cuestiones de privacidad y administración de salones.

Contenido abierto: Se espera que también tenga un gran uso en el corto plazo. Escuelas como Yale y MIT han compartido el contenido de sus cursos. El día de hoy se pueden encontrar diversos contenidos que se han abierto para la comunidad universitaria.

En dos o tres años se utilizarán libros electrónicos y realidad aumentada simple:

Libros electrónicos: Los dispositivos para lectura de libros electrónicos han surgido en el mercado. El uso de estos dispositivos combinado con actividades de adquisición, almacenamiento, lectura y notas en los libros digitales harán mucho más fácil el uso de esta tecnología por parte de las universidades.

Realidad aumentada más simple: Habrá un cambio que consistirá en hacer accesible la realidad aumentada a cualquier persona. El día de hoy existen aplicaciones para laptops (computador portátil) y teléfonos inteligentes que superponen rápida y fácilmente la información digital sobre el mundo físico. Para alumnos y profesores este tipo de tecnología será mucho más accesible.

En cuatro o cinco años se verán algunas aplicaciones que utilicen tecnología basada en gestos y análisis visual de datos:

Tecnología basada en gestos: Este tipo de innovación se ha utilizado fuertemente en el mercado de consumo, sin embargo, se predice la creación de algunas aplicaciones para la investigación y educación. Se están creando una serie de dispositivos que están dirigidos por movimientos naturales de los dedos, manos, brazos y cuerpo. Se explora particularmente en el sector de los juegos donde existe gran potencial de consolas que ya no requerirán de controles que impliquen manipulación.

Análisis visual de datos: Se refieren a las formas de descubrir y entender patrones en grandes cantidades de datos por medio de la interpretación visual.

Conclusiones

Finalmente, la encuesta reveló que los estudiantes están de acuerdo en que el uso de tecnologías de información en clase mejora el aprendizaje, que las actividades de clase se hacen más amenas y que al graduarse, las tecnologías de información utilizadas en salones de clase les ofrecerán una adecuada preparación para el trabajo (gráfica 2). Ante estas aseveraciones, tenemos que hacerle frente a un entorno educativo con desafíos pero con la consideración de que podemos utilizar la tecnología a beneficio de una ecuación con aprendizaje activo y colaborativo, pensamiento crítico y que genere conocimiento.

Ante los desafíos que la educación enfrenta con la tecnología no solamente basta con observar los cambios sino que se requiere ser parte activa de este movimiento de inteligencia colectiva de profesores 2.0 ayudado por las nuevas corrientes de aprendizaje colaborativo que participen activamente en la creación de materiales y en la incorporación de actividades con herramientas tecnológicas que promuevan el aprendizaje significativo de los estudiantes.

Los programas académicos de contabilidad deben contar con materias que posibiliten el desarrollo de habilidades que hagan de los contadores públicos, profesionales con una gran capacidad para afrontar el cambio que se avecina en su ejercicio.

(1) El presente artículo se fundamenta en el trabajo presentado en la XXVIII Conferencia Interamericana de Contabilidad, celebrada en octubre del 2009 en Cancún (México).

(2) Plataforma tecnológica en Internet que permite la colaboración, compartición e interactividad entre los usuarios.

(3) REA es un sistema de contabilidad ampliamente utilizado en la academia en Estados Unidos.

(4) Plataforma tecnológica que permite compartir información de forma unidireccional a través de Internet.

(5) Estudiantes con alta tendencia en el uso de TICs para colaborar, interactuar y compartir a través de Internet.

Bibliografía

BARNA, E. (2006) “The serious shortage of accountancy personnel”, Vermont Business Magazine, vol. 34, p. 45.

BONWELL, C. y ELSON, J. (1991) “Active learning: creating excitement in the classroom”, Washington, DC: George Washington University.

BOOMER, G. (2005) “Globalization: is your firm motivated, or paralyzed?”, Accounting Today, p. 26.

CAREY, K. (2009) “What Colleges Should Learn from Newspapers Decline”, Chronicle of Higher Education:

http://chronicle.com/article/What-Colleges-Should-Learn-/15693

CHANDRA, A.; CHEH, J. y KIM I. (2006) “Do We Teach Enough It Skills in Management Accounting Courses?”, Management Accounting Quarterly, vol. 8, n.º 1, pp. 49-54.

COMSCORE (2009) “The State of the Internet in Mexico”:

http://www.comscore.com/Press_Events/Presentations_Whitepapers/2009/The_State_of_the_Internet_in_Mexico

DRUCKER, P. (1997) “Seeing things as they really are”, Forbes.

ECAR (2004) “Study of Students and Information Technology, 2004: Convenience, Connection, and Control”:

http://www.educause.edu/ECAR/ECARStudyofStudentsandInformat/158574

EDUCAUSE Y THE NEW MEDIA CONSORTIUM (2010) “The Horizon Report”:

http://www.educause.edu/ELI/2010HorizonReport/195400

ERICKSEN, S. (1984) “The essence of good teaching”. San Francisco: Jossey-Bass.

FEINSTEIN, A. H.; MANN, S. y CORSUN D. L. (2002) “Charting the experiential territory: Clarifying definitions and uses of computer simulation, games, and role play”, Journal of Management Development, vol. 21, n.º 10, pp. 732-744.

KPMG (2007) “The impact of digitalization - a generation apart”.

LITTLE J.; PAGE, C.; BETTS, K.; BOONE, S.; FAVERTY, P.; JOOSTEN, T.; KIGGINS, E.; KNOTT, J.; LONG, E.; MAUGER, A.; MCCLURKEN, J.; MCCREADIE, M.; PETERSON, N. y SCHWARTZ, C. (2009) “Charting the Course and Tapping the Community: The EDUCAUSE Top Teaching and Learning Challenges 2009”, Educause Review, vol. 44, n.º 3, pp. 30-45.

MARRIOT, N. (2004) “Using computerized business simulations and spreadsheet models in accounting education: a case study”, Accounting Education, vol. 13, pp. 55-70.

MESSMER, M. (2001) “Next generation accountant”, National Public Accountant, pp. 20-21.

MIT. Free Online Course Materials | MIT Open Course Ware:

http://ocw.mit.edu/OcwWeb/web/home/home/index.htm

PRENSKY, M. (2005) “Don’t bother me, mom - I’m learning”, Paragon House.

PROSERPIO, L. y GIOIA, D. (2007) “Teaching the Virtual Generation”, Academy of Management Learning and Education, vol. 6, n.º 1, pp. 69-80.

SPRINGER, C. W. y BORTHICK, F. (2004) “Business Simulation to Stage Critical Thinking in Introductory Accounting: Rationale, Design, and Implementation”, Issues in Accounting Education, vol. 19, n.º 3, pp. 277-303.

SWEENEY, R. (2009) “Millennial Behaviors and Higher Education Focus” Group Results, 27 october:

http://library1.njit.edu/staff-folders/sweeney/Millennials/Millennial-Summary-Handout.doc

TAPSCOTT, D. y WILLIAMS, A. (2010) “It’s Time!”, Educause Review, vol. 45, n.º 1, pp. 16-29.

THORP, J. (1999) “The Information Paradox: Realizing the Business Benefits of Information Technology”. New York, N.Y.: McGraw Hill.

YALE “Open Yale Courses”:

http://oyc.yale.edu/courselist