Sentencia 13.000 de septiembre 5 de 2001 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

SOLICITUDES SOBRE FAVORABILIDAD PENAL

FUNCIONARIO COMPETENTE PARA RESOLVERLAS

EXTRACTOS: «Cabe anotar que en punto de la favorabilidad las decisiones que esta prerrogativa implique deben ser adoptadas exclusivamente por el funcionario competente, de acuerdo con la fase o etapa en que se encuentre cada proceso.

En ese orden de ideas, pueden presentarse, entre otras, las siguientes posibilidades:

9.1. Que el examen sobre favorabilidad deba llevarse a cabo mientras en el proceso se surte la segunda instancia de la fase del juzgamiento. En esta hipótesis pueden ocurrir dos alternativas:

9.1.1. Si se trata de petición genérica y simple de aplicación de la ley más favorable, para verificar si por favorabilidad deben introducirse algunas modificaciones, este ejercicio se difiere hasta el fallo.

9.1.2. Si la aplicación favorable de alguna norma va vinculada a petición de libertad provisional, u otros aspectos como redosificación de pena para acceder a beneficios administrativos, debe resolverse sobre la solicitud de libertad; y lo que se decida sobre la favorabilidad tendrá carácter provisional y así deberá declararse en los autos.

Al producirse el fallo a que hubiere lugar se resolverá definitivamente sobre la libertad del procesado.

9.2. Que el examen sobre favorabilidad deba llevarse a cabo durante la ejecutoria del fallo de segunda instancia. En esta hipótesis pueden ocurrir dos alternativas:

9.2.1. Si se trata de petición genérica y simple de aplicación de la ley más favorable, para verificar si por favorabilidad deben introducirse algunas modificaciones, se carece de competencia para decidir sobre solicitudes de tal naturaleza.

En este caso las cuestiones inherentes a la favorabilidad las resolverá, eventualmente, la Corte Suprema de Justicia si se interpone el recurso extraordinario de casación, siempre que se decida casar y la decisión comporte redosificación de pena.

La competencia radicará en el juez de ejecución de penas cuando no se impugne en casación; o cuando habiéndose interpuesto el recurso extraordinario, el fallo de la Corte no comporte redosificación punitiva.

9.2.2. Si se trata de solicitud de libertad derivada de los efectos de la favorabilidad, debe resolver la petición de libertad el juez de segunda instancia; lo que este funcionario decida sobre la favorabilidad tendrá carácter provisional, y así deberá declararse en los autos.

La decisión definitiva sobre los efectos de la favorabilidad será adoptada, así:

— Eventualmente, por la Corte Suprema de Justicia cuando case el fallo impugnado mediante el recurso extraordinario.

— Por el juez de ejecución de penas, si no se hubiere interpuesto casación, o si el fallo del recurso extraordinario no está vinculado a la redosificación punitiva.

9.3. Que el examen sobre favorabilidad deba llevarse a cabo mientras el proceso surte la segunda instancia del juez de ejecución de penas.

En esta hipótesis, las solicitudes sobre favorabilidad las resuelve el ad quem a través de auto interlocutorio y de manera definitiva; salvo, claro está que se hubiese interpuesto el recurso extraordinario de casación en los eventos que fuere aplicable la Ley 553 de 2000, y que la Corte al casar redosifique la pena.

Por supuesto, contra el auto que resuelve en segunda instancia los asuntos inherentes a la favorabilidad, en ningún caso procede el recurso extraordinario de casación.

Si ocurre el fenómeno de la prescripción sobre alguno de los delitos imputados, únicamente se disminuye la pena en la parte que correspondiere, y en esta eventualidad debe redosificar la pena el juez de ejecución o el juez de primera instancia, según el caso».

(Sentencia de casación, septiembre 5 de 2001. Radicación 13.000. Magistrado Ponente: Dr. Édgar Lombana Trujillo).

_______________________________