Sentencia 10374 de marzo 18 de 1998 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

CORRECCIÓN MONETARIA EN CASACIÓN

DEBE HABERSE SOLICITADO OPORTUNAMENTE

EXTRACTOS: «Es indudable que esta Sala, en las sentencias recordadas por el recurrente, reconoció la indexación de sumas de dinero adeudadas por concepto de indemnización por despido injusto. Sin embargo, ello no significa, como lo quiere hacer ver la censura, que cuando se produce condena por tal concepto, en una errada interpretación del artículo 307 del Código de Procedimiento Civil, se disponga automáticamente la actualización de la cantidad pertinente, puesto que para declararla, es menester que la petición de indexar haya sido invocada en la demanda inicial o, posteriormente, al adicionar la misma dentro de la primera audiencia de trámite.

En ese orden, para admitirse la posibilidad de examinar la solicitud de corrección monetaria en el recurso de casación, es indispensable que ésta haya sido formulada en la demanda promotora del juicio o en su adición. No obstante, es innegable que en este asunto, aquella no fue pedida en tales oportunidades procesales (folio 2 a 4 y 46 a 50), como con acierto lo pregona la opositora.

Insiste la Corte en afirmar que, si bien, ha reconocido la indexación frente a la necesidad de actualizar una suma de dinero a momento presente, con el respaldo de la certificación del DANE, es requisito adicional, para su procedencia, que la solicitud se haya elevado desde la misma instauración de la demanda o en su adición, reforma o modificación. Ello debe ser así, puesto que la parte demandada al percatarse, en el mismo comienzo del entrabamiento de la litis o posteriormente en la oportunidad procesal señalada, puede, si lo considera, oponerse a ella. Tal exigencia obedece a la necesidad de garantizar la efectividad de los principios de lealtad procesal y de contradicción, así como los derechos de defensa y debido proceso, a más de que con ello el fallador también puede resolverla en los términos que le impone el artículo 305 del Código de Procedimiento Civil o, aún, valiéndose de la facultad extra y ultrapetita prevista por el artículo 50 del Código Procesal del Trabajo, reservada al juez de primera instancia.

El anterior criterio jurisprudencial corresponde al sostenido por la Corte en diversas ocasiones».

(Sentencia de casación, marzo 18 de 1998. Radicación 10.374. Magistrado Ponente: Dr. Jorge Iván Palacio Palacio).

________________________________________________