Sentencia 13172 de febrero 15 de 2000 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

MESADAS PENSIONALES

PRESCRIPCIÓN DE LA EXIGIBILIDAD

DE LOS REAJUSTES

EXTRACTOS: «Resuelve la Corte el recurso de casación que interpuso Carmen Rosa López de Díez contra la sentencia del Tribunal de Pamplona, dictada el 12 de mayo de 1999 en el juicio ordinario laboral que promovió la recurrente contra la sociedad B.J. Services Company S.A.

Antecedentes

Carmen Rosa López de Díez demandó a B.J. Services Company S.A. reajustes indexados de la pensión de los años 1989 a 1996, el reajuste de la pensión a partir del 1º de enero de 1997 en cuantía mensual de $ 567.862.08 y las costas.

Para fundamentar las pretensiones afirmó que la sociedad demandada le viene pagando una pensión de jubilación desde el 12 de mayo de 1986 por sustitución al fallecer su marido; que en 1988 promovió contra la demandada un juicio laboral en el cual solicitó los reajustes de la pensión, proceso en el cual, mediante sentencia de 31 de octubre de 1996, el Tribunal de Bogotá condenó a la demandada a pagarle los reajustes pensionales de los años 1985 a 1988 inclusive y fijó el valor del reajuste de su pensión para el año de 1988 en la cantidad mensual de $ 82.788.70; que de conformidad con el artículo 1º de la Ley 71 de 1988 su pensión debe ser reajustada a partir del 1º de enero de 1989 en la cantidad mensual de $ 105.141.64; a partir del 1º de enero de 1990 en $ 132.478.46; a partir del 1º de enero de 1991 en $ 167.015.59; a partir del 1º de enero de 1992 en $ 210.513.26; a partir del 1º de enero de 1993 en $ 263.214.22; a partir del 1º de enero de 1994; en $ 318.724.59 y a partir del 1º de enero de 1995 en la cantidad de $ 390.724.47 mensuales; que de conformidad con la Ley 100 de 1993 su pensión debe ser reajustada a partir del 1º de enero de 1996 en $ 466.876.66 y a partir del 1º de enero de 1997 en $ 567.862.08; y que la sociedad demandada debe la indexación de los reajuste pensionales desde el 31 de diciembre de cada uno de los años comprendidos entre 1989 y 1996.

La sociedad demandada se opuso a las pretensiones.

EI Juzgado Cuarto Laboral de Bogotá condenó a la sociedad demandada a pagar los reajustes de las mesadas pensionales de los años 1989 a 1997, la absolvió de las demás pretensiones, declaró infundada la excepción de prescripción y condenó en costas a la empresa.

La sentencia del tribunal

Apelaron ambas partes y el Tribunal de Pamplona, que conoció del proceso en razón de la descongestión judicial, modificó la del Juzgado: condenó a la demandada a pagar a la demandante los reajustes de la pensión de los años 1994 a 1997 y la indexación de dichos reajustes; pero declaró probada la excepción de prescripción de los reajustes causados durante los años 1989 a 1993.

Para resolver consideró el Tribunal que los reajustes de los años 1989 y siguientes hasta el año 1993 no habían sido reclamados oportunamente. La interrupción sólo se produjo con la presentación de la demanda el 26 de febrero de 1997, por lo cual no prescribieron los reajustes de los años 1994 a 1997.

(...).

Consideraciones de la Corte

Según el artículo 488 del Código Sustantivo del Trabajo la prescripción empieza a contarse a partir del día en que la obligación se haya hecho exigible, es decir, desde el momento en que conforme a la ley sustancial el deudor debe hacer el pago.

Tratándose de mesadas de la pensión de jubilación o de los correspondientes reajustes, el derecho es exigible a partir del momento en que la ley ordena su pago, lo que ha venido aconteciendo, durante los últimos años, el día 1º de enero del correspondiente período anual.

Cuando el acreedor demanda con buen suceso el reajuste de una pensión de jubilación, la exigibilidad no ocurre cuando se produce la sentencia que lo ordena, puesto que esa providencia judicial no constituye el derecho sino que declara o reconoce en cabeza del empleador la obligación de pagar el incremento de la pensión, según la ley. No se trata, pues, de una sentencia constitutiva a partir de la cual comience a contarse el término de la prescripción. Ni puede decirse que sólo en el momento en que ella se dicte el acreedor queda habilitado para demandar el reconocimiento de posteriores reajustes que dependan del primero, puesto que en esto el derecho emana de la ley y no de la sentencia.

Nada impide, a quien se considere con derecho a un reajuste de pensión, formular una reclamación judicial a pesar de haber intentado una anterior, en orden a obtener tal reajuste de un tiempo posterior, así esté pendiente el primer pronunciamiento judicial.

Al haber determinado el Tribunal que la exigibilidad de los reajustes prescribió por haber pasado un tiempo superior a tres años antes de formularse la reclamación judicial correspondiente a los años 1989 y siguientes hasta el año 1993, no violó bajo concepto alguno la ley reguladora de la prescripción ni aplicó indebidamente la sustancial sobre pensión de jubilación».

(Sentencia de casación, febrero 15 de 2000. Expediente 13.172. Magistrado Ponente: Dr. Germán G. Valdés Sánchez).

_______________________________