Sentencia 11021 de noviembre 24 de 2000 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CONTRATO DE EXPORTACIÓN DE SERVICIOS

REQUISITOS PARA QUE SE CONSIDE EXENTO DEL I.V.A.

EXTRACTOS: «Debe la Sala dilucidar si el servicio prestado por la actora de manipulación y empaque de flores naturales con destino al exterior, es un servicio exento con derecho a devolución como lo solicitó la demandante y lo decidió el tribunal, o si por el contrario y conforme lo determinó la administración en sus actos acusados, es un servicio excluido.

En efecto, mientras la sociedad actora y el tribunal consideraron que la norma aplicable era el artículo 481 literal e del estatuto tributario, la administración tributaria insiste en que el servicio no fue exportado sino realizado en Colombia y por lo tanto excluido del impuesto de conformidad con el literal h del numeral 17 del artículo 476 del estatuto tributario.

Para efectos de determinar la naturaleza del servicio prestado por la actora, la Sala estima pertinente referirse en primer lugar al contrato de prestación de servicios “de manipulación y empaque de flores naturales, por cuenta de terceros con destino al exterior” celebrado entre las sociedades Caribb Panama Corporation y la demandante Comercializadora Caribbean Ltda., cuya fotocopia obra a folios 88 y 89 del cuaderno principal.

Dice el mencionado contrato regirse por las siguientes cláusulas:

Primera: El contratista se compromete a realizarle a el contratante la prestación del servicio relacionado anteriormente, garantizándole la calidad y oportunidad, en los despachos al exterior de la flor natural, entregada por el productor y exportador nacional en las bodegas del contratista de Santafé de Bogotá, D.C., y agencia de Rionegro - Antioquia, Colombia, entre los meses de mayo a diciembre de 1996, por un valor aproximado de ochocientos mil dólares moneda americana (US 800.000). Segunda: El contratante se compromete a pagarle a el contratista la suma acordada en la cláusula anterior según facturación mensual de exportación de servicios de manipulación y empaque de flor natural que preste el contratista en la bodega principal ubicada en Santafé de Bogotá, D.C., y la bodega agencia ubicada en Rionegro (Antioquia), Colombia. ...”.

Ahora bien, de conformidad con el artículo 481 del estatuto tributario, literal e, sólo los servicios prestados en el país, para ser utilizados exclusivamente en el exterior por empresas sin actividades en Colombia, que consten en un contrato por escrito, y además reúnan todas las condiciones señaladas en el reglamento, pueden ser considerados servicios exentos.

Constituye esta disposición una excepción al impuesto sobre las ventas por la realización del hecho generador de la prestación de servicios en el territorio nacional, como se encuentra consagrado en el literal b del artículo 420 del estatuto tributario.

Para efectos de considerarse exento el servicio descrito en el artículo 481 literal e), deben reunirse los siguientes presupuestos:

a) Que el servicio sea prestado en el país.

b) Que lo sea en desarrollo de un contrato escrito.

c) Que sea utilizado exclusivamente en el exterior por empresas sin negocios o actividades en Colombia, y

d) Que se cumplan los requisitos que señale el reglamento, para el caso, los previstos en el artículo 23 del Decreto Reglamentario 380 de 1996, como son la inscripción en el registro nacional de exportadores, la certificación sobre la existencia y representación de la empresa extranjera contratante, que el contrato conste por escrito y que contenga las cláusulas que expresamente señala y que se acredite, dado el caso, el pago del impuesto de timbre que se genere en el contrato.

En el caso de autos, consideró la administración, que no se daba el presupuesto de la utilización exclusiva en el exterior del servicio contratado, sino que el mismo se iniciaba y terminaba en Colombia y que al corresponder el servicio a la selección, clasificación y empaque de productos agropecuarios sin procesamiento industrial destinado a la comercialización de las flores, era un servicio excluido por así señalarlo el literal h del numeral 12 del artículo 476 del estatuto tributario.

