Sentencia 11611 febrero 21 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Consejero Ponente:

Dr. Jesús María Carrillo Ballesteros

Exp. 11.611

Actor: Luz Marlene González Arroyo

Demandado: La Nación Ministerio de Defensa, Policía Nacional.

Santafé de Bogotá, D.C., veintiuno de febrero de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «En la materia que se estudia la Sala reitera la orientación jurisprudencial contenida en sentencia del 15 de febrero de 1996, expediente: Nº 10.033. Consejero Ponente: Carlos Betancur Jaramillo, en la cual se lee:

“...tal como lo ha repetido la jurisprudencia, los miembros de los cuerpos armados del Estado aunque están sometidos a grandes riesgos, dichos riesgos son los propios del servicio. Así se ven enfrentados a la delincuencia, a la subversión armada, a los paros cívicos, etc., etc. Por esa razón y para cubrir hasta donde sea posible esa situación riesgosa que viven, la ley ha creado una legislación protectora especial. De allí que cuando por actos del servicio y dentro de los riesgos propios de su prestación sufren daños en su vida o integridad personal o moral deberán ser restablecidos prestacionalmente.

Esto es la indemnización a fort fait. Pero, cuando sufren daños porque estuvieron sometidos a riesgos no propios de su actividad militar o policial o por fuera del servicio mismo, podrán pretender una indemnización plena dentro del régimen general de responsabilidad”.

Para la Sala no son de recibo los reparos que el apelante hace a la sentencia, porque al no haberse acreditado falla o falta en el funcionamiento del servicio, el fenómeno que menciona del rompimiento de la igualdad frente a las cargas públicas, resulta jurídicamente compensado con las indemnizaciones extraordinarias contempladas en el régimen legal y reglamentario para agentes de la Policía Nacional —Decreto 1213 de 1990—, tales como el equivalente a 36 meses de compensación por muerte en actos del servicio, 48 meses de compensación por muerte en actos heroicos; y pensión de jubilación del 50% cuando la víctima tenía 12 o más años del servicio, etc.

De manera que cuando la muerte ocurre en actos propios del servicio, los familiares no quedan huérfanos de toda indemnización, como lo da a entender el apelante y si el caso tiene visos de heroísmo, tanto mayores serán los reconocimientos que hace la administración, en virtud de la normatividad anteriormente citada».

_______________________________________