Sentencia 125-01 de septiembre 17 de 2004 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Exp. 1100103250002001100125 01 DE 2004

Consejera Ponente:

Dra. Olga Inés Navarrete Barrero.

Actor: Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

Bogotá, D.C., septiembre diecisiete de dos mil cuatro 2004.

EXTRACTOS: «Antecedentes

La Federación Nacional de Cafeteros y Almacafé tienen abiertas sedes en Bucaramanga, con un número de trabajadores afiliados a Sintrafec con sede laboral en dicho municipio que no alcanza a doce; son siete los trabajadores de las dos empresas sindicalizadas en Sintrafec.

Ninguno de los siete trabajadores elegidos como miembros del Comité Regional de Sintrafec Bucaramanga tiene su sede laboral en esta ciudad ni en los municipios limítrofes.

El artículo 55 de la Ley 50 de 1990 estableció como requisito que en el municipio en el que se quiera establecer un comité seccional se tenga un número de afiliados no inferior a doce miembros y una subdirectiva seccional en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a 25 miembros.

La inspección del trabajo de Bucaramanga del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social mediante Resolución GR-003 del 23 de marzo de 2001, al resolver el recurso de apelación, revocó la Resolución 001 del 12 de enero de 2001 de la inspección primera del grupo de trabajo y empleo de la dirección territorial de trabajo y seguridad social de Santander y dispuso inscribir la junta directiva del comité regional del Sindicato de Trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, seccional Bucaramanga, sin que en esta sede, el sindicato reúna el número de doce afiliados exigidos por la ley.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ordenó inscribir la junta directiva regional del sindicato a sabiendas de que la organización sindical no reunía los requisitos exigidos por la ley. La autoridad administrativa del trabajo considera que los sindicatos creados antes de la Ley 50 de 1990 están exonerados de cumplir con la Ley 50 de 1990 y con los requisitos sobre el número mínimo para conformar juntas directivas sindicales.

Los trabajadores inscritos en la junta directiva de Sintrafec, seccional Bucaramanga, son todos trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros y almacenes generales de depósito, Almacafé, para quienes se extendería el fuero sindical previsto en la ley y la convención colectiva.

a) Las normas presuntamente violadas y el concepto de violación

Las resoluciones acusadas vulneran las siguientes disposiciones:

… (sic) Código Sustantivo del Trabajo; Decreto 2623 y 3473 de 1950, artículos 14, 16, 353, inciso 2º; Ley 50 de 1990, artículo 55; Decreto 1194 de 1994, artículos 4º y 9º.

El acto administrativo por el cual se ordenó y quedó en firme la inscripción de la junta directiva del comité regional del sindicato de trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros y de los almacenes generales de depósito, Sintrafec, expedido por la inspección del trabajo y seguridad social de la dirección regional de Santander, viola el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 que hace parte del Código Sustantivo del Trabajo, en concordancia con el artículo 353 del mismo código y las normas reglamentarias de la inscripción de juntas sindicales del Decreto Reglamentario 1194 de 1994, artículos 4º y 9º.

Concepto de la violación

Las autoridades administrativas del trabajo hacen una interpretación errónea del artículo 55 de la Ley 50 de 1990, al darle un extraño significado a la regulación sindical y ajeno a lo que ella misma preceptúa.

Este artículo dispone:

“ART. 55.—Adicionado al capítulo VI del título I parte segunda del Código Sustantivo del Trabajo. Todo Sindicato debe prever en sus estatutos la creación de subdirectivas seccionales, en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a veinticinco (25) miembros. Igualmente podrá prever la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que se tenga un número de afiliados no inferior a doce miembros No podrá haber más de una subdirectiva o comité por municipio”.

El inspector del trabajo de la regional de Santander consideró que este artículo tiene vigencia restringida y que rige sólo la creación de sindicatos que aparecen a la vida jurídica con posterioridad a la expedición de la misma norma. Como el sindicato de trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros y de los almacenes generales de depósito, Sintrafec, fue fundado varias décadas con anterioridad a la Ley 50 de 1990, esta disposición no tendría aplicación en el presente caso. Se desconocen así los artículos 14 y 16 del Código Sustantivo del Trabajo, así como el artículo 353 del mismo estatuto según el cual las asociaciones profesionales o sindicatos deben ajustarse a las normas de este título y están sometidos a la inspección y vigilancia del gobierno.

Las autoridades administrativas del trabajo desconocen la jurisprudencia dictada por el Consejo de Estado, sobre el mismo tópico.

La errónea interpretación que prohíja el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social en las resoluciones acusadas, es una franca rebeldía al espíritu de la Ley 50 de 1990 que tiene una clara intención de ordenar territorialmente las subdirectivas y comités sindicales seccionales. Las autoridades administrativas se fundan en una autonomía sindical sin restricción, concepción contradictoria.

