Sentencia 11223 de noviembre 23 de 1999 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:

Dr. Mario Mantilla Nougués

Aprobado Acta Nº 184 (Nov. 19/99)

Radicación: 11.223

Santafé de Bogotá, D.C., veintitrés de noviembre de mil novecientos noventa y nueve.

EXTRACTOS: «Así, lo primero que debe destacarse, según lo señalan pacíficamente de manera reiterada jurisprudencia y doctrina, es que la falsedad en documento privado en examen es un tipo penal que requiere para su ocurrencia dos actos perfectamente separados pero integrados en la norma como un sólo hecho punible, el de la falsificación propiamente tal del documento y el del posterior uso por el agente. También se precisa en las mismas fuentes que el empleo del verbo usar referido a documento privado que pueda servir de prueba alude al uso a que por ley o por convenio de los particulares está destinado, vale decir, a establecer o modificar como se ve, trátase aquí de un tipo penal de sujeto activo monosubjetivo que por su propia naturaleza posibilita la pluralidad de sujetos activos, bien a título de coautoría o de ésta y de complicidad, no siendo indispensable para que la conducta de aquellos sea típica que imprescindiblemente realicen los dos la totalidad de la conducta materialmente entendida y que en estas condiciones el uso quede supeditado a los actos físicos que puedan exteriorizar, en la medida en que por la dinámica misma que le den al proceso ejecutivo delictual, la división de actos puede resultar, a contrario sensu, el medio más apto para la consumación delictual, dando origen así a la denominada por la dogmática como coautoría impropia. Así puede ocurrir, como sucede en este caso que físicamente uno de los intervinientes en la conducta falsaria sea el que no ejecute el acto material del uso, pero que habiendo participado en el acto de la elaboración del documento, el segundo es desarrollado por su compañero de delincuencia».

_______________________________