Sentencia 11309 de noviembre 25 de 1999 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

TRASLADO PARA PREPARAR LA AUDIENCIA PÚBLICA

NO NECESITA NOTIFICACIÓN

EXTRACTOS: «El actor postula la nulidad de lo actuado aduciendo que se violó el derecho de defensa por no haberse notificado al procesado privado de la libertad el auto proferido el dieciséis de enero de mil novecientos noventa y cinco, por medio del cual el juzgado de conocimiento ordenó que el expediente permaneciera a disposición de los sujetos procesales por el término previsto en el artículo 446 del Código de Procedimiento Penal.

La delegada es de la opinión que el auto que dispone el trámite que la norma prevé, corresponde a una providencia de simple impulsión procesal no sujeta a notificación personal, pues no se encuentra incluida dentro de las que señala el artículo 186 del Código de Procedimiento Penal respecto de las cuales su notificación resulte indispensable.

Para la Corte, en cambio, el traslado de treinta días para preparación de la audiencia, invocar nulidades originadas en la etapa de instrucción que no se hayan resuelto, y pedir las pruebas que sean conducentes, no requiere ni siquiera pronunciamiento del funcionario de conocimiento del juicio, pues el ordenamiento procesal adscribe esta función exclusivamente al secretario del despacho quien debe proceder a ello “al día siguiente de recibido el proceso, previa constancia secretarial”, conforme, además, es prescrito por la disposición en comento (CPP, art. 446), cuyo claro tenor y sentido no tolera interpretación distinta de lo que ella señala.

Ahora, si el funcionario judicial al que se le remite el expediente para que avoque el conocimiento de la etapa de juzgamiento, como director del proceso opta por hacer una revisión preliminar del mismo en orden a determinar su competencia y prevenir dilaciones injustificadas, y una vez acreditada aquella profiere auto asumiendo el conocimiento del asunto y ordena que el trámite previsto por el artículo 446 del Código de Procedimiento Penal se surta en la secretaría, esta determinación, por ser de simple impulso procesal (art. 179-3 ejusdem), y no estar reseñada en el artículo 186 del estatuto procesal como sujeto a notificación, es de inmediato cumplimiento sin que en su contra proceda recurso alguno, según previsiones que al respecto hace el inciso segundo de este precepto.

De esta suerte, al ser la propia ley la que da lugar a descartar la configuración del motivo invalidatorio propuesto en la demanda, el cargo ha de ser desestimado».

(Sentencia de casación, noviembre 25 de 1999. Radicación 11.309. Magistrado Ponente: Dr. Fernando E. Arboleda Ripoll).

____________________________________