Sentencia 12354 de marzo 1º de 2002 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

RENTA PRESUNTIVA

POR CONSIGNACIONES EN CUENTAS BANCARIAS O DE AHORRO

EXTRACTOS: «El artículo 755-3 del estatuto tributario prevé:

“ART. 755-3.—Renta presuntiva por consignaciones en cuentas bancarias y de ahorro.

Cuando existan indicios graves de que los valores consignados en cuentas bancarias o de ahorro, que figuren a nombre de terceros o no correspondan a las registradas en la contabilidad, pertenecen a ingresos originados en operaciones realizadas por el contribuyente, se presumirá legalmente que el monto de las consignaciones realizadas en dichas cuentas durante el período gravable ha originado una renta líquida gravable equivalente a un 15% del valor total de las mismas. Esta presunción admite prueba en contrario …”.

La presunción a que se refiere la norma transcrita, tiene como presupuestos principales, la existencia de indicios graves de los cuales se pueda interpretar que las consignaciones realizadas en las cuentas de terceros, o en cuentasque no correspondan a las registradas en la contabilidad, pertenecen a ingresos derivados de las operaciones realizadas por el contribuyente, esto es, ingresos propios del contribuyente.

De acuerdo con la disposición las cuentas en cuestión, de ahorro o bancarias, pueden hallarse en dos circunstancias de titularidad:

1. Figurar a nombre de terceros. Caso en el cual se parte de la base de que formalmente su titular no es el contribuyente, pero se establece que real y materialmente éste la utiliza para realizar sus operaciones.

2. O, que siendo del propio contribuyente “no correspondan a las registradas en la contabilidad. Es claro que las cuentas de ahorro o corrientes que deben registrarse en la contabilidad, son aquellas que por pertenecer al contribuyente, deben aparecer debidamente incluidas en su contabilidad, no las de terceros. Lo que significa que el legislador sí incluyó las cuentas que figuran a nombre del propio contribuyente (formal y materialmente le pertenecen) pero que “no correspondan a las registradas en la contabilidad”, en otras palabras, cuentas que siendo del contribuyente irregularmente no se incluyen en su contabilidad, sino que son manejadas extracontablemente.

En efecto, tal interpretación es la que se desprende del presupuesto legal contenido en la expresión que “figuren a nombre de terceros o no correspondan a las registradas en la contabilidad”, por cuanto en aquélla no pueden registrarse las de terceros, que es la que se debate en el presente caso.

Finalmente, presume la ley que el total consignado en esas cuentas durante el período gravable respectivo, origina una renta gravable del 15%».

(Sentencia de marzo 1º de 2002. Expediente 12.354. Consejero Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

________________________________