Ref.: Exp. 10.146

Magistrado Ponente:

Dr. Juan de Dios Montes Hernández

Actor:

Mercedes Muñoz Ordoñez y otros

Demandado: Hospital universitario San José de Popayán (Cauca)

Santafé de Bogotá, D.C., marzo diez de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «Por lo anterior, encuentra el tribunal que falló el servicio de vigilancia y el asistencial a cargo de los porteros y demás personal que debe asegurar la adecuada prestación del servicio que incluye la seguridad en las instalaciones y del personal de enfermería y auxiliares que debía prestar a la paciente el cuidado y atención que por su ausencia ella delegó en la particular delincuente, el que indudablemente debía, además, colaborar en la vigilancia del personal sometido a su cuidado evitando la presencia dentro de la Sala, de personal ajeno a la institución.

No considera la Sala que, por obvias razones, pueda hablarse de culpa de la víctima si se considera como tal al menor, y si se trata de atribuir culpa a la madre demandante tampoco es posible predicar culpa de ella habida consideración de las fallas del servicio anotadas y, fundamentalmente, tomando en cuenta el estado precario de salud de la paciente en el momento en que se produjo el ilícito, que afectaba de alguna manera su estado de intelección y volición.

No escapa al tribunal la complejidad de la vigilancia de un centro hospitalario sometido al flujo permanente de entradas y salidas de pacientes y visitantes, pero este hecho no puede justificar la pérdida de un paciente, mas tratándose de un recién nacido, a punto de exonerar de responsabilidad al centro asistencial y dejar desprotegida a la madre que se ve abrupta y cruelmente separada de su hijo en un lugar del que esperaba ayuda y protección. Si incluso las mercancías ubicadas en almacenes generales de depósito están amparadas por el depositario que debe responder por su integridad, con mayor razón un ser humano puesto bajo la atención de un ente asistencial tiene derecho a que se responsabilice de su integridad por lo menos en aquellas circunstancias en que por su insanidad no puede valerse por sus propios medios” (fls. 134 a 135 C.1)».

_______________________________________