Sentencia 10608 de abril 10 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

LIQUIDACIÓN FINAL DEL CONTRATO

LAS RECLAMACIONES DEBEN CONSTAR EN EL ACTA

EXTRACTOS: «Vencido el plazo tanto inicial como los adicionales para la ejecución de la obra, se suscribió el acta Nº 18 de liquidación final, el 15 de junio de 1990 (fl. 73 y ss. C. 2). En esa acta resultó un saldo de $ 170.511,78 en favor de la entidad estatal y en ella no se hizo reconocimiento alguno por concepto de actualización o intereses. Fue suscrita por el contratista, el interventor y el secretario de salud del Distrito Capital. En ella se dejó constancia en el sentido de que hacían parte de la misma las actas Nos. 16 y 17, la primera de obra ejecutada suscrita el 23 de mayo de 1990 y la obra de recibo final de obra.

Ni en el acta de liquidación, ni en las números 16 y 17 (fls. 82) se dejó constancia por parte del contratista en relación con reclamaciones por rompimiento del equilibrio contractual, o por mora en el pago de las cuentas.

El mismo 15 de junio, el contratista presentó ante la secretaría de salud del Distrito Capital, la comunicación que en copia y constancia de recibido reposa a folio 144 del expediente. Allí expresó:

“La presente tiene por objeto aclarar que con respecto al acta de liquidación del contrato de la referencia, dejo a salvo mis derechos consistentes en la actualización de los precios por demora en la tramitación del contrato; y en la entrega del anticipo, así como los intereses moratorias por la mora en los pagos”.

El hecho de que al momento de la liquidación final del contrato el contratista no haya reclamado, o dejado salvedad en relación con aquellos conceptos que consideraba insolutos, le impide demandar a través de un proceso judicial su reconocimiento.

Ha sido jurisprudencia reiterada de esta Sala que cuando la liquidación del contrato se realiza entre la administración y su contratista, si no se deja salvedad en el acta en relación con reclamaciones que tengan cualquiera de las partes, no es posible que luego se demande judicialmente el pago de prestaciones surgidas del contrato. Por vía de ejemplo se citan las sentencias proferidas en los procesos Nos. 6661, actor Sociedad Mitsui & Co. Ltda. Tokio, Japón, ponente Dr. Carlos Betancur Jaramillo, y 8310, (actor Sociedad Sinpac Ltda., ponente Dr. Daniel Suárez Hernández).

La liquidación de mutuo acuerdo suscrita por las partes, constituye un acto de autonomía privada de aquellas que le da firmeza o definición a las prestaciones mutuas entre sí, de tal suerte que constituye definición de sus créditos y deudas recíprocas, no susceptible de enjuiciarse ante el órgano jurisdiccional, como no sea que se acredite algún vicio del consentimiento que conduzca a la invalidación de la misma, tales como: error, fuerza o dolo.

La liquidación final del contrato tiene como objetivo principal, que las partes definan sus cuentas, que decidan en qué estado quedan después de cumplida la ejecución de aquel; que allí se decidan todas las reclamaciones a que ha dado lugar la ejecución del contrato, y por esa razón es ese el momento en que se pueden formular las reclamaciones que se consideren pertinentes. La liquidación finiquita la relación entre las partes del negocio jurídico, por ende, no puede con posterioridad demandarse reclamaciones que no hicieron en ese momento.

La carta que en la misma fecha de la liquidación final presentó Hugo Segura Lara a la administración poniendo de presente que dejaba a salvo sus reclamaciones por rompimiento del equilibrio del contrato y por mora en el pago de las cuentas, no tiene la virtud de modificar la liquidación final, que ya había sido suscrita por el contratista sin reclamación.

Como uno de los hechos fundamento de la demanda el actor aseguró que la administración le impidió dejar constancia de reclamación pendiente en esa acta de liquidación final. Esta afirmación carece por completo de respaldo probatorio dentro del proceso, es más ni siquiera se intentó su prueba. El acervo probatorio está integrado sólo por documentos y dictamen pericial y con esas pruebas no se demuestra que la administración le hubiera impedido al contratista dejar constancia de reclamación en aquel momento.

Ahora bien, como en este caso la liquidación final del contrato realizada por las partes se suscribió sin reclamaciones de ninguna índole, en consecuencia, las súplicas de la demanda deberán ser negadas».

(Sentencia de abril 10 de 1997. Expediente 10.608. Consejero Ponente: Dr. Daniel Suárez Hernández).

_______________________________________