Sentencia 10436 de mayo 7 de 1998 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PRESCRIPCIÓN EN MATERIA LABORAL

NO ES INDISPENSABLE QUE EL DEMANDADO FUNDAMENTE SU SOLICITUD

EXTRACTOS: «Auscultadas las normas que en el proceso laboral gobiernan la figura de la prescripción, específicamente los artículos 32 y 151 del estatuto adjetivo del trabajo, deduce la Sala que en su tenor literal no exigen a quien la alega la formalidad que sostiene el acusador en el sentido de expresar el porqué se configura. En particular examinado el artículo 151 ibídem, es evidente que el propio legislador le fijó alcance y consecuencias concretas a la figura en cuanto fuente de extinción de las obligaciones laborales por el simple transcurso del tiempo, motivo por el cual es afirmable que ante la nominación legal de tal categoría jurídica y su desarrollo normativo, su simple titulación en la contestación de la demanda o durante la primera audiencia de trámite, permiten al fallador, como aconteció en el presente caso, estudiar si en el marco del artículo 151 pluricitado las cargas salariales, prestacionales o indemnizatorias deprecadas por el actor todavía pueden ser perseguidas por él, allende el transcurso del tiempo.

De modo, pues, que en criterio de esta Sala de la Corte, como ya lo ha sostenido en otras oportunidades separándose de lo dicho por la misma en el fallo del 30 de julio de 1983, radicación 8042, que se trae a colación en la demanda de casación, es el rigor y la precisión legal de la prescripción en perspectiva de su origen, alcance y consecuencia, lo que posibilita que no sea perentorio exigir a quien le esgrime como medio de defensa que exprese los motivos por los cuales estima debe declararse probada. Además, la misma razón por la que se explica la prohibición legal de declarar probado de oficio este medio exceptivo, como es que la prescripción puede ser objeto de renuncia expresa o tácita, autoriza a manifestar que es suficiente para que el juez la estudie que el demandado alegue que el derecho reclamado está prescrito».

(Sentencia de Casación, mayo 7 de 1998. Radicación 10.436. Magistrado Ponente: Dr. Fernando Vásquez Botero).

_________________________________