•Sentencia 10864 de marzo 17 de 1999

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

REMUNERACIÓN DE LAS VACACIONES

TRABAJADORES CON SALARIO INTEGRAL

EXTRACTOS: «El contenido del cargo devela que el censor objeta la sentencia del tribunal en dos puntos específicos: 1. La forma como tasó la compensación en dinero de las vacaciones no disfrutadas por el actor, sin tener en cuenta la totalidad del último salario integral por él devengado, sino el 70% del mismo.

(...).

Respecto a la compensación de las vacaciones, el Tribunal expresó:

“Y efectivamente le asiste toda la razón al recurrente, estamos en frente de la denominada compensación en dinero dispuesta en el artículo 189 del código sustantivo del trabajo, para la eventualidad de terminar el contrato de trabajo sin que el trabajador hubiera disfrutado de vacaciones, compensación de estas en dinero procedente por año cumplido de servicio y proporcional por fracción, cuando excedan de seis meses, señalando el inciso tercero que “se tomará como base el último salario devengado por el trabajador”, luego es menester reajustar el valor de las vacaciones causadas y no disfrutadas, de acuerdo al último salario por él devengado que siendo integral de cinco millones de pesos, hemos de tomar el 70% como factor salarial, es decir, que la base para la liquidación de este derecho es de $ 3.500.000 y con respecto al tiempo hemos de considerar el lapso comprendido entre el 28 de septiembre de 1992 y el 27 de septiembre de 1995, es decir, que al actor se le deben compensar sus vacaciones en cuantía de cinco millones doscientos cincuenta mil pesos y no como erradamente lo consideró el juzgado de primera instancia, aunque el recurrente también se equivocó al reclamar su liquidación con base en el 100% del salario integral, olvidando que por lo menos el 30% de este corresponde al factor prestacional” (fl. 49 c. segunda instancia).De lo antes transcrito, deduce la Corte que la argumentación del Tribunal en torno a la cuantificación de las vacaciones compensadas del demandante es fundamentalmente jurídica, pues constituye una interpretación del artículo 189 del Código Sustantivo del Trabajo y del artículo 18 de la Ley 50 de 1990, que modificó el artículo 132 ibídem, pues parte de presupuestos fácticos no discutidos ni desconocidos en este asunto, como son: el derecho del accionante a percibir dinero en compensación de sus vacaciones a la extinción del vínculo y la existencia de un salario integral mensual de $ 5.000.000, como modalidad de su remuneración. Lo anterior implica que lo que debate la censura es el criterio fijado por el juzgador respecto a cuál es el monto que se debe tomar para la compensación en dinero de vacaciones en el evento que se devengue un salario integral, ya que es indudable que fue el ejercicio hermenéutico que aquél hizo de las normas antes citadas, lo que lo llevó a sostener que el descanso remunerado o su compensación de los trabajadores cobijados por el salario integral debe ser liquidado con el 70% del mismo, apartando para el efecto el 30% correspondiente al denominado factor prestacional. Planteada la situación así, se tiene que como el acusador, respecto a este aspecto dirigió el cargo por la vía indirecta, por tal camino no puede examinarse el mismo, ya que, por lo dicho, debió plantearse por la vía directa, bajo la modalidad de interpretación errónea de los preceptos sustantivos atrás referenciados, como lo advirtió la réplica.

Lo comentado no obsta para que la Corte en ejercicio de su esencial función de unificadora de la jurisprudencia nacional precise que en el evento del pago compensado por vacaciones a trabajadores que devengan salario integral, habrá de tenerse en cuenta la totalidad de la suma que éste representa, sin descontar el llamado factor prestacional. Y esto porque si bien es cierto que, como lo ha sostenido esta Sala, el salario al que se refiere el artículo 189 del Código Sustantivo del Trabajo es el último, “sin excluir, como es obvio porque la ley no lo hace, ninguno de los elementos que conforme el artículo 127 del Código Sustantivo del Trabajo lo integran”, también lo es que tal disposición no puede aducirse para sostener que el factor prestacional hay que excluirlo para la compensación en dinero de vacaciones, so pretexto de su denominación y que con él se están solucionando créditos de naturaleza prestacional, ya que ello implicaría pasar por alto, que, como lo expresa el artículo 132, con el mismo, también, se retribuyen conceptos que por su naturaleza son salario, tales como “trabajo nocturno, extraordinario o al dominical y festivo”.

De modo, pues, que para la Sala, la imposibilidad de determinar en el concepto genérico de lo denominado factor prestacional, cuál porcentaje del mismo corresponde a salario y cuánto a prestaciones sociales, es lo que permite aseverar que el querer del legislador es que las vacaciones de los trabajadores que devenguen un salario integral, tanto para su disfrute o compensación, sean reconocidas teniendo en cuenta la totalidad de tal remuneración, y esto es lo que explica que el aludido artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo señaló expresamente en qué casos el factor prestacional debía tomarse aisladamente:

“(...) El monto del factor prestacional queda exento de retención en la fuente y de impuestos.

3. Este salario no estará exento de las cotizaciones a la seguridad social ni de los aportes al Sena, ICBF y caja de compensación familiar, pero en el caso de estas tres últimas entidades, los aportes se disminuirán un treinta por ciento (30%)”.

Pero es que, además, el artículo 1º del Decreto 1174 de 1991 también, de manera expresa, dispone que el salario integral, como suma única libremente convenida por escrito entre empleador y trabajador, es la base para la liquidación de la compensación por vacaciones, motivo por el cual menos fundamento jurídico le asiste a la tesis de que para efectos de mesurarla, en el caso de trabajadores regidos por la modalidad del salario integral, se debe dejar de estimar el denominado factor prestacional, pues hacerlo implicaría violentar la unidad de tal modalidad remunerativa, categóricamente protegida para esta clase de crédito en la norma precitada».

(Sentencia de casación, marzo 17 de 1999. Radicación 10.864 Magistrado Ponente: Dr. Fernando Vásquez Botero).

_________________________________