Dijo así la división de liquidación en la liquidación de revisión:

“...el servicio prestado consiste en recibir del productor nacional la flor natural, clasificarla, seleccionarla y empacarla, todo en las bodegas del prestador del servicio ubicadas en el territorio nacional garantizando la calidad y oportunidad de los envíos al exterior. El requisito sustancial exigido por la norma para que el servicio sea exento, es que el servicio sea utilizado total y exclusivamente en el exterior, y no existe razón lógica que permita suponer que un productor o comercializador de flores tenga que recurrir a un intermediario extranjero para contratar dentro del territorio nacional la prestación del servicio, ya que ello sólo encarecería el producto. Hecho que evidencia la inexistencia de la exportación; los documentos aportados tienen como fin demostrar el cumplimiento de los aspectos formales de que tratan el literal e) del artículo 481 del estatuto tributario y su reglamentario artículo 23 del Decreto 380 de 1996 pero no llevan el (sic) convencimiento de la realidad de la operación”.

No comparte la Sala el anterior criterio, toda vez que de la lectura del artículo 481 del estatuto tributario, se desprenden dos situaciones distintas y cuyo cumplimiento da lugar a que el servicio sea exento.

En efecto, una situación es que el servicio sea prestado en Colombia y otra situación es que se utilice exclusivamente en el exterior, situaciones ambas que deben presentarse para efectos de la exención.

En el asunto sub judice, no hay duda que el servicio se presta en Colombia, es decir la manipulación y empaque de flores entregadas por el productor, los efectúa la actora en sus bodegas en el país, por lo que el servicio de empaque inicia y termina en Colombia, situación que no puede confundirse con la utilización que reclama la norma deba ser exclusivamente en el extranjero.

Sobre esta segunda situación, a juicio de la Sala debe estarse a lo probado en el expediente y no procede efectuar análisis tendientes a establecer razones lógicas sobre supuestos aspectos relacionados con el costo del producto a exportar, pues si bien es cierto, la administración tiene amplias facultades de fiscalización tendientes a determinar correctamente los tributos que ella administra, sus actuaciones deben estar no solamente presididas del espíritu de justicia, sino dentro del marco de política fiscal que ha trazado el legislador en el caso de las exenciones.

Así, si se encuentra demostrado con documentos idóneos que la actora realiza un servicio para ser utilizado en el exterior por una empresa extranjera sin negocios o actividades en Colombia, en virtud de un contrato escrito, no puede desnaturalizarse la exportación de un servicio so pretexto de suponer una elusión tributaria, sin mediar ninguna prueba que lleve al convencimiento de lo contrario.

No comparte, en consecuencia la Sala el planteamiento de la administración cuando desconoce el contrato de exportación de servicio celebrado por la sociedad extranjera y la contribuyente y sin ningún fundamento fáctico ni legal, acude a la suposición de ciertos hechos que son indiferentes y ajenos al punto central del debate, como, se repite, puede ser el costo de los productos exportados.

Sobre el punto, observa la Sala que la utilización del servicio se concreta exclusivamente en el exterior en el lugar de destino de las flores exportadas y para el uso que de ellas haga la sociedad extranjera, como se desprende del texto del contrato cuyas cláusulas primera y segunda fueron transcritas anteriormente, lo que demuestra que el servicio prestado por la actora es de exportación y por lo tanto exento con derecho a obtener la devolución del IVA pagado por los insumos requeridos para la prestación del servicio, de conformidad con el artículo 481 del estatuto tributario literal e, que fue adicionado por el artículo 20 de la Ley 223 de 1995.

Siendo así las cosas, y por haber desvirtuado la actora la presunción de legalidad de los actos demandados, se procederá a confirmar la sentencia de primera instancia estimatoria de las súplicas de la demanda, no estando así llamado a prosperar el recurso de apelación interpuesto».

(Sentencia de noviembre 24 de 2000. Expediente 11021. Magistrado Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

_______________________________