Sentencia 12368 de mayo 16 de 2002 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: 25000232700019990838-01. Exp. 12368.

Consejero Ponente:

Germán Ayala Mantilla

Actor: Compañía Cafetera Agrícola de Santander S.A. C/ La Nación - UAE - DIAN. Impuesto a las ventas - rechazo de devolución.

Bogotá, D.C., dieciséis de mayo de dos mil dos.

Fallo

EXTRACTOS: «Procede la Sala a resolver el recurso de apelación, interpuesto mediante apoderado judicial por la parte actora, contra el fallo de primer grado proferido por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca el 14 de 2001, desestimatoria de las súplicas de la demanda que propendían por la nulidad de las resoluciones 06 de 21 de enero 1999 y 38 de 16 de junio de 1999, a través de las cuales la administración rechazó la solicitud de devolución del saldo a favor arrojado en la declaración de ventas correspondiente al II bimestre de 1998, por la suma de $ 107.796.000.

Antecedentes

En relación con el saldo a favor acumulado declarado en el denuncio de ventas por el II bimestre de 1998, el 10 de septiembre de 1998, la sociedad elevó solicitud de devolución / compensación, que fue inadmitida mediante el Auto 1401 de fecha 30 de septiembre de 1998, por falta de renovación en el registro nacional de exportadores por los períodos que arrastran el saldo a favor.

El 16 de octubre fue inadmitida la solicitud, a través del Auto 1717 del 9 de noviembre de 1998.

La solicitud fue nuevamente presentada el 9 de diciembre de 1998 y rechazada mediante la Resolución 06 del 21 de enero de 1999 donde se señaló que durante el período comprendido entre el 17-02-97 hasta el 30-09-97 estaría sin cumplir el requisito de la renovación previa en el Incomex.

La anterior resolución fue confirmada por la 38, notificada el 18 de junio de 1999, con la cual se agotó la vía gubernativa.

(...).

Consideraciones de la Sala

Se debate en el proceso que ocupa la atención de la Sala, la legalidad de los actos administrativos, que previa inadmisión de la solicitud de devolución/compensación elevada varias veces por la sociedad en relación con el saldo a favor arrojado en la declaración de ventas correspondiente el II bimestre de 1998, que involucraba saldos a favor declarados en denuncios anteriores, decidió rechazarla por ausencia de la renovación del registro nacional de exportadores.

Como quiera que el juzgador de primera instancia no encontró demostrado que la sociedad hubiese tenido su registro nacional de exportadores, vigente al momento en que efectuó las operaciones que dieron lugar al saldo a favor solicitado, denegó las súplicas de la demanda.

Ante la jurisdicción, la inconformidad radica en que no se tuvo en cuenta el registro efectuado en el año 1993, a juicio de la sociedad, vigente para los años 1997 y 1998, en atención a que si bien el Decreto Reglamentario 2076 de 1992 estableció debía renovarse anualmente, pero no las fechas en que debía renovarse dicha inscripción, por lo que no tiene efectos la vigencia de un año del registro nacional del exportadores.

Tal como se encuentra planteada la litis, debe advertirse en primer término, que la norma que a juicio de la sociedad no fue debidamente analizada por el a quo, esto es, el artículo 43 del Decreto Reglamentario 2076 de 1992, ya fue objeto de análisis de legalidad por parte de esta Sección, que se resolvió en el fallo 9573 de fecha 4 de febrero de 2000, donde se hicieron entre otras, las siguientes precisiones.

Se explicó que toda vez que el artículo 43 del Decreto Reglamentario 2076 de 1992, reglamenta el registro nacional de exportadores, que debe surtirse ante el Incomex, debían estudiarse también las normas dictadas por dicha entidad para efectos de reglamentar el registro en mención, para establecer la forma como debe cumplirse con la obligación establecida en el artículo 507 del estatuto tributario, para tener derecho a devolución o compensación.

Así, debe tenerse en cuenta, como lo expuso la parte opositora en su momento, que el Incomex expidió la Resolución 437 de 1993, la cual goza de presunción de legalidad, que su artículo 3º estableció en el registro tendría validez por un año, contado a partir de la fecha de su inscripción.

La anterior disposición aclara el punto controvertido en el recurso, en relación con la vigencia del registro nacional de exportadores, que tanto en el Decreto Reglamentario 2076 de 1992, como en la Resolución 437 de 1993, es por el término de un año, y como lo precisa la resolución, dicho término se cuenta a partir de la fecha de la inscripción.

Conforme con lo expuesto, mal podía el contribuyente pretender que la administración tuviera como vigente el registro nacional de exportadores obtenido en el año de 1993, en relación con operaciones gravadas realizadas en 1997 y I bimestre de 1998, época para la cual ya había transcurrido más del año que establece la norma reglamentaria producida por el Incomex.

Tal como lo sostuvo la Sala en el fallo antes referido, por virtud de norma especial emanada de la entidad encargada de atender la inscripción en el registro nacional de exportadores, es incontrovertible que tal inscripción sólo tiene vigencia de un año, contado a partir de la fecha en que se llevó a cabo, sin que sea necesario acto administrativo o decisión judicial alguna que así lo declare, pues la norma es expresa en este sentido y no admite otra interpretación.

De forma tal que finalizado este término, el registro no tiene validez alguna, motivo por el cual si se pretende estar cobijado por él, para acceder a los beneficios que deriva, es obligatorio renovar la inscripción, pues la norma tributaria, artículo 507 del estatuto tributario, expresamente indicó que para efectos de obtener devolución o compensación, es indispensable cumplir con el registro como exportador ante el Incomex, obligación que fue regulada en lo de su competencia, por el Incomex.

Por último, se advierte que el registro nacional de cafeteros efectuado por la sociedad, también ante el Incomex, no tiene la capacidad de sustituir el registro nacional de exportadores para efectos de las solicitudes de devolución o compensación, tal como se desprende del artículo 507 de estatuto tributario.

Por las anteriores razones, la Sala confirmará la sentencia apelada.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

CONFÍRMASE la sentencia apelada.

Cópiese, notifíquese y comuníquese, publíquese y cúmplase.

Esta providencia fue estudiada y aprobada en la sesión de la fecha».

_______________________________