Sentencia 11991 de febrero 27 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SINDICATOS

CREACIÓN DE SUBDIRECTIVAS SECCIONALES

EXTRACTOS: «El artículo 55 de la Ley 50 de 1990, adicionado al capítulo VI del título I, parte segunda del CST, prescribe:

“Todo sindicato podrá prever en sus estatutos la creación de subdirectivas seccionales, en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior de veinticinco (25) miembros. Igualmente se podrá prever la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que se tenga un número de afiliados no inferior a doce (12) miembros. No podrá haber más de una subdirectiva o comité por municipio”.

Es claro para la Sala que esta norma no exige expresamente para la creación de subdirectivas o comités seccionales de un sindicato, que en el respectivo municipio la empresa tenga sucursal o sedes. Sin embargo este requisito surge de la naturaleza misma de la organización sindical, en tratándose de un sindicato de empresa o de base, que es el que agrupa a individuos “que prestan sus servicios en una misma empresa, establecimiento o institución” por las siguientes razones:

1. La función natural de una directiva sindical es la de dirigir la actividad sindical propia de la organización, que se contrae como la misma demanda lo reconoce a “defender los intereses de sus asociados, celebrar convenios colectivos, velar por su cumplimiento, propugnar por un clima de entendimiento en sus relaciones con el empleador” y otras no menos importantes, como promover el mejoramiento y defensa de las condiciones de trabajo, propulsar el acercamiento de patronos y trabajadores sobre las bases de justicia, de mutuo respeto y de subordinación a la ley, asesorar a sus asociados en la defensa de los derechos emanados del contrato y representarlos ante los patronos, gestiones todas que por razones de simple lógica, tratándose de un sindicato de empresa, deben ejercerse en los sitios en donde ésta tenga dependencias, pues es allí en donde se realiza la actividad laboral de los asociados.

De manera que aunque algunas funciones mutuales del sindicato bien pueden ejercerse en cualquier sitio, la actividad sindical propiamente dicha se ejerce en los lugares de trabajo, no en el sitio de residencia de sus miembros.

2. Como es sabido, la legislación colombiana concede fuero sindical tanto a los miembros de la junta directiva como a los de las subdirectivas y comités seccionales (sin exceder de determinado número en cada caso) y también que este privilegio está concebido para proteger la actividad sindical, luego no tendría justificación la extensión del fuero a subdirectivas y comités que no tengan posibilidad de ejercer a plenitud la actividad sindical en su respectiva sede.

Este argumento que en principio comparte el impugnante al decir que el requisito que la administración exige, de tener la empresa sucursal o sede en donde se pretenda crear la subdirectiva seccional “puede derivarse pero sólo en cuanto hace referencia al reconocimiento de la garantía del fuero sindical” y que “en este orden de ideas, bien podría la legislación reconocer la garantía total a los miembros de una (junta directiva central de un sindicato nacional de empresa, pero omitirla para los representantes de un comité seccional, o restringirla a ciertos aspectos” no puede pasarse por alto, pues no puede la administración ni el juez, sin respaldo en norma positiva, hacer la distinción que propone el censor.

Pero además de los anteriores razonamientos, es importante anotar que la ley condiciona la creación de directivas y comités seccionales a lo que dispongan los estatutos del sindicato y en los estatutos de Sinaltraquintex (art. 2º, inciso 2º - fl 27 c.p.) se dispone lo siguiente:

“El sindicato estará conformado por los trabajadores que presten sus servicios dentro del territorio nacional, en cualquier dependencia de la empresa hoy denominada Quintex S.A. El sindicato podrá crear otras directivas seccionales diferentes a las ya existentes y comités, en las fábricas y en las dependencias de la misma empresa Quintex S.A.; que se establezcan en el futuro en la República de Colombia y siempre que reúnan los siguientes requisitos...”.

De manera que son los mismos estatutos del sindicato los que vinculan la existencia de subdirectivas y comités a la existencia de “fábricas” o “dependencias” de la empresa, que es lo que no ocurre en el caso en estudio, en donde la subdirectiva seccional Cali aparece vinculada a la residencia de los trabajadores, no a la sede de las dependencias de la empresa»(*).

(Sentencia de febrero 27 de 1997. Expediente 11991. Consejera Ponente: Dra. Dolly Pedraza de Arenas).

(*)Sobre el mismo tema, véanse las providencias publicadas en J. y D. Nº 284, pág. 930, y Nº 291, pág. 239 (N. del D.).

________________________________