Alcaldía Mayor de Bogotá, D.C.

CIRCULAR 3 DE 2016

(Septiembre 19)

Asunto: Directrices sobre la obligación de permitir el acceso a los estudiantes y no dejarlos por fuera de los establecimientos educativos distritales.

Desde la Constitución Nacional se establece la garantía de los derechos fundamentales de los niños (art. 44), y la protección y formación integral de los adolescentes (art. 45), así como el derecho fundamental a la educación de los niños, niñas y adolescentes, y la promoción de prácticas sanas de convivencia.

También es claro el Código de la Infancia y la Adolescencia (L. 1098/2006, art. 7º) al señalar que es deber de las autoridades administrativas la protección integral de los niños, niñas y adolescentes cuyas actuaciones deben estar dirigidas a su reconocimiento como sujetos de derechos, la garantía y cumplimiento de los mismos, la prevención de su amenaza o vulneración y la seguridad de su restablecimiento inmediato en desarrollo del principio del interés superior. Adicionalmente se establece expresamente que “en todo acto, decisión o medida administrativa, judicial o de cualquier naturaleza que deba adoptarse en relación con los niños, las niñas y los adolescentes, prevalecerán los derechos de estos, en especial si existe conflicto entre sus derechos fundamentales con los de cualquier otra persona”.

La Secretaria de Educación del Distrito en el marco de su proyecto “Participación ciudadana para la reconciliación y la paz” viene desarrollando una estrategia de mejoramiento integral de entornos escolares que tiene como uno de sus propósitos mitigar los riesgos que se pueden presentar frente a la garantía del derecho a la educación, así como lograr que estos sean proclives al aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes.

Con este fin se ha logrado una articulación intersectorial a través de la cual, diferentes entidades del Distrito han congregado sus esfuerzos alrededor de los colegios permitiendo con esto que padres, madres y estudiantes cuenten con la seguridad necesaria para acceder y retirarse de los establecimientos educativos.

Todos estos esfuerzos intersectoriales requieren del compromiso de la comunidad educativa de cada uno de los establecimientos educativos y de su participación activa como garantes de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en cumplimiento del marco normativo que les atañe.

Como parte de este compromiso, en cabeza de los rectores, se encuentra promover las correspondientes medidas de seguridad, entre la que se encuentra permitir el acceso de los estudiantes a los colegios, evitando con esto que queden expuestos a factores como inseguridad, acceso a sustancias psicoactivas, violencia, entre otros.

En orden de ideas, bajo ninguna circunstancia se debe restringir el ingreso de los estudiantes a los establecimientos educativos, toda vez que esta situación implica una situación de riesgo, no compatible con la protección de los derechos fundamentales referidos.

En consideración a lo anterior, se solicita adoptar las medidas correspondientes para dar cumplimiento a las directrices impartidas en la presente circular, toda vez que su incumplimiento puede generar responsabilidades disciplinarias, civiles y penales.

N. del D.: Esta circular va dirigida a rectores y directores locales de educación.