Sentencia 10871 de septiembre 21 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTO DE REGISTRO EN LA CONSTITUCIÓN DE SOCIEDADES

UNO SOLO ES EL ACTO QUE CAUSA EL IMPUESTO

EXTRACTOS: «Dispone el artículo 228 de la Ley 223 de 1995, en la parte pertinente:

"ART. 228.—Causación (...).

Cuando un contrato accesorio se haga constar conjuntamente con un contrato principal, el impuesto se causará solamente en relación con este último".

Según el artículo 1499 del Código Civil "El contrato es principal cuando subsiste por sí mismo sin necesidad de otra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella".

En el contrato de sociedad por suscripción de acciones los aportantes se obligan a pagar sus aportes de acuerdo con el reglamento respectivo y a someterse a sus estatutos, y a su vez la sociedad se obliga a reconocer a los aportantes los derechos de dirección, económicos y de inspección y control, o derechos sociales (C. Co., art. 384).

Está igualmente previsto que los aportes sociales pueden ser en dinero o en especie (L. 222/95, arts. 126 y 52, num 5º), y que para el caso de que el aporte sea en bienes raíces, la transferencia de dominio opera a través de la inscripción de la sociedad en la oficina de registro de instrumentos públicos (D.1250/70, art. 2º). De manera que en este caso, el acto de transferencia no es un contrato, sino un acto de cumplimiento de la obligación sustancial que tiene el aportante de pagar su aporte.

Lo anterior, porque la transferencia de los bienes inmuebles puede hacerse a título de compraventa, de donación, de adjudicación, o de aporte social, y en cada caso, el modo de tradición responde a requisitos y formalidades específicos, y porque una cosa es el título o causa de la enajenación y otra la forma o modo de transferir el dominio.

En efecto, todo acto de enajenación exige un título, razón o causa, y un modo o manera de transferir el dominio. La inscripción en el registro es el modo como se opera la enajenación, mas no es un contrato, y el contrato es el título, que para el caso bajo análisis es el contrato de sociedad. Así que su inscripción en el registro es el cumplimiento de una obligación que contrajo el aportante en el contrato social, donde la obligación esencial emerge del acto jurídico mediante el cual se obligó a pagar su aporte.

En consecuencia, cuando uno de los otorgantes efectúa sus aportes a la sociedad mediante la transferencia de bienes inmuebles, no puede hablarse de dos contratos, el de sociedad y el de enajenación, sino de un solo contrato, el de sociedad, que da lugar al aporte como título para transferir la propiedad.

De acuerdo con lo anterior no asiste razón al recurrente, cuando considera que la transferencia de dominio de los bienes inmuebles derivada de aportes de capital en la constitución de la sociedad Codensa S.A., tiene el carácter de contrato accesorio, y que por la misma razón no causa el impuesto de registro, en los términos previstos en el inciso 2º del artículo 228 de la Ley 223 de 1995, porque como quedó expuesto, la transferencia de dominio de los bienes inmuebles a título de aporte de capital, no constituye un contrato accesorio, sino un acto de cumplimiento de la obligación sustancial que tiene el aportante de pagar su aporte.

Ahora bien, el hecho generador del impuesto de registro, al tenor del artículo 226 de la Ley 223 de 1995, es la inscripción de actos, contratos o negocios jurídicos documentales, que de conformidad con las disposiciones legales deben registrarse en las oficinas de registro de instrumentos públicos o en las cámaras de comercio.

La constitución de la sociedad Codensa S.A., es uno de los actos que de conformidad con el numeral 9º del artículo 28 del Código de Comercio debe inscribirse en el registro mercantil que llevan las cámaras de comercio, por lo tanto, este negocio jurídico genera el impuesto de registro.

En la escritura de constitución de la sociedad consta que el aporte de uno de los socios —Empresa de Energía de Bogotá S.A. ESP—, se realizó en especie, y consistió en activos estimados en la suma de $1.447.326.559.171, dentro de los cuales quedaban incluidos bienes inmuebles.

Como la transferencia de dominio de inmuebles está igualmente sujeta a registro, según el artículo 2º del Decreto 1250 de 1970, en principio, también se generaría el impuesto de registro correspondiente sobre este acto. Sin embargo, como en el caso bajo análisis en el contrato de sociedad se incorpora el derecho de exigir la entrega de los aportes mediante la transferencia de dominio de los inmuebles, debe concluirse que uno solo es el acto que causa el impuesto de registro, porque de conformidad con el inciso 2º del artículo 226 de la Ley 223 de 1995, cuando un acto, contrato o negocio jurídico deba registrarse tanto en la oficina de registro de instrumentos públicos como en la cámara de comercio, el impuesto se generara solamente en la instancia de inscripción en la oficina de registro de instrumentos públicos.

Ahora bien para determinar la base gravable se debe acudir al artículo 229 ibíd. Que dispone:

“ART. 229.—Base gravable. Está constituida por el valor incorporado en el documento que contiene el acto, contrato o negocio jurídico. Cuando se trate de inscripción de contratos de constitución o reforma de sociedades anónimas o asimiladas, la base gravable está constituida por el capital suscrito. Cuando se trate de inscripción de contratos de constitución o reforma de sociedad de responsabilidad limitada o asimiladas, la base gravable está constituida por el capital social”.

En el caso bajo análisis, se trata de un acto que contiene la constitución de una sociedad anónima, por lo tanto la base gravable será el capital suscrito, que según la escritura de constitución asciende a la suma de $ 2.809.516.261.920. En cuanto a la tarifa aplicable, corresponde a la fijada por la respectiva asamblea departamental, de acuerdo con los parámetros establecidos en el artículo 230 de la Ley 223 de 1995, donde lo determinante no es la clase de acto o contrato, sino el ente ante el cual se efectúa la inscripción.

La Asamblea de Cundinamarca, mediante la Ordenanza 022 de 1996 estableció las tarifas del impuesto de registro así: Actos, contratos o negocios jurídicos con cuantía sujetos a registro en las oficinas de registro de instrumentos públicos, 1%; actos, contratos o negocios jurídicos con cuantía sujetos a registro en las cámaras de comercio, 0.7%; actos contratos o negocios jurídicos sin cuantía sujetos a registro en las oficinas de registro de instrumentos públicos o en las cámaras de comercio, cuatro (4) salarios mínimos diarios legales.

Si como se indicó anteriormente, en el caso bajo examen el impuesto se genera en la inscripción en la oficina de registro de instrumentos públicos, y se trata de un acto con cuantía, la tarifa a aplicar es la del 1% sobre la base gravable ya indicada.

Así las cosas, el impuesto de registro generado en la inscripción de la escritura de constitución de la sociedad Codensa S.A., ESP, equivale a la suma de $ 28.095.162.550, valor que resulta de aplicar el 1% al capital suscrito, que fue precisamente el monto cancelado ante la oficina de registro de instrumentos públicos, por lo que no existe por este concepto ningún pago en exceso susceptible de devolución».

(Sentencia de septiembre 21 de 2001. Radicación 10.871. Consejero Ponente: Dr. Germán Ayala Mantilla).

_________________________________