El sentido de la ley laboral es el de ofrecer fueron sindicales a personas, organismos o actividades, siempre y cuando ellas se encuadren o cumplan con unas condiciones precias. Es ingenuo pensar que el privilegio del fuero sindica es a libre elección sindical. El sindicato, ciertamente tiene libertad en escoger sus formas organizativas, pero no con la pretensión de que sean de aquellas a los que la ley ampara con fuero sindical.

La intención claramente definida en la ley es introducir restricciones a esa facultad ejercida sin cortapisas hasta 1990. La Ley 50 de 1990 establece como mecanismo restrictivo el requisito de un número mínimo de afiliados en los respectivos municipios: a) para la creación de subdirectivas seccionales en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a 25 miembros; b) para la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que tenga un número de afiliados no inferior a doce miembros.

Se requieren entonces 12 afiliados con domicilio laboral en el municipio donde se vaya a establecer un comité seccional y 25 para una subdirectiva seccional.

(...).

IV. Consideraciones de la Sala

Se solicita la nulidad de la Resolución GR-003 del 23 de marzo de 2001 proferida por la inspectora primera de trabajo de la dirección regional de trabajo y seguridad de Santander, que revocó la GR. 001 de 2001 que había negado la inscripción total de la junta directiva del sindicato de trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Sintrafec “Comité regional Bucaramanga”, elegido el 25 de noviembre de 2000, por violación del artículo 4º del Decreto 1194 de 1994.

En esta Resolución GR 001 de 2001, se había consignado:

“El despacho después de analizadas las peticiones del ente sindical de la documentación anexa concluye que dentro del mencionado COMITÉ REGIONAL se encuentran personas de diferentes municipios sin alcanzar los 12 miembros que corresponde al municipio de Bucaramanga, y los demás socios pertenecen a otros municipios como Socorro. Barbosa, San Vicente, Puente Nacional y San Gil respectivamente, ya que es clara la normatividad vigente o sea el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 donde se autoriza que todo sindicato pueda disponer en sus estatutos la conformación de subdirectivas seccionales y de comités seccionales, las primeras en municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a 25 miembros, y los segundos en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o al domicilio de la subdirectiva y en el que tenga un número de afiliados no inferior a 12 miembros”.

La resolución impugnada, GR 003 de 2001, se fundamentó en el artículo 3º de los estatutos, el cual prevé la creación de comités regionales, así:

“El sindicato tendrá seccionales en aquellos lugares donde se localicen veinticinco (25) o más trabajadores sindicalizados de la FEDERACIÓN NACIONAL DE CAFETEROS DE COLOMBIA, sus filiales subsidiarias, conexas o complementarias. Podrá crear tales Seccionales agrupando al personal sindicalizado que labore en distintos Municipios o lugares aledaños, cuando tales trabajadores así lo manifiesten y sean en cantidad por lo menos igual a la anteriormente citada.

PAR.—En aquellos lugares en donde por razones geográficas, de vecindad o por facilidades para el ejercicio de la actividad sindical se pueden reunir 10 o más, pero menos de 25 trabajadores sindicalizados, el Sindicato podrá constituir comités regionales”.

Respecto de la aplicabilidad del artículo 55 de la Ley 50 de 1990, se consignó en la resolución acusada:

“La norma cuestionada en el recurso en estudio no se aplica en su totalidad ya que no es una creación de un COMITÉ, sino que éste existía antes de la vigencia de la Ley 50 de 1990, se encontraban creados como lo reiteran las diferentes seccionales del Ministerio de Trabajo donde se ha aprobado dichos comités regionales por cuanto se cumplen con la cantidad de personas afiliadas siendo en este caso 14 miembros que se encuentran en los diferentes municipios del departamento de Santander siendo su sede la ciudad de Bucaramanga, encontrándose permitido por los estatutos de la organización sindical y como lo manifiesta el sindicato ellos no están creando o constituyendo el comité simplemente están solicitando la INSCRIPCIÓN de la nueva junta directiva por vencimiento normal de su período estatutario siendo por tanto la elección conforme a lo preceptuado por el artículo 391 del Código Sustantivo del Trabajo.

Por lo anteriormente expuesto se REVOCA en todas sus partes la Resolución G-001 de enero 12 de 2001 y se ordena la inscripción del COMITÉ REGIONAL BUCARAMANGA del Sindicato de Trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, SINTRAFEC”.

