•Sentencia 11835 de junio 18 de 1999

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

TRABAJO EN DÍAS DE DESCANSO OBLIGATORIO

REMUNERACIÓN PARA TRABAJADORES OFICIALES

EXTRACTOS: «A pesar de prohijar las conclusiones del juzgado, que encontró probado que a Mendoza Daza le fueron liquidados y pagados los domingos y festivos, en cada año, con un recargo del ciento por ciento sobre el salario básico devengado, habiéndosele también pagado el salario que le correspondía por haber laborado la semana completa, concluyó el tribunal que, no obstante haberse efectuado ese pago, se le adeudaba el de los descansos compensatorios, motivo por el cual confirmó la condena de su inferior por dicho concepto.

Por lo tanto, tiene razón la recurrente cuando afirma que el tribunal interpretó erróneamente el artículo 7º de la Ley 6ª de 1945, puesto que con toda claridad él dispone que en los casos en que trabaje durante los días de descanso obligatorio el trabajador tendrá derecho a su pago o a un descanso compensatorio; pero no prevé la posibilidad del pago simultáneo de esos dos beneficios, como con desacierto lo concluyeron los jueces de instancia.

En efecto, en lo pertinente ese artículo dispone que “...Solamente se permitirá el trabajo durante los días de descanso obligatorio, pagándolo o dando un descanso compensatorio remunerado, en aquellas labores que no son susceptibles de interrupción por su naturaleza, o por motivos de carácter técnico, o por satisfacer necesidades inaplazables, como los servicios públicos, y el expendio y la preparación de drogas y alimentos, el servicio doméstico y los choferes de automóviles particulares. En las demás en que se ocupen habitualmente más de dos trabajadores asalariados o independientes, no será lícito, sin permiso expreso de las autoridades del ramo, ni siquiera el trabajo personal del patrono o de su familia, cuando el establecimiento fuere abierto al público, salvo en las poblaciones cuyo mercado periódico se realice en días de descanso obligatorio” (subraya la Corte para resaltar).

Del texto transcrito resulta indiscutible que en el artículo 7º de la Ley 6ª de 1945 se contemplan dos posibilidades separadas con una “o” —conjunción que aquí es claramente disyuntiva—, de manera que explícitamente se consagran dos opciones frente al trabajo en días de descanso obligatorio que resultan excluyentes: el pago del trabajo o, en lugar de éste, un descanso compensatorio.

De manera que la consecuencia jurídica que se genera en el supuesto que regula la norma es una u otra, mas en ningún caso las dos, pues lo que el precepto legal consagra para el patrono es la opción de escoger entre las alternativas que prevé, ya que de haber querido el legislador que ambos efectos pudieran darse simultáneamente, la redacción de la norma hubiese sido desde luego diferente.

Significa lo anterior que el tribunal le hizo decir a dicha norma algo distinto a lo que ella rectamente entendida dispone, contrariando su genuino sentido y dándole un alcance diferente al que le corresponde, al haber concluido que de conformidad con el artículo 7º de la Ley 6ª de 1945, norma de la que expresamente asentó era la fuente de los descansos compensatorios, Rubén Darío Mendoza Daza tenía derecho al pago de los dominicales y festivos que trabajó y, además, al pago de los descansos compensatorios.

En consecuencia, el cargo prospera y se casará la sentencia impugnada».

(Sentencia de casación, junio 18 de 1999. Radicación 11.835. Magistrado Ponente: Dr. Rafael Méndez Arango).

________________________________