Sentencia 11953 de marzo 20 de 1997 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Radicación: 11953

Santafé de Bogotá, D.C., 20 de marzo de 1997.

Consideraciones de la Sala

EXTRACTOS: «1. La sentencia de segunda instancia pone fin a la fase ordinaria del proceso, razón por la cual desde ese punto de vista se puede decir que el fallo tiene carácter definitivo y que está amparado por una doble presunción de acierto y legalidad.

No obstante lo anterior, la decisión sólo cobra ejecutoria quince (15) días después de la última notificación, término dentro del cual es posible impugnarla mediante la interposición del recurso extraordinario de casación, propuesto por quien considera que se le debe reparar el agravio inferido por un error in iudicando o in procedendo.

Esto determina que la sustentación no puede ser un escrito de estilo libre en donde el actor se limite a repetir todas las inquietudes propuestas en las instancias, o donde simplemente se invite a la Corte a un nuevo análisis probatorio con la esperanza de lograr que el resultado sea favorable al acusado, sin demostrar (o por lo menos intentarlo), en forma clara y precisa la existencia de algún error trascendente demandable en casación:

Consecuente con esto el recurso es taxativo y limitado. Lo primero porque sólo es posible demandar por las causales expresamente previstas en la ley, y lo segundo porque al juez de casación no le es permitido aceptar causales distintas a las legales, ni puede considerar ninguna diferente a las alegadas por el recurrente. (No obstante podrá casar la sentencia de oficio si advierte algún motivo de nulidad o que ella atente en forma ostensible contra garantías fundamentales). Así las cosas, el libelista debe señalar la causal que aduce para pedir que se case el fallo, y además exponer en forma clara y precisa los fundamentos de ella, citando las normas que estima infringidas, so pena de que su demanda no pueda ser resuelta de fondo».

___________________________________