Sentencia 12641 de diciembre 12 de 2000 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Aprobado Acta Nº 198 (nov. 20/2000)

Magistrado Ponente:

Dr. Carlos Augusto Gálvez Argote

Bogotá, D.C., doce de diciembre de dos mil.

EXTRACTOS: «2. En estas condiciones, y habida cuenta que la tercera censura a la postre no constituye cargo alguno sino una nueva consideración para reforzar, en una u otra forma, la misma argumentación de incongruencia procesal, es claro para la Sala que, todo se remite a la toma de posición sobre si el juez de la causa le es dable desconocer en el fallo la acusación en dicho sentido, sobre lo cual ha tenido oportunidad de pronunciarse en otras oportunidades, reconociendo que cuando así se procede, se falta a la consonancia que debe existir entre los cargos formulados en la acusación y la sentencia, pues, siendo que "la resolución acusatoria es el pliego concreto y completo de cargos, precisados tanto fáctica como jurídicamente, que se hacen al procesado para que frente a ellos ejerza el derecho de defensa", "...para que tal garantía tenga cabal operancia, el acusado debe tener certeza sobre las imputaciones hechas, motivo por el cual no se le puede responsabilizar en la sentencia por circunstancias agravantes no deducidas en el calificatorio.

"Esta concreción fáctico-jurídica —ha agregado la Sala— determina los límites del juzgamiento y por tanto de la sentencia, sea o no anticipada, no pudiendo el juez, sin sacrificar la consonancia del fallo e incurrir en irregularidad susceptible de ser atacada al amparo de la causal segunda de casación, incluir nuevas conductas delictivas o adicionar circunstancias específicas de agravación punitiva, o genéricas no objetivas, ni desconocer las de atenuación deducidas, ni modificar desfavorablemente el grado o formas de participación y de culpabilidad, como cuando se condena por un delito consumado a quien ha sido acusado por uno tentado, o como autor a quien lo fue en calidad de cómplice, o por un delito doloso a quien se le imputó uno preterintencional o culposo", como se afirmó en casación de 27 de julio de 1998 (M.P. Dr. Jorge Córdoba Poveda) y antes, con vigentes respuestas a las inquietudes que ahora expresan al juez a quo, al tribunal y al procurador delegado en punto de la evolución de esta problemática procesal y su solución frente al Código de Procedimiento actual, en el fallo de 2 de agosto de 1995 (M.P. Dr. Ricardo Calvete Rangel. Cas. 9.117), reiterado 31 de enero del 1996 (M.P. Dr. Fernando Arboleda. Cas. 9.108) y posteriormente en el 27 de mayo de 1999, con ponencia del mismo magistrado, en la casación radicada bajo el número 11.162.

__________________________________