Sentencia 200699 de mayo 15 de 2003 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

Exp. 2006-99

Ref.: 11001-03-25-000-199-0127-00

Magistrado Ponente:

Dr. Alejandro Ordóñez Maldonado

Actor: Jaime Alberto Lemoine G.

Bogotá, D.C., mayo quince de dos mil tres.

Autoridades nacionales

EXTRACTOS: «CONSIDERA:

Se impugnan las siguientes disposiciones del Acuerdo 7 de 1999 expedido por el Consejo Superior de la Carrera Notarial, por el cual se fijan las bases para realizar el concurso abierto de la carrera notarial: inciso segundo del artículo 4º, literal i) del artículo 5º, número lo del numeral 1º del artículo 7º, artículo 9º y número III del artículo 12, las cuales en su orden, disponen:

1. Inciso segundo del artículo 4º, que dispone:

En la solicitud de inscripción el postulante indicará el círculo donde aspira a ser notario. Cuando en el mismo departamento existieren vacantes en varios círculos de la misma categoría, el aspirante, si lo desea, podrá indicar el orden de su preferencia entre tales círculos.

2. Literal i) del artículo 5º, que señala:

El ejercicio de la profesión de abogado se acreditará con la tarjeta profesional y la declaración del solicitante bajo juramento que se considera prestado con la firma de la misma.

3. Ordinal lo del numeral 1º del artículo 7º que dispone:

Los exámenes versarán sobre las siguientes materias:

(...)

10. Español, sintaxis, gramática y ortografía.

4. Artículo 9º y ordinal 11 del artículo 10, que disponen:

— La entrevista evaluará el criterio jurídico para solucionar situaciones propias del cargo, personalidad, vocación de servicio y profesionalismo de espíritu.

— La entrevista tendrá un valor de 15 puntos.

Como lo informó el Ministerio de Justicia y del Derecho, el Consejo Superior de la Carrera Notarial, mediante al Acuerdo 9 de 1999 “por el cual se reglamenta el concurso abierto para designar notarios en propiedad”, en el artículo 12, dispuso:

“Derogatoria. El presente acuerdo deroga cualquier disposición que sea contraria y en particular el Acuerdo 7 de 1999”

La Sala, en sentencia de 25 de enero de 2001 dictada en el proceso 3166-99, actor: Asociación Colombiana de Notarios, con ponencia de la magistrada Ana Margarita Olaya Forero, declaró nulo el Acuerdo 9 de 1999 antes citado, para lo cual en síntesis, expuso el siguiente razonamiento:

El Decreto 960 de 1970, en el artículo 165 dispone que, el Consejo Superior de Administración de Justicia estará encargado de fijar las bases de los concursos para proveer cargos de notario.

El Decreto 110 de 1999 cambió la denominación del Consejo Superior de Administración de Justicia, designándolo como Consejo Superior de la Carrera Notarial.

El Acuerdo 9 de 1999 fine expedido por el Consejo Superior de la Carrera Notarial en cumplimiento del artículo 131 de la C.N., y en ejercicio de las facultades legales, en especial las que le confiere el artículo 165 del Decreto 960 de 1970, en concordancia con el Decreto 110 de 1999.

El Decreto 110 de 1999 expedido por el Presidente de la República en ejercicio de las facultades extraordinarias conferidas por el artículo 120 de la Ley 489 de 1998 fue declarado inexequible por la Corte Constitucional mediante sentencia C-845 de 27 de octubre de 1999 en razón a que dicha corporación mediante sentencia C-720 del 20 de septiembre de 1999 declaró inexequible desde su promulgación, el citado artículo 120 de la Ley 489 de 1998. En dicha sentencia, entre otras razones, la corte expresó:

“Síguese de lo anterior que, por obvias razones de unidad normativa, el Decreto 110 de 1999 es también inexequible, como quiera que fue expedido en ejercicio de las facultades extraordinarias que esta Corte declaró inconstitucionales a partir del acto mismo de su concesión, precisamente por estimar que al haber sido otorgadas en forma viciada, nunca nacieron a la vida jurídica”.

