Sentencia 13798 de julio 12 de 2000 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

TERMlNAClÓN DEL CONTRATO DE TRABAJO

LA PENSIÓN RECONOCIDA POR OTRO EMPLEADOR NO JUSTIFICA EL DESPIDO

EXTRACTOS: «Examinada la sentencia de segundo grado se constata que el Tribunal no incurrió en el yerro de apreciación jurídica que se le increpa, debido a que su comprensión en el conflicto jurídico de los artículos 3º numeral 6º de la Ley 48 de 1968 y 7º literal a numeral 14, del Decreto 2351 de 1965, es en general acertada y se atiene al espíritu y al alcance de ambas disposiciones legales.

Y es que en una casuística como la que se estudia, lo que la ley tiene instituido como justa causa para la terminación unilateral del contrato de trabajo, —contrario a la tesis que equivocadamente se sostiene desde la impugnación—, es que el empleador directamente, y no otro anterior, conceda al trabajador una pensión de jubilación, o que ese reconocimiento lo haga el ISS al asalariado por estar, afiliado a esa entidad. En uno u otro evento podrá quien sea, en ese momento, el empleador, aducir tal hecho como causal para romper unilateralmente la relación contractual.

Más en ningún caso es posible prohijar la postura de que por una pensión de jubilación directamente reconocida por otro empleador al trabajador, como consecuencia de la ejecución de una relación laboral anterior, una empresa como la demandada, posteriormente, pueda acudir a las normas señaladas en el ataque, para extinguir con causa justa su contrato laboral con él, pues este nexo es independiente del primero y respecto de él guarda identidad propia; máxime cuando como en este asunto, por la razón que anota el tribunal, se trata de dos pensiones que están regidas por distintas normatividades.

Enfatiza la Corte que el cabal entendimiento de los preceptos legales en reflexión, es el que se acaba de consignar, y para ello recuerda cómo el propósito del legislador cuando la incorporó al derecho positivo, fue el de que no existiera solución de continuidad entre la cesación en el pago del salario y el comienzo del disfrute de la pensión correspondiente, causa por la cual exigió que el reconocimiento de la prestación jubilatoria o de vejez se efectuase antes de que se produjera la desvinculación del trabajador, es decir, estando al servicio de la empresa, con lo queda en evidencia que la finalidad protectora de las normas que se examinan opera es en relación con el contrato laboral en ejecución cuando se reconoce la pensión al trabajador, cualquiera que sea, y no con relación a otra atadura contractual laboral ya extinguida, en cuyo contexto el trabajador adquirió directamente un derecho pensional de su antiguo empleador, como no se discute se presentó en el caso.

Conforme lo ha sostenido la jurisprudencia, sin la anterior fundamentación el legislador no habría consagrado una causal de terminación del contrato de trabajo como la que se examina, pues de ella es de donde emerge su justificación y bondad, debido a que lo contrario sería permitir que el trabajador se someta a estar un tiempo sin trabajo, sin salario y sin la pensión causada durante la vigencia del contrato laboral en ejecución, lo cual sería evidentemente injusto Además, ello también implicaría que quien vincule a su servicio, a sabiendas, a persona que goce de una pensión de jubilación o vejez, podría en cualquier momento alegar esa circunstancia como justa causa para romper el vínculo contractual, lo que no es lógico desde ningún punto de vista».

(Sentencia de casación, julio 12 de 2000. Radicación 13.798. Magistrado Ponente: Dr. Fernando Vásquez Botero).

_______________________________