Sentencia 11701 de noviembre 6 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Ref.: Exp. 11.701

Consejero Ponente:

Daniel Suárez Hernández

Actor: Bárbara Mosquera de Muñoz y O.

Demandada: Municipio de Santiago de Cali e Instituto de Seguros Sociales.

Santafé de Bogotá, D.C., seis de noviembre de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «Habría que considerar que desde el momento del ingreso del paciente en las condiciones de gravedad arriba relacionadas, tan sólo le sería imputable a este demandado la pérdida de la denominada chance de sobrevida o curación, e incluso, en dicha eventualidad, la exigencia del acreditamiento de la causalidad resultaba indispensable a efectos de declarar la responsabilidad de este demandado.

Sobre el punto, la doctrina se ha ocupado igualmente de la denominada causalidad virtual en el siguiente sentido:

“En la doctrina y en la jurisprudencia francesas, existe una corriente de opinión según la cual cuando no se pruebe la relación causal entre el hecho del galeno y la muerte o el desmejoramiento de la salud, por razones de equidad y aduciéndose la pérdida de una chance de sobrevida o de curación (Perte d´une chance, de survie, de guérison) se hace responsable el susodicho galeno. La actuación de éste se reputa culpable (¿?) a efectos de concluir se frustraron las posibilidades mencionadas (causalité aleatoire). No se indemniza pues todo el daño que la víctima habría experimentado en concreto sino que se fija una cantidad prudencial reparatoria de esa supuesta chance.

“Creemos que en todo esto hay una notable imprecisión. Por de pronto se confunde causalidad con culpabilidad (la previsión abstracta con la previsión concreta o concreta abstracta). Y también se confunde el daño integral probado y causalmente ligado a la conducta del médico, con la chance que es un daño actual y cierto, y que también requiere causalidad probada entre el hecho galénico y un perjuicio que no es el sobredicho daño integral sino la disminución de posibilidades de sobrevivir o de sanar —valuable por los jueces acorde con las particularidades de cada caso.

“En suma, no hay causalité virtuelle o présumption de causalité (con tales alcances). O hay daño total resarcible si el médico lo causó, o hay pérdida de una chance si se hace patente que ella obedece causalmente al obrar del facultativo (al cual habrá de adosarse, por lógica, la culpa u otro factor de atribución). Pero no puede afirmarse con seriedad que hay pérdida de una chance si se soslaya la prueba de la relación causal, y se estima suficiente para conceder un resarcimiento abstracto de la sola demostración del daño —y una actuación médica no ligada necesariamente a ese nocimiento”(2).

(2) Obra citada anteriormente, págs. 331 y ss.

Así las cosas, ante la falta de prueba de la causalidad en punto del hecho invocado por el actor que permitiría vincular la conducta del instituto demandado con la prueba del solo daño, no podría llegarse a la declaratoria de responsabilidad de aquél. Se hace la anterior precisión, habida consideración de la postura asumida por el a quo quien consideró que este demandado no había adelantado la labor probatoria suficiente para desvirtuar la presunción de falla que en su contra existe. En contra de esa manera de razonar, que la Sala no comparte, aparece que desde la contestación de la demanda el instituto demandado expuso con claridad suficiente y con referencia directa a la historia clínica arrimada por el actor al proceso, cuál fue su conducta en concreto frente a la atención que dispensó al señor Wilton Muñoz, postura esta que, además encuentra respaldo probatorio en la declaración testimonial, también analizada en el presente fallo. En este orden de ideas, la presunción no opera, toda vez que el interesado dio cuenta detallada de su comportamiento en el caso concreto.

(...)».

_______________________________________________