El punto central de la controversia radica en establecer si el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 es aplicable o no al comité seccional de Bucaramanga del sindicato de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, que, en virtud del artículo 3º de los estatutos se ajustaba a las exigencias normativas entonces vigentes y si ese artículo dispone que efectivamente los miembros de los comités seccionales deban o no residir todos en el respectivo municipio.

El artículo 55 de la Ley 50 de 1990 dispone:

Ley 50 de 1990:

“ART. 55.—Adicionado al capítulo VI del título I parte segunda del Código Sustantivo del Trabajo. Todo Sindicato debe prever en sus estatutos la creación de subdirectivas seccionales, en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a veinticinco (25) miembros. Igualmente podrá prever la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que se tenga un número de afiliados no inferior a doce miembros. No podrá haber más de una subdirectiva o comité por municipio”.

Respecto del primer punto, es decir, sobre la aplicabilidad del artículo 50 de la Ley 50 de 1990 al Sindicato de Trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, no cabe ninguna duda que es de inmediato cumplimiento en virtud de lo dispuesto en los artículos 14 y 16 del Código Sustantivo del Trabajo, según los cuales, las normas sobre trabajo por ser de orden público, producen efecto general inmediato. Y si bien no se trata de la creación de un nuevo comité, si el existente no cumpliera con los requisitos establecidos en el artículo citado, tendría que realizar los ajustes respectivos, so pena de que no fuera inscrita la junta directiva que reemplaza la anterior precisamente por no adecuarse a la norma.

La Sala considera que si bien los estatutos del sindicato de trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros fueron aprobados por el Ministerio de Trabajo y que los comités seccionales existían desde antes de la expedición de la Ley 50 de 1990, no es menos cierto que las normas laborales son de orden público y de inmediato cumplimiento por lo que las directivas sindicales debieron proceder a adecuar sus estatutos a los nuevos mandatos legales contenidos en el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 que es de imperativo e inmediato cumplimiento.

En relación con el segundo aspecto relacionado con la obligatoriedad de que los miembros de los comités seccionales residan en el respectivo municipio, haciendo una interpretación de la norma contenida en el artículo 55 de la Ley 50 de 1990, la Sala concluye que cuando se prevé la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que se tenga un número de afiliados no inferior a doce miembros, se está implícitamente haciendo referencia a que los miembros sean del municipio respectivo, pues de otra forma no tendría sentido la advertencia final de que no puede haber más de un comité seccional por municipio.

En un concepto rendido por la Sala de Consulta y Servicio Civil de esta corporación, se precisó el alcance del artículo 55 de la Ley 50 de 1990, así:

“Por ser de orden público, las normas laborales producen efecto general inmediato, tal como se deduce de los preceptos contenidos en los artículos 14 y 16 del Código Sustantivo del Trabajo. De allí que, al entrar a regir el artículo 55 de la Ley 50 de 1990, relativo a subdirectivas y comités sindicales, las disposiciones de los estatutos de organizaciones de trabajadores contrarias a dicha norma, han debido adaptarse a la nueva reglamentación; y que solamente pueda efectuarse la inscripción de los representantes de subdirectivas seccionales sindicales, en el registro correspondiente, cuando se cumplan los requisitos previstos en la Ley 50 de 1990 y sus reglamentos.

De conformidad con las consideraciones expuestas, se responde:

1. No es jurídicamente viable la creación de subdirectivas seccionales mediante la suma de afiliados a un sindicato en varios municipios, porque el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 dispone que tales subdirectivas solamente pueden conformarse en municipio distinto al del domicilio principal y en el que tenga el sindicato “un número no inferior a veinticinco (25) miembros”.

2. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social debe negar la inscripción de aquellas directivas seccionales sindicales que hayan sido conformadas por afiliados de varios municipios, porque esta forma de integración es contraria a la regulación prevista en la Ley 50 de 1990” (CE, S. Consulta y Ser. Civ. Conc. 694, jun./95. C.P. Javier Henao Hidrón).

En este sentido, la Sala acoge los planteamientos expuestos en la Resolución GR 01 de 2000 según la cual en el comité regional de Bucaramanga, cuya junta directiva se busca inscribir, no se alcanzan los 12 miembros exigidos por la norma pues muchos de ellos pertenecen a otros municipios.

Se accederá a las súplicas de la demanda y, en consecuencia, se decretará la nulidad de la Resolución GR-03 del 23 de marzo de 2001, proferida por la inspectora primera de trabajo de la dirección regional de trabajo y seguridad social de Santander.

En mérito de lo expuesto, la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

DECLÁRASE la nulidad de la Resolución GR 03 del 23 de marzo de 2001, expedida por la inspectora primera de trabajo de la dirección regional de trabajo y seguridad social de Santander.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, publíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en su sesión de diecisiete (17) de septiembre del año dos mil cuatro.

_________________________________