Sentencia 1302 de septiembre 25 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

OPOSICIÓN AL REGISTRO DE MARCAS

NO SE APLICA SILENCIO ADMINISTRATIVO

EXTRACTOS: «En el evento sub lite, la actora formuló oposición al registro de la marca Sasoned-Guisol contenido en el expediente Nº 182.216 de la División de Propiedad Industrial de la Superintendencia de Industria y Comercio, conforme obra a folios 75 a 79.

La administración no se pronunció sobre dicha oposición, como tampoco lo hizo frente al recurso de apelación obrante a folios 141 a 143.

En consecuencia, la demandante procedió a solicitar la declaratoria de nulidad de los actos presuntos, previa declaración de que operó el silencio administrativo por no haber sido resueltas las peticiones elevadas, y, que a título de restablecimiento del derecho se ordene a la Superintendencia de Industria y Comercio negar el registro de la marca Sasoned- Guisol (etiqueta) en favor de Productora de Alimentos Rioka S.A.

Esta Corporación, en sentencia de 12 de junio de 1992, expediente Nº 1377, ponente: doctor Yesid Rojas Serrano, al pronunciarse frente a un evento similar al que hoy ocupa la atención de la Sala, como quiera que se trata de un litigio entre las mismas partes, fundamentado en supuestos de hecho y de derecho semejantes, expresó:

“De conformidad con las circunstancias que acompañan el asunto planteado, hay que tener en cuenta que la demandante intervino como opositora en el trámite de la solicitud de registro de la marca de empaque Sasoned Ajo. En tal calidad fue sometida su petición a consideración de la Superintendencia al lado de la solicitud de registro a la cual se opuso.

En las condiciones anteriores estima la Sala que al transcurrir el plazo que la ley le da a la administración para que se pronuncie, la figura del silencio administrativo surge para la empresa Sasoned Ltda., que solicitó el registro de la etiqueta Sasoned Ajo, mas no para la compañía opositora, pues su derecho a accionar nace en la medida y en el sentido en que la Superintendencia resuelva la solicitud de registro elevada por la demandada.

...y como no hay una norma jurídica que consagre el silencio administrativo para el opositor, a este le corresponde esperar el pronunciamiento de la administración para ejercer su derecho, ya que la mera expectativa o el solo temor de no ser complacido en sus pretensiones, no le abre las puertas de la jurisdicción contencioso administrativa”.

A la anterior conclusión llegó la Sala, por cuanto la oposición no puede concebirse independiente o autónoma de la petición de registro que le dio origen. Por ello, siempre que haya una decisión expresa, bien recaiga sobre la petición o sobre la oposición, necesariamente habrá una decisión opuesta frente a la otra: si prospera la oposición, se estará negando el registro; si se concede el registro marcario, se estará desechando la oposición, ya que si se consideraran independientes, en la hipótesis de que no haya decisión expresa alguna, habría que creer —lo que a todas luces resultaría absurdo—, que lo que se ha negado es tanto la petición de registro como la oposición, lo cual engendraría una decisión contradictoria en sí misma; luego, lo que hay que entender es que la administración ha negado el registro cuya petición es la causa del trámite administrativo, y no la oposición que es consecuencia de aquella, por lo que no le es dado a su titular considerar tener interés para impugnar un supuesto acto ficto en su contra».

(Sentencia de septiembre 25 de 1992. Expediente 1302. Consejero Ponente: Dr. Miguel González Rodríguez).

_____________________________________________