Sentencia 12066 de agosto 17 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTOS DEDUCIBLES

NO SON DEDUCIBLES LOS INTERESES MORATORIOS POR IMPUESTOS

EXTRACTOS: «La administración al desconocer la partida, señaló que en la cuenta 514015 dentro de la contabilidad se registró como mora en el pago del impuesto predial unificado y que dado su carácter de sanción no goza del beneficio de la deducibilidad acorde con lo establecido en el inciso 2º del artículo 117 del estatuto tributario.

La actora, hoy apelante, ha aducido infringidos los artículos 107 y 117 del estatuto tributario, al rechazarse como deducibles los intereses pagados al Distrito Capital por concepto del impuesto predial, los que no se originaron por el simple incumplimiento en el pago, sino se debieron a un proceso judicial entablado contra las autoridades distritales. Además estima procedente su aceptación por hallarse demostrada la necesidad del gasto en la producción de la renta.

El tribunal desestimó el cargo, al apreciar que los intereses deducibles son los que tienen relación de causalidad con la renta, que los discutidos se originaron en el incumplimiento de un deber legal y por su naturaleza tienen carácter sancionatorio.

Los artículos 115 y 117 del estatuto tributario, vigentes para el año de 1994 en discusión y antes de ser modificados por las leyes 633 de 2000 y 488 de 1998, regulan en su orden, los impuestos deducibles y la deducibilidad de intereses pagados al disponer:

“ART. 115.—Deducción de impuestos pagados. Son deducibles los impuestos de industria y comercio, de vehículos, de registro y anotación y de timbre, que efectivamente se hayan pagado durante el año o período gravable; siempre y cuando tuvieren relación de causalidad con la renta del contribuyente.

Con iguales condiciones, es deducible el impuesto predial y sus adicionales para los contribuyentes no sujetos al impuesto complementario de patrimonio.

ART. 117.—Deducción de intereses. Los intereses que se paguen a entidades sometidas a la vigilancia de la Superintendencia Bancaria son deducibles en su totalidad, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente, siempre que estén certificadas por la entidad beneficiaria del pago.

Los intereses que se paguen a otras personas o entidades, únicamente son deducibles en la parte que no exceda de la tasa más alta que se haya autorizado cobrar a los establecimientos bancarios durante el respectivo año o período gravable, la cual será certificada anualmente por el Superintendente Bancario, por vía general”.

Sobre el particular, advierte la Sala que las afirmaciones de la actora en el sentido de que los discutidos intereses tuvieron como causa un litigio del banco contra las autoridades distritales, para desvirtuar el motivo aducido de naturaleza sancionatoria para el rechazo, carecen del mínimo soporte explicativo y probatorio, frente a lo constatado por la administración en los registros contables que dan cuenta de su origen y causa como intereses moratorios en el pago del impuesto predial.

Así las cosas resultan inobjetables las observaciones del tribunal, pues ciertamente los intereses regulados por el artículo 117 como deducibles son los que por su naturaleza tienen relación de causalidad con la obtención de ingresos por parte del contribuyente, con el cumplimiento de los requisitos de certificación y límite de tasa de intereses, establecidos según la calidad del beneficiario. Condición que no surge frente a los moratorios en el pago de un impuesto.

El ordenamiento contempla frente al incumplimiento en el deber de pago oportuno de los impuestos, la obligación de liquidar y pagar intereses moratorios, a título de sanción. El artículo 115, transcrito, contempla como deducibles, entre otras exacciones obligatorias territoriales, el impuesto predial, bajo la condición de que la erogación tenga relación de causalidad con la renta del contribuyente.

Frente a erogaciones como intereses moratorios originados en el pago extemporáneo de impuestos, la Sala en sentencias como la indicada por la parte demandada, ha precisado que:

“La deducción de impuestos no corresponde al grupo de egresos calificados como “expensas necesarias para el negocio” sino a las que permite expresamente el legislador en consideración a principios de técnica fiscal, como el evitar impuestos sobre impuestos, evitar el traslado económico del impuesto y otros. Con el mismo criterio deben clasificarse los intereses pagados en razón de la mora en la cancelación de los impuestos: no forman parte de las expensas necesarias para producir la renta.

Tales intereses nacen con carácter forzado pero como una sanción por el incumplimiento de la obligación tributaria, de ahí que su causación es distinta a la actividad productora de renta, así nazca de la obligación tributaria de ella.

Independientemente de la situación financiera y de los inconvenientes de orden económico que tenga la empresa, la mora en la cancelación de la obligación tributaria, tiene el carácter de sanción por incumplimiento de la ley y no de una expensa y por ello no se ha considerado como deducible.

Difieren sustancialmente aquellos intereses de los financieros que se originan en el desarrollo normal de una empresa comercial y a los que se refiere el artículo 117 del estatuto tributario al establecer la deducción, previo cumplimiento de los presupuestos y requisitos allí señalados.

Como los intereses rechazados por la administración a la contribuyente se originaron por el pago inoportuno del impuesto de la industria y comercio al municipio de Soacha, tiene la naturaleza de una sanción, no deducible”. (Sent. nov. 26/93. C.P. Dr. Jaime Abella Zárate. Exp. 4842, actor: Curtiembres Teruel S.A.)».

(Sentencia de agosto 17 de 2001. Radicación 12.066. Consejero Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

________________________________________________________________________