Sentencia 10804 de agosto 11 de 1998 

C ORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrado Ponente:

Dr. José Roberto Herrera Vergara

Ref.: Expediente 10804

Acta número 30

Santafé de Bogotá, D.C., agosto once de mil novecientos noventa y ocho.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Corte

Aunque sin precisar el defecto hermenéutico, ni señalar cuál es el correcto sentido, cuestiona genéricamente el impugnante la inteligencia impartida por el tribunal al artículo 143 del CST, que consagra el principio de “a trabajo igual, salario igual”. Sin embargo, no es viable desprender del fallo acusado que el sentenciador hubiese impartido una hemenéutica errónea al precepto en comento, pues a propósito del entendimiento que debe darse a ese texto se limitó a transcribir el criterio expuesto por esta Sala en sentencia del 7 de febrero de 1996, el cual ha venido siendo ratificado en todas aquellas oportunidades en que se ha discutido el alcance del principio de igualdad, entre las que cabe mencionar las decisiones de 30 de septiembre de 1996 (Rad. 8793 y 8798), 29 de mayo de 1997 (Rad. 9177) y, más recientemente, 7 de mayo y 3 de junio de 1998 (Rad. 9680 y 10640).

Evidentemente, la diferencia salarial de trabajadores con distinto régimen de cesantía no es razón valedera en un juicio estrictamente jurídico, para concluir per se la aplicación de los efectos del artículo 143 del CST, que fue diseñado en el estatuto laboral para cumplir propósitos diferentes al perseguido por la acusación.

El debido respeto al mandato contenido en dicha disposición impide generalizaciones y analogías que se aparten de su claro tenor literal, por lo que es deber del juzgador al aplicarlo, analizar si el cargo, la jornada laboral y las condiciones de eficiencia entre dos o más trabajadores asimilables son iguales. Como es ilógico, ese examen supone un cotejo de los hechos constitutivos de tales factores laborales, que implica el análisis de las funciones efectivamente desempeñadas, las jornadas cumplidas y la evaluación del desempeño cuantitativo y cualitativo de los trabajadores que sirven de parangón al demandante en su aserto de similitud de condiciones básicas de trabajo.

El sistema nacido con la Ley 50 de 1990, declarado exequible en sentencias números 107 y 110 de fechas septiembre 12 y 19 de 1991 respectivamente, permite un diferente tratamiento laboral en materia de auxilio de cesantía, siempre que se cumplan las reglas taxativamente señaladas en el mismo. Por manera que la simple identidad nominal de cargos, pero con diversidad de reglas de cesantía, por sí mismo no obliga al empleador a decretar aumentos de salario en el mismo porcentaje a dos trabajadores con diferente régimen cesantía, a menos que esté obligado a ello por convenio laboral o disposición arbitral o gubernamental. También es cierto, como es natural, que apoyado el empresario exclusivamente en la disimilitud de reglas legales sobre cesantía, tampoco puede negar los efectos del principio “a trabajo igual salario igual”, cuando quiera que se esté en real y concreta presencia de los presupuestos del artículo 143 del CST, en el entendimiento que ha extraído de él la jurisprudencia del trabajo.

En este orden de ideas, no desatendió el sentenciador el sentido de las disposiciones enlistadas en la proposición jurídica, por lo que no hay lugar a infirmar el fallo acusado.

Por lo dicho, el cargo no prospera.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, no casa la sentencia de fecha cuatro de agosto de mil novecientos noventa y siete proferida por el tribunal superior del distrito judicial de Cúcuta, en el juicio promovido por Deyanira Barreto Gutiérrez contra la Caja de Compensación Familiar del Norte de Santander, Comfanorte.

Costas a cargo de la parte recurrente.

Cópiese, notifíquese, publíquese y cúmplase».

______________________________