Sentencia 11982 de agosto 17 de 2000 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Rad.: 11982

Aprobado Acta 139

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge E. Córdoba Poveda

Santafé de Bogotá, D.C., diecisiete de agosto de dos mil.

EXTRACTOS: «Al respecto cabe precisar, como lo hace el procurador delegado, que el actor confunde el reconocimiento en fila de personas, previsto en los artículos 367 y 368 del Código de Procedimiento Penal, con el señalamiento efectuado por José Manuel Prieto Rodríguez y Joel Darío Torres Machado, personas que no sólo presenciaron el momento en que el procesado disparó contra el hoy occiso, sino que también resultaron ser víctimas de su comportamiento, quienes rindieron testimonio, con las formalidades legales, siendo tales declaraciones las que fueron apreciadas por el juzgador de acuerdo con las reglas de la sana crítica.

En efecto, como lo ha sostenido la Sala (6) , cuando alguien, por haber acabado de cometer un delito, es perseguido por la autoridad y es capturado, a veces, por razón de las circunstancias y para evitar la sindicación de personas inocentes, se hace necesario poner al aprehendido a la vista de quienes fueron sus víctimas o de quienes lo presenciaron, para que digan si se trata o no de la misma persona que lo cometió. Es obvio que no se trata del reconocimiento en fila de personas, pues no sería razonable exigir el cumplimiento de formalismos que en ese momento serían de imposible observancia, lo que no impide que ese señalamiento o individualización sea aducido al proceso a través del testimonio de quienes lo efectuaron o de otros medios como el informe policivo, los que serán apreciados conforme a los postulados de la sana crítica.

En las condiciones precedentes, el cargo no prospera.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. NO CASAR la sentencia recurrida».

__________________________________