Con fundamento en lo anterior, estimó la Sala en aquella sentencia, que ante el hecho cierto de la desaparición del ámbito jurídico del Decreto 110 de 1999, y, por ende, la desaparición igualmente del Consejo Superior de la Carrera Notarial que allí se conformó, es forzoso concluir que el acto perdió su fundamento de derecho; es decir, su fuerza ejecutoria.

Al desaparecer entonces del ordenamiento jurídico la norma que sirvió de sustento para la conformación del órgano que expide el acto demandado, se produce el fenómeno de inconstitucionalidad por consecuencia, lo que impone su declaratoria de nulidad al tenor del artículo 84 del Código Contencioso Administrativo.

A lo anterior se agrega que el Gobierno Nacional mediante el Decreto 2383 de 29 de noviembre de 1999 modificó parcialmente el Decreto 1890 del mismo año en lo relativo a las funciones y conformación del Consejo Superior de la Carrera Notarial, el cual, igualmente la Sala, con ponencia del magistrado doctor Jesús María Lemos Bustamante, en sentencia de 12 de julio de 2001 declaró nulo en razón a que, para la fecha de expedición de dicho decreto el Gobierno Nacional carecía de competencia para modificar la conformación del Consejo Superior de la Carrera Notarial. Dijo la Sala en uno de los apartes de la referida sentencia:

“El Gobierno Nacional, a la fecha de expedición del decreto acusado, carecía de competencia para modificar la conformación del Consejo Superior de la Carrera Notarial, pues no podía hacerlo ni en ejecución de su potestad reglamentaria ni con base en las atribuciones que tiene para modificar la estructura de ministerios, departamentos administrativos y demás entidades u organismos administrativos nacionales, toda vez que esta facultad debe ejercerla con sujeción a los principios y reglas generales que defina la ley, según lo prescrito por el artículo 189 numeral 16 de la Carta Política de 1991 y la ley no había definido tales principios y criterios”.

En suma, el Acuerdo 7 de 1999 cuyas disposiciones aquí se acusan fue expresamente derogado por el Acuerdo 9 del mismo año expedido por el Consejo Superior de la Carrera Notarial. El Acuerdo 9 de 1999, fue declarado nulo por haber desaparecido del mundo jurídico, la normatividad legal que le servía de fundamento al Consejo Superior de la Carrera Notarial para expedirlo. A su vez, el decreto que había conformado al Consejo Superior de la Carrera Notarial, fue igualmente declarado nulo, concluyendo en consecuencia que las disposiciones atacadas, carecen en absoluto de sustento jurídico. Se declarará en consecuencia su anulación.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

Declárase la nulidad de las siguientes disposiciones del Acuerdo 7 de 1999 expedido por el Consejo Superior de la Carrera Notarial:

1. Inciso segundo del artículo 4º, que dispone:

En la solicitud de inscripción el postulante indicará el círculo donde aspira a ser notario. Cuando en el mismo departamento existieren vacantes en varios círculos de la misma categoría, el aspirante, si lo desea, podrá indicar el orden de su preferencia entre tales círculos.

2. Literal i) del artículo 5º, que señala:

El ejercicio de la profesión de abogado se acreditará con la tarjeta profesional y la declaración del solicitante bajo juramento que se considera prestado con la firma de la misma.

3. Ordinal 10 del numeral 1º del artículo 7ºque dispone:

(...)

Los exámenes versarán sobre las siguientes materias:

(...)

10. Español, sintaxis, gramática y ortografía.

4. Artículo 9º y ordinal 11 del artículo 10, que disponen:

— La entrevista evaluará el criterio jurídico para solucionar situaciones propias del cargo, personalidad, vocación de servicio y profesionalismo de espíritu.

— La entrevista tendrá un valor de 15 puntos.

Cópiese, notifíquese y una vez ejecutoriada esta providencia, archívese.

La anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en sesión del día 15 de mayo de 2003.

________________________________